BUSCADOR INTERNO DE ESTE SITIO WEB

 

Por Tito Martínez

21 de febrero de 2018

  

DESCARGUE ESTE LIBRO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

www.las21tesisdetito.com/jesus_senior.pdf

 

Para escuchar este libro en audio mp3:

 

www.las21tesisdetito.com/jesus_senior.mp3

 

 

 

 

ÍNDICE

 

 

Prólogo.

1- EL PADRE Y EL HIJO SE LLAMAN IEVE.

2- INVOCAR A IEVE PARA SER SALVOS ES INVOCAR A JESUCRISTO.

3- ¡¡IEVE DE LOS EJÉRCITOS ES EL SEÑOR JESUCRISTO!!

4- OSEAS 2:16.

5- ALGUNAS OBJECIONES CONTESTADAS.

 

 

 

Prólogo.

 

¿Qué significa la expresión “Jesucristo es el Señor”?

En el sistema iglesiero apostata, el SIA, se enseña que confesar con nuestra boca que Jesús es el Señor significa simplemente reconocer que él es el amo y el soberano en el cielo y la tierra, sin embargo según la Biblia decir que Jesús es el Señor significa algo muchísimo más importante, significa sencillamente reconocer con nuestra boca que Jesucristo es el Señor IEVE de los ejércitos, el eterno YO SOY, que se apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente, y que era el Mensajero especial de un Dios mayor llamado también IEVE, que es el Padre celestial, como leemos en Éxodo 3 y que estudiaremos más adelante.

Este eterno Señor Dios IEVE de los ejércitos descendió físicamente en diferentes ocasiones a la tierra y se apareció a muchos seres humanos, como Adán y Eva, Abraham, Moisés, etc. Y cuando llegó el momento este segundo Dios eterno llamado IEVE fue enviado a la tierra por el Dios supremo, el Padre, naciendo como niño.

Dios el Padre engendró a su Hijo en el vientre de María y se hizo carne, es decir, hombre y habitó entre nosotros con el nombre hebreo de Yeshua, transliterado al español como Jesús (Jn.3:16, Mt.1:20, Jn.1:1, 14).

Por consiguiente, los que no confiesan con su boca que Jesucristo es este eterno Señor IEVE de los ejércitos hecho hombre entonces ellos no están creyendo realmente que Jesucristo es el Señor, y por lo tanto se van a condenar, ya que el apóstol Pablo dijo bien claro que si confesamos con nuestra boca que Jesús es el Señor y creemos que Dios el Padre le levantó de entre los muertos seremos salvos, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación (Ro.10:9-13).

Aquellos que rehúsan confesar con su boca que el Señor Jesús es el eterno Señor IEVE de los ejércitos, entonces es absolutamente imposible que se puedan salvar, por muy “cristianos” que digan ser, y esto es lo que les voy a demostrar de forma clara en este importante librito de estudio bíblico.

 

 

1

EL PADRE Y EL HIJO SE LLAMAN IEVE

 

Una de las principales doctrinas de la Biblia es la existencia de los dos dioses eternos llamados IEVE. Uno es el IEVE supremo, el Padre, y el otro es el segundo IEVE, el Hijo. Ambos dioses tienen el mismo Nombre, y esto es lo que voy a demostrar seguidamente en este capítulo.

El Dios Padre tiene un Nombre, el cual es el Nombre sobre todo nombre, y parece ser que la pronunciación más exacta de este Nombre del Padre en idioma hebreo arcaico es IEVE.

El nombre “Jehová” se sabe a ciencia cierta que es un nombre falso, desconocido totalmente en las Sagradas Escrituras Hebreas, y por el pueblo de Israel, lo mismo sucede con la pronunciación católica romana Yahweh, la cual también es falsa, ya que no es hebreo arcaico, es decir, el antiguo idioma hebreo con el cual fue escrita la Toráh. Por eso es que en este librito y en el resto de libros míos la pronunciación que utilizo siempre es IEVE, en hebreo arcaico, para referirme al Nombre de estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo. Ojo, no estoy diciendo que IEVE sean dos dioses, sino que estos dos dioses se llaman igual: IEVE, ya que el Hijo se llama igual que su Padre celestial. Es decir, la enseñanza biblica no es la de un solo Dios llamado IEVE formado por dos personas divinas, el Padre y el Hijo, sino que son dos dioses, el Padre y el Hijo, los cuales tienen el mismo nombre: IEVE. En el plano humano sucede lo mismo, muchas veces el hijo tiene el mismo nombre que su padre humano, sin embargo, son dos personas humanas diferentes, no una sola. Lo mismo sucede con el Padre celestial supremo y su Hijo Jesucristo, son dos personas divinas o dioses, pero tienen el mismo Nombre, ya que el Nombre del Padre, IEVE, está en este Hijo especial que es el mensajero especial del Padre, tal como leemos en este tremendo pasaje:

 

Éxo 23:20 He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

Éxo 23:21 Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.

 

Ahí lo tiene bien claro. Este segundo Dios es el ÁNGEL o mensajero especial del Dios supremo, el Padre, y este Mensajero divino o Hijo de Dios se llama igualito que el Padre celestial: IEVE.

La Biblia es clara en esta enseñanza de los dos dioses llamados IEVE, y que son EL PADRE Y EL HIJO, por eso es que en Proverbios 30 leemos estas impresionantes palabras:

 

Pro 30:4 ¿Quién subió al cielo, y descendió?

¿Quién encerró los vientos en sus puños?

¿Quién ató las aguas en un paño?

¿Quién afirmó todos los términos de la tierra?

¿Cuál es su nombre, y el nombre de su Hijo, si sabes?

 

Observe que ese pasaje está mencionando al Dios supremo, el Padre, y dice bien claro que este Padre supremo tiene un Hijo, pero no solo eso, el texto dice bien claro que este Dios Padre tiene un Nombre, Y ES EL MISMO NOMBRE QUE TIENE EL HIJO, es decir, los dos dioses se llaman igual, ¡¡el Nombre del Padre es también el Nombre del Hijo!!, por eso es que dice "su nombre y el nombre de su Hijo", porque ambos tienen el mismo nombre. El texto no dice "los nombres de él y de su Hijo", sino EL NOMBRE de él y de su Hijo, indicando así de forma clara e irrefutable que estos dos dioses eternos tienen el mismo y único nombre, y ese Nombre sobre todo nombre es IEVE, como leemos acá:

 

Éxo 3:14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

Éxo 3:15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: IEVE, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.

 

En ese tremendo pasaje fue Jesucristo, el eterno YO SOY, quien se apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente y habló con él, y dijo bien claro que él se llama IEVE, que ese es su Nombre, y que por ese Nombre será conocido por todos los siglos. Observe atentamente que en el verso 2 a este Señor IEVE que se apareció a Moisés se le llama EL ANGEL DE IEVE, ¡¡indicando así ese pasaje la existencia de estos dos dioses eternos, que son el Padre y el Hijo, y ambos dioses se llaman igual, IEVE, el Hijo se llama igual que el Padre, y ambos dioses tienen la misma eternidad, la única diferencia es que el Padre tiene la autoridad sobre el Hijo (Ap.3:12).

Ahora bien, ponga mucha atención: este Dios supremo, el Padre, ES ETERNO, ¡¡y si el Padre es eterno, ENTONCES EL HIJO TAMBIÉN ES ETERNO, JAMÁS FUE CREADO!!, ya que para ser un Padre tiene que tener un Hijo, ¡¡NO SE PUEDE SER PADRE SIN TENER UN HIJO!!, y como el Padre es eterno, entonces el Hijo también es eterno, así de simple.

En Hebreos 1:8-9 se habla del engendramiento del Hijo cuando el Padre lo introdujo en el mundo, y es entonces cuando Jesús, el eterno Hijo de Dios, se convirtió en el Hijo ENGENDRADO por Dios cuando lo introdujo en el mundo, en el vientre de María (Mt.1:20).

Por lo tanto, ¡¡Jesús ya era el Hijo eterno de Dios antes de venir al mundo!!, pero el Hijo ENGENDRADO de Dios fue solamente cuando Dios lo engendró en el vientre de María. Antes de venir al mundo Jesús ya era el Hijo de Dios, Y SIEMPRE FUE EL HIJO ETERNO DE DIOS, porque siempre estuvo con el Padre (Jn.1:1, 17:5). Ambos dioses coeternos, el Padre y el Hijo, siempre han existido y han estado juntos, por eso es que a los dos dioses, al Padre y al Hijo, se les llama igual: IEVE, y además a los dos se les da el título de el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin en el libro del Apocalipsis, indicando así de forma irrefutable que el Padre y el Hijo son dos dioses eternos. ¡¡Quienes rechazan esta verdad bíblica son sencillamente apostatas y embusteros que se condenarán, por negar que Jesús es el Hijo eterno de Dios y el Señor IEVE de los ejércitos!!.

Por eso es que el apóstol Pablo dijo que en EL NOMBRE de Jesucristo se doblará toda rodilla de todos los seres del Universo, y toda lengua confesará que JESÚS ES EL SEÑOR, para gloria del Dios Padre (Filp.2:10-11). Es decir, toda rodilla se doblará ante JESÚS y confesará toda lengua que ÉL ES EL ETERNO SEÑOR IEVE DE LOS EJERCITOS, ya que el apóstol Pablo estaba citando estas tremendas palabras dichas por el propio Señor IEVE:

 

Isa 45:23 Por mí mismo lo he jurado; de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: que delante de mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua.

 

Más claro no puede ser. Ante el eterno Señor IEVE de los ejércitos se doblará toda rodilla y jurará toda lengua, y en Filipenses 2:11 se dice que toda rodilla se doblará ANTE JESÚS, y confesará que él es el Señor, es decir, IEVE.

Por consiguiente, creer en el Nombre de Cristo para salvarse significa sencillamente CREER QUE ÉL ES EL ETERNO IEVE DE LOS EJÉRCITOS, EL HIJO DE DIOS, o dicho en otras palabras, el segundo Dios eterno.

¡¡Los que niegan que Cristo es el Señor IEVE de los ejércitos, y niegan que él es el segundo Dios eterno que siempre ha vivido con el Padre eterno jamás se podrán salvar!!. Por eso es que en el siglo 4 Satanás introdujo en la cristiandad a un judío apostata y embustero llamado Arrio, para sembrar esa doctrina satánica y perversa del arrianismo, negando la eternidad de Jesucristo y negando que él es el Señor IEVE de los ejércitos, y esta gran mentira del diablo se introdujo después de forma camuflada y sibilina en la iglesia católica romana, cuando se inventaron en el siglo 4 esa patraña satánica y estúpida de que Dios engendró o dio la vida a Cristo en el cielo antes de todos los siglos, ¡¡lo cual es prácticamente lo mismo que enseñaba el endemoniado judío Arrio!!, ya que la palabra engendrar significa DAR LA VIDA, es decir, dar la existencia, y hoy en día esa misma mentira diabólica y arriana es la que la iglesia apóstata católica enseña, así como otros muchos herejes arrianos. ¡¡Todos estos falsos cristianos arrianos se condenarán si antes no se arrepienten de esa doctrina de demonios introducida por ese judío anticristiano llamado Arrio en el siglo 4!!

Creer que Jesús es el eterno y divino Hijo de Dios es esencial para la salvación, por eso es que en el bautismo esto es lo que tenemos que confesar con la boca, que Jesús es el HIJO de Dios, ¡¡y este Hijo especial de Dios es divino y eterno!!:

 

Hch 8:36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?

Hch 8:37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Hch 8:38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

 

Observe que Felipe no le dijo al eunuco creyente que él tenía que creer que Dios es trino para poder bautizarse. Tampoco le dijo que para ser salvo tenía que creer que solo existe un Dios, el Padre, lo que le dijo es que tenía que creer EN EL PADRE Y EN EL HIJO, ¡¡y estos dos dioses son eternos!!, esto es lo que hemos de creer y confesar cuando uno se bautiza tal como enseña la Biblia.

Por eso es que la doctrina del anticristo consiste en negar la existencia de estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo:

 

1Jn 2:22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.

1Jn 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.

 

Ahí lo tiene bien claro. El anticristo es todo aquel que niega que Jesús es el verdadero Mesías de Israel, y además niega la existencia de estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo.

Los que niegan que Jesús es el Hijo eterno de Dios NO TIENEN AL PADRE, es decir, son falsos cristianos o emisarios del diablo, pero si confesamos con nuestra boca que Jesús es el HIJO DE DIOS, y además confesamos que él es el Señor, es decir, el eterno Señor IEVE DE LOS EJERCITOS, tal como he demostrado en este libro, entonces tenemos al Padre y al Hijo y podremos salvarnos (Ro.10:9-13).

Pero cuidado, aquellos herejes arrianos que enseñan que Jesús es simplemente un Hijo de Dios CREADO o engendrado por Dios antes de todos los siglos, y por tanto están negando su eternidad y niegan también que él sea IEVE de los ejércitos, entonces ESTÁN NEGANDO AL HIJO, y por tanto ¡¡son anticristos!!, ellos son enemigos de Jesucristo, por la sencilla razón de que ellos niegan que Jesús sea quien dijo ser, es decir, el eterno y mismísimo IEVE de los ejércitos, el eterno YO SOY.

Los verdaderos cristianos que formamos parte de la verdadera Iglesia de Cristo somos los que creemos en estos dos dioses eternos, que son el Padre y el Hijo, y creemos que ambos dioses tienen el mismo nombre: IEVE, ¡¡estos son los verdaderos cristianos que se salvarán y recibirán la vida eterna!!, los otros falsos y mentirosos, los arrianos, sencillamente se condenarán por apostatas y embusteros.

 

Vamos a leer y a analizar uno de los pasajes más hermosos e importantes de toda la Biblia que demuestran la existencia de los dos dioses eternos, el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios del Hijo.

Observe atentamente como Hebreos 1:8-12 dice bien claro que CRISTO FUNDO LOS CIELOS, Y LA TIERRA ES OBRA DE SUS MANOS. Vamos a leer el pasaje entero, porque es impresionante y demuestra a todas luces que Cristo es eterno:

 

Heb 1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;

Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Heb 1:9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Heb 1:10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,

 Y los cielos son obra de tus manos.

Heb 1:11 Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,

Heb 1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados;

Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

 

1- El verso 8 está hablando del Hijo, Jesucristo, y se le llama claramente "Dios", y además dice bien claro que su trono es ETERNO, por los siglos de los siglos. Este pasaje es una cita del Salmo 45:6, que dice lo siguiente:

 

Sal 45:6 Tu trono, oh Dios, ES ETERNO y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino.

 

Por lo tanto, el reinado de este Dios que es Jesucristo, así como su trono, es eterno, dicho reinado y trono de Jesús jamás tuvo principio, ni tendrá fin.

El trono de Cristo siempre ha estado en el cielo, pues el pasaje dice bien claro que dicho trono es ETERNO.

El Salmo 45:6 dice bien claro que el trono de Dios, es decir, de Cristo, el Hijo, ES eterno, y si es un trono eterno, entonces ese trono y el reinado de Cristo jamás fue creado, es decir, su gobierno o reinado es eterno, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

Algunos herejes arrianos dicen la mentira de que ese Salmo 45:6 es una profecía que se cumplirá en el futuro trono de Cristo cuando él venga a la tierra a reinar en su segunda venida. Ese argumento es falso, ya que tanto el Salmo 45:6, como Hebreos 1:8, dicen bien claro que el trono de Dios, el Hijo, ES eterno, ¡¡el texto por ninguna parte dice que ese trono SERÁ eterno!!.

Dicho pasaje de ninguna manera es una profecía que se cumplirá cuando Cristo venga a la tierra a reinar, sino que se refiere al trono de Cristo que está en el cielo, y que ES eterno. Si ese pasaje se refiriera al futuro trono de Cristo que será puesto en la tierra cuando él venga a reinar, entonces el texto diría que su trono SERÁ eterno, ¡¡el trono de Cristo existe en el cielo, siempre ha existido y siempre existirá!.

Lo que ocurrirá sencillamente cuando Cristo venga del cielo a reinar sobre la tierra es que ESE TRONO GLORIOSO SUYO QUE ESTÁ EN EL CIELO SERÁ COLOCADO EN LA TIERRA Y CRISTO SE SENTARÁ SOBRE ÉL PARA JUZGAR A LAS NACIONES, tal como él mismo dijo en Mateo 25:31-34, ¡¡Pero el trono de Cristo es eterno!!, no es un trono que él tendrá en el futuro.

Los arrianos modernos dicen que dicho trono de Cristo en el cielo NO es eterno, sino que fue creado por Dios, y por tanto, ellos están enseñando la mentira de que hubo un tiempo cuando Jesús no estuvo sentado sobre ese trono suyo en el cielo, sino que él vagaba por la nada en el vacío, juntamente con el Padre, sin morada alguna en el cielo, y sin poder alguno, y entonces él decidió crear su trono en el cielo y convertirse en Rey. Sin embargo, eso es una fábula mentirosa espantosa. El trono de Cristo ES eterno, ¡¡siempre ha existido!!, eso es lo que dice bien claro ese Salmo, y si su trono en el cielo es eterno significa que nunca fue creado, sino que él siempre a gobernado desde su trono celestial.

 

2- El verso 9 dice que Dios, el Padre, ungió a Cristo, y además dice que este Dios Padre es EL DIOS DE CRISTO.

Por lo tanto, el pasaje claramente está mencionando a los dos dioses: el Padre y el Hijo, sin embargo, el Padre es el Dios de Cristo, el Dios supremo, y ambos dioses se sientan en el cielo en el trono de ambos, ya que dicho trono es el trono de Dios y de Cristo, lo que sucede es que en dicho trono en el cielo unas veces está sentado el Padre, y otras veces está sentado Cristo, el trono es de los dos. Por ejemplo, supongamos que un padre tiene un trono grande y amplio en su casa, y ese padre tiene un hijo. En dicho trono amplio se pueden sentar los dos al mismo tiempo, o también se puede sentar el padre, y otras veces puede estar sentado el hijo. Lo mismo sucede con el trono de Dios que está en el cielo, unas veces está sentado el Padre, y otras veces el Hijo, o incluso también pueden estar sentados los dos, como cuando Jesús ascendió al cielo y se sentó en el trono del Padre, a su derecha, tal como dijo el propio Jesús:

 

Apo 3:21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

 

Mar 16:19 Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.

 

Heb 1:3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

 

Por lo tanto, en el trono eterno de Dios en el cielo se sientan tanto el Padre como el Hijo, los dos dioses eternos.

 

3- En el verso 10 se sigue hablando del Hijo, Jesucristo, y dice que en el principio él fundo la tierra, y los cielos son obra de sus manos. El texto es bien claro, Cristo fue quien ejecutó la obra creadora procedente del Padre. Fue el Dios supremo el Padre, quien decidió crear el Universo, todas las cosas proceden de él y por su voluntad existen, y Cristo fue el mediador, el que fundó la tierra y creó los cielos. Por consiguiente, esos pasajes enseñan bien claro la existencia no solo de DOS DIOSES ETERNOS, que son el Padre y el Hijo, sino que AMBOS SON CREADORES. El Padre es el Creador supremo, el arquitecto que diseñó el Universo y quien decidió crearlo, y Jesucristo fue el medio que el Padre utilizó para crearlo. Esta es la verdadera y sencilla enseñanza bíblica. Dos dioses eternos y creadores sentados en el mismo trono celestial.

Los versos 11 y 12 dicen que Jesucristo permanece para siempre, nunca pasará, él es el mismo de siempre, y sus años jamás terminarán.

 

 

2

INVOCAR A IEVE PARA SER SALVOS ES INVOCAR A JESUCRISTO

 

La secta diabólica y falsa de los llamados “testigos de Jehová” enseñan en su literatura basura y apostata que jamás hemos de invocar el Nombre de Jesucristo para ser salvos, sino que dicen ellos que solamente hemos de invocar el nombre de Jehová para poder salvarnos. Veamos como mienten esos embusteros, necios y apostatas hijos del diablo:

 

1- Para empezar, el nombre Jehová es más falso que Judas el traidor, es una pura invención. Ese nombre jamás aparece en los textos hebreos del Antiguo Testamento, ni mucho menos en los textos griegos del Nuevo Testamento, y el pueblo de Israel jamás conoció ese nombre falso. Por lo tanto, invocar el nombre de “Jehová” es como invocar a un demonio, pues ese nombre es falso y no significa absolutamente nada.

 

2- En segundo lugar, la Biblia dice bien claro que para ser salvos hemos de invocar el Nombre de IEVE:

 

Joe 2:28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.

Joe 2:29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

Joe 2:30 Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.

Joe 2:31 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de IEVE.

Joe 2:32 Y todo aquel que invocare el nombre de IEVE será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho IEVE, y entre el remanente al cual él habrá llamado.

 

El apóstol Pedro, el día de Pentecostés, citó esa tremenda profecía de Joel ¡¡para referirse al Señor Jesucristo!!, lea atentamente:

 

Hch 2:16 Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:

Hch 2:17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;

Hch 2:18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

 Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

Hch 2:19 Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra,

Sangre y fuego y vapor de humo;

Hch 2:20 El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto;

Hch 2:21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Hch 2:22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis;

Hch 2:23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole;

Hch 2:24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

Hch 2:25 Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí;

 Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Hch 2:26 Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza;

Hch 2:27 Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

Hch 2:28 Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia.

Hch 2:29 Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy.

Hch 2:30 Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono,

Hch 2:31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.

Hch 2:32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.

Hch 2:33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.

Hch 2:34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra,

Hch 2:35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

Hch 2:36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha constituido Señor y Cristo.

Hch 2:37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?

Hch 2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Hch 2:39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

 

Como puede ver, el apóstol Pedro aplicó esa profecía de Joel a Jesucristo. Invocar el Nombre de IEVE para ser salvos ¡¡es invocar el Nombre de Jesucristo!!, bautizándose en el Nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados, como leemos en el verso 38.

Observe como el verso 36 dice que después de resucitar el Padre a Jesús le constituyó SEÑOR y Cristo, es decir, le constituyó IEVE y Mesías, ya que la palabra Señor en griego es Kyrios, y en hebreo es Adonay, y este título de Adonay se aplica cientos de veces al Señor IEVE en el Antiguo Testamento, y como invocar el Nombre de IEVE es invocar el Nombre de Jesucristo esta es la prueba irrefutable de que IEVE ES JESUCRISTO, ambos dioses eternos, el Padre y el Hijo, se llaman igual: IEVE.

 

3- Los primeros cristianos invocaban el Nombre de Jesucristo para poder ser salvos.

Veamos cual Nombre invocaban los apóstoles y el resto de primeros cristianos para poder ser salvos:

 

Hch 9:20 En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.

Hch 9:21 Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?

 

Hch 19:13 Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.

 

Hch 22:14 Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca.

Hch 22:15 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído.

Hch 22:16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.

 

Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Rom 10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Rom 10:11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Rom 10:12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

Rom 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Rom 10:14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

 

2Ti 2:19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.

 

Esos pasajes son bien claros. Para ser salvos hemos de invocar el Nombre de Jesucristo, ¡¡pero resulta que Joel 2:32 dice que para ser salvos hemos de invocar el nombre de IEVE!!, por lo tanto, IEVE es el mismo Jesucristo, el Hijo de Dios, esto es irrefutable, sin embargo, Jesús no es el Señor IEVE supremo, el Padre, sino el segundo IEVE, el Hijo, el cual se llama igual que su Padre celestial, sin embargo, el Padre es el Dios de Cristo (Heb.1:8-9, Ap.3.12).

El apóstol Pablo dijo en Romanos 10:9 que si confesamos con nuestra boca que Jesucristo es EL SEÑOR, y creemos que Dios el Padre lo resucitó de los muertos, seremos salvos. Cuando Pablo utilizó esa expresión, “el Señor”, se estaba refiriendo al Adonay, palabra hebrea que significa el Señor, y se refiere a IEVE. Ahora bien, si seguimos leyendo ese pasaje de Pablo en él se dice que Jesús, el Señor, es el Señor de todos, y es rico para todos LOS QUE LE INVOCAN, y como ya he demostrado, a quien tenemos que invocar para ser salvos es a JESUCRISTO.

Seguidamente, en el verso 13, Pablo citó el pasaje de Joel 2:32, donde se dice que todo el que invoque el NOMBRE DE IEVE será salvo, y de esta manera Pablo estaba diciendo que el Señor IEVE es el mismísimo Señor Jesucristo, algo que demostraré de forma mucho más clara e irrefutable en el siguiente capítulo.

Por consiguiente, cuando la secta diabólica y falsa de los llamados “testigos de Jehová”, así como otros muchos herejes arrianos y embusteros como ellos, niegan que Jesucristo es el eterno Señor IEVE de los ejércitos, no solo están mintiendo, sino que además están llamando embusteros al propio Jesucristo y a sus apóstoles, y por tanto, se condenarán, ya que quien no quiera confesar o invocar con su boca que Jesucristo es el eterno Señor IEVE de los ejércitos se perderá irremediablemente, jamás será salvo, por mucho que diga ser “cristiano”. Veamos lo que dice el Señor IEVE de los ejércitos, el cual es Jesucristo:

 

Sal 50:15 E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.

 

Pues bien, ¡¡es a Jesucristo a quien hemos de invocar para ser salvos!!, tal como he demostrado en este apartado.

Seguidamente demostraré como la Biblia enseña bien claro que IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo.

 

 

3

¡¡IEVE DE LOS EJÉRCITOS ES EL SEÑOR JESUCRISTO!!

 

En este tremendo capítulo voy a demostrar de forma clara, total e irrefutable que el Señor Jesucristo es el mismísimo y eterno IEVE de los ejércitos, el Dios de Israel que aparece en las Sagradas Escrituras hebreas del llamado del Antiguo Testamento.

Ahora bien, si Jesús es IEVE de los ejércitos entonces obviamente él es un Dios ETERNO, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

Los actuales herejes arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo por fuerza tienen que negar también que él sea el Señor IEVE de los ejércitos, el Dios de Israel.

 

1- LOS EJÉRCITOS CELESTIALES AL SERVICIO DE JESÚS.

 

La frase "IEVE de los ejércitos" aparece 285 veces en el Antiguo Testamento, significa sencillamente que el Dios de Israel, IEVE, tiene a su mando miles de legiones o ejércitos celestiales, es decir, los ángeles, y esto ya nos da la primera prueba clara para identificar a este Dios eterno que es llamado IEVE de los ejércitos, el cual es Dios de Israel, de la misma manera que el Dios Padre también es el Dios de Israel, vamos a leerlo:

 

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

 

Apo 19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.

Apo 19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

 

¡¡Esos pasajes se refieren a Jesucristo!!, y cuando él venga del cielo con gran poder y gloria a reinar vendrá con todos sus ángeles, es decir, con todos sus ejércitos celestiales, por lo tanto, IEVE DE LOS EJÉRCITOS SOLO PUEDE SER JESUCRISTO, ya que es él quien tiene todos esos ejércitos celestiales a su servicio, el propio Jesús lo dijo en estas palabras:

 

Mat 4:11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Mat 26:53 ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?

 

Ahí lo tiene, los ángeles están al servicio de Jesucristo, él manda sobre ellos, por lo tanto, él es IEVE de los ejércitos, porque tiene millones de ángeles a su mando.

 

2- JESUCRISTO ES LA VIDA ETERNA.

 

Pero sigamos leyendo y analizando unos cuantos pasajes más que demuestran de forma irrefutable y demoledora que el Señor Jesucristo es el mismísimo Señor IEVE de los ejércitos, y obviamente, como es lógico, es un Dios eterno, ya que IEVE de los ejércitos jamás fue creado por Dios, él siempre existió juntamente con el Padre, con lo cual toda esa doctrina diabólica y repugnante inventada por el judío Arrio en el siglo 4, de que Jesucristo no es el Señor IEVE de los ejércitos, sino solo el primer Hijo creado por Dios en el cielo, es una burda doctrina de demonios enseñada también hoy en día por los modernos arrianos, los cuales son apostatas de la fe, son falsos cristianos.

Leamos y comentemos los siguientes pasajes:

 

Jua 1:4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

 

1Jn 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida

1Jn 1:2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);

 

Ese pasaje habla de Jesucristo, y dice que EN ÉL ESTABA LA VIDA.

Ahora bien, si en Cristo estaba la vida entonces él siempre ha tenido vida, y también él da la vida eterna a otros.

Los modernos herejes arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo siempre citan el siguiente pasaje:

 

Jua 5:26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

 

La diabólica y falsa interpretación que esos herejes arrianos dan de ese pasaje es que, según ellos, Dios dio la vida (engendró) a Jesucristo en el cielo antes de crear el Universo, es decir, según ellos Jesucristo no es eterno, sino que comenzó a tener vida y a existir cuando Dios lo engendró en el cielo antes de la creación del Universo, sin embargo, esa interpretación que esos herejes arrianos dan es perversa y anti bíblica, por la sencilla razón de que NO EXISTE NI UN SOLO PASAJE EN LA BIBLIA DONDE SE DIGA QUE DIOS ENGENDRÓ A CRISTO EN EL CIELO. Lo que dice la Biblia es que Dios engendró a su Hijo en el vientre de María (Mt.1:20), es decir, le dio la vida humana, lo engendró, cuando María concibió por el espíritu de Dios. Luego Dios el Padre volvió a engendrar, es decir, a dar la vida a su Hijo cuando le resucitó al tercer día (Hch.13:33). Pero decir que Dios engendró a su Hijo en el cielo es sencillamente una burda mentira diabólica contraria a la Biblia.

Por consiguiente, cuando Jesús dijo que el Padre le dio al Hijo tener vida en sí mismo se estaba refiriendo a cuando Dios lo engendró en el vientre de María dándole la vida humana, ya que engendrar significa precisamente eso, dar la vida.

Jesús, el Verbo de Dios, ya era la vida antes de la creación de los cielos y de la tierra, y esta vida eterna se manifestó a los hombres cuando Dios el Padre le engendró en el vientre de María, y entonces Jesús nació como hombre, viviendo entre nosotros (Jn.1:14).

Observe lo que dijo el apóstol Juan en ese pasaje de 1Juan 1:1-2, él le llamó a Jesús el Verbo de vida, porque en él estaba la vida (Jn.1:4), y en el verso 2 se dice que esa vida ETERNA fue manifestada al mundo, es decir, vino al mundo. Por lo tanto, ¡¡si Jesús es la vida eterna, ENTONCES ÉL ES ETERNO!!, jamás fue creado, ya que una persona divina que es la vida eterna es absolutamente imposible que fuera creado por Dios, ya que si él no fuera eterno entonces él no sería la vida eterna, así de simple.

 

3- JESUCRISTO EJECUTÓ LA OBRA CREADORA.

 

Pero sigamos leyendo más pasajes para seguir pulverizando esa perversa doctrina satánica del arrianismo que separa los cristianos verdaderos de los cristianos falsos:

 

Sal 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

 

El pasaje está hablando de este Dios, IEVE de los ejércitos, y dice que él formó la tierra y el mundo, y por lo tanto, él es ETERNO, y él es Dios, es decir, Poderoso.

La expresión "desde el siglo hasta el siglo" indica ETERNIDAD cuando se aplica a IEVE de los ejércitos.

Pues bien, veamos quien fue este Dios eterno que formó la tierra y vive por todos los siglos:

 

Heb 1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Heb 1:9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Heb 1:10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.

Heb 1:11 Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,

Heb 1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

 

Como puede ver, el pasaje está hablando claramente del Hijo de Dios, Jesucristo. Primero al Hijo se le llama Dios, y dice que su trono es ETERNO, indicando así que el Hijo de Dios es eterno, ya que si su trono es eterno, entonces él también es eterno.

Ese pasaje está tomado del Salmo 45:6-7, donde a ese trono celestial de IEVE de los ejércitos se le llama trono ETERNO, ¡¡y acá en Hebreos ese Salmo se aplica a Jesucristo!!, demostrando de forma irrefutable que Cristo y su reinado es eterno, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

Observe como en el verso 9 se dice bien claro que este Dios eterno, que es el Hijo, TIENE A OTRO DIOS SUPREMO SOBRE ÉL, que es el Padre, el cual ungió al Hijo. ¡¡Lo cual demuestra de forma irrefutable la existencia de los dos dioses eternos, el Padre y el Hijo!!, sin embargo, el Padre es el Dios supremo, el Dios del Hijo, porque tiene autoridad sobre él.

Y ahora observe lo que dicen los versos 10 al 12. El texto SIGUE HABLANDO DEL HIJO, y dice bien claro que en el principio él fundó la tierra, y los cielos son obras de sus manos, y además dice que él es el mismo por siempre.

Esos versos 10 al 12 son una copia de este Salmo:

 

Sal 102:25 Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.

Sal 102:26 Ellos perecerán, mas tú permanecerás; Y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados;

Sal 102:27 Pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán.

 

Este salmo 102 se está refiriendo a IEVE de los ejércitos, el cual es UN DIOS ETERNO, ¡¡y el pasaje de Hebreos lo aplica a JESUCRISTO!!, prueba clara e irrefutable que Jesús es IEVE de los ejércitos, y además es un Dios eterno, siempre ha existido con el Padre.

Lo mismo se dice en el Salmo 90:2, donde se habla de IEVE de los ejércitos y se dice que él formó la tierra y el mundo y además él es Dios eternamente, desde siempre.

Por consiguiente, fue Jesucristo quien ejecutó la obra creadora procedente del Dios supremo, el Padre, ¡¡ambos dioses eternos son creadores!, la diferencia es que el Dios supremo, el Padre, fue quien decidió crear los cielos y la tierra, por su voluntad existen y fueron creadas (Ap.4:11), y Jesucristo fue quien ejecutó esa obra creadora, la llevó a cabo, o dicho en otras palabras, el Padre deseó crear el Universo, y él ordenó crearlo, y el Hijo ejecutó esa obra creadora, todo vino a existir por medio de Jesucristo (Jn.1:3, 1Co.8:6, Heb.1:1-2).

Por lo tanto, hubo claramente dos creadores: el Padre y el Hijo. Uno ordena, y el otro ejecuta lo que el Padre manda.

Por lo tanto, decir que Jesucristo no es el eterno IEVE de los ejércitos, sino que fue un hijo creado por Dios en el cielo, es una de las mayores herejías y mentiras satánicas que se puedan enseñar, esa misma herejía satánica arriana es la que dividió a los cristianos en el siglo 4, y es exactamente la misma herejía diabólica que actualmente separa a los cristianos verdaderos, de los falsos. Los falsos cristianos se apartan de la verdadera doctrina, haciéndose arrianos, y los verdaderos cristianos perseveramos en la verdadera doctrina bíblica, apostólica y ortodoxa, tal como la estoy exponiendo en este importante librito.

Recordemos que el apóstol Pablo dijo que una de las obras de la carne son las HEREJIAS, y quienes practican todas esas cosas, incluidos los que enseñan herejías, NO HEREDARÁN EL REINO DE DIOS:

 

Gál 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

Gál 5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

Gál 5:21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 

Y observe lo que dijo el apóstol Pedro sobre estos hijos del diablo que enseñarían ese tipo de herejías:

 

2Pe 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

2Pe 2:2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,

 

Pedro llamó a esos herejes "falsos maestros", los cuales introducirían encubiertamente, en secreto, herejías destructoras, y una de esas herejías destructoras es LA HEREJIA ARRIANA, introducida encubiertamente en el siglo 4 por un judío hereje de Egipto llamado Arrio, que consiste sencillamente en negar que Jesucristo es el eterno IEVE de los ejércitos, el Dios de Israel, el cual jamás tuvo principio y jamás tendrá fin. 

 

4- ES A JESUCRISTO A QUIEN ESTAMOS ESPERANDO.

 

Pero sigamos estudiando más pasajes:

 

Isa 40:28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es IEVE, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

Isa 40:31 pero los que esperan a IEVE tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

 

Ese pasaje dice que IEVE, el Dios de Israel, es un Dios eterno, él creó los confines de la tierra. Ya he demostrado más arriba como este Señor IEVE de los ejércitos es Jesucristo, el cual creó los cielos y la tierra, pues él ejecutó la obra creadora procedente del Padre.

El verso 31 dice que los que ESPERAMOS A ESTE DIOS LLAMADO IEVE tendremos un nuevo cuerpo con el cual jamás nos cansaremos.

Ahora bien, ¿a quien esperamos o aguardamos los verdaderos cristianos?, ¡¡a Jesucristo!!, vamos a leerlo:

 

1Co 1:7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;

 

Flp 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

 

1Ts 1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

 

Tit 2:13 aguardando la esperanza bienaventurada y manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

 

Ahí lo tiene bien claro. Los que esperan a IEVE de los ejércitos tendrán nuevas fuerzas. ¡¡Y resulta que al Dios que estamos esperando es a nuestro gran Dios y salvador JESUCRISTO!!, demostrando de forma irrefutable que ese IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo.

 

5- EL DIA DE IEVE ES EL DIA LA VENIDA DE JESUCRISTO.

 

Pero sigamos leyendo:

 

Isa 2:17 La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo IEVE será exaltado en aquel día.

Isa 2:18 Y quitará totalmente los ídolos.

Isa 2:19 Y se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, por la presencia temible de IEVE, y por el resplandor de su gloria, cuando él se levante para castigar la tierra.

Isa 2:20 Aquel día arrojará el hombre a los topos y murciélagos sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que le hicieron para que adorase,

Isa 2:21 y se meterá en las hendiduras de las rocas y en las cavernas de las peñas, por la presencia formidable de IEVE, y por el resplandor de su gloria, cuando se levante para castigar la tierra.

 

Esa gran profecía se refiere a la futura segunda venida de Cristo.

Observe que el pasaje se refiere a AQUEL DÍA, y cuando el Nuevo Testamento habla de aquel día se refiere siempre al día de la futura venida gloriosa de Cristo:

 

Mar 13:32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

 

2Ts 1:10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

 

2Ti 4:8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

 

Más claro no puede ser. Esa profecía de Isaías cuando habla de la futura venida gloriosa de IEVE se refiere sencillamente a la futura venida gloriosa de Jesucristo, ¡¡ÉL ES EL ETERNO IEVE DE LOS EJERCITOS!!

Observe como en el verso 19 se dice que los malvados se esconderán en las cuevas para ocultarse de la presencia de IEVE cuando él venga a la tierra con gran poder y gloria, profecía que cumplirá Jesucristo (Ap.6:15-17).

La palabra "presencia" mencionada en esa profecía de Isaías se refiere a su venida literal y física a la tierra para estar presente, cada vez que el Nuevo Testamento habla de la presencia o venida gloriosa de Cristo se está refiriendo a esa futura presencia gloriosa de IEVE de los ejércitos mencionada en ese pasaje de Isaías.

La futura presencia gloriosa y formidable de IEVE de los ejércitos cuando él venga del cielo para destruir a todos los malvados será sencillamente la futura venida de Cristo con gran poder y gloria para destruir a todos los malvados, prueba absoluta e irrefutable de que JESUCRISTO ES EL ETERNO IEVE DE LOS EJERCITOS.

Satanás no quiere que él mundo crea esta gran verdad, por eso es que en el siglo 4 envió a un emisario suyo judío llamado Arrio, para introducir esa perversa herejía de que Jesucristo no es el Dios eterno IEVE de los ejércitos, sino simplemente una criatura que Dios hizo en el cielo, y esta gran mentira satánica y herética es la que hoy en día enseñan millones de falsos cristianos arrianos, los cuales niegan la eternidad de Jesucristo, y obviamente también niegan que él sea el eterno IEVE de los ejércitos.

 

6- ISAÍAS VIO A JESUCRISTO SENTADO EN SU TRONO EN EL CIELO.

 

Pero sigamos estudiando mas pasajes:

 

Isa 6:1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Isa 6:2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.

Isa 6:3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, IEVE de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

 

Este pasaje de Isaías 6 ya lo comenté más arriba en este libro, sin embargo, es de una importancia tan crucial y majestuosa, que es necesario hacer un comentario más.

Observe como el profeta Isaías dijo que VIO AL SEÑOR IEVE sentado en su trono alto y sublime, un trono que está dentro de ese templo de Dios en el cielo.

En el verso 3 a este Dios se le llama IEVE DE LOS EJÉRCITOS.

Ahora bien, resulta que al Dios Padre nadie le vio jamás (Jn.1:18), por lo tanto, ese Dios que vio Isaías obviamente no era el Dios supremo, el Padre, sino otro Dios, IEVE de los ejércitos, y que como ya he demostrado se refiere a JESUCRISTO.

El propio apóstol Juan dijo también que ese Dios que vio Isaías era Jesucristo:

 

Jua 12:41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

 

Por consiguiente, ahí tenemos una prueba más de que Jesucristo es IEVE de los ejércitos, y que desde siempre él ha estado sentado en su trono en el cielo. Ahora bien, puesto que IEVE de los ejércitos es un Dios eterno, que jamás tuvo principio ni tendrá fin, ¡¡entonces Jesucristo, el cual es IEVE de los ejércitos, es un Dios eterno, jamás fue creado, y jamás tendrá fin!!.

 

7- LA VENIDA GLORIOSA DE IEVE SERÁ LA VENIDA DE CRISTO

 

Sigamos leyendo más pasajes:

 

Isa 13:4 Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo de ruido de reinos, de naciones reunidas; IEVE de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla.

Isa 13:5 Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, IEVE y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra.

Isa 13:6 Aullad, porque cerca está el día de IEVE; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

Isa 13:7 Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre,

Isa 13:8 y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas.

Isa 13:9 He aquí el día de IEVE viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores.

Isa 13:10 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor.

Isa 13:11 Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes.

Isa 13:12 Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre.

Isa 13:13 Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de IEVE de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.

 

Esa es una de las profecías mas impresionantes de toda la Biblia, y se está refiriendo ni mas ni menos que al futuro día de la venida gloriosa de Cristo con todos sus ángeles, para destruir a los malvados.

En el verso 4 leemos que IEVE pasará revista a todas sus tropas para la batalla. Esas tropas celestiales se refiere a sus ángeles, los cuales vendrán con Cristo (Mt.25:31).

La gran batalla entre esas tropas celestiales y los ejércitos del mundo será la batalla del gran día del Dios todopoderoso, que sucederá cuando Cristo venga en gloria (Ap.16:14-16, 19:19-20).

El verso 5 dice que el Señor IEVE y sus ejércitos celestiales vendrán de una lejana tierra, en lo postrero de los cielos, es decir, en los confines del Universo, del cosmos, esta será la segunda venida de Cristo cuando venga con todos sus ángeles (Ap.19:11-16).

El verso 6 dice que este será el gran día de IEVE, y que en el Nuevo Testamento se le llama el día de nuestro Señor Jesucristo, cuando él venga en gloria (1Co.1:8, Filp.1:10, 2:16).

El día de IEVE será el día del Señor, es decir, el día cuando Jesús venga en gloria (1Co.5:5, 2Co.1:14, 1Ts.5:2, 2Ts.2:1-2).

Por consiguiente, esta es una prueba irrefutable que ese IEVE de los ejércitos mencionado en ese pasaje se refiere solamente a Jesucristo, por lo tanto, esto demuestra sin ninguna duda que Jesucristo es un DIOS ETERNO, ya que IEVE jamás fue creado y jamás tendrá fin.

Los herejes arrianos que niegan esta gran verdad no son cristianos verdaderos, sino apostatas engañados por Satanás, pues recuerde que para ser salvos HAY QUE CONFESAR QUE JESUCRISTO ES ESTE SEÑOR IEVE, mire lo que dijo el apóstol Pablo:

 

Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Rom 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

 

Ahí lo tiene, Pablo dijo que para ser salvos tenemos que confesar con nuestra boca que Jesús es EL SEÑOR, y luego dijo que todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.

¿Qué significa confesar con nuestra boca que Jesús es el Señor?

No significa simplemente confesar que Jesús es nuestro amo, sino que significa algo mucho más importante.

Resulta que el apóstol Pablo estaba citando el siguiente pasaje del profeta Joel:

 

Joe 2:31 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de IEVE.

Joe 2:32 Y todo aquel que invocare el nombre de IEVE será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho IEVE, y entre el remanente al cual él habrá llamado.

 

Lo que dijo sencillamente el apóstol Pablo es que para ser salvos tenemos que confesar con nuestra boca que Jesús es el eterno Señor IEVE,

¡¡porque Pablo estaba citando ese pasaje del profeta Joel, y que lo aplicó al Señor Jesucristo!!.

El profeta Joel bien claro que para ser salvos hemos de confesar o invocar el nombre de IEVE, y Pablo dijo que hemos de invocar o confesar el nombre de Jesucristo para ser salvos, y no solo eso, Joel dijo que antes de ese día del Señor IEVE el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, lo cual sucederá justo antes de la segunda venida de Cristo (Mt.24:29-30), demostrando así de forma irrefutable que ese glorioso y terrible gran día de IEVE será el día de la venida gloriosa de Cristo, ¡¡él es el Señor IEVE de los ejércitos!!, y para ser salvos hemos de confesar con nuestra boca esta gran verdad, que Jesucristo es el Señor IEVE.

 

8- JESUCRISTO ES EL REY DE ISRAEL Y EL PRIMERO Y EL ULTIMO.

 

Pero sigamos leyendo más:

 

Isa 44:6 Así dice IEVE Rey de Israel, y su Redentor, IEVE de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.

Isa 44:7 ¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir.

Isa 44:8 No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.

Isa 44:9 Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; y ellos mismos son testigos para su confusión, de que los ídolos no ven ni entienden.

 

Analicemos ese pasaje:

En dicho texto está hablando IEVE de los ejércitos, el Rey de Israel, y él dice que es el primero y el último.

Veamos quien es el rey de Israel:

 

Mat 27:42 A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él.

 

Jua 1:49 Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel.

 

Jua 12:13 tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna!¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!

 

El supremo rey de Israel es IEVE de los ejércitos, y Jesús es ese Rey supremo de Israel, por lo tanto, Jesús es IEVE de los ejércitos.

En el verso 6 IEVE dice que él mismo es el primero y el último. Pues veamos quien es este primero y el último:

 

Apo 1:17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;

Apo 1:18 y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Apo 2:8 Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el último, el que estuvo muerto y vivió, dice esto:

 Apo 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Apo 22:13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.

 

Ahí está bien claro, ¡¡el primero y el último es Jesucristo!!, indicando así que él es IEVE de los ejércitos, el cual es el primero y el último.

En el verso 8 IEVE dijo que ellos serían testigos suyos, y en Hechos 1:8 Jesús dijo a su pueblo que ellos serían SUS TESTIGOS, es decir, los testigos de IEVE son los testigos de Jesucristo.

Este verso 8 puede confundir a algunos, porque en él IEVE de los ejércitos dice que no hay Dios sino él, que él no conoce a ninguno. Ese pasaje no está diciendo que no exista otro Dios SUPERIOR a él, lo que dice es que él no conoce a otro Dios como él. Pero esto es muy importante, ¡¡él no dijo que no exista un Dios superior a él!!, ya que el Dios Padre es superior a Cristo en autoridad (Ap.3:12). Además el pasaje se está refiriendo a los dioses falsos creados por los hombres, como menciona en el verso 9, los cuales no son nada, y por eso es que IEVE dijo que solo él es Dios, en contraste con esos dioses falsos del paganismo.

 

9- JESUCRISTO ES EL SANTO DE ISRAEL Y LA ROCA.

 

Sigamos leyendo:

 

Isa 47:4 Nuestro Redentor, IEVE de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel.

 

Isa 54:5 Porque tu marido es tu Hacedor; IEVE de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.

 

Observe como a IEVE de los ejércitos se le llama EL SANTO de Israel en esos dos pasajes. Pues veamos quien es este Santo:

 

Mar 1:24 diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios.

 

Luc 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

 

Hch 3:14 Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida,

 

Apo 3:7 Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre:

 

Más claro no puede ser. IEVE es el Santo, y este mismo título solo es aplicado a Jesucristo en el Nuevo Testamento, por lo tanto, IEVE DE LOS EJÉRCITOS ES JESUCRISTO, EL SANTO.

Sigamos leyendo:

 

Hab 1:12 ¿No eres tú desde el principio, oh IEVE, Dios mío, Santo mío? No moriremos. Oh IEVE, para juicio lo pusiste; y tú, oh Roca, lo fundaste para castigar.

 

En ese pasaje leemos que en el principio ya era IEVE. Sin embargo, en Juan 1:1 leemos que en el principio ya era EL VERBO, es decir, Jesucristo. Indicando así que Jesucristo es IEVE, y además él es eterno, pues en el principio él ya existía.

Pero no solo eso, en dicho pasaje se dice que IEVE es la Roca o piedra, pues bien, veamos quien es la Roca o piedra:

 

Hch 4:11 Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.

 

1Co 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

 

1Pe 2:4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,

1Pe 2:7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;

1Pe 2:8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

 

Bien claro esos pasajes. IEVE de los ejércitos es la Roca o Piedra, y resulta que esa Roca o Piedra es Jesucristo, prueba irrefutable que Jesús es el Señor IEVE, el Dios eterno, que juntamente con el otro Dios eterno, el Padre, siempre han vivido juntos en el cielo.

 

10- JESUCRISTO VENDRÁ CON SUS SANTOS PARA REINAR DESDE JERUSALÉN.

 

Sigamos leyendo:

 

Zac 2:10 Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho IEVE.

Zac 2:11 Y se unirán muchas naciones a IEVE en aquel día, y me serán por pueblo, y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que IEVE de los ejércitos me ha enviado a ti.

 

En esa profecía de Zacarías leemos que IEVE de los ejércitos vendrá a la tierra, y morará en medio de Jerusalén. Pero resulta que quien vendrá a la tierra será Jesucristo, y entonces él morará acá en la tierra, reinando desde la ciudad de Jerusalén (Zac.14:1-16). Por lo tanto, IEVE de los ejércitos es Jesucristo.

Sigamos analizando más pasajes:

 

Zac 8:22 Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a IEVE de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de IEVE.

 

Esa profecía dice que IEVE de los ejércitos habitará en Jerusalén, y las naciones irán a Jerusalén para implorarle favores.

Seguidamente vamos a ver quien será ese IEVE de los ejércitos que reinará desde Jerusalén, para ello leamos la siguiente profecía de Zacarías:

 

Zac 14:1 He aquí, el día de IEVE viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos.

Zac 14:2 Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad.

Zac 14:3 Después saldrá IEVE y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla.

Zac 14:4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.

Zac 14:5 Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá IEVE mi Dios, y con él todos los santos.

Zac 14:16 Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para reverenciar al Rey, a IEVE de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos.

 

Esa impresionante profecía se refiere al futuro día del Señor, y que como ya demostré más arriba, se refiere al futuro día de la venida gloriosa de Cristo a la tierra, por consiguiente, esa venida de IEVE a la tierra con todos sus santos se refiere a la futura venida de Cristo con todos sus santos.

El verso 3 dice que IEVE saldrá para pelear contra aquellas naciones enemigas. Sin embargo, el Apocalipsis dice que será Jesucristo quien vendrá del cielo para pelear contra las naciones enemigas:

 

Apo 19:15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

 

El verso 4 dice que cuando IEVE venga a la tierra pondrá sus pies sobre el Monte de los Olivos, el cual se partirá por la mitad formando en medio un gran valle. Ahora bien, Jesús se fue al cielo desde el Monte de los Olivos, y volverá del cielo de la misma manera que se fue, es decir, descenderá también sobre el Monte de los Olivos. (Hch.1:9-12).

El verso 5 dice IEVE vendrá del cielo con todos sus santos, pero quien vendrá del cielo con todos su santos es Jesucristo:

 

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

 

1Ts 3:13 para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

 

Apo 19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.

Apo 19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

 

El verso 16 dice que cuando IEVE venga del cielo a la tierra, seguidamente será el Rey sobre toda la tierra, y reinará desde la ciudad de Jerusalén. Ahora bien, resulta que quien vendrá del cielo con todos sus santos para ser el Rey sobre toda la tierra será Jesucristo:

 

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

Mat 25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

Mat 25:33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Mat 25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

 

Por consiguiente, el Señor IEVE de los ejércitos mencionado en la gran profecía de Zacarías 14 es el mismísimo Señor Jesucristo, y por lo tanto, como es obvio, ¡¡él es un Dios eterno!!, siempre ha existido y siempre existirá, porque él es el Primero y el Ultimo.

 

11- JUAN EL BAUTIZADOR PREPARÓ EL CAMINO A JESUCRISTO.

 

Veamos otro impresionante pasaje que demuestra sin ningún género de dudas que el eterno IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo:

 

Isa 40:3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino a IEVE; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.

 

En esa profecía de Isaías se predice la venida de un profeta que prepararía el camino de IEVE, nuestro Dios.

Pues bien, leamos ahora este pasaje:

 

Mat 3:1 En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,

Mat 3:2 y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Mat 3:3 Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo: Voz del que clama en el desierto:

Preparad el camino del Señor, Enderezad sus sendas.

 

Más claro no puede ser. Ese profeta predicho por Isaías era Juan el bautizador, ¡¡el cual preparó el camino de JESUCRISTO!!. Observe como en el pasaje de Isaías se dice que dicho profeta prepararía el camino de IEVE, ¡¡y en el pasaje de Mateo a este Señor IEVE se le identifica con el Señor Jesucristo!!, es decir, Mateo llamó SEÑOR a IEVE, ¡¡y este título de Señor es aplicado en el Nuevo Testamento a JESUCRISTO. O dicho en otras palabras, cada vez que usted lea en el Nuevo Testamento que Jesús es EL SEÑOR, o el SEÑOR Jesucristo, lo que se está diciendo es que él es el mismísimo y eterno IEVE de los ejércitos, el cual vino a la tierra en forma humana. Esto es tremendamente importante, mucho más importante de lo que usted se imagina, ya que Pablo dijo que para ser salvos tenemos que creer en esto y confesarlo con la boca, es decir, confesar que Jesús es EL SEÑOR, es decir, IEVE DE LOS EJERCITOS (Ro.10:9-13). Pablo dijo que toda rodilla se doblará ante el nombre de Jesús y toda lengua confesará que Jesús es EL SEÑOR (IEVE) para gloria del Dios Padre (Filp.2:11), ¡¡y solo aquellos que tienen el espíritu de Dios y son verdaderos cristianos pueden confesar esta gran verdad!!, que Jesús es EL SEÑOR, es decir, EL ETERNO IEVE DE LOS EJERCITOS:

 

(NVI) Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; ni nadie puede decir: "Jesús es el Señor" sino por el Espíritu Santo. (1Co.12:3).

 

Ahí lo tiene, nadie puede confesar que Jesús es el Señor IEVE de los ejércitos sino por el espíritu de Dios. Los herejes y apostatas que no tienen el espíritu de Dios no confiesan esto, sino que enseñan la herejía diabólica de que Jesús fue el primer ser creado por Dios, y que por tanto, no es eterno.

 

12- JESUCRISTO VENDRÁ CON RETRIBUCIÓN Y PAGO.

 

Y ahora veamos el siguiente pasaje que demuestra también de forma irrefutable que este eterno IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo:

 

Isa 35:4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.

 

Esa gran profecía de Isaías dice bien claro que IEVE de los ejércitos vendrá con retribución, para pagar a cada uno según sus obras. Pues bien, veamos quien cumplirá esta profecía:

 

2Ts 1:7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,

2Ts 1:8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

2Ts 1:9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

 

Apo 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

 

Ahí lo tiene de forma clara e irrefutable. Es el Señor IEVE de los ejércitos quien vendrá del cielo con retribución, para pagar a cada uno lo que se merezca, pero resulta que es JESUCRISTO quien vendrá del cielo con retribución, para pagar a cada uno según sea su obra. Prueba absoluta de que Jesús es el mismísimo IEVE de los ejércitos, un Dios ETERNO, que siempre ha estado con el Dios supremo, el Padre, en el cielo, de la misma manera que el Padre también es eterno.

Aquellos apostatas y herejes que niegan la eternidad de Jesucristo sencillamente están rechazando que él es IEVE de los ejércitos, ellos no confiesan que Jesús es el Señor IEVE, y por lo tanto, NO SE PODRÁN SALVAR, por muy "cristianos" que digan ser, ya que ¡¡para ser salvos hay que confesar con nuestra boca que JESÚS ES EL SEÑOR!! (Ro.10:9-13), o lo que es lo mismo, confesar que Jesús es el Señor IEVE de los ejércitos, el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin, el cual jamás tuvo principio, y jamás tendrá fin. Por eso es que Satanás envió en el siglo 4 a ese emisario suyo llamado Arrio, dividiendo la cristiandad, para que así la gente se condene rechazando esta doctrina bíblica fundamental de la eternidad del Señor Jesucristo y de su deidad

La doctrina satánica arriana que desgarró a la Cristiandad en el siglo 4, y que aun la desgarra, rechaza esta gran verdad bíblica. Los falsos cristianos son arrianos, pero los verdaderos cristianos creemos lo que dice la Biblia, y perseveramos en esta verdadera doctrina apostólica. Si usted cree aun en la doctrina diabólica de Arrio, ahora tiene la oportunidad de cambiar de mentalidad y de creer en la verdadera doctrina para poder ser salvo.

 

13- JESUCRISTO TIENE EL NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE: IEVE.

 

Veamos otro impresionante pasaje donde se demuestra de forma clara e irrefutable que el Señor Jesucristo es el mismísimo y eterno Señor IEVE de los ejércitos:

 

Flp 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio el Nombre que es sobre todo nombre,

Flp 2:10 para que en el Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

Flp 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

 

Observe atentamente que en ese pasaje de Pablo se dice que Dios el Padre resucitó y exaltó a Jesús hasta lo máximo, Y LE DIO EL NOMBRE QUE ES SOBRE TODO NOMBRE.

Ahora bien, ¿cual es el Nombre sobre todo nombre?, obviamente es el Nombre del Dios Padre, IEVE. ¡¡El texto dice que el Padre le dio ese Nombre a Jesús después de resucitar y ser exaltado hasta lo máximo!!, sencillamente Jesús después de resucitar y ascender al cielo recobró esa gloria y ese Nombre de IEVE que él tenía con el Padre antes de que el Universo fuera creado (Jn.17:5), pues recordemos que Jesús ya se llamaba IEVE antes de venir como hombre a la tierra, ya que ese Nombre del Padre estaba en él:

 

Éxo 23:20 He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

Éxo 23:21 Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.

 

Pues bien, resulta que el apóstol Pablo estaba citando este pasaje del profeta Isaías:

 

Isa 45:23 Yo juro por mi Nombre; de mi boca sale palabra verdadera y no será vana: Que ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua jurará

Isa 45:24 diciendo: ¡Sólo en Yahveh hay victoria y fuerza! A él se volverán abochornados todos los que se inflamaban contra él. (Biblia de Jerusalén).

 

Más claro no puede ser. Mire:

 

1- El apóstol Pablo dijo que el Padre dio el Nombre sobre todo nombre a Jesús después de resucitar, y ese nombre es IEVE, es el mismo nombre de Isaías 45:23.

 

2- El apóstol Pablo dijo que en el Nombre de Jesús se doblará toda rodilla. Y en el pasaje de Isaías el propio Señor IEVE dijo que será ANTE ÉL que se doblará toda rodilla.

 

3- El apóstol Pablo dijo que toda lengua confesará que Jesucristo es EL SEÑOR. Sin embargo, en el pasaje de Isaías IEVE dijo que es ANTE ÉL que se doblará toda rodilla y toda lengua jurará ante él.

Es decir, toda lengua de los seres que viven en el Universo proclamará que JESÚS ES EL SEÑOR IEVE, para gloria del Dios Padre.

Cada vez que en el Nuevo Testamento se dice que Jesús es el Señor, significa que él es el Señor IEVE de los ejércitos, el cual es un Dios eterno, de la misma manera que el Dios supremo, el Padre, también es eterno, ¡¡y para ser salvos tenemos que confesar con nuestra boca que Jesús es el Señor IEVE!!, pues el apóstol Pablo estaba citando el pasaje de Joel 2, donde se dice que todo aquél que invoque EL NOMBRE DE IEVE será salvo, ¡¡y Pablo aplicó ese pasaje a Jesucristo!! (Ro.10:9-13).

Si usted quiere ser salvo y recibir la vida eterna en el futuro, lo primero que ha de hacer es confesar con su boca que Jesucristo es el eterno Señor IEVE de los ejércitos, ¡¡por eso es que Satanás envió en el siglo 4 al judío hereje Arrio!!, para sembrar esa semilla venenosa y perversa de que Jesucristo no es un Dios eterno ni es el Señor IEVE de los ejércitos, sino solo una simple criatura de Dios!!, y esta gran mentira satánica enseñada por Arrio es exactamente la misma mentira que enseñan hoy en día los falsos cristianos, los cuales enseñan la misma mentira que esparció el hereje Arrio en el siglo 4 y que dividió a los cristianos verdaderos de los cristianos falsos. Negar que el Señor Jesucristo es el eterno IEVE de los ejércitos llevará a la condenación a millones de falsos cristianos que no confiesan con su boca que Jesús es el Señor IEVE de los ejércitos.

 

14- JESUCRISTO ES EL ETERNO "YO SOY" VISTO POR MOISÉS.

 

Una de las pruebas más claras e irrefutables de que el Señor Jesucristo es el ETERNO IEVE de los ejércitos que se aparecía a los seres humanos la tenemos en este impresionante pasaje de la Biblia que vamos a analizar:

 

Éxo 3:2 Entonces se le apareció el ángel de Jehovah en una llama de fuego en medio de una zarza. El observó y vio que la zarza ardía en el fuego, pero la zarza no se consumía.

Éxo 3:3 Entonces Moisés pensó: "Iré, pues, y contemplaré esta gran visión; por qué la zarza no se consume."

Éxo 3:4 Cuando Jehovah vio que él se acercaba para mirar, lo llamó desde en medio de la zarza diciéndole: —¡Moisés, Moisés! Y él respondió: —Heme aquí.

Éxo 3:5 Dios le dijo: —No te acerques aquí. Quita las sandalias de tus pies, porque el lugar donde tú estás tierra santa es.

Éxo 3:6 Yo soy el Dios de tus padres: el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su cara, porque tuvo miedo de mirar a Dios.

Éxo 3:7 Y le dijo Jehovah: —Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus sufrimientos.

Éxo 3:8 Yo he descendido para librarlos de la mano de los egipcios y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y amplia, una tierra que fluye leche y miel, al lugar de los cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos y jebuseos.

Éxo 3:9 Y ahora, he aquí que el clamor de los hijos de Israel ha llegado hasta mí; también he visto la opresión con que los oprimen los egipcios.

Éxo 3:10 Pero ahora, vé, pues yo te envío al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel.

Éxo 3:11 Entonces Moisés dijo a Dios: —¿Quién soy yo para ir al faraón y sacar de Egipto a los hijos de Israel?

Éxo 3:12 El respondió: —Ciertamente yo estaré contigo. Esto te servirá como señal de que yo te he enviado: Cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios en este monte.

Éxo 3:13 Moisés dijo a Dios: —Supongamos que yo voy a los hijos de Israel y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan: "¿Cuál es su nombre?," ¿qué les responderé?

Éxo 3:14 Dios dijo a Moisés: —YO SOY EL QUE SOY. —Y añadió—: Así dirás a los hijos de Israel: "YO SOY me ha enviado a vosotros."

Éxo 3:15 —Dios dijo además a Moisés—: Así dirás a los hijos de Israel: "JEHOVAH, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros." Este es mi nombre para siempre; éste será el nombre con que seré recordado de generación en generación.

Éxo 3:16 Vé, reúne a los ancianos de Israel y diles: "Jehovah, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: ‘De cierto yo os he visitado y he visto lo que se os ha hecho en Egipto.

 

Éxo 4:5 —Esto es para que crean que se te ha aparecido Jehovah, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.

 

Pasemos a estudiar ese pasaje:

 

1- El verso 2 dice que EL ANGEL DE IEVE se le apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente.

Observe que el pasaje dice que este ángel o Mensajero especial era el enviado de IEVE, es decir, un IEVE supremo que está en el cielo envió a la tierra a este Mensajero especial que se apareció a Moisés.

 

2- El Verso 4 dice bien claro que ¡¡este Mensajero especial que estaba en medio de la zarza ardiente se llama también IEVE!!. Esto es tremendamente importante y revelador, pues el pasaje está enseñando de forma clara e irrefutable la existencia de DOS DIOSES LLAMADOS IGUAL: IEVE.

El IEVE supremo envió a la tierra a este segundo IEVE, el cual es el ángel o Mensajero especial del Dios supremo que está en el cielo. La enseñanza es meridianamente clara. Los que rechazan la existencia de los dos dioses eternos llamados IEVE ¡¡están rechazando lo que dice la Biblia!!, y pisoteando especialmente este gran pasaje de Éxodo 3, los que rechazan esta gran verdad bíblica de los dos dioses eternos llamados igual, después de haberla conocido son sencillamente apostatas de la fe y herejes al servicio del diablo.

 

3- En el verso 6 está hablando este Mensajero especial que también se llama IEVE, y él dice que es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.

Observe como éste Señor IEVE que se apareció a Moisés era totalmente visible, él se apareció a otros muchos seres humanos tal como enseña la Biblia en diferentes pasajes. Ahora bien, resulta que al Dios Padre ningún ser humano le vio jamás (Jn.1:18). El Padre es el Dios invisible (Col.1:15), ¡¡sin embargo, ¡¡este Señor IEVE que se apareció a Moisés sí que fue visto por muchos seres humanos!!, indicando así de forma irrefutable que este Señor IEVE que se apareció a Moisés no es el IEVE supremo, el Padre, sino otro segundo Dios eterno que se llama igual que el Padre celestial, y al mismo tiempo este segundo IEVE es el Mensajero o ángel especial del IEVE supremo, el Padre. Esto es tremendamente importante que el lector lo entienda.

Observe atentamente que este segundo IEVE que se apareció a Moisés dijo que él es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Pues bien, muchos herejes que niegan que Jesús es el eterno Señor IEVE seguramente van a citar un pasaje del libro de los Hechos donde es al Dios PADRE a quien se le llama "el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob" (Hch.3.13). La explicación es muy sencilla: LOS DOS DIOSES TIENEN EL MISMO TITULO, cada uno de los dos es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. En el pasaje de Éxodo es el segundo IEVE quien lleva ese título, y en el pasaje de Hechos es el Dios Padre a quien se le da ese título, por la sencilla razón de que dicho título es aplicado a los dos dioses, le corresponde a los dos dioses eternos.

 

4- En los versos 11 y 13 a este Mensajero especial que se apareció a Moisés se le llama una vez más Dios, es decir, poderoso, sencillamente se trata de un ángel o Mensajero poderoso, el cual se llama igual que el Dios supremo: IEVE, ¡¡y los dos dioses llamados IEVE son eternos, jamás fueron creados!!

 

5- Y ahora entramos en el verso clave, el 14, ya que en este verso vamos a descubrir de forma clara e irrefutable quien era este eterno Señor IEVE que se apareció a Moisés en medio de esa zarza ardiente.

En este verso 14 el propio IEVE dijo que él es el YO SOY. Esta expresión nos habla de ETERNIDAD. Significa que él siempre ha existido, es decir, que ÉL ES EL MISMO AYER, HOY Y POR LOS SIGLOS, ¡¡esto es lo que significa la expresión "yo soy"!!.

Pues bien, veamos ahora en el Nuevo Testamento quien es el eterno YO SOY:

 

Jua 8:24 Por esto os dije que moriréis en vuestros pecados; porque a menos que creáis que YO SOY, en vuestros pecados moriréis.

 

Jua 8:28 Entonces Jesús les dijo: —Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces entenderéis que YO SOY, y que nada hago de mí mismo; sino que estas cosas hablo, así como el Padre me enseñó.

 

Jua 8:58 Les dijo Jesús: —De cierto, de cierto os digo que antes que Abraham existiera, YO SOY.

Jua 8:59 Entonces tomaron piedras para arrojárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.

 

Jua 13:19 Desde ahora os lo digo, antes de que suceda, para que cuando suceda, creáis que YO SOY.

 

Jua 18:5 Le contestaron: —A Jesús de Nazaret. Les dijo Jesús: —YO SOY. Estaba también con ellos Judas, el que le entregaba.

Jua 18:6 Cuando les dijo, "Yo soy," volvieron atrás y cayeron a tierra.

 

Heb 1:10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos.

Heb 1:11 Ellos perecerán, pero tú permaneces; todos ellos se envejecerán como un vestido.

Heb 1:12 Como a manto los enrollarás, y serán cambiados como vestido. Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán.

 

Heb 13:8 ¡Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos!

 

Ahí lo tiene, más claro no puede ser: ¡¡JESUCRISTO ES EL ETERNO YO SOY!!, fue él quien se apareció a Moisés en medio de la zarza, y quien después en otras ocasiones hablaba con Moisés cara a cara (Ex.33:11, Num.12:8).

Los judíos religiosos como los fariseos sabían perfectamente quien era el YO SOY, así como el significado de esa expresión, ¡¡por eso es que cuando Jesús les dijo YO SOY estos judíos malvados se enrabietaron y tomaron piedras para intentar matarlo!!, porque sencillamente Jesús se estaba identificando con el eterno IEVE de los ejércitos, el YO SOY.

Recuerde que la expresión "yo soy" indica eternidad, por eso es que Jesús dijo que antes de que Abraham existiera, YO SOY, indicando así Jesús que él es eterno, y que él ya existía antes de que existiera Abraham, y que él mismo es el señor IEVE de los ejércitos.

Pero no solo eso, ¡¡Jesús dijo bien claro que para ser salvos hemos de creer que él es EL ETERNO YO SOY!!, si no creemos que él es el YO SOY, entonces moriremos en nuestros pecados, dijo bien claro Jesús.

El pasaje de Juan 18:6 es tremendamente interesante, pues dice que cuando Jesús les dijo YO SOY, entonces esos judíos malvados retrocedieron y cayeron en tierra, ¡¡una fuerza sobrenatural les hizo caer al suelo al oír esa expresión divina de Jesús!!, sencillamente Jesús estaba diciendo exactamente la misma expresión que él mismo le dijo a Moisés cuando se apareció a él en medio de la zarza ardiente.

En el pasaje de Hebreos 1:10-12 se está hablando del Hijo, de Jesús, y se enseña bien claro que él es eterno, él fundó la tierra y los cielos son obra de sus manos y el pasaje dice que él PEMANECE PARA SIEMPRE, y sus años no acabarán, ¡¡y esto es precisamente lo que significa la expresión "yo soy"!!, significa que Jesús es ETERNO, que él permanece para siempre, que es inmutable y es el mismo por siempre. Y el pasaje de hebreos 13:8 lo dice bien claro: ¡¡este Dios eterno, que permanece para siempre, ES JESUCRISTO, EL CUAL ES EL MISMO AYER, HOY Y POR LOS SIGLOS, es decir, él es un Dios ETERNO, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin, de la misma manera que el Dios supremo, el Padre, el cual también es eterno.

Los herejes e hijos del diablo que niegan la eternidad Jesucristo, y que niegan que él es el Señor IEVE de los ejércitos, sencillamente JAMÁS SE SALVARÁN. ¡¡Por eso es que Satanás introdujo el maldito arrianismo en el siglo 4!!, el mismo arrianismo satánico que dividió y aun divide a los que nos llamamos "cristianos", separando a los cristianos verdaderos de los cristianos falsos. Los cristianos verdaderos creemos que Jesús es el eterno IEVE de los ejércitos, ¡¡pero los falsos cristianos herejes y apostatas lo niegan!!

 

 

4

OSEAS 2:16

 

Muchos falsos maestros judaizantes y arrianos suelen citar el pasaje de Oseas 2:16 para enseñar la patraña antibiblica de que no podemos llamar “Señor” al Dios Padre ni tampoco a Jesús. Según ellos, eso sería hacer todo lo contrario de lo que dice ese pasaje de Oseas. Pues bien, leamos el texto de Oseas, para que veamos como mienten esos judaizantes arrianos ignorantes:

 

Ose 2:16 Sucederá en aquel día, dice IEVE, que me llamarás: ‘Marido mío’; y nunca más me llamarás: ‘Señor mío.

 

Observe que el pasaje es una profecía que se refiere a “aquel día”, es decir, al día de la venida gloriosa de Cristo y de la futura restauración de Israel en su tierra, cuando el pueblo de Israel se arrepientan de todas sus idolatrías y cultos a los baales, y entonces Jesús los llevará a su tierra prometida, tal como leemos en los versos 17 al 23. Es entonces cuando el pueblo de Israel ya no llamará “Señor” a IEVE, sino que le llamarán “Marido mío”. Pues bien, veamos quien es este esposo o marido divino:

 

Jua 3:29 El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido.

Jua 3:30 Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.

 

2Co 11:2 Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.

 

Ahí lo tiene bien claro, ¡¡el esposo es Jesucristo!!, por lo tanto, cuando Oseas 2:16 habla del Señor IEVE como el esposo, ¡¡se refiere solamente al Señor Jesucristo!!, el cual también tiene el nombre de su Padre IEVE.

En el futuro el pueblo de Israel, cuando esté restaurado en su tierra, llamarán “esposo mío” a Jesucristo, en lugar de llamarle “Señor”, pero lo que no se puede hacer es citar ese pasaje de Oseas para enseñar la burrada estúpida y diabólica de que es un pecado llamar “Señor” a IEVE, es decir, a Jesucristo.

 

 

5

ALGUNAS OBJECIONES CONTESTADAS

 

En este apartado voy a responder a las típicas objeciones que todos los herejes arrianos siempre esgrimen para negar que Jesucristo es el eterno IEVE de los ejércitos:

 

1- EL PADRE EL ÚNICO DIOS VERDADERO.

 

Los herejes arrianos siempre citan estas palabras de Jesús:

 

Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

 

Según los herejes arrianos solamente el Padre es el único Dios verdadero, y por tanto, para ellos Jesús no es un Dios verdadero, sino un Dios falso.

El argumento de esos herejes arrianos es falso y diabólico en extremo.

Jesús dijo que el Padre es el único Dios verdadero por la sencilla razón de que él es un Dios ÚNICO, es decir, no hay otro Dios como él, ya que del Padre proceden todas las cosas (1Co.8:6), fue el Dios Padre quien decidió crear el Universo, y por su voluntad existe (Ap.4:11). Por eso es que el Padre es el Dios verdadero único, porque él es el Creador supremo, y la autoridad suprema de todo el universo, ¡¡pero ese pasaje no dice por ninguna parte que Jesucristo sea un Dios falso!!.

Lo que dijo Jesús es que para tener la vida eterna hemos de tener este conocimiento, de que el Padre es el único Dios verdadero, y Jesucristo el enviado del Padre, y este enviado del Padre es el mismísimo Señor IEVE de los ejércitos en forma de hombre engendrado por el Padre en el vientre de María, tal como he demostrado en este libro.

Por lo tanto, si usted quiere ser salvo y tener la vida eterna, ha de tener este verdadero conocimiento, que el Padre es el Dios supremo, no hay otro Dios como él, ya que todo el Universo decidió crearlo él, por su voluntad existe, y seguidamente ha de creer que Jesús es el Señor, el enviado del Padre, el propio Señor IEVE de los ejércitos que vino a la tierra en forma de hombre. Si usted no cree en esto, ¡¡entonces jamás podrá tener la vida eterna!!

Observe que, por ejemplo, cuando el apóstol Pablo escribió sus epístolas, al Padre le llamaba Dios, y a Jesucristo le llamaba EL SEÑOR, ¡¡indicando así que el Padre es el Dios o Poderoso supremo, y Jesús es el segundo Dios, el Señor IEVE de los ejércitos!! (Ro.1:7, 1Co.1:2, 8:6, Efe.1:2, Col.1:2, etc., etc.)

 

2- EL ÚNICO QUE TIENE INMORTALIDAD.

 

Los herejes arrianos siempre suelen citar también las palabras de Pablo en 1Timoteo 6:16 para negar que Jesucristo es el eterno IEVE de los ejércitos. Leamos el pasaje:

 

1Ti 6:16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

 

Ese pasaje no dice por ninguna parte que solamente el Padre sea eterno. Lo que dice es que el Dios Padre es el único que tiene INMORTALIDAD, lo cual es muy diferente a eternidad.

Pablo simplemente dijo que el Padre es el único que tiene inmortalidad porque ÉL JAMÁS MURIÓ, sin embargo, Jesús sí que murió. Es el Padre quien otorga la inmortalidad, una inmortalidad que el Padre le dio a Cristo cuando lo resucitó de los muertos con un cuerpo inmortal.

Nosotros los verdaderos cristianos también recibiremos en el futuro un nuevo cuerpo inmortal (1Co.15:50-54), ¡¡pero eso no significa que seremos eternos!!, ya que alguien eterno es el que no tiene principio y no tendrá fin, sin embargo, nosotros los humanos hemos tenido un principio, y cuando resucitemos con el nuevo cuerpo inmortal jamás tendremos fin.

La eternidad la tienen el Padre y el Hijo, ambos son dos dioses inmortales, la diferencia es que el Padre tiene la inmortalidad absoluta pues él nunca murió como hombre, por eso es que Pablo dijo que el Padre es el único que tiene inmortalidad, en el sentido de que la tiene de forma absoluta, al no poder morir, ¡¡pero el pasaje no dice por ninguna parte que solo el Padre sea eterno!!, el pasaje no habla de eternidad por ninguna parte, sino solo de inmortalidad, que es muy diferente.

 

3- IEVE ES UNO.

 

Todos los herejes arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo, así como todos los judíos anticristianos que rechazan la divinidad de Jesucristo, siempre citan la famosa Shemá hebrea, que leemos en Deuteronomio 6:4, y que dice lo siguiente:

 

Deu 6:4 Oye, Israel: IEVE nuestro Dios, IEVE uno es.

 

Como ese pasaje dice que IEVE es uno, o único, entonces ellos niegan que Jesucristo pueda llamarse también IEVE. El argumento de ellos es falso y diabólico, fruto de la crasa ignorancia bíblica de ellos.

En primer lugar ya he demostrado en este libro de forma clara e irrefutable que Jesucristo se llama igual que su Padre celestial, IEVE, existiendo por lo tanto dos dioses llamados IEVE, que son el Padre y el Hijo.

Lo que sucede sencillamente es que IEVE el Padre es ÚNICO, es decir, no hay otro Dios como él, es el Dios supremo, por eso es que Jesús citó esa Shemá hebrea para referirse al Padre celestial (Mr.12:29-32), porque sencillamente el Padre es el Dios supremo único, de él proceden todas las cosas (1Co.8:6), y todo el Universo existe porque él decidió crearlo (Ap.4:11). Esa es la razón por la cual la Shemá dice que este Dios de Israel, IEVE es único, porque no hay otro Dios que se puede igualar a él, se trata del Dios supremo, el Todopoderoso, el Creador supremo de los cielos y de la tierra (Gen.1:1), pero ese pasaje de la Shemá hebrea no niega que exista un segundo IEVE INFERIOR a él.

La Biblia es bien clara en la existencia de estos dos dioses llamados IEVE, un Señor IEVE supremo y único, que es el Padre, y un segundo IEVE subordinado al Padre, que es Jesucristo, y fue este segundo IEVE, el poderoso Verbo de Dios, quien se hizo hombre y vivió entre nosotros como Jesús (Jn.1:1, 14).

 

4- PARA NOSOTROS HAY UN DIOS, EL PADRE.

 

Los herejes y mentirosos arrianos también siempre citan las palabras de Pablo en 1Corintios 8:6 con el fin de enseñar la mentira de que Jesucristo no es el eterno IEVE de los ejércitos, sin embargo, eso jamás lo enseñó Pablo en ese pasaje. Vamos a leerlo:

 

1Co 8:6 para nosotros, sin embargo, hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

 

En primer lugar he de decir que ese pasaje está falsificado de forma diabólica en casi todas las versiones bíblicas. En esas malas versiones dicen que "solo" hay un Dios, el Padre, y en otras falsas versiones dicen que "no hay más que un solo Dios, el Padre", sin embargo, ¡¡la palabra "solo" no se encuentra en los manuscritos griegos de ese pasaje!!, y al añadir esa palabra se destroza y deforma todo el sentido de la frase dicha por Pablo.

Lo que Pablo dijo sencillamente es que hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, es decir, Pablo simplemente dijo que el Padre es el Dios supremo, todo el Universo procede de él, porque fue él quien decidió crearlo, ¡¡pero el pasaje no niega la existencia de otros muchos dioses inferiores a él!!

Si se fija bien, seguidamente Pablo dijo que también tenemos un SEÑOR, Jesucristo, por medio del cual el Padre creó todas las cosas, y como ya demostré en este libro cuando Pablo dijo que Jesús es el Señor lo que estaba diciendo es que él es IEVE DE LOS EJERCITOS.

Por consiguiente, lo que Pablo dijo en ese pasaje es que la creencia de los verdaderos cristianos de esa época es que el Padre es el Dios supremo y único, no hay otro Dios como él, y Jesucristo es el Señor, es decir, el Señor IEVE de los ejércitos, por medio del cual el Padre creó el universo, ¡¡esta es la verdadera interpretación de ese pasaje de Pablo!!, y esta era la creencia de los verdaderos cristianos del siglo 1, y lo que creemos los verdaderos cristianos bíblicos del siglo 21.

 

5- NEHEMIAS 9:6.

 

Los herejes arrianos también suelen citar ese pasaje Nehemias para enseñar la doctrina antibiblica de que solo existe un Dios llamado IEVE, el Padre, por lo tanto, ellos dicen que Jesucristo no puede tener ese nombre de IEVE. Leamos el pasaje en la versión Reina Valera de 1960:

 

Neh 9:6 Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

 

Aparentemente esa mala versión dice que solo existe un Dios llamado IEVE, sin embargo, leamos estas otras dos versiones, la Biblia de Jerusalén y la Reina Valera Actualizada de 1989:

 

(JER) ¡Tú, Yahveh, tú el único! Tú hiciste los cielos, el cielo de los cielos y toda su mesnada, la tierra y todo cuanto abarca, los mares y todo cuanto encierran. Todo esto tú lo animas, y la mesnada de los cielos ante ti se prosterna.

 

(RVA) "Tú eres Jehovah; tú hiciste los cielos, los cielos de los cielos y todo su ejército, la tierra y todo lo que hay en ella, los mares y todo lo que en ellos hay. Tú sostienes con vida a todos; los ejércitos de los cielos te adoran.

 

Como puede ver, la Biblia de Jerusalén dice simplemente que IEVE es un Dios único, es decir, no hay otro Dios como él, es el Dios supremo, lo cual armoniza perfectamente con la Shema hebrea, cuando dice que IEVE es un Dios único (Dt.6:4). Por lo tanto, el pasaje de Nehemias no dice que solo exista un Dios llamado IEVE, lo que dice es que este IEVE es único, es el Dios supremo, el Creador de los cielos y de la tierra.

Esto está también en total armonía con lo que enseñó en apóstol Pablo, cuando dijo que el Padre es un Dios único, pues todas las cosas proceden de él (1Co.8:4, 6). Por consiguiente, el Dios mencionado en Nehemias 9:6 solo se refiere al Dios Padre, el Dios único, porque él es el Dios supremo, ¡¡pero el pasaje no niega la existencia de otro Señor IEVE inferior al Padre en autoridad!!, y que es el Señor Jesucristo, como ya hemos visto en este libro.

Y en la versión RVA se dice simplemente que él es IEVE, y que él hizo los cielos de los cielos, la tierra, los mares, etc., indicando así que se refiere al Dios PADRE, pues de él proceden todas las cosas, y en Apocalipsis 4:10-11 se menciona a este Dios único, que es el Padre, y se dice que él creó todas las cosas y por su voluntad existen.

El pasaje dice que todos los ejércitos de los cielos adoran a este Dios supremo y único, lo cual armoniza con Juan 4:23-24, donde Jesús dijo que solo hemos de adorar al Padre, y armoniza también con Apocalipsis 4:10-11, donde se menciona al Dios Padre el Creador de los cielos y de la tierra, el cual es adorado por los seres celestiales, ya que fue el Padre quien decidió crear el Universo y por su voluntad existe.

Por consiguiente, el Señor IEVE mencionado en este pasaje de Nehemias 9:6 solamente se refiere al Dios supremo, el Padre, el Dios único, porque él decidió crear el Universo y no existe otro Dios igual a él en autoridad, sin embargo, como ya he demostrado en este libro, ¡¡el Señor Jesucristo también tiene el nombre de su Padre IEVE, porque el Nombre de IEVE está en este segundo Dios eterno!!:

 

Éxo 23:20 He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

Éxo 23:21 Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.

 

Ahí lo tiene bien claro, el nombre de IEVE también está en este ángel o Mensajero especial del Padre. Este segundo IEVE es el Verbo de Dios, el cual se apareció a los seres humanos, como Adán y Eva, Abraham, Moisés, etc., sin embargo, al Dios supremo, el IEVE Padre, nadie le vio jamás (Jn.1:18).

Fue este segundo IEVE eterno, Jesucristo, quien vivía con el Padre desde antes de la creación del Universo (Jn.17:5), y fue este Señor IEVE, el Verbo, quien después se hizo hombre y habitó entre nosotros, siendo engendrado por el Padre en el vientre de María (Jn.1:14). Esta es la verdadera teología bíblica, la cual fue rechazada en el siglo 4 por el judío hereje y falso cristiano Arrio, y esa misma herejía arriana es la que hoy en día muchos falsos cristianos enseñan.

Para terminar, he de decir que este libro tan importante está abierto a más ampliaciones, y si a lo largo de los días voy encontrando más argumentos falsos esgrimidos por los herejes arrianos, los añadiré a este capítulo para responderlos uno por uno.

 

Libros complementarios:

 

http://www.las21tesisdetito.com/cristo_eterno.htm

 

http://www.las21tesisdetito.com/trono_de_dios.htm

 

http://www.las21tesisdetito.com/juicio.htm

 

http://www.las21tesisdetito.com/eterno.htm

 

http://www.las21tesisdetito.com/reyes_y_sacerdotes.htm

 

 

 

Tito Martínez

email: las21tesis@gmail.com

Telf: +34619342549

 

 

Biblioteca bíblica recomendada escrita por Tito Martínez:

 

1. http://www.las21tesisdetito.com/tierra_plana.htm

2. http://www.las21tesisdetito.com/nuevo_nacimiento.htm

3. http://www.las21tesisdetito.com/nuevotestamento.htm

4. http://www.las21tesisdetito.com/catecismo.htm

5. http://www.las21tesisdetito.com/credo.htm

6. http://www.las21tesisdetito.com/rosario.htm

7. http://www.las21tesisdetito.com/purgatorio.htm

8. http://www.las21tesisdetito.com/maria.htm

9. http://www.las21tesisdetito.com/salvacion_eterna.htm

10. http://www.las21tesisdetito.com/espiritu_santo.htm

11. http://www.las21tesisdetito.com/debate_con_pretribulacionista.htm

12. http://www.las21tesisdetito.com/cruz_satanica.htm

13. http://www.las21tesisdetito.com/a_todos_los_tj.htm

14. http://www.las21tesisdetito.com/las_dos_putas.htm

15. http://www.las21tesisdetito.com/mentira.htm

16. http://www.las21tesisdetito.com/siete_sellos.htm

17. http://www.las21tesisdetito.com/la_verdad.htm

18. http://www.las21tesisdetito.com/video_satanico.htm

19. http://www.las21tesisdetito.com/alma.htm

20. http://www.las21tesisdetito.com/discurso_profetico.htm

21. http://www.las21tesisdetito.com/la_higuera.htm

22. http://www.las21tesisdetito.com/miguel_rosell.htm

23. http://www.las21tesisdetito.com/escogidos.htm

24. http://www.las21tesisdetito.com/el_rapto_satanico.htm

25. http://www.las21tesisdetito.com/pretribulacionismo.pdf

26. http://www.las21tesisdetito.com/elrapto.htm

27. http://www.las21tesisdetito.com/respuesta_a_un_evangelico.htm

28. http://www.las21tesisdetito.com/bolainezyrosell.htm

29. http://www.las21tesisdetito.com/mentira_trinidad.htm

30. http://www.las21tesisdetito.com/infierno.htm

31. http://www.las21tesisdetito.com/salvacion_eterna.htm

32. http://www.las21tesisdetito.com/muerte_de_jesus.htm

33. http://www.las21tesisdetito.com/por_avaricia.htm

34. http://www.las21tesisdetito.com/catecismo.htm

35. http://www.las21tesisdetito.com/eucaristia_satanica.htm

36. http://www.las21tesisdetito.com/respuesta_a_paposo.htm

37. http://www.las21tesisdetito.com/calvinismo.htm

38. http://www.las21tesisdetito.com/pablo_vio_a_jesus.htm

39. http://www.las21tesisdetito.com/la_higuera.htm

40. http://www.las21tesisdetito.com/apostoles.htm

41. http://www.las21tesisdetito.com/esteban_bohr.htm

42. http://www.las21tesisdetito.com/dawlin_urena.htm

43. http://www.las21tesisdetito.com/gary_lee.htm

44. http://www.las21tesisdetito.com/daviddiamond.htm

45. http://www.las21tesisdetito.com/armando_alducin.htm

46. http://www.las21tesisdetito.com/sectas_de_esclavos.htm

47. http://www.las21tesisdetito.com/adan.htm

48. http://www.las21tesisdetito.com/jesus.htm

49. http://www.las21tesisdetito.com/portodos.htm

50. http://www.las21tesisdetito.com/pentecostalismo_falso.htm

51. http://www.las21tesisdetito.com/adorad_al_padre.htm

52. http://www.las21tesisdetito.com/mensaje_a_judios.htm

53. http://www.las21tesisdetito.com/fuente_de_muerte.htm

54. http://www.las21tesisdetito.com/contra_ieve.htm

55. http://www.las21tesisdetito.com/no_sera_mundial.htm

56. http://www.las21tesisdetito.com/evangelio.htm

57. http://www.las21tesisdetito.com/ladoctrina.htm

58. http://www.las21tesisdetito.com/fornicacion.htm

59. http://www.las21tesisdetito.com/discurso.htm

60. http://www.las21tesisdetito.com/granmentirasatanica.htm

61. http://www.las21tesisdetito.com/jehovitoatalayado.htm

62. http://www.las21tesisdetito.com/samuel.htm

63. http://www.las21tesisdetito.com/ignis.htm

64. http://www.las21tesisdetito.com/odiar_a_los_malvados.htm

65. http://www.las21tesisdetito.com/victor_zarruk.htm

66. http://www.las21tesisdetito.com/lenguas.htm

67. http://www.las21tesisdetito.com/judaizantes.htm

68. http://www.las21tesisdetito.com/isaias.htm

69. http://www.las21tesisdetito.com/el_falso_don_de_lenguas.htm

70. http://www.las21tesisdetito.com/yiyeavila.htm

71. http://www.las21tesisdetito.com/israel.htm

72. http://www.las21tesisdetito.com/hijodelhombre.htm

73. http://www.las21tesisdetito.com/carta_a_un_judaizante.htm

74. http://www.las21tesisdetito.com/el_apocalipsis.htm