Por Tito Martínez

13 de agosto de 2015

 

DESCARGUE ESTE DOCUMENTO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

http://www.las21tesisdetito.com/adorad_al_padre.pdf

 

Para escuchar este libro en audio mp3:

http://www.las21tesisdetito.com/las21tesis/adorad_al_padre.mp3

 

 

 

ÍNDICE DEL LIBRO

 

Prólogo.

 

1- ¿LE ADORARON O LE RINDIERON PLEITESIA?.

 

2- LA ADORACIÓN EN EL LIBRO DEL APOCALIPSIS.

 

 

 

 

 

Prólogo.

 

Desde pequeño me crié dentro de la iglesia católica romana, mi madre era una fanática papista de misa diaria, y siempre me enseñaron en dicha iglesia que tenemos que adorar a Jesucristo, incluso en el papismo me enseñaron que Jesucristo es literalmente una galleta de harina habitando en una especie da casita en la tierra a la cual llaman "sagrario", que es una especie de cajita que se encuentra en todos los altares de las iglesias católicas. Los curas de esa religión me enseñaron que cuando pasamos delante de ese "sagrario", entonces teníamos que arrodillarnos ante el mismísimo Jesucristo en forma de galleta u ostia, ¡¡para adorarle como si se tratara del Dios todopoderoso!!, porque según los curas, esa galleta de harina a la que llaman ostia o eucaristía, repito, ¡¡es el mismo Jesucristo glorioso, con su cuerpo, alma y divinidad!!, esto es lo que enseña el catecismo del catolicismo romano como dogma oficial desde hace siglos.

A los 18 años de edad abandoné el papismo romano, y me uní a una iglesia "evangélica" de Madrid, y ellos me enseñaron casi lo mismo que los paposos católicos romanos, que hay que adorar a Jesucristo, la diferencia con los paposos es que según los "pastores evangélicos" Jesucristo no es una galleta de harina a la que hay que adorar, sino que Jesús es el Dios todopoderoso y el Creador del Universo, al cual hay que adorar como se adora al Dios Padre.

Como las llamadas "iglesias evangélicas" también están llenas de errores doctrinales y de falsedades, entonces también abandoné esas iglesias después de estar unos 13 años en ellas, y decidí estudiar por mí mismo la Biblia, para saber qué enseña realmente el Nuevo Testamento sobre este asunto de la adoración a Jesucristo, y sobre otros muchos asuntos doctrinales más, y entonces me puse a investigar especialmente el Nuevo Testamento, para saber si los cristianos hemos de adorar o no a Jesucristo, y el presente estudio bíblico sencillo es el fruto de esa investigación escritural, de modo que le invito a que ponga mucha atención.

 

 

1

¿LE ADORARON O LE RINDIERON PLEITESIA?

 

En las iglesias "evangélicas", generalmente se utiliza la versión bíblica Reina Valera de 1960, y en dicha versión hay una serie de pasajes en el Nuevo Testamento donde se dice que ciertas personas adoraron a Jesucristo, los pasajes son únicamente siete, y son los siguientes: Mt.2:11, 14:33, 28:9, 17, Lc.24:52, Jn.9:38,  Heb.1:6.

Hay otras muchas versiones bíblicas donde también esos pasajes han sido traducidos por "adoraron".

Ahora bien, resulta que miles de veces había leído unas palabras de Jesús que se encuentran en el Evangelio de Juan, donde el propio Jesús enseñó de forma irrefutable a sus discípulos que SOLO HEMOS DE ADORAR AL DIOS PADRE, y las palabras son estas:

 

Jua 4:23  Mas la hora viene,  y ahora es,  cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;  porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Jua 4:24  Dios es Espíritu;  y los que le adoran,  en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

 

Esas palabras de Jesús son tan sencillas de entender que hasta un nene de 5 años las entiende. Jesús dijo que únicamente hemos de adorar al Dios Padre en espíritu y en verdad. Algunos podrán decir que en ese texto no aparece la palabra "únicamente", y que por tanto -según ellos- Jesús no estaba negando que se le pudiera adorar también a él. Pero resulta que ese argumento es una falacia tremenda, porque si observa, Jesús jamás se incluyó en este tipo de adoración exclusiva al Padre, ya que si Jesús fuera adorado, entonces Jesús habría dicho estas palabras:

 

Jua 4:23  Mas la hora viene,  y ahora es,  cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre Y A MÍ en espíritu y en verdad;  porque también el Padre Y YO tales adoradores BUSCAMOS QUE NOS ADOREN.

Jua 4:24  Dios es Espíritu;  y los que NOS adoran,  en espíritu y en verdad es necesario que NOS adoren.

 

Como puede ver, la enseñanza de Jesús en cuanto a la adoración a Dios fue muy clara, solo hemos de adorar al Padre celestial, ¡él nunca dijo que le tengamos que adorar también a él!, no existe ni un solo pasaje en el Nuevo Testamento donde Jesús pidiera a sus discípulos que le adoremos a él. Lo que Jesús enseñó repetidamente es que le obedezcamos y le sigamos, pero JAMÁS dijo que le adoremos (Mt.7:22-27)

Pero no es solo ese pasaje de Juan 4:23-24 donde Jesús enseñó que solo hemos de adorar al Padre celestial. Resulta que Jesús también dijo estas palabras al mismísimo Satanás:

 

Luc 4:5  Y le llevó el diablo a un alto monte,  y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra.

Luc 4:6  Y le dijo el diablo:  A ti te daré toda esta potestad,  y la gloria de ellos;  porque a mí me ha sido entregada,  y a quien quiero la doy.

Luc 4:7  Si tú postrado me adorares,  todos serán tuyos.

Luc 4:8  Respondiendo Jesús,  le dijo:  Vete de mí,  Satanás,  porque escrito está:  Al Señor tu Dios adorarás,  y a él solo servirás.

 

Observe como Jesús le dijo a Satanás que al único Dios que hay que adorar es al Señor Dios. Muchos seguramente dirán que ese Señor Dios al que hay que adorar es Jesús, sin embargo, eso es falso y se cae por su propio peso, porque si así fuera, entonces Jesús habría dicho que él es ese Señor y Dios supremo al que hay que adorar, y le habría dicho al diablo lo siguiente:

"Yo soy el Señor y Dios a quien tienes que adorar", sin embargo, Jesús jamás dijo al diablo que le adorara a él, sino que él se estaba refiriendo al Dios supremo, el Padre, el Dios único y todopoderoso, por eso es que Jesús también dijo estas palabras a un escriba de Israel:

 

Mar 12:28  Acercándose uno de los escribas,  que los había oído disputar,  y sabía que les había respondido bien,  le preguntó:  ¿Cuál es el primer mandamiento de todos?

Mar 12:29  Jesús le respondió:  El primer mandamiento de todos es:  Oye,  Israel;  el Señor nuestro Dios,  el Señor uno es.

Mar 12:30  Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,  y con toda tu alma,  y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.  Este es el principal mandamiento.

 

Una vez más Jesús estaba hablando del Señor tu Dios, es decir, el Padre celestial. Jesús jamás le dijo a ese escriba que ese Señor Dios fuera él mismo. Jesús nunca le dijo a ese escriba que le tenía que amar a él con todo su corazón,  con toda el alma, y con toda la mente. ¡¡Jesús jamás le dijo que el primer mandamiento es adorarle a él!!, sino que Jesús estaba hablando solamente del DIOS PADRE, al cual hay que adorar en espíritu y en verdad (Jn.4:23-24). Esto es tremendamente importante que lo entienda, para no ser engañado por el diablo. Si tuviéramos que adorar a Jesucristo, ¿por qué él jamás enseñó esa doctrina?, ¿por qué jamás dijo que le adoremos a él, sino solamente al Dios único y supremo que es el Padre?

Por consiguiente, la enseñanza de Jesús fue muy clara en este punto, solo hemos de adorar al Padre celestial. Y la pregunta es por tanto: ¿por qué esos pasajes bíblicos que ya he mencionado dicen que ciertas personas adoraron a Jesús?, ¿por qué Jesús no les reprendió y les dijo que no le adoraran a él, sino solo al Padre celestial?. La respuesta es tan sencilla que no me explico como miles de personas que dicen ser "cristianos" rechazan esa explicación. Sencillamente Jesús jamás reprendió a esas personas que le "adoraron" porque JAMÁS LE ADORARON, sino que le rindieron pleitesía, es decir, se postraron ante él como señal de reverencia y sumisión.

Dentro del pueblo judío, y en general dentro de las culturas semíticas de oriente medio, el postrarse de rodillas como señal de reverencia y respeto era y es algo muy común. Por ejemplo, en la Biblia muchos seres humanos se postraban con reverencia ante otros seres humanos, o ante ángeles, ¡pero de ninguna manera les estaban adorando como se adora al Dios Padre! Estos son solo unos cuantos pasajes donde se ve este tipo de postración SIN ADORACIÓN: Gén.19:1, 27:29, 33:3, 43:28, 49:8, 1Sam.24:8, 1Re.1:16, 31, Rut 2:10, 2Re.2:15, Mt.2:2, 11, Ap.3:9. En estos textos leemos que unos seres humanos SE POSTRAN ante otros seres humanos como señal de reverencia y honor, ¡no de ADORACIÓN!.

Los magos de oriente, por ejemplo, cuando vieron al niño Jesús también se postraron con reverencia ante el niño, porque el Mesías rey de Israel había nacido, y por tanto, le tributaron pleitesía como era lógico. La palabra griega clave que aparece en esos textos del Nuevo Testamento es PROSKUNEO, pues bien, ¿que significa esa palabrita griega?. Las siguientes definiciones de la palabra proskuneo las he tomado de esta dirección web: http://www.amigoval.com/Articulos/Adoracio.htm

 

Proskuneo - "Besar la mano de"; hacer cortesía, hacer reverencia. El acto de tributar homenaje, Juan. 4:24. (Primeros Rudimentos del Cristiano - DOCTRINA BIBLICA BASICA, LIBRO I, PARTE 1; por Robert Karkrider, Pág. 54.

Joseph H. Thayer: PROSKUNEO - "besar la mano a (hacia), una señal de reverencia... de aquí que entre los Orientales, esp. los Persas, caer sobre las rodillas y tocar el piso con la frente como una expresión de profunda reverencia;... por esto en el N.T., por arrodillarse o postrarse para hacer homenaje (a uno) o hacer reverencia, ya sea para expresar respeto o para hacer súplica. Es usado del homenaje mostrado a hombres de un rango superior: del homenaje rendido a Dios y a Cristo ascendido, a los seres celestiales, y a los demonios..." (Léxico Griego-Inglés, #4352, Pág. 548).

 

Y el erudito en idioma griego W.E. Vine, muy respetado y citado por los "evangélicos" dice lo siguiente:

 

W.E. Vine: "PROSKUNEO - Hacer reverencia, dar obediencia a (de pros, hacia, y kuneo, besar), es la palabra más frecuente que se traduce adorar. Se usa de un acto de homenaje o de reverencia

(a) a Dios,

(b) a Cristo,

(c) a un hombre,

(d) al Dragón,

(e) a la Bestia,

(f) a demonios,

(g) a ídolos..."

 

Como puede ver, la palabra griega proskuneo significa esencialmente postrarse con reverencia ante alguien, y también se puede traducir en algunos pasajes por "adorar", pero cuidado, ¡¡esa palabra se ha de traducir por "adorar" DEPENDIENDO DEL CONTEXTO!!, es decir, dependiendo si se refiere al Dios Padre o a seres humanos. Por ejemplo, en Juan 4:23-24 aparece también la palabra griega proskuneo, y que ha sido traducida correctamente por ADORAR, ¡¡porque se está refiriendo al Dios Padre!!, sin embargo, resulta que la palabra proskuneo también aparece en Apocalipsis 3:9, ¡¡y no ha sido traducida por "adorar", sino por "postrarse" simplemente!!, ¿y por qué esa palabra griega no ha sido traducida por "adorar" en Apocalipsis 3:9?, pues muy sencillo: porque ese pasaje se está refiriendo a seres humanos, a los verdaderos cristianos, el texto dice lo siguiente:

 

Apo 3:8  Yo conozco tus obras;  he aquí,  he puesto delante de ti una puerta abierta,  la cual nadie puede cerrar;  porque aunque tienes poca fuerza,  has guardado mi palabra,  y no has negado mi nombre.

Apo 3:9  He aquí,  yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son,  sino que mienten;  he aquí,  yo haré que vengan y se postren a tus pies (proskuneo),  y reconozcan que yo te he amado.

 

Ahí lo tiene, la sinagoga de Satanás, en el futuro, se postrarán de rodillas ante los verdaderos cristianos, pero no para adorarles, sino para rendirles pleitesía y sumisión. Obviamente Jesús no dijo que los cristianos serán adorados como se adora al Dios Padre. Pues exactamente la misma palabra griega, proskuneo, aparece en todos esos pasajes donde se dice que Jesús fue "adorado" por sus discípulos.

¿Cual es el problema y el error de los traductores de esas biblias manipuladas?, pues sencillamente que ellos, falsamente, tradujeron en esos pasajes la palabra griega proskuneo por "adorar", en lugar de traducirla correctamente por "postrarse con reverencia". Como esos traductores creen y enseñan de forma fanática que Jesús ha de ser adorado, entonces ellos falsificaron esos pasajes bíblicos y los tradujeron por "adorar", para hacer creer a millones de personas ignorantes de la Biblia que Jesús ha de ser adorado como se adora al Dios Padre. Y esta es la razón por la cual Jesús jamás reprendió a sus discípulos cuando que se postraron ante él, ¡¡porque esas personas no le estaban adorando, sino únicamente dándole reverencia como señal de respeto!!, ya que, como he demostrado, el postrarse de rodillas ante otros seres humanos era muy común en el pueblo de Israel, para rendir pleitesía a esas personas importantes, tales como los reyes ungidos de Israel o los patriarcas.

Exactamente el mismo error de traducción han cometido con el pasaje de Hebreos 1:6. En ese texto dichas versiones dicen que los ángeles adoran a Jesús, pero una vez más, la palabra griega que ahí aparece es "proskuneo", que significa postrarse con reverencia, y que también se puede traducir por "adorar", pero recuerde que, dependiendo del CONTEXTO, se ha de traducir de una forma u otra. Esto es crucial que lo entienda el lector: si esa palabra se aplica al Dios Padre, entonces se ha de traducir siempre por "adorar", tal como sucede en Juan 4:23-24, pero si esa palabra se aplica a seres humanos o a Jesucristo, entonces siempre se ha de traducir por "postrarse con reverencia", y eso es lo que hacen los ángeles de Dios, todos ellos se postran ante Jesucristo como señal de reverencia y sumisión, pero los ángeles conocen perfectamente la enseñanza de Jesús, y ellos saben que hay que adorar únicamente al Padre celestial, tal como enseñó Jesús en Juan 4:23-24. ¡¡Obviamente los ángeles de Dios no van a hacer algo absolutamente contrario de lo que enseñó Jesús!!.

 

2

LA ADORACIÓN EN EL LIBRO DEL APOCALIPSIS

 

En el catolicismo romano, así como también en las llamadas "iglesias evangélicas" y en otras iglesias, como la iglesia adventista del séptimo día, los mormones, etc., se predica que el libro del Apocalipsis enseña a adorar a Jesucristo, porque -según ellos- el Apocalipsis enseña que Jesús es igual al Dios Padre y que Jesús es el Creador de todas las cosas. En este apartado vamos a ver cuan falso es lo que esas iglesias enseñan. Lo voy a explicar de una forma tan clara y sencilla, que hasta un nene de cinco años lo podrá entender.

 

1- Para empezar, el libro del Apocalipsis siempre hace una clara diferencia entre el Dios ÚNICO que está sentado en el trono, el Padre, y el Cordero, que es Jesucristo. Nunca en el Apocalipsis al Cordero se le llama Dios, y nunca se dice que el Cordero sea adorado, esto lo vamos a comprobar analizando unos cuantos pasajes del Apocalipsis.

El primer texto del Apocalipsis donde aparece la palabra "Dios" es Apocalipsis 1:1, que dice así:

 

Apo 1:1  La revelación de Jesucristo,  que Dios le dio,  para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto;  y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

 

Como puede ver, primero se menciona a Jesucristo, y luego se menciona a Dios, es decir, el Padre. Fue el Dios supremo, el Padre, quien entregó esa revelación a Jesucristo. Por lo tanto, los que dicen que Jesucristo es llamado Dios en el Apocalipsis están mintiendo. Siempre en dicho libro se hace una clara diferencia entre Dios y Jesucristo, y como veremos seguidamente, es este único y supremo Dios, el Padre, el que es adorado, ¡nunca el Cordero es adorado!

 

2- Ahora veamos Apocalipsis 4, ponga mucha atención:

 

Apo 4:1  Después de esto miré,  y he aquí una puerta abierta en el cielo;  y la primera voz que oí,  como de trompeta,  hablando conmigo,  dijo:  Sube acá,  y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.

Apo 4:2  Y al instante yo estaba en el Espíritu;  y he aquí,  un trono establecido en el cielo,  y en el trono,  uno sentado.

 

Juan tuvo una visión del trono celestial, y dijo que vio a UNO sentado el trono. Juan no dijo que vio a dos sentados en el trono, ni a tres, sino a un solo Dios. Seguidamente veremos quien ese Dios sentado en el trono.

Ahora vamos a leer los versos 9 al 11:

 

Apo 4:9  Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono,  al que vive por los siglos de los siglos,

Apo 4:10  los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono,  y adoran al que vive por los siglos de los siglos,  y echan sus coronas delante del trono,  diciendo:

Apo 4:11  Señor,  digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder;  porque tú creaste todas las cosas,  y por tu voluntad existen y fueron creadas.

 

El texto dice que los 24 ancianos adoran al Dios que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, ¿y por qué adoran a este Dios?, el verso 11 dice que le adoran porque ÉL CREÓ TODAS LAS COSAS, Y POR SU VOLUNTAD EXISTEN Y FUERON CREADAS.

Observe bien, el texto no dice por ninguna parte que los 24 ancianos adoran a Dios y al Cordero, sino que adoran solo a uno, al que está sentado en el trono, y solo él creó los cielos y la tierra, por eso es que solo él se merece la adoración, porque todo vino a existir por su voluntad, todas las cosas proceden de este Dios supremo sentado en el trono celestial.

El pasaje dice también que este Dios vive por los siglos de los siglos. Los que enseñan que Jesús ha de ser adorado siempre citan el pasaje de Apocalipsis 1:18, un texto que habla de Jesús, y dice lo siguiente:

 

Apo 1:18  y el que vivo,  y estuve muerto;  mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos,  amén.  Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Quien estuvo muerto es Jesús, pero él resucitó en gloria y vive por los siglos de los siglos. Entonces, los trinitarios y demás personas que dicen que Jesús es adorado afirman que ese Dios sentado en el trono mencionado en Apocalipsis 4:9-11 solo puede ser Jesús, pues Jesús vive por los siglos de los siglos. Ese argumento, como voy a demostrar, es absolutamente falso y diabólico. El Dios que vive por los siglos de los siglos mencionado en Apocalipsis 4:9-11 y es adorado por los 24 ancianos solo puede ser el Padre, no Jesús. Obviamente Jesús también vive por los siglos de los siglos, porque él resucitó y vive para siempre, él nunca morirá. Ahora bien, cuando los santos de Dios resuciten entonces también ellos vivirán por los siglos de los siglos, nunca morirán, sin embargo, eso no significa que los cristianos resucitados seremos adorados como si fueramos el Dios Padre. Vivir por los siglos de los siglos no significa que sea el mismo Dios mencionado en Apocalipsis 4:9-11.

El Dios sentado en el trono mencionado en Apocalipsis 4 solo se refiere al Padre, y a nadie más, y vamos a ver por qué solo se refiere al Padre:

 

a)  Primero porque Juan dijo que él vio a UNO sentado en el trono (Ap.4:1-2). Juan no vio a dos seres sentados en el trono, sino solo a uno.

 

b) En segundo lugar, quien creó todas las cosas fue solamente el Dios Padre, no Jesús. Leamos lo que dice 1Corintios 8:6:

 

1Co 8:6  para nosotros,  sin embargo,  hay un Dios,  el Padre,  del cual proceden todas las cosas,  y nosotros somos para él;  y un Señor,  Jesucristo,  por medio del cual son todas las cosas,  y nosotros por medio de él.

 

El texto es bien claro, hay un Dios Padre, y DE ÉL PROCEDEN TODAS LAS COSAS. Pablo no dijo por ninguna parte que todas las cosas procedan del Padre y de Jesucristo, sino solo del Padre. Fue el Dios Padre quien decidió crear el Universo, y por eso es que los 24 ancianos adoran a este Dios Padre sentado en el trono (Ap.4:10-11).

El pasaje del apóstol Pablo dice que Jesucristo es el MEDIO que el Padre utilizó para crear todas las cosas. Jesús es el mediador, pero no el Creador. En pasajes como Juan 1:3, 10, Col.1:16-17 y Heb.1:1-2 también se dice bien claro que todas las cosas existieron POR MEDIO de Cristo, el Verbo de Dios. Dios el Padre creó el Universo POR MEDIO de su Hijo, es decir, el Hijo no fue el Creador, sino el MEDIADOR que ejecutó la obra creadora procedente del Padre. Pongamos un sencillo ejemplo: el verdadero creador de una casa es el arquitecto, él es quien decide crearla y la diseña, sin embargo, después el obrero o maestro principal ejecuta la creación de esa casa, pero el creador de esa casa siempre será el arquitecto que la diseñó, nunca el obrero principal, este obrero sencillamente ayuda en la construcción de esa casa, pero él no es el creador de esa casa. Lo mismo ocurre con el Dios Padre y con Jesús. Solo el Dios Padre creó todas las cosas, de él proceden todas las cosas, sin embargo, el Padre utilizó a su Hijo para ejecutar esa obra creadora, fue el Hijo quien ayudó al Padre en la creación del Universo, pero el Creador o Arquitecto supremo fue solo el Padre. Por eso es que los 24 ancianos adoran a este único Dios sentado en el trono, el Padre, porque fue él quien creó todas las cosas.

 

c) En el siguiente capítulo, el 5, leemos lo siguiente:

 

Apo 5:5  Y uno de los ancianos me dijo:  No llores.  He aquí que el León de la tribu de Judá,  la raíz de David,  ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

Apo 5:6  Y miré,  y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes,  y en medio de los ancianos,  estaba en pie un Cordero como inmolado,  que tenía siete cuernos,  y siete ojos,  los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

Apo 5:7  Y vino,  y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

 

Observe bien como el verso 6 se dice que el Cordero, Jesús, estaba en medio del trono DE PIE, ¡¡no dice que estuviera sentado en el trono!!, Jesús no es el Dios sentado en el trono.

Seguidamente Cristo, el Cordero, se acerca al Dios sentado en el trono y toma de su mano derecha el libro sellado con los siete sellos. Si Jesús se acerca al Dios sentado en el trono, ¡¡entonces Jesús no es el Dios sentado en el trono!!, ¿está claro, verdad?. Los que enseñan que Jesús es ese Dios sentado en el trono sencillamente están mintiendo.

 

d) Seguidamente los cuatro seres vivientes y los 24 ancianos se postran delante Cristo, el Cordero (v.8). La palabra griega que ahí aparece es proskuneo, que significa postrarse con reverencia. Ellos se postran ante Cristo para darle pleitesía, reverencia, y que no hemos de confundir con la adoración, pues como ya vimos, la adoración es solamente para el Dios Padre, el Dios sentado en el trono (Jn.4:23-24, Ap.4.10-11).

 

e) Los versos 13 y 14 dicen lo siguiente:

 

Apo 5:13  Y a todo lo creado que está en el cielo,  y sobre la tierra,  y debajo de la tierra,  y en el mar,  y a todas las cosas que en ellos hay,  oí decir:  Al que está sentado en el trono,  y al Cordero,  sea la alabanza,  la honra,  la gloria y el poder,  por los siglos de los siglos.

Apo 5:14  Los cuatro seres vivientes decían:  Amén;  y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

 

Observe muy atentamente: el pasaje menciona claramente al Dios sentado en el trono, y al Cordero, ¡los diferencia a los dos!. Uno es el Padre, el que está sentado en el trono, y el otro es Cristo, el Cordero, esto lo ha de tener usted muy claro, para que no sean engañados por Satanás.

Si se da cuenta, a los dos se les da alabanza, honra, gloria y poder, ahora bien, ¡¡ninguna de esas cuatro cosas es adorar!!. Dar alabanza a alguien no significa que se le esté adorando. Por ejemplo, en Romanos 13:3 el apóstol Pablo dijo que quien hace lo bueno, tendrá ALABANZA, y en 1Corintios 4:5 leemos que los verdaderos cristianos recibirán la ALABANZA de Dios, y obviamente eso no significa que Dios dará adoración a los cristianos. Alabar y adorar son cosas muy diferentes. Lo mismo sucede con la honra. Dios dice que honremos a nuestros padres, pero no que los adoremos (Mt.15:4). Honrar significa respetar. Dar gloria a alguien tampoco significa adorar a ese alguien, por ejemplo, en Lucas 2:9 leemos que la GLORIA del Señor los rodeó de resplandor, no que la adoración del Señor los rodeó. La gloria y la adoración son dos cosas muy diferentes. Y el poder tampoco es adoración. Por lo tanto, en el verso 13 no se menciona la adoración, ¡¡esa adoración se menciona en el verso 14!!, en ese verso se dice bien claro que los cuatro seres vivientes y los 24 ancianos se postran sobre sus rostros y ADORAN al que vive por los siglos. ¿Quien es ese Dios que adoran?, pues resulta que es exactamente el mismo Dios mencionado en Apocalipsis 4:10-11, es decir, el Dios SENTADO EN EL TRONO:

 

Apo 4:10  los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono,  y adoran al que vive por los siglos de los siglos,  y echan sus coronas delante del trono,  diciendo:

Apo 4:11  Señor,  digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder;  porque tú creaste todas las cosas,  y por tu voluntad existen y fueron creadas.

 

Observe que ellos adoran a un solo Dios, al Dios único sentado en el trono, ¡¡no adoran al Cordero!!, si ellos adoraran al Cordero, a Jesús, entonces el pasaje diría lo siguiente: "y adoran A LOS QUE VIVEN por los siglos de los siglos!.

Ellos solo adoran a un Dios, al Padre. El Cordero jamás recibe esa adoración suprema que se da al Padre, porque el Creador fue solamente el Padre. Recuerde, y no me cansaré de repetirlo, que en ese trono en el cielo solo hay sentado un Dios, tal como dijo Juan en Apocalipsis 4:1-2, y es ese Dios supremo y único sentado en el trono quien recibe la adoración, exactamente lo mismo que dijo Jesús en Juan 4:23-24.

 

3- Por dos ocasiones el apóstol Juan se postró de rodillas para adorar al ángel que le mostró esas visiones proféticas a Juan, y entonces ese ángel le dijo a Juan lo siguiente:

 

Apo 19:10  Yo me postré a sus pies para adorarle.  Y él me dijo:  Mira,  no lo hagas;  yo soy consiervo tuyo,  y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús.  Adora a Dios;  porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

 

Apo 22:9  Pero él me dijo:  Mira,  no lo hagas;  porque yo soy consiervo tuyo,  de tus hermanos los profetas,  y de los que guardan las palabras de este libro.  Adora a Dios.

 

Observe que el ángel no le dijo por ninguna parte que adorara a Dios Y AL CORDERO, ¡sino solo a Dios!, ¿qué Dios?, pues obviamente al Dios sentado en el trono, al Padre celestial.

Los que dicen adorar a Jesucristo sencillamente están desobedeciendo a ese ángel, y también están desobedeciendo a Jesús, pues él dijo que hemos de adorar solamente al Padre (Jn.4:23-24). Esto es importantísimo, porque significa que los que adoran a Jesús no son por tanto seguidores de la doctrina de Jesucristo, es decir, ¡no son cristianos!, sino que son idólatras paganos, ellos rechazan lo que Jesús enseñó sobre este crucial asunto de la adoración a Dios.

 

4- Leamos ahora este pasaje:

 

Apo 14:6  Vi volar por en medio del cielo a otro ángel,  que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra,  a toda nación,  tribu,  lengua y pueblo,

Apo 14:7  diciendo a gran voz:  Temed a Dios,  y dadle gloria,  porque la hora de su juicio ha llegado;  y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra,  el mar y las fuentes de las aguas.

 

Ese segundo ángel saldrá volando por el cielo, dando un mensaje de advertencia a los moradores de la tierra, diciéndoles que ADOREN SOLO A DIOS, al que hizo el cielo y la tierra. ¡Observe que ese ángel no dirá por ninguna parte que adoren a Dios y al Cordero!, sino que solo dirá que adoren a Dios, en singular, es decir, al Creador del Universo, y ya vimos que ese supremo Creador es solamente el Dios sentado en el trono, el Padre (Ap.4:10-11).

 

5- Algunos citan Apocalipsis 6:15-16 y 15:1 para enseñar que Jesús es el Dios que ha de ser adorado, pero EN NINGUNO DE ESOS PASAJES SE DICE QUE JESÚS ES ADORADO. Lo que dicen esos pasajes es que vendrá la ira del Cordero (Cristo), y en Apocalipsis 15:1 se menciona la ira de Dios (el Padre). Pues claro, ¡¡LOS DOS DIOSES TIENEN IRA!!, vendrá la ira de Cristo, y también la ira del Dios Padre, pero esto de ninguna manera significa que Cristo y el Padre sean un solo Dios. Pondré un sencillo ejemplo para que esto se entienda mejor, si yo digo: "ha llegado la ira de Tito Martínez", y después digo: "se consuma la ira de Justo Martinez", yo no estoy diciendo que los dos seamos la misma persona. Yo soy Tito Martínez, y Justo Martínez era el nombre de MI PADRE, ¡¡los dos tenemos ira!!, pero yo no soy mi padre, sino que somos dos personas diferentes. Lo mismo sucede con esos dos pasajes del Apocalipsis. Primero se menciona la ira del Cordero, que es Jesús, y luego se menciona la ira de Dios, que es el Padre celestial, pero de ninguna manera significa que Cristo y el Padre celestial sean el mismo Dios, o sean un solo Dios, son dos personas divinas, dos dioses, y los dos tienen ira. El Padre y el Hijo son DOS DIOSES, DOS PERSONAS DIVINAS, PERO UNIDOS EN UN SOLO PROPÓSITO. Jamás enseña la Biblia que el Padre y el Hijo sean un solo Dios, sino que son dos dioses, siendo el Padre el Dios supremo y todopoderoso, el Dios del Hijo (Ap.3:12, etc.), y solo este Dios supremo, el Padre, es adorado en la Biblia.

 

6- El apóstol Pablo dijo lo siguiente:

 

Flp 2:10  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,  y en la tierra,  y debajo de la tierra;

Flp 2:11  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,  para gloria de Dios Padre.

 

¿Lo ha leído bien?, Pablo no dijo que esa gloria suprema es para el Padre y el Hijo, sino SOLAMENTE PARA EL DIOS PADRE, ¿por qué?, porque solo el Padre es el único que se merece la adoración y gloria suprema. Jesús recibe reverencia (proskuneo), pero el Dios Padre únicamente recibe la gloria suprema. La gloria que tiene Jesús es porque el Padre se la dio, pero la gloria que tiene el Padre ES ÚNICA, Y ÉL JAMÁS COMPARTE ESA GLORIA CON NADIE:

 

Isa 42:8  Yo IEVE;  este es mi nombre;  y a otro no daré mi gloria,  ni mi alabanza a esculturas.

 

El Dios Padre lo dice bien claro: A OTRO ÉL NO DARÁ SU GLORIA, el Padre tiene una gloria única y suprema, y por tanto solo él es adorado. La gloria que tiene Jesús es inferior a la del Padre, por la sencilla razón de que son dos dioses diferentes, pero unidos en una sola mente y propósito (Jn.10:30).

En ninguna parte de la Biblia se dice que Jesús fuera el creador de todas las cosas.

 

7- Vamos ahora a estudiar este pasaje del Génesis:

 

Gén 1:26 Entonces dijo Elohim: “HAGAMOS al hombre a NUESTRA imagen, según nuestra semejanza. Ellos gobernarán los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, toda la tierra, y todo lo que se arrastra por el suelo”.

Gén 1:27 Y Elohim creó al hombre a su imagen, a imagen de Elohim lo creó; varón y hembra los creó.

 

Y yo pregunto ahora a todos los trinitarios y binitarios: ¿cuantos dioses decidieron hacer al hombre?, ¡¡fue solo uno!!, y este Dios único le estaba hablando a otro Dios, y le propuso hacer al hombre a la imagen y semejanza de ellos, ¡¡PERO QUIEN DECIDIÓ CREAR AL HOMBRE FUE SOLO UN DIOS, EL PADRE!!, él es el Creador supremo. No fue Jesús quien decidió crear al hombre, sino solo el Padre, por eso es que el apóstol Pablo dijo bien claro que todas las cosas proceden del PADRE, no del Hijo:

 

1Co 8:6  para nosotros,  sin embargo,  hay un Dios,  el Padre,  del cual proceden todas las cosas,  y nosotros somos para él;  y un Señor,  Jesucristo,  por medio del cual son todas las cosas,  y nosotros por medio de él.

 

Esto es igual que si yo hablo, por ejemplo, con mi hijo, y le propongo hacer lo siguiente: "hijo, hagamos un muñeco de barro a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza". ¿Quien decide crear el muñeco de barro?, pues yo, no mi hijo, sin embargo, yo le propongo a mi hijo hacer ese muñeco porque él va a ayudarme o a colaborar en la creación de ese muñeco de barro, PERO EL CREADOR O DISEÑADOR DE ESE MUÑECO DE BARRO SOY SOLO YO, mi hijo es solo un ayudante u obrero maestro. Lo mismo sucede en el Génesis, fue solamente el Dios Padre quien decidió crear al hombre, y después habló con el otro Dios, que es su Hijo Jesucristo, y le propuso crear al hombre a imagen y semejanza de ellos, y entonces Dios el Padre creó al hombre POR MEDIO DE CRISTO (1Co.8:6, Col.1:16-17, Heb.1:1-2). Observe como en todos esos pasajes se dice bien claro que todas las cosas fueron creadas POR MEDIO de Cristo, es decir, Cristo fue el medio que el Padre utilizó para crear todas las cosas, pero el Creador fue el Padre, de él proceden todas las cosas.

Génesis 1:27 dice bien claro "elohim CREÓ al hombre... LO creó".

Si ese Dios o elohim se refiera a dos personas divinas, entonces el pasaje no diría eso, sino que diría esto: "elohim CREARON al hombre... LOS creó". Sin embargo, el verbo, creó, ¡¡está EN SINGULAR!!, indicando así de forma irrefutable que fue un solo Dios quien creó al hombre, y este Dios fue el Padre. El otro Dios no fue el creador, sino solo el ayudante que colaboró con Dios en la creación del hombre a la imagen y semejanza de ellos.

Por consiguiente, es una gran mentira decir que IEVE elohim se refiere al Padre y el Hijo. Lo que enseña la Biblia bien claro es que existen DOS ENTIDADES DIVINAS O DIOSES, y los dos se llaman IEVE, pero solo el IEVE supremo, el Padre, fue el creador de los cielos y de la tierra, pues de él proceden todas las cosas (1Co.8:6, Ap.4:10-11). Jesús no fue el creador, sino el MEDIADOR. Por eso es que en Apocalipsis 4:1-2 se dice que Juan vio en el cielo un trono, y en ese trono UNO SENTADO, ¡¡él no vio a dos sentados en ese trono, sino solo a un Dios!!, y ese Dios único es solamente el Padre, el único Dios que ha de ser adorado, tal como enseñó Jesús (Jn.4:23-24), y tal como le enseñó el ángel del Apocalipsis a Juan, al cual dijo que adorara a UN DIOS, al Padre.

Esa doctrina del sistema iglesiero apostata, el SIA, de que elohim es un solo Dios formado por dos personas divinas es tan falso y satánico como decir que Dios está formado por tres personas divinas (trinitarismo).

 

8- Los que adoran a Jesús o a cualquier otra persona que no sea el Dios Padre recibirán en el futuro el terrible castigo de Dios, ya que los idólatras tendrán su parte en el lago de fuego.

Tenga presente que un idólatra no es solamente quien adora a dioses falsos, o a imágenes, o quien adora el dinero, sino que ¡¡un idólatra es todo aquel QUE ADORA A ALGUIEN QUE NO SEA EL DIOS PADRE!!. Los que adoran a Jesús ya no están adorando por tanto solamente al Padre, sino que están adorando a otro Dios inferior al Padre, y por tanto, ya son idólatras, y este será el destino de todos los idólatras:

 

Apo 21:8  Pero los cobardes e incrédulos,  los abominables y homicidas,  los fornicarios y hechiceros,  los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre,  que es la muerte segunda.

 

Seguramente que muchos me harán la siguiente pregunta: ¿y qué sucederá entonces con todos aquellos que a lo largo de los siglos han adorado a Jesucristo, se van a condenar al lago de fuego?

La respuesta a esa pregunta es muy sencilla: Dios perdona la ignorancia humana. Una persona que jamás ha conocido la verdad, sino que ha ignorado lo que enseña realmente la Biblia, y en su ignorancia adoró a Jesucristo como si se tratara del Dios todopoderoso, Dios en su misericordia le perdonará, porque lo hizo sin tener el conocimiento de la verdad. Ahora bien, otra cosa muy diferente es aquella persona que ha llegado al conocimiento de la verdad, y entonces la rechaza y desobedece a Dios, prefiriendo ser un idólatra, entonces esa persona se condenará, tal como dice este tremendo pasaje de Hebreos:

 

Heb 10:26  Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad,  ya no queda más sacrificio por los pecados,

Heb 10:27  sino una horrenda expectación de juicio,  y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

 

En este documento de estudio se ha expuesto la verdad. Usted ha llegado al conocimiento de esa verdad, pero si rechaza esta verdad y peca, es decir, si quebranta el primer mandamiento de Dios adorando a alguien que no es el Dios Padre, entonces ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio y de hervor de fuego, que devorará a los enemigos. Si usted que lee este documento aun es de los que adoran a Jesucristo, ha de saber que eso es idolatría, pues Jesús y el resto de la Biblia enseñan a adorar solamente al Dios supremo, el Padre, el Creador de los cielos y de la tierra. Si usted desea salvarse, lo primero que ha de hacer es arrepentirse de su idolatría y abrazar esta verdad que ha conocido, adorando solamente al Creador de los cielos y de la tierra, el Padre celestial.

 

Tito Martínez

email: las21tesis@gmail.com

Telf: +34619342549