Por Tito Martínez

www.las21tesisdetito.com

Empezado a escribir el 2 de mayo de 2015

Ampliado el 5 de mayo de 2015

 

Para oír este libro haga click en el siguiente enlace:

http://www.las21tesisdetito.com/las21tesis/mensaje_a_judios.mp3

 

 

DESCARGUE ESTE DOCUMENTO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

http://www.las21tesisdetito.com/mensaje_a_judios.pdf

 

 

ÍNDICE DEL LIBRO

 

 

1- IESOUS

 

2- JESÚS CUMPLIÓ Y CUMPLIRÁ LAS PROFECÍAS MESIÁNICAS

3- LAS DOS VENIDAS DEL MESÍAS EN ISAÍAS 53.

4- JESÚS FUE EL MAYOR PROFETA DE DIOS.

5- JESÚS ES EL DESCENDIENTE BIOLÓGICO DEL REY DAVID.

 

6- JESÚS Y LA LEY DE DIOS.

 

7- LOS VERSÍCULOS SUPUESTAMENTE MAL TRADUCIDOS.

 

8- EL SIERVO SUFRIENTE DE ISAÍAS 52 y 53.

 

9- LA VERDADERA FE CRISTIANA ESTÁ BASADA EN HECHOS HISTÓRICOS.


10- ESTAMOS ESPERANDO AL MESÍAS, JESÚS.

 

 

 

 

1

IESOUS

 

Este documento es una respuesta doctrinal al documento escrito por el rabino Shraga Simmons, y publicado en este sitio Web: https://www.facebook.com/JudiosPanama/posts/463850120380394

Antes de comenzar este estudio he de decir algo importante sobre el nombre “Jesús”. Hay muchos que rechazan a Jesús o Jesucristo porque les han hecho creer que esos dos nombres son falsos, inventados por Roma. Ellos dicen que el verdadero nombre del Mesías es Yeshúa, pero ni entre ellos mismos se ponen de acuerdo, porque otros le llaman Yaohushua, o Yahshua, o Yehosua, entre otras versiones más, por lo tanto, esto significa que no importa la pronunciación que utilicemos, sino la PERSONA a la que nos referimos.

Estas personas ignorantes que se han dejado engañar con este asunto del nombrecito hebreo del mesías parece ser que todavía no se han enterado que el llamado Nuevo Testamento no fue escrito en hebreo, sino en idioma griego, que era el idioma internacional y oficial del Imperio Romano. Solamente el Evangelio de Mateo fue escrito originalmente en hebreo, el resto de libros del Nuevo Testamento fueron escritos en idioma griego, ya que los destinatarios de estos escritos eran especialmente los cristianos gentiles que vivían dentro del Imperio Romano, y cuyo idioma oficial era el griego. Los apóstoles de Cristo, como por ejemplo Pedro y Pablo, utilizaron el idioma griego para escribir las narraciones evangélicas o las epístolas, por ejemplo, sería estúpido pensar que el apóstol Pablo escribió todas sus epístolas en idioma hebreo, ya que los destinatarios de esas epístolas eran en su inmensa mayoría cristianos de cultura grecorromana, ellos hablaban y escribían en idioma griego, no en hebreo, por eso es que Pablo escribió sus epístolas en idioma griego, hay cientos de manuscritos del llamado Nuevo Testamento y todos ellos están escritos en idioma griego, ya que ese era el idioma oficial del Imperio Romano. Esto es como si yo escribo una carta a todos los cristianos que viven en los Estados Unidos, ¿en qué idioma tendría que escribir esa carta?, pues obviamente la tendría que escribir en inglés, ya que ese es el idioma oficial de los Estados Unidos. Pues algo semejante es lo que hicieron los apóstoles cuando escribieron el llamado Nuevo Testamento.

Por lo tanto, la pregunta lógica es: ¿como llamaron los apóstoles al Mesías?, pues bien, en todos los manuscritos griegos del Nuevo Testamento el nombre del Mesías transliterado al griego es IESOUS, así es como ellos llamaban al Mesías, IESOUS, que transliterado al español es Jesús. Por consiguiente la correcta pronunciación del nombre del Mesías no tiene absolutamente ninguna importancia, podemos llamarle Iesous, o Yeshua, o Jesús, pero decir que el nombre Jesús es falso e inventado por Roma es una soberana idiotez y una total falsedad.

Y respecto al título Cristo, se trata del equivalente griego de mesías, que significa el ungido. Por consiguiente es exactamente igual llamarle Cristo, que el Mesías. En este documento utilizaré el nombre Jesús o Jesucristo para referirme al verdadero Mesías de Israel.

Dicho esto pasaré a responder a todos los argumentos dados por ese rabino judío que rechaza a Jesús como el verdadero Mesías de Israel.

 

 

2

JESÚS CUMPLIÓ Y CUMPLIRÁ LAS PROFECÍAS MESIÁNICAS

 

El rabino Shraga Simmons dice lo siguiente en su documento:

 

Los judíos no aceptamos a Jesús como el Mesias porque:

1) Jesús no cumplía las profecías mesiánicas.

 

Lo que dice ese llamado “rabino” o “maestro” es mentira, es falso, y lo voy a demostrar:

Jesucristo dijo lo siguiente:

 

Luc 7:18  Los discípulos de Juan le dieron las nuevas de todas estas cosas.  Y llamó Juan a dos de sus discípulos,

Luc 7:19  y los envió a Jesús,  para preguntarle:  ¿Eres tú el que había de venir,  o esperaremos a otro?

Luc 7:20  Cuando,  pues,  los hombres vinieron a él,  dijeron:  Juan el Bautista nos ha enviado a ti,  para preguntarte:  ¿Eres tú el que había de venir,  o esperaremos a otro?

Luc 7:21  En esa misma hora sanó a muchos de enfermedades y plagas,  y de espíritus malos,  y a muchos ciegos les dio la vista.

Luc 7:22  Y respondiendo Jesús,  les dijo:  Id,  haced saber a Juan lo que habéis visto y oído:  los ciegos ven,  los cojos andan,  los leprosos son limpiados,  los sordos oyen,  los muertos son resucitados,  y a los pobres es anunciado el evangelio;

Luc 7:23  y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí.

 

Como puede ver, Juan el bautizador quería asegurarse si Jesús era el Mesías profetizado en el Antiguo Testamento, el Tanak. La respuesta de Jesús fueron una serie de señales o prodigios de sanidades que él hizo en ese momento, ¡cumpliéndose así esta tremenda profecía del profeta Isaías referente a la venida del Mesías!:

 

Isa 35:4  Decid a los de corazón apocado: 

 "¡Esforzaos,  no temáis! 

 He aquí que vuestro Dios viene

 con retribución,  con pago

 Dios mismo vendrá y os salvará".

Isa 35:5  Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos

 y destapados los oídos de los sordos.

Isa 35:6  Entonces el cojo saltará como un ciervo

 y cantará la lengua del mudo,

 porque aguas serán cavadas en el desierto

 y torrentes en la estepa.

 

Isa 61:1  El Espíritu de IEVE el Señor está sobre mí,  porque me ungió IEVE;  me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,  a vendar a los quebrantados de corazón,  a publicar libertad a los cautivos,  y a los presos apertura de la cárcel;

Isa 61:2  a proclamar el año de la buena voluntad de IEVE,  y el día de venganza del Dios nuestro;  a consolar a todos los enlutados;

 

Esta última profecía de Isaías 61:1-2 el propio Jesús la leyó en una sinagoga de los judíos, y se la aplicó a sí mismo:

 

Luc 4:16  Vino a Nazaret,  donde se había criado;  y en el día de reposo entró en la sinagoga,  conforme a su costumbre,  y se levantó a leer.

Luc 4:17  Y se le dio el libro del profeta Isaías;  y habiendo abierto el libro,  halló el lugar donde estaba escrito:

Luc 4:18  Espíritu del Señor está sobre mí,

 Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

 Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

 A pregonar libertad a los cautivos,

 Y vista a los ciegos;

 A poner en libertad a los oprimidos;

Luc 4:19  A predicar el año agradable del Señor.

Luc 4:20  Y enrollando el libro,  lo dio al ministro,  y se sentó;  y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

Luc 4:21  Y comenzó a decirles:  Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

 

Observe como Jesús citó solamente la primera parte de esa profecía, sin embargo la parte que dice: “y el día de venganza del Dios nuestro”, la omitió, por la sencilla razón de que aun no había llegado el momento de que se cumpla esa profecía de la ira o venganza de Dios sobre sus enemigos. Sin embargo, la primera parte de la profecía se cumplió al pie de la letra. Jesús fue ungido por Dios el Padre con su espíritu, cuando fue bautizado por Juan en el río Jordán, y entonces Jesús comenzó a proclamar las buenas nuevas o Evangelio del Reino de Dios (Mr.1:14-15). Jesús sanó a los quebrantados de corazón, y puso en libertad a los cautivos u oprimidos por sus enfermedades, él dio vista a los ciegos, demostrando así que él es el Ungido de Dios, es decir, el Mesías o Cristo profetizado en ese pasaje de Isaías.

La profecía de Isaías 35:4-6 es también tremendamente interesante. Aunque esa profecía sin duda se refiere a la futura era mesiánica, cuando Israel sea restaurado completamente en su tierra, también se cumplió de forma parcial en la persona de Jesús. Observe como dice bien claro que DIOS MISMO VENDRÍA a salvar, es decir, sería el propio Dios de Israel, IEVE, quien vendría a la tierra para salvar. Esta profecía se cumplirá perfectamente en Zacarias 14:1-16, donde se dice que IEVE vendrá del cielo con todos sus santos, para reinar sobre la tierra desde la ciudad de Jerusalén, es entonces cuando IEVE pondrá sus pies sobre el monte de los Olivos, y este se partirá por la mitad haciendo en medio un gran valle. Ahora bien, resulta que esta profecía Jesús se la aplicó a sí mismo, cuando habló de su futura venida gloriosa a la tierra con todos sus santos, para juzgar a las naciones y reinar sobre ellas (Mt.25:31-46). Esto demuestra de forma irrefutable que Jesús afirmó sin ninguna duda que él es ese Señor IEVE que vendrá a la tierra con todos sus santos para gobernar a todas las naciones, una venida gloriosa del Mesías Jesús que obviamente aún no ha sucedido, sino que ocurrirá en el futuro.

La profecía de Isaías 35:4 dice que Dios mismo vendrá con retribución y con pago, pero resulta que Jesús dijo lo siguiente:

 

Mat 16:27  Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles,  y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

 

Apo 22:12  He aquí yo vengo rápido,  y mi galardón conmigo,  para recompensar a cada uno según sea su obra.

 

Ahí lo tiene bien claro, el propio Jesús se aplicó a sí mismo la profecía de Isaías 35:4, ¡¡él es también el Dios de Israel!, el cual vendrá a la tierra con retribución, para pagar a cada uno según sus obras.

En este documento demostraré como en el Tanak, conocido como el Antiguo Testamento, se enseña claramente la existencia de estos dos dioses de Israel, uno es el Dios supremo y todopoderoso, el Padre celestial, y el otro Dios es el Mesías, el Hijo de Dios, el cual también tiene el nombre de su Padre IEVE, pero él está subordinado a la autoridad suprema del Dios de Israel, el Padre celestial. Esta teología es enseñada en el Tanak, pero se aclara aún más en los escritos apostólicos conocidos como el Nuevo Testamento, y por cierto, esta verdadera teología bíblica no tiene que ver absolutamente nada con la doctrina falsa del trinitarismo, inventada por Roma.

Por consiguiente, lo que enseña ese falso rabino o falso maestro judío, llamado Shraga Simmons, es mentira, por supuesto que Jesús cumplió las profecías mesiánicas, ¡¡pero las cumplió de forma PARCIAL!!, y cuando él regrese del cielo con gran poder y gloria, con todos sus santos, entonces el resto de profecías del Tanak las cumplirá de forma TOTAL, y es entonces cuando Jesucristo gobernará a todas las naciones de la tierra desde la ciudad de Jerusalén, tal como se predice en Zacarías 14 y en otras muchas profecías del Tanak.

Veamos lo que dice ese “rabino” Shraga Simmons:

 

1. JESUS NO CUMPLE LAS PROFECIAS MESIANICAS

Que es lo que se supone que el Mashiaj debe lograr? La Biblia dice que el:

A. Levantara el Tercer Templo (Ezekiel 37:26-28).

B. Reunirá a todos los judios nuevamente en la Tierra de Israel (Isaiah 43:5-6).

C. Acomodara una época de paz mundial, y terminara todo el odio, opresión, sufrimiento y enfermedad.

Como dice: "Nacion no levantara la espada contra nación, ni el hombre sabrá de guerra nunca mas". (Isaias 2:4).

D. Difundirá el conocimiento universal del Di-s de Israel, lo cual unirá a la humanidad como una. Como dice:

"Di-s sera Rey sobre todo el mundo-- en ese dia, Di-s sera Uno y Su Nombre sera Uno" (Zechariah 14:9).

Si un individuo fracasa en cumplir incluso una de estas condiciones, entonces no puede ser "El Mashiaj".

Debido a que nadie ha cumplido jamás la descripción bíblica de este futuro rey, los judíos continuamos esperando la llegada del Mashiaj. Todos los pasados reclamantes mesiánicos, incluyendo Jesús de Nazareth, Bar Kojba y Shabetai Tzvi han sido rechazados. Los cristianos contrarrestan esto diciendo que Jesús cumplirá en la Segunda Llegada, pero las fuentes judias muestran que el Mashiaj debe cumplir las profecias absolutamente; en la Biblia no existe el concepto de segunda llegada.

 

Analicemos lo que dice ese falso maestro judio:

 

a) El Mesías levantará un tercer templo majestuoso en Jerusalén, tal como se predice en Ezequiel 37:26-28. Entonces el Mesías será el Dios de Israel viviendo en la tierra, y toda la casa de Israel y de Judá habrán sido reunidos en su tierra procedentes de todas las naciones.

El Mesías es el poderoso de Israel, pues recuerde que la palabra “Dios” es un título que significa simplemente “poderoso”. El Mesías es un ser poderoso, es decir, es un Dios, y este Dios estará morando en ese majestuoso templo literal que estará en Jerusalén.

En los capítulos 40 al 48 de Ezequiel se describe con todo lujo de detalles ese futuro y majestuoso nuevo templo de Jerusalén donde morará el Mesías, y reinará sobre todas las naciones.

Obviamente esta profecía mesiánica Jesús no la cumplió cuando estuvo viviendo en la tierra, por la sencilla razón de que ese no era el tiempo para que se cumpliera, sin embargo, es una profecía que Jesús la cumplirá en el futuro, cuando él venga del cielo con todos sus santos, para reinar desde Jerusalén sobre todas las naciones, tal como se predice en Zacarías 14:1-16. Recuerde que Jesús se aplicó a sí mismo esa profecía de Zacarias 14, cuando predijo su futura venida a la tierra con todos sus santos ángeles (Mt.25:31-46).

Cuando Jesús el Mesías regrese del cielo es cuando traerá la verdadera justicia y la paz mundial, tal como leemos en Isaias 2:4. Obviamente Jesús no cumplió esa parte de la profecía en su primera venida, ¡pero la cumplirá en su segunda venida!, cando él venga del cielo con todos sus santos para reinar sobre el mundo entero. Es entonces cuando Jesús difundirá el conocimiento universal del Dios de Israel, el Padre, a todo el mundo.

Obviamente ese falso maestro judío responde a esto diciendo lo siguiente:

 

“Los cristianos contrarrestan esto diciendo que Jesús cumplirá en la Segunda Llegada, pero las fuentes judias muestran que el Mashiaj debe cumplir las profecias absolutamente; en la Biblia no existe el concepto de segunda llegada.

 

Eso que dice ese rabino es falso. En el Tanak o Antiguo Testamento claramente se habla de DOS venidas del Mesías, una como Mesías sufriente que muere por los pecados de la nación de Israel, y la segunda venida como Rey de reyes, para juzgar a las naciones y gobernarlas con justicia. Esto se puede ver perfectamente en una de las mayores profecías de la Biblia, como es Isaías 53, una profecía que vamos a analizar.

 

3

LAS DOS VENIDAS DEL MESÍAS EN ISAÍAS 53

 

Todos los judíos que a lo largo de la Historia han rechazado a Jesús como el verdadero Mesías de Israel dan una interpretación absolutamente falsa y estúpida de Isaías 53. Según ellos, ese Siervo sufriente mencionado en la profecía es la nación de Israel, no el Mesías. Sin embargo, esa interpretación es tan idiota y falsa que hasta un nene de siete años la puede refutar, pues la profecía dice bien claro que ese Siervo sufriente moriría por los pecados y rebeliones de la nación de Israel, vamos a leerlo:

 

Isa 53:5  Mas él herido fue por nuestras rebeliones,  molido por nuestros pecados;  el castigo de nuestra paz fue sobre él,  y por su llaga fuimos nosotros curados.

Isa 53:8  Por cárcel y por juicio fue quitado;  y su generación,   ¿quién la contará?  Porque fue cortado de la tierra de los vivientes,  y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

 

Como puede ver, la profecía dice bien claro que ese Siervo especial de IEVE sería herido y moriría por los pecados e iniquidades del pueblo de Israel. Por lo tanto, la pregunta es la siguiente: ¿Cómo la nación de Israel va a morir por los pecados de la nación de Israel?, ¡es ridículo e imposible!. Ese siervo especial de IEVE no es la nación de Israel, sino el propio Mesías de Israel, el cual primero vendría para dar su vida en expiación por el pecado, y luego vendrá en el futuro como el Mesías Rey, para destruir a todos sus enemigos y gobernar a todas las naciones desde Jerusalén. Por eso es que el apóstol Felipe citó esta profecía de Isaías 53 para predicarle el Evangelio al funcionario de la Reina Candace, de Etiopia, para demostrarle que Jesús es el Mesías profetizado en el Tanak (Hch.8:27-35). Observe como el apóstol de Cristo, Felipe, en ninguna parte dijo que ese Siervo sufriente de Isaías 53 fuera la nación de Israel, sino que era Jesús, el Mesías. Sin embargo, los falsos rabinos judíos enemigos de Jesús se inventaron después esa patraña estúpida de que dicho Siervo de Dios es la nación de Israel, algo que se cae por su propio peso por lo estúpida que es esa creencia, ya que, repito, el pueblo de Israel no fue herido por las iniquidades del pueblo de Israel, eso no tiene sentido. Fueron los pecados y rebeliones de Israel los que hirieron y mataron a Jesús el Mesías.

Pero hay más, observe lo que dice el verso 9:

 

Isa 53:9  Y se dispuso con los impíos su sepultura,  mas con los ricos fue en su muerte;  aunque nunca hizo maldad,  ni hubo engaño en su boca.

 

La profecía dice que ese Siervo sufriente nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. ¿Se puede aplicar esa profecía a la nación de Israel?, ¡por supuesto que no!. Israel a lo largo de los siglos ha cometido y aun comete multitud de maldades y engaños, por lo tanto, solo un vulgar embustero e hijo del padre de la mentira puede enseñar esa burrada de que ese Siervo sufriente de Isaías 53 es la nación de Israel.

Esto demuestra de forma irrefutable que Jesús es el Mesías verdadero de Israel, y que su venida está predicha en la Biblia en dos fases, primero vendría para morir por los pecados de la nación de Israel, y luego volverá para reinar como juez de vivos y muertos.

Observe atentamente como en la profecía de Isaías 53 se describen esas dos venidas del Mesías, primero como Siervo sufriente, muriendo por las rebeliones y pecados de la nación de Israel, y luego se describe bien claro su glorificación y su reinado:

 

Isa 53:12  Por tanto,  yo le daré parte con los grandes,  y con los fuertes repartirá despojos;  por cuanto derramó su vida hasta la muerte,  y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos,  y orado por los transgresores.

 

El Dios de Israel, el Padre, dará a su Siervo parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos, indicando así que vencerá a todos sus enemigos y gobernará sobre todas las naciones de la tierra.

Toda la profecía de Isaías 53 la cumplirá Jesús. La primera parte ya la cumplió en el pasado, muriendo por las iniquidades y rebeliones de la nación de Israel, y la segunda parte también la cumplirá, pero en el futuro, cuando regrese del cielo con gran poder y gloria, para juzgar a las naciones y destruir a todos su enemigos, tal como dijo el propio Jesús en Mateo 25:31-46.

Por consiguiente, eso que dice ese falso rabino judío, de que en la Biblia hebrea, el Tanak, no se mencionan las dos venidas del Mesías, es mentira.

 

4

JESÚS FUE EL MAYOR PROFETA DE DIOS

 

Los rabinos judíos que rechazan a Jesús como Mesías enseñan que Jesús era un falso profeta, además de un falso mesías. Veamos lo que dice ese falso rabino judío que ha escrito toda esa sarta de mentiras:

 

JESUS NO ENCARNA LAS CALIFICACIONES PERSONALES DEL MASHIAJ

A. MASHIAJ COMO PROFETA

El Mashiaj se volverá el mas grande profeta en la historia, solo igualable a Moshe (Targum - Isaiah 11:2; Maimonides - Yad Teshuva 9:2)

La profecía solo puede existir en Israel cuando la tierra este habitada por una mayoría de la judería mundial, una situación que no existía desde el año 300 AC. Durante la época de Ezra, cuando la mayoría de los judíos se rehusaron a mudarse de Babilonia a Israel, la profecia terminó con la muerte de los últimos profetas- Haggai, Zechariah y Malaji.

Jesús no era un profeta; el apareció en escena aproximadamente 350 años después que la profecía había terminado.

 

Observe bien, según ese falso rabino o falso maestro judío, en Israel solo pueden existir profetas cuando en la tierra de Israel exista una mayoría de judíos. ¿Y de donde ha sacado ese judío esa fábula mentirosa?, eso se lo ha inventado él. En el Tanak o Antiguo Testamento jamás se dice esa patraña de que para que existan profetas de Dios en Israel la mayoría de los judíos del mundo han de vivir en Israel.

En ninguna parte del Tanak se dice que la profecía terminó con los profetas Hageo, Zacarías y Malaquias. En el Tanak jamás se dice que después de esos tres profetas no puedan existir más profetas. Por lo tanto, eso que dice ese falso rabino, de que Jesús no podía ser profeta de Dios, porque los profetas terminaron con Hageo, Zacarías y Malaquias, unos tres siglos y medio antes de la venida de Jesús, es una gran mentira sin fundamento biblico alguno.

El Mesías Jesús dijo bien claro que Juan el bautizador era un profeta de Dios, el mayor de todos los profetas de Israel que le antecedieron:

 

Mat 11:9  Pero  ¿qué salisteis a ver?  ¿A un profeta?  Sí,  os digo,  y más que profeta.

Mat 11:10  Porque éste es de quien está escrito: 

 He aquí,  yo envío mi mensajero delante de tu faz, 

 El cual preparará tu camino delante de ti.

Mat 11:11  De cierto os digo:  Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista;  pero el más pequeño en el reino de los cielos,  mayor es que él.

Mat 11:12  Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora,  el reino de los cielos sufre violencia,  y los violentos lo arrebatan.

Mat 11:13  Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.

Mat 11:14  Y si queréis recibirlo,  él es aquel Elías que había de venir.

 

Jesús dijo bien claro que Juan el bautizador era el que estaba profetizado en el Tanak, el cual prepararía la venida del Mesías, y además él era ese Elías que había de venir (Malq.4:5-6).

Todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan, indicando así que los profetas no dejaron de existir con Hageo, Zacarias y Malaquias, sino que Juan el bautizador era el último de esos profetas de Israel, porque fue él quien preparó el camino al Mesías Jesús.

Cualquiera que lea las narraciones de la vida de Jesús, que se encuentran en Mateo, Marcos, Lucas y Juan, observará que Jesús fue el mayor de los profetas de Dios, ya que Jesús era el Enviado de Dios, el cual hablaba de parte de Dios, y además dio discursos proféticos, como el último que dio en el monte de los Olivos (Mt.24 y 25). Jesús profetizó su propia muerte, y también predijo que resucitaría al tercer día (Mt.16:21, Lc.18:31-33). Por lo tanto, Jesús fue un verdadero profeta de Dios en todo el sentido bíblico de la palabra. Cuando ese judío y todos los demás judíos que rechazan a Jesús enseñan que Jesús no era profeta de Dios, sino un falso profeta, sencillamente están MINTIENDO descaradamente. El pueblo de Israel es un pueblo lleno de mentiras e iniquidades que ellos han cometido a lo largo de los siglos, tal como se dice en Isaías 53, pero lo maravilloso es que también en el Tanak se predice el futuro arrepentimiento nacional de Israel, y entonces ellos se volverán al Dios de Israel, el Padre celestial, y creerán en el verdadero Mesías de Israel, Jesús. Veamos lo que dijo el profeta Ezequiel:

 

Eze 39:22  Y de aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy IEVE su Dios.

Eze 39:23  Y sabrán las naciones que la casa de Israel fue llevada cautiva por su pecadopor cuanto se rebelaron contra mí,  y yo escondí de ellos mi rostro,  y los entregué en manos de sus enemigos,  y cayeron todos a espada.

Eze 39:24  Conforme a su inmundicia y conforme a sus rebeliones hice con ellos,  y de ellos escondí mi rostro.

Eze 39:25  Por tanto,  así ha dicho IEVE el Señor:  Ahora volveré la cautividad de Jacob,  y tendré misericordia de toda la casa de Israel,  y me mostraré celoso por mi santo nombre.

Eze 39:26  Y ellos sentirán su vergüenza,  y toda su rebelión con que prevaricaron contra mí,  cuando habiten en su tierra con seguridad,  y no haya quien los espante;

Eze 39:27  cuando los saque de entre los pueblos,  y los reúna de la tierra de sus enemigos,  y sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones.

Eze 39:28  Y sabrán que yo soy IEVE su Dios,  cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones,  los reúna sobre su tierra,  sin dejar allí a ninguno de ellos.

Eze 39:29  Ni esconderé más de ellos mi rostro;  porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel,  dice IEVE el Señor.

 

Ahí lo tiene bien claro, cuando toda esa casa de Israel se arrepientan de sus pecados e iniquidades, entonces Dios derramará su espíritu santo sobre ellos, y serán llevados a la tierra de Israel, sin dejar a ninguno de ellos en el resto de las naciones donde fueron esparcidos a causa de sus maldades, y es entonces cuando ellos mirarán a IEVE, al cual traspasaron, leamos la tremenda profecía:

 

Zac 12:9  Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén.

Zac 12:10  Y derramaré sobre la casa de David,  y sobre los moradores de Jerusalén,  espíritu de gracia y de oración;  y mirarán a mí,  a quien traspasaron,  y llorarán como se llora por hijo unigénito,  afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.

Zac 12:11  En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén,  como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido.

Zac 12:12  Y la tierra lamentará,  cada linaje aparte;  los descendientes de la casa de David por sí,  y sus mujeres por sí;  los descendientes de la casa de Natán por sí,  y sus mujeres por sí;

Zac 12:13  los descendientes de la casa de Leví por sí,  y sus mujeres por sí;  los descendientes de Simei por sí,  y sus mujeres por sí;

Zac 12:14  todos los otros linajes,  cada uno por sí,  y sus mujeres por sí.

 

Ahí lo tiene usted, el arrepentimiento genuino y futuro de la nación de Israel. La secuencia profética de eventos que aparece en el Tanak es sencilla: primero la nación de Israel se arrepentirán de sus iniquidades y se volverán al Dios de Israel, que es IEVE, el Padre celestial, y esto sucederá cuando Gog y sus naciones aliadas enemigas de Israel sean destruidos en los montes de Israel, tal como se predice en Ezequiel 39. Y más adelante esos mismos israelitas también se arrepentirán genuinamente de sus pecados y mirarán a IEVE AL QUE TRAPASARON, y cuando esa profecía habla de IEVE, ¡¡no se está refiriendo al IEVE supremo, el Padre celestial, sino al MESÍAS, el cual también tiene el mismo nombre que su Padre IEVE!!, y veamos quien es este Mesías al que los israelitas traspasaron:

 

Jua 19:33  Mas cuando llegaron a Jesús,  como le vieron ya muerto,  no le quebraron las piernas.

Jua 19:34  Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza,  y al instante salió sangre y agua.

Jua 19:35  Y el que lo vio da testimonio,  y su testimonio es verdadero;  y él sabe que dice verdad,  para que vosotros también creáis.

Jua 19:36  Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura:  No será quebrado hueso suyo.

Jua 19:37  Y también otra Escritura dice:  Mirarán al que traspasaron.

 

Ahí lo tiene, Jesús es el que traspasaron con esa lanza, y los judíos le mirarán a Jesús cuando él regrese del cielo con gran poder y gloria, tal como dice esta profecía del Apocalipsis:

 

Apo 1:7  He aquí que viene con las nubes,  y todo ojo le verá,  y los que le traspasaron;  y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.  Sí,  amén.

 

Por eso es que IEVE dijo en Zacarias 12:10 mirarán a mí, a quien traspasaron, ya que fue la nación de Israel la que condenó a muerte a Jesús, y fueron ellos quienes le traspasaron con esa lanza cuando él ya había muerto en el madero.

Por lo tanto, ¡¡todos los israelitas creerán en Jesús como el verdadero Mesías cuando el venga del cielo con gran poder y gloria a reinar sobre las naciones!!. Por eso es que ahora la nación de Israel no cree en Jesús, ellos rechazan que Jesús sea el verdadero Mesías y el Hijo de Dios, porque sencillamente Jesús aun no ha regresado del cielo con gran poder y gloria para reinar sobre el mundo, aun no es el momento de que la nación de Israel se arrepientan y crean en él.

Ciertamente hay muchos judíos “mesiánicos” en el mundo que sí creen que Jesús es el Mesías, sin embargo, esa profecía de Zacarías 12: 9-14 habla claramente de un arrepentimiento nacional y en masa del pueblo de Israel, y es entonces cuando el espíritu de Dios será derramado sobre ellos, y llorarán de sincero arrepentimiento cuando vean a Jesús regresar del cielo en las “nubes” voladoras, con gran poder y gloria, y es entonces cuando todo Israel será salvo y creerán que Jesús es el verdadero Mesías.

 

 

5

JESÚS ES EL DESCENDIENTE BIOLÓGICO DEL REY DAVID

 

El falso rabino judío Shraga Simmons dice lo siguiente en su documento:

 

De acuerdo a las fuentes judías, el Mashiaj nacerá de padres humanos y posee atributos físicos normales como cualquier otra persona. El no será un semi-dios, ni poseerá cualidades supernaturales.

El Mashiaj debe descender por parte de su padre del Rey David (Genesis 49:10, Isaiah 11:1, Jeremiah 23:5, 33:17; Ezekiel 34:23-24). De acuerdo a la afirmación cristiana que Jesús fue el producto de un nacimiento de una virgen, el no tenia padre-- y así no pudo tener posiblemente cumplido el requerimiento mesiánico de ser descendiente por línea paterna del Rey David.

 

Analicemos lo que dice ese falso maestro judío:

 

a) Jesús sí que tenía padres humanos.

Jesús tenía un padre y una madre humanos, llamados José y María, por la sencilla razón de que Jesús se llamaba cientos de veces así mismo EL HIJO DEL HOMBRE, y resulta que esa expresión significa hijo de un padre y de una madre humanos. La expresión “hijo del hombre” o “hijo de hombre” aparece muchas veces en el Tanak, y se aplica a los seres humanos, y también a profetas de Dios, como eran Ezequiel y Daniel (Eze.2:1, 3, Dn.8:17). Y la pregunta es: ¿Ezequiel y Daniel tenían un padre y una madre humanos?, ¡por supuesto que sí!, ellos no eran medio hombres, sino que eran hombres, hijos de padres humanos. De la misma manera, cuando Jesús se llamaba a sí mismo el hijo del hombre, lo que estaba diciendo es sencillamente que él era un hombre completo, no un híbrido mitad divino y mitad humano, sino un hombre, hijo de un padre y una madre humanos. ¡¡José era el padre BIOLÓGICO de Jesús!!, ya que si no lo fuera, entonces Jesús no sería el hijo del HOMBRE. El hecho de que Jesús es el hijo del hombre significa sin ninguna duda que Jesús era el hijo biológico de José.

Cuando en el sistema iglesiero apostata, el SIA, se enseña que Jesús no era hijo biológico de José, entonces están mintiendo, y no solo eso, también están enseñando que Jesús NO es el verdadero Mesías, pues para ser el Mesías debía ser el descendiente BIOLÓGICO del rey David por la línea paterna, no materna.

Como veremos ahora, esa descendencia o línea genealógica de Jesús viene solo por línea paterna, es decir, por la línea de su padre José:

 

Mat 1:1  Libro de la genealogía de Jesucristo,  hijo de David,  hijo de Abraham.

Mat 1:6  Isaí engendró al rey David,  y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.

Mat 1:16  y Jacob engendró a José,  marido de María,  de la cual nació Jesús,  llamado el Cristo.

 

Ahí lo tiene bien claro. Jesús es el hijo o descendiente de David, de Salomón y de José, el marido de María. ¡¡La línea mesiánica viene siempre por parte del padre, no de la madre!!, como muy bien dice ese rabino judío:

 

El Mashiaj debe descender por parte de su padre del Rey David (Genesis 49:10, Isaiah 11:1, Jeremiah 23:5, 33:17; Ezekiel 34:23-24)… el requerimiento mesiánico de ser descendiente por línea paterna del Rey David.

 

La descendencia mesiánica es siempre por línea paterna, no materna, esto lo sabe cualquier rabino judío. Por lo tanto, eso significa que Jesús era el descendiente biológico o según la carne del rey David, por parte de su padre José, tal como dijo el apóstol Pablo:

 

Rom 1:3  acerca de su Hijo,  nuestro Señor Jesucristo,  que era del linaje de David según la carne,

 

Para que sea del linaje de David según la carne TENIA QUE TENER POR PADRE BIOLÓGICO A JOSÉ, pues de lo contrario, no podría ser el hijo o descendiente de David según la carne, pues la descendencia mesiánica, repito, siempre es por parte del padre, no de la madre.

En Lucas 3:23-38 también se menciona la línea genealógica de Jesús por parte de su padre José, ¡¡no de María!!:

 

Luc 3:23  Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años,  hijo,  según se creía,  de José,  hijo de Elí,

 

Observe como el pasaje dice bien claro que Jesús era el hijo de José, ¡esa era la creencia en esa época!!, eso era lo que creían los apóstoles. Por lo tanto, la creencia de que Jesús era el hijo BIOLOGICO de José era la creencia general en el siglo primero, una creencia que luego fue rechazada por los apostatas de la fe, los cuales comenzaron a enseñar la mentira diabólica de que Jesús era un medio hombre, que no tenia padre humano, sino solo una madre humana, María.

José de ninguna manera era el padre “adoptivo” de Jesús, sino su padre biológico, pues él era descendiente biológico de David. En ninguna parte del Nuevo Testamento se dice que José fuera el padre “adoptivo” de Jesús, eso fue un invento de los apostatas siglos después.

Muchos de los nombres que aparecen en la genealogía de Jesús mencionada por Lucas difieren de los nombres que aparecen en Mateo, pero la explicación es muy simple: hay saltos genealógicos, pondré un ejemplo para que se entienda: yo soy hijo de Justo Martinez, pues ese era el nombre de mi padre, pero también soy hijo de Marcelo, el cual era el padre de mi padre, es decir, mi abuelo. Por lo tanto, si alguien dice que soy hijo de Justo Martínez, y luego otro dice que soy hijo de Marcelo, ¡los dos están diciendo la verdad!, ya que soy hijo de Justo Martinez, y también hijo o descendiente de mi abuelo Marcelo. Lo mismo sucede con los nombres que aparecen en la genealogía de Lucas, muchos nombres difieren con los que aparecen en Mateo, porque hay saltos genealógicos, pero ambas genealogías demuestran que Jesús es el descendiente o hijo del rey David POR PARTE DE SU PADRE JOSÉ, no por parte de María, ya que la genealogía de Lucas no tiene que ver nada con María, a ella no se la menciona por ninguna parte en la genealogía que aparece en Lucas, y en la genealogía que aparece en Mateo simplemente se dice que José era el marido de María (Mt.1:16), pero en ninguna parte se dice que la descendencia mesiánica de Jesús sea por parte de María. Ninguna genealogía de María aparece en el Nuevo Testamento. Decir como dicen algunos que la genealogía que aparece en Lucas es la de María, y la de Mateo es la de José, es una gran mentira, pues el pasaje de Lucas dice bien claro que es la genealogía de José (Lc.3:23).

Esto demuestra sin ninguna duda que la genealogía del Mesías es por parte del padre, no por parte de la madre. En este punto ese rabino judío tiene toda la razón. Por lo tanto, por supuesto que Jesús sí que califica para ser el verdadero Mesías de Israel, ya que él es el descendiente directo y biológico del rey David por parte de padre.

 

b) María concibió por el poder de Dios.

 

Por supuesto muchos dirán que Jesús no tenía un padre humano, porque la narración evangélica dice que María concibió del espíritu (o poder) de Dios. Leamos el pasaje completo y seguidamente lo analizaremos:

 

Luc 1:26  Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea,  llamada Nazaret,

Luc 1:27  a una virgen desposada con un varón que se llamaba José,  de la casa de David;  y el nombre de la virgen era María.

Luc 1:28  Y entrando el ángel en donde ella estaba,  dijo:  ¡Salve,  muy favorecida!  El Señor es contigo;  bendita tú entre las mujeres.

Luc 1:29  Mas ella,  cuando le vio,  se turbó por sus palabras,  y pensaba qué salutación sería esta.

Luc 1:30  Entonces el ángel le dijo:  María,  no temas,  porque has hallado gracia delante de Dios.

Luc 1:31  Y ahora,  concebirás en tu vientre,  y darás a luz un hijo,  y llamarás su nombre JESÚS.

Luc 1:32  Este será grande,  y será llamado Hijo del Altísimo;  y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;

Luc 1:33  y reinará sobre la casa de Jacob para siempre,  y su reino no tendrá fin.

Luc 1:34  Entonces María dijo al ángel:  ¿Cómo será esto?  pues no conozco varón.

Luc 1:35  Respondiendo el ángel,  le dijo:  El Espíritu Santo vendrá sobre ti,  y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra;  por lo cual también el Santo Ser que nacerá,  será llamado Hijo de Dios.

Luc 1:36  Y he aquí tu parienta Elisabet,  ella también ha concebido hijo en su vejez;  y este es el sexto mes para ella,  la que llamaban estéril;

Luc 1:37  porque nada hay imposible para Dios.

 

Bien, vamos a analizar atentamente ese importante pasaje:

 

1-  En primer lugar observemos como el ángel Gabriel le dijo a María que Jesús sería llamado Hijo del Altísimo, es decir, Hijo del Dios Padre, y además el Señor Dios le dará el trono de David SU PADRE. ¡¡David su padre!!, es decir, que el ángel dijo bien clarito que JESÚS SERÍA EL DESCENDIENTE BIOLÓGICO DEL REY DAVID, ¡¡y para ser descendiente biológico de David, es decir, su descendiente según la carne, entonces Jesús tenía que tener un padre humano!!, ¿y quien era ese padre humano de Jesús?, pues obviamente ese padre humano era JOSÉ, el cual era el descendiente directo del rey David. Si José no hubiera sido el padre biológico y carnal de Jesús, ¡¡entonces el ángel habría mentido!!, y no solo eso, entonces Jesús no sería el verdadero Mesías, ya que no tendría por tanto derecho al trono de David su padre. Recuerde que la genealogía mesiánica es a través de la línea paterna, ¡no materna!, tal como podemos ver en las dos genealogías de Jesús que aparecen en Mateo y en Lucas, y que ya vimos más arriba. Las dos genealogías que ahí aparecen son por parte de José, no de María.

 

2- El ángel Gabriel dijo a María que el espíritu santo, es decir, el poder del Altísimo, o poder del Dios Padre, vendría sobre María, por lo cual el santo ser que nacería sería llamado Hijo de Dios.

Ahora bien ¿por qué sería llamado Hijo de Dios?, pues simple: porque es Dios el Padre quien engendraría a su Hijo Jesús en el vientre de María, el poder de engendrar es de Dios el Padre. Pero la pregunta lógica es la siguiente: ¿con qué ESPERMA Dios engendraría a su Hijo en el vientre de María?, ¿acaso es que Dios el Padre tiene un esperma divino?, ¿se acostó el Dios Padre con la virgen María para que esta pudiera concebir?, ¡¡pues claro que no!!. DIOS EL PADRE NO ES UN HOMBRE, él no utilizó ningún esperma divino y celestial, ¡¡sino que utilizó un esperma humano DEL DESCENDIENTE DIRECTO DEL REY DAVID!, ¿y sabe usted quien era el descendiente directo del rey David?, ¡¡era JOSÉ!!, el esposo de María.

Dios el Padre engendró a su Hijo en el vientre de María pero con el esperma o simiente de su padre humano José, para que de esta manera Jesús pudiera ser el Mesías y el hijo del hombre. Si María no hubiera sido fecundada con el esperma de su esposo José entonces Jesús jamás habría sido llamado el hijo del HOMBRE, y tampoco sería el verdadero Mesías, pues entonces él no sería el descendiente directo del rey David, y Dios no le podría dar el trono de David su padre o antepasado biológico, ¿queda clarito?.

Dios el Padre sencillamente lo que hizo es trasladar de forma milagrosa el esperma de José al vientre de María, para que esta quedara fecundada, y esto lo hizo Dios el Padre por medio de su poder, es decir, por medio de su espíritu santo, por eso es que el pasaje bíblico dice que María concibió del espíritu santo, o lo que es lo mismo, por medio del espíritu santo:

 

Mat 1:18  El nacimiento de Jesucristo fue así:  Estando desposada María su madre con José,  antes que se juntasen,  se halló que había concebido del Espíritu Santo.

 

Dicho en otras palabras, esa concepción de María fue por medio del poder de Dios, sin contacto sexual alguno con su esposo José.

Dios el Padre simplemente trasladó de forma sobrenatural el esperma de José al vientre de María, para que esta pudiera concebir al Mesías. Si los médicos humanos pueden trasladar de forma artificial el esperma de un varón al vientre de una señora para que esta pueda concebir, ¿cuánto más lo puede hacer el Todopoderoso Dios?, por eso es que Lucas 1:37 dice “nada hay imposible para Dios”. Para el Padre celestial era tremendamente fácil trasladar el esperma de José al vientre de María sin contacto sexual entre José y María, y eso es lo que Dios hizo, y por eso es que Jesús es el verdadero Mesías de Israel y el hijo del hombre.

Todos aquellos ignorantes del sistema iglesiero apostata, el SIA, que enseñan que Jesús no tenía un padre humano, que era José, sencillamente han sido engañados por Satanás, el padre de la mentira. Ellos en realidad rechazan que Jesús sea un verdadero hombre, y niegan que él sea el verdadero Mesías, ya que ellos están rechazando que Jesús sea el descendiente biológico de David, y recuerde una vez más que la descendencia mesiánica es solamente A TRAVÉS DEL PADRE, NO DE LA MADRE, y esto lo saben muy bien los rabinos judíos. El propio apóstol Pablo sabía esto muy bien, y por eso es que él dijo a los cristianos de Roma que Jesús era el descendiente de David SEGÚN LA CARNE (Ro.1:3), ¡¡y para que Jesús sea el descendiente de David según la carne él tenía que tener por padre biológico a José!!, pues recuerde que la genealogía de Jesús es por parte de José, no de María, tal como aparece en Mateo y en Lucas.

Por consiguiente, lo que dice ese falso rabino judío de que Jesús no puede ser el verdadero Mesías, porque él no desciende por línea paterna del rey David, es mentira. Por supuesto que Jesús desciende por línea paterna del rey David, como ya he demostrado, y por tanto, él es el verdadero Mesías, al cual Dios el Padre dará el trono de David su padre, y esto sucederá cuando él regrese del cielo con todos sus santos, para reinar sobre el mundo entero desde la ciudad de Jerusalén (Zac.14:1-16).

Obviamente muchos harán la siguiente pregunta: ¿y entonces por qué José no se acostó con María y tuvo sexo con ella para que esta pudiera concebir?, ¿acaso eso no hubiera sido más sencillo?. La respuesta es la siguiente: porque se tenía que cumplir la profecía de Isaías 7:14 referente al nacimiento del Mesías. Esa profecía dice que la VIRGEN tenía que concebir:

 

Isa 7:14  Por tanto,  el Señor mismo os dará señal:  He aquí que la virgen concebirá,  y dará a luz un hijo,  y llamará su nombre Emanuel.

 

Muchos judíos anticristianos dicen que ese pasaje no se puede referir a María, porque la traducción correcta es “joven” o “doncella”, no virgen. Pero eso que dicen ellos es una falacia, es mentira, por la sencilla razón de que una doncella era una virgen, es decir, se puede traducir por doncella o por virgen, es lo mismo.

El apóstol Mateo aplicó esa profecía de Isaías a María:

 

Mat 1:22  Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta,  cuando dijo:

Mat 1:23  He aquí,  una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es:  Dios con nosotros.

 

Para que la virgen concibiera esta no tendría que tener unión sexual con su esposo, sino que habría de ser una concepción sobrenatural, por eso es que Dios, por medio de su poder, hizo que María concibiera, pero trasladando el esperma de José al vientre de María sin contacto sexual alguno. De esta manera Jesús es el Hijo de Dios, pues fue Dios el Padre quien lo engendró en el vientre de María, y además es el hijo del hombre, es decir, hijo de un padre humano, que era José, y por tanto, descendiente directo del rey David. Esta es la pura verdad, la cual ha sido ocultada y deformada a lo largo de los siglos por el SIA, pero que ahora está siendo dada a conocer por medio de Internet.

 

 

6

JESÚS Y LA LEY DE DIOS

 

En su documento el falso rabino judío dice lo siguiente:

 

A lo largo del Nuevo Testamento, Jesús contradice la Torah y declara que sus mandamientos ya no son mas aplicables. Por Ejemplo, Juan 9:14 registra que Jesús hizo una pasta en violación de Shabbat, lo cual causo que los fariseos dijeran (versiculo 16), "El no observa el Shabbat!".

 

Esa afirmación del falso rabino judío es absolutamente falsa y diabólica, es una burda mentira contraria a la propia enseñanza de Jesucristo, el cual dijo lo siguiente:

 

Mat 5:17  No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas;  no he venido para abrogar,  sino para cumplir.

Mat 5:18  Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra,  ni una jota ni una tilde pasará de la ley,  hasta que todo se haya cumplido.

Mat 5:19  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños,  y así enseñe a los hombres,  muy pequeño será llamado en el reino de los cielos;  mas cualquiera que los haga y los enseñe,  éste será llamado grande en el reino de los cielos.

 

Jesús dijo que no vino para abrogar o abolir la ley de Dios, sino para cumplir. El jamás quebrantó la santa ley de Dios, sino que la cumplió a la perfección, amando a Dios y al prójimo como a sí mismo. Por ejemplo, cuando Jesús curó de ceguera a esa persona, él estaba cumpliendo la ley de Dios, pues estaba amando al prójimo como a sí mismo, tal como IEVE ordenó a Israel en su santa ley, y eso es mucho más importante que guardar el día sábado, y esto es lo que no entendían esos hipócritas fariseos judíos, y es lo que no entiende ese falso rabino judío que ha escrito toda esa sarta de mentiras y babosadas. Es mucho más importante salvar la vida de alguien, o sanar a alguien, que guardar el sábado, porque el amor al prójimo como a uno mismo es lo que Dios más desea, y ese ciego curado por Jesús era su prójimo, es decir, su próximo, era el que estaba cercano a él necesitando su ayuda y la sanidad de su ceguera, entonces Jesús tuvo misericordia de él y le sanó en día sábado. Los hipócritas y malvados fariseos entendieron eso como una infracción del día de reposo, pero lo que esos imbéciles olvidaban es que el amor al prójimo o próximo es mucho más importante y prioritario que guardar el sábado.

Jesús ciertamente quebrantaba el día de reposo, el sábado (Jn.5:17-18), pero siempre lo hacía por un causa mayor, como era amar a su prójimo sanándolo de sus dolencias o enfermedades, y es que, como dijo el apóstol Pablo (el cual era un gran rabino), quien AMA AL PRÓJIMO HA CUMPLIDO LA LEY, PORQUE EL CUPLIMENTO DE LA LEY ES EL AMOR:

 

Rom 13:8  No debáis a nadie nada,  sino el amaros unos a otros;  porque el que ama al prójimo,  ha cumplido la ley.

Rom 13:9  Porque:  No adulterarás,  no matarás,  no hurtarás,  no dirás falso testimonio,  no codiciarás,  y cualquier otro mandamiento,  en esta sentencia se resume:  Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Rom 13:10  El amor no hace mal al prójimo;  así que el cumplimiento de la ley es el amor.

 

Por lo tanto, Jesús cumplió la ley de Dios a la perfección. Miente como un vulgar hijo del diablo ese falso rabino judío cuando afirma que Jesús contradecía la santa ley de Dios diciendo que sus mandamientos ya no eran aplicables. Es lógico que IEVE, el Dios de Israel, diga que ese pueblo, Israel, está repleto de mentiras e iniquidades, pero como está profetizado en la Biblia, un día todos esos israelitas se arrepentirán genuinamente de sus pecados, y Dios derramará su espíritu sobre ellos y es entonces cuando creerán en el verdadero Mesías de Israel: Jesucristo, y serán restaurados totalmente en su tierra prometida, la tierra de Israel, y es entonces cuando el Mesías Jesús reinará con justicia desde Jerusalén sobre todas las naciones.

 

 

7

LOS VERSÍCULOS SUPUESTAMENTE MAL TRADUCIDOS

 

 

El falso rabino judío dice lo siguiente:

 

Los versículos biblicos solo pueden ser entendidos estudiando el texto original en hebreo-- el cual revela muchas discrepancias con la traduccion cristiana.

A. NACIMIENTO A PARTIR DE UNA VIRGEN

La idea cristiana de un nacimiento a partir de una virgen deriva del versiculo en Isaias 7:14 describiendo un "alma" como dando nacimiento. La palabra "alma" siempre ha significado joven mujer, pero los teologos cristianos llegaron siglos mas tarde y lo tradujeron como "virgen". Esto hace concordar el nacimiento de Jesus con la idea pagana del primer siglo de los mortales siendo fecundados por dioses.

 

Lo que ese ignorante y mentiroso falso rabino oculta es que esa palabra hebrea, “alma” se puede traducir también por “virgen”, por la sencilla razón de que esa joven o doncella ERA UNA VIRGEN. Por eso es que el apostol Mateo, que conocía mucho mejor el hebreo que ese falso rabino, citó esa profecía de Isaías 7:14 traduciendo esa palabra hebrea, “alma”, por “virgen”, y aplicándola correctamente a María, la cual era una doncella o joven, es decir, una muchacha virgen.

 

 

8

EL SIERVO SUFRIENTE DE ISAÍAS 52 y 53

 

Este tema ya lo he tratado más arriba en este documento, y he demostrado bien claro que ese Siervo sufriente de Isaías 53 de ninguna manera es el pueblo de Israel, sino solamente el Mesías Jesús, él cumplió a la perfección esa profecía. Sin embargo, en este apartado vamos a estudiar este crucial asunto una vez más.

El falso rabino judío dice lo siguiente en su documento:

 

B. SIRVIENTE SUFRIENTE

La cristiandad afirma que el capitulo 53 de Isaias se refiere a Jesus, como el "sirviente sufriente."

En la actualidad, Isaias 53 continua directamente el tema del capitulo 52, describiendo el exilio y redención del pueblo judio. Las profecias están escritas en la forma singular porque los judios ("Israel") son vistos como una unidad. A lo largo de la escritura judía, Israel es repetidamente llamado, en el singular, como el "Sirviente de Di-s" (ver Isaías 43:8). De hecho, Isaías declara no menos de 11 veces en los capítulos previos al 53 que el Sirviente de Di-s es Israel. Cuando se lee correctamente, Isaias 53 clara (e irónicamente) se refiere al pueblo judío siendo "herido, sofocado y llevado a la matanza como ovejas" a manos de las naciones del mundo. Estas descripciones son utilizadas a lo largo de la escritura judia para describir gráficamente el sufrimiento del pueblo judio (ver Salmo 44). Isaias 53 concluye que cuando el pueblo judio sea redimido, las naciones reconoceran y aceptaran la responsabilidad por el desorbitado sufrimiento y muerte de los judíos.

 

Analicemos lo que dice ese falso maestro judío:

 

Los rabinos judíos dicen que esa profecía de Isaías 52 y 53 no se refiere al Mesías, sino a la nación de Israel. Pues bien, es absolutamente imposible que esa profecía de Isaías 53 se refiera a la nación de Israel, y cualquier judío que lea esto se dará cuenta si pone un poco de atención y es una persona que busca la verdad.

 

1- La profecía del Mesías sufriente realmente no comienza en Isaías 53, sino en Isaías 52, concretamente a partir del verso 12, y que dice lo siguiente:

 

Isa 52:13 He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto.

Isa 52:14 Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres,

Isa 52:15 así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.

 

Como puede ver, es el propio Dios de Israel quien estaba hablando en esa profecía. En ella Dios habla de un siervo suyo muy especial, el cual sería engrandecido y exaltado y puesto muy en alto. Esto es muy importante que lo entienda, ¡Dios mencionó a un siervo suyo que sufriría y moriría por los pecados o iniquidades de la nación de Israel!, su rostro sería desfigurado por los golpes, pero después del sufrimiento y la muerte de este siervo Dios lo engrandecería y exaltaría y sería puesto muy en alto, o dicho en otras palabras, después de su muerte ese siervo de Dios tan especial sería glorificado por Dios y exaltado hasta lo máximo. Los reyes de la tierra se someterán a este siervo Dios que murió por los pecados de la nación de Israel, es decir, que este siervo de Dios tan especial será quien gobernará a las naciones en el futuro, ¡¡él es el Mesías de Israel!!.

 

Ahora bien, los falsos rabinos judíos salen con el cuento falso de que dicho siervo de Dios se refiere únicamente a la nación Israel, o al pueblo judío, porque en el siguiente pasaje de Isaías se dice que Israel es siervo de Dios:

 

Isa 41:8 Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo.

Isa 41:9 Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché.

 

Observe como Dios dijo que Israel era su siervo, y entonces esos falsos rabinos judíos sacan la conclusión estúpida de que el siervo de Dios de Isaías 52 y 53 se refiere por tanto a la nación de Israel, pero ese argumento judío es de lo más falso e idiota, porque resulta que Dios también llamó “su siervo” no solo a Israel, sino también a Eliaquim:

 

Isa 22:20 En aquel día llamaré a mi siervo Eliaquim hijo de Hilcías.

 

A Abraham también Dios le llamó “mi siervo” (Gen.26:24).

A Moisés Dios también le llamó “mi siervo” (Num.12:7).

A Caleb también Dios lo llamó “mi siervo” (Num.14:24).

Al rey David Dios también lo llamó “mi siervo” (1Re.11:32).

 

Y así podría dar muchos ejemplos más donde Dios llamó “mi siervo” a otros muchos personajes bíblicos. Por lo tanto, ese argumento judío de que el siervo de Dios mencionado en Isaías 52 y 53 es la nación de Israel es un argumento de lo más falso y estúpido, ya que siguiendo esa misma lógica falsa judía, entonces ese siervo de Dios de Isaías 52 y 53 también podría decir que es Eliaquim, o Caleb, o David, o Moisés, etc, lo cual sería completamente falso y estúpido, ya que NINGUNO DE ESOS PERSONAJES BIBLICOS CUMPLIÓ LO QUE SE DICE EN ISAÍAS 52 Y 53. 

 

La nación de Israel de ninguna manera cumplió esa gran profecía de Isaías 52 y 53. Decir que ese siervo de Dios de Isaías 52 y 53 es la nación de Israel es una de las cosas más falsas e idiotas que los tipos más mentirosos se puedan inventar. 

Se puede demostrar muy fácilmente que ese siervo sufriente de Dios mencionado en Isaías 52 y 53 no es la nación de Israel, sino solamente un siervo de Dios que vivió en Israel hace casi 2000 años, y que además es el verdadero Mesías de Israel, y cuyo nombre es YESHUA, o transliterado al idioma griego es IESOUS, y en español JESÚS, el cual murió por las iniquidades o pecados de Israel y luego Dios el Padre le resucitó al tercer día y le exaltó hasta lo máximo, sentándolo a su derecha en su trono celestial, y que al final de los tiempos regresará del cielo con gran poder y gloria para gobernar a todas las naciones con “vara de hierro”, es decir, con justicia y sabiduría.

Es absolutamente imposible que ese siervo de Dios de Isaías 52 y 53 sea la nación de Israel, y es imposible por las siguientes razones:

 

a) En Isaías 52:14 leemos que ese siervo de Dios sería desfigurado su rostro, es decir, se está refiriendo a un solo ser humano, el pasaje habla en singular, no se refiere de ninguna manera a toda una nación como la de Israel, sino a una sola persona, que como veremos, se refiere al Mesías.

 

b) En Isaías 53:3 se le llama al siervo de Dios “varón de dolores”, indicando así por tanto que se refiere a un VARÓN, de ninguna manera se refiere a la nación de Israel. Además, observe que ese mismo versículo dice bien claro que la nación de Israel escondió de él el rostro, es decir, LA NACION DE ISRAEL RECHAZARIA A ESTE SIERVO DE DIOS, ¿lo entienden, señores judíos?, ¡¡la nación de Israel rechazaría a este siervo de Dios!!, entonces les pregunto: ¿como ese siervo de Dios va a ser la nación de Israel?, ¡es imposible!, ustedes, rabinos judíos, son unos falsarios, unos descerebrados y unos mentirosos. Si el pueblo de ustedes, Israel, rechazó a ese siervo de Dios, entonces no me vengan ustedes mintiendo como hijos del diablo diciendo que dicho siervo de Dios es la nación de Israel. Ustedes no estimaron a este varón enviado por Dios, y el cual es el verdadero Mesías de Israel, sino que le condenaron a muerte, fueron los pecados de ustedes los israelitas los que mataron al Mesías (Is.53:8).

 

c) En Isaías 53:4-5 leemos que este siervo de Dios moriría por las iniquidades o pecados de Israel, y por sus llagas esa nación sería curada del pecado, y no me vengan ustedes, rabinos judíos, diciendo la imbecilidad de que el pueblo judío cumple esa profecía, ya que el pueblo judío jamás ha muerto por los pecados de la nación de Israel, ni por las llagas de los judíos son curados los judíos. Solo ha existido un judío en toda la Historia que sí murió por los pecados de Israel y luego fue exaltado por Dios, y este varón de Dios era y es JESUCRISTO, al cual ustedes rechazan, le insultan y blasfeman contra él, diciendo que es un falso mesías y un falso profeta.

 

d) En Isaías 53:6 leemos que la nación de Israel se descarriaron como ovejas, pero IEVE cargó en su siervo los pecados de la nación de Israel. ¿Lo entienden, falsos rabinos?, el pasaje claramente diferencia a la nación de Israel, del siervo de Dios, por lo tanto, dejen ustedes de mentir de forma espantosa, diciendo que dicho siervo de Dios es la nación de Israel. ¿Cómo la nación de Israel llevaría los pecados de la nación de Israel?, ¡¡no me sean ustedes imbéciles, rabinos judíos!!

 

e) En Isaías 53:7 leemos que este siervo de Dios fue afligido y no abrió su boca, sino que como cordero fue llevado al matadero, profecía que solo JESUCRISTO cumplió, ya que él fue afligido, enmudeció delante de sus acusadores judíos, y al final como cordero fue llevado al matadero, pues fue clavado en un madero, como sacrificio perfecto, ¡¡Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!!, pero la nación de Israel no es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

 

f) En Isaías 53:8 leemos que este siervo de Dios por la rebelión del pueblo de Israel fue herido. Por lo tanto, falsos rabinos judíos, es IMPOSIBLE que este siervo de Dios sea el pueblo de Israel, ¡¡ya que el pueblo de Israel no fue herido por el pueblo de Israel!!. Sin embargo, el Mesías Jesús sí que fue herido por el pueblo de Israel, le condenaron a muerte y le mataron, pero Dios le resucitó al tercer día, tal como cuenta la Historia.

 

g) En Isaías 53:9 leemos que este siervo de Dios sería muerto, y que su sepultura sería dispuesta con los impíos, sin embargo, con los ricos sería en su muerte, pero no solo eso, este mismo pasaje dice que este siervo de Dios NUNCA HIZO MALDAD Y JAMÁS FUE HALLADO ENGAÑO EN SU BOCA. Ahora bien, ¿la nación de Israel cumple esa profecía?, ¡¡pues claro que no!!, solo un idiota elevado a la décima potencia podría decir que esa profecía la cumple la nación de Israel, por la sencilla razón de que la nación de Israel ha cometido muchas maldades en su historia, y los judíos han engañado y engañan a millones de personas, por lo tanto, este siervo de Dios de ninguna manera puede ser Israel.

Dicho siervo de Dios encaja perfectamente con un judío de hace casi 2000 años llamado Yeshua,  JESUCRISTO, ya que este Varón de Dios jamás hizo maldad, y jamás fue hallado engaño en su boca. Pero no solo eso, resulta que los líderes religiosos judíos establecieron que el cuerpo muerto de Jesús fuera arrojado a la fosa de los criminales, de los impíos, pero, tal como dice la profecía, con los ricos fue en su muerte, ya que un judío rico, llamado José de Arimatea, recogió el cuerpo muerto de Jesús y lo sepultó en su propio sepulcro escavado en la roca (Mt.27:57-60).

 

h) En Isaías 53:10 leemos que Dios quiso que este siervo suyo sufriera y muriera por los pecados de Israel, para de esta manera expiar o borrar los pecados de esa nación. Esto de ninguna manera encaja con la nación de Israel, ya que ellos no murieron para expiar los pecados de la nación de Israel, sin embargo, Jesús, el cordero de Dios, sí que murió por los pecados o iniquidades de Israel, para que así puedan ser expiados, borrados. Este verso 10 también dice que dicho siervo de Dios tendría linaje, es decir, hijos, y que además dicho siervo de Dios vivirá para siempre, por largos días.

Ahora observe atentamente, Jesús sí que tenía y tiene muchos hijos, y estos hijos son hijos espirituales, por eso es que Jesús llamó a sus discípulos “hijitos

 

Jua 13:33 Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir.

Jua 21:5 Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No.

 

Por lo tanto, Jesús también cumple perfectamente lo que dice el verso 10, él tiene linaje, hijos.

 

Y ahora observe un detalle tremendamente importante. Este verso 10 afirma también que este siervo de Dios VIVIRÁ PARA SIEMPRE, POR LARGOS DÍAS. Ahora bien, si Isaías 52 y 53 dice bien clarito que este siervo de Dios sufriría y moriría por los pecados o iniquidades de Israel, ¿cómo es posible que este siervo de Dios pueda vivir por largos días DESPUÉS de que él sufriera y muriera por los pecados de Israel?, piense bien en esta pregunta. La profecía de Isaías 52-53 enseña que este siervo de Dios sería muerto por los pecados de Israel, y es DESPUÉS de esta muerte del siervo de Dios cuando él viviría por siempre, por largos días, ¿y como es posible esto?, pues sencillamente por la RESURRECCIÓN de este siervo de Dios. Esta gran profecía de Isaías 52 y 53 no solo habla de la muerte del Mesías por los pecados de Israel, sino también de su resurrección, para que así él pueda vivir para siempre, por largos días. Este es un importantísimo detalle que millones de personas han pasado por alto, o no se han dado cuenta de él.

Y la pregunta lógica es: ¿qué siervo de Dios fue muerto por los pecados de Israel y resucitó después?, solo hubo uno: el Mesías de Israel, JESUCRISTO, el cual murió por las iniquidades de Israel, y luego el Dios supremo, el Padre celestial, le resucitó al tercer día, y cuando llegue el momento establecido por Dios este Mesías de Israel regresará del cielo para gobernar a todas las naciones con vara de hierro y con justicia (Mt.25:31-46, Ap.19:11-21).

Obviamente la nación de Israel no murió por los pecados de Israel, ni resucitó después. Repito, decir que ese siervo de Dios se refiere a la nación de Israel es una de las mayores mentiras del diablo, ya que la profecía de Isaías dice que este siervo de Dios jamás haría maldad, ni sería hallado engaño en su boca, pero la nación de Israel está llena de maldades y engaños, de modo que no nos venga ningún falso rabino judío descerebrado con ese cuento estúpido de que este siervo de Dios es Israel.

 

i) En Isaías 53:11 leemos que por medio de ese sacrificio del siervo de Dios, muchos serán justificados. De ninguna manera esta profecía la cumple la nación de Israel, pero sí que la cumplió Jesucristo, ya que por medio de su sacrificio en el madero somos justificados por medio de la fe:

 

Rom 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

Rom 5:9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.

 

j) En Isaías 53:12 leemos que este siervo de Dios llevaría el pecado de muchos y además oraría por los transgresores, es decir, por los malvados. Esta profecía por supuesto jamás la ha cumplido la nación de Israel, pero el Mesías Jesús sí la cumplió perfectamente al pie de la letra, ya que Jesús llevó el pecado de muchos en su cuerpo:

 

1Pe 2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

 

¿Oró Jesús por los transgresores?, ¡por supuesto que sí!, Jesús oró al Padre por esos transgresores o malvados que le condenaron a muerte y le clavaron en el madero:

 

Luc 23:33 Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

 

 Luc 23:34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

 

En fin, como puede ver, el siervo de Dios de Isaías 52 y 53 es solamente el Señor Jesucristo, el Mesías de Israel, el cual murió por los pecados de Israel, y luego Dios le resucitó al tercer día. No se deje engañar por esos rabinos falsos judíos que enseñan la gran mentira de que este siervo de Dios no es Jesús, sino la nación de Israel.

 

 

9

LA VERDADERA FE CRISTIANA ESTÁ BASADA EN HECHOS HISTÓRICOS

 

 

El falso rabino judío dice lo siguiente en su documento:

 

4) LA CREENCIA JUDIA ESTA BASADA UNICAMENTE EN LA REVELACION NACIONAL

A lo largo de la historia, miles de religiones han sido comenzadas por individuos, intentando convencer a la gente que el o ella eran verdaderos profetas de Di-s. Pero la revelación personal es una base extremadamente débil para una religión porque uno puede nunca saber si efectivamente es cierto. Ya que otros no escucharon a Di-s hablar a esta persona, ellos tienen que tomar su palabra. Incluso si el individuo afirmando la revelación personal lleva a cabo milagros, no hay aun verificación que el sea un profeta genuino. Los milagros no prueban nada. Todo lo que muestran- asumiendo que sean genuinos-- es que él tiene ciertos poderes. No tiene nada que ver con su afirmación de profecía.

El judaismo, único entre todas las grandes religiones del mundo, no se basa sobre "afirmación de milagros" como la base para su religión. De hecho, la Biblia dice que Di-s a veces concede el poder de hacer "milagros" a charlatanes, a fin de probar la lealtad judia a la Torah (Deuteronomio 13:4).

De las miles de religiones en la historia humana, solo el judaísmo basa su creencia en la revelación nacional-- o sea Di-s hablando a toda la nación. Si Di-s va a comenzar una religión, tiene sentido que El hable a todos, no solo a una persona.

Maimonides declara (Fundamentos de la Torah, capitulo 8):

Los judios no creemos en Moshe, nuestro maestro, debido a los milagros que llevo a cabo. Cada vez que la creencia de alguien esta basada en ver milagros, el tiene dudas persistentes, porque es posible que los milagros fueron llevados a cabo a través de magia o brujería. Todos los milagros llevados a cabo por Moshe en el desierto lo fueron debido a que eran necesarios, y no como prueba de su profecia.

Cual fue entonces la base de la creencia judia? La Revelación en Monte Sinai, la cual nosotros vimos con nuestros propios ojos y oímos con nuestros propios oídos, no dependiendo de testimonio de otros... como se dice, "Cara a cara, Di-s hablo con ustedes..." La Torah también declara: Di-s no hizo este pacto con nuestros padres, sino con nosotros-- que estamos todos aquí vivos hoy." (Deuteronomio 5:3)

El judaismo no es milagros. Es la experiencia presencial personal de cada hombre, mujer y chico, parados en Monte Sinai 3300 años atrás.

 

De esa manera los falsos maestros judíos que odian a Jesús y blasfeman contra él diciendo que era un emisario de Satanás y un falso mesías pretenden hacernos creer que el judaísmo es la única religión verdadera en el mundo. Sin embargo, como ya he demostrado en este documento, el libro sagrado del judaísmo, el Tanak, conocido como el Antiguo Testamento, HABLA DE JESÚS, en él se predice la venida del Mesías, el cual tendría que venir primero para morir por los pecados e iniquidades del pueblo de Israel, tal como vimos en Isaías 52 y 53. Por eso es que Jesucristo dijo estas palabras:

Luc 24:44  Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé,  estando aún con vosotros:  que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés,  en los profetas y en los salmos.

Luc 24:45  Entonces les abrió el entendimiento,  para que comprendiesen las Escrituras;

Luc 24:46  y les dijo:  Así está escrito,  y así fue necesario que el Cristo padeciese,  y resucitase de los muertos al tercer día;

Luc 24:47  y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones,  comenzando desde Jerusalén.

Luc 24:48  Y vosotros sois testigos de estas cosas.

 

Jua 5:39  Escudriñad las Escrituras;  porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna;  y ellas son las que dan testimonio de mí;

 

Ahí lo tiene. El Mesías Jesús dijo que el Tanak, las Sagradas Escrituras hebreas, hablan de él, como sucede por ejemplo en el famoso pasaje del Siervo sufriente de Isaías 52 y 53.

Ciertamente la verdadera fe judía se basa en hechos históricos, en la revelación de la santa ley de Dios por medio de Moisés, en el monte Sinaí. La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vino por medio de Jesucristo:

 

Jua 1:17  Pues la ley por medio de Moisés fue dada,  pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

 

En la ley dada por medio de Moisés NO SE MANIFESTÓ LA MISERICORDIA DE DIOS, sino la ira de Dios, la cual es fuego consumidor. Quien no cumpla perfectamente la ley de Dios, la toráh, está condenado a muerte. La santa ley de Dios condena a muerte a todo aquel que la quebrante, ¡eso no es misericordia, sino justicia!, sin embargo, Jesús trajo la gracia y la verdad, él mostró con su prójimo la misericordia de Dios, él sanaba a los enfermos y los dejaba libres de sus dolencias y enfermedades. El no vino a condenar a nadie, sino a salvar y a dar su vida en rescate de muchos, tal como Isaías 52 y 53 predice. Sin embargo, la nación de Israel le rechazó y le condenaron a muerte, tal como estaba profetizado, pero al tercer día Dios el Padre le resucitó de entre los muertos, y se apareció vivo a cientos de personas.

El falso rabino judío dice:

 

La Revelación en Monte Sinai, la cual nosotros vimos con nuestros propios ojos y oímos con nuestros propios oídos, no dependiendo de testimonio de otros.

 

Lo que dice ese falso rabino judío es una gran mentira, absolutamente estúpida y contradictoria. ¿Acaso ese judío estuvo presente en la revelación del Monte Sinai?, ¡pues claro que no!, él lo cree POR EL TESTIMONIO DE OTROS ESCRITORES EN EL TANAK. Por lo tanto, cuando él dice que esa revelación en el Sinaí no depende del testimonio de otros está mintiendo, es una absoluta burrada. El verdadero judaísmo por supuesto que depende del testimonio de otros, escrito en el Tanak, es decir, está basado en hechos históricos reales, contados por otros, y que quedaron plasmados en las Sagradas Escrituras Hebreas, el Tanak. ¡¡Pues exactamente lo mismo ocurre con una Revelación mucho mayor, como fue la Revelación o manifestación del verdadero Mesías de Israel, Jesucristo!!, esta revelación también está basada en hechos históricos demostrables, como fueron la muerte y resurrección de Jesucristo, unos hechos históricos que fueron VISTOS por los propios seguidores de Jesús, sus apóstoles. Veamos lo que dijeron dos de los principales apóstoles de Jesucristo: Pedro y Juan:

 

Hch 2:32  A este Jesús resucitó Dios,  de lo cual todos nosotros somos testigos.

Hch 3:13  El Dios de Abraham,  de Isaac y de Jacob,  el Dios de nuestros padres,  ha glorificado a su Hijo Jesús,  a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato,  cuando éste había resuelto ponerle en libertad.

Hch 3:14  Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo,  y pedisteis que se os diese un homicida,

Hch 3:15  y matasteis al Autor de la vida,  a quien Dios ha resucitado de los muertos,  de lo cual nosotros somos testigos.

 

Hch 4:20  porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.

Hch 5:30  El Dios de nuestros padres levantó a Jesús,  a quien vosotros matasteis colgándole en un madero.

Hch 5:31  A éste,  Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador,  para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.

Hch 5:32  Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas,  y también el Espíritu Santo,  el cual ha dado Dios a los que le obedecen.

 

Hch 10:38  cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret,  y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo,  porque Dios estaba con él.

Hch 10:39  Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén;  a quien mataron colgándole en un madero.

Hch 10:40  A éste levantó Dios al tercer día,  e hizo que se manifestase;

Hch 10:41  no a todo el pueblo,  sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano,  a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos.

 

1Jn 1:1  Lo que era desde el principio,  lo que hemos oído,  lo que hemos visto con nuestros ojos,  lo que hemos contemplado,  y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida

1Jn 1:2  (porque la vida fue manifestada,  y la hemos visto,  y testificamos,  y os anunciamos la vida eterna,  la cual estaba con el Padre,  y se nos manifestó);

1Jn 1:3  lo que hemos visto y oído,  eso os anunciamos,  para que también vosotros tengáis comunión con nosotros;  y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre,  y con su Hijo Jesucristo.

 

Ahí lo tiene bien claro. Los israelitas contemplaron el fuego que había en el Monte Sinai, cuando IEVE entregó la ley a Moisés, y ellos oyeron la voz de IEVE, lo cual les aterrorizaba. Pues los que vivieron con Jesús, sus apóstoles, también vieron, oyeron y palparon a Jesús el Mesías, ellos fueron testigos de su muerte y de su resurrección, es decir, la verdadera fe cristiana, igual que la fe judía, está basada en HECHOS HISTÓRICOS VERDADEROS, que fueron presenciados por testigos, y esos hechos quedaron registrados en el Tanak. De la misma manera, los hechos de Jesús, su muerte y resurrección, también quedaron registrados en lo que conocemos como el Nuevo Testamento. El testimonio de los apóstoles de Jesucristo fue totalmente verídico, hasta tal punto que ellos dieron sus vidas por lo que vieron y oyeron. No existe absolutamente nadie que se deje torturar y matar por algo que SABE que es mentira. Los apóstoles de Cristo se dejaron torturar y matar por predicar que Jesús es el Mesías, que murió y resucitó al tercer día, porque ellos fueron TESTIGOS de todo ello. Ellos lo vieron con sus ojos y palparon con sus manos.
Por supuesto que el verdadero judaísmo depende del testimonio de otros, es decir, de los israelitas que vieron la revelación de IEVE en el Sinaí, especialmente del testimonio escrito de Moisés, el cual fue quien vio a IEVE cara a cara.

Por consiguiente, ¡¡ese falso rabino miente descaradamente cuando dice que el judaísmo no depende del testimonio de otros!!. El testimonio de Moisés, registrado en el Tanak, o mejor dicho, en el Pentateuco, y el testimonio de los apóstoles de Cristo, registrado en el llamado Nuevo Testamento, fueron testimonios verdaderos e históricos, porque están basados en hechos históricos que sucedieron.

 

10

ESTAMOS ESPERANDO AL MESÍAS, JESÚS

 

El falso rabino judío, Shraga Simmons, termina su documento diciendo que ellos, los judíos, aun siguen esperando al Mesías. ¡¡Pero resulta que el Mesías ya vino, y es Jesús!!, tal como he demostrado en este documento. Él vino primero como el Siervo sufriente de Isaías 52 y 53, y cuando llegue el momento, él vendrá del cielo con gran poder y gloria, acompañado por todos sus santos, para reinar sobre todas las naciones de la tierra, tal como se predice en Zacarías 14:1-16. Observe como esa gran profecía dice que IEVE vendrá con todos sus santos, poniendo sus pies sobre el monte de los Olivos, el cual se partirá por la mitad formando en medio un gran valle, y entonces él comenzará a gobernar sobre el mundo desde la ciudad de Jerusalén.

Si se da cuenta, en Zacarías 14 al Mesías se le llama IEVE, porque él tiene el mismo nombre que su Padre celestial. El vendrá del cielo de forma visible, pues sus pies se posarán en la cima del Monte de los Olivos, exactamente el mismo monte desde el cual Jesús el Mesías fue alzado y llevado al cielo en una “nube” voladora (Hch.1:9-11). El propio Jesús predijo su futura venida gloriosa para reinar, él dijo que vendrá del cielo con todos sus santos ángeles, para juzgar a todas las naciones y para gobernar sobre ellas (Mt.25:31-46), dicho en otras palabras, Jesús se aplicó a sí mismo la profecía de Zacarías 14. Jesús se llama igual que su Padre celestial, IEVE, él es quien vendrá del cielo con todos sus santos, y entonces Jerusalén será el centro del gobierno mundial del Mesías Jesús, tal como se dice en la gran profecía de Zacarías 14:1-16.

Por consiguiente, los judíos esperan al Mesías, y los cristianos verdaderos también esperamos al Mesías, pero ese Rey Mesías es Jesús. Cuando él regrese del cielo con todos sus santos es entonces cuando la nación de Israel le verán llegar en las “nubes” del cielo y llorarán de sincero arrepentimiento, reconociendo que Jesús es el verdadero Mesías, al cual ellos traspasaron y rechazaron:

 

Zac 12:9  Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén.

Zac 12:10  Y derramaré sobre la casa de David,  y sobre los moradores de Jerusalén,  espíritu de gracia y de oración;  y mirarán a mí,  a quien traspasaron,  y llorarán como se llora por hijo unigénito,  afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.

Zac 12:11  En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén,  como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido.

Zac 12:12  Y la tierra lamentará,  cada linaje aparte;  los descendientes de la casa de David por sí,  y sus mujeres por sí;  los descendientes de la casa de Natán por sí,  y sus mujeres por sí;

Zac 12:13  los descendientes de la casa de Leví por sí,  y sus mujeres por sí;  los descendientes de Simei por sí,  y sus mujeres por sí;

Zac 12:14  todos los otros linajes,  cada uno por sí,  y sus mujeres por sí.

 

Tito Martínez

Email: las21tesis@gmail.com

 

Literatura complementaria de recomendada lectura:

 

1- LOS JUDÍOS MIENTEN SOBRE ISAÍAS 52 Y 53.

http://www.las21tesisdetito.com/isaias.htm

 

2- EL FALSO EVANGELIO DE LOS “EVANGÉLICOS”

http://www.las21tesisdetito.com/evangelio.htm

 

 

 

 

 

 

Haga clic en el siguiente enlace para volver a la