LA FUTURA GRAN INVASIÓN EXTRATERRESTRE

Por Tito Martínez

(Estudiante de la Biblia)

Este estudio biblico-cristiano lo puede descargar también en formato de


libro electrónico pdf

 

La profecía biblica de la futura invasión extraterrestre

 

He aquí una de las profecías más asombrosas e impresionantes de toda la Biblia, escrita por el profeta Isaías unos 700 años antes del nacimiento del Cristo Jesús :

"4 Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo de ruido de reinos, de naciones reunidas; IEVE  de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla. 5 Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, IEVE  y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra. 6 Aullad, porque cerca está el día de IEVE ; vendrá como asolamiento del Todopoderoso. 7 Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre, 8 y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas. 9 He aquí el día de IEVE  viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. 10 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. 11 Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes. 12 Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre. 13 Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de IEVE  de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira." (Is.13:4-13).

 

Análisis de la profecía de Isaías 13:4-13

 

Analicemos esta gran profecía bíblica del profeta Isaías:

 

1- Los ejércitos de las naciones enemigas de IEVE  se reunirán para luchar contra los ejércitos celestiales encabezados por el Dios IEVE . Esta profecía de Isaías armoniza perfectamente con la gran profecía del Apocalipsis, que dice lo siguiente: "13 Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos como ranas; 14 pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. 15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. 16 Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón... 19 Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo (el Cristo), y contra su ejército. " (Ap.16:13-16, 19:19).

La profecía es clara: tres espíritus inmundos procedentes de Satanás, la bestia y el falso profeta convencerán a los gobernantes de las naciones para que reunan sus ejércitos en Armagedón, al norte de Israel, y entablen batalla contra el Cristo Jesús  y sus ejércitos celestiales. Por consiguiente, la llamada "batalla de Armagedón" no será una guerra que la bestia 666 lanzará contra otros países, ni tampoco una guerra nuclear entre varias potencias mundiales, sino una gran batalla entre los ejércitos reunidos del mundo, liderados por la bestia 666, y los ejércitos extraterrestres, liderados por el Señor o Emperador del Universo: el Cristo Jesús .

 

2- La profecía de Isaías sigue diciendo que entonces el Dios IEVE  pasará revista a sus tropas para la batalla contra los ejércitos de la tierra reunidos en Armagedón, y después los ejércitos celestiales vendrán de lo postrero de los cielos, de una lejana tierra, para destruir la tierra. ¿Lo ha leído usted bien?, ¡¡esta profecía bíblica dice muy claramente que esos ejércitos de IEVE  vendrán de una LEJANA TIERRA, DE LO POSTRERO DE LOS CIELOS!!, dicho en otras palabras, esa futura invasión extraterrestre vendrá desde otro planeta, en lo postrero o último de los cielos. Desde esa lejana tierra en los confines de los cielos vendrán esas legiones extraterrestres lideradas por el Señor IEVE , el cual es el Cristo Jesús .

 

3- La profecía sigue diciendo que el Dios IEVE  vendrá con los "instrumentos de su ira", para destruir toda la tierra. Esos "instrumentos de su ira" no es otra cosa que las poderosas armas destructoras de IEVE  y sus ejércitos de ángeles extraterrestres, ellos vendrán dentro de "nubes" o vehículos voladores, y sus rayos destructores serán como saetas que raerán de la tierra a todos los pecadores confabulados y reunidos para combatir a estas legiones celestiales. El Cristo dijo que él vendrá del cielo dentro de una de esas "nubes", con gran poder y resplandor (Lc.21:27).

 

4- Este será el gran Día del Dios Todopoderoso, el Día de IEVE , el Día de la gran batalla entre las tropas terrestres, y las tropas extraterrestres; entonces -como dice la profecía de Isaías- los hombres desfallecerán de terror, de dolor  y de espanto cuando contemplen esta gran invasión extraterrestre. Los rostros de todos los soldados anticristianos reunidos en Armagedón se incendiarán y morirán abrasados. La otra profecia del Apocalipsis dice que los ejércitos aliados de la bestia serán arrasados por la "espada" que saldrá de la boca del Cristo (Ap.19:20), esto significa sencillamente que un poderoso rayo mortal procedente del Cristo quemará y pulverizará a todos esos ejércitos del mundo reunidos en Armagedón.

 

5- En ese gran Día del Señor IEVE , o Día del Dios Todopoderoso, el sol se oscurecerá de repente, y la luna no dará su resplandor, por lo tanto, el mundo quedará completamente en tinieblas. Esta profecía de Isaías armoniza a la perfección con la otra gran profecía dicha por el Cristo, que dice lo siguiente: "29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria." (Mt.24.29-30). Por consiguiente, ese terrible Día del Señor IEVE  será EL DÍA TERRIBLE  DE LA VENIDA GLORIOSA DEL CRISTO Jesús . En ese día el mundo quedará completamente en tinieblas al apagarse el sol, y entonces aparecerá en el cielo el Cristo Jesús  con sus ejércitos celestiales, o ángeles, los cuales iluminarán toda la tierra (Mt.25:31), y todas las tribus de la tierra se lamentarán de dolor y espanto cuando vean llegar al Cristo en una "nube" voladora con gran poder y gloria.

 

6- La profecía de Isaías 13 sigue diciendo que IEVE  y sus ejércitos celestiales vendrán para borrar de la tierra a los pecadores, y castigar al mundo por su maldad, entonces la arrogancia de los soberbios y de los fuertes será abatida, ¿qué significa esto?, pues simplemente que todos los poderosos del mundo, ya sean reyes, religiosos, o militares, serán abatidos y destruidos cuando ocurra esta gran invasión extraterrestre, ¡todo el poder mundial será arrasado por esta gran invasión extraterrestre! La profecía sigue diciendo que el exterminio será tan grande, que el ser humano de sexo varón será diezmado en la tierra, hasta casi desaparecer, la profecía dice que ¡los varones serán tan escasos en el mundo como el oro de Ofir!, sencillamente los varones que formarán los ejércitos aliados de la bestia serán muertos por el Cristo, lo cual hará que los seres humanos varones sean muy escasos, mientras que las mujeres serán una gran mayoría.

 

7- La tremenda profecía de Isaías termina diciendo que cuando ocurra esta gran invasión celestial en el Día de IEVE , entonces la tierra se "moverá de su lugar", ¿qué significa esto?, pues sencillamente lo que dice: el Planeta Tierra se moverá de su sitio cambiando de órbita, y su eje rotatorio será cambiado. ¿Qué ocurrirá a partir de entonces? la respuesta la dio el propio Cristo Jesús  en Mateo 25, él dijo que entonces él descenderá triunfalmente del cielo a la tierra, y se sentará en su propio trono resplandeciente para juzgar a los seres humanos que queden supervivientes en la tierra. Estos pocos seres humanos de entre las naciones serán reunidos delante de él, y serán divididos en dos grupos: un grupo (los justos) será colocado a la derecha del Cristo, y el otro grupo (los impíos o "cabras") será colocado a su izquierda. Entonces el Cristo otorgará la vida eterna en el Reino de Dios a los justos, porque ellos tuvieron misericordia con los discípulos del Cristo cuando sufrieron la gran persecución durante el gobierno mundial de la bestia (el cual durará 42 meses, Ap.13:5),  estos justos dieron de comer a los discípulos del Cristo, les vistieron, les visitaron en las cárceles, etc., mientras que los malvados o "cabras" irán al fuego eterno, porque ellos no tuvieron misericordia alguna con los discípulos del Cristo (llamados los hermanos pequeños del Cristo) cuando estos fueron perseguidos, encarcelados o maltratados durante el gobierno mundial de la bestia. Esos malvados de duro corazón y sin misericordia (llamados por el Cristo "las cabras") serán arrojados al fuego eterno, donde serán destruidos en cuerpo y alma (Mt.25:31-46, 10:28). De esta manera terminará para siempre la actual civilización mundial perversa y anticristiana, y cesará por completo todo tipo de gobierno humano injusto sobre las naciones de la tierra, dando comienzo una nueva era de gobierno divino perfecto, bajo el reinado eterno del Cristo Jesús  sobre las naciones del mundo. Durante los primeros mil años el Cristo Jesús  gobernará o regirá con vara de hierro a todas las naciones (Ap.19:15), y este reinado mundial Cristo lo compartirá con sus santos resucitados que sufrieron tribulación por causa de la Palabra de Dios y por el Testimonio de Jesús , y los que no adoraron a la bestia ni a su imagen, ni recibieron su marca en su frente ni en su mano derecha, estos cristianos resucitados y glorificados gobernarán con el Cristo durante esos mil años (Ap.20:4-6), y después de esos mil años las naciones serán salvas, la tierra será completamente destruida por fuego, y Dios hará un nuevo cielo y una nueva tierra, en la cual descenderá la capital de Universo: la Nueva Jerusalén (Ap.21:1-3). Entonces los servidores de Dios y del Cristo gobernarán y dominarán sobre todo el Universo por los siglos de los siglos (Ap.22:5).

Tito Martínez

Haga clic en el siguiente enlace para volver a la