El espíritu santo no es una persona

Por Tito Martínez

www.las21tesisdetito.com

 

 

Estudio ampliado el 9 de abril de 2010

 

 

 Para bajar este estudio bíblico en formato de audio mp3 pincha aquí

(Si lo desea bajar a su disco duro, ponga el cursor del ratón en el enlace, luego botón derecho del ratón, y luego "guardar destino como...")

 

Para bajar este estudio bíblico en formato de libro electrónico pdf pincha aquí

 

 Para escuchar la primera parte del debate que tuve con un trinitario, pincha aquí

Para escuchar la segunda parte del debate que tuve con un trinitario, pincha aquí

Para escuchar la tercera parte del debate que tuve con un trinitario, pincha aquí

 

 

 

 

 

En este estudio bíblico voy a desenmascarar una de las mayores mentiras religiosas inventadas por la cristiandad apóstata: la doctrina de la tercera persona divina.

Dicho brevemente, esa doctrina iglesiera falsa consiste en enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina que forma parte de la llamada "trinidad", y que juntamente con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, tal como se dice bien clarito en el Credo Niceno-Constantinopolitano de la iglesia católica, redactado en el año 325 D.C. :

 

"Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria"

 

Esa doctrina falsa y anticristiana de la iglesia católica es exactamente la misma que enseñan las iglesias que salieron de la iglesia católica, es decir, las iglesias ortodoxas, anglicana, protestantes y evangélicas. Todas esas iglesias enseñan que el espíritu santo es una tercera persona divina que ha de ser adorado, sin embargo, en este estudio bíblico vamos a ir analizando cada uno de los argumentos falsos que todas esas iglesias falsas esgrimen, y los vamos a ir pulverizando uno a uno. Abra usted su Biblia, y comencemos el estudio.

 

ES MENTIRA QUE EL ESPIRITU SANTO RECIBA ADORACION Y GLORIA

 

El Credo católico Niceno-Constantinopolitano enseña que el espíritu santo recibe juntamente con el Padre y el Hijo una misma adoración y gloria. Esto lo enseñan también prácticamente todas las llamadas iglesias protestantes y evangélicas, sean pentecostales, bautistas, etc.. Ahora bien, reto a cualquier papista o evangélico a que me de un solo texto bíblico donde se enseñe que el espíritu santo recibe adoración y gloria, ¡no nos darán esos iglesieros ni un solo pasaje biblico!, por la sencilla razón de que NO EXISTE. En la Biblia jamás se enseña que el espíritu santo reciban adoración y gloria, Jesús y sus apóstoles jamás enseñaron esa doctrina, al contrario, Jesús dijo bien claro que solo el Dios PADRE ha de ser adorado en espíritu y en verdad (Jn.4.23-24). Observe que Jesús no incluyó en esa adoración al espíritu santo, ni tampoco Jesús se incluyó a sí mismo en esa adoración que ha de darse solamente el Dios Padre. Y los apóstoles tampoco enseñaron jamás que el espíritu santo recibiera adoración y gloria. Observe que en el Apocalipsis son el PADRE Y EL HIJO quienes reciben gloria y alabanza, y seguidamente solo el Dios Padre recibe la adoración, ¡pero nunca el espíritu santo recibe adoración ni gloria!, leamos el pasaje:

 

"Y a todo lo creado que está en el cielo,  y sobre la tierra,  y debajo de la tierra,  y en el mar,  y a todas las cosas que en ellos hay,  oí decir:  Al que está sentado en el trono,  y al Cordero,  sea la alabanza,  la honra,  la gloria y el poder,  por los siglos de los siglos.

Los cuatro seres vivientes decían:  Amén;  y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos." (Ap.5:13-14).

 

Observe que en ese pasaje del Apocalipsis no se dice por ninguna parte que el espíritu santo reciba adoración y gloria. Únicamente el Dios que está sentado en el trono, es decir, el Padre, y el Cordero, es decir Jesús, reciben gloria, honra, alabanza y poder, y seguidamente solamente el Dios que está sentado el trono recibe la adoración celestial. ¿Por qué entonces el papismo y las demás iglesias de la cristiandad enseñan que le espíritu santo recibe adoración y gloria?, pues la respuesta es bien sencilla: porque son iglesias APÓSTATAS, han sido engañadas por Satanás, el padre de la mentira, y están sirviendo y adorando a un dios falso que jamás fue enseñado ni por Jesús, ni por sus apóstoles. Esta gran apostasía ya fue predicha por el apóstol Pablo, cuando dijo que en los postreros tiempos algunos apostatarían de la fe, escuchando a espíritus engañadores, y a doctrinas de demonios (1Tm.4:1). La doctrina falsa de la trinidad, así como la doctrina de que el espíritu santo es una tercera persona divina que recibe adoración y gloria, es una de esas doctrinas de demonios enseñadas por los apostatas de la fe. Si usted aun es trinitario, y aun cree que el espíritu santo es una tercera persona divina que recibe adoración y gloria, ha de saber que ha sido engañado por Satanás, el padre de la mentira, y que está creyendo y enseñando algo que es totalmente opuesto a lo que enseña Dios en las Sagradas Escrituras, tal como he demostrado más arriba, y por tanto usted se ha apartado de la verdad, es decir, es un apóstata que se ha de arrepentir de sus errores y volver a la verdad de la Palabra de Dios.

Lo más paradójico y asombroso de esto es que la propia Enciclopedia Católica, y los mayores teólogos de la iglesia católica, RECONOCEN QUE EL ESPIRITU SANTO NO ES UNA TERCERA PERSONA DIVINA, sino el poder de Dios, leámoslo:

 

The Catholic Encyclopedia:

"El Antiguo Testamento no contiene ninguna indicación clara de una Tercera Persona".


El teólogo católico Fortman dice lo siguiente:

"Para los judíos el espíritu nunca fue persona; tampoco hay prueba sólida de que algún escritor del Antiguo Testamento tuviera ese punto de vista. [...] En los [Evangelios] sinópticos y en Hechos el Espíritu Santo por lo general se presenta como una fuerza o poder divino".


En la Nueva Enciclopedia Católica leemos esto:

"Está claro que en el A[ntiguo] T[estamento] no se visualiza al espíritu de Dios como una persona [...] El espíritu de Dios es sencillamente el poder de Dios. Si a veces se lo presenta como distinto de Dios, es porque el aliento de Yahvéh obra exteriormente... La mayoría de los textos del N[uevo] T[estamento] revelan que el espíritu de Dios es algo, no alguien; esto se ve especialmente en el paralelismo entre el espíritu y el poder de Dios".


Y en el Catholic Dictionary leemos esto:

"En general, tanto el Nuevo Testamento como el Antiguo hablan del espíritu como de energía o poder divino... La tercera Persona fue confirmada en el Concilio de Alejandría en 362 [...] y aceptada finalmente por el Concilio de Constantinopla en 381".

 

De modo que ahí lo tiene bien claro, por una parte la gran ramera, la iglesia católica romana, enseña que el espíritu santo es una tercera persona divina, pero luego, en la Enciclopedia Católica y en el Diccionario Católico, así como en declaraciones de teólogos católicos, se enseña precisamente todo lo contrario, es decir, reconocen que el espíritu santo no es una tercera persona divina, sino la fuerza o poder de Dios. ¡He ahí la forma de pensar contradictoria de la gran ramera!, hacen afirmaciones doctrinales absolutamente opuestas y contradictorias, ¡y luego los papistas mienten descaradamente diciendo que la iglesia católica está unida y tiene una misma fe!, que burda mentira.

 

LA COMUNIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

 

Los trinitarios, para intentar demostrar la existencia de su falso dios trino, así como la personalidad del espíritu santo, siempre citan este pasaje del apóstol Pablo:

"La gracia del Señor Jesucristo,  el amor de Dios,  y la comunión del espíritu santo sean con todos vosotros.  Amén." (2Co.13:14).

Los trinitercos, digo, trinitarios, enseñan que ese pasaje habla de la trinidad, pero eso es falso, es mentira, porque en ese texto de Pablo no se dice por ninguna parte que Dios sea trino, simplemente menciona a Jesucristo, el Dios Padre, y el espíritu santo, ¡nada más!. Observe que Pablo no dijo por ninguna parte que los tres sean un solo Dios, sino que PABLO LLAMÓ DIOS SOLAMENTE AL PADRE. Observe que en ese texto Pablo no llamó Dios a Jesús, ni al espíritu santo, sino ¡¡solo al Padre!!, esto es tremendamente claro y significativo. Si Pablo hubiera sido un triniterco, como los actuales iglesieros trinitarios, entonces Pablo habría escrito ese pasaje de la siguiente manera:

"La gracia del único Dios trino, que es Padre, Hijo y espíritu santo, sea con todos vosotros.  Amén." (2Co.13:14). Pero resulta que el apóstol Pablo no escribió jamás semejante patraña falsa, él nunca enseñó que Dios fuera trino, sino que en esa doxología él solamente mencionó a Jesucristo, el Dios Padre, y el espíritu santo.

Ahora bien, los trinitarios herejes siempre dicen que como Pablo dijo "comunión del espíritu santo" esto significa que el espíritu santo es una tercera persona divina con la cual debemos tener comunión. Pero esa interpretación iglesiera triniterca es más falsa que Judas. Observe que Pablo no dijo por ninguna parte "comunión CON el espíritu santo", sino "la comunión DEL espíritu santo". En ninguna  parte de la Biblia se dice que tengamos que tener comunión con el espíritu santo, sino que los cristianos tenemos una común unión (comunión) DEL espíritu santo. ¿Y eso que significa?. Pues bien, la palabra griega traducida por comunión en ese pasaje es koinonía, y que corresponde a la número G2842 de la Concordancia de palabras griegas de Strong, y el significado es: participación, o interacción (social), o beneficio (pecuniario): ayuda, compañerismo, comunión, contribución, dispensación, ofrenda, participación, participar. Es decir, lo que dijo Pablo en ese pasaje es que los cristianos verdaderos tenemos una COMUN UNIÓN (comunión) unos con otros por medio del espíritu santo, los cristianos tenemos compañerismo y participación con el resto de cristianos que forman el cuerpo de Cristo, ¡pero el pasaje no dice por ninguna parte que tengamos comunión con el espíritu santo. Aquellos iglesieros trinitarios que enseñan que los cristianos hemos de tener comunión con la "tercera persona de la trinidad" sencillamente han sido engañados por Satanás, están rechazando la Escritura, y están pervirtiendo ese pasaje del apóstol Pablo haciéndole decir lo que ellos quieren que diga.

Ahora bien, leamos ahora lo que dijo el apóstol Juan en este pasaje:

 

"lo que hemos visto y oído,  eso os anunciamos,  para que también vosotros tengáis comunión con nosotros;  y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre,  y con su Hijo Jesucristo." (1Jn.1:3)

 

Fíjese bien en ese pasaje. ¿Con quien dijo Juan que debemos tener comunión?, ¿dijo Juan que la comunión es con el espíritu santo, o con un dios trino?, ¡de ninguna manera!. Juan dijo bien claro que la comunión que los cristianos hemos de tener es CON EL PADRE Y CON SU HIJO, ¡con dos, no con tres!. Él no dijo que tenemos comunión con un dios trino, ni tampoco dijo que tengamos comunión con el espíritu santo, sino que la comunión es con dos personas divinas, que son el Padre y el Hijo. Observe que en este pasaje de Juan sí que aparece la palabra "con", sin embargo, en 2Corintios 13.14 no aparece la palabra "con" por ninguna parte. Repito, la Biblia jamás dice que tengamos que tener comunión CON el espíritu santo. Estoy harto de ver a todas esas sectas falsas pentecostaloides o no pentecostaloides enseñando esa doctrina de demonios de que los cristianos tenemos que tener comunión con la "tercera persona de la trinidad", esa doctrina es absolutamente falsa, jamás la enseñaron ni Jesús ni sus apóstoles. Repito, lo que enseña la Sagrada Escritura es que la comunión es con el Padre y con el Hijo, pero además también los cristianos verdaderos tenemos comunión o COMPAÑERISMO los unos con los otros:

"pero si andamos en luz,  como él está en luz,  tenemos comunión unos con otros,  y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado." (1Jn.1:7). Yo reto a cualquier triniterco a que me de un solo pasaje bíblico donde se diga que los cristianos tenemos que tener comunión con el espíritu santo, ¡jamás nos darán ese pasaje, porque sencillamente no existe!, y luego encima esos herejes, tercos y arrogantes trinitarios dicen que ellos creen en la Biblia y que sus doctrinas se basan solo en la Biblia, ¡que gracia, me mondo de risa delante de sus narices!

 

 

 

EL ESPIRITU SANTO MENCIONADO CON PRONOMBRES PERSONALES

 

Uno de los típicos argumentos trinitarios falsos para defender esa mentira de que el espíritu santo es una tercera persona divina es decir que este fue descrito por Jesús con pronombres personales y que por tanto ha de ser una persona literal. Veamos la falsedad de ese argumento trinitario. Jesús dijo lo siguiente:

 

"Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre:

el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros." (Jn.14:16-17).

 

El argumento iglesiero falso trinitario es el siguiente: "el espíritu santo es una persona divina como Jesús, porque Jesús dijo "otro consolador", es decir, alguien igual a él, y además Jesús utilizó pronombres personales masculinos para referirse al espíritu santo.".

Ese argumento trinitario es absolutamente falso y ridículo. El hecho de que Jesús llamara consolador (ayudante) al espíritu santo eso no significa de ninguna manera que sea una persona literal, porque el poder de Dios consuela a los cristianos, y el poder de Dios no es una persona literal. Y respecto a los pronombres personales que Jesús utilizó para referirse al espíritu santo la explicación es bien sencilla: la palabra griega que aparece en ese pasaje es PARAKLETOS, y que se traduce por consolador o ayudante, pues bien, esta palabra griega es de género MASCULINO, y esta es la razón por la cual Jesús utilizó el pronombre personal masculino para referirse al espíritu santo, porque parakletos es de género masculino, sin embargo, cuando se usa la palabra griega neutra para espíritu (pneunma) resulta que se utiliza el pronombre neutro, jamás pronombres personales!. Esto lo reconoce hasta la propia New American Bible, la cual dice lo siguiente respecto al pasaje de Juan 14:17: "La palabra griega para 'espíritu' es neutra, y aunque [en esta traducción] usamos pronombres personales en inglés ('he' [él], 'his' [de él], 'him' [(a) él]), la mayoría de los mss. [manuscritos] griegos utilizan 'it' [ello]".

Por consiguiente, cuando Jesús utilizó pronombres personales masculinos con la palabra parákletos (consolador) en Juan 16:7, 8 estaba conformándose a las lógicas reglas gramaticales, y no estaba enseñando de ninguna manera que el espíritu santo fuera una tercera persona divina.

El teólogo J.H. Thayer de la Universidad de Harvard, dice lo siguiente: "los pronombres de Juan 14:17 son neutros en los mejores manuscritos".

 

EL ESPIRITU SANTO SE IDENTIFICA CON COSAS IMPERSONALES

 

En la Biblia se identifica al espíritu santo de manera impersonal, ya que se le compara con el agua y con el fuego (Mt,3:11, Mr.1:8). El agua y el fuego no son personas literales. Se le compara también con el vino, ya que Pablo dijo que los cristianos hemos de ser llenados del espíritu santo, y no de vino (Ef.5:18), ¡el vino no es una persona literal, y por tanto el espíritu de Dios tampoco lo es!.

El apóstol Pablo identificó también al espíritu santo como una cualidad que han de tener los verdaderos cristianos, ¡y no como una tercera persona divina!, leamos el pasaje:

 

"antes bien,  nos recomendamos en todo como ministros de Dios,  en mucha paciencia,  en tribulaciones,  en necesidades,  en angustias; en azotes,  en cárceles,  en tumultos,  en trabajos,  en desvelos,  en ayunos; en pureza,  en ciencia,  en longanimidad,  en bondad,  en el espíritu santo,  en amor sincero, en palabra de verdad,  en poder de Dios,  con armas de justicia a diestra y a siniestra" (2Co.6:4-7).

 

La pureza, la ciencia, la bondad, el amor, etc. no son personas literales, por lo tanto, el espíritu santo que tenemos los cristianos tampoco es una persona literal.

El espíritu santo se puede dar por medida (Juan 3:34), llena a las personas y cosas (Hechos 2:4), puede ser derramado (Hechos 2:17, 18), está sobre los pueblos (Hechos 19:6), puede ser bebido (1 Cor. 12:13), es como un primer pago (2 Cor. 1:22), es un sello (Efe. 1:13), se le compara con la tinta con la cual se escriben cartas (2 Cor. 3:3), ¡nada de eso sería cierto si el espíritu santo fuera una tercera persona divina!, ya que ninguna de esas cosas son personas literales. Jamás en la Biblia se enseña que una persona se pueda derramar, pueda ser bebida, o que sea un sello, por consiguiente, es falso enseñar que el espíritu santo sea una tercera persona divina.

Observe que el apóstol Pablo, en la introducción y en el final de sus epístolas, sólo invocó al Padre y al Hijo, y nunca al espíritu santo (Ro.16:27, 1 Cor. 1:3; 2 Cor. 1:2; Gál 1:3; Efe. 1:2; Fil. 1:2; 2 Tes. 1:2; Tito 1:4; File 3; 1 Tim. 1:2; 2 Tim. 1:2)., ¿por qué?, porque sencillamente el espíritu santo no es una tercera persona divina, Pablo jamás creyó ni enseñó esa patraña iglesiera de que el espíritu santo es la tercera persona divina de una trinidad a la cual se tenga que adorar y glorificar.

El apóstol Pablo contrastó el espíritu santo con el espíritu del mundo:

 

"Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo,  sino el espíritu que proviene de Dios,  para que sepamos lo que Dios nos ha concedido" (1 Cor. 2:12).

 

Fíjese que el espíritu del mundo no es literalmente una persona; por lo tanto ¡¡el espíritu de Dios con el cual es contrastado tampoco es una persona literal!!.

 

 

NO HAS MENTIDO A LOS HOMBRES, SINO A DIOS

 

Los trinitarios siempre esgrimen el pasaje de Hechos 5:3-4 para hacernos creer que Dios es trino, o que el espíritu santo es Dios, sin embargo, como veremos seguidamente, ese pasaje no enseña esa mentira trinitaria por ninguna parte. El pasaje dice lo siguiente:

 

"Y dijo Pedro:  Ananías,  ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo,  y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola,  ¿no se te quedaba a ti?  y vendida,  ¿no estaba en tu poder?  ¿Por qué pusiste esto en tu corazón?  No has mentido a los hombres,  sino a Dios."

 

Observe bien, Pedro dijo a Ananías que había mentido AL ESPÍRITU SANTO, y seguidamente Pedro dijo que había mentido a DIOS (el Padre), ¿significa eso que el espíritu santo es el Dios Padre?, ¡de ninguna manera! El espíritu santo NO es el Dios Padre, sino el espíritu DEL DIOS PADRE, es decir, el poder que está dentro del Padre, y quien miente al espíritu santo, está mintiendo al propio Dios Padre, porque se trata del espíritu DE DIOS (Ro.8:9). Observe que Pedro no dijo que Ananías había mentido a la "tercera persona de la santísima trinidad" sino que dijo que había mentido al propio DIOS PADRE, porque el espíritu santo es el propio espíritu del Dios Padre, mora dentro de él (Ro.8:9), ¡no se trata de una tercera persona divina!.

El apóstol Pedro estaba investido de ese poder y autoridad de Dios, el espíritu santo. Ananías había mentido al apóstol Pedro, el cual hablaba en el nombre de Dios, pues tenía su espíritu, por lo tanto, Ananías no solo estaba mintiendo a Pedro, sino también al espíritu santo y a Dios. Pablo dijo algo muy semejante en estas palabras: : “Así que, el que desecha esto, no desecha al hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo”. (1 Tes. 4:8). Observe que quien desecha la doctrina de los apóstoles está rechazando la doctrina de Dios, ya que los apóstoles tenían el espíritu santo. Por consiguiente, mentir al espíritu santo es como mentir a Dios, no porque el espíritu santo sea Dios, sino porque es el espíritu ENVIADO DE DIOS. Jamás dijo el apóstol Pedro que Ananías había mentido a la tercera persona divina de una trinidad, esto es tremendamente significativo, pues demuestra que los apóstoles jamás fueron trinitarios ni enseñaron que Dios fuera trino, esa doctrina falsa y perversa del trinitarismo se introdujo en la cristiandad apóstata varios siglos después de la muerte de los apóstoles.

 

EL ESPIRITU SANTO ES PERSONIFICADO, PERO NO ES UNA PERSONA

 

La Biblia enseña que el espíritu santo posee cualidades de una persona, por ejemplo, se le puede entristecer, habla, clama, intercede, da testimonio, manda, dirige, etc (Apo. 2:7; Gál. 4:6; Rom. 8:26,27; Juan 15;26; Rom. 8:14; Hechos 16;6,7; Hechos 5:3, etc). ¿Significa eso que el espíritu santo sea literalmente una tercera persona divina?, ¡de ninguna manera!. En la Biblia se utiliza muchas veces la llamada "personificación", es decir, aplicar atributos personales a cosas impersonales. Con el espíritu santo ocurre lo mismo, en la Biblia se personifica, por ejemplo, en la Biblia también se personifica "la sabiduría". En Proverbios 1:20 leemos que "la sabiduría clama en las calles" y que "habita con la cordura" (8:12), sin embargo, la sabiduría y la cordura no son personas literales. El apóstol Pablo habló del pecado como de algo que "le engañó" y que "le mató". (Romanos 7:11). Dice además: "la muerte reinó desde Adán a Moisés" (Romanos 5:14). Ni el pecado ni la muerte son personas literales, sencillamente son personificaciones. La Biblia también dice que "la luna se avergonzará y el sol se confundirá" (Isa. 24:23), sin embargo, la luna y el sol no son personas literales. La Biblia también dice que "la piedra clamará desde el muro, y la tabla del enmaderado le responderá" (Hab. 2:11), pero las piedras y las tablas no son personas literales. Jesús también utilizó la personificación cuando dijo que "…las piedras gritarán" (Lucas 19:40). Lo mismo sucede con la energía de Dios, el espíritu santo, este es personificado en la Biblia, pero no es de ninguna manera una tercera persona divina, sino la energía o poder de Dios, como veremos seguidamente, ya que si el espíritu santo fuera una tercera persona divina entonces recibiría adoración y gloria, ¡¡y en la Biblia el espíritu santo jamás es adorado ni glorificado!!, lo cual demuestra de forma irrefutable que el espíritu santo no es Dios, ni tampoco una tercera persona divina.

 

EL ESPIRITU SANTO ES LA ENERGIA ACTIVA DE DIOS Y DE CRISTO

 

El espíritu santo es el espíritu de Dios y del Cristo : "Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que EL ESPÍRITU DE DIOS mora en vosotros. Y si alguno no tiene EL ESPÍRITU del Cristo, no es de él." (Ro.8:9).

Observe que el apóstol Pablo dijo que el espíritu santo es el espíritu de Dios y de Cristo, en ninguna parte dijo que fuera una tercera persona divina.

Jesús dijo una vez que él expulsaba los demonios por el DEDO de Dios, el Padre (Lc.11:20), sin embargo, ese mismo texto es repetido en otra parte del Evangelio, y dice que Jesús expulsaba los demonios por medio del ESPÍRITU de Dios (Mt.12:28), ¿es que el ESPÍRITU de Dios es el DEDO de Dios?, ¡claro que no!, el espíritu de Dios es el PODER del Dios Padre, y Jesús expulsaba los demonios por el PODER o autoridad del Dios Padre, no por el poder de una tercera persona divina.

En otra ocasión Jesús dijo a sus discípulos que se quedaran en Jerusalén, hasta que fueran revestidos DEL PODER DE LO ALTO (Lc.24:49). ¿Cual era ese PODER de lo alto?, pues era el ESPÍRITU SANTO, ellos recibieron el PODER el día de Pentecostés cuando fueron llenos del ESPÍRITU SANTO (Hch.1:8).

Por consiguiente, el propio Jesús enseñó que el espíritu santo no es una tercera persona divina, sino el PODER O ENERGIA DE DIOS.  

El espíritu santo es el MEDIO que Dios o Jesús utilizan para hablar al ser humano, para consolarlo, para guiarlo a toda la verdad, para enseñarlo, para hacerle recordar, etc, etc., ¡¡pero NO es una tercera persona divina quien nos habla!!

El Evangelio dice que la virgen María fue concebida por el ESPÍRITU SANTO: "El nacimiento de Jesús, el Cristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que HABÍA CONCEBIDO DEL ESPÍRITU SANTO". (Mt.1:18, 20). Si el espíritu santo fuera una tercera persona divina, ¿quién sería el verdadero PADRE de Jesús?, obviamente el Padre de Jesús sería el espíritu santo, pero resulta que Jesús jamás enseñó que su Padre fuera el espíritu santo, sino DIOS, y este Dios supremo es el PADRE del Cristo, ¡no es el espíritu santo!, el espíritu santo es el PODER o ENERGIA por medio de la cual el Padre engendró a su Hijo en el vientre de María.

Aquellos trinitarios que enseñan que el espíritu santo es Dios, o es una tercera persona divina, tienen que responder a las siguientes preguntas:

 

¿Por qué el espíritu santo jamás es adorado ni glorificado en la Biblia?

 

¿Por qué el espíritu santo no tiene un nombre propio como lo tiene una persona?

 

¿Por qué el Padre y el Hijo jamás hablan al espíritu santo como parte de una trinidad de personas divinas?

 

¿Por qué jamás en la Biblia se dirige una oración al espíritu santo? En la Biblia se ora a Dios el Padre, y a veces a Jesús, pero jamás al espíritu santo, lo cual sería absurdo si este fuera una tercera persona divina.

 

5- ¿Por qué Jesús dijo en Apocalipsis 3:5 que al vencedor le confesará delante de su Padre y delante de sus ángeles, y no mencionó el espíritu santo?

 

Veamos más pasajes bíblicos donde se enseña bien claro que el espíritu santo no es una tercera persona divina, sino el poder o energía de Dios:

 

Lucas 4:14: "Y Jesús volvió en el poder del espíritu a Galilea y se difundió su fama por toda la tierra alrededor." Este pasaje dice que Jesús tenía el poder del espíritu, es decir, la energía de Dios. Pero Jesús no tenía el poder de ninguna tercera persona divina.

 

Romanos 8:11: "Y si el espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos mora en vosotros, el que resucitó al Mesías de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales mediante su Espíritu que mora en vosotros." Observe este pasaje, Dios el Padre resucitó a Jesús por medio de su poder, es decir, por medio de su espíritu, y ese mismo poder o energía de Dios es el que resucitará a los verdaderos cristianos. No fue ninguna tercera persona divina la que resucitó a Jesús, sino que fue el poder o energía de Dios el Padre.

 

Hechos 1:8: "Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el espíritu santo…" En este pasaje Jesús identificó el poder de Dios con el espíritu santo.

 

1 Corintios 6:14: "Pues como Dios levantó al Mesías, también a nosotros nos levantará por medio de su poder." Este pasaje es importantísimo, y ha de ser leído juntamente con Romanos 8:11. Observe que Dios el Padre levantará o resucitará a los salvos por medio de SU PODER, y en Romanos 8:11 dijo que los resucitará por medio de SU ESPIRITU, lo cual demuestra de forma irrefutable que el poder de Dios es el espíritu de Dios, y no una tercera persona divina. Fue la gran ramera, la iglesia católica romana, la que se inventó en el siglo 4º esa mentira de que el espíritu santo es una persona divina, que juntamente con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, como dice el Credo Niceno-Constantinopolitano, ¡eso es un dios falso!, el dios trino creído y predicado por el sistema iglesiero apostata es sencillamente un dios falso, y adorar a ese dios falso es lisa y llanamente IDOLATRIA. Jesús enseñó bien claro que solamente el PADRE ha de ser adorado en espíritu y en verdad (Jn,4,23-24). Jesús jamás se incluyó en ese tipo de adoración, ni tampoco incluyó al espíritu santo en esa adoración, y además Jesús dijo que la vida eterna consiste en conocer el PADRE como el ÚNICO DIOS VERDADERO, y a Jesucristo como su enviado, el Mesías (Jn.17:3). Observe que Jesús jamás dijo que la vida eterna consiste en conocer a un dios trino, ese falso dios trino es sencillamente una doctrina demonios propagada por la cristiandad iglesiera apostata, ya sea la católica, o el resto de iglesias que se separaron de ella, como las iglesias evangélicas.

 

Efesios 1:19-20: "Y cual la soberana grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de su fuerza poderosa, la cual Dios la desplegó en Jesús el Mesías, resucitándolo de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales." En este pasaje Pablo mencionó la fuerza o poder de Dios el Padre, y ese poder de Dios resucitó a Cristo, En Romanos 8:11 Pablo dijo que fue el espíritu de Dios lo que resucitó a Jesucristo. Por lo tanto, no fue una tercera persona divina quien resucitó a Cristo, sino el poder o energía de Dios.

 

Lucas 1:35: "El ángel le dijo: "El espíritu santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por lo cual también el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios." Observe como el ángel primero menciona el espíritu santo, y seguidamente lo llama el poder del Altísimo. El poder de Dios es la energía de Dios, y el Padre, por medio de su poder, engendró a su Hijo en el vientre de María. Jesús no fue engendrado por ninguna tercera persona divina, sino que fue el poder de Dios quien engendró a Jesús en el vientre de María.

Hechos 10:38: "Como Dios ungió con el espíritu santo y con poder a Jesús de Nazaret." En este pasaje el apóstol Pedro dijo que Dios el Padre ungió a Jesús con el espíritu santo y con poder, es decir, al espíritu santo lo llama el poder de Dios. Muchos trinitarios citan este pasaje para hacernos creer la falsedad de que el espíritu santo y el poder de Dios son dos cosas diferentes, pero ese argumento es falso y diabólico, porque el texto simplemente identifica el espíritu santo con el poder de Dios, se trata de la misma cosa, es espíritu santo, y es poder de Dios.

 

1 Corintios 2:4: "…sino con demostración del espíritu y de poder." En este pasaje sucede los mismo que con el anterior, se identifica el espíritu de Dios con el poder de Dios, no se trata de dos cosas diferentes.

 

Lucas 24:49: "He aquí yo enviaré el cumplimiento de la promesa de mi Padre sobre vosotros. Pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investidos con poder de lo alto." En este pasaje Jesús llamó claramente al espíritu santo el poder de lo alto, los apóstoles fueron investidos de ese poder de Dios en Pentecostés, cuando fueron llenos del espíritu de Dios.

 

Romanos 15:13: "Y que el Dios de paz os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del espíritu santo… con potencia de señales y prodigios, en el poder del espíritu de Dios". En este pasaje el apóstol Pablo una vez más identifica el espíritu santo con el poder de Dios". El poder del espíritu santo es sencillamente el PODER DE LA ENERGIA DE DIOS. Esa energía de Dios llena de poder a los discípulos de Jesús, y nos llena también de gozo y de paz en el creer. Observe que en ninguna parte se enseña que el espíritu santo sea una tercera persona divina que sea adorada.

Jesús dijo Dios el Padre da el espíritu santo a todos aquellos que lo piden (Lc.11:9-13), es decir, Dios el Padre nos da de su poder o energía, pero no nos da una tercera persona divina.

El apóstol Pedro dijo que Dios nos regala el espíritu santo cuando nos arrepentimos y somos bautizados en el nombre de Jesucristo, para el perdón de los pecados (Hch.2:38). Dios no da a sus hijos una tercera persona divina, sino que les da de su poder o energía.

Pablo dijo que el espíritu santo es el medio por el cual adoramos a Dios el Padre (Filipenses 3:3). Por lo tanto, el espíritu no es Dios y no es una tercera persona divina que tenga que ser adorada. Aquellos iglesieros que adoran al espíritu santo sencillamente están engañados por Satanás y están practicando una adoración falsa. Jesús dijo bien claro que solo hemos de adorar al Dios Padre en espíritu y en verdad (Jn.4:23-24), nunca dijo que le tengamos que adorar a él, o al espíritu santo, y ante Jesús nos postramos con reverencia para reconocerlo como Señor o amo, pero la gloria suprema no es para Jesús, sino solo para EL DIOS PADRE:

 

"para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,  y en la tierra,  y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,  para gloria de Dios Padre." (Filp.2:10-11). Observe que Pablo no dijo por ninguna parte que la gloria suprema es para un dios trino, sino solo para la gloria del Dios PADRE, ¡la gloria que recibe Jesús no es la misma gloria que recibe el Dios supremo, el Padre!

Ahora bien, todos los iglesieros trinitarios siempre citan el pasaje de Mateo 28:19 para que creamos en su trinidad. Lo que ellos no saben es que ese pasaje es más falso que Judas, como veremos en el siguiente apartado.

 

LA FALSEDAD DE MATEO 28:19

 

En las actuales traducciones bíblicas leemos estas palabras dichas supuestamente por Jesús: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mt.28:19). Observe que en el mencionado pasaje simplemente se nombra al Padre, al Hijo y al espíritu santo, ¡¡pero NO se dice por ninguna parte que los tres sean UN SOLO DIOS!!, por lo tanto, este pasaje no sirve para apoyar la doctrina de la trinidad, simplemente menciona al Padre, al Hijo y al espíritu santo. El "nombre" indica la autoridad, es igual que cuando decimos "en el NOMBRE de la Ley", es decir, bajo el poder de la Ley.

Por lo tanto, ese texto solo menciona el PODER o la autoridad de los tres, ¡pero no que los tres sean un solo Dios!

Pero si los trinitarios aun insisten que ese texto enseña la trinidad, han de saber que ese pasaje jamás lo pronunció Jesús, sino que es una burda falsificación añadida en el siglo cuatro.

Tenemos las pruebas irrefutables para creer que ese texto de Mateo 28:19 es un pasaje apócrifo, jamás pronunciado por Jesús, sino añadido al Evangelio de Mateo siglos después, concretamente a finales del siglo 4º E.C.

Se sabe a ciencia cierta que el Evangelio de Mateo fue escrito originalmente en hebreo, ¡no en griego!, y resulta que en el texto original hebreo de Mateo no se encontraba esa fórmula bautismal.

El historiador eclesiástico Eusebio de Cesarea, del siglo 4º D.C., dijo que los discípulos del Cristo salieron en el nombre del Cristo a predicar el Evangelio, veamos lo que escribió Eusebio respecto al final del Evangelio de Mateo: "Todos los demás apóstoles fueron amenazados de muerte con innumerables maquinaciones, y fueron expulsados de Judea y se dirigieron a todas las naciones para la enseñanza del mensaje con el poder del Cristo, que les había dicho: «Id, y haced discípulos a todas las naciones».Historia Eclesiástica, Libro III, capítulo 5:2

Ese interesantísimo párrafo del historiador Eusebio de Cesarea podemos ver varias cosas:

 

1. Jesús NO dijo "en el nombre del Padre, y del Hijo y del espíritu santo", sino que dice que sus discípulos prediquen el Evangelio y hagan discípulos en todas las naciones.

 

2. Eusebio dijo bien claro en ese párrafo que esos discípulos predicaron el Evangelio CON EL PODER del Cristo, es decir, con la AUTORIDAD O NOMBRE (que es lo mismo) del propio Cristo.

 

3. Por consiguiente, es obvio que el gran Historiador de la Iglesia Eusebio de Cesarea NO CONOCÍA EL PASAJE DE "BAUTIZÁNDOLOS EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO", pues él no lo citó en ese párrafo de su libro III, lo cual indica que tal pasaje NO EXISTÍA, sino que FUE AÑADIDO AL EVANGELIO DE MATEO POR ALGUNA MANO FALSARIA MUCHO MÁS TARDE.

El libro de Hechos dice que los apóstoles bautizaban a los creyentes únicamente en el nombre de Jesús, lo cual demuestra que los apóstoles también desconocían esa fórmula "trinitaria" que hoy aparece en las diversas traducciones bíblicas. Ellos jamás bautizaron "en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo", ¡¡sino que se bautizaran únicamente en el nombre del Señor Jesús!!, he aquí las pruebas:

 

"Pedro les contestó: Arrepentíos, y bautizaos EN EL NOMBRE DE JESÚS, EL CRISTO, para perdón de vuestros pecados..." (Hch.2:38).

 

"...solo habían sido bautizados EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS, EL CRISTO "(Hch.8:16).

 

"Y mandó bautizarlos EN EL NOMBRE DE JESÚS, EL CRISTO" (Hch.10:48).

 

Si Jesús hubiera pronunciado esas palabras registradas en Mateo 28:19, ¡¡entonces resulta que sus apóstoles NO LE HICIERON CASO, SINO QUE LE DESOBEDECIERON, al bautizar ÚNICAMENTE en el nombre del Señor Jesús!!. Por consiguiente, esa versión de Mateo 28:19 que aparece en las biblias es una versión falsa y apócrifa, jamás pronunciada por Jesús, y que debió ser introducida por alguna mano fraudulenta en la traducción griega que se hizo de la versión hebrea del Evangelio de Mateo.

En definitiva, como hemos visto en este estudio bíblico, la doctrina de la trinidad es absolutamente falsa y anticristiana, y el espíritu santo tampoco es ninguna tercera persona divina. Por consiguiente, ¡la doctrina fundamental de la cristiandad apostata, el trinitarismo, es falsa!. Todos esos iglesieros trinitarios nos acusan de herejes y engañadores a nosotros los que rechazamos esa doctrina de demonios, ¡pero los herejes y engañadores son ellos!, como ha quedado demostrado en este estudio, un estudio bíblico que NADIE lo puede rebatir.

 


www.las21tesisdetito.com

 

Haga clic en el siguiente enlace para volver a la