BUSCADOR INTERNO DE ESTE SITIO WEB

 

Por Tito Martínez

23 de noviembre de 2016

Ampliado y terminado el 5 de diciembre de 2016

 

Se recomienda que oiga estos dos debates que tuve con el famoso cura paposo Flaviano Amatulli Valente sobre el tema de María.

El cura Flaviano fue interpretado por el hermano Henry:

http://www.las21tesisdetito.com/las21tesis/debate_con_paposo5.mp3

http://www.las21tesisdetito.com/las21tesis/debate_con_paposo6.mp3

 

DESCARGUE ESTE LIBRO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

http://www.las21tesisdetito.com/maria.pdf

 

Para escuchar este libro en audio mp3:

http://www.las21tesisdetito.com/maria.mp3

 

 

ÍNDICE

 

1- LA ENSEÑANZA DE LA GRAN RAMERA.

2- MARÍA ERA VIRGEN CUANDO CONCIBIÓ A JESÚS.

3- Y NO LA CONOCIÓ HASTA QUE DIO A LUZ A SU HIJO PRIMOGÉNITO.

4- SU HIJO PRIMOGÉNITO.

5- ERAN HERMANOS BIOLÓGICOS, NO PRIMOS.

6- RESPUESTA AL PAPOSO EMBUSTERO FLAVIANO AMATULLI VALENTE.

7- MARÍA NO INTERCEDE POR NOSOTROS EN EL CIELO.

8- LA MUJER DE APOCALIPSIS 12 NO ES MARÍA.

9- MARÍA NO ES LA MADRE DE DIOS NI LA REINA DEL CIELO.

10- LOS FALSOS MILAGROS ATRIBUIDOS A MARIA.  

 

 

1

LA ENSEÑANZA DE LA GRAN RAMERA

 

En este librito usted va a conocer la verdad sobre María, tal como la enseña el Nuevo Testamento, y también va a conocer como la gran ramera romana, la iglesia católica romana, ha estado engañando al mundo durante cientos de años con esa doctrina satánica y perversa de la perpetua virginidad de María, doctrina inventada para hacer de María una especie de diosa que intercede por nosotros en el cielo.

La enseñanza oficial de la iglesia de Satanás en la tierra, la gran ramera romana, que es la iglesia católica romana, es que María permaneció siempre virgen, sin que jamás tuviera relaciones sexuales con su esposo José. Esta doctrina romana es una de las más grandes mentiras y estupideces que alguien pueda enseñar, y absolutamente contraria a la enseñaza del Evangelio, como veremos en este librito.

Esa doctrina católica romana de la perpetua virginidad de María es tan falsa e idiota como si decimos que en un matrimonio la esposa le dice a su esposo que ha decidido permanecer siempre virgen hasta el día de su muerte, algo que es diametralmente lo contrario de lo que enseña Dios en la Biblia, cuando dio el primer mandamiento a la especie humana, ordenando al primer matrimonio, Adán y Eva, que se unieran sexualmente y se multiplicaran (Gen.1:27-28). Imagínese usted que Eva le hubiera dicho a Adán lo siguiente: “Mira, Adán, sabemos que Dios nos ha dicho que nos unamos sexualmente y que nos multipliquemos llenando la tierra de nenes, pero yo he decidido permanecer siempre virgen, a perpetuidad, de modo que paso de ti y tu olvídate de mi”.

¿Qué diría usted de Eva si ella hubiera dicho eso a su esposo Adán?, pues sin duda diríamos que Eva era o bien una total retrasada mental, o una enviada de Satanás para desobedecer lo que Dios les mandó. ¡¡¡Pues esto mismo es lo que los idólatras paposos hijos de la gran ramera romana enseñan sobre María!!!, ellos en realidad están llamando perturbada mental a Maria, e igualmente ellos la consideran una enviada de Satanás, ya que según el asqueroso romanismo católico María no hizo ni caso a su esposo José, dejándolo en total abstinencia sexual, ya que según el papismo, María decidió permanecer siempre virgen hasta su muerte.

En este librito vamos a ir contestando y desenmascarando cada una de las espantosas mentiras satánicas enseñadas por la gran ramera, unas terribles mentiras que han engañado durante siglos a miles de millones de católicos fanatizados e ignorantes totales de la verdadera doctrina cristiana.

 

 

2

MARÍA ERA VIRGEN CUANDO CONCIBIÓ A JESUS

 

Cualquiera que lea el Nuevo Testamento y crea lo que se dice en él se dará cuenta que María era virgen cuando concibió a Jesús en su seno, esto lo puede leer usted en Mateo1:18-25 y Lucas 1:26-38. Ahora bien, el hecho de que María fuera virgen en el momento de la concepción sobrenatural de Jesús, ¡¡eso no significa que ella permaneciera siempre virgen hasta el día de su muerte!!. Los que enseñan que María siempre fue virgen, porque ella era virgen cuando concibió a Jesús en su seno, están diciendo algo demencial y anticristiano por los cuatro costados.

María, como esposa de José que era, tuvo más hijos e hijas después del nacimiento de Jesús, como iré demostrando en este librito.

Que un matrimonio tenga hijos es lo más natural y bíblico. Lo que sería absurdo, antibiblico y demencial es que José y María, estando casados, jamás hubieran tenido relaciones sexuales.

Observe que el Evangelio dice bien claro que María estaba DESPOSADA con José antes que se juntasen, es decir, ¡¡antes de que tuvieran unión sexual!! (Mt.1:18). Este pasaje es impresionante y revelador, pues dice bien claro que ella concibió a Jesús en su seno ANTES DE QUE JOSÉ SE ACOSTARA CON ELLA, con lo cual está diciendo el pasaje bien claro que José sí que tuvo relaciones sexuales con María después del nacimiento de Jesús. Fue el poder de Dios lo que hizo que María concibiera a Jesús en su seno, sin contacto sexual con José, pero luego su esposo José se unió sexualmente a ella y tuvieron más hijos, al menos seis hijos más, cuatro varones, y por lo menos dos hijas, tal como dice el Evangelio, y que luego veremos.

En la cultura hebrea de esa época cuando una novia estaba desposada con el novio significaba que estaba COMPROMETIDA CON ÉL, se podía decir que ya era su esposa, pero sin tener aún una unión sexual con el esposo. El sexo entre ambos era el sello de esa unión, era la consumación de ese matrimonio, y esa consumación matrimonial la tuvieron José y María después del nacimiento de Jesús, sin embargo, para la iglesia de Satanás en la tierra, la iglesia católica romana, esa consumación sexual matrimonial entre José y María era un gran pecado, y por eso es que esa iglesia del diablo se inventó esa patraña de que María permaneció siempre virgen, hasta el día de su muerte, rechazando todo tipo de deber conyugal con su esposo José y de esa manera ellos convirtieron a María en una especie de diosa virgencita que luego ascendió al cielo en cuerpo y alma, y desde ahí intercede por los seres humanos. Todas estas mentiras de la gran ramera romana con respecto a María las voy a ir desenmascarando en este librito.

 

 

3

Y NO LA CONOCIÓ HASTA QUE DIO A LUZ A SU HIJO PRIMOGÉNITO

 

Leamos este pasaje de la Escritura:

 

Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito;  y le puso por nombre JESÚS. (Mt.1.25).

 

La palabra "conocer" en el contexto bíblico y matrimonial indica siempre tener relaciones sexuales, es decir, José no se acostó con María hasta que dio a luz a su hijo primogénito, Jesús, ¡¡lo cual demuestra bien claro que José sí que tuvo sexo con María y tuvieron más hijos después del nacimiento de Jesús!!, como cualquier matrimonio normal. Este pasaje de Mateo hay que leerlo a la luz de este otro que se encuentra en el verso 18:

 

El nacimiento de Jesucristo fue así:  Estando desposada María su madre con José,  antes que se juntasen,  se halló que había concebido del Espíritu Santo.

 

El texto es más claro que el agua pura. Dice que ANTES que José y María se JUNTASEN SEXUALMENTE, es decir, antes de que José la conociera en la cama y tuviera coito sexual con ella, María ya había concebido a Jesús por medio del poder de Dios, por medio de su espíritu. Estos dos pasajes bíblicos destrozan esa doctrina de la gran ramera romana de que María permaneció siempre virgen hasta su muerte.

La interpretación que la jerarquía católica romana da al pasaje de Mateo 1:25 es de lo más falsa y perversa. Veamos lo que dice uno de estos hijos de la gran ramera romana, el famoso cura paposo llamado Flaviano Amatulli Valente:

 

 “Y María no tuvo relación con José hasta que nació Jesús” (Mt I, 25).

«Hasta que» no quiere decir que después sí hubo relaciones entre María y José. Se quiere afirmar sencillamente que Jesús nació por obra del Espíritu Santo y sin la participación de San José. Este es el tema que se está tratando. Por lo que se refiere el futuro, no se afirma nada.

Es como si yo dijera: «Hasta que salí de la ciudad, no hubo ninguna huelga de camiones». Con esto no quiero decir que después sí hubo huelga de camiones.

Con respecto a esta manera de expresarse, la misma Biblia dice:

“Mikol no tuvo hijos hasta el día de su muerte” (2Sam VI, 23).

¿Qué quiere decir? ¿Que después de su muerte sí tuvo hijos? Claro que no. Veamos otro ejemplo:

“Siéntate a mi derecha, hasta que haga de tus enemigos el estrado de tus pies” (Sal CX, 2).

¿Qué quiere decir? ¿Que después ya no estará sentado a su derecha? Claro que estará sentado siempre a su derecha.

A este respecto se puede ver también estas citas: Gen VIII, 7; XXVIII, 15: Mt XXVIII, 20.

https://bibliaytradicion.wordpress.com/2011/05/27/la-virgen-maria-por-el-r-p-flaviano-amatulli-valente-fmap/#17

 

Respondamos a ese falso argumento satánico de ese cura engañador y fanático llamado Amatulli:

 

1- Él dice que la frase "hasta que" no quiere decir que José y María tuvieron relaciones sexuales después del nacimiento de Jesús. Eso que dice ese cura embustero e idólatra es una espantosa mentira. Ya hemos visto como en Mateo 1:18 se dice bien claro que José y María SE JUNTARON SEXUALMENTE después del nacimiento de Jesús, el texto más claro no puede ser. Antes de que ellos se acostaran y tuvieran relaciones sexuales como cualquier matrimonio normal, María había concebido a Jesús por el poder de Dios. Por lo tanto, cuando Mateo 1:25 dice que José no conoció a María hasta que dio a luz a su hijo primogénito, ¡¡está diciendo lo mismo que dice el verso 18!!, es decir, que José y María sí que tuvieron relaciones sexuales matrimoniales después del nacimiento de Jesús.

 

2- Los ejemplos que ha puesto ese cura engañador son falsos y estúpidos. El cura embustero dice esto:

 

«Hasta que salí de la ciudad, no hubo ninguna huelga de camiones». Con esto no quiero decir que después sí hubo huelga de camiones.

 

Eso que dice el cura paposo es mentira. Esa frase por supuesto que indica que cuando él salió de la ciudad sí que hubo huelga de camiones, o dicho en otras palabras, mientras ese sujeto estaba en la ciudad, no había huelga de camiones, pero cuando él salió de la ciudad, entonces es cuando comenzó esa huelga de camiones.

Después dice esto el cura paposo embustero:

 

“Mikol no tuvo hijos hasta el día de su muerte” (2Sam VI, 23). ¿Qué quiere decir? ¿Que después de su muerte sí tuvo hijos? Claro que no.

 

El ejemplo que pone el cura es de lo más falso e idiota, y solo un auténtico hijo del diablo podría poner un ejemplo como ese. Mikol no tuvo hijos por la sencilla razón de que murió, ¡¡por eso es que dice que no tuvo hijos hasta EL DÍA DE SU MUERTE!!. Obviamente cuando uno muere ya no puede tener hijos. Realmente al farsante cura Flaviano se le cayeron todos los tornillos de la cabeza y no razona.

Después dice lo siguiente ese cura analfabeto bíblico y engañador:

 

“Siéntate a mi derecha, hasta que haga de tus enemigos el estrado de tus pies” (Sal CX, 2).

¿Qué quiere decir? ¿Que después ya no estará sentado a su derecha? Claro que estará sentado siempre a su derecha.

 

El Evangelio dice que Jesús está ahora sentado a la derecha de Dios en el cielo, INTERCEDIENDO POR LOS SUYOS, vamos a leerlo:

 

¿Quién es el que condenará?  Cristo es el que murió;  más aun,  el que también resucitó,  el que además está a la diestra de Dios,  el que también intercede por nosotros. (Ro.8:34).

 

Jesús, desde que ascendió al cielo, aboga en el cielo por sus discípulos, es decir, intercede por ellos ante el Padre, estando sentado a la derecha de Dios en el propio trono de su Padre celestial (1Jn.2:1, Ap.3:21). Observe bien ese pasaje de Apocalipsis 3:21, pues ahí dijo Jesús bien claro que él se sentó en el trono DE SU PADRE, ¡¡no en su propio trono!!, es decir, Jesús se sentará en su propio trono en el futuro, cuando él venga en gloria (Mt.25:31). ¡¡El estar sentado en el trono del Padre celestial, a su derecha, ES SOLO ALGO TEMPORAL, NO ETERNO!!.

Observe que esa labor de abogacía o intercesión por nosotros Jesús la hace MIENTRAS ÉL ESTÉ SENTADO A LA DERECHA DE DIOS.

Cuando Cristo venga en gloria, y su verdadera Iglesia sea glorificada y salvada ya no hará falta que Jesús siga haciendo su labor de intercesión por los verdaderos cristianos, y por lo tanto, Jesús dejará de estar sentado a la derecha de Dios en el cielo, ya que él estará sentado a partir de entonces EN SU PROPIO TRONO GLORIOSO (Mt.25:31). Es entonces cuando todos sus enemigos serán puestos por estrado de sus pies, es decir, serán sometidos por Cristo bajo su reinado.

Por lo tanto, esto demuestra de forma irrefutable que llegará un momento cuando ya no hará falta que Jesús esté sentado a la derecha de Dios intercediendo por los suyos, sino que entonces Jesús se sentará en su propio trono glorioso para juzgar a todas las naciones y gobernarlas. De modo que lo que dice ese cura engañador y analfabeto bíblico llamado Amatulli Valente es una gran mentira del diablo, pues la labor de mediador o intercesor que Jesús está realizando en el cielo por los suyos, a la derecha del Dios Padre, es solamente TEMPORAL, ¡¡no eterna!!, y esta labor intercesora terminará cuando él venga en gloria y se siente en su propio trono glorioso, tal como dijo Jesús en Mateo 25:31.

Por consiguiente, cuando Mateo 1:25 dice que José no conoció a María HASTA que dio a luz a su hijo primogénito, Jesús, significa sencillamente que José sí que tuvo relaciones sexuales normales con su esposa María después del nacimiento de Jesús, algo que es repetido en Mateo 1:18, donde se dice bien claro que José sí que se juntó sexualmente con María su esposa después del nacimiento de Jesús.

Pero no solo eso, el pasaje dice también que Jesús era el hijo PRIMOGÉNITO de María, indicando así que luego vinieron más hijos, tal como demostraré en el siguiente apartado.

 

4

SU HIJO PRIMOGÉNITO

 

La gran ramera romana, el catolicismo romano, enseña que Jesús era el hijo UNIGÉNITO de María, es decir, según ellos, María solo tuvo un hijo, Jesús. Ahora bien, resulta que el Evangelio JAMÁS dice que Jesús fuera el hijo unigénito de María, ya que el Evangelio dice bien claro que Jesús es el Hijo unigénito solamente DEL DIOS PADRE (Jn.3:16). Llamar a Jesús "el hijo unigénito de María" es una de la mayores mentiras del diablo enseñada por su iglesia en la tierra, que es la iglesia católica romana, la iglesia de Satanás en la tierra. Recuerde que así como hay una Iglesia verdadera de Dios en la tierra, también el diablo tiene su propia iglesia, ¡¡la cual se hace pasar por la iglesia de Dios!!, y esta iglesia de Satanás en la tierra el Apocalipsis la llama "la gran ramera" (Ap.17:5), teniendo su sede o centro de poder en Roma, la ciudad de las siete colinas.

El Evangelio dice que Jesús era el hijo PRIMOGÉNITO de María, y como veremos seguidamente, esta palabra, "primogénito", no significa solamente el primer hijo en nacer, sino que indica también que luego vinieron más hijos, como demostraré seguidamente con la propia Biblia.

Antes que nada he de decir que la palabra "primogénito" tiene varios significados. En la Biblia un primogénito puede significar un hijo PREDILECTO del padre, o el principal rey, sin connotación alguna con su nacimiento. Por ejemplo, la Biblia dice que el rey David era primogénito, el más excelso o importante de los reyes de la tierra (Sal.89:27). Sin embargo, cuando la palabra "primogénito" está conectada con el nacimiento biológico de un hijo, siempre se refiere al primer nacido de la madre, indicando además que LUEGO VINIERON MÁS HIJOS, esto lo puede comprobar usted leyendo los siguientes pasajes: Gen.22:21, 25:13, 36:15, 46:8, Exo.6:14, 22:29, 1Sam.8:2, etc.. Hay cientos de pasajes bíblicos más, pero con esos son suficientes.

Como puede ver, según la Biblia el niño primogénito nacido de mujer era siempre el primer nacido de la madre, y bíblicamente hablando esto significaba que él era el primero en nacer ENTRE OTROS HERMANOS que nacían después, arriba ya he puesto los ejemplos bíblicos.

Por lo tanto, cuando el Evangelio dice que Jesús era el hijo primogénito de María sin ninguna duda significa que luego María tuvo con José más hijos, cuyos nombres son mencionados en el Evangelio, cuatro varones, y al menos dos hembras, como demostraré más adelante, y estos otros hermanos de Jesús NO ERAN PRIMOS, como falsamente enseña la gran ramera romana, sino que eran hermanos carnales y biológicos de Jesús, hijos de su padre José y de su madre María, tal como la propia Biblia profetizó en este impresionante pasaje, que es un salmo mesiánico:

 

"He sido extraño de mis hermanos, y extraño a los hijos de mi madre. Porque me consumió el celo de tu casa; y los denuestos de los que te vituperaban, cayeron sobre mí". (Sal.69:8-9).

 

Esta tremenda profecía mesiánica LA CUMPLIÓ JESÚS, tal como puede comprobarlo en Juan 2:17 y Romanos 15:3.

Observe como ese salmo mesiánico habla bien claro de los HERMANOS CARNALES de Jesús, y para dejar claro que eran sus hermanos biológicos, dice el pasaje "los hijos de mi madre", indicando así de forma irrefutable que María, la madre de Jesús, tuvo más hijos, y estos hijos biológicos de María y de José al principio no creían en Jesús, eran extraños para él, tal como dice ese salmo mesiánico, y confirmado en el pasaje de Juan 7:3-5.

Ese Salmo 69 es una prueba bíblica absolutamente irrefutable que demuestra que María no solo tuvo a Jesús, sino que además tuvo más hijos biológicos, los cuales nacieron después de Jesús, y estos hijos biológicos de María no creían en Jesús durante su ministerio terrenal. Por lo tanto, esa doctrina de la gran ramera romana de la perpetua virginidad de María es una de las mayores mentiras de Satanás introducida por su iglesia en la tierra, que es la gran ramera, y con esa espantosa mentira del diablo de la perpetua virginidad de María la iglesia falsa, la gran ramera, ha engañado durante cientos de años a miles de millones de católicos fanáticos e ignorantes de la verdadera doctrina cristiana, sin embargo, ¡¡ahora usted, por medio de este librito, está conociendo toda la verdad sobre este tema!!.

 

 

5

ERAN HERMANOS BIOLÓGICOS, NO PRIMOS

 

La gran ramera romana enseña que los hermanos de Jesús mencionados en el Evangelio no eran hermanos carnales o biológicos, sino que eran primos, y con esa mentira satánica el catolicismo romano engaña a millones de católicos, haciéndoles creer que María fue siempre virgen, y que no tuvo más hijos con su esposo José.

Vamos a desenmascarar esa gran mentira del catolicismo romano. Primero leamos los pasajes bíblicos donde se mencionan los hermanos de Jesús, y los vamos a ir comentando uno por uno:

 

Mat 12:46  Mientras él aún hablaba a la gente,  he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera,  y le querían hablar.

Mat 12:47  Y le dijo uno:  He aquí tu madre y tus hermanos están afuera,  y te quieren hablar.

Mat 12:48  Respondiendo él al que le decía esto,  dijo:  ¿Quién es mi madre,  y quiénes son mis hermanos?

Mat 12:49  Y extendiendo su mano hacia sus discípulos,  dijo:  He aquí mi madre y mis hermanos.

Mat 12:50  Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos,  ése es mi hermano,  y hermana,  y madre.

 

Como puede ver, ese pasaje habla de los hermanos de Jesús, JUNTAMENTE CON SU MADRE MARÍA, algo que sería completamente ridículo si esos hermanos de Jesús fueran sus primos, ya que si se menciona a la madre, ¡¡es lógico que los que acompañaban a su madre fueran sus HIJOS BIOLÓGICOS!!, no sus sobrinos.

La palabra griega que se utiliza en esos pasajes que hablan de los hermanos de Jesús es ADELFÓS.

Pues bien, veamos lo que dice la famosa Concordancia de Strong sobre esta palabrita griega:

 

G80

 ἀδελφός adelfós; de G1 (como partícula de conexión) y δελφύς delfús (vientre); hermano (lit. o fig.) cercano o remoto [muy parecido a H1]:-hermano.

 

Como puede ver, esta palabra griega significa "hermano".

Ahora bien, la palabra "hermano" se puede interpretar en la Biblia de varias maneras, por ejemplo, la palabra "hermano" se puede referir a un hermano carnal, hijo de la misma madre (Gen.4:2, 14:12, Mt.4:18, etc.). También se puede referir a un pariente cercano, como un sobrino o un primo. Lot era sobrino de Abraham (Gen.11:27), sin embargo, Abraham le llamó "hermano" (Gen.13:8). Por lo tanto, en estos casos, la palabra "hermano" se refiere a un PARIENTE, que puede ser un hermano carnal o biológico, o se puede referir a un sobrino o a un primo.

La palabra "hermano" también es utilizada en la Biblia para referirse a un parentesco de raza, y también a un parentesco ESPIRITUAL, es decir, hermanos en la fe, por ejemplo, Pedro y Pablo llamaron a sus hermanos de raza, los israelitas, "hermanos" (Hch.2:29, 13:26), y los apóstoles llamaban también al resto de cristianos "hermanos", ya que eran hermanos en la misma fe o doctrina (Hch.6:3, 9:30, 15:3, Ro.1:13,  etc.).

Por lo tanto, ponga mucha atención: como ya he demostrado, la palabra "hermano" se puede referir en la Biblia a un hermano carnal, biológico. Se puede referir a un pariente, como un primo o un sobrino. También se puede referir a su propio pueblo, como el pueblo hebreo, y también a los hermanos espirituales, es decir, los hermanos en Cristo.

Por consiguiente, para saber a qué clase de hermanos se refieren esos pasajes que hablan de los hermanos de Jesús solo hay una manera de saberlo: ¡¡POR EL CONTEXTO!!. Es únicamente el contexto lo que nos puede aclarar a qué clase de hermanos se refieren esos pasajes que hablan de los hermanos de Jesús.

Pues bien, en cada uno de los contextos donde se habla de los hermanos de Jesús solo se pueden referir a hermanos CARNALES, biológicos, hijos de la misma madre. Recuerde el impresionante pasaje del Salmo 69:8-9, donde se refiere proféticamente a Jesús, el Mesías, y se habla de sus hermanos, HIJOS DE LA MISMA MADRE. Por lo tanto, esos hermanos de Jesús mencionados en el Evangelio solo pueden referirse a sus hermanos carnales, hijos de su madre María, pues observe que en esos pasajes esos hermanos de Jesús están unidos o conectados con su madre María, ellos acompañaban a su madre María, ¡¡indicando así de forma irrefutable que eran sus HIJOS BIOLÓGICOS, hijos que María tuvo, como es lógico, con su esposo José.

Este pasaje de Mateo 12:46-50 es muy interesante, ya que se mencionan los dos tipos de hermanos: los hermanos biológicos, hijos de María, y también sus hermanos espirituales, que son los que hacen la voluntad del Padre celestial.

 

Mat 13:54  Y venido a su tierra,  les enseñaba en la sinagoga de ellos,  de tal manera que se maravillaban,  y decían:  ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros?

Mat 13:55  ¿No es éste el hijo del carpintero?  ¿No se llama su madre María,  y sus hermanos,  Jacobo,  José,  Simón y Judas?

Mat 13:56  ¿No están todas sus hermanas con nosotros?  ¿De dónde,  pues,  tiene éste todas estas cosas?

 

Este pasaje de Mateo nos da todavía más detalles de esos hermanos carnales de Jesús, ya que se dan los nombres de los cuatro hermanos varones, y también se mencionan todas sus hermanas, lo cual significa que Jesús al menos tenía dos hermanas carnales, hijas de su madre María. Los nombres de esos hermanos varones carnales de Jesús eran Jacobo (o Santiago), José, Simón y Judas. Observe que esos hermanos de Jesús están mencionados juntamente con su madre María, indicando así de forma irrefutable que eran hijos biológicos de María, ¡no eran sobrinos de María!, sino hijos suyos, fruto de su unión sexual con su esposo José.

 

Mar 3:31  Vienen después sus hermanos y su madre,  y quedándose afuera,  enviaron a llamarle.

Mar 3:32  Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo:  Tu madre y tus hermanos están afuera,  y te buscan.

 

Una vez más en este pasaje se mencionan a los hermanos de Jesús, acompañando a su madre María, lo cual demuestra que esos hermanos de Jesús eran hijos biológicos de María. Sería totalmente falso y ridículo decir que esos hermanos de Jesús eran primos de Jesús, ya que si acompañaban a su madre María significa que eran hijos biológicos de su madre.

 

Luc 8:19  Entonces su madre y sus hermanos vinieron a él;  pero no podían llegar hasta él por causa de la multitud.

Luc 8:20  Y se le avisó,  diciendo:  Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.

 

Exactamente lo mismo que el anterior pasaje. Los hermanos de Jesús están unidos a su madre María, indicando así que esos hermanos eran sus hermanos biológicos, hijos de José y de María.

 

Jua 2:12  Después de esto descendieron a Capernaum,  él,  su madre,  sus hermanos y sus discípulos;  y estuvieron allí no muchos días.

 

Este pasaje es muy interesante, ya que una vez más se menciona a la madre de Jesús siendo acompañada por sus hermanos, indicando así que esos hermanos de Jesús eran hijos biológicos de su madre María. Pero además el pasaje menciona también a sus discípulos, es decir, ¡¡hace una clara diferencia entre esos hermanos carnales de Jesús, y sus discípulos!!.

 

Jua 7:3  y le dijeron sus hermanos:  Sal de aquí,  y vete a Judea,  para que también tus discípulos vean las obras que haces.

Jua 7:4  Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto.  Si estas cosas haces,  manifiéstate al mundo.

Jua 7:5  Porque ni aun sus hermanos creían en él.

 

Este pasaje aclara aún más este asunto de los hermanos de Jesús, ya que en él se dice que, en ese momento, sus hermanos no creían en él, es decir, los demás hijos de María no creían en Jesús durante el tiempo de su ministerio. Ellos se convirtieron a Cristo después de la resurrección de Jesús, cuando él se apareció a ellos, fue a partir de esa conversión de los hermanos carnales de Jesús cuando uno de sus hermanos, Santiago (Jacobo), se convirtió en uno de los tres principales líderes de la iglesia de Jerusalén (Gal.2:9).

 

Hch 1:13  Y entrados,  subieron al aposento alto,  donde moraban Pedro y Jacobo,  Juan,  Andrés,  Felipe,  Tomás,  Bartolomé,  Mateo,  Jacobo hijo de Alfeo,  Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo.

Hch 1:14  Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego,  con las mujeres,  y con María la madre de Jesús,  y con sus hermanos.

 

Este pasaje es muy importante, ya que en él se narra lo que ocurrió después de la resurrección de Jesús, y después de que Jesús se fuera al cielo. El primer Jacobo (Santiago), mencionado en ese pasaje era uno de los hermanos carnales de Jesús. Simón y Judas también eran hermanos carnales de Jesús, pues se mencionan sus nombres en Mateo 13:55. Por eso es que el pasaje menciona luego a María su madre, juntamente con sus hermanos, es decir, sus hermanos carnales, hijos de María, ¡¡los cuales todos ellos ya se habían convertido a Cristo después de resucitar!!

 

Gál 1:19  pero no vi a ningún otro de los apóstoles,  sino a Jacobo el hermano del Señor.

 

En este pasaje el apóstol Pablo mencionó a uno de los hermanos carnales de Jesús, Jacobo (Santiago). Recuerde que este Jacobo o Santiago era uno de los hermanos carnales de Jesús que acompañaban a su madre María, sin embargo, en ese tiempo Jacobo y el resto de sus hermanos carnales aun no creían en Jesús (Jn.7:3-5).

 

6

RESPUESTA AL PAPOSO EMBUSTERO FLAVIANO AMATULLI VALENTE

 

En este apartado voy a responder a los argumentos falsos y diabólicos que el famoso cura paposo, Flaviano Amatulli Valente, esgrime para enseñar la mentira satánica de la perpetua virginidad de María.

Este cura embustero dice lo siguiente:

 

Cuando se habla de la familia de Nazaret, se mencionan siempre Jesús, María y José. Nunca se mencionan otros hermanos.

“Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua” (Lc II, 41).

“Se pusieron a buscarlo entre sus parientes y conocidos” (Lc II, 44).

“Hijo, ¿por qué te has portado así?” (Lc II, 48).

“Su madre guardaba fielmente en su corazón todas esas cosas” (Lc II, 51).

¿Dónde estaban, pues, los «hermanos de Jesús»? No los encontramos, cuando María y José buscaban a Jesús en el Templo de Jerusalén; no los encontramos en las bodas de Caná ni en la crucifixión de Jesús. Es que no existe ningún hermano carnal de Jesús.

Fíjense bien: Nunca la Biblia dice que los «hermanos de Jesús» fueran «hijos de María». Solamente Jesús es mencionado como «hijo de María» (Mt I, 18; II, 11; Lc II, 34; Mc VI, 3; Jn II, 1; etc.).

“A los tres días se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús era de la fiesta” (Jn II, 1).

Si María hubiera tenido más hijos ¿por qué aquí se menciona solamente como «la madre de Jesús»?

 

Respondamos a ese paposo embustero hijo de la gran ramera romana:

 

1- Ese sujeto dice que cuando el Evangelio habla de la familia de Jesús, solo se menciona a Jesús, a María y a José, nunca a otros hermanos de Jesús. Ya he demostrado más arriba como miente ese engendro del diablo disfrazado de cura "piadoso" paposo. En los pasajes del Evangelio que ya hemos estudiado más arriba se mencionan claramente a los HERMANOS de Jesús, acompañando a su madre María, y he demostrado bien claro que esos hermanos de Jesús eran únicamente sus hermanos carnales, hijos biológicos de su madre María y de su padre humano José.

 

2- Los hermanos carnales de Jesús no son mencionados cuando Jesús, a la edad de 12 años, se quedó en Jerusalén enseñando a los rabinos en el templo, por la sencilla razón de que esos hermanos pequeños de Jesús AUN NO HABÍAN NACIDO, y suponiendo que hubieran ya nacido, es completamente lógico que, al ser tan pequeños, no hubieran subido a Jerusalén con José, María y Jesús a celebrar la pascua, sino que esos otros hermanos pequeños de Jesús se quedaron en Nazaret siendo cuidados por otros parientes de José y de María. El hecho de que en ese pasaje de Lucas 2 no se mencionen a los hermanos carnales de Jesús eso no significa que no los tuviera.

Pondré un sencillo ejemplo: un matrimonio tienen siete hijos. El hijo mayor tiene 12 años, y los otros seis hijos son pequeños. Entonces el padre y la madre deciden viajar a otra ciudad alejada para celebrar una fiesta. Sería completamente ridículo pensar que el padre y la madre tomaran a todos sus siete hijos para hacer el viaje a esa ciudad para celebrar la fiesta. Lo lógico es que los niños pequeños de ese matrimonio se queden con otros familiares cuidándoles, y el matrimonio se lleve solamente al hijo más mayor que tiene 12 años. Pues esto mismo es lo que hicieron José y María, ellos se llevaron solamente a su hijo mayor, Jesús, para celebrar la fiesta de Pascua en Jerusalén. El resto de hermanos pequeños de Jesús o bien aun no habían nacido, o estaban al cuidado de otros parientes. Imagínese usted el problema tan grande que José y María hubieran tenido si se hubieran llevado a la fiesta de la Pascua a todos sus siete hijos, casi todos ellos pequeños. ¡¡Esta es la razón por la cual en Lucas 2 solo se menciona a Jesús, y no al resto de hermanos carnales de Jesús!!.

 

3- El paposo y embustero cura hijo de la gran ramera romana afirma que los hermanos de Jesús no se mencionan tampoco en las bodas de Caná que aparecen en Juan 2.

El argumento que esgrime el cura paposo es de lo más falso, satánico e idiota. Por supuesto que los hermanos carnales de Jesús sí que estaban en esas bodas de Caná, acompañando a su madre María, y estando también Jesús con ellos, como demostraré en el siguiente pasaje, que está en Juan 2:12, y que dice esto:

 

Después de esto descendieron a Capernaum,  él,  su madre,  sus hermanos y sus discípulos;  y estuvieron allí no muchos días.

 

El texto es bien claro, en esas bodas de Caná estuvieron Jesús, su madre María, SUS HERMANOS, y también sus discípulos. A quien no se menciona es a José, posiblemente porque murió. Todos ellos descendieron desde Caná hasta la ciudad de Capernaum.

 

4- El cura paposo Amatulli dice después que María no tenía más hijos biológicos, porque en el pasaje de la muerte de Jesús en el madero no se mencionan a esos hermanos carnales de Jesús.

Estos paposos embusteros e idólatras dicen también que como Jesús encomendó el cuidado de su madre solamente a su discípulo Juan, entonces significa que María no tenía más hijos, porque si hubiera tenido más hijos entonces Jesús no se la habría encomendado solamente a Juan, sino que habría dejado a sus hermanos carnales el cuidado de su madre.

Como voy a demostrar, ese argumento que esgrime la gran ramera romana es totalmente falso y satánico, inventado por ellos para basar su maldita y perversa MARIOLATRIA, y para enseñar esa gran mentira de que María es la madre de todos los cristianos que intercede por nosotros en el cielo.

Vamos a refutar y contestar a ese argumento diabólico de la gran ramera, un argumento perverso que ha engañado a millones de paposos y de paposas ignorantes hijos de la gran ramera romana.

Los hermanos carnales de Jesús no son mencionados en el pasaje de la muerte de Jesús en el madero por una razón muy sencilla: PORQUE ESOS HERMANOS CARNALES DE JESÚS NO CREÍAN EN ÉL, es decir, no creían que Jesús era el verdadero Mesías que tenía que morir, por eso es que en el día de su muerte no se encontraban ahí al pie del madero, viendo como su hermano mayor, Jesús, agonizaba y moría. Vamos a leer el pasaje:

 

Jua 7:3  y le dijeron sus hermanos:  Sal de aquí,  y vete a Judea,  para que también tus discípulos vean las obras que haces.

Jua 7:4  Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto.  Si estas cosas haces,  manifiéstate al mundo.

Jua 7:5  Porque ni aun sus hermanos creían en él.

 

Por lo tanto, al no creer en Jesús esos hermanos carnales, es lógico que en el momento de la muerte de Jesús ellos no estuvieran presentes ahí, sino solamente su madre María, además de otras mujeres, y también el apóstol Juan, los cuales sí que creían en Jesús.

¿Por qué Jesús encomendó solamente a su discípulo Juan el cuidado de su madre?, el pasaje se encuentra en Juan 19:26-27.

Los paposos dicen que si María hubiera tenido más hijos biológicos, entonces esos hijos hubieran cuidado de su madre.

Desenmascaremos esa falacia satánica paposa.

Los verdaderos cristianos sabemos perfectamente el por qué Jesús encomendó el cuidado de su madre solamente a su apóstol Juan, y no a sus hermanos carnales: porque esos hermanos no creían en Jesús, por lo tanto, es totalmente lógico que Jesús le pidiera a su fiel y amado discípulo Juan que cuidara de ella, pues ¿quien mejor iba a cuidar de su madre que el discípulo amado, Juan?. Jesús sabía perfectamente lo que decía, y si él pidió a Juan que cuidara de ella es porque él sabía mejor que nadie que solo su discípulo amado, Juan, podría cuidar mejor de su amada madre. Sus hermanos carnales no creían en Jesús en ese momento, por eso es que él no encomendó a sus hermanos carnales el cuidado de su madre.

Observe también como Jesús le dijo a su madre: "ahí tienes a tu hijo", y seguidamente le dijo a Juan: "ahí tienes a tu madre", y a partir de ese momento Juan la recibió en su casa, es decir, la acogió como una mas de su familia, para cuidarla hasta el final de sus días.

La gran ramera romana basa su satánica mariolatria especialmente en ese pasaje de Juan 19:26-27. Estos hijos del diablo enseñan que María es, por tanto, la madre de todos los cristianos, la cual intercede por nosotros en el cielo. Sin embargo, ese cuento falso se refuta y pulveriza de la forma más sencilla: primero porque Jesús se estaba refiriendo solamente a su discípulo Juan, ¡no a todos sus discípulos!. Fue solamente Juan quien a partir de entonces la recibió en su casa, en su familia. Esta encomienda de Jesús no era para todos sus discípulos, sino solamente para Juan.

En segundo lugar, Jesús le dijo a su madre que Juan era su hijo, indicando así que Juan sería como un hijo para ella. ¡¡Jesús no dijo por ninguna parte que todos sus discípulos serían hijos de María!!.

La doctrina de que María es la madre de todos los cristianos es una de las mayores mentiras de Satanás enseñada por la gran ramera romana, la iglesia católica romana. Cualquiera que lea el Nuevo Testamento podrá ver que los apóstoles de Jesús JAMÁS dijeron que Maria sea nuestra madre, ni mucho menos que ella interceda por nosotros en el cielo. Lo que ellos enseñaron es que la madre de todos los cristianos es LA NUEVA JERUSALÉN CELESTIAL, es decir, la Iglesia de Dios, vamos a leerlo:

 

Mas la Jerusalén de arriba,  la cual es madre de todos nosotros,  es libre. (Gal.4:26).

 

El apóstol Pablo lo dijo bien claro. Si él hubiera creído lo que enseñan los paposos católicos, diciendo que María es la madre de todos los cristianos, entonces Pablo lo hubiera dicho en ese pasaje. Sin embargo, en el Nuevo Testamento jamás se enseña esa doctrina de demonios de que María sea nuestra madre, ni mucho menos que ella esté viva en el cielo intercediendo por nosotros, ya que el verdadero Evangelio dice bien claro que quien intercede por nosotros en el cielo es solamente Jesucristo, nuestro único abogado, léalo usted mismo:

 

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;  más aun,  el que también resucitó,  el que además está a la diestra de Dios,  el que también intercede por nosotros. (Ro.8:34).

 

La doctrina de que María es nuestra abogada que intercede por nosotros en el cielo es, por tanto, una burda mentira del diablo, pues veamos quien es nuestro abogado en el cielo:

 

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre,  a Jesucristo el justo. (1Jn.2:1).

 

Decir que María es la "mediadora de todas las gracias" es otra buda mentira del diablo, porque en el cielo solo tenemos un mediador entre Dios y los hombres, y es Jesucristo, tal como dijo el apóstol Pablo:

 

Porque hay un Dios,  y un mediador entre Dios y los hombres,  Jesucristo hombre, (1Tm.2:5).

 

El cura Flaviano, así como su iglesia falsa, la gran ramera romana, suelen dar también un argumento de lo más falso e idiota para decir que María siempre permaneció virgen hasta su muerte. Ellos comparan a María con el Arca de la Alianza. La Biblia dice que si alguno tocaba dicho Arca moría fulminado. Entonces los hijos del diablo miembros de la gran ramera sacan al conclusión estúpida de que José no pudo tocar sexualmente a su esposa María, pues ella era de Dios, y si se hubiera acostado con ella, entonces José habría muerto. Es decir, según esa enseñanza satánica, ¡¡tener hijos dentro del matrimonio estaba condenado a muerte!!.

Obviamente María llevó a Jesús en su seno, siendo engendrado por el poder del Dios Padre, sin embargo, después del nacimiento de su primogénito Jesús ella, como esposa de José que era, tuvo relaciones sexuales normales con él, y tuvieron más hijos, como he demostrado en este librito. La doctrina de que era un gran pecado el hecho de que José se acostara con su esposa María después del nacimiento de Jesús es algo tan idiota, perverso y satánico, que solo mentes retorcidas y entenebrecidas por el diablo la pueden enseñar.

La doctrina de la perpetua virginidad de María fue introducida por Satanás en la gran ramera muchos años después de la muerte de los apóstoles. Ya algunos llamados "padres de la iglesia" impregnados por la apostasia, de los siglos 3 y 4, la comenzaron a enseñar, y así es como esa doctrina de demonios entró en el dogma oficial de la iglesia católica romana, que es la iglesia de Satanás en la tierra, e incluso el propio fraile protestante llamado Martín Lutero, fundador en el siglo 16 de la iglesia luterana, la enseñó también, no porque la Biblia la enseñe, sino sencillamente porque su madre, la gran ramera romana, la enseñaba, y él la heredó, pasando así también al dogma de esa iglesia falsa y apostata que es la iglesia luterana.

Para finalizar, he de decir simplemente que si usted que lee u oye este librito aun es católico o católica, ha de saber que usted forma parte de la gran ramera mencionada en el Apocalipsis, es decir, la iglesia de Satanás en la tierra, la cual al final será totalmente destruida por Dios, cuando la llegue su hora, y si usted quiere salvarse ha de obedecer a Dios y salir corriendo de esa iglesia falsa y apostata, tal como Dios manda a su pueblo en Apocalipsis 18:4.

 

7

MARÍA NO INTERCEDE POR NOSOTROS EN EL CIELO

 

El único pasaje del Nuevo Testamento donde la gran ramera romana, la iglesia católica romana, pretende basar la doctrina satánica de la intercesión de María en el cielo se encuentra en Juan 2, el texto de las bodas de Caná, concretamente esa iglesia del diablo en la tierra se basa únicamente en este versículo que voy a pegar:

 

3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. (Jn.2:3).

 

Ponga mucha atención, yo le pregunto a usted: ¿enseña ese versículo que María intercede o aboga por nosotros en el cielo?. ¡De ninguna manera!!, cualquier persona con un mínimo de inteligencia podrá ver que ese texto no dice por ninguna parte que María esté en el cielo intercediendo por nosotros. Lo único que dice ese texto es que María le dijo a Jesús que en esa boda no tenían vino. Citar ese pasaje para enseñar que María intercede en el cielo por nosotros es la forma más satánica y perversa de retorcer la Sagrada Escritura, para hacerla decir lo que nosotros queremos que diga. Y esto es   precisamente lo que hace la iglesia del diablo en la tierra, el catolicismo romano, citar algunos pasajes de la Biblia, para retorcerlos de forma perversa, haciéndoles decir lo que no dicen.

Si usted lee todo el Nuevo Testamento observará que no hay ni un solo pasaje donde se diga que María está en el cielo intercediendo por nosotros. Simplemente es una  fábula o cuento mentiroso inventado por la madre de las rameras, que es la iglesia católica romana, para así poder engañar al mundo entero.

El Nuevo Testamento es bien claro cuando habla del único abogado o mediador que está en el cielo intercediendo por los suyos, y este único mediador es solamente Jesucristo, vamos a leerlo:

 

34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que dio su vida a favor nuestro; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra del Poderoso, el que también intercede por nosotros. (Ro.8:34).

 

5 Porque el Poderoso es único, y único también es el mediador entre el Poderoso y los hombres, Jesucristo hombre (1Tm.2:5).

 

1 Mis queridos hijos, os escribo estas cosas, para que no pequéis; pero, si alguno peca, tenemos un abogado que defiende nuestro caso ante el Padre. Es Jesucristo, el cual es verdaderamente justo. (1Jn.2:1).

 

Los pasajes son bien claros. Los apóstoles Pablo y Juan dijeron claramente que quien intercede por nosotros en el cielo, ante el Padre, es Jesucristo. El es el único mediador entre Dios y los hombres. El es nuestro único abogado ante el Dios Padre. Por lo tanto, enseñar que María es nuestra abogada o mediadora que intercede por nosotros en el cielo es una de las mayores mentiras del diablo enseñada por su iglesia en la tierra, que es la gran ramera, la iglesia católica romana, y quienes enseñan esa doctrina de demonios, después de haber llegado al conocimiento de la verdadera doctrina, lo único que les espera es el castigo y la destrucción en el lago de fuego, donde irán a parar todos los mentirosos.

 

La respuesta que los paposos hijos de la gran ramera romana suelen dar a este argumento bíblico es la siguiente: ellos dicen que Jesús no es el único abogado o mediador que intercede por nosotros, ya que los cristianos también podemos orar a Dios, intercediendo unos hermanos por otros (Efe.6:18, 1Ts.5:25, 2Ts.3:1, Heb.13:18, Stg.5:16). Sin embargo, la espantosa falacia de estos paposos hijos del diablo es descomunal. Observe bien que el Evangelio dice que Jesús es el único abogado o mediador EN EL CIELO, él es el único que intercede en el cielo por nosotros a la derecha del Padre celestial. Sin embargo, cuando los cristianos intercedemos o abogamos por otros hermanos, orando por ellos, lo estamos haciendo EN LA TIERRA. ¡¡Nosotros no estamos en el cielo intercediendo por otros hermanos, sino que estamos en la tierra, intercediendo u orando por hermanos vivos que están en la tierra!!. Esto no tiene que ver nada con el tipo de mediación que hace Jesús en el cielo por sus discípulos. Solamente él está en el cielo intercediendo por los suyos, ¡¡no existe otro abogado o abogada que interceda por nosotros en el cielo ante el Padre!!, esta labor de mediación o abogacía solamente la hace Jesús. La doctrina de la gran ramera de que María también intercede por nosotros en el cielo es solamente una gran patraña, una espantosa doctrina de demonios enseñada por los apostatas de la fe, algo que ya predijo el apóstol Pablo, cuando dijo que en los postreros tiempos algunos apostatarían de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1Tm.4:1).

En realidad la doctrina satánica de que María está viva en el cielo, y que ella intercede por toda la Humanidad, está basada en la doctrina perversa y diabólica de la inmortalidad del alma, doctrina que está totalmente en contra de toda la enseñanza bíblica, y es opuesta a la enseñanza de Jesús y de sus apóstoles. Ya que lo que enseña toda la Biblia es la doctrina de la RESURRECCIÓN de los muertos, y jamás la doctrina diabólica de la inmortalidad del alma, la cual fue introducida por la serpiente en el Edén, cuando engañó a Eva diciéndola que no morirían si pecaban, es decir, que serían almas inmortales (Gen.3:4), ¡¡ese fue el origen de la doctrina de la inmortalidad del alma!!, y esta primera mentira del diablo a la especie humana es la que enseñan y repiten siempre todas las religiones falsas del mundo, incluidas también las iglesias apostatas del cristianismo falso, como es el catolicismo romano, el protestantismo, etc.

Jesús dijo bien claro que todos los muertos están en LOS SEPULCROS, ¡¡no vivos en un más allá!!, léalo:

 

28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29 y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. (Jn.5:28-29).

 

El texto es bien claro. Jesús enseñó que todos los muertos están en los sepulcros, y ellos volverán a vivir solamente cuando resuciten.

Si los muertos estuvieran vivos en un más allá, entonces Jesús jamás habría dicho esas palabras, sino que habría dicho algo así como esto: "vendrá hora cuando todos los que están vivos en el infierno, en el cielo y en el purgatorio, saldrán a resurrección de vida". Sin embargo, Jesús jamás enseñó esa espantosa mentira, él dijo que todos los muertos, buenos y malos, están en los sepulcros, es decir, en el polvo de la tierra, tal como leemos también en Daniel 12:2, y solamente volverán a vivir en el día de la resurrección. Por lo tanto, todos aquellos que enseñan que los muertos están vivos en un más allá, o que los cristianos muertos ya están vivos en el cielo, están llamando embustero a Jesús, y están rechazando la clara enseñanza de Jesús, o dicho en otras palabras, ¡no son cristianos!, no siguen la enseñanza de Jesús, sino que son enviados de Satanás, instrumentos en las manos del padre de la mentira para engañar al mundo entero.

Por lo tanto, es una gran mentira decir que María está viva en el cielo intercediendo por la Humanidad, ya que ella murió, y está en el sepulcro, en el polvo de la tierra, y volverá a vivir solamente cuando Cristo venga en gloria, y los verdaderos cristianos resuciten (1Ts.4:15-17).

Para intentar demostrar los paposos hijos del diablo que los cristianos que han fallecido no están muertos, sino vivos en el cielo, suelen citar dos pasajes del Nuevo Testamento, que son los siguientes: Lucas 20:38 y Apocalipsis 6:9-11.

Pues bien, si se fija atentamente, el primer pasaje no dice por ninguna parte que los cristianos muertos estén vivos en el cielo. Lo que dice es que Dios el Padre no es un Dios de muertos, sino de vivos, pues PARA ÉL TODOS VIVEN.

Ahora bien, si lee el contexto, los versos anteriores, resulta que Jesús estaba hablando de la RESURRECCIÓN DE LOS JUSTOS QUE HAN MUERTO, la cual sucederá en el siglo venidero, cuando Cristo venga en gloria (Lc.20:35-37). Por lo tanto, cuando Jesús dijo que para Dios todos los muertos viven, sencillamente es porque Dios el Padre YA VE A LOS JUSTOS QUE HAN MUERTO RESUCITADOS. Dios no está sujeto al tiempo como nosotros los humanos, sino que él ve el futuro, y ve a todos los santos muertos resucitados. Pero ese pasaje no enseña por ninguna parte que María esté viva en el cielo intercediendo por nosotros, ni dice por ninguna parte que las almas de los cristianos muertos estén vivas en el cielo. El texto simplemente está hablando de la RESURECCIÓN DE LOS JUSTOS EN EL DÍA FINAL, no de la doctrina satánica de la inmortalidad del alma.

Y el otro pasaje que los paposos hijos del diablo citan es Apocalipsis 6:9-11, sin embargo, este pasaje tampoco dice por ninguna parte que María esté viva en el cielo intercediendo por la Humanidad. El texto está hablando de los santos mártires, los cuales fueron muertos. Observe que Juan los vio de forma simbólica DEBAJO DEL ALTAR, clamando a Dios pidiendo venganza, justicia.

Observe que esos santos mártires NO LOS VIO JUAN EN EL CIELO, sino que Juan los vio simbólicamente DEBAJO DEL ALTAR DE SACRIFICIOS. Estar debajo del altar no estar en el cielo. Por lo tanto, mienten todos aquellos que dicen que esos santos mártires están vivos en el cielo intercediendo por nosotros.

Observe también que esos santos mártires no están intercediendo por los cristianos, no están orando por nosotros en el cielo, ¡¡sino que están clamando a Dios PIDIENDO VENGANZA, para que Dios vengue la sangre de ellos derramada en tierra. Por lo tanto, esos santos mártires no están haciendo ninguna labor de mediación o abogacía en el cielo, sino que están gritando o clamando a Dios, pidiendo que él se vengue de los asesinos que les mataron.

La Biblia dice bien claro EL ALMA O LA VIDA ESTÁ EN LA SANGRE (Lv.17:11). Cuando el alma clama a Dios pidiendo justicia o venganza, lo que significa simplemente es que la SANGRE de los justos está en la tierra clamando a Dios, pidiendo venganza, exactamente igual que la sangre de Abel el justo clamaba a Dios desde la tierra, pidiendo venganza (Gn.4:10). Por lo tanto, cuando Apocalipsis 6:9-11 dice que las almas de esos santos mártires estaban clamando a Dios pidiendo justicia y venganza, lo que significa es que la sangre de esos santos mártires estaba clamando a Dios desde la tierra. ¡¡En ninguna parte se dice que esas almas estén en el cielo, y en ninguna parte se dice que esas almas de los santos estén intercediendo por los cristianos en la tierra!!. De modo que citar esos dos pasajes bíblicos, para enseñar que María está viva en el cielo, intercediendo por la Humanidad, es una de las formas más satánicas, perversas y falsas de retorcer la Sagrada Escritura, para enseñar una doctrina de demonios, y los que hacen eso les espera la condenación total en el lago de fuego, si antes no se arrepienten.

 

 

8

LA MUJER DE APOCALIPSIS 12 NO ES MARÍA

 

La iglesia de Satanás en la tierra, el catolicismo romano, siempre cita el capítulo 12 del Apocalipsis para enseñar la doctrina satánica de que María está en el cielo intercediendo por la humanidad.

Ahora bien, cualquiera que lea Apocalipsis 12 se dará cuenta que ese pasaje NI HABLA DE MARÍA, NI DICE POR NINGUNA PARTE QUE ELLA ESTÉ EN EL CIELO INTERCEDIENDO POR NOSOTROS.

Yo ofrezco a cualquier paposo 20.000 euros si me demuestra que ese pasaje del Apocalipsis habla de María, y donde se diga que ella intercede por nosotros en el cielo.

En este apartado le voy a demostrar de forma irrefutable como esa iglesia de Satanás en la tierra, que es el catolicismo romano, ha estado engañando de forma miserable a miles de millones de personas con esa doctrina diabólica de que la mujer de Apocalipsis 12 es María.

Apocalipsis 12 habla de una visión simbólica que tuvo Juan. Una "mujer" vestida del sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de12 estrellas. Esta "mujer" dio a luz a un hijo varón que fue arrebatado para el trono de Dios en el cielo, y este hijo varón es obviamente Jesús, el cual fue llevado al cielo, y sentó a la derecha del trono de Dios.

Fíjese bien que en NINGUNA parte se dice que esa "mujer" simbólica sea María. Decir que es María es hacer decir al texto bíblico lo que no dice, sino que es una perversión satánica del texto bíblico. Por lo tanto, el romanismo satánico lo que hace es pervertir y retorcer ese pasaje del Apocalipsis, para engañar al mundo.

Observe como Apocalipsis 12:6 dice que esa "mujer" escapará a un lugar en el desierto preparado por Dios, donde será sustentada por 1260 días, es decir, tres años y medio literales, ya que TODAS las cifras o numeros que aparecen en el Apocalipsis son siempre literales. Por ejemplo, los siete sellos son 7. Las siete trompetas son 7. Los diez cuernos son 10. Las doce tribus de Israel son 12. Los dos testigos son 2. Por lo tanto, los 1260 días serán 1260 días literales, tres años y medio.

La pregunta que le hago es la siguiente: ¿María alguna vez escapó a un lugar en el desierto para ser sustentada durante tres años y medio?, ¡jamás!. María nunca cumplió esa profecía del Apocalipsis. Lo que dice la Biblia es que JOSÉ, MARÍA Y EL NIÑO JESUS escaparon a EGIPTO, para que el rey Herodes no matará al niño Jesús (Mt.2:13-15). Observe que escaparon los tres, José, María y el niño, y además no dice que escaparon al desierto, sino a Egipto. Sin embargo, Apocalipsis 12 dice bien claro que será SOLO LA "MUJER" LA QUE ESCAPARÁ A UN LUGAR EN EL DESIERTO DURANTE 1260 DÍAS. Por lo tanto, es totalmente imposible que esa "mujer" de Apocalipsis 12 fuera María, ya que ella nunca cumplió esa profecía de Apocalipsis 12.

Pero además Apocalipsis 12 dice que el diablo, el dragón, intentará destruir solamente a esa "mujer" (Ap.12:13, 15). Sin embargo, el rey Herodes no quería matar a María, sino solamente al niño Jesús. Por lo tanto, la "mujer" de Apocalipsis 12 no es María. Los paposos que dicen que esa "mujer" es María sencillamente están MINTIENDO de la forma más descarada, y al final recibirán su castigo por amar la mentira.

Pero no solo eso, Apocalipsis 12:17 dice que esa "mujer" tiene hijos, tiene descendencia, que son los verdaderos cristianos, ¡¡sin embargo, la gran ramera de Roma dice que María fue siempre virgen y que ella no tuvo descendencia!!, por lo tanto, ellos mismos están diciendo que esa "mujer" de Apocalipsis 12 no puede ser María.

Ahora bien, si esa "mujer" no es María, ¿quien es entonces?. Pues la propia Biblia lo dice en este pasaje:

 

Soñó aun otro sueño,  y lo contó a sus hermanos,  diciendo:  He aquí que he soñado otro sueño,  y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí.

Y lo contó a su padre y a sus hermanos;  y su padre le reprendió,  y le dijo:  ¿Qué sueño es este que soñaste?  ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti?

Y sus hermanos le tenían envidia,  mas su padre meditaba en esto. (Gen.37:9-11).

 

Como puede ver, José tuvo un sueño, donde vio que el sol, la luna y once estrellas se postraban ante él. El sol representaba a su padre Jacob. La luna a su madre, y las once estrellas a sus hermanos, que juntamente con José son 12 hermanos, las 12 estrellas, las 12 tribus de Israel. ¡¡Los mismos símbolos aparecen en la "mujer" de Apocalipsis 12!!, y esto demuestra de forma irrefutable que esa "mujer" de Apocalipsis 12 representa únicamente a la NACIÓN DE ISRAEL, compuesta por las 12 tribus, simbolizadas por las 12 estrellas, y de esa nación de Israel nació el hijo varón, Jesús.

Apocalipsis 12 enseña simplemente que en el futuro la nación de Israel tendrá que escapar a un lugar en el desierto preparado por Dios, donde serán alimentados física y espiritualmente durante tres años y medio. El diablo los querrá destruir, pero no podrá hacerlo, y entonces, llenó de furia, se irá a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de Israel, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo, es decir, se irá a hacer la guerra contra los verdaderos cristianos (Ap.12:17).

Cuando la gran ramera de Roma cita esta profecía de Apocalipsis 12, y la aplica a María, están pervirtiendo el pasaje de la forma más satánica que uno se pueda imaginar, y de esta manera esa iglesia del diablo en la tierra puede engañar al mundo entero (Ap.12:9).

 

 

9

MARÍA NO ES LA MADRE DE DIOS NI LA REINA DEL CIELO

 

Una de las doctrinas fundamentales de la iglesia del diablo en la tierra, la iglesia católica romana, es que María es la madre de Dios y la reina del cielo. En este apartado vamos a refutar esa espantosa blasfemia y mentira del diablo.

Cualquiera que lea el Nuevo Testamento verá que en ninguna parte se llama a María "la madre de Dios" ni tampoco "la reina del cielo". Ninguno de los apóstoles de Jesús la llamó de esa manera. Decir que María es la madre de Dios y la reina del cielo es una de las mayores blasfemias que los hijos del diablo puedan enseñar.

El argumento falso que los hijos de la gran ramera romana dan para enseñar que María es la madre de Dios es el siguiente: "como Jesús es Dios, entonces María es la madre de Dios".

Ese falso argumento se refuta de la forma más sencilla.

El Evangelio dice bien claro que Jesucristo, el Verbo de Dios, es un Dios, es decir, es un ser poderoso, un ser divino, este Dios estaba en el principio con el Dios supremo, el Padre (Jn.1:1).

Ahora bien, en Juan 1:14 leemos que este Verbo divino SE HIZO CARNE y habitó entre nosotros, es decir, este segundo Dios, Jesucristo, se hizo HOMBRE, cuando él nació de María era un hombre, y cuando vivió en la tierra era solamente un HOMBRE, tal como dijo el apóstol Pablo en este pasaje:

 

5 Vuestra actitud debe ser semejante a la de Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Poderoso, no consideró su condición de poderoso como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte en un madero de tormento. (Filp.2:5-8).

 

Ahí lo tiene, Pablo dijo que Jesús, cuando vivió en la tierra, era semejante a los hombres, estaba en la condición de hombre. La única diferencia con nosotros es que él jamás pecó, era un hombre perfecto.

Por lo tanto, María era la madre de un HOMBRE, que es el Mesías, el rey de Israel. ¡¡Ella no era la madre de Dios!!, por eso es que ni Jesús ni sus apóstoles llamaron jamás a María la "madre de Dios", sino que en el Nuevo Testamento se la llama la madre DE JESÚS, o la madre de mi Señor, tal como la llamó su prima Isabel (Lc.1:43). Observe que Isabel jamás llamó a María la "madre de Dios", sino la madre de "mi Señor", es decir, la madre del Mesías, ya que el Mesías es Señor, es amo.

Los miembros de la gran ramera romana dicen que cuando Isabel llamó a María la madre de mi Señor, la estaba llamando "la madre de Dios", ya que en la Biblia a Dios se le llama Señor. Pero ese argumento es falso y perverso, porque resulta que Sara llamaba a su esposo Abraham también "mi señor", sin embargo, Abraham no era Dios (Gn.18:12, 24:12).

La expresión "mi señor" significa "mi amo", y era el título que todos los judíos aplicaban al Mesías o a los varones con autoridad.

Jesús era el amo o Señor de Isabel, y por eso es que ella llamó a María "la madre de mi Señor", porque María era la madre de Jesús, ella daría a luz al Mesías de Israel, que es un hombre. MARIA NO DARÍA A LUZ A DIOS, por eso es que Isabel jamás la llamó "la madre de mi Dios". Por lo tanto, todos los que llaman a María "la madre de Dios" están blasfemando, y utilizando un título que nadie en la Biblia aplicó jamás a María.

Dios no tiene Madre, porque el Padre es el único Dios todopoderoso. María era la madre de Jesús, del Mesías, pero jamás la madre de Dios. Ella dio a luz a un HOMBRE, no dio a luz a Dios.

Y respecto al título de "la reina del cielo" hay que decir que ese título sí que aparece en la Biblia, en el siguiente pasaje, y mire usted a quien se refiere:

 

Tú,  pues,  no ores por este pueblo,  ni levantes por ellos clamor ni oración,  ni me ruegues;  porque no te oiré.

¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?

Los hijos recogen la leña,  los padres encienden el fuego,  y las mujeres amasan la masa,  para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos,  para provocarme a ira.

¿Me provocarán ellos a ira?  dice IEVE.  ¿No obran más bien ellos mismos su propia confusión? (Jer.7:16-19).

 

La palabra que nos has hablado en nombre de IEVE,  no la oiremos de ti; sino que ciertamente pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca,  para ofrecer incienso a la reina del cielo,  derramándole libaciones,  como hemos hecho nosotros y nuestros padres,  nuestros reyes y nuestros príncipes,  en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén,  y tuvimos abundancia de pan,  y estuvimos alegres,  y no vimos mal alguno.

Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones,  nos falta todo,  y a espada y de hambre somos consumidos.

Y cuando ofrecimos incienso a la reina del cielo,  y le derramamos libaciones,   ¿acaso le hicimos nosotras tortas para tributarle culto,  y le derramamos libaciones,  sin consentimiento de nuestros maridos?

Y habló Jeremías a todo el pueblo,  a los hombres y a las mujeres y a todo el pueblo que le había respondido esto,  diciendo:

¿No se ha acordado IEVE,  y no ha venido a su memoria el incienso que ofrecisteis en las ciudades de Judá,  y en las calles de Jerusalén,  vosotros y vuestros padres,  vuestros reyes y vuestros príncipes y el pueblo de la tierra?

Y no pudo sufrirlo más IEVE,  a causa de la maldad de vuestras obras,  a causa de las abominaciones que habíais hecho;  por tanto,  vuestra tierra fue puesta en asolamiento,  en espanto y en maldición,  hasta quedar sin morador,  como está hoy.

Porque ofrecisteis incienso y pecasteis contra IEVE,  y no obedecisteis a la voz de IEVE,  ni anduvisteis en su ley ni en sus estatutos ni en sus testimonios;  por tanto,  ha venido sobre vosotros este mal,  como hasta hoy.

Y dijo Jeremías a todo el pueblo,  y a todas las mujeres:  Oíd palabra de IEVE,  todos los de Judá que estáis en tierra de Egipto.

Así ha hablado IEVE de los ejércitos,  Dios de Israel,  diciendo:  Vosotros y vuestras mujeres hablasteis con vuestras bocas,  y con vuestras manos lo ejecutasteis,  diciendo:  Cumpliremos efectivamente nuestros votos que hicimos,  de ofrecer incienso a la reina del cielo y derramarle libaciones;  confirmáis a la verdad vuestros votos,  y ponéis vuestros votos por obra.

Por tanto,  oíd palabra de IEVE,  todo Judá que habitáis en tierra de Egipto:  He aquí he jurado por mi grande nombre,  dice IEVE,  que mi nombre no será invocado más en toda la tierra de Egipto por boca de ningún hombre de Judá,  diciendo:  Vive IEVE el Señor.

He aquí que yo velo sobre ellos para mal,  y no para bien;  y todos los hombres de Judá que están en tierra de Egipto serán consumidos a espada y de hambre,  hasta que perezcan del todo. (Jer.44:16-27).

 

Esos pasajes del profeta Jeremías son impresionantes. Como puede ver, los judíos que vivían en Egipto había caído en una asquerosa y nauseabunda idolatría, dando culto a una diosa falsa que ellos llamaban "la reina del cielo". Ese culto a esa falsa reina del cielo fue practicado por todos esos judíos apostatas que habitaban en Egipto, y entonces Dios los destruyó.

Con el paso de los siglos esa diosa falsa llamada la "reina del cielo" PASÓ A LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA, LA GRAN RAMERA. Los falsos cristianos de esa religión satánica comenzaron a aplicar ese título pagano a María, para darla culto, ¡¡exactamente igual que hicieron los judíos apostatas en Egipto!!, y por esa razón todos los católicos que dan culto a María también serán castigados y destruidos por Dios en el futuro.

Los hijos del diablo que forman parte de la gran ramera romana enseñan que María es la reina del cielo, porque según ellos ella está sentada a la derecha de Cristo en el cielo. Sin embargo, esa patraña y mentira se refuta de la forma más sencilla, ya que en el Apocalipsis jamás se dice que María esté en el cielo sentada a la derecha de Cristo. Lo que sí dice Jesús en el Apocalipsis es que los vencedores se sentarán con él en su trono:

 

Al que venciere,  le daré que se siente conmigo en mi trono,  así como yo he vencido,  y me he sentado con mi Padre en su trono. (Ap.3:21).

 

Observe que Jesús se estaba refiriendo a todos los verdaderos cristianos, los vencedores, los cuales se sentarán con él en su trono, cuando él venga en gloria a la tierra a reinar. ¡¡El texto no dice por ninguna parte que María esté sentada en el cielo a la derecha de Cristo!!. María, y el resto de verdaderos cristianos, se sentarán con Cristo en su trono EN LA TIERRA solamente cuando él venga en gloria para gobernar a todas las naciones de la tierra, entonces todos esos santos de Dios resucitarán y se sentarán con Cristo en su trono, indicando así que ellos gobernarán con Cristo sobre toda la tierra (Mt.25:31-34, Ap.2:26-27, 5:10, 20:4-6).

 

10

LOS FALSOS MILAGROS ATRIBUIDOS A MARIA

 

Uno de los argumentos principales que los hijos de la gran ramera romana siempre esgrimen para enseñar esa mentira satánica de que María está en el cielo intercediendo por nosotros es el asunto de los supuestos "milagros de María". Ellos dicen que María ha contestado a muchas peticiones de todos aquellos que la han invocado y la han orado. Ellos enseñan que María se ha aparecido muchas veces a ciertas personas, en lugares como Lourdes, Fátima, Carabandal, etc.

La respuesta que un verdadero cristiano da a ese falso argumento de la gran ramera es muy sencilla: TODOS ESOS PRODIGIOS Y MILAGROS ATRIBUIDOS A MARIA SON FALSOS, O SON MANIFESTACIONES DE SATANÁS.

Ya he demostrado con la Biblia en este librito como María ni está viva en el cielo, ni ella intercede por nosotros en el cielo, sino que ella está muerta, en el polvo de la tierra, y volverá a vivir solamente cuando Dios la resucite a la venida de Cristo. Por consiguiente, ¡¡todas esas supuestas apariciones de la virgen María solo pueden ser terribles ENGAÑOS DE SATANÁS!!, son sencillamente demonios que se aparecen, disfrazados como ángeles de luz, y que se hacen pasar por la virgen Maria para poder así engañar al mundo.

La Biblia dice que Satanás se disfraza como ángel de luz (2Co.11:14). Y el apóstol Pablo dijo también estas palabras:

 

9 La venida de ese hombre sin ley será por el poder de Satanás, y su venida estará acompañada por gran poder y señales y prodigios mentirosos. 10 Con toda perversidad engañará a los que serán destruidos por haber rechazado el amor de la verdad y así ser salvos. 11 Por esto el Poderoso les enviará un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean destruidos todos los que no creyeron a la verdad, sino que aplaudieron la maldad. (2Ts.2:9-12).

 

Como puede ver, la Biblia dice que Satanás tiene poder, él puede hacer grandes señales y prodigios mentirosos, pero es un poder engañoso, y aquellos que desconocen la verdadera doctrina cristiana y se dejan engañar por los falsos milagros son muy fácilmente seducidos y llevados a la perdición. Esto mismo es lo que ocurre con esos llamados "prodigios marianos", donde se dice que María se aparece en ciertos lugares y se ven fenómenos sobrenaturales. Esto es sencillamente por el poder de Satanás, para así poder engañar a los que rechazan la verdad.

Los miembros de la gran ramera romana suelen decir que esas llamadas apariciones de María no pueden ser obra de Satanás, sino solo de Dios, porque en dichas apariciones la supuesta María dice a los pecadores que se arrepientan, recen el rosario y celebren misas, sin embargo, eso de ninguna manera significa que esas apariciones sean de María ni que procedan de Dios, al contrario, ¡¡eso demuestra claramente que esas apariciones son de los mismos demonios al servicio de Satanás!!, ya que cuando esa falsa María dice en dichas apariciones que la gente se arrepientan de su ateismo, o que recen el rosario, se está refiriendo a que SE HAGAN MIEMBROS DE LA GRAN RAMERA, LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA.

El rezo del rosario está condenado por el mismísimo Jesús, el cual dijo bien claro a sus discípulos que cuando oremos NO HAGAMOS VANAS REPETICIONES, como hacen los paganos que no conocen a Dios (Mt.6:7). Jesús nos enseñó a orar solamente a su Padre celestial, ¡¡jamás a su madre María!!, sin embargo, en el rezo del rosario se hacen vanas repeticiones, y se ora a María, lo cual es todo lo contrario de lo que Jesús enseñó.

Y respecto al llamado "sacrificio de la misa", se trata de la ceremonia católica más satánica y blasfema que existe, ya que se adora a un falso cristo en forma de galleta de harina, y los curas pretenden sacrificar de nuevo a Cristo en cada una de sus misas, cuando el Evangelio dice bien claro que Jesús fue sacrificado UNA SOLA VEZ, y que ya no hay más ofrenda por los pecados. Para más información sobre este asunto de la blasfema misa, leer este librito:

http://www.las21tesisdetito.com/eucaristia_satanica.htm

Todo esto demuestra de forma irrefutable que esas supuestas apariciones sobrenaturales donde se afirma que es la virgen María quien se aparece y da esos mensajes, solo pueden ser apariciones de Satanás y de sus demonios, los cuales se hacen pasar por la virgen María, y de esta manera es como el diablo engaña al mundo entero (Ap.12:9).

Cuando los hijos e hijas de la gran ramera romana dicen que María ha contestado a sus oraciones, o les ha hecho algún milagro, ¡¡es el mismo diablo quien les ha contestado!!, el cual se hace pasar por la virgen María, y de esta manera Satanás puede tener completamente engañados y cegados a todos esos falsos cristianos que dan culto a María y que se condenarán.

 

Literatura bíblica recomendada:

 

EL NUEVO TESTAMENTO DE LOS SANTOS DE DIOS

http://www.las21tesisdetito.com/salvacion_eterna.htm

http://www.las21tesisdetito.com/muerte_de_jesus.htm

http://www.las21tesisdetito.com/por_avaricia.htm

http://www.las21tesisdetito.com/catecismo.htm

http://www.las21tesisdetito.com/eucaristia_satanica.htm

http://www.las21tesisdetito.com/respuesta_a_paposo.htm

http://www.las21tesisdetito.com/el_rapto_satanico.htm

http://www.las21tesisdetito.com/pretribulacionismo.pdf

http://www.las21tesisdetito.com/el_apocalipsis.htm

 

Tito Martínez

email: las21tesis@gmail.com

Telf: +34619342549