BUSCADOR INTERNO DE ESTE SITIO WEB

 

Por Tito Martínez

28 de mayo de 2017

 

DESCARGUE ESTE LIBRO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

http://www.las21tesisdetito.com/alma.pdf

 

Para escuchar este libro en audio mp3:

http://www.las21tesisdetito.com/alma.mp3

(En construcción)

 

 

 

ÍNDICE

 

1- EL ALMA ES MORTAL, NO INMORTAL.

2- DIOS DICE QUE CUANDO MORIMOS DEJAMOS DE EXISTIR.

3- EL ALMA NO ES UN ESPÍRITU ENCARCELADO EN EL CUERPO.

4- ECLESIASTÉS 3:11.

5- ARGUMENTOS PERVERSOS DE LOS FALSOS CRISTIANOS.

 

 

 

1

EL ALMA ES MORTAL, NO INMORTAL

 

La doctrina de que el alma es inmortal tiene su origen en el mismísimo Satanás, la serpiente antigua. Vamos a comprobarlo:

 

Entonces IEVE Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un alma viviente. (Gen.2:7)

 

mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente muriendo morirás. (Gen.2:17)

 

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que IEVE Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.

Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. (Gen.3:1-6).

 

Ponga mucha atención a esos pasajes, vamos a analizarlos.

 

1- Observe que Adán ERA UN ALMA VIVIENTE, es decir, un ser viviente, una persona que respiraba. ¡¡El texto no dice por ninguna parte que Adán tuviera un alma inmortal, sino que él se convirtió en un alma viviente cuando Dios lo creó del polvo de la tierra. Por lo tanto, todos aquellos que enseñan que Dios creó a Adán con un alma inmortal mienten, pues están diciendo todo lo contrario de lo que dice el Génesis.

 

2- Dios puso a prueba a Adán dándole un solo mandato: el de no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, ya que el día que comiera del árbol del conocimiento del bien y del mal, con toda seguridad MURIENDO MORIRÁS. Las palabras hebreas utilizadas son mohth ta·múth, que literalmente se han de traducir de esa manera, muriendo morirás.

En casi todas las versiones bíblicas lo han traducido por "ciertamente morirás", falsificando así el texto del Génesis, y de esta manera muchos han llegado a la falsa y blasfema conclusión de que Dios mintió y que no cumplió su palabra, ya que Adán no murió ese mismo día que comió del árbol prohibido.

El Génesis dice bien claro que Adán murió a la edad de 930 años (Gen.5:5).

¿Cual es entonces la explicación de ese pasaje?. Pues muy sencillo, la expresión "muriendo morirás" significa que en el momento que Adán y Eva desobedecieron el mandamiento que Dios les dio COMENZÓ EN ELLOS EL PROCESO LENTO DE LA MUERTE. El proceso del envejecimiento dio inicio en ellos, y a la edad de 930 años Adán murió, tal como Dios le advirtió. Por lo tanto, la muerte es un PROCESO. Comenzó en el momento que pecaron desobedeciendo a Dios, ya que sus células comenzaron a envejecer y a morir, y la ejecución de esa sentencia de muerte se cumplió cuando Adán murió a la edad de 930 años. El Génesis nunca dice a la edad que murió Eva, solo se menciona a Adán, pues él era la cabeza de la creación y el que fue creado a imagen y semejanza de Dios.

En Génesis 3 nos encontramos con el origen de la doctrina satánica de la inmortalidad del alma.

3- Observe bien como la serpiente, el diablo, fue a Eva para engañarla, no fue a Adán, ¿por qué?, pues sencillo: porque las mujeres son mucho más fáciles de seducir y engañar que los varones. Pero no solo eso, ¡¡Eva cometió un terrible error, al falsificar la misma palabra de Dios!!, ya que ella añadió algo que Dios jamás les dijo. Dios les dijo que no COMIERAN del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, sin embargo, Eva se inventó estas palabras: "ni le tocaréis", unas palabras que Dios jamás dijo, pues la prohibición era solamente la de no comer del fruto de ese árbol.

Y ahora observe la reacción inmediata de Satanás al oír esas palabras de Eva, el diablo la dijo "NO MORIRÉIS".

Satanás, que es muy astuto, se dio cuenta de la falsificación e ignorancia que Eva tenía de la palabra de Dios, y entonces es cuando inyectó su veneno mortal, diciendo a Eva que no morirían si desobedecían a Dios, o dicho en otras palabras, ¡¡el diablo la dijo que serían ALMAS INMORTALES!!, pues recuerde que el alma es la persona (Gen.2:7).

La serpiente, el diablo, hizo creer a Eva que Dios es un mentiroso, y que no les pasaría nada si desobedecían a Dios.

Eva sencillamente se olvidó completamente de lo que Dios les ordenó, y decidió creer al diablo, se dejó seducir y engañar por la serpiente, y se dejó guiar por la bella apariencia del árbol prohibido, y por su ambición por alcanzar la sabiduría. Tomó del fruto, comió, y luego le pasó el fruto a su esposo Adán, el cual también comió.

Observe que Adán no se dejó engañar por el diablo, ¡¡sino que se dejó engañar por Eva!!. Satanás utiliza muchas veces a mujeres para seducir y engañar al varón. Una mujer en las manos del diablo es mucho más efectiva para engañar que un varón en las manos del diablo.

Observe lo que hizo el diablo: MEZCLAR LA MENTIRA CON LA VERDAD. Muchos creen que todo lo que dijo el diablo en ese momento era mentira, pero eso es un gran error. La única mentira que dijo el diablo es que no morirían si pecaban, es decir, que serían almas inmortales si pecaban, pero era verdad cuando el diablo dijo que serían como los dioses, conociendo el bien y el mal, ya que más adelante el propio Dios dijo bien claro que Adán y Eva llegaron a ser como uno de los dioses, conociendo el bien y el mal (Gen.3:22), y entonces Dios les prohibió el acceso al árbol de la vida a causa de la desobediencia de ellos, para que ellos no vivieran para siempre en un sufrimiento sin fin (Gen.3:22-24).

Por lo tanto, el proceso de la muerte comenzó en Adán y Eva en el momento que pecaron, desobedeciendo el mandamiento que Dios les dio, y la ejecución de esa sentencia de muerte fue cuando Adán llegó a los 930 años de edad.

Los que enseñan que el alma no muere, que es inmortal, sencillamente están repitiendo esa primera mentira de Satanás a la especie humana. ¡¡Esta es la mayor mentira del diablo de toda la Historia!!, y es una negación total del verdadero Evangelio, como demostraré más adelante.

La doctrina satánica de que el alma es inmortal se extendió a partir de entonces por todo el mundo, y todas las religiones falsas que vinieron después la creyeron y enseñaron, hasta el día de hoy, donde todas las religiones falsas del planeta la enseñan, incluida la cristiandad falsa y apostata.

Aparte de Génesis 2:7 donde se enseña claramente que el alma es la persona, veamos unos cuantos pasajes más donde se dice que el alma es la persona:

 

He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

... El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él. (Eze.18:4, 20).

 

Ese pasaje dice además que el alma, o la persona, que peque, esa morirá, es decir, el texto dice que el alma es MORTAL, no inmortal, y somos almas mortales porque todos hemos pecado. Los que dicen que el alma no muere están llamando mentiroso a Dios.

Otros pasajes donde se dice que el alma es la persona son Génesis 46:18, Josué 11:11, Hechos 27:37, Romanos 13:1, etc.

 

El alma no solo es la persona humana o los animales, sino que en la Biblia el alma es en muchos casos la vida biológica o natural del ser humano. Por ejemplo, en Éxodo 4:19 leemos lo siguiente:

 

Y dijo IEVE a Moisés en Madián: «Ve, y vuelve a Egipto, que han muerto todos los que buscaban tu alma».

 

Ellos buscaban quitar la vida a Moisés, es decir, quitarle el alma.

En Génesis 35:18 leemos lo siguiente:

 

Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; mas su padre lo llamó Benjamín.

 

El texto dice que el alma, es decir, la vida, de Raquél salió de su cuerpo pues murió. Observe que el texto no dice por ninguna parte que el alma inmortal de Raquel salió del cuerpo para irse al cielo, o para vivir en un más allá, sino que su alma o vida salió del cuerpo, quedando, por tanto, muerta.

El propio Jesús dijo que él daría su alma o vida por sus ovejas, leamos este importantísimo pasaje:

 

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,

así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. (Jn.10:10-15).

 

Ponga mucha atención a esas palabras de Jesús, ya que ese pasaje habla de dos tipos de vida: la vida eterna, y la vida humana mortal.

En el verso 10 Jesús dijo que él vino para que tengamos VIDA en abundancia, pero la palabrita griega que aquí ha sido traducida por "vida" es "zoé", QUE SIEMPRE EN EL NUEVO TESTAMENTO ESTÁ CONECTADA CON LA VIDA ETERNA, CON LA INMORTALIDAD. ¡¡Nunca se refiere a la vida humana mortal!!.

Cada vez que en el Nuevo Testamento aparece la frase "la vida eterna", se refiere a la ZOÉ eterna, ¡¡no se refiere nunca a la vida o alma humana mortal!!.

Por lo tanto, Jesús vino para que los suyos, sus ovejas, tengamos en el futuro la vida eterna, la inmortalidad, la cual recibiremos cuando él venga en gloria en el siglo venidero (Jn.3:16, 1Co.15:23, 50-54).

Y ahora observe lo que dijo Jesús. Él dijo que es el buen pastor, y que él daría SU VIDA por sus ovejas, es decir, que moriría por amor a sus ovejas, para poder salvarlas.

La palabrita griega que ha sido traducida en ese pasaje por "vida" no es zoé, sino otra muy diferente: PSYJÉ, y esta palabra griega, psyjé, significa ALMA. Cada vez que el Nuevo Testamento habla del alma, de la psyjé, NUNCA DICE QUE ESTA SEA INMORTAL, SINO MORTAL. La palabra griega psyjé, alma, nunca en la Biblia está conectada con la vida eterna ni con la inmortalidad.

Jesús se entregó a sí mismo por los suyos, dando su vida o alma (psyjé) por ellos.

Ahora bien, ponga ahora mucha atención: SI EL ALMA FUERA INMORTAL, ENTONCES JESÚS JAMÁS HABRÍA DADO SU VIDA POR LOS SUYOS, NUNCA HABRÍA MUERTO.

Los herejes y apostatas que enseñan que el alma no muere, sencillamente están insultando a Jesús llamándole mentiroso, y además están rechazando completamente el sacrificio de Jesús, pues él DIO SU VIDA, SU ALMA, por sus ovejas, para poder salvarlas. Si Jesús no hubiera entregado su alma o vida por los suyos, entonces no podríamos ser salvos.

La muerte de Jesús demuestra de forma clara e irrefutable que el alma es mortal, no inmortal.

Por cierto, he de decir también que Jesús no murió porque él pecó, ya que él jamás pecó. El tampoco murió porque le quitaran la vida, sino que él murió dando su alma por los suyos porque él decidió ENTREGARLA VOLUNTARIAMENTE, tal como él dijo en estas palabras:

 

Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida (psyjé), para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. (Jn.10:17-18).

 

Por lo tanto, ahí lo tiene bien claro: ¡¡la doctrina satánica de la inmortalidad del alma es un rechazo total del verdadero Evangelio!!, ya que ataca al centro del sacrificio de Cristo, negando que él entregó su alma o vida por los suyos.

El no saber distinguir estas dos palabras griegas: zoé y psyjé, es lo que ha llevado a muchos a una gran confusión y error. La zoé es VIDA ETERNA, y la psyjé es la vida humana mortal.

Los seres humanos y los animales somos almas vivientes, así lo dice la Biblia, pero además tenemos vida o psyjé dentro de nosotros, una psyjé o vida que es mortal, no inmortal. Por ejemplo, cuando la Biblia dice que el alma de tal persona salió del cuerpo, lo que significa es que la VIDA de esa persona salió del cuerpo y murió, esto lo podemos ver en pasajes como Génesis 35:18 o Hechos 20:10, donde se habla del alma o la vida de esas personas. Cuando esa vida o alma sale del cuerpo, entonces la persona ha muerto. Sin embargo, ¡¡en ninguna parte de la Biblia se dice que las almas de esas personas muertas estén vivas en un más allá!!, ya sea en el cielo, en el infierno, o en un falso purgatorio inventado por la iglesia del diablo en la tierra, que es la gran ramera, la iglesia católica romana.

Todos los que enseñan que el alma es inmortal son, por tanto, voceros del mismo Satanás, pues están repitiendo la misma mentira que el diablo introdujo en el mundo cuando engañó a Eva.

 

 

2

DIOS DICE QUE CUANDO MORIMOS DEJAMOS DE EXISTIR

 

Leamos ahora atentamente lo que Dios le dijo a Adán:

 

Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.

Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.

Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. (Gen.3:17-19).

 

Fíjese bien. Dios estaba hablando con Adán, con la persona de Adán, y le dijo bien claro que ÉL ERA POLVO, Y AL POLVO VOLVERÍA.

¿Qué es lo que volvería al polvo?, ¡¡ADÁN!!. Dios no le dijo por ninguna parte que solo el cuerpo volvería al polvo, pero que su "alma inmortal" seguiría viva en algún lugar más allá de la muerte. Dios fue bien claro: es Adán quien volvería al polvo.

¿Y qué significa "volver al polvo"?, pues significa sencillamente DEJAR DE EXISTIR COMPLETAMENTE.

Recuerde que Adán fue creado del polvo de la tierra. Antes de que Dios lo creara del polvo de la tierra Adán NO EXISTIA, él comenzó a existir solamente cuando Dios le insufló por su nariz el aliento de vida, el espíritu de vida, y Adán se convirtió en un alma viviente (Gen.2:7), antes de eso, él no existía en ningún lugar. Por lo tanto, cuando Dios le dijo que él volvería al polvo de la tierra, lo que le estaba diciendo es que, al morir, volvería al mismo estado de INEXISTENCIA TOTAL que él tenía antes de ser creado.

El diablo ha hecho creer a millones de falsos cristianos que lo único que vuelve al polvo de la tierra cuando morimos es el cuerpo, pero que el "alma inmortal" sigue viva, ya sea en el cielo, en el infierno, o en un tercer lugar inventado por el catolicismo romano llamado el "purgatorio". Sin embargo, Dios dice bien claro que cuando morimos, simplemente dejamos de existir, ya que volvemos al polvo de la tierra. Por lo tanto, todos los que enseñan que el alma es inmortal ESTÁN LLAMANDO MENTIROSO A DIOS, pues están enseñando todo lo contrario de lo que Dios dijo en Génesis 3:19. Esto es tremendamente importante, ya que llevará a la condenación a miles de millones de personas.

Muchos dicen que es solo el cuerpo lo que vuelve al polvo de la tierra cuando morimos, pues en Eclesiastés 12:7 leemos que es el cuerpo, el polvo, lo que vuelve a la tierra cuando morimos, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio. La explicación de ese pasaje es muy sencilla: Dios dice que somos polvo, y al polvo volvemos cuando morimos, porque Dios hizo a Adán del polvo de la tierra, nuestro cuerpo está hecho de polvo mezclado con agua. Sin embargo, observe que ese pasaje no dice por ninguna parte que cuando morimos es nuestra alma la que vuelve a Dios, sino que es nuestro ESPÍRITU lo que regresa a Dios que lo dio, es decir, es esa ENERGÍA de vida que Dios puso dentro de nosotros la que regresa a Dios cuando morimos, y entonces el ser humano, el alma viviente, DEJA DE EXISTIR, ya que volvemos al polvo de la tierra.

El espíritu que Dios puso dentro de nosotros NO ES EL ALMA, no se trata tampoco de alguna especie de "fantasmita" que vive dentro de nosotros, sino que ese espíritu es simplemente la energía o aliento de vida que Dios puso dentro de nosotros, y en el momento de la muerte es esa energía procedente de Dios la que regresa a Dios que la dio.

En Daniel 12:2 se dice bien claro que los muertos están en el polvo de la tierra, ellos "duermen" en el polvo, indicando así que ellos despertarán con toda certeza, PERO CUANDO DIOS LOS RESUCITE, y entonces es cuando ellos volverán a vivir, unos para vida eterna, y otros para la destrucción eterna. Ese pasaje de Daniel es bien claro, los muertos están en el polvo de la tierra, ¡¡no vivos en ningún lugar del más allá"!!.

Esto mismo es lo que enseñó Jesús en estas tremendas palabras:

 

28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29 y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. (Jn.5:28-29).

 

Jesús lo dijo bien claro, los muertos están en los SEPULCROS, o lo que es lo mismo, en el polvo de la tierra. Jesús jamás dijo que los muertos estén vivos en un más allá. Todos los muertos, sean justos o malvados, resucitarán al final, volverán a vivir, y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida, es decir, vivirán eternamente, y los que hicieron lo malo resucitaran para ser destruidos en el fuego, en cuerpo y alma (Mt.10:28).

Si el alma fuera inmortal, y los muertos estuvieran vivos en un más allá, entonces Jesús jamás habría dicho esas palabras, sino que habría dicho algo como esto: "vendrá hora cuando todos los que están VIVOS en el más allá oirán su voz", sin embargo, Jesús jamás dijo eso, sino que dijo claramente que los muertos, tanto buenos como malos, están en los sepulcros.

Tal vez alguno pregunte que como podrán oír los muertos la voz de Cristo si estos ya no existen. Ellos creen que los muertos tienen que estar vivos en un más allá para que puedan oír la voz de Cristo, sin embargo, ese argumento es falso y diabólico en extremo. Todos los que están en los sepulcros oirán la voz de Cristo y resucitarán porque ES EL PODER DE CRISTO LO QUE LES RESUCITARÁ. Es lo mismo que sucedió con la resurrección de Lázaro, él estaba muerto desde hacía cuatro días, y estaba en el sepulcro, entonces Jesús alzó su voz y ordenó a Lázaro que despertara de la muerte y saliera del sepulcro, y entonces Lázaro resucitó y salió del sepulcro (Jn.11:43-44). Lázaro no estaba vivo en ningún más allá, él resucitó y salió vivo del sepulcro por la sencilla razón de que fue el poder de Cristo quien lo devolvió a la vida. La prueba irrefutable de que Lázaro no estuvo vivo en ningún más allá durante esos cuatro días que estuvo muerto es sencillamente que él no contó absolutamente nada de ninguna experiencia de vida en el más allá. Si él hubiera estado vivo en el más allá, no hay duda que él habría contado su asombrosa experiencia a todos, y habría quedado registrada en el Evangelio de Juan, sin embargo, él no contó absolutamente nada,

porque sencillamente él dejó de existir cuando murió, tal como dice Dios en Génesis 3:18-19.

 

A continuación vamos a ir analizando cada uno de los pasajes bíblicos que los falsos cristianos siempre esgrimen para enseñar la doctrina satánica de que el alma es inmortal. Todos esos falsos argumentos no son utilizados solamente por ese sujeto, sino que son los típicos argumentos falsos dados por todos los demás apostatas de la fe que forman parte de la cristiandad herética al servicio del diablo.

 

 

3

EL ALMA NO ES UN ESPIRITU ENCARCELADO EN EL CUERPO

 

Todos los apostatas de la fe enseñan que el alma es "un espíritu encarcelado en el cuerpo", es decir, según ellos, el alma es una especie de fantasmita que vive dentro de nosotros, encerrado en el cuerpo, y que cuando morimos, esa especie de fantasma humanoide sale del cuerpo y sigue viviendo eternamente en un más allá, ya sea en el cielo, en el infierno, en el purgatorio de los paposos, o vagando por la tierra como enseñan los espiritistas.

Semejante argumento solo puede proceder de Satanás, el padre de la mentira, ya que es diametralmente lo contrario de lo que enseña la Biblia.

En primer lugar, la Biblia jamás enseña que el alma sea un espíritu. Ya he demostrado más arriba, con la Biblia, que el alma es el ser viviente, la persona, y la persona no es un espíritu, ya que Jesús dijo que UN ESPÍRITU NO TIENE CARNE NI HUESOS (Lc.24:39). Por lo tanto, los seres humanos no somos espíritus, pues somos de carne y huesos. Los que enseñan que somos espíritus sencillamente están llamando embustero a Jesús.

En Génesis 2:7 se ve claramente la diferencia entre el espíritu, y el alma. El espíritu es el aliento de vida, la energía de vida, que Dios puso dentro de nosotros. Y el alma es la persona viviente. Es decir, EL ALMA ES EL RESULTADO DE ESA UNIÓN DEL ESPÍRITU DE VIDA, CON EL CUERPO. Adán se convirtió en un alma viviente, en un ser viviente que respiraba, él no tenía un alma inmortal. Ese alma viviente pecó, y por lo tanto, se convirtió en un alma MORTAL, tal como Dios le dijo (Gen.2:17).

El espíritu o aliento de vida que Dios insufló dentro de él era sencillamente la ENERGIA que le dio la vida, y que hizo que Adán pudiera moverse, hablar, pensar, etc. Por lo tanto, cuando los apostatas y falsos cristianos enseñan que el alma es un "espíritu encarcelado en el cuerpo" está mintiendo, y demostrando una ignorancia espantosa de la doctrina bíblica y cristiana. Ese sujeto que se autodenomina "gran teólogo" no tiene la menor idea de la verdadera teología bíblica, simplemente es un total analfabeto bíblico, un embustero y un arrogante farsante al servicio del padre de la mentira, Satanás.

Esta doctrina satánica está tomada cien por cien de la FILOSOFÍA PAGANA Y PLATÓNICA DE LOS GRIEGOS, eran ellos los que más enseñaban que el alma es un espíritu encarcelado en el cuerpo, y que este alma es inmortal y sigue viva en un más allá. Esta filosofía satánica de los griegos se infiltró en los siglos 3 y 4 en la iglesia católica romana, la gran ramera, y de esta iglesia falsa pasó luego a las hijas de la iglesia de Roma, como son las iglesias protestantes mal llamadas "evangélicas", las cuales enseñan la misma mentira satánica y repugnante que enseña su madre romana.

 

 

4

ECLESIASTÉS 3:11

 

Los falsos cristianos siempre citan este pasaje de Eclesiastés 3:11 para enseñar la mentira diabólica de que el ser humano es eterno o inmortal.

La versión bíblica que ellos utilizan es la Reina Valera de 1960, que dice lo siguiente:

 

Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

 

¿Dice ese pasaje que el ser humano es eterno?, ¡¡de ninguna manera!!. Solo un vulgar embustero e hijo del diablo puede enseñar que el ser humano es eterno o inmortal. El ser humano no es eterno, por la sencilla razón de que nosotros no hemos estado existiendo por toda la eternidad.

Un ser eterno es aquel que NO TIENE PRINCIPIO NI FIN, siempre ha existido. Decir que el ser humano es eterno y que no tiene principio ni fin, solo puede enseñarlo un total desquiciado mental y engendro del diablo. El ser humano tampoco es inmortal, porque sencillamente morimos, ya que el salario del pecado es la muerte, y Dios dice bien claro que si pecamos, moriremos (Gen.2:17, Eze.18:4, 20). Todos los seres humanos somos mortales, no inmortales. Ya he demostrado más arriba que es el diablo quien engañó a la especie humana diciendo que somos inmortales si pecamos.

Pero no solo eso, el Evangelio dice bien claro que SOLO EL DIOS PADRE ES INMORTAL:

 

14 que guardes esto que te he ordenado sin mancha ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Amo Jesucristo, 15 una aparición de Jesucristo que a su debido tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, el Rey de los reyes, y el Amo de los amos, 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en una luz a la cual ningún humano puede acercarse; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el poderío eterno. Con toda certeza así es. (1Tm.6:14-16).

 

El texto es bien claro, el único que tiene inmortalidad es el Padre celestial, al cual ningún hombre vio jamás. Por lo tanto, decir que el ser humano es inmortal es un rechazo total del Evangelio. Los que enseñan semejante doctrina diabólica están en contra de la doctrina de Cristo.

La inmortalidad es algo que BUSCAN los seres humanos:

 

vida eterna a los que, perseverando en hacer lo bueno, buscan el resplandor divino, la honra y la inmortalidad (Ro.2:7).

 

Si buscamos la inmortalidad es porque no la tenemos. No se puede buscar algo que ya se posee.

El Evangelio enseña bien claro que la inmortalidad es la que Dios dará a los verdaderos cristianos cuando Cristo venga en gloria y ellos RESUCITEN:

 

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados

incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario

que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de

inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. (1Co.15:51-54).

 

Pablo lo dijo bien claro en ese pasaje: la inmortalidad es la que Dios dará a los verdaderos cristianos cuando estos resuciten en gloria, y recibamos el nuevo cuerpo glorioso e inmortal.

Por lo tanto, enseñar que el ser humano es inmortal es la mayor mentira de Satanás de todos los tiempos, es un rechazo completo del verdadero Evangelio, y los que enseñan esa mentira satánica de la inmortalidad del alma, después de haber llegado al conocimiento de la verdad, esto es lo que les espera:

 

26 Porque si pecáremos a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio del Poderoso y el

fuego violento que consumirá a sus enemigos. (Heb.10:26-27).

 

¿Cual es entonces la correcta interpretación de Eclesiastés 3:11?.

Cuando ese pasaje dice que Dios ha puesto eternidad en el corazón de los hombres significa que Dios nos ha puesto un anhelo por buscar la inmortalidad, por buscar las cosas que son espirituales y eternas, pero de ninguna manera dice el pasaje que el ser humano sea eterno ni inmortal. Veamos como lo han traducido ese pasaje estas dos versiones bíblicas, la primera es una versión hebrea, y la segunda es la versión moderna.

 

(TKIM-DE) El ha hecho todo para satisfacer su tiempo; también, El ha dado a los seres humanos una conciencia de la eternidad; pero de tal manera que ellos no pueden comprender completamente, desde el principio a fin, las cosas que Elohim hace.

 

(VM) Lo ha hecho todo hermoso en su tiempo; y ha puesto en el corazón de ellos el anhelo por la eternidad; por cuanto el género humano no puede entender la obra que ha hecho Dios, desde su principio hasta su fin.

 

Como podrá comprobar usted mismo, en ninguna versión bíblica se dice que el ser humano sea eterno ni inmortal, lo que enseña ese pasaje bíblico es que Dios puso en nuestros corazones un anhelo o deseo de buscar las cosas que son eternas, por eso es que el apóstol Pablo dijo que Dios dará la vida eterna a todos los que hicieron lo bueno, y buscan honra, gloria e inmortalidad (Ro.2:7). Si buscamos la inmortalidad es porque aún no la tenemos.

La doctrina de que el ser humano es eterno, o inmortal es la mayor mentira de Satanás a la especie humana. Si esos falsos cristianos no se arrepienten de semejante mentira del diablo, y persisten en seguir enseñando esa gran mentira después de haber conocido la verdadera doctrina, tal como se está exponiendo en este librito, pues ya saben lo que les espera en el día del juicio, una horrenda expectación de juicio y de hervor de fuego, que devorará a los adversarios.

 

 

5

ARGUMENTOS PERVERSOS DE LOS FALSOS CRISTIANOS

 

Mateo 10:28

 

Los falsos cristianos que enseñan la doctrina satánica de la inmortalidad del alma dicen lo siguiente:

 

Ahora bien, el alma fue creada para ser inmortal, el único que la puede destruir es el que a su imagen y semejanza la creó y ese es nuestro Dios Todopoderoso. Esto no lo digo yo, lo dice nuestro Señor Jesús: “No tengan miedo de los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; teman más bien al que puede destruir el cuerpo y el alma en la Gehenna.” (Mateo 10:28).

Como puedes ver, el alma y el cuerpo son dos cosas completamente diferentes. El cuerpo puede morir, ya sea por una enfermedad, un accidente, o por causas naturales, pero el alma permanece viva y solo Dios la puede destruir.

 

Vamos a desenmascarar esa gran mentira enseñada por los falsos cristianos que enseñan la doctrina de la inmortalidad del alma:

1. El autor de ese párrafo diabólico dice que el alma fue creada para ser inmortal. Pues claro, Dios habría otorgado la inmortalidad a Adán y Eva si ellos hubieran obedecido el mandamiento que Dios les dio, y no hubieran comido del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, sin embargo, ellos desobedecieron a Dios y entonces ellos se convirtieron en ALMAS MORTALES, tal como Dios les dijo (Gen.2:17). Por lo tanto, la afirmación que hace ese sujeto es falsa y diabólica, ya que Dios creó a Adán como alma viviente, es decir, como un ser con vida (Gen.2:7), ¡¡pero la Biblia jamás dice que lo creara inmortal, o con un alma inmortal!!

 

2. El autor de ese párrafo dice que el alma no puede ser matada, es decir, destruida, y él cita las palabras de Jesús en Mateo 10:28. El problema es que ese sujeto, y el resto de falsos cristianos como él, pervierten y deforman esas palabras e Jesús dando una interpretación totalmente falsa y perversa. Jesús dijo que el hombre puede destruir el cuerpo, pero no puede destruir el alma, por la sencilla razón de que el ser humano no tiene el poder para destruir el alma en el lago de fuego, la Gehenna, ese poder solo lo tiene Dios el Padre, por eso es que Jesús dijo seguidamente que temamos a Aquel (el Padre) que tiene el poder de DESTRUIR el cuerpo y el alma en la gehenna. Por lo tanto, ese pasaje lo que enseña es precisamente lo contrario de lo que dicen los falsos cristianos, el alma sí que es destructible, puede ser matada en el lago de fuego, y ese poder solo lo tiene Dios el Padre.

 

3. Ese sujeto dice seguidamente que el alma y el cuerpo son dos cosas totalmente diferentes, y que después de morir el alma permanece viva.

Pues claro que el alma y el cuerpo son dos cosas diferentes. El alma, como ya he demostrado, es el ser viviente, la persona, y el cuerpo es la parte física de la persona. Cuando morimos es la persona (el alma) la que muere, y entonces el cuerpo, la parte física, se pudre o corrompe en el sepulcro, mientras que la energía de vida, el espíritu, regresa a Dios que la dio (Ecle.12:7). Por consiguiente LA PERSONA (EL ALMA) NO SOBREVIVE A LA MUERTE, sino que esta deja de existir cuando muere, pues Dios dice que la persona, el alma, vuelve al polvo de la tierra (Gen.3:18-19). ¡¡Volver al polvo de la tierra es sencillamente dejar de existir!!. Enseñar que el alma sobrevive a la muerte es la mayor mentira de Satanás a la especie humana, enseñada por millones de falsos cristianos y por todas las religiones falsas del mundo, y además es un rechazo total al verdadero Evangelio.

 

Salir el alma

 

Los falsos cristianos dicen lo siguiente:

 

Es por eso que en el Nuevo Testamento encontramos evidencias de que el alma se separa del cuerpo cuando este muere. "Y aconteció que al salírsele el alma murió Raquel." Génesis 35:18-20.

 

Ese argumento es uno de los más falsos y estúpidos que esgrimen todos los falsos cristianos. Cuando la Biblia dice que el alma (la nefesh) de una persona sale del cuerpo, significa sencillamente que SU VIDA sale del cuerpo, ya que la palabra hebrea nefesh significa también vida. Obviamente cuando una persona muere su vida sale del cuerpo, es decir, se extingue, deja de existir, ya que la persona vuelve al polvo de la tierra. Ahora bien, observe que en ninguna parte de la Biblia se dice que cuando el alma o la vida sale del cuerpo esta siga viviendo en un más allá. La vida o alma salió de Raquel, ¡¡pero en ninguna parte se dice que Raquel siguiera viva en un más allá!!. Esa es la forma más perversa y satánica de retorcer la Sagrada Escritura, haciéndola decir lo que no dice, sino lo que los herejes y apostatas quieren que diga.

 

El ladrón arrepentido

 

Los falsos cristianos dicen lo siguiente:

 

Otros ejemplos: El ladrón que se arrepintió en la cruz, mientras su cuerpo permanecía sepultado en la tierra, su alma viajó ese mismo día con Jesús al Paraíso, como el Señor se lo prometió.

 

Vamos a desenmascarar esa mentira diabólica:

Vamos a leer el pasaje completo, para conocer su verdadero significado:

 

39 Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. 40 Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú al Poderoso, estando en la misma condenación? 41 Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. 42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo hoy: estarás conmigo en el paraíso. (Lc.23:39-43)

 

Observe como el ladrón arrepentido le pidió a Jesús que se acordara de él CUANDO VINIERA EN SU REINO. Este ladrón arrepentido jamás le pidió a Jesús que su alma se fuera con él al cielo en el momento de la muerte, sino que se acordara de él cuando regresara en gloria a la tierra. Entonces Jesús le prometió de forma solemne que estará con él en el paraíso.

En los textos griegos de ese pasaje no se encuentra la conjunción "que", y los signos de puntuación, como las comas o los puntos, no existían en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento. Por lo tanto, para saber donde colocar la coma, o los dos puntos, en ese pasaje, hemos de tener en cuenta el contexto bíblico.

El ladrón arrepentido no se fue al cielo con Jesús en el momento de la muerte por una razón muy sencilla: porque Jesús, después de resucitar, se apareció a María Magdalena, y la dijo: "no me retengas, PORQUE AÚN NO HE SUBIDO A MI PADRE" (Jn.20:17), y el Padre está en el CIELO (Mt.6:9). Por lo tanto, Jesús no subió al cielo cuando murió, ni se llevó el alma del ladrón arrepentido al cielo cuando murió. Él solo fue al cielo tres días después de morir.

Jesús, en ese pasaje, estaba usando la palabra "hoy" de la misma forma que se utiliza en muchas partes de las Escrituras del Antiguo Pacto, con el fin de reforzar una afirmación anterior. Veamos los siguientes tres ejemplos bíblicos:
"Yo pongo HOY por testigos al cielo y a la tierra... Aprende pues, HOY, y reflexiona en tu corazón... Guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando HOY..." (Deuteronomio 4:26, 39, 40).


Declarar algo "hoy" equivalía a hacer una afirmación solemne y con autoridad, y de una certeza total. Por lo tanto, cuando Jesús dijo al ladrón arrepentido "DE CIERTO TE DIGO HOY CONMIGO ESTARÁS EN EL PARAISO", de ninguna manera le estaba diciendo que ese mismo día estaría con él en el Paraíso, sino que en ese mismo día le estaba asegurando solemnemente que estaría con él en el Paraíso, ¡en tiempo futuro! Por lo tanto, el ladrón arrepentido podía tener la completa seguridad de que estaría con Jesús en el Paraíso, PERO NO CUANDO MURIERA, sino cuando Jesús VINIERA EN SU REINO.

Veamos ahora el significado de la palabra "Paraíso".
La palabra "paraíso" viene del idioma antiguo de los persas, y significa simplemente un jardín o parque repleto de placeres y maravillas. Pues bien, esa palabra tiene DOS aplicaciones en la Biblia, como veremos ahora, uno es TERRENAL y el otro es CELESTIAL.
En Isaías 51:3 leemos lo siguiente:


"Ciertamente consolará IEVE a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en PARAÍSO, y su soledad en huerto de IEVE; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto".


Como podemos ver, esa profecía de Isaías es completamente TERRENAL, no celestial, y se refiere al futuro glorioso de Sion, cuando IEVE transformará el desierto en Paraíso, en huerto de IEVE, lleno de alegría y gozo o placeres maravillosos para la gente que viva en ese nuevo mundo.
Sin embargo, el Paraíso que encontramos en las Escrituras del Nuevo Pacto es CELESTIAL. Veamos:


"Conozco a un hombre en el Mesías, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta EL TERCER CIELO. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado AL PARAÍSO, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar" (2ª Corintios 12:2-4).


En ese pasaje de Pablo se identifica claramente al Paraíso con el TERCER CIELO. Por lo tanto, tenemos un Paraíso terrenal, que vendrá a la tierra en el futuro, y tenemos un Paraíso CELESTIAL que ya existe en el tercer cielo, y es en ese Paraíso del tercer cielo donde Dios tiene su morada (Mt.6:9).

Veamos ahora este otro texto donde aparece la palabra Paraíso:


"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del PARAÍSO de Dios." (Apocalipsis 2:7).


El anterior pasaje dice que el Paraíso de Dios está allá donde se encuentra el árbol de la vida, ¿y donde está el árbol de la vida? Dicho árbol estuvo un día en la tierra, en el jardín del Edén (Gen.2:9), pero ya no está en esta tierra, sino que fue llevado al tercer cielo. En Apocalipsis 22:2 leemos que el árbol de la vida está en la NUEVA JERUSALÉN CELESTIAL, en medio de la calle de esa ciudad, y las hojas de ese árbol servirán para la sanidad de las naciones.
Por consiguiente, ya sabemos qué es el Paraíso, y donde se encuentra. El Paraíso es el tercer cielo, es decir, la NUEVA JERUSALÉN, y el Paraíso también es el vergel maravilloso que vendrá a la tierra cuando venga la gloria de Sion.
Cuando Jesús dijo al ladrón arrepentido que estaría con él en el Paraíso, lo que Jesús le estaba prometiendo es que cuando él venga del cielo como Rey, con gran poder y gloria, entonces el ladrón arrepentido estará con él en el Paraíso o vergel maravilloso que comenzará en la tierra cuando el Señor Jesús venga en gloria a gobernar las naciones del mundo.

 

Elías y Moisés

 

Los falsos cristianos dicen lo siguiente:

 

El cuerpo de Moisés estaba sepultado en el Valle de Moab (Deuteronomio 34:5) y se apareció junto con el profeta Elías y los discípulos los miraron y los oyeron conversando con Jesús. (Lucas 9:27-32). Si el alma muere cuando el cuerpo muere, entonces... ¿Quién era ese Moisés que conversaba con Jesús?

 

Este es otro de los pasajes donde los falsos cristianos pretenden basar la doctrina satánica de la inmortalidad del alma es Mateo 17:1-7 y Lucas 9:27-32, el relato de la transfiguración de Jesús en el monte, y entonces aparecieron Moisés y Elías hablando con Jesús.

Las iglesias apostatas del diablo enseñan que las almas inmortales de Moisés y Elías estaban en el cielo donde Dios tiene su morada, y que en ese momento bajaron a la tierra para hablar con Jesús. Refutemos esa gran mentira:

 

1- En ninguna parte de la Biblia se dice que las almas Moisés y Elías estén en el cielo. La Biblia dice bien claro que Moisés murió a la edad de 120 años (Dt.34:7), y por tanto, volvió al polvo de la tierra, es decir, dejó de existir (Gen.3:18-19).

 

2- En ninguna parte de la Biblia se dice que Elías esté vivo en el cielo donde Dios tiene su morada. Lo que dice la Biblia es que Elías subió al cielo en un torbellino (2Re.2:11). Ahora bien, cuando ese pasaje dice que subió al cielo, se está refiriendo a que fue elevado al CIELO ATMOSFÉRICO, ¡no al cielo donde mora Dios!, ya que en Juan 3:13 Jesús dijo estas palabras:

 

Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre.

 

En ese pasaje Jesús estaba hablando del cielo donde está Dios el Padre, y él dijo que NADIE subió a ese cielo, por lo tanto, mienten todos aquellos iglesieros que enseñan que Elías fue llevado a ese cielo donde Dios el Padre tiene su morada. Elías, repito, fue alzado por ese torbellino al cielo atmosférico, y llevado a otro lugar de la tierra, y después Elías murió y volvió al polvo de la tierra. Esto lo explica muy bien este magnífico artículo que he tomado de la Iglesia de Dios Unida:

 

Dios le había dicho anteriormente a Elías que tendría que ungir a un hombre llamado Eliseo, un profeta, para que fuera su sucesor (1 Reyes 19:16). Más tarde, Elías le dijo a Eliseo: “Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti” (2 Reyes 2:9). Hablaron entonces acerca de los dones de Dios que Eliseo iba a necesitar para poder cumplir el papel de Elías.

“Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino” (v. 11). Elías se había ido. Los seguidores y estudiantes de Elías ahora sabían que Eliseo era su nuevo dirigente. “Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él” (v. 15).

Muchos lectores de la Biblia suponen que en este punto Elías fue hecho inmortal y que fue llevado al cielo, al lugar donde reside Dios. Pero no fue así. Los hijos de los profetas sabían que el torbellino simplemente había llevado a Elías a otro lugar de la tierra. Le dijeron a Eliseo: “He aquí hay con tus siervos cincuenta varones fuertes; vayan ahora y busquen a tu señor; quizá lo ha levantado el Espíritu del Eterno, y lo ha echado en algún monte o en algún valle” (v. 16).

Los discípulos estaban preocupados por la seguridad de Elías, así que enviaron un grupo de 50 hombres para que lo buscaran. Éstos lo buscaron durante tres días, pero no lo pudieron encontrar (v. 17).

Hay otro pasaje que prueba de una manera contundente que Elías no se fue para el cielo. La Biblia nos dice que varios años después de haber sido llevado por el torbellino, Elías le escribió una carta a Joram, rey de Judá.

Veamos lo que sucedió, tal como está registrado en la Biblia. El último acto de Elías del que podemos conocer la fecha, ocurrió durante el reinado de Ocozías, rey de Israel, cuando Elías le dijo que iba a morir por sus pecados (2 Reyes 1:3, 17). El reinado de Ocozías duró tan sólo un año (hacia 850 a.C.).

El traslado y reemplazo de Elías están registrados en el capítulo siguiente de 2 de Reyes. La historia continúa narrándonos los sucesos de la vida de Eliseo, entre ellos un encuentro con Josafat, rey de Judá (2 Reyes 3:11-14). Varios años más tarde (hacia 845 a.C.), Joram, hijo de Josafat, sucedió a su padre como rey de Judá (2 Reyes 8:16).

Joram fue un rey perverso y llevó a la nación de Judá a rebelarse contra los mandamientos de Dios. Llevaba algunos años el reinado de Joram, y habían transcurrido varios años desde la desaparición de Elías, cuando éste le escribió una carta a Joram para advertirle acerca de las graves consecuencias de sus pecados. Esto aparece en 2 Crónicas 21:12-15.

Esta carta nos demuestra que el profeta todavía estaba vivo en la tierra varios años después de haber sido trasladado en el torbellino y reemplazado por Eliseo. Dios había escogido a Eliseo para que sucediera a Elías y fuera su profeta; lo único que hizo fue trasladar a Elías a otro lugar, y después permitió que continuara viviendo varios años más, como lo comprueba la carta a Joram.

Después de que Elías escribiera esa carta, la Biblia ya no vuelve a mencionar nada con respecto a él. Pero obviamente tuvo que morir, porque como leemos en Hebreos 9:27: “. . . está establecido para los hombres que mueran una sola vez . . .”. Elías, al igual que otros profetas y hombres y mujeres justos del Antiguo Testamento, murió en la fe, sin haber recibido la vida eterna en el Reino de Dios (Hebreos 11:39).

Como podemos ver en estos pasajes, un estudio cuidadoso de las Escrituras nos permite entender que la milagrosa ascensión de Elías en un torbellino estaba relacionada con su traslado a otro sitio geográfico, no con la vida eterna en el cielo.

http://espanol.ucg.org/folletos/cielo-y-el-infierno/cual-es-la-recompensa-de-los-justos/fue-hacia-el-cielo-el-profeta-elias

 

Ahí lo tiene magistralmente explicado. Elías no fue al cielo donde Dios tiene su morada, sino que fue elevado por un torbellino al cielo atmosférico, y trasladado a otro lugar de la tierra, donde murió y volvió al polvo de la tierra, dejando de existir.

 

3- ¿Por qué entonces aparecieron vivos Moisés y Elías en ese monte de la transfiguración?. La respuesta la encontramos en estas palabras de Jesús:

 

"Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos." (Mt.17:19).

 

Ese suceso se trataba sencillamente de una VISIÓN PROFÉTICA ANTICIPADA, una V.P.A, es el mismo tipo de visión que se menciona, por ejemplo, en el libro del Apocalipsis, en el cual se describen cosas que ocurrirán en el futuro, como si ya estuvieran ocurriendo ahora. La palabra "visión" aparece también en Apocalipsis 9:17, y como puede ver, se está refiriendo a un evento profético que ocurrirá en el futuro.

Por lo tanto, la visión de Moisés y Elías hablando con Jesús era una visión profética anticipada, una visión del futuro reino de Dios en la tierra, CUANDO MOISÉS Y ELÍAS YA ESTÉN RESUCITADOS en el reino de Dios. Por eso es que Jesús apareció en esa visión con sus vestiduras resplandecientes, porque era una visión de su gloria futura, cuando él esté reinando en la tierra con todos los santos resucitados.

Este relato de Moisés y Elías hablando con Jesús en el monte no demuestra por ninguna parte que el alma sea inmortal, ya que en ese pasaje no se dice por ninguna parte que el alma de Moisés y de Elías se apareciera, sino que eran las propias personas de Moisés y de Elías los que aparecieron en esa visión con sus cuerpos resucitados, ya que, como he dicho, se trataba de una visión profética anticipada.

 

El rico y Lázaro

 

Los falsos cristianos dicen lo siguiente:

 

El cuerpo de Abraham fue sepultado en la cueva de Macpelá, (Génesis 25:9); el rico murió y su cuerpo fue sepultado y Lázaro, el mendigo, fue llevado por los ángeles al “seno de Abraham” y allí, en ese lugar, se produce una conversación entre ellos, los cuales estaban físicamente muertos, pero sus almas estaban conversando. (Lucas 16:19-31).

 

Si hay un texto fundamental para los herejes infernistas donde ellos pretenden basar las doctrinas satánicas de la inmortalidad del alma y los sufrimientos eternos en el infierno, es la parábola del rico y Lázaro relatada por Jesús, y que se encuentra en Lucas 16:19-31.

En esta parábola los falsos cristianos pretenden basar las dos mayores mentiras de Satanás, como son la doctrina de la inmortalidad del alma, y la de los sufrimientos eternos en el infierno.

Vamos a estudiar dicha parábola, para que vea usted como mienten todos los falsos cristianos, y al mismo tiempo va a conocer la mejor y más perfecta explicación que existe sobre esta parábola del rico y Lázaro:

 

19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. 20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, 21 y

ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. 22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los mensajeros al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23 Y en el reino de la muerte alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado por estas llamas. 25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. 26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. 27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. 30 El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. 31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

 

Veamos lo siguiente:

 

1- Los analfabetos infernistas siempre dicen que este relato no se trata de una parábola, sino de una historia real y literal, ya que en este relato se mencionan nombres propios, como el de Abraham y Lázaro. El argumento de ellos es falso. ¿De donde sacan esos apostatas que en una parábola no pueden aparecer nombres propios?. ¿Donde dice la Biblia que en una parábola no se pueden utilizar nombres propios?. No lo dice en ninguna parte, ¡¡esa regla falsa se la han inventado los iglesieros apostatas!!.

Por supuesto que este relato de Jesús es una parábola, ya que se trata de la última de una serie de cinco parábolas seguidas (Lc.15:3-16:8).

Va a conocer usted por qué esta es la única parábola de Jesús en la cual él mencionó nombres propios, como los de Abraham y Lázaro.

Abraham, el rico y Lázaro eran personajes reales que existieron, sin embargo, los tres habían muerto, ellos estaban en el polvo de la tierra, dejaron de existir. Jesús lo dijo bien claro, ellos estaban muertos, no vivos. ¿Entonces por qué en esta parábola los tres aparecen vivos y hablando?, la respuesta es muy sencilla: Jesús estaba utilizando una figura literaria, muy común en la Biblia, llamada la prosopopeya, es decir, Jesús hizo hablar a tres personas muertas, como si estuvieran vivas. La misma figura literaria es utilizada en pasajes como Génesis 4:10, Isaías 14, o Apocalipsis 6:9-10, en todos esos pasajes Dios hace hablar a personas muertas, como si estuvieran vivas.

Jesús dijo que el mendigo murió, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Observe que Jesús no dijo jamás que el alma del mendigo fuera llevada al seno de Abraham. Tampoco dijo que el espíritu del mendigo fuera llevado a ese seno de Abraham.

Observe que los tres, Abraham, Lázaro y el rico TENÍAN CUERPOS FISICOS DE CARNE Y HUESOS, pues se menciona el DEDO de Lázaro, el PECHO de Abraham, y la LENGUA Y LOS OJOS del rico. Por lo tanto, ¡¡esta parábola no tiene que ver nada con lo que ocurre con el espíritu humano después de la muerte!!, ya que Jesús dijo bien claro que UN ESPÍRITU NO TIENE CARNE NI HUESOS (Lc.24.39). Como los tres aparecen en esa parábola con cuerpos físicos, de carne y huesos, ¡¡entonces significa que ellos NO ERAN ESPIRITUS!!. Y tampoco por supuesto era almas desencarnadas. Los tres tenían cuerpos físicos, lo cual significa que los tres estaban RESUCITADOS.

Por lo tanto, el pasaje no habla por ninguna parte de un alma inmortal, ni tampoco del espíritu. Jesús simplemente utilizó la prosopopeya, haciendo hablar a esos muertos como si estuvieran vivos.

 

2- El rico representaba a los fariseos que odiaban a Jesús y le rechazaban. Eran precisamente esos malvados fariseos los que no creían en las Sagradas Escrituras Hebreas, es decir, en los escritos de Moisés y los profetas, y por eso no podían aceptar que Jesús fuera el Mesías predicho por los profetas hebreos. Vamos a leerlo:

 

Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.

No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza.

Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras? (Jn.5:39-40, 45-47).

 

Por lo tanto, ahí lo tiene bien claro. El rico de la parábola representaba solamente a esos fariseos que no creían en los escritos de Moisés y los profetas, los cuales hablaron de Jesús.

 

3- ¿A quién representaba Lázaro?. ¡A los gentiles!, es decir, a los que no son judíos. Observe como Jesús dijo que ese mendigo llamado Lázaro estaba tirado fuera de la casa del rico, herido y enfermo, y ansiaba comer de las migajas que caían de la mesa del rico. Pues bien, Jesús también habló de una señora gentil, diciendo lo siguiente:

 

Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.

El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme!

Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora. (Mt.15:22-28).

 

Por lo tanto, Lázaro simbolizaba a todos los gentiles de otras naciones que eran odiados y rechazados por los fanáticos fariseos.

 

4- Los apostatas iglesieros siempre salen con el cuento falso de que ese "seno de Abraham" es el cielo, otros lo llaman el Paraíso, sin embargo, Jesús no mencionó el cielo ni el Paraíso por ninguna parte en esa parábola, sino que dijo EL SENO DE ABRAHAM. ¿Y qué es el seno de Abraham?. Pues la misma frase lo dice: el PECHO de Abraham, ya que el seno es el pecho. Coja usted un diccionario y busque la palabra "seno", y verá que es el pecho. Nada de cielo ni de Paraíso.

Jesús simplemente colocó al mendigo Lázaro recostado en el pecho de Abraham, indicando así que ese mendigo era un verdadero hijo de Abraham, y amigo suyo.

Los fariseos, representados por el rico, se creían hijos de Abraham, pero Jesús les dijo que eran hijos de su padre el diablo (Jn.8:44). Sin embargo, el pobre Lázaro sí que era un verdadero hijo de Abraham, por eso es que Jesús lo colocó recostado en el pecho de Abraham, indicando así una amistad y compañerismo perfecto. En Juan 1:18 leemos que Jesucristo está en el seno del Padre, indicando así que Jesús tiene una unidad y compañerismo perfecto con el Padre.

 

5- Observe también como Jesús dijo que el mendigo fue LLEVADO POR LOS ÁNGELES a ese seno de Abraham, para estar con él. Esto significa que esta enseñanza de Jesús en esa parábola se cumplirá cuando los verdaderos cristianos sean recogidos por los ángeles y llevados hacia arriba, para recibir a Cristo en el aire, cuando él venga en gloria (Mt.24:30-31, 1Ts.4:15-17). Por lo tanto, los verdaderos cristianos estaremos con Abraham, pero estaremos con él no cuando morimos, SINO CUANDO CRISTO VENGA EN GLORIA Y RESUCITEMOS, es entonces cuando los ángeles nos llevarán para estar con el padre Abraham.

 

6- Jesús dijo que el rico también murió, pero él fue llevado al reino de los muertos, al hades, y en ese lugar estaba siendo atormentado por las llamas.

Observe que Jesús no habló del infierno por ninguna parte. La palabra "infierno" se encuentra solamente en las malas traducciones, ya que la palabra que ahí aparece es HADES, y el hades, como ya he demostrado, es el Seol, es el reino de la muerte o de los muertos. La palabra "infierno" fue añadida por la iglesia católica romana a ese texto, en la versión latina de Jerónimo, en el siglo 5, y esa palabra, infierno, significa simplemente "lugar bajo tierra", o "inferior".

El rico sencillamente estaba en el reino de los muertos, en cuerpo y alma, indicando así que él había resucitado. El fuego se refiere al lago de fuego, el cual estaba atormentando al rico, pues al observar esas llamas terribles estas le estaban atormentando, y le dejaron la lengua seca de terror, por eso es que él pidió una gota de agua para refrescar su lengua. Él todavía no había sido arrojado al lago de fuego para ser destruido, simplemente estaba viendo esas llamas que le estaban aterrorizando. Si el rico estuviera ardiendo dentro de esas llamas, sería totalmente ridículo que él pidiera solo una gota de agua para refrescar su lengua. Él pidió esa gota de agua para refrescar su lengua simplemente porque todavía no había sido arrojado a las llamas para ser destruido.

 

7- En esta parábola Jesús explicó sencillamente lo que ocurrirá con los justos y con los injustos cuando estos resuciten. Unos serán llevados por los ángeles para estar con Abraham, lo cual sucederá cuando Cristo venga en gloria, y otros, como el rico, estarán en el reino de los muertos, siendo atormentados por el lago de fuego que los destruirá totalmente en cuerpo y alma (Mt.10:28).

¡¡Esta parábola no tiene que ver nada con las doctrinas satánicas de la inmortalidad del alma y los sufrimientos eternos en un infierno de fuego en el centro de la tierra!!. La parábola no habla por ninguna parte del centro de la tierra, ni aparece la palabra "infierno" por ninguna parte.

 

8- Jesús dijo también que los condenados no podrán estar con Abraham, y los salvos, como el mendigo, no podrán pasar tampoco al reino de los muertos, ni sufrirán en el fuego. La enseñanza es bien clara: ¡¡los salvos, cuando estén con Abraham, podrán ver la destrucción de todos los malvados en el fuego!!. Abraham y Lázaro podían ver perfectamente al rico siendo atormentado por las llamas, lo cual demuestra de forma irrefutable que cuando los salvos resuciten a la venida de Cristo, y los malvados sean arrojados al lago de fuego, los salvos lo podrán ver.

 

9- El rico pidió a Abraham que enviara a Lázaro a la casa de su padre, pues tenía cinco hermanos, y él no quería que esos cinco hermanos fueran también a ese mismo lugar de destrucción.

Esto es tremendamente interesante. Ponga atención: ¡¡el rico de la parábola NO CREÍA EN LA RESURRECCIÓN, SINO EN LA DOCTRINA SATÁNICA DE LA INMORTALIDAD DEL ALMA!!.

Los fariseos en la época de Jesús estaban infestados por la filosofía pagana griega, que enseñaba la doctrina diabólica de la inmortalidad del alma, y estos fariseos que odiaban a Jesús enseñaban también esa doctrina de Satanás de la inmortalidad del alma, ellos rechazaban los escritos de Moisés y los profetas, los cuales enseñan bien claro que el alma muere, y que los muertos volverán a vivir solamente cuando Dios los resucite del polvo de la tierra (Eze.18:4, 20, Dn.12:2, etc.). Sin embargo, la mayoría de los líderes religiosos judíos de esa época habían rechazado esta enseñanza bíblica, y enseñaban la mentira satánica de que el alma no muere, sino que sigue viviendo en un más allá, ¡¡por eso es que el rico le pidió a Abraham que ENVIARA a Lázaro a avisar a sus cinco hermanos vivos, para que no fueran ellos también a ese lugar de tormento.

Observe que el rico no pidió a Abraham que RESUCITARA a Lázaro, sino que dijo: “envía a Lázaro de entre los muertos”, lo cual es muy diferente. Es decir, el rico lo que pidió a Abraham es que enviara a Lázaro como alguna especie de aparición fantasmal a sus cinco hermanos, para avisarles de que existe ese lugar de tormento y destrucción en el fuego. El rico NO creía en la resurrección de los muertos, sino en la inmortalidad del alma, pues le repito, los fariseos de esa época ya enseñaban esa primera mentira de Satanás, y aún hoy en día la inmensa mayoría de los judíos creen y enseñan esa mentira diabólica y antibíblica de que el alma no muere, sino que sobrevive a la muerte en un más allá. Recuerde que el rico de la parábola representaba a todos esos fariseos que rechazaban a Jesús y las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamento. Ellos no creían en los escritos de Moisés y los profetas, y tampoco creían en Jesús como el Mesías, y además eran ricos y avaros, ¡¡exactamente igual que el rico de la parábola!!.

 

10- La respuesta que Abraham le dio al rico es muy interesante: él le dijo que sus hermanos tenían que oír a Moisés y a los profetas, ya que esas sagradas Escrituras hablan de Jesús, y además enseñan que el alma es mortal, no inmortal, y si ellos no querían creer los escritos de Moisés y de los profetas, entonces tampoco se convencerían si Lázaro resucitara de los muertos para advertirles.

Como puede ver, esos cinco hermanos del rico tampoco creían en los escritos de Moisés y los profetas, lo cual demuestra de forma clara que tanto el rico, como sus hermanos, eran fanáticos fariseos, los cuales odiaban a Jesús y enseñaban la doctrina diabólica de la inmortalidad del alma.

 

11- Observe la respuesta que Abraham le dio al rico:

 

Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

 

Aunque Lázaro se levantara de los muertos físicamente, y se apareciera a los cinco hermanos del rico, no se convencerían y no creerían en él.

Observe que Abraham sí que habló en ese pasaje de la resurrección, sin embargo, ¡¡el rico no habló por ninguna parte de la resurrección!!, sino que pidió simplemente que Abraham “enviara a Lázaro” para advertir a sus cinco hermanos. El rico sencillamente creía que el alma era inmortal, y que Abraham podía enviar el alma de Lázaro a la tierra para advertir a sus hermanos vivos en la tierra.

La enseñanza espiritual de esta parábola de Jesús es impresionante, y de una belleza inaudita.

Jesús simplemente enseñó en esta parábola lo que sucederá con los justos e injustos cuando estos RESUCITEN y venga el reino de Dios a la tierra. Entonces los justos procedentes de todas las naciones, como Lázaro, estarán con Abraham en el reino de Dios, mientras que los incrédulos, avaros, y malvados judíos, como los fariseos, representados por el rico, estarán fuera del reino de Dios y condenados al fuego que los destruirá.

Esto mismo es lo que enseñó Jesús en el siguiente pasaje, y que confirma de forma irrefutable que esta parábola del rico y Lázaro habla de lo que sucederá con los justos y los malvados cuando el reino de Dios venga a la tierra. Los justos, como Lázaro, resucitarán y estarán con Abraham en el futuro reino de Dios en la tierra, y los malvados e incrédulos, como el rico, irán a parar al lago de fuego, para ser totalmente destruidos. Leamos estas palabras de Jesús:

 

Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.

Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.

Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. (Lc.13:26-29).

 

Observe lo que dijo Jesús. Él dijo que vendrán muchos del oriente y del occidente, el norte y del sur, y se sentarán en la mesa del gran banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, es decir, cuando el reino de Dios venga a la tierra, muchas personas procedentes de las naciones, que no son judíos, estarán con Abraham en el reino de Dios, sin embargo, los “hijos del reino”, refiriéndose a los fariseos y demás judíos que le rechazaron, serán echados fuera del reino, a las tinieblas de afuera, donde será el lloro y el crujir de dientes, refiriéndose al lago de fuego donde serán arrojados los malvados cuando Cristo venga a reinar (Mt.25:41, 46). ¡¡Esto mismo es lo que enseñó Jesús en la parábola del rico y Lázaro!! Esta es la enseñanza clara de Jesús al contar esta parábola. Jesús jamás enseñó la doctrina satánica de la inmortalidad del alma, sino la doctrina bíblica de la resurrección de los muertos, y para ilustrar esta enseñanza, él contó esta tremenda parábola en la cual hizo hablar a tres personas muertas como si estuvieran vivas, es decir, utilizó la figura literaria de la prosopopeya, la cual se utiliza en varias partes de la Biblia.

Jesús tampoco dijo por ninguna parte que el espíritu del rico estuviera quemándose en el centro de la tierra. En ninguna parte de la parábola se habla de espíritus, ni del centro de la tierra.

Citar esta parábola de Jesús para enseñar que en el centro de la tierra existe un lugar de fuego y de tormento, donde millones de espíritus son quemados, es una de las doctrinas más falsas y satánicas que se puedan enseñar, se trata de una doctrina totalmente en contra de la enseñanza bíblica.

Sin embargo, Satanás ha pervertido la enseñanza de esta parábola, y ha engañado a millones de personas ignorantes de la verdadera doctrina, para inyectarle la primera mentira del diablo: la doctrina de que el alma es inmortal, así como el resultado de esa primera mentira: la doctrina de los sufrimientos eternos en el infierno.

 

12- Y para terminar el estudio profundo de esta gran parábola de Jesús, le voy a decir el por qué Jesús utilizó el nombre de Lázaro para referirse al mendigo, ¡¡ya que es la única parábola de Jesús donde se dan nombres propios!!. ¿Por qué?, pues ahora se lo voy a explicar.

La explicación es la siguiente: ¡Porque poco tiempo antes Jesús RESUCITÓ A UN JOVEN LLAMADO LÁZARO!, tal como leemos en Juan 11:41-44.

 

Observe atentamente lo que dijo Jesús en esta parábola, en el verso 31:

 

Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

 

Jesús dijo en esa parábola que esos fariseos, representados por los hermanos del rico, no se convencerían ni aunque Lázaro RESUCITARA de los muertos. Y efectivamente, poco tiempo antes Jesús resucitó al hermano de Marta y María, llamado Lázaro, ¡¡y los fariseos ni aun así quisieron creer en Jesús!!, ya que como resultado de la resurrección de Lázaro ellos quisieron matar a Jesús mismo, y también decidieron asesinar a Lázaro, para que la gente no creyera en Jesús (Jn.11:46-53, 12:10). Entonces Jesús más adelante les contó esta parábola el rico y Lázaro, ¡¡tomando como base el hecho de la resurrección de Lázaro que ocurrió anteriormente!!.

Los fariseos rechazaron a Lázaro y decidieron matarle, y de igual manera, el rico de la parábola, en representación de los fariseos, también rechazó al pobre Lázaro, y le tenía casi muerto de hambre y lleno de heridas fuera de su casa, sin embargo, en la resurrección de los justos y de los injustos, el rico se condenó en cuerpo y alma en el fuego, y Lázaro resucitó y fue llevado por los ángeles para estar con Abraham en el reino de Dios. ¡Por eso es que Jesús en esta parábola utilizó el nombre de Lázaro!

 

Las almas debajo del altar clamando a Dios

 

Los falsos cristianos dicen lo siguiente:

 

El apóstol Juan dice que vio debajo del altar a las almas (no dice los cuerpos) de los que habían sido asesinados por anunciar el mensaje de Dios. (sus cuerpos estaban sepultados en algún lugar de la tierra), pero sus almas clamaban con fuerte voz.

 

Este pasaje del Apocalipsis es uno de los que más utilizan los herejes y apostatas que predican la mentira satánica de la inmortalidad del alma. Es uno de los pasajes de la Biblia peor interpretados por todos los falsos maestros y falsos pastores de la cristiandad apostata. En este pasaje del Apocalipsis pretenden basar la doctrina satánica de que las almas de los verdaderos cristianos ya están vivas en el cielo, gozando de la bienaventuranza celestial.

Veamos seguidamente cual es la correcta interpretación de este pasaje tan pervertido por todos los apostatas de la fe, leámoslo:

 

9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido degollados por causa de la palabra del Poderoso y por el testimonio que ellos tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Amo soberano, el perfecto y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser degollados como ellos.

 

¿Dice ese pasaje del Apocalipsis que esas almas de los santos mártires estén en el cielo?, ¡¡de ninguna manera!!. El pasaje no habla del cielo por ninguna parte, sino que Juan las vio DEBAJO DEL ALTAR DE SACRIFICIOS. Estar debajo del altar no es estar en el cielo. Por lo tanto, los que dicen que esos santos mártires están en el cielo mienten.

Todo ese pasaje es una FIGURA SIMBÓLICA, ya que el Apocalipsis está repleto de figuras simbólicas, no literales. Por ejemplo, cuando Apocalipsis describe a una mujer ramera sentada sobre una bestia escarlata con siete cabezas y diez cuernos (Ap.17:3), es una figura simbólica, no literal, y representa a una religión falsa dominando sobre un imperio.

De igual manera, cuando en Apocalipsis 6:9-11 se dice que Juan vio a las almas de los mártires debajo del altar, clamando a Dios pidiendo justicia, es todo una figura simbólica, no literal.

Estar debajo del altar significa que ellos fueron sacrificados, los degollaron, y por eso aparecen simbólicamente debajo del altar de sacrificios. Estos santos mártires aparecen gritando o clamando a Dios pidiendo justicia, para que Dios se vengue de los que les asesinaron. Observe que estos santos mártires no están ni intercediendo por nosotros en el cielo, ni tampoco están gozando de las bienaventuranzas celestiales, sino que están clamando o gritando a Dios pidiendo justicia, de la misma manera que la sangre de Abel el justo clamaba a Dios desde la tierra pidiendo justicia (Gen.4:10). Esta figura literaria se llama PROSOPOPEYA, aparece varias veces en la Biblia, y consiste en hacer hablar a personas muertas, como si ellos ya estuvieran vivos. Lo mismo sucede con el pasaje de Apocalipsis 6:9-11, Dios hizo hablar a esos santos muertos, como si estuvieran vivos.

Si observa el verso 11 dice que se les dieron vestiduras blancas a esos santos mártires, y se les dijo que DESCANSARAN todavía un poco de tiempo más, hasta que se cumpla el número de sus consiervos y hermanos que han de ser MUERTOS COMO ELLOS, es decir, el pasaje dice bien claro que esos santos ESTÁN MUERTOS, ellos están DESCANSANDO en el POLVO DE LA TIERRA, están durmiendo en el polvo, tal como leemos en Daniel 12:2. El texto no dice por ninguna parte que esos santos mártires están vivos en el cielo, sino que están descansando, durmiendo en el polvo de la tierra, hasta que ellos despierten en el día de la resurrección. Jesús mismo dijo que todos los muertos, buenos y malos, están en los SEPULCROS, y volverán a vivir solamente cuando él los resucite (Jn.5:28-29). Jesús jamás dijo que los muertos estén vivos en un más allá, sino que ellos están durmiendo en el polvo de la tierra, hasta que Dios los devuelva a la vida, y reciban la recompensa o el castigo en el fuego.

Las vestiduras blancas significa que esos santos mártires mencionados en el Apocalipsis son dignos, ya que ellos vencieron y dieron sus vidas por la verdadera doctrina:

 

Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. (Ap.3:4-5).

 

A esos santos mártires se les ha otorgado esas vestiduras blancas porque ellos vencieron a Satanás por medio de la sangre de Cristo, por la palabra de su testimonio, y porque no amaron sus vidas hasta la muerte (Ap.12:11). Cuando estos santos mártires que forman la Iglesia de Cristo resuciten a la venida de Cristo es cuando ellos serán vestidos con esas vestiduras blancas (1Ts.4:15-17, Ap.19:7-8).

Por lo tanto, ese pasaje de Apocalipsis 6:9-11 no enseña por ninguna parte que el alma sea inmortal. No enseña por ninguna parte que los santos mártires estén en el cielo gozando de la bienaventuranza celestial, y tampoco enseña que esos santos mártires estén intercediendo por nosotros en el cielo. Simplemente se trata de una visión simbólica, en la cual Dios hace hablar a los santos muertos, como si estuvieran vivos, y ellos seguirán muertos y durmiendo en el polvo de la tierra hasta que se complete el número de cristianos mártires que han de morir como ellos.

Citar este pasaje del Apocalipsis para enseñar la doctrina satánica de la inmortalidad del alma es una de las formas más perversas y retorcidas de falsificar la Sagrada Escritura, haciéndola decir lo que uno quiere que diga.

Seguidamente voy a dar la prueba definitiva e irrefutable de que esos santos mártires mencionados en Apocalipsis 6:9-11 están muertos, y volverán a vivir solamente cuando Cristo venga en gloria y comience el Milenio. La prueba absoluta la tenemos en Apocalipsis 20:4-6, leamos el pasaje:

 

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra del Poderoso, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y fueron resucitados y comenzaron a reinar con Cristo mil años. 5 Ésta es la primera resurrección. (El resto de los muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años). 6 Bienaventurado y apartado

para el Poderoso el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes del Poderoso y de Cristo, y reinarán con él mil años.

 

Este grupo de santos mártires son exactamente los mismos mencionados en Apocalipsis 6:9-11. Ellos fueron degollados o decapitados por causa de la palabra de Dios y por el testimonio de Jesucristo. Ahora bien, observe como en el pasaje de Apocalipsis 6:9-11 se dice bien claro que estos santos mártires están MUERTOS, pues Dios les dice que sigan descansando en el polvo de la tierra, hasta que se complete el número de cristianos mártires que han de ser MUERTOS COMO ELLOS. Sin embargo, en el pasaje de Apocalipsis 20:4-6 estos mismos santos mártires ya aparecen vivos, RESUCITADOS, ellos han vuelto a la vida cuando Cristo viene en gloria, y comienzan a reinar con él durante mil años, lo cual demuestra de forma clara que estos santos mártires estaban muertos, y vuelven a vivir únicamente en el momento de la venida gloriosa de Cristo para reinar sobre la tierra durante el Milenio.

Si los muertos ya estuvieran vivos, entonces no tendría sentido que la Escritura diga VOLVIERON A VIVIR, si ellos ya están vivos, ¿para qué van a volver a vivir? Los muertos volverán a vivir (resucitarán) porque ahora no están vivos en ningún sitio.
Jesús dijo bien claro que los muertos vivirán, ¡en tiempo futuro!:

 

"Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi, aunque esté muerto, VIVIRÁ" (Jn.11:25),

 

Si los muertos ya estuvieran vivos en un "más allá", entonces Jesús nunca habría dicho esas palabras, sino que habría dicho algo como esto: "el que cree en mi, aunque esté muerto, no está muerto de verdad, sino que sigue vivo en el más allá". Por lo tanto, los que enseñan la doctrina de la inmortalidad del alma, es decir, la doctrina de que el alma sobrevive a la muerte, NO SON cristianos.

Esa doctrina de que los verdaderos cristianos que han muerto ya están con Cristo en el cielo es una gran mentira, porque la Escritura dice bien claro que los verdaderos cristianos que forman la Iglesia de Cristo estarán con él SOLAMENTE CUANDO ÉL VENGA EN GLORIA A REINAR, no cuando morimos. Vamos a comprobarlo con este pasaje del Apóstol Pablo:

 

15 Conforme a lo dicho por el Amo, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Amo, de ninguna manera nos adelantaremos a los que durmieron. 16 Porque el Amo mismo con una llamada poderosa, con su llamada de jefe de los ángeles, y al sonido de la trompeta del Poderoso, descenderá del cielo; y los muertos unidos a Cristo resucitarán primero. 17 Seguidamente nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado en la tierra, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Amo en la atmósfera, y de esta manera estaremos siempre con el Amo. (1Ts.4:15-17).

 

1 Pero con respecto a la venida de nuestro Amo Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos (2Ts.2:1).

 

Como puede ver, en esos dos pasajes del Apóstol Pablo dijo bien claro que los cristianos verdaderos que han muerto estarán con Cristo solamente cuando él venga en gloria, ¡¡no cuando morimos!!. Los textos son tan claros, que hasta un nene de 6 años los entiende. Los cristianos verdaderos nos reuniremos con Cristo únicamente cuando él venga en gloria, es entonces cuando los cristianos muertos volverán a vivir, con cuerpos gloriosos, y juntamente con los cristianos vivos que estén en la tierra serán arrebatados en "nubes" para recibir a Cristo en el aire, Y ENTONCES ESTAREMOS PARA SIEMPRE CON ÉL.

Por consiguiente, cuando el sistema iglesiero apóstata, el SIA, enseña que las almas de los cristianos se reúnen con Cristo en el cielo cuando ellos mueren, están mintiendo descaradamente, y enseñando una doctrina satánica y anticristiana que es todo lo contrario de lo que enseñaron Jesús y sus apóstoles.

 

La aparición de Samuel

 

Otro de los pasajes bíblicos que los apostatas de la fe siempre esgrimen para enseñar la doctrina satánica de la inmortalidad del alma es el caso de la aparición de Samuel, relatado en 1Samuel 28:7-20. Ellos dicen que fue el alma o el espíritu de Samuel quien se apareció en ese momento, sin embargo, veamos la verdad sobre este asunto:

 

1- En primer lugar hay que dejar claro que realmente fue el profeta Samuel quien se apareció, porque muchos enseñan que fue un demonio, disfrazado de Samuel, quien se apareció, sin embargo, el texto bíblico jamás dice esa falsedad, sino que dice bien claro que fue SAMUEL quien se apareció, vamos a leerlo:

 

1Sa 28:12 Y viendo la mujer a Samuel, clamó en alta voz, y habló aquella mujer a Saúl, diciendo:

1Sa 28:13 ¿Por qué me has engañado? pues tú eres Saúl. Y el rey le dijo: No temas. ¿Qué has visto? Y la mujer respondió a Saúl: He visto dioses que suben de la tierra.

1Sa 28:14 El le dijo: ¿Cuál es su forma? Y ella respondió: Un hombre anciano viene, cubierto de un manto. Saúl entonces entendió que era Samuel, y humillando el rostro a tierra, hizo gran reverencia.

1Sa 28:15 Y Samuel dijo a Saúl: ¿Por qué me has inquietado haciéndome venir? Y Saúl respondió: Estoy muy angustiado, pues los filisteos pelean contra mí, y Dios se ha apartado de mí, y no me responde más, ni por medio de profetas ni por sueños; por esto te he llamado, para que me declares lo que tengo que hacer.

1Sa 28:16 Entonces Samuel dijo: ¿Y para qué me preguntas a mí, si IEVE se ha apartado de ti y es tu enemigo?

1Sa 28:17 IEVE te ha hecho como dijo por medio de mí; pues IEVE ha quitado el reino de tu mano, y lo ha dado a tu compañero, David.

1Sa 28:18 Como tú no obedeciste a la voz de IEVE, ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso IEVE te ha hecho esto hoy.

1Sa 28:19 Y IEVE entregará a Israel también contigo en manos de los filisteos; y mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos; y IEVE entregará también al ejército de Israel en mano de los filisteos.

1Sa 28:20 Entonces Saúl cayó en tierra cuan grande era, y tuvo gran temor por las palabras de Samuel; y estaba sin fuerzas, porque en todo aquel día y aquella noche no había comido pan.

 

Como puede ver, el pasaje bíblico es bien claro. ¡¡En ninguna parte dice que fuera un demonio disfrazado de Samuel!!, los jehovinos atalayados, y otros muchos, sencillamente han sido engañados y están haciendo decir al texto bíblico lo que NO DICE, sino lo que ellos quieren que diga. El texto bíblico dice de la forma más clara que era EL PROFETA SAMUEL quien se apareció a la adivina de Endor. Era el mismo Samuel quien habló a Saúl, pues varias veces se dice "y Samuel dijo", si hubiera sido un demonio quien se apareció, entonces el texto bíblico diría: "y el demonio disfrazado de Samuel dijo". ¿Queda clarito?, esto es tremendamente importante.

 

2- Si los muertos están en el polvo de la tierra y ya no existen, ¿entonces por qué se apareció el profeta Samuel?. La explicación es bien sencilla de entender: ¡¡porque Dios hace lo que le da la gana, y para él no hay nada imposible!!, él puede hacer que se aparezca un muerto para dar algún mensaje verdadero, como fue el caso de Samuel, el cual Dios hizo que subiera del polvo de la tierra para aparecerse y dar un mensaje al rey Saúl.

Observe que el pasaje bíblico dice que Samuel SUBÍA DE LA TIERRA, es decir, él estaba muerto, en el polvo de la tierra. ¡¡El texto no dice por ninguna parte que el alma de Samuel bajó del cielo!!, sino que él subía de la tierra, indicando así que él estaba muerto y descansando en el polvo de la tierra.

 

3- Los que enseñan que era un demonio disfrazado de Samuel quien se apareció afirman que esos "dioses" que subían de la tierra, mencionados en el verso 13, eran demonios. Ahora bien, ¿y donde dice el texto bíblico que esos dioses eran demonios?, ¡en ninguna parte!, eso lo añaden ellos, de demonios nada de nada, en todo el pasaje no se mencionan demonios por ninguna parte. 

Muchos dicen que eran demonios, porque dice "dioses", en plural, y por tanto, ellos dicen que un grupo de demonios subieron de la tierra para acompañar al demonio que se hacía pasar por Samuel. Sin embargo, repito, eso es falso, eso lo añaden ellos, se lo inventan ellos, porque el texto bíblico no habla para nada de demonios, o de espíritus inmundos, dice simplemente "dioses".

Ahora bien, resulta que la palabrita hebrea que ha sido traducida por "dioses" es elohim, ¡¡que significa poderoso!!, es decir, lo que vio la adivina de Endor es subir de la tierra a UN SER PODEROSO, el cual era un anciano cubierto de un manto.

El pasaje bíblico dice bien clarito que la adivina de Endor vio subir de la tierra A UN SOLO SER, ¡¡ella no vio a muchos seres subir de la tierra, sino solo a uno!!, porque observe lo que el rey Saúl preguntó a la adivina de Endor seguidamente:

 

El le dijo: ¿Cuál es su forma? (v.14).

 

Saúl preguntó por la forma de ese ser único que subía de la tierra, si ella hubiera visto a muchos seres o espíritus subir de la tierra, entonces Saúl habría preguntado esto: "Cuales son sus formas?"

Por lo tanto, ahí lo tiene bien claro, la adivina de Endor de ninguna manera vio a muchos demonios subir de la tierra, ni tampoco vio a un demonio que se hacía pasar por el profeta Samuel, eso es sencillamente falso. Lo que ella vio es a un solo ser subir de la tierra, EL CUAL ERA EL MISMISIMO PROFETA SAMUEL, tal como dice repetidamente el pasaje bíblico. ¡¡¡Por eso es que la adivina de Endor pegó un gran grito al ver al profeta Samuel!!!, PORQUE ELLA NO SE ESPERABA VER A SAMUEL, sin embargo, era el profeta Samuel quien se apareció, porque así lo dice el texto bíblico repetidamente.

Dios hizo que Samuel se apareciera a ella simplemente para dar un mensaje especial a Saul, de que su reino sería quitado, y al día siguiente estaría muerto y sepultado.

Como ya he demostrado, quien se apareció a la adivina de Endor no fue un demonio disfrazado de Samuel, sino el mismo profeta Samuel, la Escritura lo dice repetidamente. 

Dios en su poder hizo que Samuel subiera de la tierra, es decir, del sepulcro (el seol), para aparecerse a esa adivina, y dar un mensaje muy especial al rey Saul. Para Dios no hay NADA imposible, y él puede levantar a un muerto, si lo desea, para dar un mensaje a quien sea. Pero lo que no se puede hacer es falsificar la mismísima Palabra de Dios, para hacerla decir lo que nosotros queremos que diga. El escritor sagrado de 1 de Samuel, inspirado por Dios, dijo de forma bien clara que era el profeta Samuel quien se apareció, por lo tanto, nadie tiene ningún derecho para contradecir a Dios y decir que era un demonio quien se apareció.

Pero no solo eso, el mensaje que dio Samuel era absolutamente verdadero, ¡¡no dijo ninguna mentira!!, Y ASÍ NO ACTÚAN LOS DEMONIOS, ellos dicen mentiras, o mezclan la verdad con la mentira, pero en este caso Samuel dijo toda la verdad, la cual se cumplió al pie de la letra, por lo tanto, es totalmente estúpido y falso decir que quien se apareció fue un demonio disfrazado de Samuel.
Otros muchos dicen que ese espíritu habló a través de la bruja, como en las sesiones espiritistas, donde el supuesto muerto habla a través de la boca del médium espiritista, sin embargo, ¡eso es falso!. Observe bien que 
ESE PASAJE NO LO DICE POR NINGUNA PARTE. Lo que dice el texto bíblico es que la hechicera vio a Samuel subir de la tierra, y luego Samuel habló, pero EN NINGUNA PARTE DICE QUE HABLARA POR MEDIO DE LA BOCA DE LA BRUJA. Todos pudieron oír la voz del profeta Samuel, el cual se había aparecido y solo la médium podía verlo, Saúl también oyó esa voz de Samuel, pero repito que en ninguna parte se dice que Samuel hablara por la boca de la bruja, por lo tanto, NO ERA UNA REUNIÓN ESPIRITISTA, sencillamente Dios permitió que se levantara de la tierra Samuel y se apareciera a esa bruja, luego Samuel habló y todos pudieron oírle. 
Ese fue un suceso especial y único en toda la Biblia en el cual Dios hizo que el profeta Samuel subiera de la tierra, para dar un mensaje directo y personal al rey Saul, y decir que fue un demonio quien se apareció es sencillamente mentira, pues eso es todo lo contrario de lo que dice la Biblia.
Los que dicen que fue un demonio quien se apareció afirman que Dios no puede romper sus normas, ¿ah no?, ¿y donde dice la Biblia que Dios no puede romper sus reglas?, 
DIOS PUEDE HACER LO QUE LE VENGA EN GANA, él crea sus reglas y las puede romper cuando quiera, nosotros no podemos decir a Dios como debe de actuar. Dios utilizó esa situación para que el profeta Samuel se apareciera y diera un mensaje directo al rey Saúl.

 

Partir para estar con Cristo

 

Filipenses 1:21-24 es uno de los pasajes fundamentales donde todos los apostatas de la fe y falsos maestros pretenden basar esa gran mentira de que el alma de los cristianos se reúne con Cristo en el cielo en el momento de la muerte. Leamos el pasaje para estudiarlo:

 

21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22 Mas si el vivir en este cuerpo de carne representa para mí un trabajo que da fruto, entonces no se que escoger. 23 Me siento presionado por ambas partes, sin embargo, deseo partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24 pero quedar en este cuerpo de carne es más necesario para el beneficio de vosotros.

 

Pablo dijo que para él morir era una ganancia, pues dijo que él deseaba partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor.

¿Dice ese pasaje que el alma de Pablo se iría al cielo con Cristo en el momento de la muerte?, ¡de ninguna manera!. Pablo jamás dijo que el alma de los cristianos va con Cristo cuando morimos. Lo que él dijo bien claro es que los cristianos verdaderos estaremos con Cristo solo cuando él venga en gloria (1Ts.4:17, 2Ts.2:1).

Lo que Pablo enseñó en ese pasaje de Filipenses 1:23 es que él deseaba partir para estar con Cristo, Y LOS CRISTIANOS PARTIREMOS PARA ESTAR CON CRISTO CUANDO ÉL VENGA EN GLORIA Y SEAMOS ARREBATADOS PARA RECIBIRLE EN EL AIRE (1Ts.4:15-17). Por lo tanto, Pablo simplemente dijo en ese texto que él deseaba marcharse para estar con Cristo, lo cual sucederá solamente cuando él venga en gloria, no cuando morimos. En ese pasaje Pablo jamás dijo que su alma inmortal se iría con Cristo al cielo cuando muriera. Pablo no era un hereje y un apostata como lo son los hijos de la gran ramera romana, los católicos y también los mal llamados "evangélicos".

 

Para Dios todos los muertos viven

 

Otro de los pasajes que los falsos cristianos siempre esgrimen para basar la doctrina satánica de la inmortalidad del alma es Lucas 20:38. Vamos a leer esas palabras de Jesús, pero con su contexto, para conocer perfectamente la enseñanza de Jesús en ese pasaje:

 

34 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Los hijos de esta era se casan, y se dan en casamiento; 35 mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. 36 Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los mensajeros, y son hijos del Poderoso, al ser hijos de la resurrección.

37 Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Amo, el Poderoso de Abraham, el Poderoso de Isaac y el Poderoso de Jacob. 38 Porque el

Poderoso no es el Poderoso de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven. (Lc.20:34-38).

 

¿De qué estaba hablando Jesús en ese pasaje?. El texto lo dice bien claro: de la RESURRECCIÓN DE LOS JUSTOS.

Como puede ver, ese texto no habla por ninguna parte de esa doctrina satánica de la inmortalidad del alma. En ninguna parte dijo Jesús que las almas sean inmortales, ni que las almas de los justos estén vivas en el cielo. Jesús únicamente estaba hablando de la futura resurrección de los justos, la cual sucederá en el siglo o era venidera, cuando él venga en gloria (1Co.15:23, 1Ts.4:15-17).

Dios el Padre, el Poderoso supremo, no es el Dios de muertos, sino de vivos, porque PARA DIOS TODOS LOS JUSTOS MUERTOS YA HAN RESUCITADO, Y LOS VE VIVOS. Dios el Padre no está sujeto al tiempo como nosotros los humanos, él ve el futuro, y él llama a las cosas que no son, como si ya fuesen, tal como dijo el apóstol Pablo en este pasaje:

 

17 como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes delante del Poderoso, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no existen, como si existiesen. (Ro.4:17).

 

El pasaje es bien claro, Dios el Padre da vida a los muertos, los resucita, y llama a las cosas que no existen, como si ya existiesen, por eso es que para él todos los justos que han muerto están vivos, porque ÉL YA LOS VE RESUCITADOS. Citar estas palabras de Jesús para enseñar que el alma es inmortal, o para decir que los justos que han muerto ya están vivos en el cielo, es una de las maneras más satánicas y perversas de retorcer la enseñanza de Jesucristo, y los que persisten en enseñar esa doctrina diabólica de la inmortalidad del alma están, por tanto, llamando embustero a Cristo, y en el día del juicio recibirán su justo castigo por rechazar la verdadera enseñada por Jesús y sus apóstoles, una verdadera doctrina que está siendo expuesta muy claramente en este librito.

 

Los espíritus encarcelados

 

1Pedro 3:18-20 es otro de los pasajes que los falsos cristianos siempre citan para enseñar la primera mentira de Satanás: la doctrina de la inmortalidad del alma.

Vamos a leer el pasaje completo, con su contexto, para que conozcamos su verdadero significado:

 

18 Cristo murió por los pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con el Poderoso. Sufrió la muerte en la carne, pero volvió a la vida en espíritu.

19 Por lo tanto, fue en espíritu a predicarles a los espíritus encarcelados, 20 esos que desobedecieron al Poderoso hace mucho tiempo, cuando el Poderoso esperaba con paciencia mientras Noé construía el arca.

Sólo ocho personas se salvaron de morir ahogadas en ese terrible diluvio.

 

¿Habla ese pasaje de las almas o de los espíritus de personas muertas que estén por ahí viviendo en un más allá?, ¡¡de ninguna manera!!. Ese pasaje no habla de espíritus de personas muertas.

Veamos a qué espíritus encarcelados se estaba refiriendo el apóstol Pedro, la respuesta la dio el apóstol Judas Tadeo en estas palabras:

 

6 Y os recuerdo que los mensajeros celestiales no se mantuvieron dentro de los límites de autoridad que el Poderoso les puso, sino que abandonaron el lugar donde vivían. El Poderoso los ha tenido firmemente

encadenados en prisiones de oscuridad, en espera del gran día del juicio. (Judas 1:6).

 

Como puede ver, esos espíritus encarcelados no eran espíritus de humanos, sino que se refiere a LOS ÁNGELES O MENSAJEROS CELESTIALES QUE PECARON, los cuales abandonaron su morada en el cielo para bajar a la tierra y fornicar con las hijas de los hombres, para crear una nueva raza híbrida y malvada de gigantes (Gen.6:1-2). Estos ángeles malvados que descendieron del cielo a la tierra fueron luego encadenados en PRISIONES DE OSCURIDAD, esperando el día del juicio. Por lo tanto, los que enseñan que esos espíritus encarcelados son espíritus de seres humanos que han muerto mienten.

Pero no solo eso, la Biblia llama a los ángeles ESPÍRITUS, vamos a leerlo:

 

"Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego." (Heb.1:7).

 

Ahí lo tiene bien claro, los ángeles son espíritus, y esos espíritus encarcelados se refiere a ángeles malvados que pecaron, y que ahora están en prisiones de oscuridad, esperando el día del juicio.

El pasaje de 1 Pedro 3 dice también que Jesús murió y volvió a vivir EN ESPÍRITU, es decir, resucitó con un cuerpo glorioso y espiritual, por eso es que el apóstol Pablo llamó a Jesús resucitado ESPÍRITU QUE DA VIDA:

 

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el último Adán, espíritu que da vida. (1Co.15:45).

 

Jesús es un espíritu que da vida, él tiene un cuerpo espiritual, y Pedro dijo que en esa condición de espíritu, DESPUÉS DE RESUCITAR, fue a predicar a esos espíritus o ángeles malvados encarcelados, para anunciarles su victoria sobre la muerte. Observe que el apóstol Pedro no dijo por ninguna parte que el espíritu de Jesús se fuera al infierno antes de resucitar, para predicar a los espíritus de personas muertas, eso jamás lo dijo Pedro, eso es una espantosa patraña, una fábula mentirosa enseñada por los apostatas de la fe. Lo que enseñó el apóstol Pedro en ese pasaje es que Jesús, después de resucitar, y en su condición de espíritu, se fue a proclamar a esos ángeles malvados que están en prisiones de oscuridad su victoria sobre la muerte, que era la forma más poderosa de anunciar a esos ángeles malvados la victoria sobre todos sus enemigos. Citar ese pasaje de Pedro para enseñar que el alma es inmortal, o para decir que los espíritus de los seres humanos que han muerto están encarcelados en el infierno, es una de las maneras más retorcidas y diabólicas de falsificar las Sagradas Escrituras, para así poder engañar a los que ignoran la verdadera doctrina.

 

El Seol

 

En la Sagrada Escritura leemos lo siguiente:

 

Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.

También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol.

Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. (Ecle.9:5-6, 10).

 

Este pasaje de la Sagrada Escritura enseña todo lo contrario de lo que enseña el sistema iglesiero apostata, el SIA. En él se dice claramente que los muertos no están vivos en ningún más allá, sino que ellos nada saben, ellos ya no viven, ni piensan, todos sus sentimientos de amor, de odio, de envida, desaparecieron por completo, porque al lugar donde van ya no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría, dicho en otras palabras, los muertos DEJARON DE EXISTIR, tal como Dios mismo le dijo a Adán, cuando le dijo que él era polvo y que volvería al polvo de la tierra cuando muriera (Gen.3:18-19).

Todos los falsos pastores y falsos evangelistas enseñan la patraña satánica de que ese pasaje de Eclesiastés no enseña realmente lo que dice, ya que dicen esos hijos del diablo que el autor de Eclesiastés solo estaba hablando de lo que sucede "debajo del sol", es decir, acá en la tierra. El argumento de esos engañadores e hijos del diablo es totalmente falso y perverso. Por supuesto que el libro de Eclesiastés habla de lo que sucede debajo del sol, ¡¡pero también habla bien claro del ESTADO DE LOS MUERTOS!!, y dice que esos muertos ya no viven en ningún más allá, ellos dejaron de existir, pues los muertos ya no saben nada, ni sienten nada, ni hacen nada, sencillamente dejaron de existir, tal como dice Dios en la Biblia.

Todos esos farsantes religiosos que se hacen pasar por "cristianos" o por ministros de Cristo sencillamente RECHAZAN LO QUE DICE DIOS EN LA BIBLIA, y prefieren creer en la primera mentira de Satanás a la especie humana, que fue la doctrina de la inmortalidad del alma, y si esos engañadores y farsantes no se arrepienten de enseñar esa espantosa mentira del diablo, después de haber conocido la verdad tal como se está exponiendo en este librito, lo único que les espera es una horrenda expectación de juicio y de hervor de fuego, que devorará a los adversarios (Heb.10:26-27).

Observe que ese pasaje bíblico de Eclesiastés dice que todos los muertos están en el Seol. Ahora bien, ¿y qué lugar es el Seol?. ¿Donde se encuentra el Seol, que es mencionado cientos de veces en la Biblia?

Todos los analfabetos bíblicos y apostatas de la fe que le creen a Satanás enseñan que el Seol es un lugar de tormento que se encuentra en el centro de la tierra, a miles de kilómetros hacia abajo, y que a ese lugar van las almas inmortales de los malvados que han fallecido, para seguir viviendo en ese lugar, pero en un sufrimiento eterno. Dicen ellos que esas almas están siendo quemadas en el Seol.

Muchos ignorantes y engañadores llaman al Seol "el infierno", sin embargo, seguidamente voy a demostrar cuan falsa, perversa y satánica es esa doctrina enseñada por todos esos apostatas de la fe y analfabetos bíblicos disfrazados como ministros de Cristo.

A continuación he hecho una recopilación de unos cuantos pasajes de la Biblia donde se habla del Seol, hay muchos más, pero con estos son suficientes para que usted conozca toda la verdad sobre este asunto del Seol. Voy a pegar esos pasajes, y los voy a comentar y a analizar uno por uno:

 

Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; mas él no quiso recibir consuelo, y dijo: Descenderé enlutado a mi hijo hasta el Seol. Y lo lloró su padre. (Gen.37:35).

 

En ese pasaje y en su contexto se enseña que Jacob lloró por la falsa muerte de su amado hijo José, ya que sus hermanos le hicieron creer a Jacob la mentira de que José había sido devorado por alguna bestia. Entonces Jacob quiso descender los restos de su hijo José al Seol, o dicho en otras palabras, Jacob quiso SEPULTAR A SU HIJO BAJO TIERRA. Descender al Seol era simplemente descender los restos de su hijo a la tumba, a la sepultura bajo tierra, el pasaje no tiene que ver nada con el descenso de un alma inmortal y malvada al centro de la tierra para que esta sufra tormento en el fuego. Solo un embustero patológico cegado por Satanás puede enseñar que el Seol es un lugar de tormento de fuego en el centro de la tierra.

 

Mas si IEVE hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a IEVE.

Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.

Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes. Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación. (Num.16:30-33)

 

Ese pasaje habla de la rebelión de Coré. En él se dice que la tierra se abrió y los tragó CON TODAS SUS COSAS, y descendieron vivos al Seol. Observe que el texto dice que todos esos rebeldes fueron tragados por la tierra, con sus casas y todos sus bienes. El texto no dice por ninguna parte que las almas inmortales de esas personas descendieron al centro de la tierra para ser atormentados en el fuego, lo que dice simplemente es que la tierra se abrió y se los tragó vivos el Seol, es decir, el INTERIOR DE LA TIERRA, Por lo tanto, el Seol es simplemente el interior de la tierra, la sepultura donde van a parar todos los muertos. El texto dice que descendieron vivos al Seol porque la tierra los tragó estando ellos aun vivos, y seguidamente ellos PERECIERON, murieron sepultados y los cubrió la tierra, tal como dice el pasaje bíblico.

Si el Seol fuera un lugar de tormento en el centro de la tierra, donde van a parar las supuestas almas inmortales de todos los malvados, entonces sería totalmente ridículo que todas las cosas que ellos tenían, como sus casas y todos sus bienes, descendieran también a ese lugar de tormento en el centro de la tierra, ¡¡un lugar donde solo van a parar las supuestas almas inmortales de los malvados!!.

Este simple detalle destroza completamente esa enseñanza satánica de los apostatas cuando dicen que el Seol es un lugar en el centro de la tierra, lleno de fuego, donde millones de almas inmortales son atormentadas.

Por consiguiente, cuando usted oiga todos esos testimonios de personas iglesieras y santurronas que dicen, casi llorando, que Dios los llevó al Seol o infierno, en el centro de la tierra, donde vieron a miles de almas inmortales siendo atormentadas por el fuego, ha de saber que esos testimonios son totalmente falsos, son inventados por esos hijos e hijas del diablo que han sido engañados por el padre de la mentira, ya que esos falsos testimonios están absolutamente en contra de la enseñanza bíblica. El diablo sencillamente utiliza a estos siervos y siervas de Satanás para ENGAÑAR a miles de falsos cristianos que no tienen ni idea de la verdadera doctrina, tal como se está exponiendo en este librito.

 

Porque en la muerte no hay memoria de ti; en el Seol, ¿quién te alabará? (Sal.6:5).

 

En ese pasaje se dice que en el Seol, es decir, en la sepultura bajo tierra, no se alaba a Dios. Cuando una persona muere, deja totalmente de existir, ya no puede alabar a Dios, porque volvió al polvo de la tierra.

 

Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente; porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción. (Sal.16:9-10).

 

Ese es un impresionante Salmo profético y mesiánico del rey David. El dijo que Dios no permitiría que su alma, es decir, su persona, fuera abandonada en el Seol, ni permitiría que su santo viera corrupción.

La palabra hebrea traducida por "alma" en ese pasaje es NEFESH, que ya hemos visto en este librito que significa SER VIVIENTE, es la persona humana. Adán, por ejemplo, era un alma (nefesh) viviente (Gn.2:7), era una persona humana con vida. Por lo tanto, lo que dijo el rey David en ese Salmo es que Dios no permitirá que su vida, su persona, quedara en el SEPULCRO, es decir, bajo el poder de la muerte, sino que al santo lo devolvería a la vida, es decir, lo RESUCITARÍA para no ver corrupción en la tumba.

Ahora bien, resulta que este Salmo del David fue citado por el apóstol Pedro en su primera predicación en Jerusalén, el día de Pentecostés, y lea atentamente lo que dijo Pedro:

 

Porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

Me hiciste conocer los caminos de la vida; me llenarás de gozo con tu presencia.

Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy.

Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. (Hch.2:27-31).

 

Ese pasaje de Pedro es impresionante. Él citó ese Salmo de David y dijo que fue Jesucristo a quien se refería David, es decir, la profecía se refería a Jesús, no al rey David.

Y ahora observe un detalle muy importante: el Salmo de David habla del SEOL, ¡¡y el apóstol Pedro llamó a ese Seol EL HADES!!, indicando así que el Seol es el mismo Hades mencionado varias veces en el Nuevo Testamento, o dicho en otras palabras, el Seol es LA SEPULTURA, y más concretamente EL PODER DE LA MUERTE, el dominio o imperio de la muerte, o reino de los muertos, siendo la sepultura la "puerta" por donde se entra a ese Hades o reino de la muerte, esto lo explicaré más adelante cuando explique el pasaje de Mateo 16:18.

Observe como Pedro dijo que David murió Y FUE SEPULTADO, es decir, Pedro dijo bien claro que el Seol o Hades es el sepulcro donde van a parar los muertos, es el dominio o reino de la muerte.

Pedro dijo que Jesús también murió, sin embargo, él no vio corrupción en el Seol o Hades, su alma, la persona de Jesús, no fue abandonado en el sepulcro, sino que al tercer día Dios le resucitó.

Esto es muy importante que lo entienda a la perfección, ya que Pedro dijo muy claramente que el propio Cristo ESTUVO EN EL SEOL, en el Hades, refiriéndose al sepulcro, donde estuvo sepultado, y en ese lugar de los muertos Jesús no vio corrupción, su cuerpo no se corrompió, pues Dios le resucitó al tercer día.

Ahora bien, ponga mucha atención: si el Seol o Hades fuera un lugar de tormento de fuego en el centro de la tierra, donde van a parar las almas inmortales de los malvados para ser atormentados por el fuego, tal como enseñan los apostatas iglesieros del SIA, ¡¡entonces resulta que esos hijos e hijas del diablo están enseñando que el alma de Jesús se fue al centro de la tierra para ser atormentado por el fuego!!, lo cual es una de las mayores blasfemias que se puedan enseñar. Satanás sencillamente ha engañado y atrofiado las mentes de millones de falsos cristianos y analfabetos bíblicos para hacerles creer en esa espantosa doctrina diabólica de que el Seol o el Hades es un lugar de tormento en el centro de la tierra donde millones de almas están siendo atormentadas por el fuego.

Muchos de estos analfabetos bíblicos y apostatas de la fe suelen responder a esta verdad que acabo de decir citando este pasaje del profeta Isaías, para hacer creer a los idiotas mentales y analfabetos bíblicos que las almas de los muertos sí que están vivos en el Seol, y están siendo atormentados por el fuego:

 

pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás:  ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro!

Quebrantó IEVE el báculo de los impíos, el cetro de los señores; el que hería a los pueblos con furor, con llaga permanente, el que se enseñoreaba de las naciones con ira, y las perseguía con crueldad.

Toda la tierra está en reposo y en paz; se cantaron alabanzas.

Aun los cipreses se regocijaron a causa de ti, y los cedros del Líbano, diciendo: Desde que tú pereciste, no ha subido cortador contra nosotros.

El Seol abajo se espantó de ti; despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte, hizo levantar de sus sillas a todos los príncipes de la tierra, a todos los reyes de las naciones.

Todos ellos darán voces, y te dirán:  ¿Tú también te debilitaste como nosotros, y llegaste a ser como nosotros?

Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán. (Is.14:4-11).

 

Observe que ese pasaje de Isaías se refería a un malvado y arrogante rey de Babilonia, el cual murió y descendió al sepulcro, el Seol.

El texto dice de forma poética y figurada que el Seol se espantó de ese rey, y despertó a los muertos que están en el Seol, para recibir a ese rey de Babilonia.

Los apostatas iglesieros y analfabetos bíblicos citan siempre este pasaje de Isaías para enseñar la patraña de que las almas de los muertos malvados están vivas en el Seol, pero de lo que no se dan cuenta esos engañadores y falsos cristianos es que todo el pasaje es una PROSOPOPEYA, es decir, una figura literaria donde Dios hace hablar a cosas y a personas muertas como si estuvieran vivos, esta figura literaria es utilizada en otros pasajes de la Biblia, como por ejemplo en Génesis 4:10, en la parábola del rico y Lázaro, o en Apocalipsis 6:9-11.

Observe como Dios también hace hablar en ese pasaje de Isaías a los ÁRBOLES, a los cipreses y a los cedros, pero nadie en su sano juicio diría que los árboles son personas literales que hablan. Sencillamente se está utilizando la prosopopeya. De igual manera, Dios hace hablar en ese pasaje a los muertos que están sepultados en el Seol, para recibir al rey de Babilonia que había muerto y fue también sepultado.

Y la prueba clara e irrefutable de que el Seol era la sepultura donde están los muertos es cuando al final Dios dice "gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán", refiriéndose a los gusanos DE LA PUTREFACCIÓN, los cuales devoran los cadáveres cuando estos se están corrompiendo en el sepulcro.

Por lo tanto, ese pasaje de Isaías no habla por ninguna parte de un lugar en el centro de la tierra, donde millones de almas inmortales están siendo atormentados por el fuego. Además, ese pasaje de Isaías no menciona fuego en el Seol por ninguna parte. Simplemente está hablando de la sepultura, el lugar donde están los muertos, el lugar donde los gusanos de la putrefacción se comen los cuerpos en descomposición.

Como puede ver, los falsos maestros y falsos cristianos están mintiendo descaradamente cuando enseñan sus falsas y satánicas doctrinas totalmente en contra de lo que Dios enseña en la Biblia.

 

Oh IEVE, hiciste subir mi alma del Seol; me diste vida, para que no descendiese a la sepultura. (Sal.30:3)

 

El pasaje es bien claro. El rey David identificó el Seol con la sepultura. Subir el alma del Seol significa sencillamente que la persona es librada del poder de la muerte, del sepulcro, no permitiendo que muriera y fuera sepultado.

 

Porque mi alma está hastiada de males, y mi vida cercana al Seol.

Soy contado entre los que descienden al sepulcro; soy como hombre sin fuerza, (Sal.88:3-4).

 

En este Salmo David dijo sencillamente que su vida ya estaba cercana a la muerte, y que pronto descendería al SEPULCRO. El texto no dice por ninguna parte que el alma inmortal de David se iría al centro de la tierra para ser atormentado por el fuego.

 

Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del Seol. (Prov.9:18).

 

En ese Proverbio se dice simplemente que los muertos están en la sepultura, en lo profundo del Seol. En ninguna parte se dice que los muertos estén en el centro de la tierra, siendo sus almas atormentadas por el fuego. Hay muchísimos pasajes más en la Biblia donde se menciona el Seol, siendo siempre identificado con la muerte y el sepulcro, ¡¡nunca con un lugar en el centro de la tierra donde millones de almas son atormentadas en el fuego!!

Y ahora voy a citar y a comentar unas palabras de Jesús donde él también habló del Seol, es decir, del Hades, son los siguientes:

 

Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. (Mt.16:18).

 

En muchas traducciones han falsificado esas palabras de Jesús, y lo han vertido diciendo "las puertas del INFIERNO no prevalecerán contra ella". Sin embargo, la palabra griega que aparece en ese pasaje no es "infierno", sino HADES, y que como ya he demostrado, se refiere también al Seol.

La palabra "infierno" jamás aparece en ningún manuscrito griego del Nuevo Testamento, sino que fue añadida por la iglesia católica romana cuando tradujo el Nuevo Testamento del griego al latín.

JESÚS JAMÁS HABLÓ DEL INFIERNO. Los santurrones hipócritas y analfabetos biblicos que predican como energúmenos que Jesús habló muchas veces del infierno mienten descaradamente, el diablo les ha atrofiado la mente y los ha engañado, ya que, repito, Jesús jamás habló del infierno, sino del HADES, y también habló de otro lugar muy diferente al Hades, un lugar de fuego y de destrucción total al cual llamó la GEHENNA, y que como ya demostré en este librito, se refería al basurero de Jerusalén, donde el fuego destruía totalmente la carne podrida que arrojaban a ese lugar, y la carne que no era consumida por el fuego, era devorada por los gusanos de la putrefacción.

¿Qué significa la frase "las puertas del Hades no prevalecerán contra ella?

Jesús obviamente estaba utilizando un lenguaje figurado o simbólico. Él se refirió al Hades como un reino de los muertos, al cual se accede por unas puertas. Ya hemos visto como el Hades o Seol es el SEPULCRO, el reino o poder de la muerte, donde los cadáveres son comidos por los gusanos de la corrupción. Por lo tanto, las "puertas del Hades" se refiere a los sepulcros, ese es el lugar o "puerta" de entrada a ese reino de la muerte, el Hades.

Jesús dijo que esas puertas de la muerte no prevalecerán contra su Iglesia. La explicación es muy sencilla: Jesús estaba diciendo que los sepulcros no podrán retener para siempre los cadáveres de los verdaderos cristianos que han muerto y que forman parte de la Iglesia de Cristo, ya que estos cristianos verdaderos al final RESUCITARÁN con nuevos cuerpos gloriosos, y saldrán de los sepulcros, venciendo a la muerte y al Hades, es decir, a la muerte y a su dominio o poder. Esto mismo es lo que dijo el apóstol Pablo en estas tremendas palabras:

 

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? (1Co.15:51-55).

 

El pasaje de Pablo es bien claro. Cuando Cristo venga en gloria, a la final trompeta, los verdaderos cristianos que han muerto resucitarán incorruptibles, con un nuevo cuerpo glorioso e inmortal, entonces es cuando ellos VOLVERÁN A VIVIR (Ap.20:4-6), y cuando ellos reciban esa inmortalidad, entonces es cuando ellos vencerán a la muerte, o dicho en otras palabras, las "puertas del hades", los sepulcros, ya no podrán prevalecer contra estos verdaderos cristianos, pues ellos habrán vencido a la muerte saliendo de los sepulcros con el nuevo cuerpo glorioso, inmortal e incorruptible. Observe como estos cristianos verdaderos que han muerto volverán a vivir solamente cuando Jesús venga en gloria, a la final trompeta, ¡no cuando ellos mueren!!. Por consiguiente, esa doctrina iglesiera y apostata de que los verdaderos cristianos ya están vivos en el cielo, viviendo con Cristo, es una absoluta mentira, ya que ellos volverán a vivir solamente cuando Cristo venga en gloria a reinar a la tierra, y Dios los resucite, y es entonces cuando todos los verdaderos cristianos se reunirán con Cristo y estarán con él para siempre (1Ts.4:17, 2Ts.2:1).

 

Ausentes del cuerpo y presentes con el Señor

 

El apóstol Pablo escribió lo siguiente:

 

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.

Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos.

Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.

Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.

Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. (2Co.5:1-10).

 

Observe que Pablo estaba hablando de nuestro cuerpo mortal, y del nuevo cuerpo que en el futuro tendrán los verdaderos cristianos cuando sean transformados y revestidos por el nuevo cuerpo glorioso e inmortal. Es decir, ¡¡Pablo estaba hablando en ese pasaje de la futura RESURRECCION de los verdaderos cristianos!!, ese pasaje no habla por ninguna parte de ningún "estado intermedio" del alma entre la muerte y resurrección, sino que está hablando del futuro cuerpo glorioso con el cual serán revestidos los santos de Dios cuando Cristo venga a pagar a cada uno según sus obras, por eso es que Pablo dijo al final que es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el TRIBUNAL DE CRISTO, para recibir la recompensa que cada uno se merezca, y esto sucederá solamente cuando Cristo venga en gloria para pagar a cada uno según sus obras, tal como dijo Jesús en este pasaje:

 

He aquí yo vengo rápido, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. (Ap.22:12).

 

Mas claro no puede ser, los verdaderos cristianos recibirán su recompensa, no cuando mueren, sino cuando Jesús venga en gloria a la tierra, es entonces cuando compareceremos ante el tribunal de Cristo. Por lo tanto, ese pasaje de Pablo no habla de ningún "estado intermedio" del alma, sino que está hablando solamente de la RESURRECCIÓN de los verdaderos cristianos cuando Jesús venga en gloria.

Mire lo que dijo el apóstol Pablo en este otro pasaje:

 

Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2Tm.4:8).

 

El texto es bien claro, los verdaderos cristianos recibirán su recompensa o premio no cuando mueren, sino EN AQUEL DÍA, cuando ocurra la venida gloriosa de Cristo para pagar a cada uno según sea su obra. Por lo tanto, la comparecencia ante el tribunal de Cristo no sucede en un "estado intermedio" entre la muerte y la resurrección, sino que sucederá cuando ocurra la segunda venida de Cristo.

Observe ahora lo que dice Pablo en ese pasaje de 2 Corintios 5. Si esta morada terrestre, es decir, nuestro cuerpo, se deshiciere, entonces tenemos una nueva casa o edificio en los cielos, refiriéndose al CUERPO glorioso que recibirán los verdaderos cristianos cuando Jesús venga en gloria.

Pablo deseaba ser revestido de esa habitación celestial, de ese nuevo cuerpo celestial.

Lea ahora estas otras palabras de Pablo:

 

en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. (1Co.15:52-54).

 

Fíjese como en ese pasaje Pablo habló de ser VESTIDO, o lo que es lo mismo, ser REVESTIDO de incorrupción, es decir, ser vestidos con el futuro nuevo cuerpo glorioso que tendrán los verdaderos cristianos cuando Cristo venga en gloria a la final trompeta.

Por lo tanto, cuando en 2Corintios 5:1-10 Pablo habló de ser revestidos de nuestra futura habitación celestial, se estaba refiriendo a ser revestidos del futuro CUERPO GLORIOSO E INMORTAL que tendrán los verdaderos cristianos cuando ocurra la segunda venida de Cristo. Los que dicen que ese texto de Pablo se refiere a un "estado intermedio del alma en el cielo" están mintiendo descaradamente y demostrando una absoluta ignorancia de lo más elemental de la verdadera doctrina cristiana.

Lo mortal será absorbido por la vida cuando Cristo venga en gloria, y entonces los santos de la Iglesia resucitarán en gloria y serán transformados de mortal a inmortalidad, ¡¡es entonces cuando la muerte será SORBIDA en victoria!!, tal como dijo Pablo en 1Corintios 15:54, y comparado con 2Corintios 5:4. Observe que en ambos pasajes se menciona que la muerte será sorbida por la victoria, es decir, por la vida, una vida eterna que recibirán los verdaderos cristianos solamente cuando Jesús venga del cielo con gran poder y gloria, para recompensar a los suyos según lo que hicieron en la tierra.

El apóstol Pablo dijo también lo siguiente en ese pasaje de 2Corintios 5:

 

sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. (vers.6-8).

 

¿Qué significan esas palabras de Pablo?

Pablo dijo sencillamente que mientras tengamos este cuerpo mortal, de carne y huesos, que se corrompe en el sepulcro, estamos ausentes del Señor, por la sencilla razón de que Cristo aun no ha venido en gloria para revestirnos con el nuevo cuerpo glorioso e inmortal, por lo tanto, Jesús aún no está presente con nosotros de forma visible y física, por eso es que Pablo dijo que andamos por fe, no por vista, porque aun no vemos a Jesús, ya que él aun no ha regresado del cielo con gran poder y gloria.

Seguidamente Pablo dijo que los verdaderos cristianos quisiéramos estar ausentes de este cuerpo mortal y corruptible, es decir, deseamos ser librados de este cuerpo de carne y huesos que enferma, muere y se pudre en la tumba, y estar presentes al Señor, es decir, irnos con el Señor Jesús, para estar con él para siempre.

Ahora bien, Pablo dijo bien claro cuando los verdaderos cristianos estaremos con el Señor para siempre: CUANDO ÉL VENGA EN GLORIA Y SEAMOS TRANSFORMADOS DE MORTAL A INMORTALIDAD (1Ts.4:15-17), es entonces, y no antes, cuando estaremos con Cristo, revestidos con el nuevo cuerpo glorioso e inmortal. La doctrina iglesiera de que un cristiano parte con Cristo al cielo en el momento de la muerte, es uno de los mayores engaños del diablo, y que está totalmente en contra del verdadero Evangelio. La única esperanza que tienen los verdaderos cristianos para estar con Cristo es cuando él REGRESE DEL CIELO, con gran poder y gloria, y es entonces cuando resucitarán con nuevos cuerpos gloriosos y estarán con él para siempre.

Por consiguiente, lo que enseñan los falsos cristianos del SIA, el sistema iglesiero apostata, es una gran y espantosa mentira, es una doctrina falsa y de demonios, y si usted que lee o escucha este librito aun cree en esa mentira satánica de la inmortalidad del alma, ha de saber que ya ha conocido la verdad por medio de este librito, el mejor que existe sobre este tema del alma, y si rechaza esta verdad que ha conocido entonces se acarreará su propia condenación, ya que recibirá un terrible juicio de fuego que devorará a los adversarios.

Y antes de terminar este librito, he de decir que la consecuencia lógica de esta doctrina perversa y satánica de la inmortalidad del alma es la doctrina de los sufrimientos eternos en el infierno, enseñada por la gran ramera romana, es decir, la iglesia católica romana, y por todas sus hijas rameras, que son las llamadas "iglesias evangélicas", ya que si el alma no muere, sino que es inmortal e indestructible, entonces significa que miles de millones de personas vivirán para siempre en el lago de fuego, donde serán atormentados por toda la eternidad sin que jamás sean destruidos en el fuego. Pero esta espantosa y repugnante doctrina de demonios está refutada totalmente en mi librito "la mentira satánica de los sufrimientos eternos en el infierno": http://www.las21tesisdetito.com/infierno.htm

  

Literatura bíblica recomendada:

 

EL NUEVO TESTAMENTO DE LOS SANTOS DE DIOS

http://www.las21tesisdetito.com/infierno.htm

http://www.las21tesisdetito.com/discurso_profetico.htm

http://www.las21tesisdetito.com/muerte_de_jesus.htm

http://www.las21tesisdetito.com/por_avaricia.htm

http://www.las21tesisdetito.com/catecismo.htm

http://www.las21tesisdetito.com/calvinismo.htm

http://www.las21tesisdetito.com/la_higuera.htm

http://www.las21tesisdetito.com/el_rapto_satanico.htm

http://www.las21tesisdetito.com/pretribulacionismo.pdf

http://www.las21tesisdetito.com/gary_lee.htm

http://www.las21tesisdetito.com/daviddemonio.htm

http://www.las21tesisdetito.com/escogidos.htm

http://www.las21tesisdetito.com/el_apocalipsis.htm

 

 

Tito Martínez

email: las21tesis@gmail.com

Telf: +34619342549