BUSCADOR INTERNO DE ESTE SITIO WEB

 

Por Tito Martínez

9 de mayo de 2017

AMPLIADO Y TERMINADO EL 15 DE MAYO DE 2017

 

DESCARGUE ESTE LIBRO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

http://www.las21tesisdetito.com/discurso_profetico.pdf

 

Para escuchar este libro en audio mp3:

http://www.las21tesisdetito.com/discurso_profetico.mp3

(En construcción)

 

 

 

ÍNDICE

 

1- ¿QUÉ ES LA ABOMINACIÓN DESOLADORA MENCIONADA POR JESUCRISTO?.

2- LA ABOMINACIÓN DESOLADORA DE DANIEL 12.

3- EL DISCURSO COMPLETO DE JESÚS EN EL MONTE DE LOS OLIVOS.

 

 

 

 

1

¿QUÉ ES LA ABOMINACIÓN DESOLADORA MENCIONADA POR JESUCRISTO?

 

 

Versión de Mateo

 

El Señor Jesucristo dijo lo siguiente:

 

Mat 24:15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

Mat 24:16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

Mat 24:17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

Mat 24:18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

Mat 24:19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

Mat 24:20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;

Mat 24:21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

Mat 24:22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

 

Muchos falsos maestros y analfabetos bíblicos enseñan que esa profecía de Jesucristo se cumplirá en el futuro. Según ellos esa abominación desoladora se refiere a la imagen de un anticristo que será colocada dentro de un tercer templo judío reconstruido en Jerusalén.

Estos analfabetos bíblicos integrales enseñan también que esa gran tribulación mencionada en el verso 21 se cumplirá también en el futuro. Estos engañadores y falsos maestros enseñan que dicha gran tribulación comenzará cuando ese supuesto anticristo rompa un pacto de siete años con Israel tres años y medio después de haber firmado dicho pacto de siete años.

En este librito de estudio bíblico vamos a ver cuán falsa y diabólica es esa doctrina enseñada especialmente por miles de llamados “cristianos evangélicos”, los cuales han sido engañados y cegados por Satanás con una de las doctrinas más falsas, estúpidas y anti bíblicas que se puedan enseñar.

Esta profecía de Jesús sobre la abominación desoladora forma parte del discurso profético de Jesús que él dio en el Monte de los Olivos. Dicho discurso de Jesús se encuentra registrado en Mateo 24 y 25. Marcos 13 y Lucas 21.

Para conocer perfectamente lo que dijo Jesús en ese discurso profético del Monte de los Olivos HEMOS DE LEER LAS TRES VERSIONES JUNTAS. Si leemos solamente la versión de Mateo entonces haremos una interpretación falsa de ese discurso de Jesús, ya que no tendremos en cuenta otros detalles de dicho discurso que sí aparecen en la versión de Marcos y de Lucas, por lo tanto, repito, la única manera de dar una interpretación correcta de ese discurso de Jesús es combinar y juntar las tres versiones, y de esta manera tendremos el relato completo de lo que Jesús dijo realmente en ese discurso. En la segunda parte de este librito podrá leer las tres versiones unidas de ese discurso profético de Jesús en el Monte de los Olivos.

A continuación vamos a leer las palabras de Jesús que aparecen en la versión paralela de Lucas, la cual añade más detalles que no se encuentran en la versión de Mateo, y de esta manera sabremos perfectamente a qué se refería Jesús cuando mencionó esa abominación desoladora. La versión de Marcos la voy a omitir porque es prácticamente la misma que la de Mateo.

 

Versión de Lucas

 

Luc 21:20 Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.

Luc 21:21 Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.

Luc 21:22 Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.

Luc 21:23 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo.

Luc 21:24 Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

 

Observe atentamente lo que dijo Jesús.

En Mateo 24:15 Jesús dijo cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel.

Sin embargo, en Lucas 21:20 Jesús dijo lo siguiente:

cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.

Uniendo las dos versiones, la de Mateo y la de Lucas, ya tenemos entonces el relato completo de lo que dijo Jesús y podemos saber perfectamente a lo que se estaba refiriendo.

En primer lugar tenemos la expresión “cuando veáis en el lugar santo”, y en la versión de Lucas Jesús aclaró cuál era ese lugar santo, pues dijo que dicho lugar era JERUSALÉN. Por lo tanto, ese lugar santo de ninguna manera se estaba refiriendo a un futuro tercer templo judío en Jerusalén, sino a la ciudad de Jerusalén y sus alrededores.

En segundo lugar, en la versión de Mateo Jesús habló de la abominación desoladora que sería vista por los cristianos que vivieran en Jerusalén. Pues bien, en la versión de Lucas Jesús explicó cuál sería esa abominación desoladora, es decir, que trae desolación o destrucción, y esa abominación desoladora serían LOS EJERCITOS INVASORES PAGANOS E IDÓLATRAS que rodearían Jerusalén para destruirla. Por lo tanto, esa doctrina de que dicha abominación desoladora será la imagen de un anticristo que en el futuro será puesta en un tercer templo judío en Jerusalén es absolutamente FALSA, es una burda mentira del diablo inventada por los analfabetos bíblicos, ya que Jesús jamás dijo semejante patraña. Él dijo bien claro, repito, que esa abominación desoladora serían los ejércitos invasores idólatras que destruirían Jerusalén y el templo, profecía que se cumplió al pie de la letra 40 años después, en el año 70, cuando las legiones romanas rodearon Jerusalén, la conquistaron y destruyeron la ciudad y el templo, matando a más de un millón de judíos, y los supervivientes fueron llevados cautivos a todas las naciones, tal como dijo Jesús en Lucas 21:24. Además, el propio Jesús dijo bien claro que esa profecía de la abominación desoladora y de la destrucción de Jerusalén y el templo se cumpliría DENTRO DE ESA GENERACIÓN EN LA CUAL VIVIÓ JESÚS:

 

Mat 24:34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

 

Los falsos maestros, analfabetos bíblicos y engañadores enseñan que “esta generación” mencionada por Jesús no se refería a la generación de la época de Jesús, sino a una generación del futuro, la cual ellos dicen que comenzó en el año 1948, con la fundación del moderno Estado de Israel. Sin embargo, esa interpretación de ellos es totalmente falsa, diabólica y ridícula, ya que cuando Jesús habló siempre de “esta generación” SIEMPRE SE REFERÍA A LA GENERACIÓN DE SU ÉPOCA, ¡¡jamás a una generación del futuro!!. Vamos a comprobarlo:

 

Mat 11:16 Mas ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces a sus compañeros,

 

Mat 12:41 Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar.

 

Mar 8:12 Y gimiendo en su espíritu, dijo: ¿Por qué pide señal esta generación? De cierto os digo que no se dará señal a esta generación.

 

Mar 8:38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

 

Luc 11:29 Y apiñándose las multitudes, comenzó a decir: Esta generación es mala; demanda señal, pero señal no le será dada, sino la señal de Jonás.

Luc 11:30 Porque así como Jonás fue señal a los ninivitas, también lo será el Hijo del Hombre a esta generación.

 

Luc 17:25 Pero primero es necesario que padezca mucho, y sea desechado por esta generación.

 

Como puede ver, Jesús se estaba refiriendo en todos esos pasajes a esa generación de su época. Por lo tanto la expresión “esta generación” mencionada en Mateo 24:34 de ninguna manera se refiere a una lejana generación que habría de comenzar en el año 1948, sino que se refiere a la generación de la época de Jesús, la cual vería la destrucción de Jerusalén y el templo, lo cual sucedió en el año 70, ¡¡mientras todavía vivía la generación de Jesús!!.

Ahora bien, el día y la hora de la venida gloriosa de Cristo, mencionada en Mateo 24:36, NO FORMA PARTE DE ESA GENERACIÓN, por la sencilla razón de que Jesús dijo que del día y la hora de su futura venida gloriosa nadie lo sabe, ni el Hijo, sino solo el Padre, o dicho en otras palabras, la destrucción de Jerusalén y el templo ocurriría dentro de esa generación de la época de Jesús, sin embargo, la venida gloriosa de Cristo ocurrirá en el futuro, y no sabemos el día ni la hora.

Por consiguiente, miles falsos maestros y analfabetos bíblicos mienten descaradamente, dando una interpretación absolutamente falsa y retorcida a esas profecías de Jesús.

Otra prueba irrefutable de que esa abominación desoladora se refería a los ejércitos romanos que destruyeron Jerusalén en el año 70 es cuando Jesús dijo estas palabras:

 

cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (Mt.24:15).

 

El profeta Daniel habló de esa abominación desoladora en varios pasajes del libro de Daniel. En concreto Jesús se estaba refiriendo a este pasaje de Daniel:

 

Dan 9:26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo del Príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y el fin de la ciudad y el santuario será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.

Dan 9:27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que perfecto acabamiento se derrame sobre el pueblo asolado.

 

Como puede ver, esa profecía de las 70 semanas de Daniel menciona al Príncipe que habría de venir.

Miles de falsos maestros y analfabetos bíblicos pretenden hacernos creer que ese Príncipe que habría de venir se refiere a un futuro anticristo que hará un pacto de siete años con Israel, sin embargo, ¡¡esa patraña jamás se enseña en esa profecía de Daniel!!, en ninguna parte de la Biblia se enseña esa doctrina de demonios de que un futuro anticristo hará o firmará un pacto de siete años con Israel. En el principal libro profético de la Biblia, el Apocalipsis, no se menciona jamás a un anticristo haciendo un pacto de siete años con Israel. Y en esa profecía de las 70 semanas tampoco se dice por ninguna parte que esa semana de siete años será un futuro periodo de siete años de TRIBULACIÓN.

No existe ni un solo pasaje en la Biblia donde se hable de una futura tribulación de siete años, esa doctrina falsa y satánica se la inventaron en el siglo 19 unos cuantos analfabetos bíblicos pretribulacionistas, y se extendió como la gangrena a miles de falsos cristianos. Sin embargo, la Biblia jamás dice que habrá una futura tribulación de siete años. Lo que sí menciona el Apocalipsis es un futuro reinado de la bestia que durará 42 meses (Ap.13:5), ¡¡y 42 meses no son siete años, sino tres años medio!!.

 

Volviendo al Personaje principal de esa profecía de las 70 semanas, que es el Príncipe que habría de venir, veamos quien es ese Príncipe:

 

Dan 9:25 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.

 

Ahí lo tiene bien claro, ¡¡el Príncipe que habría de venir se refiere al MESÍAS PRÍNCIPE, es decir, JESUCRISTO!!, en ninguna parte de la profecía se dice que ese Príncipe que habría de venir será un futuro anticristo.

La profecía de las 70 semanas no habla jamás de dos príncipes, sino solo de uno: el Mesías Príncipe, él es el protagonista de toda esa profecía. En ella jamás se menciona a un futuro anticristo.

Por lo tanto, mienten descaradamente los que identifican a ese Príncipe con el anticristo, ya que la misma profecía dice que ese Príncipe que habría de venir es el Mesías, es decir, Jesucristo.

La profecía de Daniel dice que el Mesías Príncipe sería muerto, Y DESPUÉS DE LA MUERTE DEL MESÍAS JERUSALÉN Y EL TEMPLO SERÍAN DESTRUIDOS. Y efectivamente, después de la muerte de Jesucristo en el madero los romanos destruyeron Jerusalén y el templo, lo cual sucedió en el año 70.

Cuando el verso 26 dice que el PUEBLO del Príncipe que habría de venir destruiría Jerusalén y el templo se refiere al pueblo romano, el cual fue el instrumento que Cristo utilizó para castigar a los judíos, destruyendo Jerusalén y el templo.

En la Biblia se menciona como Dios utilizó en el pasado a pueblos paganos para castigar a Israel, esos pueblos paganos eran el pueblo de Dios en el sentido de que fueron el medio y la herramienta que Dios utilizó para castigar al Israel malvado y apostata. Exactamente lo mismo ocurre con el pasaje de Daniel 9:26. Jesucristo, el Mesías Príncipe, utilizó en el año 70 al pueblo romano pagano para castigar a los judíos y destruir el templo, ellos por tanto, eran el pueblo de Jesucristo.

Cuando la profecía dice que el fin de la ciudad y el santuario sería con inundación, indica que los ejércitos romanos invasores acabarían con la ciudad de Jerusalén y su templo, tal como sucedió en el año 70, cuando las legiones romanas destruyen Jerusalén y el templo. En el libro de Daniel la inundación de un río es símbolo de la destrucción traída por ejércitos invasores:

 

Dan 11:10 Mas los hijos de aquél se airarán, y reunirán multitud de grandes ejércitos; y vendrá apresuradamente e inundará, y pasará adelante; luego volverá y llevará la guerra hasta su fortaleza.

Dan 11:40 Pero al cabo del tiempo el rey del sur contenderá con él; y el rey del norte se levantará contra él como una tempestad, con carros y gente de a caballo, y muchas naves; y entrará por las tierras, e inundará, y pasará

 

El pasaje de Daniel 9:27 es uno de los más falsificados y peor interpretados por los analfabetos bíblicos y los falsos maestros. Ellos enseñan que ese pasaje habla de un futuro anticristo haciendo un pacto de siete años con Israel. Sin embargo, observe que esa profecía NO HABLA DE NINGÚN ANTICRISTO HACIENDO UN PACTO POR NINGUNA PARTE. Lo que dice es que ese Mesías Príncipe que habría de venir CONFIRMARÍA el pacto con muchos durante una semana, es decir, siete años.

Hacer un pacto y confirmar un pacto son dos cosas muy diferentes. La profecía no habla de HACER un pacto por ninguna parte, sino de CONFIRMAR el pacto. Esto es precisamente lo que hizo Jesús, él confirmó el pacto con muchos durante siete años. Ese pacto se refiere al nuevo pacto en la sangre de Cristo, la cual fue derramada por muchos del pueblo de Israel, para el perdón de los pecados (Mt.26:28, Lc.22:20). Ese nuevo pacto estaría confirmado con la nación de Israel durante siete años, a la mitad de los cuales el Mesías sería muerto, haciendo cesar el sacrificio y la ofrenda (Dn.9:27). Esta profecía la cumplió Jesús perfectamente, ya que el ministerio de Jesús duró tres años y medio, y entonces él fue muerto, es decir, justo a la mitad de esa semana de siete años el sacrificio perfecto de Jesús en el madero hizo cesar los sacrificios y ofrendas en el templo de Jerusalén, ya que esos sacrificios de animales realizados en el templo dejaron de tener valor para Dios, pues el sacrificio de Cristo fue perfecto, por lo tanto, esas ofrendas y sacrificios en el templo cesaron para Dios dentro del plan de salvación.

Jesús hizo, por tanto, cesar esos sacrificios de animales y dejaron de tener valor para Dios. Esos siete años se cumplieron alrededor del año 37, cuando los judíos malvados rechazaron definitivamente el Evangelio y este fue predicado completamente a los gentiles, tal  como dijo el apóstol Pablo:

 

Hch 13:46 Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.

 

Como puede ver, los judíos rechazaron definitivamente ese Nuevo Pacto en la sangre de Cristo unos siete años después de comenzar Jesús su ministerio, y es entonces cuando el Evangelio fue llevado definitivamente a los gentiles. El pueblo de Israel ya no era digno de la vida eterna. Así lo dijo bien claro el apóstol Pablo en ese pasaje.

Y ahora observe atentamente lo que dice la segunda parte de Daniel 9:27:

 

Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que completo acabamiento se derrame sobre el pueblo asolado.

 

La profecía dice que después de la muerte del Mesías y de hacer cesar los sacrificios y ofrendas en el templo VENDRIA LA ABOMINACIÓN DESOLADORA, la cual destruiría la ciudad y el templo, dejando asolado al pueblo judío, es decir, la destrucción de Jerusalén y el templo sería completa, profecía que se cumplió a la perfección en el año 70, cuando los romanos destruyeron Jerusalén y el templo.

Ya demostré más arriba como esa abominación desoladora se refiere a los ejércitos paganos romanos, los cuales rodearon Jerusalén en el año 70, invadieron la ciudad, la destruyeron y acabaron con el templo de Jerusalén, no dejando piedra sobre piedra, tal como predijo Jesús (Mt.24:2).

Jesús dijo que los cristianos que vivieran en Jerusalén y Judea tendrían que escapar a las montañas cuando vieran a esos ejércitos romanos rodeando Jerusalén para destruirla. Esta profecía se cumplió al pie de la letra poco antes del año 70. Según cuenta la Historia, hubo un momento cuando las legiones romanas se alejaron de Jerusalén durante un poco de tiempo, y entonces los cristianos que vivían en Jerusalén y Judea pudieron escapar rápidamente rumbo a las montañas, tal como dijo Jesús, concretamente huyeron a la región de Pella, al este. Después volvieron de nuevo las legiones romanas bajo el mando del general Tito Vespasiano, lograron abrir una brecha en el muro de Jerusalén, y entraron las legiones de Roma para destruir la ciudad y el templo.

Según cuenta el historiador judío Flavio Josefo en su libro “La Guerra de los Judíos”, el cual vivió en esa época, más de un millón de judíos murieron en Jerusalén, y los supervivientes fueron llevados cautivos a todas las naciones, tal como predijo Jesús.

En Mateo 24:19 y Lucas 21:23 Jesús se compadeció por las mujeres que estuvieran criando en aquellos días, ya que la tribulación o aflicción sobre el pueblo judío en esos días sería espantosa. Durante ese tiempo la hambruna se desató por Jerusalén a causa de la guerra contra Roma y las propias guerras intestinas entre los mismos judíos fanáticos que se desataron dentro de Jerusalén, hasta tal punto que muchas madres judías llegaron a cocinar a sus propios bebés para comérselos, tal como relató Flavio Josefo. Por eso es que Jesús se compadeció de esas madres.

En Mateo 24:21 Jesús dijo que habría entonces una gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

Esta gran tribulación predicha por Jesús de ninguna manera se refiere a una gran tribulación en el futuro, sino a la gran tribulación que sufrió en pueblo judío en Jerusalén y Judea en ese tiempo. Esta fue la mayor tribulación que los judíos han sufrido en toda su Historia, y Jesús dijo bien claro que NO VOLVERÁ A EXISTIR OTRA TRIBULACIÓN COMO ESA. Por lo tanto, los embusteros y analfabetos bíblicos que enseñan que esa gran tribulación sucederá en el futuro no solo están mintiendo descaradamente, sino que además ¡¡están llamando embustero a Jesús!!, ya que él dijo bien claro que no volverá a existir otra gran tribulación como esa en Jerusalén. Esta gran tribulación que sufrió el pueblo judío fue la mayor de toda su Historia, y jamás volverá a repetirse. Si esos días no hubieran sido acortados, nadie hubiera sido salvo, ya que las legiones romanas habrían matado a todos los judíos que vivían en Jerusalén y Judea en esa época, sin embargo, Jesús dijo que esos días fueron acortados por causa de los escogidos, es decir, por causa de los verdaderos cristianos esos tiempos de gran tribulación contra los judíos fue acortado, o dicho en otras palabras, por amor a esos judíos que creían en Jesús y que pudieron escapar a las montañas esos días de ira contra el pueblo judío fueron acortados.

En la versión paralela de Lucas Jesús añadió más detalles, vamos a leerlo:

 

Luc 21:23 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo.

Luc 21:24 Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

 

Como puede ver, esa gran tribulación mencionada por Jesús en la versión de Mateo se estaba refiriendo a la IRA DE DIOS que cayó sobre el malvado pueblo judío que vivía en Jerusalén en el año 70. Entonces los judíos cayeron a filo de espada, y los supervivientes fueron llevados como prisioneros o esclavos a todas las naciones, y entonces Jerusalén fue hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan. Es decir, esto significa que los romanos se apoderarían de la ciudad de Jerusalén, tal como sucedió en el año 70.

Esa gran tribulación contra el pueblo judío que sucedió en el año 70 fue, por tanto, el resultado de la ira de Dios contra todos esos judíos malvados que rechazaron Jesús como el verdadero Mesías.

En Apocalipsis 11:2 se predice otra futura invasión de Jerusalén, que durará 42 meses, y durante ese tiempo los ejércitos de la bestia invadirán Jerusalén y se apoderarán de ella. Esos 42 meses, o tres años y medio, será el tiempo que durará el futuro reinado de la bestia, que será el futuro falso mesías (Ap.13:5). Durante ese tiempo los ejércitos de la bestia conquistarán de nuevo la ciudad de Jerusalén, sin embargo, esta profecía de la futura conquista de Jerusalén no tiene que ver nada con la profecía de Jesús dada en el Monte de los Olivos, la cual se cumplió literalmente en el año 70, cuando las legiones romanas destruyeron Jerusalén y el templo.

Esto es muy importante que el lector lo entienda para que no sea engañado por los falsos maestros y analfabetos bíblicos que han pervertido esta profecía de Jesús.

La abominación desoladora mencionada por Jesús en esa profecía YA SE CUMPLIÓ en el año 70, cuando las legiones romanas destruyeron Jerusalén y el templo. Igualmente, la gran tribulación contra el pueblo judío de Jerusalén también se cumplió literalmente en el año 70, y jamás volverá a existir otra tribulación contra los judíos como esa.

Esta gran tribulación contra los judíos no tiene que ver nada con la tribulación mencionada por Jesús en Mateo 24:9. En este pasaje Jesús se estaba refiriendo a la tribulación que sus discípulos sufrirían antes de la destrucción del templo de Jerusalén.

Jesús dijo que sus discípulos serían perseguidos y muertos por causa de su fe, y esta tribulación o persecución contra los santos de Dios que forman la Iglesia de Cristo se ha estado desarrollando también a lo largo de la Historia (Ap.1:9), y esta tribulación contra la verdadera Iglesia de Cristo terminará cuando Cristo venga en gloria inmediatamente DESPUÉS de la tribulación de aquellos días, es decir, después de esa persecución contra los santos de la Iglesia (Mt.24:29-30), entonces es cuando Jesús enviará a sus ángeles, y con fuerte sonido de trompeta reunirá a todos sus escogidos en el cielo, es decir, en el aire, y esto es lo que se conoce como el arrebatamiento o rapto de la Iglesia (Mt.24:31, 1Ts.4:15-17). Recuerde que cuando el Nuevo Testamento habla de los escogidos de Cristo siempre se refiere a su Iglesia, a sus discípulos, jamás a los judíos incrédulos (Mt.24:24, Ro.8:33, Col.3:12, 2Tim.2:10, Tito 1:1). Por consiguiente, la doctrina verdadera enseñada por Jesús es que el arrebatamiento o rapto de la Iglesia ocurrirá cuando él venga en gloria inmediatamente después de la tribulación de aquellos días. Aquellos que enseñan la doctrina de un rapto de la Iglesia antes de una tribulación de siete años NO SON CRISTIANOS VERDADEROS, sino falsos cristianos, pues ellos no creen en la enseñanza de Jesús sobre este asunto tan importante, sino que están predicando una de las mayores doctrinas de demonios que se puedan enseñar, conocida como el pretribulacionismo, doctrina satánica que está totalmente refutada en los libritos que escribí y cuyos enlaces se encuentran al final de este documento.

 

 

2

LA ABOMINACIÓN DESOLADORA DE DANIEL 12

 

En el libro del profeta Daniel se encuentra una de las más importantes e impresionantes profecías de toda la Biblia, la cual es una de las menos entendidas y peor interpretadas en el sistema iglesiero apostata, el SIA, se encuentra en Daniel 12:1-13, la cual vamos a estudiar para que usted conozca la correcta interpretación de esta gran profecía.

Antes de pegar aquí esta profecía y de estudiarla, ha de saber usted que el verso 11 de esta profecía ha sido FALSIFICADO por los traductores de la versión Reina Valera. En la versión Reina Valera el verso 11 ha sido vertido de la siguiente manera:

 

Dan 12:11 Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días

 

Pero resulta, estimado lector, que la palabrita “hasta” no se encuentra en el texto hebreo de ese pasaje, sino que fue añadida por los traductores de esa mala versión Reina Valera, y dicha palabra destroza completamente el sentido de esa profecía, creando una confusión espantosa y haciendo el pasaje totalmente ininteligible.

Veamos como han vertido ese pasaje estas otras versiones:

 

(JER) Contando desde el momento en que sea abolido el sacrificio perpetuo e instalada la abominación de la desolación: mil doscientos noventa días.

 

(TKIM-DE) Desde el tiempo que la continua ofrenda quemada sea quitada y la abominación que causa la desolación esté en pie, habrá 1290 días.

 

(DHH) Mil doscientos noventa días pasarán desde el momento en que se suspenda el sacrificio diario y se ponga el horrible sacrilegio en el templo del Señor.

 

(NBLH) "Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea quitado y puesta la abominación de la desolación, habrá 1,290 días.

 

Como puede ver, en esas y en otras muchas traducciones NO SE ENCUENTRA LA PALABRA “HASTA”. Lo que dicen esas buenas versiones que he citado es sencillamente que desde el tiempo que sea quitado o abolido el sacrificio continuo o perpetuo de animales en el templo de Jerusalén, e instalada la abominación desoladora, habrá 1290 días, o dicho en otras palabras, cuando el sacrificio de animales sea abolido o quitado en ese templo de Jerusalén VENDRÁ UN PERIODO DE 1290 DÍAS, que son 43 meses, es decir, tres años y siete meses.

¿Entiende usted la falsificación cometida en la versión Reina Valera?, en esta pésima versión lo que se dice es que desde que sea quitado el continuo sacrificio en el templo de Jerusalén, HASTA la abominación desoladora, pasarán 1290 días, sin embargo, ¡¡eso no es lo que dice realmente el pasaje!!, lo que dice simplemente es que desde que sea quitado o abolido el continuo sacrificio de animales y puesta la abominación desoladora en el templo, comenzará un periodo de 1290 días, es decir, ¡esos 1290 días no estarán entre la abolición del continuo sacrificio y la colocación de la abominación desoladora!, sino que esos 1290 días comenzarán cuando sea quitado el continuo sacrificio de animales en el templo y sea colocada la abominación desoladora en dicho templo de Jerusalén, ¡¡es entonces cuando comenzará ese periodo de 1290 días!!. Por lo tanto, lo que hace la mala versión Reina Valera es destrozar el sentido real de esa gran profecía, creando una gran confusión en el lector. Esto es crucial que el lector lo entienda para tener una correcta interpretación de toda esta profecía del capítulo 12 de Daniel.

Dicho esto, pasemos a estudiar esta gran profecía. La versión que voy a pegar es la de Dios Habla Hoy (DHH), la cual es mucho mejor que la Reina Valera:

 

Dan 12:1 'En ese momento aparecerá Miguel, el gran ángel protector que defiende a tu pueblo. 'Será un momento angustioso, un momento como no ha habido otro desde que existen las naciones.

Cuando ese momento llegue, se salvarán todos los de tu pueblo que tienen su nombre escrito en el libro.

Dan 12:2 Muchos de los que duermen en la tumba, despertarán: unos para vivir eternamente, y otros para la vergüenza y el horror eternos.

Dan 12:3 Los hombres sabios, los que guiaron a muchos por el camino recto, brillarán como la bóveda celeste; ¡brillarán por siempre, como las estrellas!

Dan 12:4 'Pero tú, Daniel, guarda estas cosas en secreto y sella el libro hasta el tiempo del fin. Mucha gente andará de acá para allá, buscando aumentar sus conocimientos.'

Dan 12:5 "Yo, Daniel, vi que otros dos hombres estaban de pie, uno a cada lado del río.

Dan 12:6 Y uno de ellos le preguntó al hombre vestido con ropas de lino, que estaba sobre las aguas del río: '¿Cuándo van a terminar estas cosas tan extraordinarias?'

Dan 12:7 El hombre vestido de lino levantó sus manos al cielo y jurando en el nombre del Dios viviente, dijo: 'Dentro de tres tiempos y medio, cuando deje de ser destrozado el poder del pueblo de Dios, entonces terminarán todas estas cosas.'

Dan 12:8 "Yo escuché lo que decía, pero no entendí nada. Entonces le pregunté: 'Señor, ¿qué va a pasar después de todo esto?'

Dan 12:9 Y él me contestó: 'Sigue tu camino, Daniel, pues estas cosas deben ser mantenidas en secreto hasta que llegue el momento final.

Dan 12:10 Muchos pasarán por los sufrimientos anunciados, y saldrán de ellos purificados y perfeccionados. Los malvados seguirán cometiendo maldades, sin entender lo que pasa, pero los hombres sabios lo comprenderán todo.

Dan 12:11 Mil doscientos noventa días pasarán desde el momento en que se suspenda el sacrificio diario y se ponga el horrible sacrilegio en el templo del Señor.

Dan 12:12 Feliz aquel que espere confiado hasta que hayan pasado mil trescientos treinta y cinco días.

Dan 12:13 Pero tú, Daniel, camina hacia tu fin y reposa, que en los últimos días te levantarás para recibir tu recompensa.' "

 

Analicemos esta tremenda profecía:

 

1- En el verso 1 se dice que esta profecía de Daniel 12 se comenzará a cumplir cuando el arcángel Miguel se levante para proteger al pueblo de Israel, el cual es el pueblo terrenal de Dios.

La pregunta es: ¿Cuándo el arcángel Miguel actuará para proteger a la nación de Israel?. La respuesta la tenemos de forma clara en Apocalipsis 12. En esta profecía del Apocalipsis leemos que en el futuro habrá una gran batalla en el cielo, es decir, en el espacio exterior, donde se encuentran los planetas y las estrellas. Satanás y sus ángeles lucharán contra el arcángel Miguel y sus ángeles, pero el diablo y sus ángeles serán derrotados y arrojados al planeta tierra.

Es entonces cuando muchos de esos israelitas escaparán a un lugar en el desierto preparado por Dios, donde serán protegidos y alimentados durante tres años y medio, es decir, 1260 días.

Entonces el diablo, una vez que descienda a la tierra lleno de furia, lanzará un ejército contra Israel (la mujer) para intentar destruirlos, pero ese ejército será tragado por la tierra, y el arcángel Miguel protegerá entonces al pueblo de Israel que habrá escapado a ese lugar en el desierto preparado por Dios, donde serán alimentados y protegidos durante 1260 días, es decir, TRES AÑOS Y MEDIO. Esto coincide con el verso 7 de Daniel 12, donde se mencionan tres tiempos y medio, que corresponden a esos tres años y medio durante los cuales esa congregación de israelitas escaparán a ese lugar en el desierto para ser protegidos por Dios.

Este verso 1 dice también que ese tiempo será un tiempo muy angustioso para el mundo, un tiempo como nunca ha existido en el pasado, y en ese tiempo los israelitas que están escritos en el libro de la vida escaparán y serán salvos, estos israelitas que escaparán y serán salvos son obviamente esos que escaparán a un lugar en el desierto preparado por Dios, donde serán protegidos y alimentados durante tres años y medio.

Por consiguiente, esto demuestra de forma clara e irrefutable que esta profecía de Daniel 12 se comenzará a cumplir en el futuro. Nada en esta profecía se cumplió en el pasado, sino que es para el futuro.

 

2- El verso 2 dice que en ese tiempo es cuando ocurrirá la resurrección de los justos, lo cual sucederá cuando Cristo venga en gloria (1Ts.4:15-17), y la resurrección de los injustos sucederá mil años después del regreso de Cristo (Ap.20:5).

 

3- El verso 3 dice que entonces, cuando los justos resuciten, estos brillarán como las estrellas del cielo, es decir, resplandecerán como el sol en el reino de Dios, tal como dijo Jesús: Mateo 13:43.

 

4- En el verso 4 el ángel le dijo a Daniel que sellara este libro hasta el tiempo del fin, es decir, que estas profecías de Daniel se comenzarían a entender correctamente en el tiempo del fin, tal como así está sucediendo ahora, ya que es en este tiempo del fin cuando estas profecías del libro de Daniel se pueden entender e interpretar correctamente, tal como usted está leyendo en este librito.

 

5- En el verso 7 leemos que 'Dentro de tres tiempos y medio, cuando deje de ser destrozado el poder del pueblo de Dios, entonces terminarán todas estas cosas.'

Ese pasaje significa que esas profecías del capítulo 12 de Daniel se cumplirán en un periodo de tres tiempos y medio, que corresponden a los tres años y medio mencionados en el libro del Apocalipsis. Ese es el mismo periodo de tiempo que durará también el futuro reinado de la bestia (Ap.13:5), y durante ese tiempo la mujer, es decir, esos israelitas escogidos, escaparán a ese lugar en el desierto preparado por Dios, donde serán protegidos y alimentados.

 

6- El verso 11 dice lo siguiente:

 

Mil doscientos noventa días pasarán desde el momento en que se suspenda el sacrificio diario y se ponga el horrible sacrilegio en el templo del Señor.

 

Este pasaje ya lo he explicado más arriba. Cuando sea suspendido o abolido el sacrificio de animales en el templo de Jerusalén, y sea colocado un horrible sacrilegio en dicho templo, es entonces cuando comenzará ese período de 1290 días, que son tres años y siete meses. Esto es muy interesante, pues demuestra de forma irrefutable que en el futuro será reconstruido un nuevo templo judío en Jerusalén, y volverán a ser restaurados los sacrificios de animales, sin embargo, llegará un momento cuando esos sacrificios de animales serán abolidos y quitados, y será puesto en dicho templo judío un horrible sacrilegio, una abominación espantosa.

¿Cuál será ese horrible sacrilegio que se cometerá en ese futuro templo judío en Jerusalén?. La profecía no lo dice claramente, pero lo más probable es que se refiera a la imagen de la bestia, la cual será colocada en ese futuro templo de Jerusalén para que sea adorada. Esa imagen de la bestia estará obviamente en algún lugar físico, y lo más lógico es que ese lugar sea dicho templo judío en Jerusalén. Esto será una abominación y un sacrilegio espantoso. En otras traducciones se le denomina a ese sacrilegio “la abominación desoladora” o “abominación espantosa”. Pero cuidado, ¡¡esta abominación desoladora o espantosa es muy diferente a la mencionada por Jesús en Mateo 24:15!!. La abominación desoladora o espantosa mencionada en Daniel 12:11 ocurrirá en el futuro, cuando Miguel se levante para proteger al pueblo de Israel, y es entonces cuando la imagen de la bestia será colocada en ese templo de Jerusalén reconstruido. Sin embargo, la abominación desoladora mencionada por Jesús en Mateo 24:15 se cumplió en el pasado, concretamente en el año 70, cuando las legiones romanas rodearon Jerusalén para destruirla. Esto lo sabemos sencillamente leyendo la versión paralela, que se encuentra en Lucas 21:20. Cuando las legiones romanas rodearon Jerusalén para destruirla hubo un momento cuando los cristianos que vivían en Jerusalén y Judea pudieron escapar a las montañas, y de esa manera pudieron salvarse de la destrucción de Jerusalén y el templo. Sin embargo, la abominación desoladora mencionada en Daniel 12:11 es muy diferente, pues se refiere a la profanación del templo de Jerusalén, lo cual sucederá cuando sean abolidos o quitados los sacrificios de animales en dicho templo, y es entonces cuando comenzará ese periodo de 1290 días.

 

7- Y para terminar, el verso 12 dice lo siguiente:

 

Dan 12:12 Feliz aquel que espere confiado hasta que hayan pasado mil trescientos treinta y cinco días.

 

Este pasaje es uno de los menos entendidos de toda la Biblia. Pero ahora usted conocerá la correcta interpretación.

El texto dice que serán felices todos los creyentes que hayan esperado y llegado a los 1335 días.

En el verso 11 se mencionan 1290 días, y en este verso 12 se mencionan 1335 días, es decir, hay una diferencia de 45 días suplementarios. La pregunta es por tanto la siguiente: ¿qué sucederá en esos 45 días?

Analicemos este asunto:

 

a) El reinado de la bestia durará 42 meses (Ap.13:5), es decir, 1260 días, que será el tiempo durante el cual también los israelitas salvos estarán protegidos por el arcángel Miguel en un lugar en el desierto (Ap.12:6).

 

b) Cristo vendrá en gloria al final de esos 1260 días y destruirá a la bestia, acabando así con ese reinado de la bestia que habrá durado tres años y medio (Ap.19:19-21).

 

c) Después de la venida gloriosa de Cristo y de la destrucción de la bestia vendrán 30 días más, hasta cumplirse los 1290 días mencionados en Daniel. Durante esos 30 días sin ninguna duda lo que sucederá es el juicio de las naciones, tal como se describe en Mateo 25:31-46, juicio que comenzará cuando Cristo regrese en gloria a la tierra y se siente en su propio trono resplandeciente.

 

d) Después de esos 30 días, es decir, después de los 1290 días, comenzará un periodo de 45 días más, hasta llegar a los 1335 días. ¿Qué sucederá durante esos 45 días? La respuesta lógica es bien simple: Durante esos 45 días la tierra habrá sido limpiada de contaminación y preparada para que se de inicio al reino de Dios y de Cristo en el mundo. Por eso es que el verso 12 dice que será feliz todo aquel que haya esperado y llegado a esos 1335 días, ya que serán ellos los que entrarán en el reino de Dios en la tierra, para vivir para siempre en ella.

Esta es la correcta interpretación de esta gran profecía de Daniel 12.Toda ella es una profecía que se cumplirá en el futuro, y es al final de esos 1335 días cuando el reino de Dios y de Cristo habrá comenzado en el mundo entero, dando inicio a una nueva era dorada y eterna que al principio durará mil años literales, tal como se dice en Apocalipsis 20:1-7, pero que jamás tendrá fin, pues los santos reinarán por los siglos de los siglos (Ap.22:5. Los mil años serán sencillamente los primeros mil años del reinado sin fin de Cristo (Lc.1:33).

 

A continuación le voy a mostrar el discurso profético y COMPLETO de Jesús en el Monte de los Olivos. Sencillamente he unido las tres versiones de dicho discurso, la versión de Mateo, Marcos y Lucas, y de esta manera usted podrá conocer el discurso completo, tal como Jesús lo dijo.

 

 

3

EL DISCURSO COMPLETO DE JESÚS EN EL MONTE DE LOS OLIVOS

 

A esta versión completa del discurso profético de Jesús en el Monte de los Olivos la he denominado MATMARLUC, que es la abreviatura de Mateo, Marcos y Lucas.

 

Vamos a leer Matmarluc 1:1-111.

 

1 Cuando Jesús salió del templo y se iba, unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, se acercaron a Jesús para mostrarle los edificios del templo, y le dijo uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios.

2 Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todos estos grandes edificios? De cierto os digo, días vendrán que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, frente al templo, los discípulos Pedro, Jacobo, Juan y Andrés se le acercaron y le preguntaron aparte diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse? ¿y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?

4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y el tiempo está cerca. Mas no vayáis en pos de ellos, y a muchos engañarán.

5 Y oiréis de guerras, de sediciones, y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero el fin no será inmediatamente.

6 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, hambres, alborotos y terremotos en diferentes lugares, y habrá terror y grandes señales del cielo.

7 Y todo esto será principio de dolores.

8 Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.

9 Y esto os será ocasión para dar testimonio.

10 Proponed en vuestros corazones no pensar antes cómo habéis de responder en vuestra defensa;

11 porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.

12 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán, y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo;

13 y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre.

14 Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.

15 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

16 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

17 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

18 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

19 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), es decir, cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.

20 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes, y los que estén en medio de Jerusalén, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.

21 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

22 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

23 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;

24 Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.

25 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!, porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo.

26 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

27 Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

28 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos que él escogió, aquellos días serán acortados.

29 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

30 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

31 Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes.

32 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.

33 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

34 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

35 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

36 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, en una nube, con poder y gran gloria.

37 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde el extremo del cielo y de la tierra hasta el otro. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

38 De la higuera y de todos los árboles aprended la parábola: Cuando ya sus ramas están tiernas, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

39 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

40 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

41 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

42 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo mi Padre.

43 Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo.

44 para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo.

45 Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad

46 Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.

47 Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra.

48 Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

49 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

50 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

51 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

52 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.

53 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.

54 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

55 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

56 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

57 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

58 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

59 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

60 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;

61 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,

62 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,

63 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

64 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

65 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

66 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

67 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

68 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

69 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

70 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.

71 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.

72 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

73 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

74 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!

75 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

76 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

77 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

78 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

79 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos

80 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

81 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

82 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

83 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

84 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

85 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

86 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

87 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

88 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

89 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

90 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

91 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

92 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

93 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

94 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

95 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

96 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

97 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

98 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;

99 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.

100 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?

101 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?

102  ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

103 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

104 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

105 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;

106 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.

107 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?

108 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

109 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

110 De día enseñaba en el templo y por la noche salía y se quedaba en el monte que se llama de los Olivos.

111 Y todo el pueblo acudía a él por la mañana para oírlo en el templo.

 

FIN DEL DISCURSO

 

LITERATURA DE ESTUDIO BÍBLICO RECOMENDADA

 

http://www.las21tesisdetito.com/debate_con_chica_pretribulacionista.mp3

http://www.las21tesisdetito.com/la_higuera.htm

http://www.las21tesisdetito.com/discurso.htm

http://www.las21tesisdetito.com/dawlin_urena.htm

http://www.las21tesisdetito.com/miguel_rosell.htm

http://www.las21tesisdetito.com/gary_lee.htm

http://www.las21tesisdetito.com/escogidos.htm

http://www.las21tesisdetito.com/el_rapto_satanico.htm

http://www.las21tesisdetito.com/pretribulacionismo.pdf

http://www.las21tesisdetito.com/elrapto.htm

http://www.las21tesisdetito.com/respuesta_a_un_evangelico.htm

http://www.las21tesisdetito.com/bolainezyrosell.htm

 

 

Tito Martínez

email: las21tesis@gmail.com

Telf: +34619342549