BUSCADOR INTERNO DE ESTE SITIO WEB

 

 

Por Tito Martínez

Ampliado y terminado el 9 de diciembre de 2018

 

 

Para escuchar este libro en audio mp3:
www.las21tesisdetito.com/teologias_falsas.mp3

(Duración: 9 horas y 23 minutos)

 

 

DESCARGUE ESTE LIBRO EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO PDF PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

www.las21tesisdetito.com/teologias_falsas.pdf

 

 

SI DESEA ENTRAR EN NUESTRA ESCUELA DE DOCTRINA CRISTIANA DE TELEGRAM PINCHE EN EL ICONO DE ABAJO

 

Escuche el debate por Youtube que tuve el 10 de diciembre de 2018 con el predicador unicitario Alexander Escobar Serrato

Lo puede bajar este debate también en audio mp3 pinchando en el siguiente enlace:

http://www.las21tesisdetito.com/debate_con_serrato1.mp3

 

 

 

 

 

ÍNDICE

 

Prólogo.

1- LA MENTIRA SATÁNICA DEL UNICITARISMO DE LA IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA.

1- EL ÚNICO DIOS VERDADERO.

2- DIOS FUE MANIFESTADO EN CARNE.

3- Y EL VERBO ERA DIOS.

4- YO Y EL PADRE SOMOS UNO.

5- EL QUE ME HA VISTO A MI HA VISTO AL PADRE.

6- LA SHEMA HEBREA.

7- DIOS FUERTE, PADRE ETERNO.

8- ESTE ES EL VERDADERO DIOS Y LA VIDA ETERNA.

9- DIOS MISMO VENDRÁ Y OS SALVARÁ.

10- EN CRISTO HABITA CORPORALMENTE TODA LA PLENITUD DE LA DEIDAD.

11- EL ÚNICO Y SABIO DIOS.

12- EL CUAL SIENDO EN FORMA DE DIOS.

13- DIOS ESTABA EN CRISTO RECONCILIANDO CONSIGO AL MUNDO.

14- YO HE VENIDO EN NOMBRE DE MI PADRE.

15- DIOS ES UNO.

16- DESTRUID ESTE TEMPLO, Y EN TRES DÍAS LO LEVANTARÉ.

2- LA MENTIRA SATÁNICA DEL TRINITARISMO.

1- PRIMERA PARTE. SECCIÓN DOCTRINAL.

1. LA ENSEÑANZA DE JESUCRISTO.

2. LA ENSEÑANZA DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS.

3. LA ENSEÑANZA DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

4. PASAJES DEL NUEVO TESTAMENTO QUE SUELEN CITAR LOS TRINITARIOS.

5. EL ESPÍRITU SANTO.

 

2- SEGUNDA PARTE. SECCIÓN DE PATRÍSTICA.

1. EL CREDO NICENO.

2. EL CREDO DE ATANASIO.

3. DECLARACIONES DE ALGUNOS PADRES DE LA IGLESIA.

1. LA DIDACHÉ.

2. POLICARPO.

3. IGNACIO DE ANTIOQUIA.

4. ATENÁGORAS DE ATENAS.

5. IRENEO.

6. TEÓFILO DE ANTIOQUIA.

7. TERTULIANO.

8. ORÍGENES.

9. JUSTINO MÁRTIR.

10. GREGORIO TAUMATURGO.

3- LA MENTIRA SATÁNICA DEL ARRIANISMO.

1- LA HEREJÍA ARRIANA Y EL CONCILIO DE NICEA.

2- EL VERBO DE DIOS ES ETERNO.

3- LA SABIDURÍA PERSONIFICADA EN PROVERBIOS 8 NO ES JESUCRISTO.

4- EL PRIMOGÉNITO DE TODA LA CREACIÓN.

5- EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN DE DIOS.

6- HEBREOS 1:8-12.

7- HA DADO AL HIJO TENER VIDA EN SÍ MISMO.

8- YO VIVO POR EL PADRE.

9- JESUCRISTO SENTADO EN SU TRONO CELESTIAL.

10- ¡¡IEVE DE LOS EJÉRCITOS ES EL SEÑOR JESUCRISTO!!

1- LOS EJÉRCITOS CELESTIALES AL SERVICIO DE JESÚS.

2- JESUCRISTO ES LA VIDA ETERNA.

3- JESUCRISTO EJECUTÓ LA OBRA CREADORA.

4- ES A JESUCRISTO A QUIEN ESTAMOS ESPERANDO.

5- EL DIA DE IEVE ES EL DIA DE LA VENIDA DE JESUCRISTO.

6- ISAÍAS VIO A JESUCRISTO SENTADO EN SU TRONO EN EL CIELO.

7- LA VENIDA GLORIOSA DE IEVE SERÁ LA VENIDA DE CRISTO.

8- JESUCRISTO ES EL REY DE ISRAEL Y EL PRIMERO Y EL ULTIMO.

9- JESUCRISTO ES EL SANTO DE ISRAEL Y LA ROCA.

10- JESUCRISTO VENDRÁ CON SUS SANTOS PARA REINAR DESDE JERUSALÉN.

11- JUAN EL BAUTIZADOR PREPARÓ EL CAMINO A JESUCRISTO.

12- JESUCRISTO VENDRÁ CON RETRIBUCIÓN Y PAGO.

13- JESUCRISTO TIENE EL NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE: IEVE.

14- JESUCRISTO ES EL ETERNO "YO SOY" VISTO POR MOISÉS.

11- ¡¡JESÚS JAMÁS DEJARÁ DE REINAR!!

12- RESPUESTA A UN HEREJE ARRIANO LLAMADO ALEXANDER GELL.

13- PARA SALVARSE HAY QUE CREER QUE JESÚS ES EL HIJO DIVINO Y ETERNO DE DIOS.

 4- LA ADORACIÓN SOLAMENTE AL DIOS SUPREMO, EL PADRE: LA MONOLATRÍA.

 

 

 

 

 

Prólogo

 

En este librito voy a desenmascarar la principal herejía y doctrina de demonios enseñada por esa iglesia falsa que es la llamada “iglesia pentecostal unida”, y que es la doctrina del unicitarismo, conocida también como la doctrina de la “unicidad de Dios”.

También voy a refutar con la Biblia otras dos enseñazas satánicas y antibíblicas más, que son el trinitarismo y el arrianismo, tres conceptos teológicos falsos y anticristianos que han extraviado a la cristiandad apostata durante siglos.

En este libro voy a demostrar con la Biblia que la verdadera teología bíblica es el HENOTEÍSMO MONÓLATRA, pero esto lo veremos en el último capítulo.

Comencemos.

 

1

LA MENTIRA SATÁNICA DEL UNICITARISMO DE LA IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA

 

Esto es lo que enseña la iglesia Pentecostal unida:

 

“Jesús es el Padre Eterno hecho visible pues aparte de Él no hay ningún otro Dios. Nosotros creemos que en la consumación de todas las cosas habrá sólo un Dios, y ése es nuestro Señor Jesucristo.”

http://iglesia-pentecostal-unida.blogspot.com/2010_11_25_archive.html?m=1

 

Como puede ver, esa iglesia falsa enseña que Jesucristo es el propio Dios Padre, y que Jesús es el único Dios verdadero, no hay otro Dios sino solamente Jesucristo, según esa iglesia falsa.

Ha de saber que esa doctrina de dicha iglesia es la doctrina del ANTICRISTO, porque el apóstol Juan dijo bien claro que el anticristo es todo aquel que niega la existencia del Padre y el Hijo, es decir, de estos dos dioses, que son el Padre y el Hijo (1Juan 2:22), ya que el Padre es una persona divina, es decir, un Dios, y el Hijo de Dios es otra persona divina, es decir, otro Dios, y un Dios, y otro Dios, son, por tanto, DOS DIOSES, y los que niegan esta gran verdad biblica de los dos dioses, que son el Padre y el Hijo, tienen, por tanto, la doctrina del anticristo. Ellos están rechazando la doctrina más importante y fundamental de toda la Biblia, que es la doctrina de los dos dioses eternos, que son el Padre y el Hijo, porque como le demostraré en este libro, la Biblia JAMÁS enseña la doctrina falsa y perversa de que solo existe un Dios. El monoteísmo, o existencia de un solo Dios, es una espantosa herejía y mentira del diablo totalmente en contra de lo que enseña la Biblia, como demostraré en este libro.

Cuando esa iglesia falsa y anticristiana, que es la iglesia pentecostal unida, enseña que Jesús es el Dios Padre y el único Dios verdadero está enseñando una de las doctrinas más perversas, anticristiana y satánica que se puedan enseñar.

Esa doctrina conocida como el “unicitarismo” es absolutamente todo lo contrario de lo que enseñaron Jesucristo y sus apóstoles, como voy a demostrar seguidamente.

Esa doctrina del unicitarismo es tan falsa, perversa y diabólica como las doctrinas del trinitarismo y del arrianismo, que también desenmascararé en este librito.

Comencemos a pulverizar con la Biblia esa doctrina diabólica del unicitarismo enseñada por la iglesia pentecostal unida.

 

1- EL ÚNICO DIOS VERDADERO.

 

Esa secta falsa y diabólica, disfrazada de “cristiana”, que es la iglesia pentecostal unida, enseña que Jesús es el único Dios verdadero, pero al enseñar esa mentira diabólica ellos mismos se están poniendo totalmente en contra de la enseñanza de Jesús, el cual dijo lo siguiente:

 

Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

 

Como puede ver, Jesús jamás dijo que ese único Dios verdadero sea él mismo, sino que dijo que es el PADRE, siendo Jesús el Mesías, el enviado del Padre. Por consiguiente, cuando esa iglesia apostata y falsa enseña en su teología basura y diabólica que Jesús es el único Dios verdadero están negando totalmente la enseñanza de Jesucristo, y por lo tanto es una iglesia ANTICRISTIANA, la cual, por desgracia, ha engañado a cientos de miles de personas ignorantes de la verdadera doctrina cristiana, las cuales se han dejado engañar y robar por los líderes y falsos pastores apostatas de esa iglesia diabólica disfrazada de “cristiana”.

Observe también atentamente que ese pasaje tampoco dice que el único Dios verdadero sea un “dios trino”, sino que dicho único Dios verdadero es solamente el Padre celestial.

Ahora bien, ¿qué significan esas palabras de Jesús?. ¿Por qué Jesús dijo que el Padre es el único Dios verdadero?

Para conocer el verdadero significado de esas palabras de Jesús hemos de conocer el significado de esa palabra “único” aplicada por Jesús solamente al Dios Padre.

Jesús en ese pasaje no dijo por ninguna parte que SOLO exista un Dios verdadero. No es lo mismo decir que el Padre es un Dios único y verdadero, a decir que solo existe un Dios. La doctrina de que solo existe un Dios, es decir, el monoteísmo, es una de las mayores mentiras del diablo como demostraré en este librito.

El significado de la palabra “único” en ese pasaje lo va a entender usted muy bien poniéndole un sencillo ejemplo: si yo digo que el rey de España Felipe VI es un rey ÚNICO en el mundo, yo no estoy diciendo de ninguna manera que solo exista un rey en el mundo, lo que estoy diciendo es que dicho rey de España es único, no existe en el mundo otro rey como él, pero reconociendo la existencia de otros muchos reyes en el mundo. El rey de España es un rey único en su género, no existe otro rey como él. Exactamente el mismo significado es el que Jesús da a la palabra “único” en ese pasaje.

El Dios Padre es el ÚNICO Dios verdadero porque sencillamente ÉL ES EL DIOS SUPREMO, no existe otro Dios como el Padre, nadie se puede igualar a él en poder y autoridad, ¡¡pero sin negar la existencia de otros muchos dioses en el Universo inferiores al Padre en autoridad!!, es decir, seres poderosos, pues eso es lo que significa la palabra dioses, seres poderosos.

El Padre es el único Dios verdadero porque de él proceden todas las cosas (1Co.8:6), y porque por su voluntad existen todas las cosas y fueron creadas, por eso es que este Dios Padre es el único que es adorado (Ap.4:10-11).

Por consiguiente, observe atentamente que Jesús dijo que para tener la vida eterna tenemos que tener este conocimiento fundamental de que el Padre es el único Dios verdadero, y seguidamente tenemos que creer que Jesús es el enviado del Padre, el Mesías, el Hijo de Dios. Sin embargo, la secta diabólica de la iglesia pentecostal unida RECHAZA Y PISOTEA DE FORMA DIABÓLICA ESTE CONOCIMIENTO QUE LLEVA A LA VIDA ETERNA, pues ellos enseñan que el único Dios verdadero es Jesucristo, ya que -según ellos- Jesucristo es ese mismo Dios Padre, el único Dios verdadero, es decir, para ellos el Dios Padre y su Hijo Jesús son la misma persona divina.

Ahora bien, esos embusteros y analfabetos bíblicos no se dan cuenta que Jesús dijo bien claro en esas palabras que él es el ENVIADO DEL PADRE, ¡¡no el Padre!!. Solo un enfermo mental de alto grado podría decir que quien envía, y el enviado, son la misma persona. Eso es tan falso y estúpido como si usted envía a su hijo a algún país, y entonces dicen que su hijo y usted son la misma persona. Solo un enfermo mental diría que usted y su hijo son la misma persona.

Para tener la vida eterna hemos de creer que el Padre es el Dios supremo, el único Dios verdadero, ningún otro Dios se puede igualar al Padre celestial, y seguidamente creer que Jesús es el Mesías, el enviado del Padre, el Hijo de Dios, al cual también se le da el título de Dios (poderoso) como demostraré en este librito. La falsa iglesia pentecostal unida niega esto.

Los que enseñan la mentira diabólica del trinitarismo dicen, sin embargo, que ese único Dios verdadero es el Padre, el Hijo y el espíritu santo, sin embargo, en ese pasaje Jesús no estaba hablando de ningún falso dios trino, sino que dijo bien claro que el único Dios verdadero es el PADRE, siendo Jesús el Mesías, el enviado del Padre, pero esa espantosa mentira del trinitarismo la refutaré en el segundo capítulo de este libro.

 

2- DIOS FUE MANIFESTADO EN CARNE.

 

Otro argumento falso esgrimido por la iglesia pentecostal unida para enseñar la mentira diabólica de que Jesús es el Dios Padre es el siguiente pasaje del apóstol Pablo:

 

1Ti 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:

Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.” (Versión Reina Valera 1960).

 

Como puede ver, esa versión Reina Valera dice que Dios fue manifestado en carne. La iglesia pentecostal unida dice que ese Dios que vino en carne fue el Padre celestial, sin embargo, veamos como miente esa secta diabólica y perversa:

Resulta que la palabra “Dios” ha sido añadida a esa versión Reina Valera, ya que no se encuentra en ninguno de los mejores y más antiguos manuscritos griegos de ese pasaje. Veamos lo que dice el famoso Comentario bíblico Jamieson-Fausset-Brown:

 

grande es el misterio de piedad: (es decir) EL QUE (así leen los manuscritos y versiones más antiguos en vez de “Dios”) fué manifestado en carne, (el que) fué justificado en el Espíritu”.

 

Y ahora veamos el texto griego de ese pasaje, para confirmarlo:

 

(IntEspWH+) και 2532:CONJ y ομολογουμενως 3672:ADV indiscutiblemente μεγα 3173:A-NSN grande εστιν 1510:V-PAI-3S es το 3588:T-NSN el της 3588:T-GSF de el ευσεβειας 2150:N-GSF bien-reverenciar μυστηριον 3466:N-NSN misterio ος 3739:R-NSM Quien εφανερωθη 5319:V-API-3S fue hecho manifiesto εν 1722:PREP en σαρκι 4561:N-DSF carne εδικαιωθη 1344:V-API-3S fue declarado recto εν 1722:PREP en πνευματι 4151:N-DSN espíritu ωφθη 3708:V-API-3S fue visto αγγελοις 32:N-DPM a mensajeros εκηρυχθη 2784:V-API-3S fue proclamado εν 1722:PREP en εθνεσιν 1484:N-DPN naciones επιστευθη 4100:V-API-3S fue creído εν 1722:PREP en κοσμω 2889:N-DSM mundo ανελημφθη 353:V-API-3S fue tomado hacia arriba εν 1722:PREP en δοξη 1391:N-DSF esplendor

 

Como puede ver, el texto griego tampoco dice por ninguna parte que Dios fue manifestado en carne.

Por lo tanto, ¿quién fue el que se manifestó o vino en carne?. Pues vamos a comprobarlo:

 

Jua 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

 

Como puede ver, el texto dice que fue EL VERBO, no el Dios Padre, quien se hizo carne.

Veamos ahora quien es ese Verbo que se hizo carne:

 

Jn 4:2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

1Jn 4:3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

2Jn 1:7 Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo.

 

Ahí lo tiene bien claro, QUIEN SE MANIFESTÓ EN CARNE FUE SOLAMENTE EL SEÑOR JESUCRISTO, EL VERBO DE DIOS. Nunca dice la Biblia que fuera el Dios supremo, el Padre, quien vino en carne. La doctrina de que el Dios Padre se hizo carne es una de las mayores doctrinas de demonios.

La secta diabólica y falsa de la iglesia pentecostal unida responde a este argumento diciendo que Jesús, el Verbo de Dios, es el propio Dios Padre, porque en Juan 1:1 se dice: Y EL VERBO ERA DIOS, y de ahí sacan la burrada anticristiana de que este Verbo, que es Jesús, es el Dios Padre que vino en carne a la tierra. Veamos como mienten esos engañadores y analfabetos bíblicos de dicha secta falsa, lo vamos a ver en el siguiente apartado.

 

3- Y EL VERBO ERA DIOS.

 

En casi todas las versiones bíblicas ese tremendo pasaje de Juan 1:1 ha sido falsificado de la forma más diabólica, para hacer creer a los ignorantes de la verdadera doctrina cristiana que ese pasaje habla de un solo Dios, o incluso los trinitarios dicen también la burrada de que ese pasaje menciona a un “dios trino”. En esas versiones falsas lo han vertido ese texto de la siguiente manera:

 

Jua 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. (Reina Valera de 1960)

 

Como puede ver, ese pasaje no habla por ninguna parte de un falso dios trino, y tampoco habla de un solo Dios, sino que habla de DOS PERSONAS DIVINAS O DIOSES, que son el Padre y el Hijo. Esto lo vamos a comprobar leyendo el texto griego de ese pasaje, para que vea como le han engañado los unicitarios y los trinitarios:

 

(IntEspWH+) εν 1722:PREP En αρχη 746:N-DSF principio ην 1510:V-IAI-3S era ο 3588:T-NSM la λογος 3056:N-NSM Palabra και 2532:CONJ y ο 3588:T-NSM la λογος 3056:N-NSM Palabra ην 1510:V-IAI-3S era προς 4314:PREP hacia τον 3588:T-ASM a el θεον 2316:N-ASM Dios και 2532:CONJ y θεος 2316:N-NSM dios ην 1510:V-IAI-3S era ο 3588:T-NSM la λογος 3056:N-NSM Palabra

 

Ahí lo tiene. Observe que el primer Dios tiene artículo (el), y el segundo Dios, que es el Verbo, no tiene artículo. Es decir, la traducción verdadera y correcta de Juan 1:1 es la siguiente:

 

EN EL PRINCIPIO ERA EL VERBO, Y EL VERBO ESTABA CON EL DIOS, Y EL VERBO ERA DIOS.

 

El pasaje hace una clara diferencia entre el Dios, y Dios. El primer Dios obviamente es el Padre celestial, el Dios supremo, y el segundo Dios es el Verbo, Jesucristo, el cual estaba CON EL DIOS, ¡¡y si el Verbo estaba CON el Dios Padre, entonces el Verbo no es el Dios Padre!!, ya que quien está con otro no puede ser ese otro, sino que son DOS PERSONAS DIVINAS, o lo que es lo mismo, DOS DIOSES. Juan 1:1 de ninguna manera habla de un solo Dios (monoteísmo), ni tampoco habla de un falso dios trino (trinitarismo), sino que habla claramente de DOS DIOSES, que son el Padre y el Hijo. Sin embargo, los traductores trinitarios y monoteístas de Juan 1:1 lo que hicieron es BORRAR EL ARTICULO “EL” en sus traducciones falsas, para engañar y hacer creer a los ignorantes que Juan 1:1 habla de un solo Dios, cuando resulta que el pasaje está mencionando bien claro a los DOS dioses, el primer Dios es el Padre, con el artículo, y el segundo Dios es el Verbo, sin el artículo.

La enseñanza de Juan 1:1 es bien sencilla: en el principio ya existía el Verbo, es decir, el Señor Jesucristo. El jamás fue creado por Dios en el principio, sino que él es eterno, pues ya existía en el principio. Si el Verbo de Dios, que es Jesucristo, hubiera sido creado por Dios en el principio, o hubiera sido engendrado por Dios en el cielo en el principio, entonces ese pasaje diría lo siguiente: “en el principio DIOS CREÓ el Verbo”, o “en el principio Dios ENGENDRÓ el Verbo”, sin embargo, el pasaje de Juan dice que en el principio ya existía el Verbo.

Por consiguiente, este tremendo pasaje destroza totalmente la herejía satánica arriana, la cual niega la eternidad y divinidad del Señor Jesucristo.

Seguidamente el pasaje dice que el Verbo ESTABA CON EL DIOS, es decir, Jesucristo estaba con el Dios Padre, lo cual está en total armonía con lo que dijo Jesús en Juan 17:5, cuando afirmó que él ya estaba con el Padre en el cielo desde antes de la fundación del mundo, indicando así su preexistencia divina y su eternidad.

Por consiguiente, lo que enseña Juan 1:1 es que el Verbo, que es Jesucristo, ES UN DIOS (UN PODEROSO) DIFERENTE AL DIOS (PODEROSO) SUPREMO, EL PADRE, de ninguna manera dice que los dos sean el mismo Dios, ni tampoco dice que Dios sea trino, el texto dice simplemente que el Padre es EL Dios, y Jesucristo, el Verbo, es Dios, es decir, un ser poderoso diferente al Dios supremo, el Padre, ya que la palabra “Dios” significa simplemente poderoso, lo mismo que la palabra hebrea Elohim, que significa poderoso o poderosos, según el contexto donde se encuentre esa palabra.

Por consiguiente, la secta diabólica de la iglesia pentecostal unida, así como todas las sectas trinitarias, están basando las herejías del unicitarismo y del trinitarismo en una falsa traducción de Juan 1:1. Lo que enseña Juan 1:1 es sencillamente el HENOTEÍSMO, ya que menciona bien claro a un Dios supremo y único, que es el Padre, el Dios, y seguidamente menciona a un segundo Dios inferior al Padre, que es el Verbo, Jesucristo, ¡¡pero inferior en AUTORIDAD!!, no en eternidad, ni en naturaleza divina, ya que ambas personas divinas o dioses, el Padre y el Hijo, son eternos, y ambos tienen la misma naturaleza divina. Juan 1:1 da un golpe mortal a las satánicas doctrinas del unicitarismo, del trinitarismo, y del arrianismo, y revela la verdadera teología bíblica, que es el HENOTEÍSMO.

 

4- YO Y EL PADRE SOMOS UNO.

 

Otro pasaje bíblico citado por la secta falsa de la iglesia pentecostal unida, para engañar a millones de personas con la mentira de que el Padre y el Hijo son la misma persona divina, es el pasaje de Juan 10:30, un pasaje que vamos a leer y a estudiar pero juntamente con su contexto:

 

Jua 10:29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Jua 10:30 Yo y el Padre uno somos.

Jua 10:31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

Jua 10:32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?

Jua 10:33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

 

Analicemos el pasaje:

 

a) En el verso 29 Jesús dijo bien claro que EL PADRE ES MAYOR QUE TODOS, es decir, que el Padre es el Dios supremo, no hay otro Dios como el Padre, él es superior o mayor a todos los seres humanos y seres divinos que hay en el universo.

Observe que Jesús jamás dijo que él, Jesús, sea mayor que todos, y tampoco dijo que un Dios trino sea mayor que todos, sino que ese Dios supremo es SOLAMENTE EL PADRE, nadie más.

 

b) En el verso 30 Jesús dijo que él y el Padre son UNO. Observe que Jesús no dijo por ninguna parte que él y el Padre sean un solo Dios, sino que AMBOS SON UNO.

Ahora bien, ¿y a qué tipo de unidad se refería Jesús?, pues esto lo vamos a saber leyendo estas otras palabras de Jesús y del apóstol Pablo:

 

Jua 17:11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.

Jua 17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

Jua 17:23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

 

1Co 1:10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

 

Ahí tiene esas palabras de Jesús y de Pablo donde se dice bien claro a qué tipo de unidad se refería Jesús.

Cuando Jesús dijo que él y el Padre son uno, se refería a una unidad de MENTE, PROPÒSITO Y PARECER.

Jesús oró al Padre y le pidió que todos sus discípulos, su Iglesia, seamos uno, de la misma manera que él y el Padre son uno, pero de ninguna manera quiso decir Jesús que todos nosotros seremos un solo Dios, ni que los cristianos formaremos parte de una trinidad divina, sino que esa unidad mencionada por Jesús y por Pablo es una unidad perfecta de mente, propósito y parecer, es exactamente la misma unidad que Pablo pidió a los cristianos de Corinto, para que todos hablaran una misma cosa, sin divisiones en facciones o grupos, sino perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer, ¡¡esa misma unidad es la que tienen el Padre y el Hijo!!.

Estas dos personas divinas o dioses, que son el padre y el Hijo, no piensan diferente el uno y el otro, ni tienen doctrinas diferentes, sino que ambos dioses piensan igual y tienen el mismo parecer y la misma enseñanza.

Jesús jamás enseñó esa burrada espantosa y blasfema de que él sea el Dios Padre, sino que dijo que él y el Padre tienen una perfecta unidad de mente y de parecer, la misma unidad que un día la Iglesia de Cristo tendrá cuando él venga en gloria, entonces todos los cristianos verdaderos tendremos una misma doctrina y un mismo parecer.

 

c) En el verso 33 leemos que los judíos se cabrearon cuando oyeron esas palabras de Jesús, y tomaron piedras para lanzárselas, pues dijeron que “tú, siendo hombre, te haces Dios.”

Ese pasaje les encanta a los herejes unicitarios, ya que ellos creen ver ahí la doctrina de que Jesús dijo ser el Dios Padre, pero observe que JESÚS EN ESE PASAJE NO DIJO POR NINGUNA PARTE QUE ÉL SEA EL DIOS PADRE, lo que dijeron esos judíos es que Jesús, siendo un hombre, se hacía Dios, es decir, se hacía un ser PODEROSO, pues eso es lo que significa la palabra “Dios”. Jesús por supuesto que decía ser un ser poderoso, ya que el dijo ser el Hijo de Dios, y sus milagros y señales demostraban que él era dicho Hijo poderoso de Dios, es decir, un Dios, pero Jesús JAMÁS dijo esa espantosa blasfemia de que él fuera el Dios Padre, al contrario, él dijo bien claro que el Padre es MAYOR QUE TODOS, y Jesús es el enviado del Padre, el Mesías e Hijo de Dios (Jn.17:3). En realidad esa secta diabólica de la iglesia pentecostal unida está enseñando que Jesús es el ser mas mentiroso y blasfemo de todos, ya que ellos dicen que Jesús decía ser el Dios Padre, algo que es totalmente falso y satánico, como ya he demostrado en este librito. Jesús dijo ser EL HIJO DE DIOS (Jn.10:36), ¡¡pero nunca dijo ser el Dios supremo, el Padre celestial!!.

 

5- EL QUE ME HA VISTO A MI HA VISTO AL PADRE

 

Otro pasaje bíblico que la secta pentecostal unida siempre utiliza para engañar al mundo diciendo la mentira que Jesús es el Dios Padre son estas palabras de Jesús:

 

Jua 14:8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

Jua 14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Jua 14:10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

Jua 14:11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

 

Como puede ver, Jesús le dijo a Felipe que quien le veía a él, veía al Padre, y entonces esa iglesia falsa y perversa enseña que Jesús es el Dios Padre.

Dicho argumento es de una falsedad y estupidez descomunal.

Observe atentamente que Jesús estaba mencionando a DOS, al Padre y a él. Jesús dijo que él estaba en el Padre, y el Padre en él, pero en ningún momento Jesús dijo que él fuera el Padre.

¿Por qué dijo Jesús que quien le veía a él estaba viendo al Padre? La respuesta es muy sencilla: porque Jesús es LA IMAGEN DEL DIOS PADRE, tal como dijo el apóstol Pablo:

 

2Co 4:4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Col 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

 

Jesucristo es sencillamente la imagen del Dios Padre, pero no es el Dios Padre. Esto es como si usted ve una imagen o retrato del presidente de su país, esa imagen no es el presidente de su país, sino una imagen de él. Igualmente Jesús es la imagen del Dios Padre porque él tiene las mismas cualidades y características del Dios Padre, pero sin ser el Dios Padre. Esto es como si yo veo a un señor y digo que él es la viva imagen de su padre, porque se parece a su padre y tiene el carácter de su padre, sin embargo, él no es su padre, sino que son dos personas diferentes. Lo mismo sucede con Jesús, él es la viva imagen del Dios supremo e invisible, que es el Padre, pero Jesús no es el Dios Padre, sino el HIJO del Dios Padre. Solo una persona realmente enferma mental podría decir que el Hijo y el Padre son la misma persona.

Los falsos pastores unicitarios de la iglesia pentecostal unida realmente han perdido completamente el juicio y se han convertido en personas enfermas mentales al enseñar esa mentira diabólica de que Jesús es el Dios Padre.

Jesús dijo que él estaba en el Padre, y el Padre en él. ¿Qué significan esas palabras?. El significado es muy sencillo: la palabra “en” significa también “en unión con”, la palabra que ha sido traducida por “en” es la palabra griega ev, que significa lo siguiente según la concordancia de Strong:

 

G1722

 ἐν en; prep. prim. denotando posición (fija) (en lugar, tiempo o estado), y (por impl.) instrumentalidad (como medio o constructivamente), i.e. relación de reposo (intermedior entre G1519 y G1537); «ena, sobre, por, etc.:-exhortación, interior, bajo, oscuramente, potente.

 

Es decir, lo que dijo Jesús es que él estaba en unión con el Padre, estaba unido al Padre, y el Padre estaba unido a su Hijo, simplemente Jesús estaba hablando de la unidad de pensamiento y de propósito que existe entre él y el Padre, ¡¡pero de ninguna manera estaba diciendo que él fuera el Dios Padre!!. La doctrina unicitaria de que el Hijo es el Padre es una de las mayores blasfemias y mentiras que los mayores mentirosos y falsos maestros puedan enseñar.

Jesús jamás se igualó al Dios Padre, sino que siempre dijo que el Padre es SU DIOS (Jn.20:17, Ap.3:12), y que el Padre es MAYOR que él en autoridad (Jn.10:29, 14:28). Por eso es que los apóstoles Pablo y Pedro enseñaban también que el Padre es el Dios de Jesucristo, es decir, el Padre es mayor que Cristo en autoridad (Ro.15:6, 2Co.1:3, 11:31, Efe.1:3,17, 1Pe.1:3).

El Padre es la CABEZA de Cristo, es decir, el jefe de Cristo, tiene autoridad sobre Jesucristo (1Co.11:3).

Todos esos pasajes biblicos son de una importancia crucial, y destrozan totalmente la mentira satánica del unicitarismo, ya que si el Padre es el Dios de Jesucristo y es la cabeza o jefe de Cristo entonces el Padre no es Cristo. La doctrina de esa iglesia pentecostal unida es simplemente una burda doctrina de demonios enseñada por los apostatas de la fe, unos apostatas que ya predijo el apóstol Pablo (1Tm.4:1), y aquellos ignorantes que creen y enseñan esa doctrina de demonios después de haber conocido la verdadera doctrina, entonces se condenarán en el fuego:

 

Heb 10:26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,

Heb 10:27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

 

6- LA SHEMA HEBREA

 

Otro de los pasajes bíblicos utilizados por la secta pentecostal unida para enseñar la mentira diabólica de que Jesucristo es el único Dios verdadero es la famosa Shema hebrea, que dice lo siguiente:

 

Deu 6:4 Oye, Israel: IEVE nuestro Dios, IEVE uno es.

 

La secta falsa de la iglesia pentecostal unida enseña que ese Dios único es solamente Jesucristo. Veamos como mienten esos apostatas de la fe.

He ido a la Enciclopedia Biblica Electrónica, la e-Sword, y en la sección de la Concordancia de Strong leemos lo siguiente:

 

H430

 אֱלֹהִים elojím; plur. de 433; dioses en el sentido ordinario; pero espec. que se usa (en plur. así, espec. con el art.) del Dios supremo;

 

H259

 אֶחַד ekjád; numeral de 258; prop. unido, i.e. uno; o (como ord.) primero:-cada (uno), ciento, común, once, primero, solo, todo, undécimo, único, unir, uno, (una) vez.

 

Ahí lo tiene bien claro. La palabra hebrea que ha sido traducida por Dios es elohim, y la Concordancia de Strong dice que ese Dios único se está refiriendo AL DIOS SUPREMO, y ya he demostrado más arriba que ese Dios supremo es solamente el PADRE celestial, no el Señor Jesucristo.

La palabra hebrea que ha sido traducida por “uno” es ekjád, que significa uno o único. Es decir, lo que dice la Shemá hebrea sencillamente es que ese Dios supremo se refiere solamente al PADRE, y este Dios Padre es único, NO EXISTE OTRO Dios como él, pues él es el Dios supremo. Y esto está en total armonía con las palabras de Jesucristo y del apóstol Pablo. Jesús dijo que este Dios verdadero, supremo y único es EL PADRE (Jn.17:3), y el apóstol Pablo dijo lo mismo, que este Dios único es solamente el Padre, vamos a leerlo:

 

1Co 8:4 Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que HAY UN DIOS ÚNICO.

1Co 8:5 Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como de hecho hay muchos dioses y muchos señores),

1Co 8:6 para nosotros, sin embargo, HAY UN DIOS PADRE, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

 

Como puede ver, Pablo dijo que tenemos un Dios único, y ese Dios único es el PADRE, no Jesucristo. Ya vimos más arriba que el hecho de que el Padre sea un Dios único no significa que no existan más dioses inferiores al Padre, estos dioses inferiores al Padre son los hijos de Dios (Sal.82:1, 6), por eso es que este Dios único y supremo, que es el Padre, es el Dios DE DIOSES y el Señor de señores (Dt.10:17), estos dioses son los hijos de Dios, de ninguna manera se refiere a los dioses falsos del paganismo, ya que el Dios Padre no es el Dios de los dioses falsos, sino el Dios de sus hijos.

En muchas versiones biblicas los traductores han falsificado esas palabras de Pablo en 1Co.8:4-6 introduciendo la palabra “solo”, que no se encuentra en ningún manuscrito griego de ese pasaje, para engañar y hacer creer a los ignorantes de la verdadera doctrina que solo existe un Dios, el Padre, sin embargo, eso no fue lo que dijo Pablo, lo que él dijo sencillamente es que el Padre es un Dios ÚNICO, ya que él es el Dios supremo, no existe otro Dios supremo como el Padre, pero sin negar la existencia de otros muchos dioses inferiores al Padre, y esos dioses (poderosos) subordinados al Padre son los hijos de Dios, sean los hijos de Dios celestiales (los ángeles) o los hijos de Dios humanos.

Por consiguiente, como puede ver, ni la Shemá hebrea, ni Jesucristo, ni el apóstol Pablo, enseñaron jamás que ese Dios verdadero, único y supremo sea Jesucristo, sino que es solamente el Padre celestial, y Jesús dijo bien claro que para tener la vida eterna tenemos que tener este conocimiento del Padre como el único Dios verdadero, y de Jesucristo como el enviado del Padre, el Mesías. el Hijo de Dios (Jn.17:3). Si usted rechaza este conocimiento doctrinal, entonces jamás se podrá salvar, por eso es que Satanás introdujo esa espantosa mentira del unicitarismo en esa iglesia falsa y apostata pentecostal unida, para poder así engañar a millones de falsos cristianos haciéndoles creer en la mentira perversa de que Jesucristo es el único Dios verdadero, y de esta manera el diablo consigue que muchos apostatas se condenen al final.

 

7- DIOS FUERTE, PADRE ETERNO

 

Otro de los pasajes bíblicos utilizados por la secta pentecostal unida para enseñar la mentira diabólica de que Jesucristo es el único Dios verdadero es el famoso pasaje de Isaías 9:6, que dice lo siguiente:

 

Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

 

La diabólica secta pentecostal unida enseña que Jesús es el Padre celestial porque en ese pasaje de Isaías se dice que el Mesías, que es Jesús, sería llamado DIOS fuerte, PADRE eterno.

La palabra hebrea traducida por “Dios” es elohim, y significa sencillamente poderoso, es decir, lo que dijo Isaías es que el el Mesías sería un ser poderoso, un Dios, y además también sería un Padre eterno. Ahora bien, el hecho de que a Jesucristo se le pueda llamar Padre eterno, eso de ninguna manera significa que él sea el Dios supremo, el Padre celestial, ya que a Abraham también en la Biblia se le llama el Padre de todos los creyentes, y Abraham no es el Padre supremo (Ro.4:11, 16). Por lo tanto, el hecho de que a Jesús se le llame Padre, eso no significa que él sea el Dios Padre supremo.

Jesús llamó a sus discípulos “hijitos” (Jn.13:33, 21:5), indicando así que Jesús también es un Padre espiritual para sus discípulos, pero eso de ninguna manera significa que Jesús estuviera diciendo que él es el Padre supremo, el Padre celestial. Jesús es sencillamente el SEGUNDO PADRE, ya que el Dios Padre es nuestro Padre supremo, y Jesús es el segundo Padre, subordinado al Padre supremo.

Isaías 9:6 también dice que el Mesías es eterno, nunca fue creado, lo cual está en total armonía con Juan 1:1 y Hebreos 1:6, donde se dice bien claro que el trono de Cristo, que está en el cielo, es ETERNO, demostrando así que el Hijo de Dios es eterno, nunca fue creado por Dios, sino que él ya existía en el principio.

Por consiguiente, la iglesia pentecostal unida miente descaradamente, y da una interpretación de Isaías 9:6 absolutamente falsa, retorcida y perversa, para así poder engañar a los ignorantes de la verdadera doctrina cristiana.

El Señor Jesucristo es un ser poderoso, es decir, un Dios, el es eterno, igual que el Padre celestial, y este Dios o poderoso está subordinado a un Dios o poderoso supremo, que es el Padre celestial, el único Dios verdadero (Jn.1:1,17:3, Heb.1:8-9, Ap.3:12). Esa es la clara y sencilla enseñanza verdadera de la Biblia, la cual es rechazada por todos los herejes unicitarios, trinitarios y arrianos.

La doctrina perversa de que Jesucristo es el mismo Dios supremo, el Padre, es de una locura total, y solo personas desquiciadas mentales la pueden enseñar. Esa doctrina de demonios es la doctrina del anticristo, ya que ellos niegan la existencia de estas dos personas divinas o dioses que son el Padre y el Hijo (1Jn.2:22).

Fue el Dios supremo, el Padre celestial, quien envió a su Hijo a la tierra (Jn.3:16, etc.). Si Jesús fuera ese Dios Padre, entonces resulta que Jesús se habría enviado a sí mismo a la tierra, lo cual es una locura y una mentira satánica espectacular.

Si Jesús fuera el Dios Padre, entonces el pasaje de Apocalipsis 5:1-7 sería una burla grotesca, ya que ese pasaje habla de un Dios único y supremo sentado en su trono en el cielo, y que es el Padre, y seguidamente dice que el Cordero, Jesucristo, se acerca a ese Dios sentado en su trono y toma de su mano derecha el libro sellado con los siete sellos. Si Jesús fuera el Dios Padre, entonces ese pasaje sería falso, ya que Jesús no puede acercarse a Jesús para tomar de su mano derecha el libro sellado con los siete sellos. Solo una persona demente y endemoniada puede enseñar esa espantosa herejía de que Jesucristo, el Cordero, es el Dios único y supremo.

Si Jesús fuera el Dios Padre, entonces el cielo hubiera estado sin el Dios Padre cuando Jesús estuvo en la tierra, pero resulta que Jesús oraba a su Padre celestial, y dijo bien claro que el Padre ESTÁ EN EL CIELO (Mt.6:9).

Si Jesús fuera el Padre celestial, entonces Jesús sería un enfermo mental que se oraba a sí mismo cuando oraba al Padre celestial.

En fin, la doctrina unicitaria de esa secta satánica que es la iglesia pentecostal unida es una de las mayores doctrinas de demonios y mentiras enseñadas por los apostatas de la fe, y solo personas con nulo conocimiento bíblico, o enfermas de la cabeza, la pueden creer y enseñar. La verdadera teología bíblica no es el unicitarismo, ni el trinitarismo, ni el arrianismo, sino el HENOTEISMO MONÓLATRA, tal como estoy demostrando en este librito, y el henoteísmo monólatra es sencillamente la creencia en un Dios supremo y único, que es el Padre celestial, y solo a este Dios Padre se le adora en la Biblia, y la existencia de otros muchos dioses en el cielo y en la tierra, inferiores al Padre, y que son los hijos de Dios.

 

8- ESTE ES EL VERDADERO DIOS Y LA VIDA ETERNA

 

Otro de los pasajes biblicos utilizados por la secta pentecostal unida para enseñar la mentira diabólica de que Jesucristo es el único Dios verdadero es el famoso pasaje de 1Juan 5:20, que dice lo siguiente en la versión Reina Valera:

 

Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

 

Según la secta pentecostal unida, y según también muchos trinitarios, ese Dios verdadero es solamente Jesucristo. Veamos como mienten ambos, ponga mucha atención porque va a conocer la verdadera interpretación de ese pasaje:

Entre usted en primer lugar en este sitio web: http://www.biblegateway.com/passage/?search=1JOHN%205&version=42;61

Y ahí podrá leer esto:

 

 

 

 

 

“También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con[b] su Hijo Jesucristo. Éste es el Dios verdadero y la vida eterna.!

 

Como puede ver, en la palabra “con” hay una nota con la letra [b], que dice lo siguiente:

 

“1 Juan 5:20 con. Alt. por medio de.”, es decir, ¡¡resulta que hay una lectura o traducción alternativa de ese pasaje!!, que es la correcta, y que se lee así: “POR MEDIO DE”.

Esto significa que la lectura correcta de 1Juan 5:20 sería esta:

 

“Y estamos con el Verdadero, POR MEDIO DE su Hijo Jesucristo. Éste es el Dios verdadero y la vida eterna.”

 

Por lo tanto, esto significa que Jesús no es ese Dios verdadero, ¡sino solo el Dios Padre!. Es decir, estamos con el Dios verdadero POR MEDIO DE SU HIJO JESÚS, si estamos unidos a Jesús, entonces estamos unidos también con el Dios verdadero, que es el Padre. Jesús es sencillamentAe el MEDIADOR, el cual nos une con el Dios Padre, el Dios verdadero.

Observe también como 1Juan 5:18-20 está hablando de dos personas: el Padre y el Hijo, y dice que Jesús ha venido para DARNOS A CONOCER AL DIOS VERDADERO. Ahora bien, leamos lo que dice Juan 1:18, 17:26:

 

“A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.”

“Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.”

 

Ahí lo tiene bien claro. En esos pasajes se dice que Jesús NOS HA DADO A CONOCER AL DIOS PADRE, el cual es el único Dios verdadero (Jn.17:3), por lo tanto, ¡ese verdadero Dios de 1Juan 5:20 SOLO PUEDE SER EL DIOS SUPREMO, EL PADRE, nadie más, ya que fue al Padre a quien Jesús dio a conocer.

El pasaje de 1Juan 5:20 termina diciendo: Este es el verdadero Dios y la vida eterna”.

Millones de llamados “cristianos” han sido engañados, les han hecho creer que ese “Este” se refiere a la persona mencionada anteriormente, es decir, a Jesucristo, pero eso es un gran error, por dos razones:

 

a) Porque anteriormente Juan ha dicho bien claro que Jesús vino para darnos a conocer al Dios verdadero, y ya hemos visto que ese único Dios verdadero es el Padre, ya que Jesús vino para darnos a conocer el Padre, por lo tanto, Juan al final de la frase no iba a decir otra cosa totalmente diferente, contradiciéndose a sí mismo.

 

b) El hecho de que la palabra “Este” aparezca justo después de la palabra “Jesucristo” esto no significa que ese “Este” se refiera a Jesucristo, y pondré varios ejemplos tomados del Nuevo Testamento donde se demuestra esto de forma clara:

 

“Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús. Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo.” (Mt.27:57-58).

 

Como podemos ver, la palabra “Este” está justo después de Jesús, sin embargo, no fue Jesús quien pidió a Pilato el cuerpo de Jesús, sino que fue José de Arimatea quien pidió a Pilato el cuerpo muerto de Jesús.

 

“Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús. Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, Jesucristo) (Jn.1:40-41).

 

En este pasaje aparece una vez más la palabra “Este” justo después de la palabra Jesús, sin embargo, no se está refiriendo a Jesús, sino a Andrés.

 

Y había en Capernaum un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo. Este, cuando oyó que Jesús había llegado de Judea a Galilea, vino a él y le rogó que descendiese y sanase a su hijo, que estaba a punto de morir.” (Jn.4:46-47)

 

En este pasaje vemos la palabra “Este” justo después del hijo que estaba enfermo, sin embargo, no fue el hijo enfermo quien fue a Jesús, sino que fue el oficial del rey.

 

"hasta que se levantó en Egipto otro rey que no conocía a José. Este rey, usando de astucia con nuestro pueblo, maltrató a nuestros padres, a fin de que expusiesen a la muerte a sus niños, para que no se propagasen." (Hch.7:18-19).

 

Como puede ver, en ese pasaje también aparece la palabra “Este”, justo después del nombre de José, pero ese pasaje no está diciendo que ese rey astuto de Egipto, y que maltrató a Israel, fuera José, sino que ese “Este” se está refiriendo al rey de Egipto, el Faraón. También ha de saber que la palabra “rey” no aparece en el texto griego, como puede comprobar cualquiera que lea una traducción interlineal griega-española, sino que fue añadida por los traductores.

 

“A este Moisés, a quien habían rechazado, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez?, a éste lo envió Dios como gobernante y libertador por mano del ángel que se le apareció en la zarza. Este los sacó, habiendo hecho prodigios y señales en tierra de Egipto, y en el Mar Rojo, y en el desierto por cuarenta años” (Hch.7:35-36).

 

Aquí la palabra “Este” aparece justo después del ángel que se le apareció a Moisés en la zarza, sin embargo, quien hizo los prodigios y señales en la tierra de Egipto no fue el ángel, sino Moisés.

 

“y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo, ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.” (1Jn.4:3).

 

Aquí vemos que la palabra “este” aparece justo después de la palabra “Dios”, sin embargo, no se está refiriendo a Dios, sino al espíritu del anticristo.

 

Por lo tanto, cuando en 1Juan 5:20 leemos esto: “…en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.” La palabra “Este” NO SE ESTÁ REFIRIENDO A JESÚS, sino que se está refiriendo al único Dios verdadero, y ya demostré más arriba que este Dios verdadero es solamente el Padre, ya que Jesús nos dio a conocer a este Dios verdadero, el Padre (Jn.1:18). La doctrina de que “Este” se está refiriendo a Jesús no se sustenta, es una doctrina falsa y engañosa, ya que, como he demostrado con algunos ejemplos, no siempre la palabra “este” se refiere a la persona mencionada inmediatamente antes.

Como puede ver, es DIOS EL PADRE quien nos da la vida eterna, pero él la da a través de su Hijo.

Por lo tanto, el verdadero Dios y la vida eterna mencionado en 1Juan 5:20 solo puede ser el Padre celestial, lo cual armoniza perfectamente con lo que Jesús dijo en Juan 17:3, cuando afirmó que la vida eterna consiste en que conozcamos al Padre como el ÚNICO DIOS VERDADERO, Y A JESUCRISTO COMO SU ENVIADO.

Por lo tanto, la vida eterna consiste en conocer a DOS personas divinas: el Padre y el Hijo. El Dios Padre es el único Dios verdadero porque sencillamente el Padre es el ORIGEN de todas las cosas, de él proceden todas las cosas, tal como dijo Pablo en 1Corintios 8:6, mientras que Jesús es el DIOS UNIGÉNITO (Jn.1:18), el Dios fuerte (Is.9:6), por MEDIO del cual son todas las cosas. Creyendo en esto, entonces podemos adquirir la vida eterna, la cual recibiremos en el siglo venidero, es decir, cuando Jesús venga en gloria, y seamos transformado de mortal a inmortalidad (Lc.18:30, Mat.25:34, 46, 1Co.15:23, 50-54, 1Ts.4:15-17).

Jesús no es el origen de todas las cosas, es decir, él no es el Creador SUPREMO del Universo, sino el MEDIO que el Padre utilizó para crear el Universo (Jn.1:3, 10, 1Co.8:6, Col.1:15-17, Heb.1:1-2), y por eso es que el Evangelio nunca dice que Jesús es el Dios verdadero, no porque él sea un dios falso, sino porque Jesús no es la fuente o el origen de la creación, sino solo el MEDIO que el Padre utilizó para crear el Universo.

Seguidamente voy a hacer un sencillo análisis gramatical de 1Juan 5:20, y para ello he utilizado la Enciclopedia bíblica electrónica e-Sword.

En el Interlineal Griego-Español se vierte 1Juan 5:20 de la siguiente manera:

 

οιδαμεν 1492:V-RAI-1P Hemos sabido δε 1161:CONJ pero οτι 3754:CONJ que ο 3588:T-NSM el υιος 5207:N-NSM Hijo του 3588:T-GSM de el θεου 2316:N-GSM Dios ηκει 2240:V-PAI-3S ha venido και 2532:CONJ y δεδωκεν 1325:V-RAI-3S ha dado ημιν 1473:P-1DP a nosotros διανοιαν 1271:N-ASF percepción mental ινα 2443:CONJ para que γινωσκομεν 1097:V-PAI-1P estamos conociendo τον 3588:T-ASM a el αληθινον 228:A-ASM Verdadero και 2532:CONJ y εσμεν 1510:V-PAI-1P somos εν 1722:PREP en τω 3588:T-DSM el αληθινω 228:A-DSM Verdadero εν 1722:PREP en τω 3588:T-DSM el υιω 5207:N-DSM Hijo αυτου 846:P-GSM de él ιησου 2424:N-DSM Jesús χριστω 5547:N-DSM Cristo ουτος 3778:D-NSM Este εστιν 1510:V-PAI-3S es ο 3588:T-NSM el αληθινος 228:A-NSM Verdadero θεος 2316:N-NSM Dios και 2532:CONJ y ζωη 2222:N-NSF vida αιωνιος 166:A-NSF eterna

 

He resaltado en color rojo la palabra “en”, y que en griego es έν, pues bien, esta palabra griega corresponde al número 1722 de la famosa Concordancia de Strong, la cual dice lo siguiente:

 

έν, en; prep. prim. denotando posición (fija) (en lugar, tiempo o estado), y (por impl.) instrumentalidad (como medio o constructivamente), i.e. relación de reposo (intermedior entre G1519 y G1537); «ena, sobre, por, etc.:-exhortación, interior, bajo, oscuramente, potente.

 

Es decir, esa palabra griega significa “por medio de”, lo cual significa que la traducción correcta de esa frase de 1Juan 5:20 es la siguiente:

 

“Y estamos en el verdadero, POR MEDIO DE su Hijo Jesucristo”.

 

Por lo tanto, ya lo ve, Jesús no es el Dios verdadero, sino el MEDIO para estar unidos con el Dios verdadero, el Padre. Dicho en otras palabras, si estamos unidos a Jesús, entonces estamos unidos al Dios verdadero, porque Jesús es el medio para llegar al Padre y estar unidos a él, ya lo dijo Jesús:

 

“Yo soy el camino, la verdad y la vida, y NADIE VA AL PADRE SINO POR MI” (Jn.14:6).

 

Si vamos a Jesús, entonces vamos al Padre, porque él nos lleva al Padre, ya que unirnos a Jesús es unirnos al Dios verdadero, el Padre, pues Jesús nos lleva al Padre, pero esto de ninguna manera significa que Jesús sea el Dios supremo y verdadero, sino el MEDIADOR que nos lleva al Dios verdadero, ya lo dijo Pablo:

 

“Porque hay un Dios y un MEDIADOR entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1Tm.2:5).

 

En este pasaje Pablo dijo que hay un Dios, que es el Padre, siendo Jesús el mediador entre este Dios Padre y nosotros, es decir, ¡Jesús nos lleva al Dios Padre!, Pablo no dijo por ninguna parte que Jesús fuera ese Dios Padre, sino que Jesucristo es HOMBRE, pero luego Pablo en otros pasajes sí que llamó Dios (poderoso) a Jesús (Tito 2:13, Filp.1:6, Heb.1:8-9).

Por lo tanto, el único Dios verdadero de 1Jn.5:20 es solo el Padre celestial, siendo Jesús un ser poderoso, un Dios, además de hombre, y él es el MEDIO para llevarnos a este Dios supremo, el Padre, por medio de Jesús tenemos acceso al Padre.

1Juan 5:20 es uno de los pasajes bíblicos peor interpretados de toda la Biblia, especialmente por las sectas unicitarias y las trinitarias, las cuales enseñan la gran mentira de que el verdadero Dios mencionado en 1Juan 5:20 es Jesús, sin embargo, ya hemos visto en este estudio que eso no es cierto, ¡el verdadero Dios es solo el Padre celestial!, pero por medio de Jesucristo estamos unidos al Dios supremo y verdadero, el Padre.

 

9- DIOS MISMO VENDRÁ Y OS SALVARÁ

 

Otro de los pasajes bíblicos utilizados por la secta pentecostal unida para enseñar la mentira diabólica de que Jesucristo es el Padre celestial, el único Dios verdadero, es Isaías 35:4-6, que dice lo siguiente:

 

Isa 35:4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.

Isa 35:5 Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán.

Isa 35:6 Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.

 

Le voy a demostrar seguidamente que esa tremenda profecía de Isaías no se está refiriendo al Dios supremo, el Padre celestial, sino solamente al Señor Jesucristo.

Observe atentamente que la profecía dice que DIOS MISMO vendrá a la tierra con RETRIBUCIÓN Y PAGO, y entonces salvará al pueblo de Israel. Recuerde que la palabra “Dios” es solo un título que significa poderoso.

¿Qué Dios o poderoso es ese que vendrá a la tierra con retribución y pago?, pues veámoslo:

 

2Ts 1:7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,

2Ts 1:8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

2Ts 1:9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

2Ts 1:10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

 

"¡Miren que vengo pronto! Traigo conmigo mi recompensa, y le pagaré a cada uno según lo que haya hecho. (Ap.22:12).

 

Ahí lo tiene de forma clara e irrefutable, SERÁ EL SEÑOR JESUCRISTO ESE DIOS QUE VENDRÁ DEL CIELO CON RETRIBUCIÓN, PARA PAGAR A CADA UNO SEGÚN SUS OBRAS. De ninguna manera se refiere al Dios supremo, el Padre celestial, sino solamente a Jesucristo. Ese pasaje de Isaías es de una importancia tremenda, ya que demuestra sin ningún género de dudas que ese Señor IEVE mencionado en el Antiguo Testamento, y que vendrá del cielo a la tierra para reinar y para pagar a cada uno según sus obras, no se refiere al Dios supremo, el Padre, sino únicamente al Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, es decir, el segundo Dios.

 

Ahora usted va a conocer la gran verdad que jamás se la han enseñado en su iglesia, y es la doctrina de que AL DIOS PADRE JAMÁS LE CONOCIÓ EL MUNDO NI LE VIERON JAMÁS, este Dios supremo e invisible jamás fue dado a conocer en el Antiguo Testamento, y jamás se apareció a los seres humanos, ya que fue Jesús, el Dios unigénito, quien vino a la tierra para darnos a conocer a este Dios supremo, el Padre, lea atentamente:

 

Jua 1:18 A Dios nadie lo ha visto jamás; el Dios Unigénito, el que está en el seno del Padre, él mismo lo dio a conocer.

 

Jua 5:37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto,

 

Jua 17:25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste.

 

Fíjese bien en esos pasajes, en ellos se dice bien claro que a Dios, es decir, al PADRE SUPREMO, NADIE LE VIO JAMÁS, sin embargo, ¡¡el Dios unigénito, que es Jesucristo, él le dio a conocer!! Observe como al Hijo, Jesucristo, se le llama Dios, el Dios unigénito, y este segundo Dios, que es el Hijo de Dios, vino a la tierra para darnos a conocer al Dios supremo, el Padre, ¡¡ese pasaje está mencionando claramente a los DOS DIOSES, que son el Padre y el Hijo!!

Observe que Jesús, el Dios unigénito, descendió del cielo a la tierra para DARNOS A CONOCER AL DIOS PADRE, ¡¡y si le dio a conocer es porque antes no le conocían!!, por eso es que Jesús dijo bien claro que el mundo nunca conoció al Padre. Si usted da a conocer algo, es porque ese algo no se conocía antes, estaba oculto y nadie lo vio. Esto es lo que sucedió en el Antiguo Testamento con el Dios Padre, él estaba oculto al ser humano, nadie le conocía y ningún ser humano le vio jamás.

Observe ahora lo que dice Hebreos 1:1-2, en ese pasaje se dice que Dios, el Padre, HABLÓ muchas veces y de muchas maneras a los padres por medio de los profetas, sin embargo, en estos postreros días nos habló por medio de su Hijo. Por lo tanto, observe que el Dios Padre solamente HABLABA por medio de los profetas hebreos, pero el Dios que se aparecía a los seres humanos NO ERA EL DIOS PADRE, sino otro Dios, el cual se llama igual que su Padre celestial, IEVE, y este segundo Dios o segundo IEVE que se aparecía a los seres humanos era llamado EL ÁNGEL DE IEVE, esto lo puede ver usted en muchos pasajes del Antiguo Testamento, como por ejemplo Éxodo 3, donde se dice que el Ángel de IEVE se apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente, y seguidamente a ese Ángel especial o Mensajero se le llama IEVE, se le llama Dios, y también él mismo dijo que es el eterno YO SOY. Este Dios llamado IEVE obviamente no era el IEVE supremo, que es solamente el Dios Padre, ya que ese Ángel de IEVE era el enviado o mensajero del Dios supremo, el Padre, y al Padre nadie le vio jamás, PERO A ESTE SEÑOR IEVE QUE SE APARECIÓ A MOISÉS SÍ QUE LE VIERON, y no solo se apareció a Moisés, sino que también se apareció a muchas personas mas, los cuales le vieron, como por ejemplo a Adán y Eva en el jardín del Edén, a Abraham en el encinar de Mamré (Gen.18), a Moisés, el cual hablaba con él cara a cara (Ex.33), etc., por lo tanto, ahí tiene usted a la existencia de estos dos dioses eternos que tienen el mismo nombre, IEVE, que son el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios supremo, el Dios del Hijo (Heb.1:8-9, Ap.3:12). Esta es la verdadera teología bíblica, la cual fue deformada, ocultada y pervertida por la cristiandad apóstata a lo largo de los siglos, y que ahora usted está conociendo.

Fue este segundo Dios llamado IEVE, Jesucristo, quien se aparecía a los seres humanos, y es él quien vendrá del cielo a reinar a sobre la naciones de la tierra desde la ciudad de Jerusalén (Zac.14:1-16), él es quien vendrá del cielo con retribución y pago, tal como dice la profecía de Isaías 35:4, y que cumplirá solamente el Señor Jesucristo, como ya demostré más arriba.

Por consiguiente, esto es crucial que usted lo entienda, para que no sea engañado con esas tres mentiras diabólicas introducidas en la cristiandad apostata, que son el unicitarismo, el trinitarismo y el arrianismo. Jesús fue muy claro en esta enseñanza, el mundo JAMÁS conoció a este Dios supremo, que es el Padre, sino que Jesús, el Dios unigénito, vino a la tierra para darnos a conocer a este Dios Padre, el cual jamás fue visto por ningún ser humano.

La falsa iglesia pentecostal unida no se cansa de repetir que solo existe un Dios, pero esa mentira diabólica jamás la enseña la Biblia. No existe ni un solo texto en la Biblia donde se dice que solo existe un Dios (Monoteísmo), lo que enseña la Biblia, como ya hemos visto, es que hay un Dios ÚNICO, supremo, que es solamente el Padre celestial, y luego tenemos un segundo Dios, que es su Hijo Jesucristo, y ambos dioses tienen el mismo nombre: IEVE, y luego también enseña la Biblia que hay muchos más dioses o poderosos, que son los ángeles y también los seres humanos que son hijos de Dios, a todos ellos se les llama en la Biblia DIOSES (Sal.82:1, 6, Jn.10:34-37). Esto en lenguaje teológico moderno se llama HENOTEISMO, y también es MONOLATRÍA, ya que Jesús nos enseñó a adorar solamente al Padre celestial, el Dios supremo (Jn.4:23-24), jamás Cristo es adorado en la Biblia, pero esto lo demostraré más adelante.

Y respecto al espíritu santo, la Biblia enseña bien claro que es la energía o el poder del Dios Padre, y que también es el mismo espíritu de su Hijo, y jamás enseña la Biblia que sea una tercera persona divina, pero esto lo demostraré también más adelante, cuando hable de la mentira del trinitarismo.

 

10- EN CRISTO HABITA CORPORALMENTE TODA LA PLENITUD DE LA DEIDAD

 

Otro de los pasajes bíblicos utilizados por esa secta pervertida, que es la secta pentecostal unida, para enseñar la mentira diabólica de que Jesucristo es el Dios supremo, el Padre celestial, el único Dios verdadero, es el siguiente:

 

Col 2:9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

 

¿Dice ese pasaje de Pablo que Cristo sea el Dios Padre?, ¡¡de ninguna manera!!

Cuando ese pasaje habla de la Deidad se refiere a la NATURALEZA DIVINA que Jesús resucitado tiene en toda plenitud, tal como dijo Pablo en este pasaje:

 

Rom 1:20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

 

En ese pasaje Pablo estaba hablando del Dios Padre, y menciona su eterno poder y DEIDAD, es decir, la NATURALEZA DIVINA QUE TIENE EL DIOS PADRE, esa misma naturaleza divina es la que Jesús tiene en el cielo, en él habita corporalmente toda esa naturaleza divina que también tiene el Dios Padre, pero en ninguna parte dice ese pasaje que Jesús sea el Dios Padre. Lo que ha hecho la iglesia pentecostal unida con ese pasaje es pervertirlo de forma vil y satánica, para así poder engañar a millones de personas ignorantes de la verdadera doctrina cristiana.

El apóstol Pablo jamás enseñó esa espantosa burrada anticristiana de que Jesucristo sea el Dios Padre, al contrario, ¡¡él siempre hacia una diferencia clara entre el Dios Padre y Jesucristo!!, pues él siempre decía en sus cartas esta frase: “Que la gracia y la paz de DIOS NUESTRO PADRE, y del Señor Jesucristo, sea con todos vosotros” (Ro.1:7, 1Co.1:3, 2Co.1:2, Ef.1:2, Filp.1:2, Col.1:2, 1Ts.1:1, 2Ts.1:2, etc.). Observe atentamente que Pablo en todos esos pasajes diferenciaba al Dios Padre del Señor Jesucristo, ¡¡Y SOLO LLAMABA DIOS AL PADRE!!, y a Jesucristo le llama EL SEÑOR. Pablo jamás fue un hereje unicitario ni trinitario, si él hubiera enseñado esas dos mentiras diabólicas del unicitarismo y del trinitarismo, entonces Pablo habría jamás habría diferenciado al Dios Padre de Cristo, sino que habría dicho que el Padre y el Hijo eran un solo Dios, o que el Padre y el Hijo eran el mismo y único Dios. Sin embargo, para Pablo el Dios supremo era solamente el Padre, siendo Jesús el Señor, el Hijo de Dios, el Mesías, es decir, un segundo Dios subordinado al Padre en autoridad, ya que Pablo dijo que el Padre es LA CABEZA DE CRISTO, es decir, el jefe o Dios de Cristo (1Co.11:3), el Padre tiene la autoridad sobre Jesucristo, porque el Padre es el Dios supremo, y Jesucristo es el segundo Dios, el Hijo de Dios.

Observe lo que dijo Pablo en este otro pasaje:

 

Efe 3:19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

 

La palabra griega que ha sido traducida por “Dios” en ese pasaje es dseós, y corresponde a la número 2316 de la Concordancia de Strong, y que se puede traducir también por DEIDAD, es decir, lo que dijo Pablo es que los cristianos seremos también llenos de toda la plenitud de la Deidad, es decir, llenos de la NATURALEZA DIVINA, ¡¡pero esto obviamente no significa que los cristianos seremos el Dios Padre!!.

Por lo tanto, ser llenos de toda la plenitud de la Deidad significa sencillamente tener la naturaleza divina, que es la que Jesús resucitado tiene, una misma naturaleza divina que también Dios el Padre ha prometido a sus hijos, y que tendrán los verdaderos cristianos cuando resuciten y sean glorificados:

 

2Pe 1:4 Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza divina (NVI)

 

Ahí lo tiene bien claro, esa misma naturaleza divina que tiene el Dios Padre, y que tiene Jesucristo, es la misma naturaleza divina que tendrán también los verdaderos cristianos cuando seamos glorificados.

Y ahora le voy a pegar el texto griego de Colosenses 2:9 para que esto le quede claro completamente:

 

(IntEspWH+) οτι 3754:CONJ porque εν 1722:PREP en αυτω 846:P-DSM él κατοικει 2730:V-PAI-3S habita παν 3956:A-NSN toda το 3588:T-NSN la πληρωμα 4138:N-NSN plenitud της 3588:T-GSF de la θεοτητος 2320:N-GSF naturaleza divina σωματικως 4985:ADV corporalmente

 

Como puede ver, la traducción más correcta es NATURALEZA DIVINA, la cual habita plenamente y corporalmente en Jesucristo, pero en ninguna parte se dice que el Dios Padre sea Jesucristo, esa doctrina unicitaria es una de las peores mentiras diabólicas que los tipos más mentirosos puedan enseñar, ya que esa burrada jamás la enseñó el apóstol Pablo. En este librito usted está conociendo la verdadera doctrina cristiana, sea usted inteligente y no la rechace, por el bien de su alma.

 

11- EL ÚNICO Y SABIO DIOS

 

Esa iglesia falsa y apostata que es la iglesia pentecostal unida cita siempre otros dos pasajes del Nuevo Testamento para intentar engañar a los ignorantes con la mentira perversa de que Jesús es el Dios Padre, el único y sabio Dios. Los dos pasajes que ellos citan son los siguientes:

 

Jud 1:25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.

 

1Ti 1:17 Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

Observe como Pablo mencionó al ÚNICO Y SABIO DIOS, el mismo Dios mencionado por Judas Tadeo.

¿Y quien este único Dios?, pues veamos:

Pablo dijo bien claro que este único y sabio Dios es eso, ÚNICO, además dijo bien clarito que este Dios es INVISIBLE, es decir, nadie le vio jamás, y además dijo que este Dios es INMORTAL, es decir, ¡¡jamás murió!!, ya que si él hubiera muerto, entonces no sería el único inmortal.

Ahora bien, ¿quien es este ÚNICO Dios invisible que ningún ser humano vio jamás?, Jesús lo dijo bien claro:

 

Jua 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

 

Como puede ver, Jesús dijo bien claro que este Dios único es EL PADRE, ¡¡no Jesucristo!!

Y veamos ahora quien es el Dios invisible:

 

Jua 1:18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

 

Ahí lo tiene bien claro, el Dios único, supremo e invisible es SOLAMENTE EL PADRE CELESTIAL, no Jesucristo.

El Dios supremo, el Padre, es el único inmortal, por la sencilla razón de que el Padre jamás murió, sin embargo, Jesucristo sí que murió, por lo tanto, él no es el único Dios inmortal. La iglesia pentecostal unida miente descaradamente y enseña una burda doctrina de demonios cuando dicen que ese único y sabio Dios se refiere a Jesucristo.

Y ahora leamos estas palabras de Pablo, para refutar aún más la mentira satánica enseñada por esa iglesia diabólica que es la llamada iglesia pentecostal unida, leamos:

 

1Ti 6:14 que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,

1Ti 6:15 la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,

1Ti 6:16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

 

Observe atentamente que en ese pasaje Pablo primero mencionó la futura venida del Señor Jesucristo (v.14).

Seguidamente Pablo dijo que esa venida de Cristo la mostrará a su tiempo el solo Soberano, Rey de reyes y Señor de señores, el ÚNICO QUE TIENE INMORTALIDAD, y al cual NINGÚN SER HUMANO HA VISTO, NI PUEDE VER.

Ahora bien, ¿vieron los seres humanos al Señor Jesucristo?, ¡¡por supuesto!!, por consiguiente es absolutamente IMPOSIBLE que ese Dios único e invisible sea Jesucristo.

Además el pasaje dice que ese Dios es el único que tiene INMORTALIDAD, es decir, es el único que NO PUEDE MORIR, ¡¡ese Dios jamás murió, sin embargo, Jesucristo sí que murió!!, por lo tanto, ese Dios único e inmortal es totalmente imposible que sea Jesucristo, ya que Jesús murió en el madero. Los que enseñan que ese Dios único, inmortal e invisible es Jesús están enseñando una de las mayores mentiras diabólicas que se puedan decir.

Estos falsos cristianos unicitarios suelen decir que ellos cada vez son más miembros en el mundo, que ellos crecen mucho en número, claro, CRECEN EN LA MENTIRA, y cada vez son más las personas ignorantes que son engañadas por esa enseñanza satánica y perversa del unicitarismo enseñada por esa secta falsa y diabólica de la iglesia pentecostal unida, y esta es la razón por la cual estoy escribiendo este librito, para que ustedes que aun son unicitarios salgan de ese tremendo engañado satánico que esos falsos pastores unicitarios les han mentido en la cabeza.

En 1Ti.6:15 Pablo llamó a este Dios único e invisible, el Padre, “el Rey de reyes y Señor de Señores”, y muchos creen que se refiere a Jesús, porque ese mismo título se le da a Jesús en Apocalipsis 19:16. El argumento de esos herejes y mentirosos unicitarios es un argumento falso y diabólico, ya que el Padre es el Rey de reyes y Señor de señores SUPREMO, y Jesús es el segundo Dios, el segundo Rey de reyes y Señor de señores. Por ejemplo, mire como el propio Dios llamó al rey Nabucodonosor:

 

Eze 26:7 Porque así ha dicho IEVE el Señor: He aquí que del norte traigo yo contra Tiro a Nabucodonosor rey de Babilonia, rey de reyes, con caballos y carros y jinetes, y tropas y mucho pueblo.

 

Como puede ver, el Señor IEVE dijo que Nabucodonosor era REY DE REYES, sin embargo, el Dios Padre es el Rey de reyes SUPREMO. Lo mismo ocurre con el Señor Jesucristo, él es Rey de reyes, sin embargo, el Padre es el Rey de reyes supremo, único, ya que no existe otro Dios como el Padre celestial. El Señor Jesucristo es sencillamente el segundo Dios, el Hijo de Dios, tal como he demostrado en este librito.

 

12- EL CUAL SIENDO EN FORMA DE DIOS

 

Otro pasaje citado por esa secta diabólica de la iglesia pentecostal unida para enseñar la mentira de que Jesús es el Dios Padre es el siguiente:

 

Flp 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

Flp 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

Flp 2:7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

Flp 2:8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Flp 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

Flp 2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

Flp 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

 

Ese pasaje es impresionante, porque en él se mencionan también los dos dioses, que son el Padre y el Hijo.

En dicho texto no se dice por ninguna parte que Jesús sea el Dios Padre. Lo que Pablo dijo es que Jesús, cuando estaba en el cielo antes de venir a la tierra, existía en FORMA DE DIOS, o como dicen otras traducciones, era de CONDICIÓN DIVINA, tal como lo vierte la Biblia de Jerusalén:

 

(JER) El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios.

 

Por consiguiente, lo que Pablo dijo en ese pasaje es simplemente que Jesús tenía la condición divina cuando vivía en el cielo, antes de hacerse hombre.

El texto dice seguidamente que Jesús se despojó de esa condición divina o divinidad y se hizo hombre, para poder morir.

Y ahora fíjese lo que dice el verso 9. Dice que DIOS EL PADRE le exaltó hasta lo sumo cuando le resucitó, es decir, el texto enseña que Jesús era un Dios, o tenía condición divina, cuando estaba en el cielo, y luego OTRO DIOS SUPREMO, el Padre, le resucitó y exaltó hasta lo sumo, es decir, el pasaje está mencionando claramente a los dos dioses, que son el Padre y el Hijo.

Pablo dijo que después de resucitar el Padre a su Hijo le dio el Nombre que es sobre todo nombre, este Nombre sobre todo nombre es obviamente IEVE,

el mismo nombre que tiene el Dios Padre. Es decir, en la resurrección Jesús recobró ese mismo Nombre que él ya tenía antes de venir del cielo a la tierra, es el mismo Nombre que tiene su Padre celestial.

El verso 10 dice que en ese Nombre de Jesús, que es IEVE, se doblará toda rodilla de todos los seres del Universo, y toda lengua proclamará que Jesús es EL SEÑOR, es decir, el Señor IEVE, ¡¡PARA LA GLORIA DEL DIOS PADRE!!.

Observe que el texto no dice “para la gloria de Jesús”, y tampoco dice “para la gloria del dios trino”, sino para la gloria del Dios Padre, el Dios supremo, y este Dios Padre de ninguna manera es Jesús, ya que ese pasaje de Pablo hace una clara diferencia entre Jesús y el Dios Padre.

Por lo tanto, la gloria suprema no es para Jesús, ni para ningún falso dios trino, sino solamente es el Dios supremo, el Padre, quien será glorificado y adorado en ese momento. El Señor Jesucristo de ninguna manera recibirá este tipo de gloria suprema, sino que esa gloria suprema le pertenece únicamente al Dios supremo, que es el PADRE CELESTIAL, ya que esa gloria suprema que tiene el Padre él NO LA COMPARTE CON NINGÚN OTRO:

 

Isa 42:8 Yo IEVE; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

 

Ahí lo tiene bien claro. En ese pasaje del profeta era el Dios Padre quien estaba hablando (Heb.1:1-2), y dijo que a otro no dará su propia gloria, esta gloria suprema el Padre no se la da a nadie, es exclusiva de él, por eso es que Pablo dijo en ese pasaje de Filipenses 2:11 que esa gloria suprema será solamente para EL DIOS PADRE, no para Jesús, ni para nadie más.

Lo que ha hecho esa iglesia satánica y falsa de la iglesia pentecostal unida es pervertir de forma repugnante y diabólica ese pasaje de Pablo, para engañar y hacer creer los ignorantes que será Jesús quien recibirá esa gloria suprema, cuando el pasaje dice bien claro que esa gloria suprema será solamente para el Dios PADRE , para nadie más. La gloria que tiene el Hijo es menor que la del Padre, es la gloria que el propio Padre le da al Hijo, tal como dijo Jesús (Jn.8:54).

 

13- DIOS ESTABA EN CRISTO RECONCILIANDO CONSIGO AL MUNDO

 

Otro pasaje citado por esa secta diabólica de la iglesia pentecostal unida para enseñar la mentira de que Jesús es el Dios Padre es el siguiente:

 

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.” (2Co.5:17-19).

 

Observe bien ese pasaje de Pablo. Ese texto no dice por ninguna parte que Jesús sea el Dios Padre, lo que dice es que el Padre estaba en o por medio de Cristo, reconciliando al mundo.  

Fíjese bien, Jesús también dijo bien clarito que el Padre y el Hijo vendrían a sus discípulos para morar dentro de ellos, ¡y esto no significa que nosotros los cristianos seamos el Padre y el Hijo!. Leamos esas palabras de Jesús:

 

“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.” (Jn.14:23).

 

El Padre y el Hijo vienen a morar en aquellos que guardan las palabras de Jesús, ¡pero esto de ninguna manera significa que nosotros seamos el Padre y el Hijo!. Pues de igual manera cuando Jesús dijo que el Padre moraba en él, o que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, esto de ninguna manera significa que Jesús sea el Dios Padre, sencillamente significa que el Padre estaba unido a su Hijo Jesús. Observe lo que dijo Pablo en 2Corintios 5:17, él dijo que si alguno está EN CRISTO, nueva criatura es, es decir, si nosotros estamos UNIDOS al Señor Jesús, entonces somos nuevas criaturas, ¡¡pero esto no significa que nosotros seamos el Señor Jesús!!. La misma enseñanza ocurre con Dios el Padre y Cristo. Dios el Padre estaba en Cristo reconciliando consigo mismo al mundo, porque esta unido a él, pero esto no significa de ninguna manera que el Dios Padre sea Cristo. De la misma manera que nosotros no somos el Señor Jesús al estar unidos a él, entonces el Padre tampoco es el Señor Jesús.

El Padre y el Hijo son sencillamente dos personas divinas, dos dioses, pero siendo el Padre el Dios del Hijo (Heb.1:8-9, Ap.3:12). Y si el Padre es el Dios del Hijo, entonces significa que Jesús tiene a un Dios sobre él, y este Dios supremo y Todopoderoso es solamente el Padre.

 

Vamos a leer ahora el texto griego de ese pasaje de Pablo:

 

(IntEspWH+) ως 5613:ADV Como οτι 3754:CONJ que θεος 2316:N-NSM Dios ην 1510:V-IAI-3S estaba εν 1722:PREP en χριστω 5547:N-DSM Cristo κοσμον 2889:N-ASM a mundo καταλλασσων 2644:V-PAP-NSM reconciliando εαυτω 1438:F-3DSM él mismo μη 3361:PRT-N no λογιζομενος 3049:V-PNP-NSM contando αυτοις 846:P-DPM a ellos τα 3588:T-APN las παραπτωματα 3900:N-APN transgresiones αυτων 846:P-GPM de ellos και 2532:CONJ y θεμενος 5087:V-2AMP-NSM habiendo puesto εν 1722:PREP en ημιν 1473:P-1DP nosotros τον 3588:T-ASM la λογον 3056:N-ASM palabra της 3588:T-GSF de la καταλλαγης 2643:N-GSF reconciliación

 

La palabra griega que ha sido traducida por “en” significa POR MEDIO DE, como vemos seguidamente en la Concordancia de Strong:

 

G1722

 ἐν en; prep. prim. denotando posición (fija) (en lugar, tiempo o estado), y (por impl.) instrumentalidad (como medio o constructivamente), i.e. relación de reposo (intermedior entre G1519 y G1537); «ena, sobre, por, etc.:-exhortación, interior, bajo, oscuramente, potente.

 

Sencillamente lo que dijo el apóstol Pablo es que el Dios Padre, por medio de Cristo, estaba reconciliando consigo al mundo, ¡¡pero en ninguna parte se dice que el Dios Padre fuera Cristo!! La secta pentecostal unida sencillamente hace una interpretación diabólica, falsa y perversa de ese pasaje de Pablo, para así poder engañar a los ignorantes de la verdadera doctrina cristiana para que crean en esa mentira satánica de que Jesús es el Padre, el único Dios verdadero.

 

14- YO HE VENIDO EN NOMBRE DE MI PADRE

 

Otro falso argumento esgrimido por esa secta falsa y diabólica de la iglesia pentecostal unida es el siguiente: ellos citan siempre el pasaje de Juan 5:43, que dice lo siguiente:

 

“Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.

 

El principal teólogo falso de esa secta diabólica, David Bernard, dice lo siguiente respecto a ese pasaje:

 

"Es importante notar que el nombre del Padre es Jesús, porque este nombre revela totalmente y expresa al Padre. En Juan 5:43, Jesús dijo: "Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniera en su propio nombre, a ése recibiréis."

 

La explicación que ese falso teólogo da es totalmente falsa y perversa. El hecho de que Jesús dijera venir en el nombre de su Padre eso de ninguna manera significa que Jesús sea el Dios Padre, ni que el nombre del Padre sea Jesús. Por ejemplo, la Escritura dice esto:

 

"Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán." (Mt.24:5).

 

Jesús dijo que vendrían muchos en su nombre, es decir, personas embusteras e impostoras que se harían pasar por Jesús, PERO SIN SER JESÚS. De igual manera, Jesús vino del cielo a la tierra en el nombre de su Padre, pero SIN SER EL PADRE, sencillamente Jesús era el Enviado por el Padre, y actuaba bajo la autoridad de su Padre celestial, porque la vida eterna consiste en conocer al Padre como el único Dios verdadero, y a Jesucristo como su Enviado (Jn.17:3). Por lo tanto, el nombre del Padre no es Jesús, ya que Jesús es sencillamente el nombre del Hijo de Dios, el Enviado del Padre.

 

15- DIOS ES UNO

 

Otro pasaje biblico citado por esa secta falsa y diabólica de la iglesia pentecostal unida para enseñar la mentira repugnante de que solo existe un Dios, y que ese único Dios es Jesucristo, es el siguiente:

 

Rom 3:29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles.

Rom 3:30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.

 

¿Quien es ese Dios único o uno que justifica por la fe al pecador? ES EL PADRE ÚNICAMENTE, NO ES JESÚS, ya que el pasaje y el contexto hace una clara diferencia entre este Dios Padre y Jesucristo.

En el verso 22 se mencionan a los dos, a Dios y a Jesucristo, Jesús es el MEDIO por el cual el Padre justifica al pecador, PERO JESÚS NO ES EL DIOS PADRE QUE JUSTIFICA AL PECADOR.

En el verso 25 se hace una vez más una clara diferencia entre el Dios Padre y Jesús, ya que se dice bien claro que Dios el Padre PUSO A JESÚS como propiciación por medio de la fe en su sangre. El pasaje no dice por ninguna parte que Jesús sea el Dios Padre, fue el Dios Padre quien puso a su Hijo Jesús como propiciación por medio de la fe en su sangre, solo un vulgar embustero podría enseñar que Jesús es ese Dios Padre único que justifica al pecador.

En este libro ya he demostrado con la Biblia que ese Dios único y supremo es solamente el Padre celestial, tal como enseñó Jesús en Juan 17:3, y tal como enseña también la Shemá hebrea (Dt.6:4).

El apóstol Pablo también dijo que ese Dios único o uno es el Padre celestial, no Jesús, por eso es que en 1Corintios 8:4-6 Pablo mencionó a ese Dios uno o único y dijo bien claro que se trata del PADRE:

 

Porque para nosotros hay UN DIOS, EL PADRE…” (1Co.8:6).

 

Solo los tipos más mentirosos y engañadores pueden enseñar esa doctrina de demonios de que ese Dios uno o único es Jesús, o un falso dios trino.

Observe bien que esos pasajes no dicen por ninguna parte que SOLO exista un Dios (monoteísmo), sino que dicen que Dios el Padre es uno, único, tal como dice la Shemá hebrea, es decir, el Padre es el Dios supremo, no existe otro Dios como el Padre celestial, y los hijos de Dios o dioses están subordinados a este Dios supremo, que es el Padre, ¡¡esta es la verdadera teología biblica!!, conocida como HENOTEÍSMO. Es en las malas traducciones bíblicas, como la Reina Valera, donde metieron de forma perversa la palabra “solo” para falsificar las palabras de Pablo, y hacer creer a los ignorantes que solo existe un Dios, una gran mentira que jamás es enseñada en la Biblia.

 

16- DESTRUID ESTE TEMPLO, Y EN TRES DÍAS LO LEVANTARÉ

 

Otro pasaje bíblico citado por esa secta falsa y diabólica de la iglesia pentecostal unida para enseñar la mentira de que Jesucristo es el Dios Padre es el siguiente:

 

Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?

Mas él hablaba del templo de su cuerpo.

Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho. (Jn.2:19-22)

 

Según todos los falsos pastores y falsos maestros unicitarios Jesucristo se resucitó así mismo, porque dijo que él mismo levantaría o resucitaría ese templo, que era su propio cuerpo.

Esa doctrina enseñada por todos los falsos cristianos unicitarios es una de las peores herejías y mentiras que los tipos más mentirosos puedan enseñar, ya que ¡¡ellos están enseñando que JESUCRISTO NO MURIÓ!!, ya que, si Jesús se hubiera resucitado así mismo, entonces significa que él no habría muerto, y entonces esos herejes y mentirosos unicitarios estarían negando uno de los principales pilares del Evangelio, que es la muerte del Señor Jesucristo.

En el Nuevo Testamento hay montones de pasajes donde se dice bien claro que fue el Dios supremo, el Padre celestial, quien resucitó a su Hijo Jesucristo, veamos unos cuantos de esos pasajes:

 

al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. (Hch.2:24).

 

Mas Dios le levantó de los muertos.

Mas aquel a quien Dios levantó, no vio corrupción. (Hch.13:30, 37).

 

sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, (Ro.4:24).

 

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. (Ro.10:9).

 

Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos) (Gal.1:1).

 

y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera. (1Ts.1:10).

 

sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. (Col.2:12).

 

Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno (Heb.13:20).

 

y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. (1Pe.1:21).

 

Esos son solo unos cuantos pasajes, hay muchos más, pero con esos son suficientes.

Observe atentamente que en todos ellos se dice que fue el Dios Padre quien resucitó a su Hijo Jesucristo, es decir, JESÚS NO SE RESUCITÓ A SÍ MISMO, sino que fue otro Dios, el Padre, quien le resucitó al tercer día. Por lo tanto, todos los que enseñan que Jesús se resucitó a sí mismo no solo están mintiendo, sino que están rechazando el verdadero Evangelio, son auténticos herejes y apóstatas de la fe que enseñan doctrinas de demonios (1Tm.4:1).

¿Entonces por qué Jesús dijo en ese pasaje de Juan 2:19 que en tres días levantaría su cuerpo? La respuesta es muy sencilla: PORQUE ERA EL DIOS PADRE QUE MORABA EN ÉL QUIEN DIJO ESAS PALABRAS. Jesús dijo bien claro que el Padre moraba en él:

 

Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. (Jn.10:38).

¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. (Jn.14:10).

 

Jesús dijo que el Dios Padre está en el cielo (Mt.6:9).El Dios supremo, el Padre, estaba morando en el cielo, mientras que su Hijo estaba en la tierra, y por medio de su espíritu el Padre moraba en su Hijo. Por lo tanto, cuando Jesús dijo que en tres días levantaría o resucitaría su cuerpo era el Dios Padre quien decía esas palabras, pero por medio de su Hijo. Fue el Dios Padre quien resucitó a su Hijo, no fue Jesús quien se resucitó a sí mismo. Solo un vulgar embustero puede enseñar esa doctrina diabólica de que Jesucristo no murió sino que se resucitó a sí mismo. Los que enseñan esa espantosa herejía perversa, como hace esa secta diabólica de la iglesia pentecostal unida, están pisoteando y rechazando el verdadero Evangelio, el cual dice que fue el Dios supremo, el Padre, quien levantó de los muertos al Señor Jesucristo.

 

 

 

2

LA MENTIRA SATÁNICA DEL TRINITARISMO

 

En este libro ya he desenmascarado la teología falsa y anticristiana del unicitarismo, de la iglesia pentecostal unida. En este segundo capítulo voy a desenmascarar la teología falsa y anticristiana del trinitarismo.

Quiero aclarar en primer lugar que a lo largo de los siglos han existido millones de personas sinceras, y que se consideraban cristianos, que han sido trinitarios sencillamente por pura ignorancia, ya que nadie les enseñó la verdadera doctrina cristiana, y esas personas que murieron en la ignorancia más absoluta sin duda que Dios tendrá misericordia ellos, pues Dios perdona la ignorancia humana. Sin embargo, esto es lo que les sucederá a todos aquellos que rechacen la verdadera doctrina después de haberla conocido:

 

26 Porque si pecáremos a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. 27 Sólo queda la terrible expectativa del juicio del Poderoso y el

fuego violento que consumirá a sus enemigos. (Heb.10:26-27).

 

(Nota: Casi todas las citas bíblicas de este capítulo las he tomado del Nuevo Testamento de los Santos de Dios, que es la mejor traducción que actualmente existe en el mundo, y que usted puede bajar gratuitamente desde este sitio web: .

http://www.las21tesisdetito.com/nuevotestamento.htm).

La doctrina de la Trinidad, o del Dios trino, es consideraba por todo el sistema iglesiero apostata, el SIA, la doctrina FUNDAMENTAL del cristianismo. En todas esas iglesias falsas se enseña que para ser salvos hay que creer en dicha trinidad, es decir, creer que Dios es trino, y si usted no cree que Dios es trino, entonces le dicen que no podrá salvarse.

En este librito voy a demostrar de la forma más clara e irrefutable que el SIA miente, y que ha estafado a miles de millones de personas con esa terrible mentira del diablo del trinitarismo.

Hay otros que creen erróneamente que la doctrina de la trinidad significa creer en el Padre, en el Hijo y en el espíritu santo. Esto es totalmente falso. La doctrina de la Trinidad consiste en creer que el Padre, el Hijo y el espíritu santo son un solo Dios, o dicho en otras palabras, que el único Dios verdadero está formado por tres personas divinas, el Padre, el Hijo y el espíritu santo. Los que enseñan esa falsedad anticristiana sí que son trinitarios, pero hay otros muchos que creemos en el Padre, en el Hijo y en el espíritu santo y no somos trinitarios. Por ejemplo, Jesús, sus apóstoles y casi todos los primeros cristianos de los tres primeros siglos hablaron del Padre, del Hijo y del espíritu santo, sin embargo, ELLOS JAMÁS FUERON TRINITARIOS, ellos jamás enseñaron esa doctrina satánica y perversa de que Dios es un misterioso ser trino. Por lo tanto, esto es muy importante que lo entiendan todos, los verdaderos cristianos creemos en el Padre, en el Hijo y en el espíritu santo, sin embargo, no somos trinitarios, porque nosotros creemos sencillamente en la doctrina de Cristo y de sus apóstoles que encontramos en las páginas del Nuevo Testamento.

Este capítulo está dividido en dos partes: la sección doctrinal, y la sección de patrística.

En la primera parte, la sección doctrinal, veremos lo que enseña la Biblia sobre Dios. Y en la segunda parte, la sección de patrística, veremos lo que enseñaron algunos llamados “padres de la Iglesia” de los siglos 2, 3, 4 y 5, y conoceremos como esta doctrina satánica del trinitarismo se impuso en la gran ramera romana, la iglesia católica romana, hasta convertirse en dogma oficial de esa iglesia del diablo en la tierra, que es el catolicismo romano, y siglos después, en el siglo 16, esta doctrina diabólica del falso dios trino pasó a las iglesias falsas que salieron de la Reforma protestante, ya que las hijas de la gran ramera enseñan lo mismo que su madre, la gran ramera romana.

 

1

PRIMERA PARTE

SECCIÓN DOCTRINAL

 

 

1- LA ENSEÑANZA DE JESUCRISTO.

 

¿Enseña la Biblia que Dios es trino?, ¡¡jamás!!. No existe ni un solo versículo en la Biblia donde se diga o se enseñe que Dios sea trino, o que Dios sea una trinidad de personas divinas. Yo estoy dispuesto a regalar 40.000 euros a cualquiera que me de un solo pasaje de la Biblia donde se diga que Dios sea trino, o que Dios esté formado por tres personas divinas: el Padre, el Hijo y el espíritu santo. Nadie jamás ha podido dar un solo pasaje de la Biblia, de modo que esa oferta de los 40.000 euros sigue en pie.

Para saber si Dios es trino o no es trino la mejor forma de saberlo es conociendo LO QUE JESUCRISTO ENSEÑÓ, y la razón es muy simple: en Juan 1:18 leemos que a Dios, el Padre, nadie le vio jamás, sin embargo, el Hijo unigénito, Jesucristo, ÉL LE DIO A CONOCER, es decir, Jesús nos reveló quien es Dios, y como es Dios. Y la pregunta es, por tanto, la siguiente: ¿enseñó Jesús que Dios es trino?. ¿Enseñó Jesús que el único Dios verdadero está formado por tres personas divinas que son el Padre, el Hijo y el espíritu santo?. La respuesta es contundente: ¡¡jamás!!. Cualquier persona con un mínimo de inteligencia, que lea el Nuevo Testamento, y especialmente las cuatro narraciones evangélicas, las de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, se dará cuenta al instante que Jesús jamás enseñó que Dios sea trino, lo que él enseñó repetidamente es que DIOS ES UN PADRE SUPREMO CELESTIAL, es decir, ¡¡una sola persona divina!!, no tres personas divinas, como falsamente enseña el SIA.

Vamos a estudiar unos cuantos ejemplos bíblicos para demostrar esto que he dicho, son cinco pasajes dichos por Jesús que nos revelan como es Dios. Hay muchísimos pasajes más, pero con estos cinco son suficientes, los voy a pegar, y los iré comentando uno por uno:

 

9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, perfecto es tu nombre. (Mt.6:9).

 

Como puede ver, en ese pasaje Jesús nos enseñó a orar solamente al Padre celestial. ¡¡Él nunca nos enseñó a orar a un falso dios trino!!. Si Dios fuera un misterioso ser trino, tal como enseña el SIA, entonces Jesús jamás habría dicho esas palabras, sino que habría dicho esto: “oraréis así: TRINIDAD nuestra que estás en los cielos”.

Esto demuestra de forma irrefutable que Dios no es trino, sino que el Dios supremo es solamente un PADRE celestial, es una sola persona divina, no tres personas divinas. Los que dicen que Jesús nos reveló a un Dios trino sencillamente están mintiendo, y están enseñando absolutamente todo lo contrario de lo que Jesús enseñó sobre Dios.

 

16 Porque de tal manera amó el Poderoso al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él confía, no sea destruido, sino que tenga la vida eterna. 17 Porque no envió el Poderoso a su Hijo al mundo

para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por medio de él.

18 El que en él confía, no es condenado; pero el que rehúsa confiar, ya ha sido condenado, porque no ha confiado en el nombre del unigénito Hijo del Poderoso. (Jn.3:16-18).

 

En esta versión del Nuevo Testamento de los Santos de Dios la palabra “Dios” la he sustituido por “el Poderoso”, ya que procede de la palabra hebrea “elohim”, que significa “poderoso”.

Observe como Jesús dijo que Dios, es decir, el Poderoso, es solamente el PADRE, el cual envió a su Hijo Jesucristo. Si Dios fuera trino, Jesús jamás habría dicho esas palabras, sino que habría dicho que la trinidad le envió a la tierra, o que un dios trino le envió a la tierra, sin embargo, él siempre enseñó que fue EL DIOS PADRE quien le envió a la tierra, indicando así de forma irrefutable que el Dios supremo no es una trinidad, sino UNA PERSONA DIVINA: EL PADRE CELESTIAL, no existe otro Dios igual a él, el resto de dioses están subordinados a él. Esto en lenguaje teológico se llama HENOTEISMO, es decir, la creencia en un Dios supremo, máximo, pero reconociendo la existencia de otros muchos dioses o poderosos inferiores al Padre celestial.

Hay muchos herejes trinitarios que dicen que la Biblia jamás habla de ningún Dios supremo. Veamos como mienten todos esos herejes. Leamos lo que dijo Jesús:

 

29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. 30 Yo y el Padre uno somos. (Jn.10:29-30).

 

28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo. (Jn.14:28).

 

Como puede ver, Jesús dijo que el Dios Padre es MAYOR QUE TODOS, y también mayor que el propio Jesús, es decir, Jesús dijo sencillamente que el Padre es el Dios supremo, máximo. Jesús cada vez que hablaba de Dios siempre se refería a su Padre celestial, ¡¡nunca a un falso dios trino!!.

Seguro que muchos citarán el verso 30, cuando Jesús dijo que él y el Padre son uno, sin embargo, en ese pasaje Jesús no estaba hablando por ninguna parte de tres personas divinas, sino de DOS: él y el Padre. Ambos son uno porque sencillamente forman una unidad familiar, los dos piensan lo mismo, y tienen un mismo propósito. Exactamente la misma palabrita, “uno”, aparece también en Juan 17, cuando Jesús oró al Padre para que todos sus discípulos seamos UNO, como él y el Padre son uno. ¿Estaba diciendo Jesús que nosotros sus discípulos formaremos parte de un dios trino?, ¡¡de ninguna manera!!, Jesús pidió al Padre que todos sus discípulos tengamos una unidad de mente y de propósito, pensando todos lo mismo, tal como también dijo Pablo en estas palabras:

 

10 Os suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Amo Jesucristo, que todos viváis en unidad y que no haya divisiones entre vosotros, sino que os mantengáis unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito. (1Co.1:10).

 

Ahí lo tiene. La unidad por la cual oró Jesús al Padre es la unidad en un mismo pensar y un mismo propósito, ¡¡exactamente la misma unidad que existe entre el Dios supremo, el Padre, y su Hijo Jesús!!.

 

27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló el Poderoso el Padre. 28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer

para poner en práctica las obras del Poderoso? 29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra del Poderoso, que confiéis en el que él ha enviado. (Jn.6:27-29).

 

En este pasaje Jesús habló una vez más de Dios, el Poderoso, y dijo bien claro que él es un Padre celestial, el cual envió a Jesús a la tierra. El texto no dice por ninguna parte que Dios sea trino.

 

3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Poderoso verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (Jn.17:3).

 

Este pasaje es importantísimo, pues Jesús dijo que para poder tener la vida eterna tenemos que tener este conocimiento del Padre como único Dios verdadero, y de Jesucristo, el enviado del Padre. Observe que Jesús jamás dijo que el único Dios verdadero sea un dios trino, formado por el Padre, el Hijo y el espíritu santo, sino que este único Dios verdadero es SOLAMENTE EL PADRE CELESTIAL, no ningún falso dios trino.

Muchos herejes trinitarios que rechazan esta enseñanza de Jesús suelen decir la babosada estúpida de que si el Padre es el único Dios verdadero, entonces estamos diciendo que Cristo es un dios falso. ¡¡De ninguna manera!!. Cuando Jesús dijo que el Padre es el ÚNICO Dios verdadero, lo que estaba diciendo es que el Padre es un Dios ÚNICO, es decir, no existe otro Dios igual a él, ya que solo el Padre celestial es el Dios supremo. Cristo también es un Dios verdadero, pero obviamente él no es el Dios supremo verdadero, sino el SEGUNDO Dios, el Hijo de Dios, el cual está subordinado al Dios supremo, el Padre. Esto lo veremos con más detalle más adelante.

 

36 Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado. 37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto (Jn.10:36-37).

En este pasaje una vez más Jesús dijo que Dios es un Padre celestial. Más claros no pueden ser esos pasajes.

Por lo tanto, enseñar que Dios es trino es una de las tres mayores mentiras de Satanás de toda la Historia, y está totalmente en contra de la enseñaza de Cristo y de sus apóstoles. Los que enseñan que Dios es trino NO SON CRISTIANOS, sino herejes y apostatas, ya que ellos no creen ni siguen la enseñanza de Jesús. Millones de estos falsos cristianos se condenarán en el lago de fuego, donde serán totalmente destruidos en cuerpo y alma (Mt.10:28), por embusteros, porque ellos conocieron la verdadera doctrina, tal como la estoy exponiendo en este libro, y la rechazaron, prefiriendo seguir enseñando la mentira, sin embargo, muchos trinitarios sí que se salvarán, ya que ellos murieron en su total ignorancia, sin haber conocido la verdadera doctrina, ya que nadie se la enseñó.

 

2- LA ENSEÑANZA DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS.

 

¿Enseñaron los apóstoles que Dios es trino?, ¡¡jamás!!. Los apóstoles predicaron la misma enseñanza de Jesús en lo que respecta a Dios, es decir, ellos enseñaron que el Dios supremo es solamente el Padre celestial, siendo Jesús el Señor, el Mesías, el Hijo de Dios.

Más adelante hablaremos también sobre el espíritu santo y veremos que Jesús y sus apóstoles jamás enseñaron que el espíritu santo es una tercera persona divina, sino el PODER DE DIOS, el poder del Altísimo.

Vamos a leer y a comentar algunos pasajes bíblicos escritos por los apóstoles Pedro, Pablo y Juan, que destrozan totalmente la mentira satánica del trinitarismo. Hay muchos más pasajes, pero he seleccionado los siguientes por lo importantes que son.

 

Apóstol Pedro:

 

22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por el Poderoso entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que el Poderoso hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; 23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento del Poderoso, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, clavándole en un madero; 24 al cual el Poderoso levantó, sueltos los dolores

de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. (Hch.2:22-24).

 

Como puede ver, en ese pasaje Pedro mencionó por cuatro veces al Poderoso, es decir, a Dios el Padre, diferenciándolo claramente de Jesús. Si Pedro hubiera creído y enseñado que Dios es trino ENTONCES ÉL JAMÁS HABRÍA LLAMADO "DIOS" SOLAMENTE AL PADRE, sino que él habría llamado a Dios "el Dios trino", diciendo que el Dios trino resucitó a Jesús, sin embargo, Pedro jamás dijo que Dios fuera trino, sino que Dios es un PADRE celestial, y resucitó a su Hijo Jesús.

 

13 el Poderoso de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Poderoso de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad. 14 Mas vosotros negasteis al Apartado para el Poderoso y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, 15 y matasteis al Autor de la vida, a quien el Poderoso ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos (Hch.3:13-15).

 

Una vez más Pedro dijo en ese pasaje que Dios es el Padre celestial. Pero además dice algo muy importante: que este Padre celestial es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, es decir, ES IEVE, el Dios de Israel. Esto destroza esa asquerosa mentira satánica y perversa enseñada por muchos embusteros, los cuales enseñan que el Padre celestial no es el Dios de Israel, sino que dicen ellos que IEVE es el mismo Satanás, y que el Padre es otro Dios totalmente diferente a IEVE, sin embargo, el apóstol Pedro en ese pasaje dijo bien claro que el Padre celestial es el Dios de Israel, y que fue este Dios de Israel, el Padre, quien resucitó a su Hijo Jesús.

Observe como en ese pasaje otra vez Pedro hace una clara diferencia entre Dios, y Jesús. En ninguna parte dijo Pedro que Dios sea un ser trino, sino que es UNA PERSONA DIVINA, refiriéndose solamente al Padre celestial, el cual resucitó a su Hijo Jesús.

Observe como Pedro llamó a Jesús el HIJO de Dios, ¡¡y nunca le llamó "la segunda persona de un Dios trino"!!

Hay decenas de pasajes más donde el apóstol Pedro llamó Dios solamente al Padre celestial. Pedro consideraba al Padre el Dios supremo, el ho Theos en idioma griego, y a Cristo lo consideraba un SEGUNDO Dios subordinado al Padre, tal como leemos en este otro pasaje de Pedro:

 

1 Simón Pedro, siervo y enviado de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Poderoso y Salvador Jesucristo, una doctrina igualmente preciosa que la nuestra: 2 Favor inmerecido y paz os sean

multiplicadas en el conocimiento del Poderoso y de nuestro Amo Jesús. (2Pe.1:1-2).

 

Observe ese pasaje de Pedro, porque es impresionante, ya que en este texto se enseña de forma clara e irrefutable la existencia de los DOS DIOSES, que son el Padre y Jesucristo.

En el verso 1 el apóstol Pedro llamó a Jesucristo NUESTRO DIOS Y SALVADOR, es decir, nuestro Poderoso y Salvador. Y seguidamente, en el verso 2, él llamó Dios (Poderoso) solamente al Padre, diferenciándolo de nuestro Señor Jesús.

La secta diabólica de los llamados "testigos de Jehová", así como otros herejes judaizantes, han falsificado el verso 1, enseñando la patraña de que ese Dios mencionado en el verso 1 es solamente el Padre celestial, separándolo del Salvador Jesucristo. Sin embargo, en el texto griego no existe esa diferencia ni separación, sino que a Jesucristo se le llama Dios en ese versículo 1, o dicho en otras palabras, ¡¡el apóstol Pedro consideraba a Jesucristo un ser poderoso, un Dios!!, pues recuerde que "Dios" procede de la palabra hebrea elohim, y significa sencillamente "poderoso", y obviamente Cristo, el Hijo de Dios, es un ser poderoso, un Dios. ¿Quien podrá negar que Jesucristo era y es un ser poderoso?

En el verso 2 Pedro sí que se refiere al Padre, y lo diferencia de nuestro Señor Jesús. Por lo tanto, para el apóstol Pedro el Dios o Poderoso SUPREMO es solamente el Padre celestial, siendo Jesús otro Dios o Poderoso subordinado al Padre. Esta es la verdadera teología bíblica, es la verdadera doctrina enseñada por Jesús y por sus apóstoles, tal como iré demostrando con más ejemplos en este librito.

Observe también como Pedro llamó a Cristo NUESTRO SALVADOR, sin embargo, en otros pasajes bíblicos es al Padre a quien se le llama "nuestro Salvador"  (1Tm.1:1, Tito 1:3, Jud.1:25). Dicho en otras palabras, en el Nuevo Testamento tanto el Padre, como el Hijo, son llamados NUESTRO SALVADOR. ¿Significa esto que Jesús y el Dios Padre son el mismo Salvador?, ¡¡de ninguna manera!!. Lo que significa es que TENEMOS DOS DIOSES SALVADORES, QUE SON EL PADRE Y EL HIJO. El Padre es el Salvador SUPREMO, y Jesús es el segundo Salvador, las dos personas divinas nos salvan, pero solo el Padre es el Salvador máximo, supremo, no existe otro Salvador como el Padre celestial, ya que fue él quien envió a su Hijo a la tierra (Jn.3:16, etc.). Por lo tanto, el Salvador máximo es únicamente el Padre celestial, y Jesús es el segundo Salvador.

El pasaje de 2Pedro 1:1-2 no enseña por ninguna parte que Dios y Cristo sean el mismo Dios. Tampoco enseña que Dios sea trino, y tampoco enseña que solo existe un Dios. Lo que enseña ese pasaje es que el apóstol Pedro creía y enseñaba la existencia de los DOS DIOSES, que son el Dios supremo, el Padre, y Jesucristo, el Hijo de Dios, y a cada uno de estos dos dioses se les llama "el Salvador", sin embargo, el Dios Padre es el Salvador supremo, siendo Jesús el segundo Salvador.

 

Apóstol Pablo.

 

El apóstol Pablo enseñó exactamente lo mismo que Jesucristo y que el apóstol Pedro.

No existe ni un solo pasaje donde Pablo enseñara que Dios es trino. Él enseñaba también que el único Dios supremo es solamente el Padre celestial, siendo Jesús el Hijo de Dios, es decir, un SEGUNDO DIOS, el cual está subordinado al Padre celestial. Vamos a comprobarlo con los siguientes pasajes de Pablo:

 

28 Y sin hallar en él causa digna de muerte, pidieron a Pilato que se le matase. 29 Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro.

30 Mas el Poderoso le levantó de los muertos. 31 Y él se apareció durante muchos días a los que habían subido juntamente con él de Galilea a Jerusalén, los cuales ahora son sus testigos ante el pueblo. 32 Y nosotros

también os anunciamos la Buena Noticia de aquella promesa hecha a nuestros padres, 33 la cual el Poderoso ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. (Hch.13:28-33).

 

En ese pasaje Pablo llamó Dios, el Poderoso, solamente al Padre celestial. Fue él quien resucitó a su Hijo Jesús. Observe que Pablo jamás dijo "el Dios trino le levantó de los muertos", sino que dijo que Dios, el Padre, le levantó de los muertos. La enseñanza de Pablo es que el Padre es el Dios supremo. El Padre celestial es LA CABEZA de Cristo, es decir, el jefe o Dios de Cristo, estando por tanto Cristo SUBORDINADO al Dios supremo, el Padre. vamos a comprobarlo:

 

3 Pero quiero que sepáis que Cristo tiene la autoridad sobre todo varón, y el varón tiene la autoridad sobre la mujer, Y el Poderoso tiene la autoridad sobre Cristo. (1Co.11:3).

 

La cabeza significa jefatura, autoridad. El texto de Pablo es bien claro, Dios el Padre es el Dios SUPREMO, él tiene la jefatura o autoridad sobre Cristo, y por tanto, Cristo es inferior al Padre en autoridad, él está SUBORDINADO o sujeto al Padre celestial. Esta es la clara enseñanza bíblica, la cual desde hace siglos rechazan todos los herejes trinitarios. Si Pablo hubiera sido un hereje y apostata trinitario, él jamás habría dicho que el Padre es la cabeza o jefe de Cristo.

Veamos ahora estos pasajes donde Pablo dijo bien claro que el Padre es el Dios de Cristo:

 

6 para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Poderoso y Padre de nuestro Amo Jesucristo. (Ro.15:6).

 

3 Bendito sea el Poderoso y Padre de nuestro Amo Jesucristo, Padre de misericordias y el Poderoso de toda consolación (2Co.1.3).

 

31 El Poderoso y Padre de nuestro Amo Jesucristo, quien es bendito por las eras, sabe que no miento (2Co.11:31).

 

3 Bendito sea el Poderoso y Padre de nuestro Amo Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo (Efe.1:3).

17 para que el Poderoso que está sobre nuestro Amo Jesucristo, el Padre resplandeciente, os dé energía de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él (Efe.1:17).

 

Esos pasajes de Pablo son bien claros. En cada uno de ellos él dijo que el Padre es el Dios o Poderoso de Cristo, es decir, CRISTO TIENE A UN DIOS SUPREMO SOBRE ÉL, que es el Padre celestial. Esta gran verdad destroza absolutamente y desde sus cimientos esa asquerosa mentira satánica del trinitarismo, ya que los trinitarios enseñan que el Padre no es el Dios de Cristo, sino que el Padre y el Hijo son el mismo Dios, ellos dicen que no hay un Dios mayor y un Dios menor, sin embargo, como he demostrado, la enseñanza apostólica es que hay un Dios supremo o mayor, que es solamente el Padre, y este Dios supremo es el DIOS DE CRISTO, por lo tanto, ¡¡Cristo es un segundo Dios inferior al Padre en autoridad!!

Los herejes y blasfemos trinitarios suelen responder diciendo que Cristo era inferior al Padre solo en su humanidad, cuando él vivió en la tierra, sin embargo, eso es totalmente mentira, ya que en esos pasajes que he pegado Pablo estaba hablando del Señor Jesucristo en su condición actual, es decir, en su condición gloriosa y resucitado. Por lo tanto, cuando Jesús dijo que él Padre es MAYOR que él (Jn.14:28), no se refería solo a su condición humana, sino también a su condición divina. El Dios Padre no solo es mayor que Cristo en lo que se refiere a autoridad, sino que el Padre es mayor que TODOS, tal como dijo Jesús (Jn.10:29), indicando así que el Padre es EL DIOS SUPREMO, ningún otro Dios se puede igualar al Padre celestial. Jesús dijo bien claro que el Padre es el único Dios verdadero (Jn.17:3), el Creador supremo de los cielos y de la  tierra, y el único Dios que ha de ser adorado, tal como enseñó Jesús (Jn.4:23-24, Ap.4:11). Esta gran verdad bíblica pulveriza completamente la gran mentira satánica de la doctrina de la trinidad. No existe ningún Dios trino, ni Cristo forma parte de ninguna trinidad, sino que Cristo es sencillamente el HIJO de Dios, el enviado del Padre, y el SEGUNDO DIOS subordinado al Padre, ya que el apóstol Pablo también le dio el título de "Dios" (Poderoso) a Cristo, vamos a leerlo:

 

5 Vuestra actitud debe ser semejante a la de Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Poderoso, no consideró su condición de poderoso como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte en un madero de tormento. 9 Por lo cual el Poderoso también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre (Filp.2:5-9).

 

Ese pasaje de Pablo es impresionante, y de una importancia crucial. Pablo dijo en ese texto que Cristo ya existía en el cielo en forma de Dios, es decir, en forma de Poderoso, él tenía esa condición divina en el cielo cuando estaba juntamente con el Padre antes de venir a la tierra (Jn.17:5). Sin embargo, Jesús abandonó esa condición de Dios o Poderoso que tenía en el cielo, y vino a la tierra en forma de hombre, para poder dar su vida por los suyos en el madero.

Y observe ahora lo que dice el verso 9. Dice que EL PODEROSO, EL PADRE, LE EXALTÓ HASTA LO SUMO, es decir, le glorificó cuando le resucitó. Por lo tanto, como puede ver, ese pasaje de Pablo está mencionando claramente a los DOS DIOSES, primero menciona a Cristo, al cual llama Dios o Poderoso, y más adelante menciona al Poderoso supremo, el Padre celestial, el cual resucitó a Jesús.

Estos dos dioses, el Padre y el Hijo, son mencionados también en Hebreos 1:8-9. No se sabe realmente quien escribió esta epístola a los Hebreos, unos dicen que fue el apóstol Pablo, y otros dicen que fue Apolos, mencionado en 1Corintios 1:12, y que fue discípulo de Pablo. Esto no tiene importancia, sea Pablo o sea Apolos quien escribió la epístola a los Hebreos, la enseñanza es tremenda. Veamos lo que dice ese texto de Hebreos:

 

8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Poderoso, existe por las eras de las eras; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. 9 Amas la justicia y odias la infracción de la ley; y por eso el Poderoso, el Poderoso tuyo, te ha ungido con aceite de alegría, exaltándote por encima de tus compañeros. (Heb.1:8-9).

 

El pasaje es impresionante y revelador, ya que se menciona claramente a los dos dioses, el Padre y el Hijo. Observe como primero está hablando de Jesús, el Hijo de Dios, y le llama claramente Dios, es decir, Poderoso. y seguidamente, en el verso 9, se menciona al Dios supremo, el Padre, ¡¡y se dice bien claro que este Dios Padre es EL DIOS DEL HIJO!!.

Más claro no puede ser. Cristo es Dios, es decir, es un ser Poderoso, el Hijo de Dios, y el Padre es el Dios supremo, el Dios de Cristo.

Este pasaje también destroza completamente la doctrina satánica de la trinidad o falso dios trino, y demuestra bien claro que el Padre y el Hijo son DOS DIOSES, dos personas divinas, pero EL PADRE ES EL DIOS SUPREMO, EL DIOS DEL HIJO. Esto, en lenguaje teológico moderno, se llama HENOTEÍSMO, es decir, la creencia en un Dios supremo, pero reconociendo la existencia de otros dioses inferiores al Padre y subordinados a él. ¡¡Esta es la verdadera teología bíblica!!, la cual fue rechazada por todos los herejes y apostatas que se inventaron esa mentira diabólica del falso dios trino, y esta herejía del trinitarismo es la que se impuso en la cristiandad apostata, en el catolicismo romano, a partir del siglo 5, cuando se estableció de forma dogmática que Dios es un misterioso ser trino, compuesto por el Padre, el Hijo y el espíritu santo, una enseñanza que, como estoy demostrando, ¡¡es diametralmente lo contrario a lo que enseñaron Jesús y sus apóstoles!!.

 

Apóstol Juan.

 

El apóstol Juan enseñó exactamente lo mismo que Jesús, que Pedro y que Pablo.

Juan nunca enseñó que Dios sea trino. Él jamás enseñó esa herejía satánica del trinitarismo.

Vamos a leer y a comentar unos cuantos pasajes de Juan, para que usted vea claramente como él también enseñó la doctrina bíblica de los dos dioses, el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios del Hijo.

 

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con el Poderoso, y el Verbo era Poderoso. 2 Este era en el principio con el Poderoso. 3 Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. (Jn.1:1-3).

 

¿Ese pasaje de Juan dice que Dios sea trino?, ¡¡de ninguna manera!!, ese pasaje no habla de un falso dios trino por ninguna parte, sino que menciona a DOS personas divinas, es decir, a dos dioses, dos poderosos, que son el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios supremo. Veamos, ponga atención, porque esta es la verdadera enseñanza de Juan 1:1-2.

 

1- Juan dijo que ya en el principio existía el Verbo, el Logos. Cuando Juan habló del Verbo se refería a una persona, a Jesucristo, tal como leemos en este pasaje también escrito por Juan:

 

12 Sus ojos eran como llamas de fuego, y llevaba muchas coronas en la cabeza. Tenía escrito un nombre que nadie entendía excepto él mismo.

13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO del Poderoso. (Ap.19:12-13).

 

Esto es muy importante que lo entienda, para que no sea engañado por muchos judaizantes y analfabetos bíblicos enviados por Satanás, los cuales enseñan la mentira diabólica de que el Verbo mencionado en Juan 1:1 no se refiere a Jesús, sino solamente al "propósito de Dios". Sin embargo, como he demostrado, este Verbo de Dios es una persona divina, Jesucristo. Decir que se trata del "propósito de Dios" es una estupidez y una majadería descomunal. ¿Como el "propósito de Dios” va a ser Dios?, ¡es ridículo e imposible!. El pasaje está hablando claramente de un Dios, de una PERSONA divina, el cual es Jesucristo.

 

2- Juan dijo que este Verbo de Dios, que es Jesucristo, YA EXISTÍA EN EL PRINCIPIO. Esto nos habla claramente de la ETERNIDAD del Verbo, Cristo jamás fue creado por Dios, sino que él siempre ha existido juntamente con el Padre. Si Cristo hubiera sido el primer ser creado por Dios, tal como enseñan los herejes de los "testigos de Jehová", ¡¡entonces eso no es lo que diría Juan 1:1!!.

Si Cristo hubiera sido creado por Dios en el principio, entonces ese pasaje diría lo siguiente: "en el principio DIOS CREÓ EL VERBO", sin embargo, lo que dice es que en el principio ya existía el Verbo, y cuando el pasaje habla del principio, se refiere al principio mencionado en Génesis 1:1, donde se dice que en el PRINCIPIO Dios creó los cielos y la tierra. Por lo tanto, antes de que Dios creara todas las cosas, ya existía Jesucristo, el Verbo de Dios, indicando así que CRISTO ES ETERNO, JAMÁS FUE CREADO POR DIOS. Muchos dicen que eso es imposible, que solo existe un Dios eterno, el Padre celestial, y que por tanto Cristo no puede ser eterno. ¿Y donde dice la Biblia que solo el Padre es el Dios eterno?, ¡¡no lo dice por ninguna parte!!. No existe ni un solo pasaje en la Biblia donde se enseñe que el Padre celestial es el único Dios eterno. Cristo es también eterno, y por lo tanto, la Biblia enseña que existen DOS DIOSES ETERNOS, que son el Padre y el Hijo, pero cuidado, ¡¡eso no significa que estos dos dioses sean iguales en autoridad!!. Ya he demostrado más arriba que solo el Padre es el Dios supremo, él tiene la autoridad sobre Cristo, es el Dios de Cristo, sin embargo, los dos dioses son eternos y tienen la misma naturaleza divina. Por lo tanto, ¿qué es lo que hace al Padre superior a Cristo?, pues simple: su AUTORIDAD SUPREMA. El Padre es quien manda sobre Cristo, es la cabeza o jefe de Cristo, y Cristo obedece al Padre y hace todo lo que el Padre le manda. ¿Queda claro? Esta es la verdadera doctrina, la cual rechazan todos los herejes trinitarios, pero también la rechazan los herejes arrianos, como los llamados testigos de Jehová, y también la rechazan los herejes unicitarios, es decir, los que enseñan la burrada de que Cristo es el mismo Dios Padre.

 

3- Juan dijo que el Verbo, Jesucristo, ya estaba en el principio con el Poderoso, es decir, con el Dios Padre. Esto es clave, ya que demuestra que Jesucristo y el Padre son DOS personas divinas diferentes, no son el mismo Dios, ya que QUIEN ESTÁ CON OTRO, NO PUEDE SER ESE OTRO. Si yo, por ejemplo, estoy con mi padre, yo no soy mi padre, sino que somos dos personas humanas. Lo mismo sucede en ese pasaje de Juan, Cristo ya en el principio estaba con el Padre celestial, por lo tanto, Cristo y el Padre son dos personas divinas, es decir, dos dioses. Recuerde que un Dios es una persona divina, por lo tanto, dos personas divinas solo pueden ser DOS DIOSES. La doctrina de que dos personas divinas son un solo Dios es una de las mayores mentiras y burradas enseñada por los herejes trinitarios.

Casi todas las versiones bíblicas han falsificado de forma satánica el pasaje de Juan 1:1, ya que han eliminado el artículo definido para referirse al Dios supremo, el Padre. Es decir, las malas traducciones lo han vertido de esta manera: "el Verbo estaba con Dios", sin embargo, el texto griego de ese pasaje dice que el Verbo estaba con EL Dios (ho Theos). ¡¡indicando así que ese Dios es el Dios supremo, el Padre celestial!!. Al eliminar los herejes ese artículo definido ocultan que ese pasaje está mencionando a los dos dioses, el Padre y el Hijo.

 

4- Juan dijo seguidamente que EL VERBO ERA DIOS. Esta frase es la que más polémica y confusión ha traído a lo largo de los siglos a los herejes trinitarios y unicitarios.

Los trinitarios y los unicitarios llegan a la falsa y estúpida conclusión de que Cristo, el Verbo, es el mismo Dios mencionado en la frase anterior, lo cual es totalmente falso e imposible, pues Juan dijo bien claro que este Verbo ESTABA CON EL DIOS, es decir, con el Padre. ¡¡Si Cristo estaba con el Dios, entonces el Verbo, Cristo, no puede ser ese Dios!!, ¿queda claro?

Por lo tanto, ¿qué enseñó Juan cuando dijo que el Verbo es Dios?, pues bien sencillo: Juan simplemente dijo que el Cristo, el Verbo, es un ser PODEROSO, pues eso es lo que significa la palabra "Dios", ya que procede de la palabra hebrea elohim, que significa "poderoso".

Observe que Juan no dijo por ninguna parte que el Verbo es ho Theos, es decir, EL Dios, sino que le llamó solamente Dios, es decir, Poderoso, DIFERENCIÁNDOLO DEL PODEROSO SUPREMO, EL PADRE.

Por consiguiente, Juan enseñó en ese pasaje la existencia de estos dos dioses, que son el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios supremo, el Dios del Hijo. ¡¡Esta es la principal doctrina de toda la Biblia!!

En Juan 1:2 Juan volvió a decir que Cristo, el Verbo, estaba con el Poderoso, con el Padre, indicando así de forma clara que el Verbo no es el Dios supremo, el Poderoso, sino que son dos dioses diferentes.

Luego Juan dijo que POR MEDIO de Cristo fueron hechas todas las cosas. Observe que el pasaje no dice que Cristo hizo todas las cosas, él no fue el Creador supremo, sino que él fue el creador menor, el medio que el Padre utilizó para crear todas las cosas. Solo el Dios supremo, el Padre, es el Creador SUPREMO, solo él decidió crear el Universo, de él proceden todas las cosas, y Jesús fue sencillamente el mediador, el que ejecutó esa obra creadora procedente del Padre celestial. Vamos a demostrarlo:

 

6 para nosotros, sin embargo, hay un Poderoso, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Amo, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él. (1Co.8:6).

 

El pasaje de Pablo es bien claro. Él dijo que tenemos un Dios, el Padre. Observe que Pablo no dijo que tenemos un Dios trino, que es Padre, Hijo y espíritu santo. Lo que dijo es que este Dios único es SOLAMENTE EL PADRE.

Observe que Pablo tampoco dijo que tenemos un SOLO Dios, la palabra "solo" no se encuentra en ningún manuscrito griego de ese pasaje, y añadir esa palabrita destroza totalmente el sentido de la frase dicha por Pablo. Lo que él dijo sencillamente es que tenemos un Dios Padre, ¡¡pero sin negar la existencia de otros dioses inferiores al Padre!!.

Le pondré un sencillo ejemplo para que lo entienda mejor: no es lo mismo decir "existe un rey en el mundo", que decir "existe un SOLO rey en el mundo". En la primera frase estoy diciendo que existe un rey en el mundo, pero sin negar la existencia de otros reyes en el mundo, sin embargo, en la segunda frase estoy diciendo que SOLO existe un rey en el mundo, y que por tanto, no existen más reyes, sino solo uno. Lo mismo sucede con el pasaje de 1Corintios 8:6. Cuando los herejes falsifican ese texto, añadiendo la palabra "solo" (que no se encuentra en el texto griego) están deformando y falsificando totalmente la frase dicha por Pablo. El jamás dijo que solo exista un Dios, lo que dijo es que hay UN DIOS PADRE, él es el Dios supremo, ¡¡pero sin negar la existencia de otros muchos dioses inferiores al Padre!!.

Observe que Pablo dijo que de este Dios supremo, el Padre, PROCEDEN TODAS LAS COSAS, es decir, fue el Padre celestial quien creó todo el Universo, él es el origen de todas las cosas. ¡¡En ninguna parte dijo Pablo que Cristo sea el origen de todas las cosas!!, lo que Pablo dijo es que Cristo es el MEDIADOR, por medio del cual son todas las cosas, pero el Creador supremo fue solamente el Padre, no Cristo.

Veamos ahora este pasaje que habla sobre la creación:

 

15 Jesús es la imagen del Poderoso invisible, el primogénito de toda creación. 16 Porque por medio de Cristo fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean gobiernos, sean dominios, sean autoridades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él existe antes de todas las cosas, y todas las cosas por medio de él subsisten (Col.1:15-17).

 

Como puede ver, el texto dice que todo fue creado POR MEDIO de Cristo, y además dice que Cristo ya existe antes de que todo fuera creado, indicando así que Cristo no forma parte de la creación, él es eterno.

El texto demuestra claramente que Cristo participó en la creación del Universo, ¡¡pero él no fue el Creador supremo!!, sino el creador menor, él simplemente ejecutó la obra creadora procedente del Dios Padre, ya que todas las cosas PROCEDEN DEL PADRE (1Co.8:6), fue el Dios supremo, el Padre, quien decidió crear todas las cosas, y por su voluntad existen (Ap.4:11).

Los modernos herejes arrianos, que son los llamados “testigos de Jehová”, siempre citan ese pasaje de Pablo, concretamente el verso 15, para enseñar el error de que Cristo fue el primero en ser creado por Dios, pues se le llama "el primogénito de toda creación". Veamos: cuando en Colosenses 1:15 Pablo dijo que Cristo es el PRIMOGÉNITO de toda la creación, no estaba diciendo que él fuera el primero en ser creado por Dios, pues ya vimos que en el principio ya existía Cristo, el Verbo (Jn.1:1), el texto no dice que en el principio Dios creara el Verbo.

Lo que significa esa expresión de Pablo es que Cristo es el PREEMINENTE O SOBERANO SOBRE TODA LA CREACIÓN, EL REGIDOR DE LA CREACIÓN, la palabra griega utilizada es "prototokos", que significa solo "primogénito", ¡no el primero en ser creado!

Si Cristo fuera parte de la creación, entonces resulta que ÉL SE HABRÍA CREADO A SÍ MISMO, ya que ese pasajes bíblico dice que por medio de él fueron creadas TODAS las cosas, ¡no solo una parte!, y si todas las cosas fueron creadas por medio de él, entonces él no puede formar parte de lo creado, a no ser que él se hubiera creado a sí mismo, lo cual es un absurdo y una estupidez.

En el texto griego resulta que existe la palabra "protoktistos" que significa "el primero en ser creado", esta palabra es la que Pablo hubiera utilizado si él hubiera enseñado esa patraña de que Cristo fue el primer ser creado por Dios, entonces Pablo habría dicho lo siguiente: "El PROTOKTISTOS (el primero creado) de la creación", en lugar de decir: "el PROTOTOCOS (primogénito) de la creación".

La doctrina falsa de que el Verbo fue creado al principio choca frontalmente con Juan 1:1, donde se dice bien claro que el Verbo YA EXISTÍA en el principio, es decir, antes de que fueran creados los cielos y la tierra, el Verbo ya existía, NUNCA FUE CREADO. Todas las criaturas comenzaron a existir en Génesis 1:1, cuando el Padre decidió crear el Universo por medio del Verbo, por lo tanto, decir que Cristo, el Verbo, forma parte de las criaturas es una doctrina perversa y antibíblica.

Por cierto, observe también que en ese pasaje de Colosenses 1:15 Pablo llamó a Cristo la IMAGEN del Dios invisible, es decir, la imagen del Dios Padre. Esto destroza la doctrina satánica del unicitarismo, ya que la imagen de algo no puede ser ese algo. Jesús no es el Dios Padre, sino la imagen del Dios Padre, quien ve a él, ve al Padre, ya que el Padre es como Jesús, los dos piensan igual, y ambos tienen una misma naturaleza divina. Por lo tanto, ese pasaje de Colosenses también habla claramente de los dos dioses, el Padre y el Hijo.

 

Leamos ahora este pasaje de Hebreos:

 

1 El Poderoso, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por medio de los profetas, 2 en estos últimos días nos ha hablado por medio del Hijo, a quien constituyó heredero de todo,

y por medio del cual hizo todas las eras (Heb.1:1-2).

 

El texto enseña que Dios el Padre habló muchas veces en el pasado por medio de los profetas hebreos, lo cual demuestra de forma irrefutable que el Dios Padre es el Dios de Israel, IEVE, ya que fue IEVE quien hablaba por medio de los profetas hebreos. Sin embargo, en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio de su Hijo, Y POR MEDIO DEL HIJO EL PADRE CREÓ TODAS LAS COSAS, todas las eras, todos los mundos.

Observe como el texto dice que el Padre fue el Creador supremo, y Cristo, el Hijo, fue el medio que el Padre utilizó para crear el Universo. Por lo tanto, está bien claro, Cristo no es el Creador supremo, sino el creador menor, el cual colaboró con el Padre celestial para crear todas las cosas. ¡¡No fue ningún falso dios trino quien creó el Universo!!, sino que fue un Dios supremo, el Padre celestial, quien decidió crear todas las cosas, pues todo procede del Padre, pero él lo creó utilizando al segundo Dios, que es Jesucristo, el Hijo de Dios subordinado al Padre. ¡¡Esta es la verdadera doctrina y la verdadera teología bíblica!!, la cual usted tiene ahora el privilegio de conocer, para que no sea engañado por el sistema iglesiero apostata, el SIA.

Veamos más pasajes del apóstol Juan que destrozan la doctrina diabólica del falso dios trino.

 

15 No améis este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando amáis al mundo, no tenéis el amor del Padre en vosotros.

16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo

insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo;

17 y este mundo se acabará junto con todo lo que la gente tanto desea.

Pero el que hace lo que al Poderoso le agrada vivirá en la era venidera. (1Jn.2:15-17).

 

Como puede ver, en ese pasaje Juan habló del Dios supremo, el Padre, al cual llamó DIOS, es decir, el Poderoso. Si Juan hubiera sido un hereje trinitario, entonces él jamás habría escrito eso, sino que habría dicho que Dios es trino, o que Dios es el Padre, el Hijo y el espíritu santo.

Ciertamente Juan enseñó que Cristo es Dios, un ser poderoso, tal como vimos en Juan 1:1, sin embargo, cuando Juan hablaba del Dios único y supremo SIEMPRE SE REFERÍA AL PADRE, nunca a Jesucristo.

 

9 Todo aquel que ha sido engendrado por el Poderoso no practica el pecado, porque la simiente del Poderoso permanece en él, y no puede pecar, porque ha sido engendrado por el Poderoso. (1Jn.3:9).

 

En ese pasaje Juan mencionó por tres veces al Poderoso o Dios supremo, el Padre. En ninguna parte dijo que este Dios fuera trino. Es el Dios Padre quien nos engendró por medio de su energía o poder, no fue un falso dios trino quien nos engendró.

Por consiguiente, el apóstol Juan jamás enseñó la mentira diabólica de que Dios es trino. Él enseñó de forma muy clara que solo el Padre es el Dios todopoderoso, el Dios supremo, el Creador supremo de todo el Universo, siendo Jesús el Hijo de Dios, es decir, el segundo Dios subordinado al Padre, y que es llamado en el Apocalipsis "el Cordero", el cual se sentó a la diestra del Dios todopoderoso cuando ascendió al cielo (Ap.3:21).

 

3- LA ENSEÑANZA DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

 

Todos los herejes trinitarios, sean católicos o los mal llamados "evangélicos", enseñan que la doctrina de la trinidad es enseñada también en el Antiguo Testamento. Esta es una de las mayores mentiras y estupideces que se puedan enseñar. En el Antiguo Testamento no existe ni un solo pasaje donde se diga que Dios sea trino, o que el Padre, el Hijo y el espíritu santo sean tres personas divinas y un solo Dios verdadero. Los que enseñan esa patraña no saben de lo que hablan, son auténticos analfabetos bíblicos, o mentirosos patológicos.

La doctrina del espíritu santo como una tercera persona divina es totalmente desconocida en el Antiguo Testamento, y también en el Nuevo Testamento, como demostraré más extensamente después. Acá voy a citar solamente lo que dice iglesia católica romana, en su nuevo Catecismo, sobre este asunto del espíritu santo. Recuerde que esta iglesia católica dice ser trinitaria, sin embargo, enseñan todo lo contrario al trinitarismo. Tome nota, pues es asombroso lo que dice, además de muy cierto:

 

"La personalidad de Jesucristo es completamente comprobable en la Biblia, pero no hay tal prueba para una personalidad del Espíritu Santo. “El AT [Antiguo Testamento] claramente no describe el Espíritu de Dios como una persona, tampoco en el sentido estrictamente filosófico, ni en el sentido Semítico. El Espíritu de Dios es simplemente el poder de Dios. Si este algunas veces es representado como siendo distintivo para Dios, es porque el aliento de Yahweh actúa exteriormente (Isaías 32:15; 48:16; 63:11).

Muy raramente los escritores del AT atribuyen al Espíritu de Dios emociones o actividad intelectual (Isaías 63:10; Wis. 1:3-7). Cuando tales expresiones son usadas, ellos son meras figuras de discurso que son explicadas por los hechos que la ruah [palabra Hebrea para “Espíritu”] era considerada también como la silla de actos intelectuales y sentimientos (Génesis 41:8). Tampoco es encontrado en el AT o en literatura rabínica la noción de que el Espíritu de Dios es un ser intermediario entre Dios y el mundo. Esta actividad es propia de los ángeles, aunque a ellos es atribuida alguna actividad que en otros lugares es atribuida al Espíritu de Dios” (Nueva Enciclopedia Católica, Vol. XIII, P.574).

 

Ahí lo dice bien claro la propia iglesia católica ¡¡el espíritu santo no es una tercera persona divina, sino el PODER DE DIOS!, como así demostraré más adelante en este librito.

Por lo tanto, el Antiguo Testamento no habla por ninguna parte de un dios trino, eso es una burda mentira del diablo.

Los pasajes que los herejes trinitarios suelen citar para enseñar que el Antiguo Testamento habla de un dios trino son pasajes terriblemente pervertidos y malinterpretados por ellos. Seguidamente vamos a analizar los pasajes que ellos citan:

 

Génesis 1:1-2.

 

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Y la tierra estaba desordenada y vacía,  y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

Los herejes trinitarios siempre dicen que ese pasaje del Génesis habla de una pluralidad en la divinidad, lo cual es absolutamente falso, es mentira. Ese pasaje no dice por ninguna parte que Dios sea una pluralidad, ni mucho menos que Dios sea trino. Sencillamente el pasaje está hablando de un solo Dios, el Creador supremo, que es el Padre, en ninguna parte se dice que Dios sea trino.

Los herejes trinitarios suelen decir que la palabra hebrea traducida por "Dios" es elohim, y dicen que esa palabra significa solamente DIOSES, por lo tanto, dicen que Génesis 1:1 enseña que una trinidad de personas divinas crearon el cielo y la tierra. Sin embargo, el argumento de los trinitarios es totalmente falso, ya que ese pasaje habla de un solo Dios, el Creador supremo, que es el Padre. En Apocalipsis 4:10-11 leemos que fue el Dios Padre quien creó todas las cosas, y por su voluntad existen. Por lo tanto, el Dios o elohim mencionado en Génesis 1:1 se refiere solamente al Dios supremo, el Padre.

Observe también que el verbo, "creó", está en SINGULAR, indicando así que fue un Dios único quien creó los cielos y la tierra.

Y respecto a la palabra hebrea elohim, que ha sido traducida por "Dios", también se puede traducir por "dioses", en plural, PERO TAMBIÉN SE PUEDE TRADUCIR POR "DIOS", EN SINGULAR. Esto significa que dependiendo del contexto, se ha de traducir de una manera u otra, es decir, si se refiere a Dios el Padre, se puede traducir por "Dios", en singular, pero si se refiere a otros dioses, sean humanos o angelicales, se ha de traducir por "dioses", en plural. Veamos unos ejemplos:

Observe como Moisés aplicó la palabra elohim a otros dioses:

 

“Ahora reconozco que IEVE es más grande que todos los dioses (elohim).” “Quien ofrezca sacrificios a los dioses (elohim) será maldito" (Exodo 18:11 y 22:19,20).

 

En ese caso elohim ha sido traducido en plural, dioses, porque se refiere a más de un dios.

 Los jueces de Israel son llamados dioses (elohim), ya que ellos eran seres humanos poderosos dentro de la nación de Israel, ya que juzgaban en nombre de Dios:

 

Dios está en la reunión de los dioses (elohim); en medio de los dioses (elohim) juzga.
 Yo dije: Vosotros sois dioses (elohim), y todos vosotros hijos del Altísimo; pero como hombres moriréis (Salm.82:1, 6-7).

 

Observe como en ese salmo a los jueces de Israel Dios los llama dioses, y seguidamente los llama hijos del Altísimo, indicando así que un hijo de Dios es un dios.

Sin embargo, ahora verá usted como la palabra elohim también se puede referir a una sola persona, EN SINGULAR, sea un dios falso, un dios verdadero, o un ser humano con el poder de Dios:

 La Biblia utiliza la palabra elohim para referirse a un dios falso, un ídolo:

 

 “El pueblo...acudió en masa ante Aarón, y le dijo: 'Anda, haznos un dios (elohim) que vaya delante de nosotros'... Todo el pueblo se quitó los pendientes de oro y se los trajo a Aarón. El los recibió...y fabricó un novillo de fundición. Después les dijo: 'Este es tu dios (elohim), Israel, el que te sacó de Egipto.” (Exodo 32:12).

 

El Dios Padre es llamado elohim, Dios, es decir, el Poderoso:

 

“A ti se te ha mostrado para que sepas que IEVE es Ha-'Elohim y no hay otro fuera de él" (Deut. 4:35).

 

El pasaje dice que IEVE es EL DIOS, es decir, el Dios supremo, y el pasaje se refiere a UN SOLO DIOS, no a un dios trino formado por tres personas divinas. Además, el pasaje dice "no hay otro fuera de ÉL", no dice "fuera de ELLOS", indicando así que ese Dios supremo se refiere solo al Padre celestial, es decir, a una sola persona divina, no a tres.

El propio Moisés fue llamado dios (elohim), en singular, sin embargo, Moisés era una sola persona, no varias:

 

IEVE dijo a Moisés: Mira, yo te he constituido dios (elohim) para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta.

 

Moisés era un dios, es decir, un ser poderoso, por la sencilla razón de que Dios le dotó con poderes sobrenaturales.

 Jesús, también es llamado dios (elohim):

 

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios (elohim) Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz (Is.9:6).

 

Por consiguiente, esa doctrina de que la palabra hebrea elohim se ha de traducir siempre por dioses, en plural, es falso. Se puede traducir en plural, o también en singular, todo depende del CONTEXTO donde aparezca esa palabra. Se traduce en singular, Dios, cuando se refiere a una sola persona, pero cuando la palabra elohim se refiere a un grupo de personas, o también de ángeles, se ha de traducir por dioses, en plural. En Génesis 1:1 se refiere a una sola persona divina, el Padre, el Creador supremo, por lo tanto, se ha de traducir por Dios, en singular, jamás por dioses.

El verso 2 menciona al espíritu de Dios, es decir, el espíritu santo.

Muchos trinitarios dicen que ese pasaje enseña que el espíritu santo es una tercera persona divina, pero eso es mentira. La palabra hebrea que ha sido traducida por espíritu" es RUAJ, que significa VIENTO. El propio Jesús enseñó que el espíritu santo es el VIENTO o aliento de Dios:

 

El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. (Jn.3:8).

 

La palabra griega que ha sido traducida por espíritu en ese pasaje es PNEUMA, que significa aire, viento.

Por lo tanto, cuando en Génesis 1.2 leemos que el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas, lo que está diciendo sencillamente es que el viento o aliento de Dios se movía sobre la faz de las aguas. De ninguna manera se refiere a una tercera persona divina, ya que el viento o aliento no es una persona divina, sino que el viento o aliento (ruaj) es una ENERGÍA, quedando así demostrado que el espíritu santo, o espíritu de Dios, es la energía o poder de Dios. Pero esto lo veremos mucho más extensamente más adelante, cuando veamos lo que enseña la Biblia sobre el espíritu santo.

 

Génesis 1:26-27.

 

Este es el otro pasaje donde los herejes trinitarios pretenden basar la gran mentira de que Dios es trino. Veamos lo que dice ese pasaje:

 

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Gen.1:26-27).

 

Como puede ver, el texto no dice por ninguna parte que Dios sea trino. En este pasaje se ve a UN DIOS HABLANDO CON OTRO DIOS, y le propone hacer al hombre a imagen y semejanza de ellos, es decir, con un parecido físico a estos dos dioses creadores. Esto es muy importante que lo entienda: no es un "Dios plural" quien está hablando, sino que es un solo Dios quien le habla a otro Dios. Por ejemplo, si yo le digo a mi hijo: "hagamos un muñeco de barro a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza", yo no estoy diciendo de ninguna manera que mi hijo y yo seamos una trinidad, es decir, tres personas en una, simplemente yo le propongo a mi hijo hacer un muñeco de barro a nuestra imagen y semejanza. Exactamente lo mismo es lo que Dios el Padre hizo. Él es el Creador supremo, el gran Arquitecto universal, y entonces decidió crear al hombre, y le propuso a su Hijo Jesucristo hacerlo a imagen y semejanza de ellos.

¿Como sabemos que el Dios Padre estaba hablando con Jesucristo?, pues muy sencillo, porque fue el Dios Padre quien creó todas las cosas POR MEDIO DE SU HIJO JESÚS (Jn.1:3, 10, 1Co.8:6, Col.1:15-17, Heb.1:1-2). Fueron estos dos dioses, el Padre y el Hijo, quienes crearon al hombre a imagen y semejanza de ellos. Dios no estaba hablando con los ángeles, sino que estaba hablando únicamente con el segundo Dios, Jesucristo, el cual ejecutó la obra creadora procedente del Padre. Fue este Dios Padre quien decidió crear todas las cosas, por su voluntad existen todas las cosas y fueron creadas (Ap.4:11), y Cristo fue quien ejecutó esa obra creadora. Fue Cristo quien bajó del cielo a la tierra y creó el cuerpo de Adán del polvo de la tierra, después sopló en su nariz el aliento de vida, el espíritu, y Adán se convirtió en un alma viviente (Gen.2:7).

 

Génesis 3: 22.

 

Este es el otro pasaje donde los trinitarios herejes pretenden basar esa patraña diabólica y demencial de que Dios es una trinidad de personas divinas. Leamos el pasaje:

 

Y dijo IEVE Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.

En este pasaje ocurre lo mismo que en Génesis 1:26-27. El Dios Padre estaba hablando con Jesucristo, y le dijo que el hombre llegó a ser como uno de ellos, en el sentido de conocer el bien y el mal. Este pasaje no dice por ninguna parte que Dios sea trino, simplemente un Dios, el Padre, estaba hablando con el otro Dios, Jesucristo.

  

Génesis 19:24.

 

Este es otro pasaje donde los herejes trinitarios pretenden basar la doctrina diabólica de que Dios es trino, formado por tres personas divinas, el Padre, el Hijo y el espíritu santo. Veamos el pasaje:

 

Entonces IEVE hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de IEVE desde los cielos;

 

¿Dice ese texto que Dios es trino?, ¡¡de ninguna manera!!. Solo un embustero puede decir que ese texto habla de un dios trino. El pasaje simplemente menciona a DOS DIOSES que se llaman igual: IEVE. Si leemos el contexto, veremos que un ser divino llamado IEVE, bajó a la tierra en forma de varón, acompañado por dos ángeles también en forma de varones, y los tres varones se aparecieron a Abraham en el encinar de Mamré (Gen.18;1-2). Los dos ángeles se fueron a Sodoma para rescatar a Lot y para destruir esas dos ciudades de Sodoma y Gomorra, mientras que Abraham se quedó hablando con el tercer varón, el cual se llamaba IEVE (Gen.18:22). Esto es tremendamente importante. Observe como este Dios llamado IEVE se quedó hablando con Abraham. ¡¡Este Dios era un VARÓN, pero resulta que se llamaba IEVE!!. Obviamente este varón celestial no era el Dios supremo, el Padre, por la sencilla razón de que en Juan 1:18 leemos que A DIOS, EL PADRE, NADIE LE VIO JAMÁS.

Ya demostré anteriormente que el Dios de Israel, IEVE, es el Padre celestial, esto es irrefutable. Sin embargo, en Génesis 18 resulta que otro Dios, llamado también IEVE, se apareció a Abraham en el encinar de Mamré. Esta es una de las revelaciones más importantes de toda la Biblia, la cual es rechazada por todos los judíos apostatas, y también por la cristiandad apostata.

¿Quien era ese varón celestial llamado IEVE que se apareció a Abraham en el encinar de Mamré?. Sencillamente era EL SEGUNDO DIOS, LLAMADO TAMBIÉN IEVE, y este segundo IEVE era el propio Jesucristo, el Verbo de Dios.

El pasaje en ninguna parte dice que Dios sea trino, lo que menciona claramente este pasaje bíblico es a dos entidades divinas que se llaman igual: IEVE. Uno es el IEVE supremo, el Padre, el cual está en el cielo, y ningún ser humano le vio jamás, y el segundo IEVE era quien descendió a la tierra, acompañado por dos ángeles, y se apareció a Abraham en el encinar de Mamré.

Sabiendo esto, entonces ya podemos entender perfectamente el pasaje de Génesis 19:24. Sencillamente este varón celestial llamado IEVE hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego DE PARTE DE IEVE desde los cielos. El pasaje está mencionando de forma clara e irrefutable a estos dos dioses llamados IEVE. Uno es el IEVE supremo que está en el cielo, y el otro es el segundo IEVE en forma de varón que descendió a la tierra para hablar físicamente con Abraham en el encinar de Mamré. Hay muchos más pasajes en la Biblia donde se mencionan a estos dos dioses llamados IEVE, y que iremos viendo más adelante, cuando hagamos un estudio más profundo sobre este tema tan importante.

 

Salmo 45:6-7.

 

Este es otro pasaje donde los herejes trinitarios afirman que habla del dios trino. Veamos como mienten esos trinitarios analfabetos bíblicos. Leamos el pasaje:

 

Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.

 

¿Donde dice ese pasaje que dios sea trino?, ¡¡en ninguna parte!!. Los herejes trinitarios sencillamente lo que hacen es retorcer y pervertir de forma satánica ciertos pasajes de las Escrituras, para hacerlos decir lo que ellos quieren que diga. Ese salmo en ninguna parte habla de un falso dios trino. ¿De quien habla entonces?. Pues veamos. Resulta que ese salmo es citado en Hebreos 1:8-9, y mire lo que dice:

 

Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.

 

¿Lo ha leído bien?. ¡¡Ese salmo 45 está hablando del HIJO de Dios, es decir, de JESUCRISTO!!, y en el salmo se le llama DIOS, es decir, poderoso. Pero resulta que seguidamente dice que hay otro Dios SUPERIOR A ÉL, pues dice que le ungió Dios, EL DIOS SUYO, o dicho en otras palabras, el pasaje dice que el Hijo tiene a un Dios sobre él, a un Dios mayor, supremo, que es el Padre celestial, el cual ungió a su Hijo.

Por lo tanto, ese salmo 45 está mencionando claramente a los DOS DIOSES, que son el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios supremo, el Dios del Hijo. ¡¡Esto no tiene que ver absolutamente nada con la doctrina satánica del trinitarismo!!. El pasaje no habla de tres personas divinas por ninguna parte, ¡¡sino de dos!!, que son el Padre y el Hijo, y estos dos dioses tienen el mismo nombre: IEVE, ya que el Hijo se llama igual que su Padre celestial.

Era este segundo IEVE quien descendía a la tierra y se aparecía a los seres humanos. Los primeros humanos que vieron a este segundo IEVE, que es Jesucristo, fueron Adán y Eva. El Génesis dice que este Dios llamado IEVE se paseaba físicamente por el huerto del Edén al aire del día, y después de que Adán y Eva desobedecieron a Dios ellos oyeron sus pasos y se escondieron de su presencia entre los árboles del huerto (Gén.3:8).

Por lo tanto, esta enseñanza bíblica es de una claridad extrema. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento hablan de estos dos dioses llamados IEVE, que son el Padre y el Hijo. Al Padre nadie le vio jamás, sin embargo, al Hijo sí que le vieron los seres humanos. Era este segundo Dios, llamado IEVE, quien descendía a la tierra en forma de varón celestial, y habló cara a cara con Abraham, con Moisés, etc. Pero esto lo veremos más ampliamente después.

Muchos suelen citar la Shemá hebrea, mencionada en Deuteronomio 6:4, para negar esta gran verdad bíblica de la existencia de los dos dioses llamados IEVE. Ellos dicen que solo existe un Dios llamado IEVE, no dos, porque la Shemá dice lo siguiente:

 

Oye, Israel: IEVE nuestro Dios, IEVE uno es.

 

¿Quien ese IEVE único mencionado en la Shemá?, ¡es el PADRE celestial!!, él es el Dios único, porque no hay otro Dios como él. El propio apóstol Pablo citó la Shemá, diciendo que para nosotros hay UN DIOS, y este Dios único es EL PADRE, de quien proceden todas las cosas (1Co.8:4, 6).

Jesús también citó la Shemá hebrea para referirse a su Padre celestial (Mr.12:28-32). Esto demuestra de forma irrefutable que ese Dios único, supremo, mencionado en la Shemá hebrea ES SOLAMENTE EL PADRE CELESTIAL. La Shemá hebrea no tiene que ver nada con ningún falso dios trino.

Lo que enseña la Shemá sencillamente es que el Dios supremo, el Padre, es un Dios único, es el Dios supremo, no existe otro Dios igual a él, PERO ESE PASAJE NO NIEGA LA EXISTENCIA DE OTROS DIOSES INFERIORES A ÉL. Estos dioses inferiores al Padre y subordinados a él son sencillamente los hijos de Dios, sean los hijos de Dios celestiales, es decir, los ángeles, o los seres humanos, como por ejemplo lo eran lo jueces de Israel (Sal,82:1, 6). Tanto los ángeles, como los seres humanos poderosos, son llamados elohim (dioses) en la Biblia. Todos estos dioses o seres poderosos están sometidos al Dios supremo, que es el Padre celestial, por eso es que Moisés dijo bien clarito que IEVE, el Padre, es el DIOS DE DIOSES, y el Señor de señores, vamos a leerlo:

 

Porque IEVE vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho (Dt.10:17).

 

En la Shemá hebrea mencionada en Deuteronomio 6:4 no se niega la existencia del segundo Dios llamado también IEVE, y que es Jesucristo, no existe ninguna contradicción, ya que este segundo IEVE es inferior al IEVE supremo, el Padre, por eso es que Jesús dijo que el Padre es mayor que él y que todos (Jn.14:28, 10:29).

Usted tiene ahora la oportunidad de conocer esta gran verdad bíblica de los dios dioses, el Padre y el Hijo, una verdad sublime que ha sido ocultada y pervertida tanto por los judíos apostatas monoteístas, por los unicitarios, y también por la cristiandad apostata trinitaria.

La Biblia es muy clara en este asunto de la existencia de estos dos dioses, que son el Padre y el Hijo, los dos se llaman igual, IEVE, pero solo el IEVE Padre es el Dios supremo, el Dios del Hijo, no existe otro Dios igual al Padre celestial, por eso es que Jesús le llamó el ÚNICO DIOS VERDADERO (Jn.17:3), indicando así que el Padre celestial es el IEVE supremo y único mencionado en la Shemá hebrea, sin embargo, Jesús es ese segundo IEVE, inferior al Padre, mencionado en la Biblia y que se aparecía a los seres humanos.

 

Isaías 6:8.

 

Este es el otro pasaje donde los herejes trinitarios pretender ver al falso dios trino en el Antiguo Testamento. Vamos a leerlo:

 

Después oí la voz del Señor, que decía: ‘¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?’ Entonces respondí yo: ‘Heme aquí, envíame a mí.

 

Como puede ver, el pasaje no dice por ninguna parte que Dios sea trino. Solo un vulgar embustero analfabeto bíblico puede citar ese pasaje de Isaías para enseñar la burrada de que Dios es trino.

Ese pasaje es muy semejante a Génesis 1:26-27. Sencillamente está hablando un Dios, y le preguntó al profeta Isaías que a quien enviaría, y quien irá por NOSOTROS, indicando así que hay más de un Dios. Ya hemos visto en este librito como se refiere a los dos dioses, el Padre y el Hijo. El texto no habla de tres dioses, ni de un dios formado por tres personas divinas, sino que está hablando de más de un Dios, pues dice "nosotros", y estos dioses son el Dios supremo, el Padre, y el Verbo, que es Jesucristo.

Por cierto, ha de saber usted que hay ciertos rabinos judíos estudiosos de las Sagradas Escrituras Hebreas que desde hace muchos siglos también creen en la existencia de los dos dioses mencionados en el Tanak, el Antiguo Testamento. Estos judíos ortodoxos llaman a este segundo Dios el METATRÓN, y ellos también lo identifican como un segundo IEVE en forma de ángel poderoso, pero inferior al IEVE supremo.

La palabra "Metatrón" no se encuentra en la Biblia, ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento, PERO LA FIGURA DE ESTE SEGUNDO DIOS, INFERIOR AL PADRE, SÍ QUE APARECE EN LA BIBLIA, Y SE REFIERE A JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS.

Leamos lo que dice la Wikipedia sobre este segundo Dios llamado por esos rabinos judíos el Metatrón, ya que es impresionante:

 

Metatrón es el nombre de un ángel presente en el judaísmo y algunas ramas del cristianismo. Sin embargo no hay ninguna referencia a él en el Tanaj judío (el Antiguo Testamento de los cristianos) ni en el Nuevo Testamento cristiano.

En la versión talmúdica leída por el erudito karaíta Kirkisani, Metatrón es una figura misteriosa llamada «Yhwh menor».

Curiosamente, el término hebreo metatrón es numéricamente equivalente a Shaddai, de acuerdo con el gematría hebreo, por lo que se dice que tiene un ‘nombre como su amo’.

El Talmud también registra un incidente con Elisha ben Abuya, también llamado Aher (‘otro’), de quien se decía que había entrado en el Paraíso y había visto a Metatrón sentado (una posición que en el Cielo sólo se le permite a Yahvé mismo). Por lo tanto, Elisha ben Abuya consideró que Metatrón era una deidad, y dijo: «¡Realmente hay dos poderes en el cielo!».

Los rabinos explican que a Metatrón se le permitió sentarse debido a su función como escriba celestial, que registra todos los hechos de Israel.

https://es.wikipedia.org/wiki/Metatr%C3%B3n

 

Como puede ver, estos judíos rabínicos sí que creían y creen también en un segundo IEVE, el IEVE menor, el cual es un segundo Dios que está en el cielo, subordinado al IEVE supremo, el Padre celestial. Obviamente estos judíos ortodoxos aun no han llegado a conocer que este segundo Dios es Jesucristo, el Hijo de Dios y el Mesías poderoso de Israel, pero un día lo conocerán y lo aceptarán.

 

Isaías 48:16.

 

Este es el otro pasaje donde los herejes trinitarios pretenden basar la doctrina diabólica del falso dios trino. Leamos el texto:

 

Acercaos a mí, oíd esto: ‘desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió IEVE el Señor, y su espíritu.

 

Como puede ver, ese texto no dice por ninguna parte que Dios sea trino. Simplemente está mencionando a los dos dioses.

Observe como en este pasaje está hablando un Dios, y dice que desde el principio de la creación ahí estaba él, lo cual armoniza con Juan 1:1, donde se dice que en el principio ya existía el Verbo, es decir, Jesucristo.

Seguidamente dice que le envió IEVE el Señor y su espíritu, es decir, simplemente dice que IEVE, el Padre, y su espíritu o energía, envió a este segundo Dios, que es Cristo, lo cual armoniza perfectamente con estas palabras de Jesús:

 

Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos, a predicar el año agradable del Señor.

Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros. (Lc.4:17-21).

 

Dios el Padre, por medio de su energía o poder, envió a su Hijo Jesús. Jamás dice la Biblia que un dios trino envió a Jesús, sino que fue el Padre quien le envió por medio de su espíritu. Este pasaje no tiene que ver absolutamente nada con ningún falso dios trino.

 

4- PASAJES DEL NUEVO TESTAMENTO QUE SUELEN CITAR LOS TRINITARIOS.

 

A continuación vamos a estudiar los pasajes del Nuevo Testamento que los herejes trinitarios siempre citan para intentar basar la doctrina diabólica de que Dios es un misterioso ser trino.

 

Mateo 3:16-17.

 

16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: ‘Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia (Mt.3:16-17).

 

¿Dice ese pasaje que Dios sea trino?, ¡¡de ninguna manera!!, el texto simplemente menciona a Jesús, al espíritu de Dios y la voz de Dios el Padre. En ninguna parte se dice que los tres formen un solo Dios.

Observe que el texto dice que el espíritu de Dios descendió sobre Jesús "como paloma". El texto no dice que el espíritu de Dios sea un pájaro con plumas, una paloma, sino que descendió en forma corporal, como paloma. Lea Lucas 3:22.

Esto es muy importante y revelador. Observe que no se mencionan tres personas divinas, ¡¡sino DOS!!, que son Jesucristo, cuando fue bautizado en el río Jordán, y luego la voz del Dios Padre, diciendo que Jesús era su Hijo amado, sin embargo, ¡¡el espíritu santo NO SE MANIFESTÓ COMO OTRA PERSONA, sino como paloma!!, y una paloma no es una persona divina. Esto demuestra irrefutablemente que el espíritu de Dios no es una tercera persona divina, sino el poder o energía de Dios, y ese poder de Dios se puede manifestar de diferentes formas, como un viento recio, como lenguas de fuego, o como una paloma. Más adelante estudiaremos lo que dice la Biblia sobre el espíritu santo.

 

Mateo 28:19.

 

Este es uno de los pasajes más utilizados por lo herejes trinitarios para basar la doctrina diabólica del falso dios trino. Lo que ellos no saben es que ese pasaje es más falso que Judas, ya que Jesús jamás pronunció esas palabras. Leamos el texto:

 

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre , y del Hijo, y del Espíritu Santo.”

 

Observe que ese pasaje simplemente se nombra al Padre, al Hijo y al espíritu santo, ¡¡pero NO se dice por ninguna parte que los tres sean UN SOLO DIOS!!, por lo tanto, este pasaje no sirve para apoyar la doctrina de la trinidad, simplemente menciona al Padre, al Hijo y al espíritu santo.

Pero si los trinitarios aun insisten que ese texto enseña la trinidad, han de saber que ese pasaje jamás lo pronunció Jesús, sino que es una burda falsificación añadida hacia el siglo 2.

Se sabe a ciencia cierta que el Evangelio de Mateo fue escrito originalmente en hebreo, ¡no en griego!, y resulta que en el texto original hebreo de Mateo no se encontraba esa fórmula bautismal.

El historiador eclesiástico Eusebio de Cesarea, del siglo 4º D.C., dijo que los discípulos de Jesucristo salieron en el nombre de Jesucristo a predicar el Evangelio, veamos lo que escribió Eusebio respecto al final del Evangelio de Mateo:

 

"Todos los demás apóstoles fueron amenazados de muerte con innumerables maquinaciones, y fueron expulsados de Judea y se dirigieron a todas las naciones para la enseñanza del mensaje con el poder de Jesucristo, que les había dicho: «Id, y haced discípulos a todas las naciones».Historia Eclesiástica, Libro III, capítulo 5:2

 

Como puede ver, Eusebio de Cesarea no mencionó esa fórmula de bautismo por ninguna parte, porque sencillamente no se encontraba en la versión hebrea del Evangelio de Mateo.

El libro de Hechos dice que los apóstoles bautizaban a los creyentes únicamente en el nombre de Jesucristo, lo cual demuestra que los apóstoles también desconocían totalmente esa fórmula "trinitaria" de bautismo que hoy aparece en las diversas traducciones bíblicas. Ellos jamás bautizaron "en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo", ¡¡sino que se bautizaran únicamente en el nombre del Señor Jesús!!, he aquí las pruebas:

 

"Pedro les contestó: Arrepentíos, y bautizaos EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO, para perdón de vuestros pecados..." (Hch.2:38).

 

"...solo habían sido bautizados EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESUCRISTO," (Hch.8:16).

 

"Y mandó bautizarlos EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO " (Hch.10:48).

 

"Entended esto: todos los que hemos sido BAUTIZADOS EN EL NOMBRE DE CRISTO JESÚS, por el hecho mismo del bautismo estamos unidos a él en su muerte." (Ro.6:3).

 

Si Jesús hubiera pronunciado esas palabras registradas en Mateo 28:19, ¡¡entonces resulta que sus apóstoles no le habrían hecho caso a Jesús, al bautizar ÚNICAMENTE en el nombre del Señor Jesús!!. Por consiguiente, esa versión de Mateo 28:19 que aparece en las Biblia es una versión falsa y apócrifa, jamás pronunciada por Jesús, y que debió ser introducida por alguna mano fraudulenta en la traducción griega que se hizo de la versión hebrea del Evangelio de Mateo.

La respuesta que los herejes trinitarios suelen dar es absolutamente falsa y estúpida. Ellos dicen que el bautismo únicamente en el nombre de Jesús era solamente para los judíos que se convertían a Jesucristo, pero que los gentiles eran bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo. Eso que dicen ellos es una espantosa mentira del diablo, por la sencilla razón de que no existe ni un solo texto en el Nuevo Testamento donde los gentiles fueran bautizados con la fórmula "trinitaria", y en segundo lugar, resulta que el soldado romano Cornelio y su familia eran gentiles, y Pedro ordenó que ellos fueran bautizados solamente en el nombre de Jesucristo (Hch.10:48). Y no solo eso, en Romanos 6:3 el apóstol Pablo dijo a los cristianos de la iglesia de Roma, que era gentiles casi todos ellos, que habían sido bautizados en el nombre de Cristo Jesús, ¡¡no en el nombre de un falso dios trino!!

 

1 Corintios 12:4-6.

 

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el espíritu es el mismo. 5 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 6 Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

 

¿Dice ese texto de Pablo que Dios sea trino?, ¡¡en ninguna parte!!. Ese texto menciona a Jesucristo, y al Dios Padre, como voy a demostrar.

En ese pasaje y en su contexto Pablo estaba hablando de los dones espirituales, y estos dones son dados por el espíritu. Leamos el pasaje:

 

Pero a cada uno le es dada la manifestación procedente del Espíritu para provecho.

Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;

a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.

A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. (1Co.12:7-11).

 

Observe que esos dones espirituales o manifestaciones son otorgados por el espíritu. Pues bien, veamos quien es el que da esos dones espirituales:

 

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres.

Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?

El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo (Efe.4:7-12).

 

Ahí lo tiene, más claro no puede ser. ¡¡Quien da los dones espirituales a su Iglesia es JESUCRISTO!!, es él quien dio esos dones a los hombres después de ascender al cielo. Por lo tanto, cuando Pablo dijo que es el espíritu quien da y reparte esos dones como él quiere, solo se estaba refiriendo a Jesús, ya que Pablo enseñó que Cristo es espíritu:

 

Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. (1Co.15:45).

 

El postrer Adán es Jesucristo, él es un espíritu que da vida. Incluso en el Apocalipsis Jesucristo también es llamado "el espíritu", pues fue él quien dio los mensajes a las siete iglesias, y en cada uno de esos mensajes se dice "oiga lo que el ESPÍRITU dice a las iglesias" (Ap.2:7, 11, etc.), refiriéndose a Jesús.

En 1Corintios 12:4-6 el apóstol Pablo sencillamente mencionó a Jesucristo, el espíritu, que es quien dio los dones espirituales a su Iglesia. Luego a Jesús le llama el Señor, y seguidamente menciona al Dios supremo, el Padre, que es quien hace todas las cosas.

Observe también algo muy importante, y es que en este pasaje Pablo LLAMÓ DIOS SOLAMENTE AL PADRE. Si Dios fuera trino, entonces Pablo jamás habría dicho esas palabras, sino que habría dicho que esos dones espirituales los da un dios trino, que es Padre, Hijo y espíritu santo, sin embargo, Pablo en ese pasaje llamó Dios solamente al Padre, y a Jesús lo llamó el espíritu, y le llamó también el Señor.

 

2 Corintios 13:14.

 

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del espíritu santo sean con todos vosotros. Amén.

 

Los herejes trinitarios siempre citan ese pasaje para enseñar que Dios es trino, pero resulta que ese texto de Pablo no dice por ninguna parte que Dios sea trino, simplemente menciona a Jesucristo, luego a Dios, es decir, al Padre, y luego al espíritu santo. En ninguna parte se dice que los tres sean un solo Dios.

Pero eso no es todo, si se da cuenta, PABLO LLAMÓ DIOS SOLAMENTE AL PADRE. Ni a Jesús, ni al espíritu santo, los llamó Dios en ese pasaje, indicando así de forma clara e irrefutable que Pablo jamás enseñó esa mentira diabólica de que Dios esté formado por el Padre, el Hijo y el espíritu santo.

Los apostatas y falsos pastores trinitarios también suelen citar este pasaje para decir la mentira de que el espíritu santo es una tercera persona divina, y que tenemos que tener comunión con él. Sin embargo, en ese texto no se dice por ninguna parte que tengamos que tener comunión CON el espíritu santo. Lo que Pablo dijo es "la comunión DEL espíritu santo", que es muy diferente. Lo que significa esa expresión es que la común unión que tenemos los cristianos es por medio del espíritu de Dios, es decir, por medio de la energía o poder de Dios.

El apóstol Juan dijo que la comunión que tenemos los cristianos es CON EL PADRE Y CON EL HIJO, y también unos hermanos con otros:

 

3 Os anunciamos lo que nosotros mismos hemos visto y oído, para que vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo, Jesucristo. (1Jn.1:3).

 

Ahí lo tiene, la comunión, o unión en común, es de unos hermanos con otros, y también con el Padre y con su Hijo Jesucristo, ¡¡no con el espíritu santo!!. Jamás dice la Biblia que tengamos que tener comunión con el espíritu santo. La comunión es con los dos dioses, el Padre y el Hijo, y nunca con el espíritu santo, por la sencilla razón de que no es una tercera persona divina, sino el poder o energía de Dios, como veremos después.

 

Efesios 4:4-6.

 

Veamos este otro pasaje que siempre citan los herejes trinitarios para enseñar esa doctrina falsa y diabólica de que Dios es trino.

 

un cuerpo, y un espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación. 5 Un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. (Efesios 4:4-6).

 

Citar ese pasaje para decir que Dios es trino es de locos. Observe que en ese texto Pablo llamó Dios únicamente AL PADRE.

Pablo mencionó el espíritu de Dios, al Señor Jesucristo, y al Dios Padre, pero en ninguna parte dijo que los tres formen un solo Dios. Si Pablo hubiera sido un hereje trinitario, entonces él habría dicho esto: "un Dios y Padre, un Señor Jesucristo, y un espíritu santo, y los tres son un solo Dios", sin embargo, él solo llamó Dios al Padre.

 

1Pedro 1:2.

 

Acá  tenemos otro pasaje bíblico donde los herejes trinitarios pretender ver a un dios trino:

 

elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas. (1Pe.1:2).

 

En este pasaje ocurre igual que en el anterior. Pablo llamó Dios únicamente al Padre. Luego mencionó el espíritu, y luego a Jesucristo. El texto destroza la doctrina diabólica del trinitarismo, ya que la palabra "Dios" no se aplica a los tres, sino solamente al Padre celestial.

 

Judas 1:20-21.

 

Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el espíritu santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. (Jud.1:20-21).

 

En ese texto el apóstol Judas Tadeo enseñó lo mismo que el apóstol Pablo en los pasajes anteriores. El texto menciona primero al espíritu santo. Luego menciona el amor de Dios el Padre, y luego menciona al Señor Jesucristo, es decir, ¡¡solo llama Dios al PADRE!!, por ninguna parte dice que Dios sea trino, ni que el Padre, el Hijo y el espíritu santo sean un solo Dios.

Por lo tanto, como puede ver, todos los pasajes bíblicos que dan los herejes trinitarios para intentar demostrar que Dios es trino son pasajes terriblemente pervertidos y retorcidos por todos esos apostatas de la fe. Ninguno de los apóstoles enseñó jamás que Dios sea trino, esta doctrina diabólica fue introducida por el diablo en la iglesia católica romana, y de esta iglesia falsa y perversa pasó al resto de iglesias falsas que salieron de Roma, y que son las mal llamadas "evangélicas".

Veamos ahora qué enseña la Biblia sobre el espíritu santo. 

 

5- EL ESPÍRITU SANTO.

 

Este apartado sobre el espíritu santo es una refutación al estudio herético y falso que se encuentra en esta dirección web: https://www.iglesia.net/index.php/estudios-biblicos/leer/por-qu-decimos-que-el-espritu-santo-es-una-persona/

  

1. EL ESPÍRITU SANTO ES PERSONIFICADO, PERO NO ES UNA PERSONA.

 

El autor trinitario de ese estudio herético y anticristiano enseña que el espíritu santo es una persona divina literal porque en la Biblia se le aplican características de una persona, como por ejemplo el intelecto, emociones y voluntad.

Ese argumento trinitario es de lo más falso, infantil e idiota, porque siguiendo esa falsa y satánica lógica, entonces los árboles también son personas literales, pues la Biblia dice que los cipreses y los cedros, es decir, dos tipos de árboles, dan PALMAS DE ALEGRIA y HABLAN (Is.14:8).

La Biblia también dice que la sabiduría CLAMA por las calles (Prov.1:20).

La Biblia también dice que la sangre de Abel CLAMA a Dios desde la tierra, es decir, grita (Gen.4:10). Sin embargo, ni los árboles, ni la sabiduría, ni la sangre son personas literales. Este estilo literario es muy común en la Biblia, y se llama la PERSONIFICACIÓN, es decir, aplicar cualidades personales a cosas que no son personas literales. Esto es exactamente lo mismo que sucede con el espíritu de Dios, se le aplican cualidades personales, se le personifica, pero SIN SER UNA TERCERA PERSONA DIVINA. Por lo tanto, ese argumento iglesiero y trinitario de que el espíritu de Dios es una tercera persona divina literal porque se le aplican cualidades personales es un argumento falso e idiota, por la sencilla razón de que en toda la Biblia al espíritu santo se le llama el espíritu DE Dios, es decir, es algo que Dios TIENE, ¡¡no que el espíritu santo sea Dios!!. Este espíritu de Dios es sencillamente el poder o energía del Dios supremo, el Padre celestial, como veremos a lo largo de este estudio bíblico.

  

2. 1CORINTIOS 2:10-11.

 

El autor de ese estudio falso y herético cita 1Corintios 2:10-11, donde se dice que Dios el Padre nos reveló el futuro a nosotros por medio del espíritu, y de ahí ese autor saca la doctrina falsa de que el espíritu santo es una tercera persona divina. Ese argumento es falso y satánico. Pablo dijo simplemente que Dios nos lo reveló por su espíritu, es decir, por medio de SU PODER, su energía.

El autor de esa basura de estudio dice lo siguiente:

“una fuerza no revela conocimiento”.

Eso que dice ese autor trinitario es sencillamente mentira. Por supuesto que una fuerza o energía nos puede revelar conocimientos, por ejemplo, la energía eléctrica hace que una computadora u ordenador funcione, y ese ordenador nos da conocimientos. Internet, por ejemplo, nos da conocimientos y nos revela muchas cosas, sin embargo, obviamente Internet no es una persona literal, solo un idiota mental o un embustero desquiciado diría que Internet es una persona literal porque este nos da mucho conocimiento y nos revela muchas cosas. Lo mismo sucede con el espíritu santo, se trata de la energía o poder de Dios, y esta energía o poder de Dios nos da conocimiento, y también nos guía a toda la verdad. El hecho de que el espíritu santo nos guíe o lleve a toda la verdad esto no significa que sea una persona literal. Por ejemplo, la corriente de un río me guía y me lleva por donde el río quiere, sin embargo, la corriente del río no es una persona literal. Por lo tanto, el argumento de que algo es una persona literal porque ese algo nos guía o lleva es un argumento falso, diabólico y estúpido, indigno de alguien que dice llamarse “cristiano”.

El autor de esa basura de estudio cita luego 1 Corintios 2:11 para decir que el espíritu de Dios es una tercera persona divina. Leamos el pasaje completo para desenmascarar esa gran mentira del autor trinitario que ha escrito esa basura de estudio. El apóstol Pablo dijo lo siguiente:

 

1Co 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el espíritu; porque el espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

1Co 2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el espíritu de Dios.

1Co 2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

 

Observe esas palabras de Pablo. El dijo que el espíritu de Dios todo lo escudriña, ya que se trata de la energía o poder de Dios, y obviamente su energía lo escudriña todo y lo sabe todo.

Después Pablo mencionó el espíritu del hombre QUE ESTÁ EN ÉL, es decir, el espíritu del hombre no es el hombre, sino ALGO QUE ESTÁ EN EL HOMBRE, es la ENERGÍA o aliento de vida que está dentro del hombre y que da vida al hombre (Gen.2:7). Esto es crucial que lo entienda el lector. Cada ser humano tenemos espíritu, es decir, energía, la cual hace que podamos vivir, hablar, pensar, movernos, etc. Esta energía que está dentro de cada uno de nosotros no es una persona humana que viva dentro de nosotros, sino que es la fuerza procedente de Dios que nos hace estar vivos. La persona es el alma viviente, y el espíritu es la energía que da vida a ese alma viviente, esta es la enseñanza bíblica, tal como se dice claramente en Génesis 2:7.

Observe que seguidamente Pablo comparó el espíritu del hombre con el espíritu de Dios, es decir, el espíritu de Dios es algo que Dios tiene dentro de él, es SU ENERGÍA, ¡¡de ninguna manera se trata de una tercera persona divina, sino de la energía o poder que Dios el Padre tiene!!.

En el verso 12 Pablo mencionó el espíritu del mundo, en contraste con el espíritu de Dios, y esto destroza esa doctrina falsa trinitaria de que el espíritu santo es una tercera persona divina, porque EL ESPÍRITU DEL MUNDO NO ES UNA PERSONA LITERAL, sino la fuerza o energía satánica que impera en el mundo. Por lo tanto, el espíritu de Dios tampoco es una persona divina literal, sino la energía o poder procedente del Dios supremo, el Padre celestial.

 

3. EFESIOS 4:30.

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio dice que el espíritu santo es una tercera persona divina porque tiene emociones. El cita Efesios 4:30, donde Pablo dijo que no CONTRISTEMOS al espíritu santo de Dios. Entonces el autor trinitario afirma que el espíritu santo no es una fuerza, sino una tercera persona literal, porque a una fuerza o energía no se la puede contristar o entristecer. Leamos el pasaje:

 

Y no contristéis al espíritu santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

 

Ahora bien, ese argumento trinitario es falso, porque de igual manera que un árbol se puede gozar y dar palmas de alegría en sentido metafórico (Is.14:8), también al espíritu de Dios se le puede contristar en sentido metafórico, ¡¡pero sin ser una tercera persona divina literal!!. Sencillamente eso se llama PERSONIFICACIÓN, el apóstol Pablo simplemente personificó la energía o poder de Dios.

El apóstol Pablo habló del gozo del espíritu santo:

 

1Ts 1:6 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del espíritu santo,

 

Ese pasaje de ninguna manera significa que el espíritu santo sea una tercera persona divina. Lo que significa ese texto es que el espíritu de Dios, su energía, PRODUCE GOZO EN EL CRISTIANO. Es el gozo o alegría procedente de la energía de Dios. La palabra “del” indica PROCEDENCIA. Por ejemplo, si yo digo: “el gozo del cristiano”, no estoy diciendo que el gozo sea una persona, sino que hay gozo procedente de ese cristiano. De la misma manera, cuando Pablo dijo “gozo del espíritu”, no estaba diciendo que el espíritu santo sea una persona, sino que hay gozo procedente del espíritu de Dios, la energía de Dios.

Pablo simplemente estaba PERSONIFICANDO el poder de Dios, y la prueba de que no es una tercera persona divina la tenemos en que en ese mismo texto de Efesios 4:30 Pablo comparó al espíritu santo de Dios con UN SELLO, ¡¡y un sello no es una persona literal, sino una cosa!!, si Pablo hubiera enseñado que el espíritu santo es una tercera persona divina, entonces él jamás le hubiera comparado con un sello. Entristecer al espíritu santo es lo mismo que entristecer al Dios Padre, porque se trata del espíritu o poder del Padre. Además observe que Pablo dijo "el espíritu santo DE DIOS", es decir, es algo que DIOS EL PADRE TIENE, no se trata de una tercera persona divina, sino de la energía o poder que el Padre celestial tiene.

 

4. SANTIAGO 4:5.

 

El autor trinitario de ese estudio también cita Santiago 4:5, donde se dice que el espíritu de Dios nos anhela celosamente, sin embargo, ese pasaje no enseña por ninguna parte que el espíritu santo sea una tercera persona divina, sencillamente lo que dice es que el espíritu o energía de Dios nos anhela.

Cuando el autor trinitario de esa basura de estudio dice que el espíritu santo no es la fuerza o poder de Dios está llamando embustero al propio Jesucristo, pues él enseñó claramente que el espíritu santo es el poder de Dios, el poder del Altísimo, vamos a leerlo:

 

Luc 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

 

Ese poder desde lo alto se refiere al espíritu santo, con el cual fueron investidos sus discípulos el día de Pentecostés en Jerusalén. Jesús fue bien claro, lo llamó EL PODER DESDE LO ALTO, ¡el poder!, y el poder o energía no es una persona literal. Por lo tanto, los herejes que enseñan que el espíritu de Dios no es la energía o poder de Dios no solo están mintiendo, sino lo que es peor, ¡¡están llamando al Señor Jesucristo embustero!!, y pagarán muy caro en el día del Juicio ese insulto o calumnia que estos herejes trinitarios lanzan contra Jesús.

Exactamente lo mismo enseñó el ángel:

 

Luc 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El espíritu santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

 

Observe que el ángel primero lo llamó “el espíritu santo” y seguidamente lo llamó EL PODER del Altísimo, es decir, lo que él dijo es que el espíritu santo es el poder del Dios supremo, el Padre, el Altísimo. El poder o la energía de Dios el Padre de ninguna manera es una persona divina literal, decir eso es tan falso e idiota como si yo digo que la energía eléctrica o la energía del viento es una persona literal.

 

5. HECHOS 16:6

 

El autor trinitario de esa basura de estudio cita luego este pasaje para decir que el espíritu santo es una persona literal:

 

Hch 16:6 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el espíritu santo hablar la palabra en Asia;

 

El texto dice que el espíritu santo impidió o prohibió que Pablo predicara en Asia. Esto de ninguna manera significa que el espíritu santo sea una tercera persona divina. Sencillamente significa que el poder o energía de Dios impidió que Pablo predicara en Asia. Por ejemplo, si yo digo que la energía eléctrica me impide que yo toque un cable eléctrico, porque me electrocutaría, eso no significa que la energía eléctrica sea una persona literal. Lo mismo sucede con la energía de Dios, el espíritu santo. Dicha energía de Dios le impidió a Pablo predicar en Asia.

 

6. HECHOS 13:2

 

El autor trinitario cita luego Hechos 13:2, que dice lo siguiente:

 

Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el espíritu santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.

 

En ese pasaje se dice que el espíritu santo habló, pero esto de ninguna manera significa que sea una tercera persona divina. La Biblia también dice que la sangre de Abel HABLA o clama a Dios desde la tierra (Gen.4:10), pero la sangre no es una persona literal. Jesús dijo que las piedras pueden hablar (Lc.19:40), pero las piedras no son personas literales. Yo puedo decir, por ejemplo: “la radio ha dicho que aparten a Juan y a Pedro para una misión que les tienen encomendada”. Sin embargo, la radio no es una persona literal, quien ha dicho eso es una persona que habla por medio de la radio. Exactamente lo mismo sucede con ese pasaje de Hechos 13:2, era el propio Dios Padre quien estaba hablando POR MEDIO DE SU ESPÍRITU, de su energía, y por eso es que el autor del libro de Hechos dijo que era el espíritu santo quien hablaba, pero en realidad era Dios el Padre quien hablaba por medio de su energía, de su espíritu. Citar ese pasaje para enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina es tan falso e idiota como si yo digo que una radio que habla es una persona humana literal.

 

7. JUAN 14:26

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio cita Juan 14:26, que dice lo siguiente:

 

"Mas el Consolador, el espíritu santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.".

 

Ese pasaje tampoco enseña por ninguna parte que el espíritu santo sea una tercera persona divina. Lo que dijo Jesús en ese pasaje es que el espíritu de Dios consuela, y efectivamente, ¡¡el poder o energía de Dios consuela a los cristianos!!. El hecho de que el espíritu santo consuele no significa que sea una tercera persona divina. Por ejemplo, la energía del viento a mi me consuela, me da alegría, paz, me da la vida, sin embargo, eso no significa que el viento sea una persona literal. Lo mismo sucede con el espíritu de Dios, es decir, su energía, esta energía del Padre nos consuela y nos da gozo.

Después dijo Jesús que el espíritu santo nos enseñaría todas las cosas, y esto tampoco significa que el espíritu santo sea una persona literal. Por ejemplo, Internet también nos enseña muchas cosas, pero Internet no es una persona literal. La radio nos enseña muchas cosas, pero la radio no es una persona literal.

Jesús dijo también en ese pasaje que el espíritu santo nos haría recordar todo lo que Jesús dijo, pero esto de ninguna manera significa que el espíritu santo sea una tercera persona divina. Sencillamente lo que dijo Jesús es que el poder de Dios, su energía, nos haría recordar las palabras de Jesús. Por ejemplo, si yo digo que la energía eléctrica me hace recordar lo que dijeron mis padres, eso no significa que la energía eléctrica sea una persona literal, sencillamente la energía eléctrica hace funcionar un aparato grabador donde se oyen las voces de mis padres que están grabadas, y de esta manera me hace recordar lo que ellos dijeron, pero solo un idiota mental al grado sumo diría que esa energía eléctrica que me hace recordar a mis padres es una persona literal. Eso mismo es lo que son los herejes trinitarios, idiotas mentales a grado sumo, o lo que es peor, embusteros y falsos maestros enviados por Satanás para engañar a muchos ignorantes con esa doctrina de demonios del trinitarismo, o de que el espíritu santo es una tercera persona divina. Esto ya lo predijo el apóstol Pablo, cuando dijo que en los postreros tiempos algunos apostatarían de la fe, es decir, se apartarían de la verdadera doctrina, escuchando a espíritus engañadores que enseñarían doctrinas de demonios (1Tm.4:1).

 

8. ROMANOS 8:16

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio lleno de falsedades cita el pasaje de Romanos 8:16, que dice lo siguiente:

 

El espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

 

¿Dice ese pasaje de Pablo que el espíritu santo sea una tercera persona divina?, ¡no!. Lo que dice es que el espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.

Ahora bien, veamos lo que dijo el apóstol Juan en este pasaje:

 

1Jn 5:11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.

 

Como puede ver, el testimonio es que Dios el Padre nos ha dado la vida eterna. Por lo tanto, cuando Pablo dijo que el espíritu mismo da testimonio de que somos hijos de Dios SE ESTABA REFIRIENDO AL DIOS PADRE, ya que ¡¡Dios el Padre es ESPÍRITU!!, tal como dijo Jesús (Jn.4:23-24). Cuando ese pasaje dice que el espíritu da testimonio de ninguna manera se está refiriendo a una tercera persona divina, sino al propio Dios supremo, el Padre, el cual es espíritu. En ninguna parte de la Biblia se dice que sea una tercera persona divina la que da testimonio a nuestro espíritu, quienes dan testimonio son el Dios Padre, y también Jesús, ¡¡pero nunca se dice en la Biblia que el espíritu santo da testimonio!!.

Cuando en el Nuevo Testamento aparece la expresión “el espíritu” se refiere al Dios Padre, a Jesús, o al poder del Dios Padre, ¡¡pero nunca se refiere a una tercera persona divina!!. Por ejemplo, cuando Pablo dijo: “Pero el espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe”, de ninguna manera se refería al espíritu santo, ni mucho menos a una tercera persona divina, sino al propio Dios Padre, el cual es espíritu. Es el Dios Padre quien dijo esas palabras.

En 1Corintios 15:45 a Jesús, el último Adán, también se le llama espíritu que da vida, y en el Apocalipsis a Jesús se le llama también “el espíritu”, sin embargo, cuando en la Biblia se habla del espíritu DE DIOS, jamás se refiere al Dios Padre, ni a Jesús, ni mucho menos a una tercera persona divina, sino que se refiere siempre a la energía o poder de Dios el Padre.

 

9. ROMANOS 8:14

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio dice que el espíritu santo es una tercera persona divina porque Pablo dijo en Romanos 8:14 que el espíritu santo nos GUIA a todos los verdaderos hijos de Dios. El argumento de ese trinitario es absolutamente falso y ridículo. El hecho de que el espíritu santo nos guíe o lleve a los santos de Dios eso no significa que sea una tercera persona divina. La corriente de un río también nos guía o lleva, pero eso no significa que el río sea una persona literal. El viento también nos guía o lleva cuando estamos en un barco de vela, sin embargo, solo un idiota mental podría decir que el viento es una persona literal. Los herejes trinitarios son precisamente eso, idiotas mentales elevados a la décima potencia, además de embusteros patológicos, pero eso sí, bien disfrazados de cristianos o de ministros de Cristo, pero sus mentiras al final salen a la luz y quedan desenmascarados, como estoy haciendo en este estudio bíblico.

 

10. HECHOS 8:29

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio dice lo siguiente:

 

También la Palabra habla que el espíritu indica qué hacer, el espíritu da órdenes específicas, una fuerza no haría eso; en Hechos 8:29 dice: "Y el espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro". Esto indica cosas que hacer. También en Hechos 13:2,4 y 20:28.

 

El argumento de ese trinitario es falso y ridículo. El hecho de que el espíritu santo hable eso no significa que sea una persona divina literal. Ya demostré que la sangre, la sabiduría, las piedras, los árboles, etc., también dice la

Biblia que hablan, y ninguna se esas cosas son personas literales, se trata simplemente de una personificación. De la misma manera en esos pasajes del libro de los Hechos se personifica al espíritu de Dios, que es el poder de Dios. El espíritu santo habla porque es el Dios Padre quien habla por medio de su espíritu, su energía. Esto es lo mismo que si yo digo: "la radio ha dicho que mañana va a llover", sin embargo, la radio no es un persona literal, no es la radio quien ha hablado, sino una persona por medio de la radio. Lo mismo sucede con esos pasajes, es el Dios supremo, el Padre celestial, quien habla por medio de su espíritu, es decir, su energía TRANSMITE LAS PALABRAS DE DIOS EL PADRE, pero citar esos pasajes para enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina es una perversión satánica de la verdadera enseñanza de Jesucristo y de sus apóstoles, los cuales enseñan bien claro que el espíritu santo es el poder o energía de Dios.

Pero no solo eso, la Biblia enseña que solo hemos de adorar al Padre celestial (Jn.4:23-24), tanto el Padre como el Hijo reciben gloria, honra y alabanza (Ap.5:13-14), sin embargo, LA BIBLIA JAMÁS ENSEÑA A ADORAR NI A GLORIFICAR AL ESPÍRITU DE DIOS, lo cual es la prueba más clara e irrefutable de que el espíritu santo no es Dios, ni es una tercera persona divina, pues si lo fuera, entonces la Biblia enseñaría a adorarle y a darle gloria. Yo reto a los herejes y falsos maestros trinitarios a que me den un solo pasaje de la Biblia donde se adore o se de gloria al espíritu santo. ¡¡Jamás lo encontrarán!!

 

11. ROMANOS 8:26

 

Seguidamente el autor de esa basura de estudio escribe lo siguiente:

 

El espíritu santo ayuda, nos ayuda como una persona no como una fuerza, no se habla de que nos ayuda como un abre latas eléctrico o algo parecido, es algo más que una fuerza potencial, es una ayuda de consejo, de consolación. La ayuda del espíritu no es impersonal, de una cosa, es personal. En Romanos 8:26 dice: "Y de igual manera el espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles". Estamos hablando de una persona no de una fuerza impersonal.

 

Ese argumento es falso y diabólico, ese autor trinitario cita el pasaje de Pablo en Romanos 8:26, pero resulta que en ese pasaje PABLO NO SE REFERÍA AL ESPÍRITU SANTO, SINO A JESUCRISTO. Para empezar, el texto no dice "el espíritu santo", sino que Pablo utiliza la expresión "el espíritu", y este espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, y además INTERCEDE POR LOS CRISTIANOS.

El ignorante hereje trinitario que ha escrito esa basura de estudio pasa por alto que Pablo llamó a Jesús "ESPÍRITU vivificante", vamos a leerlo:

 

Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. (1Co.15:45).

 

El último Adán es Jesús, él es un espíritu que da vida. Y en el Apocalipsis Jesús también es llamado un montón de veces "el espíritu" (Ap.2:7, 11, 17, 29, 3:6, 13, 22), ya que fue Jesús quien dio esos mensajes a las siete iglesias. El espíritu santo no dio ningún mensaje a las siete iglesias, fue solamente Jesucristo, el espíritu.

Es Jesucristo quien nos ayuda en nuestra debilidad, y nos fortalece (Filp.4:13).

Es Jesucristo quien intercede por nosotros en el cielo, ante el Padre:

 

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. (Ro.8:34).

 

Solo Jesucristo es nuestro abogado en el cielo que intercede por los suyos, por su Iglesia (1Juan 2:1).

Esa doctrina trinitaria de que el espíritu santo es una tercera persona divina que intercede por nosotros en el cielo es una de las mayores mentiras del diablo. En la Biblia jamás se enseña que el espíritu santo interceda por los cristianos, esta labor de intercesión o abogacía la hace solamente el Hijo de Dios, Jesucristo, nunca el espíritu santo.

 

12. JUAN 14:16 "EL OTRO CONSOLADOR"

 

El autor trinitario de esa basura de estudio dice que el espíritu santo es una tercera persona divina porque en Juan 14:16 Jesús llamó al espíritu santo "el otro consolador". El argumento es falso y diabólico. El hecho de que el espíritu de Dios consuele a los hijos de Dios eso no significa que sea una persona divina. El poder o energía de Dios nos consuela. Por ejemplo, nosotros podemos decir que el aire nos consuela, sin embargo, el aire no es una persona literal.

Los trinitarios suelen decir que el espíritu santo es otra persona igual que Jesucristo, porque Jesús lo llamó "el OTRO consolador", y entonces ellos afirman que debe ser una persona divina igual que Jesús. Eso es un argumento falso y satánico, porque Jesús jamás dijo que el espíritu santo sería otro IGUAL a él, lo que dijo es que el espíritu santo es OTRO consolador, pero no otra persona igual a él. Lo que hacen los trinitarios es falsificar las palabras de Jesús, para hacerle decir lo que ellos quieren que diga.

Después ese hereje trinitario dice la siguiente majadería:

 

Al espíritu santo no lo podemos tratar como a una fuerza, cometeríamos un error al tratarlo así".

 

Pero resulta que Jesús sí que trató al espíritu de Dios como una fuerza, él lo llamó el PODER o fuerza de lo alto (Lc.24:49). Por lo tanto, ¡¡ese embustero y hereje trinitario está enseñando que Jesús mentía y que estaba enseñando el error!!. Y ese hereje también está llamando embustero y errado al ángel, cuando identificó el espíritu santo con el PODER del Altísimo (Lc.1:35).

Y respecto a los pronombres masculinos que Jesús utilizó para referirse al espíritu santo la explicación es bien sencilla: la palabra griega que aparece en ese pasaje es PARAKLETOS, y que se traduce por consolador o ayudante, pues bien, esta palabra griega es de género MASCULINO, y esta es la razón por la cual Jesús utilizó el pronombre personal masculino para referirse al espíritu santo, porque parakletos es de género masculino, sin embargo, cuando se usa la palabra griega neutra para espíritu (pneunma) resulta que se utiliza el pronombre neutro, jamás pronombres personales. Esto lo reconoce hasta la propia New American Bible, la cual dice lo siguiente respecto al pasaje de Juan 14:17:

 

"La palabra griega para 'espíritu' es neutra, y aunque [en esta traducción] usamos pronombres personales en inglés ('he' [él], 'his' [de él], 'him' [(a) él]), la mayoría de los mss. [manuscritos] griegos utilizan 'it' [ello]".

 

Por consiguiente, cuando Jesús utilizó pronombres personales masculinos con la palabra parákletos (consolador) en Juan 16:7, 8 estaba conformándose a las lógicas reglas gramaticales, y no estaba enseñando de ninguna manera que el espíritu santo fuera una tercera persona divina.

El teólogo J.H. Thayer de la Universidad de Harvard, dice lo siguiente:

"los pronombres de Juan 14:17 son neutros en los mejores manuscritos".

 

13. HECHOS 10:18-19.

 

Seguidamente ese hereje trinitario autor de esa basura de estudio cita el pasaje de Hechos 10:18-19 para enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina. Leamos lo que dice ese pasaje:

Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el espíritu: He aquí, tres hombres te buscan.

Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado.

 

¿Habla ese pasaje del espíritu santo?, ¡de ninguna manera!, el texto dice EL ESPÍRITU, ¡y resulta que el Dios Padre es ESPÍRITU! (Jn.4:24). Por lo tanto, fue el Dios Padre quien habló a Pedro y envió a esos hombres. Y aun suponiendo que ese espíritu se refiriera al espíritu santo, esto tampoco demuestra que sea una tercera persona divina, porque sencillamente el Dios Padre estaba hablando por medio de su energía, su espíritu. Es lo mismo que si yo digo que la radio ha dicho tal o cual cosa, sin embargo, la radio no es una persona, sino que ha hablado una persona por medio de la radio. La radio es el medio que el locutor utiliza para comunicar mensajes. De la misma manera, el Dios Padre utiliza su poder o energía para transmitir sus palabras. Citar ese pasaje para decir que el espíritu santo es una tercera persona divina es demencial y una total falsificación del pasaje bíblico, además de un rechazo de la verdadera doctrina enseñada por Jesucristo.

 

14. HECHOS 5:3, 4, 9.

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio cita el pasaje de Hechos 5:3, 4, 9, donde se dice que Ananías había mentido al espíritu santo, y después dice que había mentido a Dios, y de ahí saca la conclusión de que el espíritu santo es Dios o una tercera persona divina.

Veamos al falsedad de ese argumento trinitario:

Observe que el texto no dice por ninguna parte que Ananías había mentido a la "tercera persona divina de la trinidad", sino que había mentido a Dios, es decir, al Padre celestial, pues cada vez que el libro de los Hechos habla de Dios SIEMPRE SE REFIERE AL PADRE CELESTIAL, ¡¡nunca a un dios trino!! (Hch.2:22-24, 36, 3:13, 15, 18, etc.). Esto es crucial que lo entienda, siempre en el libro de los Hechos al Padre se le llama DIOS, por lo tanto, cuando Hechos 5 dice que Ananías había mentido a Dios, se está refiriendo solamente al Dios Padre, y no a un falso dios trino inventado por el catolicismo apostata romano. Ananías jamás mintió a una falsa tercera persona divina, sino solamente al Padre celestial. El texto dice que Ananías mintió al espíritu santo, o dicho en otras palabras, quiso engañar al poder de Dios, lo cual es sinónimo de engañar a Dios mismo, el Padre, porque el espíritu santo es el poder o energía de Dios, por lo tanto, mentir al espíritu santo es como mentir al Padre celestial. Pero, repito, Pedro JAMÁS dijo que Ananías había mentido a una tercera persona divina de una trinidad. Por lo tanto, ese pasaje de los Hechos no sirve para enseñar la doctrina diabólica del trinitarismo, ni para enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina, quien hace eso es un pervertidor de la Escritura y un embustero.

 

15. HECHOS 7:51.

 

Seguidamente el autor hereje trinitario cita el pasaje de Hechos 7:51 para decir que el espíritu santo es una tercera persona divina. Leamos el pasaje:

 

Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros resistís siempre al espíritu santo; como vuestros padres, así también vosotros.

 

Ese pasaje no enseña por ninguna parte que el espíritu santo sea una tercera persona divina, lo único que dice es que esos judíos incrédulos RESISTÍAN al espíritu santo, es decir, se oponían o resistían al poder de Dios. Resistir u oponerse a algo no significa que ese algo sea una persona literal, por ejemplo, yo puedo resistir una corriente eléctrica, pero eso no significa que la corriente eléctrica sea una persona literal. Yo puedo resistir u oponerme a la corriente de un río, nadando en contra de ella, pero eso no significa que la corriente del río sea una persona literal. Por lo tanto, el argumento de ese hereje trinitario es estúpido, falso y diabólico.

 

16. LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO

 

Seguidamente el hereje trinitario que ha escrito esa basura de estudio cita el pasaje de Jesús en Mateo 12:31, donde Jesús habló de la blasfemia contra el espíritu santo, y de ahí el hereje trinitario saca la conclusión estúpida y falsa de que el espíritu santo es una tercera persona divina, y entonces quien niega que el espíritu santo es una tercera persona divina, dicen ellos que está blasfemando contra el espíritu santo y se condenará sin remedio.

Vamos a desenmascarar esa interpretación falsa y diabólica dada por esos hipócritas y embusteros, y para ello vamos a leer el pasaje completo dicho por Jesús:

 

Mat 12:24 Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios.

Mat 12:25 Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.

Mat 12:26 Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?

Mat 12:27 Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

Mat 12:28 Pero si yo por el espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Mat 12:29 Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.

Mat 12:30 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Mat 12:31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el espíritu no les será perdonada.

Mat 12:32 A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el espíritu santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

 

Observe bien ese pasaje. Los fariseos acusaban falsamente a Jesús de expulsar los demonios por Beelzebú, el príncipe de los demonios.

Luego Jesús dijo que él expulsaba los demonios por el ESPÍRITU DE DIOS, en la otra versión paralela se dice que Jesús expulsaba los demonios por el DEDO de Dios (Lc.11:20). Cuando dice "el dedo de Dios" se refiere a un hebraísmo, indicando el PODER de Dios, la autoridad de Dios. Observe que en la versión de Mateo dice que los expulsaba por el espíritu de Dios, y en la versión de Lucas se dice por el DEDO de Dios, lo cual demuestra de forma irrefutable que el espíritu de Dios no es una tercera persona divina, sino el poder de Dios el Padre. Jesús no expulsaba los demonios por el poder de una tercera persona divina, sino por el poder del Padre celestial. Por lo tanto, mienten descaradamente todos los apostatas iglesieros cuando enseñan la patraña de que el espíritu santo es una tercera persona divina.

Seguidamente Jesús acusó a esos fariseos de que estaban blasfemando contra el espíritu santo, es decir, ellos estaban hablando en contra del poder de Dios, por acusar a Jesús de que él expulsaba los demonios por el poder de Beelzebú, y por lo tanto, ellos no tendrán perdón en este siglo, ni en el venidero.

Por consiguiente, el texto es más claro que el agua pura, la blasfemia contra el espíritu santo consiste en enseñar que Jesús expulsaba los demonios por el poder de Beelzebú, y no por el poder de Dios. Decir que la blasfemia contra el espíritu santo es negar que él sea una tercera persona divina es una de las doctrinas más falsas, estúpidas y satánicas que los apostatas de la fe puedan enseñar. En realidad la raíz del satánico y maldito pentecostalismo, que ha engañado y cegado las mentes de millones de personas ignorantes, es la doctrina de que el espíritu santo es una tercera persona divina, por eso es que esos engañadores y apostatas están obsesionados siempre con el espíritu santo, al cual adoran, ya que dicen que es Dios mismo, y enseñan que hemos de tener comunión con esta tercera persona divina de una trinidad, algo que es totalmente falso y contrario a la Escritura, como demostraré después, ya que la comunión del cristiano es con el Padre, el Hijo y con otros cristianos, pero jamás con el espíritu santo.

 

17. JUAN 16:13-14.

 

El autor trinitario de esa basura de estudio cita el pasaje de Juan 16:13-14 para enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina porque Jesús en ese pasaje utilizó el pronombre masculino "el" para referirse al espíritu santo. Vamos a refutar esa estúpida, falsa y diabólica interpretación trinitaria, leamos el pasaje:

 

Pero cuando venga el espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

 

Varios versículos atrás Jesús llamó al espíritu santo "el consolador", es decir, el que da consuelo (Jn.16:7). Sin embargo, dar consuelo no significa que sea una persona literal. El aire puro nos consuela y nos da paz, pero el aire no es una persona literal. De igual manera, el poder de Dios el Padre nos trae consuelo. Jesús simplemente PERSONIFICÓ el poder de Dios en ese pasaje, es decir, utilizó un lenguaje figurado muy común en la Biblia.

El espíritu santo es la energía verdadera de Dios el Padre, por eso Jesús le llamó el "espíritu de verdad".

El espíritu santo nos guía o lleva a toda la verdad, pero esto no significa que sea una tercera persona divina. Un río también nos lleva cuando corre por el cauce, pero eso no significa que el río sea una persona literal. El viento también

nos guía o lleva cuando estamos en un barco de vela, pero el viento no es una persona literal. De igual manera el poder de Dios nos guía o lleva a toda la verdad.

Jesús dijo en ese pasaje que el espíritu santo habla, pero también dijo que las piedras pueden hablar (Lc.19:40), por lo tanto, el hecho de que alguien hable no significa forzosamente que sea una persona literal.

Jesús dijo que el espíritu santo nos haría recordar lo que vendrá en el futuro, pero esto de ninguna manera significa que sea una tercera persona divina. Un día bello y soleado me puede hacer recordar algo del pasado, pero eso no significa que ese bello día soleado sea una persona literal. Decir que el espíritu santo es una persona literal porque nos hace recordar cosas que vendrán en el futuro es una interpretación estúpida y falsa, sencillamente es el poder de Dios lo que nos hace recordar lo que sucederá en el futuro. Cuando el espíritu de Dios está en la mente de los verdaderos cristianos, esta energía procedente del Padre celestial nos lleva a recordar las profecías de la Biblia que se cumplirán en el futuro.

Jesús dijo en ese pasaje que el espíritu santo le glorificaría a él. Este pasaje destroza la mentira satánica del trinitarismo, porque Jesús no dijo por ninguna parte que el espíritu santo sería glorificado, sino que él glorificaría a Jesús. Si el espíritu santo fuera Dios, o una tercera persona divina, entonces él sería glorificado igual que el Padre y el Hijo, sin embargo, jamás se glorifica en la Biblia al espíritu santo, prueba irrefutable de que no es una tercera persona divina que forme parte de una trinidad.

 

18. LUCAS 4:14.

 

El autor trinitario de esa basura de estudio dice que el espíritu santo es una tercera persona divina, y él cita Lucas 4:14. Leamos ese pasaje:

 

Y Jesús volvió en el poder del espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

 

Como puede ver, el trinitario miente, pues ese pasaje no dice por ninguna parte que el espíritu santo sea una tercera persona divina. Lo que dice es que Jesús volvió en el poder del espíritu a Galilea, es decir, Jesús tenía el poder de la energía de Dios el Padre, eso es lo que dice simplemente el texto. El poder de Dios, su energía, nos da poder a nosotros, nos llena de poder de lo alto.

Citar ese pasaje para decir que el espíritu santo es una tercera persona divina es demencial y diabólico, es una forma perversa de pervertir el texto bíblico.

 

19. HECHOS 10:38.

 

El autor trinitario de esa basura de estudio dice los siguiente:

En Hechos 10:38 también se hace la distinción entre el espíritu santo y una simple fuerza, dice: "cómo Dios ungió con el espíritu santo y con poder a Jesús de Nazaret".

 

La interpretación que hace ese hereje trinitario es falsa y perversa. Lo que dice el texto simplemente es que Dios el Padre ungió con espíritu santo y poder a Jesús. La segunda palabra, "con", no se encuentra en los manuscritos griegos de ese pasaje, lo que dice el texto es "espíritu santo y poder", indicando así que el espíritu santo es el poder de Dios, y este poder o energía del Padre llenó de energía o poder a Jesús. Pondré un sencillo ejemplo para que se entienda, una central de energía eléctrica es la que da energía a una ciudad. La central de energía es la que da el poder o energía a las casas de la ciudad. El espíritu santo es algo así como esa central de energía eléctrica que da energía o poder a quien lo recibe. Jesús recibió este poder o energía procedente del Dios Padre. Jesús no recibió ninguna tercera persona divina, sino que recibió el poder de Dios. El expulsaba los demonios por el espíritu santo, es decir, por el poder de Dios el Padre, no por el poder de una tercera persona divina.

Por eso es que Jesús dijo estás palabras a sus discípulos:

 

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el espíritu santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hch.1:8).

 

Observe como Jesús identificó el poder de Dios con el espíritu santo. Los discípulos de Jesús recibieron el poder de Dios cuando el espíritu de Dios vino sobre ellos el día de Pentecostés. Recibir el poder de Dios es lo mismo que recibir el espíritu de Dios. Ese pasaje no dice por ninguna parte que el espíritu santo sea una tercera persona divina.

 

20. 1 CORINTIOS 2:4.

 

El autor trinitario de esa basura de estudio cita luego el pasaje de 1Corintios 2:4 para enseñar que el espíritu santo no es el poder de Dios, sino una tercera persona divina. Veamos la falacia de ese engañador, leamos el pasaje de Pablo:

 

"Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del espíritu y de poder".

 

La palabra "de" que aparece antes de "poder" no se encuentra en los manuscritos griegos de ese pasaje. Lo que dice el texto verdadero es "de espíritu y poder", es decir, lo que dijo el apóstol Pablo es que el espíritu santo es el poder de Dios, el espíritu y el poder están unidos porque son la misma cosa. El espíritu santo es sencillamente el poder de Dios el Padre y este poder de Dios da poder a otros, esto es semejante a una central eléctrica, la cual da energía o poder a los hogares. El espíritu de Dios sería como esa central eléctrica la cual da poder a los hijos de Dios que han recibido el espíritu de Dios, pero decir que el espíritu de Dios es una tercera persona divina, es decir, un tercer Dios, es una monstruosa doctrina de demonios, y por cierto, una persona divina es un Dios, por lo tanto, si los herejes trinitarios enseñan que el espíritu santo es una tercera persona divina, ¡¡lo que están enseñando claramente es que el espíritu de Dios es un tercer Dios!!, lo cual es una total falsedad, una majadería espantosa, ya que en la Biblia jamás se enseña la existencia de un tercer Dios, sino la existencia de DOS PERSONAS DIVINAS, que son el Padre y el Hijo, y el espíritu santo es sencillamente el poder del Dios Padre, el cual tiene también el Hijo. Esta es la verdadera teología bíblica, la cual han rechazado y pervertido los herejes trinitarios.

 

21. 2 CORINTIOS 13:14.

 

Seguidamente el autor trinitario de esa basura de estudio cita el pasaje de 2Corintios 13:14 para enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina con la cual hemos de tener comunión los cristianos. Leamos ese pasaje de Pablo:

 

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del espíritu santo sean con todos vosotros. Amén.

 

Ese pasaje del apóstol Pablo es tremendamente revelador, pues destroza desde sus cimientos la doctrina falsa y satánica del dios trino. Si el apóstol Pablo hubiera sido un hereje y embustero trinitario, él jamás habría escrito ese pasaje, por la sencilla razón de que en ese texto AL ÚNICO QUE LLAMA DIOS ES AL PADRE CELESTIAL, ni a Jesús, ni al espíritu santo los llama Dios. Si Pablo hubiera enseñado que Dios es trino, entonces él habría escrito ese pasaje de la siguiente manera: "que la gracia del único Dios trino, que es Padre, Hijo y espíritu santo sea con todos vosotros", sin embargo, Pablo no dijo eso, lo que hizo simplemente es mencionar al Señor Jesucristo, a Dios el Padre, y al espíritu santo, ¡¡y al único que da el título de Dios es al Padre!!, en ninguna parte dijo que los tres sean un solo Dios.

El autor trinitario de esa porquería de estudio apóstata dice que ese pasaje enseña que los cristianos tenemos que tener comunión con la persona del espíritu santo y hablar con él. Ahora bien, ¿dice ese pasaje de Pablo que los cristianos tenemos que tener comunión con el espíritu santo y hablar con él?, ¡¡no lo dice por ninguna parte!!, esa doctrina falsa y perversa se la han inventado los herejes trinitarios, en ninguna parte de la Biblia se dice que tengamos que tener comunión con el espíritu de Dios, ni mucho menos se nos enseña a hablar con el espíritu de Dios.

Observe que lo que dijo Pablo en ese pasaje es: "y la comunión DEL espíritu santo". El texto no dice "la comunión CON el espíritu santo".

La palabra "comunión" significa COMUN UNIÓN, es decir, lo que dijo el apóstol Pablo es que los cristianos hemos de tener una unión común, y esa común unión que hemos de tener es del espíritu santo, es decir, PROCEDE del espíritu de Dios, pero la comunión no es CON el espíritu de Dios.

La Sagrada Escritura dice bien claro con quien hemos de tener comunión los cristianos verdaderos, léalo atentamente:

 

Hch 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

 

1Co 1:9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

 

1Jn 1:3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.

 

1Jn 1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

 

Los textos son bien claros, la comunión o común unión de los cristianos es la que tenemos unos hermanos con otros, y también con el Dios Padre y con su Hijo Jesucristo, ¡pero jamás se dice que hemos de tener comunión con el espíritu santo!, ¿por qué?, porque sencillamente EL ESPÍRITU SANTO NO ES NINGUNA TERCERA PERSONA DIVINA, jamás dijeron los apóstoles que hemos de tener comunión con el espíritu santo, y jamás dijeron que hemos de hablarle, ni mucho menos adorarle. Por lo tanto, los falsos cristianos que dicen tener comunión con el espíritu santo, o que hablan al espíritu santo, o que le adoran, NO SON CRISTIANOS VERDADEROS, sino apostatas de la fe, tal como predijo el apóstol Pablo:

 

"Pero el espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se pondrán en contra de la verdadera doctrina, escuchando a espíritus impostores y engañadores que enseñarán doctrinas de demonios"

(1Tm.4:1, el Nuevo Testamento de los santos de Dios, http://www.las21tesisdetito.com/nuevotestamento.htm).

  

22. EL ESPÍRITU SANTO SE IDENTIFICA CON COSAS IMPERSONALES.

 

En la Biblia se identifica al espíritu santo de manera impersonal, ya que se le compara con el agua y con el fuego (Mt,3:11, Mr.1:8). ¡¡El agua y el fuego no son personas literales!!. Se le compara también con el vino, ya que Pablo dijo que los cristianos hemos de ser llenados del espíritu santo, y no de vino (Ef.5:18), ¡el vino no es una persona literal, y por tanto el espíritu de Dios tampoco lo es!.

El apóstol Pablo identificó también al espíritu santo como una cualidad que han de tener los verdaderos cristianos, ¡y no como una tercera persona divina!, leamos el pasaje:

 

"antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el espíritu santo, en amor sincero, en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra" (2Co.6:4-7).

 

La pureza, la ciencia, la bondad, el amor, etc. no son personas literales, por lo tanto, el espíritu santo que tenemos los cristianos tampoco es una persona literal.

El espíritu santo se puede dar por medida (Juan 3:34), llena a las personas y cosas (Hechos 2:4), puede ser derramado (Hechos 2:17, 18), está sobre los pueblos (Hechos 19:6), puede ser bebido (1 Cor. 12:13), es como un primer pago (2 Cor. 1:22), es un sello (Efe. 1:13), se le compara con la tinta con la cual se escriben cartas (2 Cor. 3:3), ¡nada de eso sería cierto si el espíritu santo fuera una tercera persona divina!, ya que ninguna de esas cosas son personas literales. Jamás en la Biblia se enseña que una persona se pueda derramar, pueda ser bebida, o que sea un sello, por consiguiente, es falso enseñar que el espíritu santo sea una tercera persona divina.

Observe que el apóstol Pablo, casi siempre en la introducción y en el final de sus epístolas, sólo invocó al Padre y al Hijo, y nunca al espíritu santo (Ro.16:27, 1 Cor. 1:3; 2 Cor. 1:2; Gál 1:3; Efe. 1:2; Fil. 1:2; 2 Tes. 1:2; Tito 1:4; File 3; 1 Tim. 1:2; 2 Tim. 1:2)., ¿por qué?, porque sencillamente el espíritu santo no es una tercera persona divina, Pablo jamás creyó ni enseñó esa patraña iglesiera de que el espíritu santo es la tercera persona divina de una trinidad a la cual se tenga que adorar y glorificar.

El apóstol Pablo contrastó el espíritu santo con el espíritu del mundo:

 

"Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido" (1 Cor. 2:12).

 

Fíjese que el espíritu del mundo no es literalmente una persona; por lo tanto ¡¡el espíritu de Dios con el cual es contrastado tampoco es una persona literal!!.

 

23. EL PODER DE DIOS RESUCITÓ A JESÚS.

 

El apóstol Pablo dijo lo siguiente:

 

"Y si el espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos mora en vosotros, el que resucitó al Mesías de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales mediante su espíritu que mora en vosotros." (Ro.8:11).

 

Observe este pasaje, Dios el Padre resucitó a Jesús por medio de su poder, es decir, por medio de su espíritu, y ese mismo poder o energía de Dios es el que resucitará a los verdaderos cristianos. ¡¡No fue ninguna tercera persona divina la que resucitó a Jesús!!, sino que fue el poder o energía de Dios el Padre.

 

"Pues como Dios levantó al Mesías, también a nosotros nos levantará por medio de su poder." (1Co.6:14).

 

Este pasaje es importantísimo, y ha de ser leído juntamente con Romanos 8:11. Observe que Dios el Padre levantará o resucitará a los salvos por medio de SU PODER, y en Romanos 8:11 dijo que los resucitará por medio de SU ESPIRITU, ¡¡lo cual demuestra de forma irrefutable que el poder de Dios es el espíritu de Dios, y no una tercera persona divina!!. Fue la gran ramera, la iglesia católica romana, la que se inventó en el siglo 4º esa mentira de que el espíritu santo es una persona divina, que juntamente con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, como dice el Credo Niceno-Constantinopolitano, ¡eso es un dios falso!, el dios trino creído y predicado por el sistema iglesiero apostata es sencillamente un dios falso, y adorar a ese dios falso es lisa y llanamente idolatría. Jesús enseñó bien claro que solamente el PADRE ha de ser adorado en espíritu y en verdad (Jn,4,23-24). Jesús jamás se incluyó en ese tipo de adoración, ni tampoco incluyó al espíritu santo en esa adoración, y además Jesús dijo que la vida eterna consiste en conocer el PADRE como el ÚNICO DIOS VERDADERO, y a Jesucristo como su enviado, el Mesías (Jn.17:3). Observe que Jesús jamás dijo que la vida eterna consiste en conocer a un dios trino, ese falso dios trino es sencillamente una doctrina de demonios propagada por la cristiandad iglesiera apostata, ya sea la católica, o el resto de iglesias falsas que se separaron de ella, como las iglesias evangélicas.

 

"Y cual la soberana grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de su fuerza poderosa, la cual Dios la desplegó en Jesucristo, resucitándolo de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales." (Efe.1:19-20).

 

En este pasaje Pablo mencionó la fuerza o poder de Dios el Padre, y ese poder de Dios resucitó a Cristo, y resulta que en Romanos 8:11 Pablo dijo que fue el espíritu de Dios lo que resucitó a Jesucristo. Por lo tanto, no fue una tercera persona divina quien resucitó a Cristo, sino el poder o energía de Dios, indicando así que el espíritu santo se sencillamente el poder o energía del Dios supremo, el Padre celestial.

En definitiva, como hemos visto, la doctrina de la trinidad es absolutamente falsa y anticristiana, y el espíritu santo tampoco es ninguna tercera persona divina. Por consiguiente, ¡la doctrina fundamental de la cristiandad apostata, el trinitarismo, es totalmente falsa!. Todos esos iglesieros trinitarios nos acusan de herejes y engañadores a nosotros los que rechazamos esa doctrina de demonios, ¡pero los herejes y engañadores son ellos!, como ha quedado demostrado en este estudio, un estudio bíblico que NADIE lo puede rebatir.

Aquellos trinitarios que enseñan que el espíritu santo es Dios, o es una tercera persona divina, tienen que responder a las siguientes preguntas:

¿Por qué el espíritu santo jamás es adorado ni glorificado en la Biblia?

¿Por qué el espíritu santo no tiene un nombre propio como lo tiene una persona?

¿Por qué el Padre y el Hijo jamás hablan al espíritu santo como parte de una trinidad de personas divinas?

¿Por qué jamás en la Biblia se dirige una oración al espíritu santo? En la Biblia se ora a Dios el Padre, y a veces a Jesús, pero jamás al espíritu santo, lo cual sería absurdo si este fuera una tercera persona divina.

 ¿Por qué Jesús dijo en Apocalipsis 3:5 que al vencedor le confesará delante de su Padre y delante de sus ángeles, y no mencionó el espíritu santo?

A continuación entraremos en la segunda sección de este libro, y que está relacionada con la patrística. ¿Fueron trinitarios los llamados "padres de la Iglesia"?. Como veremos seguidamente, la inmensa mayoría de ellos no lo fueron, solamente los herejes engañados por el diablo eran trinitarios, y esta doctrina diabólica del falso dios trino es la que después se impuso de forma dogmática en la iglesia del diablo en la tierra, que es la iglesia católica romana.

 

 

2

SEGUNDA PARTE

SECCIÓN DE PATRÍSTICA

 

Los llamados "padres de lglesia" fueron sencillamente pensadores cristianos y teólogos que vivieron después de la muerte de los apóstoles.

Se les puede dividir en dos grandes grupos, los "padres prenicenos" y los "padres postnicenos", es decir, los que vivieron antes del Concilio de Nicea del año 325, y los que vivieron después de dicho Concilio.

Hay que dejar claro en primer lugar que LOS ESCRITOS DE ESOS TEÓLOGOS NO FORMAN PARTE DEL NUEVO TESTAMENTO, ya que no fueron redactados por ninguno de los apóstoles de Cristo, simplemente eran estudios bíblicos o comentarios doctrinales que ellos hacían, unos escritos eran buenos y verdaderos, pero otras cosas que ellos enseñaban eran falsedades y doctrinas de demonios, como por ejemplo, las doctrinas de la inmortalidad del alma, los sufrimientos eternos en el infierno y el trinitarismo, que son doctrinas totalmente falsas, son las tres mayores mentiras de Satanás.

Por lo tanto, los escritos de esos llamados "padres de la Iglesia" no son dogmáticos, no son la base doctrinal donde los verdaderos cristianos fundamentamos nuestras doctrinas. La verdadera fe cristiana se basa solamente en el llamado Nuevo Testamento, no en los escritos de esos teólogos que vivieron en los siglos 2, 3, 4 y 5.

Como veremos en este apartado, dentro de los "padres de la Iglesia" había algunos que sí fueron trinitarios, como por ejemplo Atanasio. Sin embargo, la inmensa mayoría de ellos no lo fueron, y esto se puede demostrar de la forma más sencilla, simplemente leyendo el CREDO NICENO, que fue redactado en el Concilio de Nicea del año 325, y este es el Credo que estudiaremos a continuación.

Hay que decir en primer lugar que hay dos versiones del Credo Niceno, la breve, y la ampliada. La versión breve es la original, la que se escribió en el Concilio de Nicea del año 325, sin embargo, la versión ampliada es la que se redactó en el Concilio de Constantinopla del año 381, y que se conoce como el Credo Niceno-Constantinopolitano, y como veremos, se trata de una falsificación del verdadero Credo original.

Veamos primero lo que dice el Credo Niceno original:

 

1. EL CREDO NICENO.

 

El Credo original Niceno, llamado también el Símbolo Niceno, dice lo siguiente:

 

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

https://www.aciprensa.com/recursos/credo-de-los-apostoles-660/

 

Y a continuación vamos a leer el Credo Niceno-Constantinopolitano, que es más largo, creado en el año 381, en el Concilio de Constantinopla:

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres, y por nuestra salvación

bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen,

y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras,

y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,

y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.

Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

https://www.aciprensa.com/recursos/credo-de-los-apostoles-660/

Estudiando esas dos versiones del Credo Niceno sabremos perfectamente cual era la creencia de los "padres de la iglesia", de los primeros siglos.

Si observa usted esas dos versiones del Credo Niceno verá que en ellos NO SE ENSEÑA POR NINGUNA PARTE LA DOCTRINA DIABÓLICA DE LA TRINIDAD, ¡¡en ninguna parte se dice que Dios sea trino!!, simplemente se menciona al Padre, al Hijo y al espíritu santo, pero en ninguna parte se dice que los tres formen un solo Dios. Esto demuestra de forma clara e irrefutable que la inmensa mayoría de los "padres de la Iglesia" que vivieron en el siglo 4 NO ERAN TRINITARIOS, es decir, ¡¡la iglesia católica de los primeros siglos NO ERA TRINITARIA!!, solo eran trinitarios unos pocos herejes, como por ejemplo Atanasio, que fue quien más combatió la herejía del sacerdote Arrío, el cual negaba la divinidad de Cristo y su eternidad, y que causó una gran división dentro de la Cristiandad en el siglo 4. Esta herejía trinitaria de Atanasio es la que más adelante se impuso en la iglesia católica romana, convirtiéndose así en una iglesia apostata y trinitaria, hasta nuestros días, ¡¡pero durante los primeros tres siglos no era trinitaria!!, tal como queda reflejado en el Credo Niceno, en las dos versiones, en la corta y en la larga.

Observe como en el Credo Niceno se comienza hablando del Dios Padre, ¿y qué dice? ¡¡dice que solo el Padre es el Dios todopoderoso y el Creador de los cielos y de la tierra!!, en ninguna parte se dice que el Dios todopoderoso sea un misterioso ser trino. Ni a Cristo, ni al espíritu santo, se les llama en el Credo Niceno el Creador de los cielos y de la tierra, ni tampoco el todopoderoso, sino SOLAMENTE AL DIOS SUPREMO, EL PADRE CELESTIAL, ¡¡esto ya de por sí destroza desde sus cimientos la herejía trinitaria enseñada por Atanasio!!.

El Credo Niceno simplemente habla del Dios Padre, que es el Creador y el todopoderoso. Luego se habla de Jesús, el Hijo de Dios, y luego se menciona el espíritu santo. ¡¡Esto no tiene que ver nada con la doctrina diabólica de la trinidad!!, ya que en ninguna parte del Credo Niceno se dice que los tres formen un solo Dios verdadero.

En la segunda versión del Credo Niceno, el de Constantinopla, los teólogos del Concilio de Constantinopla añadieron una serie de cláusulas doctrinales muy buenas, aclaratorias y bíblicas, las cuales están en armonía con la enseñanza apostólica registrada en el Nuevo Testamento.

Ahora bien, los teólogos trinitarios de ese concilio de Constantinopla consiguieron introducir una cláusula totalmente falsa y anticristiana que contamina dicho Credo Niceno-Constantinopolitano, y es cuando dice lo siguiente:

 

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,

 

En esa frase los herejes trinitarios ya metieron su veneno, inventándose esa patraña de que el espíritu santo es el Señor, y que él recibe adoración juntamente con el Padre y el Hijo. Esa doctrina JAMÁS LA ENSEÑA LA BIBLIA. En el Nuevo Testamento nunca al espíritu santo se le llama el Señor, ni se dice que sea adorado ni glorificado juntamente con el Padre y con el Hijo. Nunca es adorado en la Biblia el espíritu santo, pues Jesús nos enseñó a adorar solamente al Dios supremo, el Padre (Jn.4:23-24). A Jesucristo se le da gloria (Ap.5:13-14), en el sentido de que es el Padre quien glorifica a su Hijo, tal como dijo Jesús en Juan 8:54, sin embargo, ¡¡al espíritu santo nunca se le da gloria ni se le adora!!. Por lo tanto, insertar esa cláusula falsa y diabólica en el Credo Niceno FUE EL PRIMER PASO DE LOS FALSOS TEÓLOGOS TRINITARIOS PARA HACER DE LA IGLESIA CATÓLICA UNA SECTA  APOSTATA Y TRINITARIA, algo que consiguieron después.

 

Fijémonos lo que dice el Credo Niceno largo, pues es impresionante, ya que demuestra sin ningún género de dudas que los cristianos de los tres primeros siglos creían y enseñaban la doctrina bíblica de los DOS DIOSES, que son el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios supremo, lea atentamente:

 

Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho.

 

En esa cláusula del Credo Niceno los cristianos del siglo 4 reflejaron la existencia de los dos dioses. Observe como dice que Jesucristo es DIOS DE DIOS, es decir, es Dios procedente del Dios supremo, el Padre. Claramente en ese Credo Niceno se mencionan a los dos dioses.

Observe que en ninguna parte se dice en ese Credo Niceno que Jesucristo sea la segunda persona de un dios trino, lo que dice es que Cristo es Dios, es decir, un ser poderoso, y que procede del Dios todopoderoso, el Padre.

Luego lo repite una vez más, diciendo que Cristo es Dios verdadero procedente del Dios verdadero. Y efectivamente, Cristo es un Dios verdadero, pero el Padre es el Dios supremo verdadero y único, ya que él es el Dios supremo, el todopoderoso y el Creador supremo, y no hay otro Dios como el Padre, ¡¡exactamente lo que enseña la Biblia!!, tal como he demostrado en este librito.

La palabra "de" significa procedencia, es decir, Cristo procede del Dios Padre, viene del Padre, pues el Padre le envió.

Además observe como el Credo Niceno dice que Cristo es de la misma naturaleza del Padre, es decir, ambos dioses tienen la misma naturaleza divina, pero esto de ninguna manera significa que los dos sean el mismo Dios. El tener la naturaleza divina esto no nos hace igual al Padre celestial, y por una razón muy sencilla, veamos lo que dijo el apóstol Pedro:

 

4 Y, debido a su resplandor y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que lleguemos a participar de su naturaleza divina y escapemos de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos malos. (2Pe.1:4).

 

Ese pasaje del apóstol Pedro es tremendo. Dice que Dios ha dado la promesa a sus hijos de llegar a participar de SU NATURALEZA DIVINA, o dicho en otras palabras, cuando los verdaderos cristianos sean glorificados ¡¡tendrán la naturaleza divina!!, de la misma manera que Cristo tiene la misma naturaleza divina, también los discípulos de Cristo tendrán esa naturaleza divina cuando Cristo venga en gloria y resuciten. Sin embargo, tener la naturaleza divina no significa que los cristianos formarán parte de una trinidad, o que ellos serán iguales al Dios Padre, sencillamente tendrán esa naturaleza divina que tienen el Padre, Cristo y los propios ángeles. Jesús mismo dijo que en la resurrección seremos como los ángeles de Dios en el cielo, es decir, tendremos también la misma naturaleza divina que tienen los ángeles del cielo (Mt.22:30).

Por consiguiente, cuando el Credo Niceno dice que Cristo es de la misma naturaleza divina del Padre, ¡¡no está diciendo que Cristo sea igual al Dios Padre!!, sino que él tiene esa misma naturaleza divina del Padre.

En el plano humano ocurre lo mismo, usted tiene la misma naturaleza humana que su padre humano, sin embargo, usted no es igual que su padre, sino que son dos seres humanos diferentes, lo mismo sucede con el Dios Padre y con su Hijo Jesucristo, ambos tienen la misma naturaleza divina, sin embargo, son dos seres divinos diferentes, o lo que es lo mismo, DOS DIOSES, sin embargo, solo el Padre es el único Dios todopoderoso, el Creador de los cielos y de la tierra, tal como dice bien claro el Credo Niceno, y que está en armonía con lo que enseña el Nuevo Testamento.

Esto es tremendamente revelador e importante. El Credo Niceno, tanto en su versión corta, como en su versión larga, enseña de forma irrefutable el HENOTEÍSMO, ¡¡esta era la creencia y la teología de los verdaderos cristianos de los tres primeros siglos!!. Ellos enseñaban de forma irrefutable que el Padre y el Hijo son dos dioses, pero siendo el Padre el Dios supremo. Ellos jamás enseñaron que Dios fuera una trinidad de personas divinas.

Sin embargo, algo muy grave sucedió poco después. Algunos herejes y falsos pastores de la iglesia, enviados por el diablo e infectados por la herejía del falso dios trino, se infiltraron entre los llamados "padres de la iglesia" e introdujeron el trinitarismo dentro de la Iglesia, hasta que se convirtió en el dogma fundamental de la iglesia católica romana hasta nuestros días. Esta doctrina diabólica del falso dios trino quedó más adelante reflejada en el llamado "Credo de Atanasio",redactado hacia el año 500 después de Cristo. Se le llama el Credo de Atanasio, no porque lo escribiera ese hereje trinitario llamado Atanasio, sino porque reflejaba la creencia de Atanasio, que vivió en el siglo 4, sin embargo, el llamado Credo de Atanasio fue redactado en el siglo 6 por otro obispo trinitario de la ciudad italiana de Milán, llamado Ambrosio, como demostraré más adelante.

Vamos a leer ese Credo de Atanasio, el cual es demencial, largo y anticristiano, y verá usted como ese sí que es un Credo netamente herético y trinitario, completamente diferente al Credo Niceno, tanto es su versión corta, como extensa.

 

2- EL CREDO DE ATANASIO.

 

Sepamos en primer lugar quien era ese hereje trinitario llamado Atanasio, y que era considerado el "campeón del trinitarismo" en el siglo 4.

 

El Credo de Atanasio es una declaración de fe centrada en la doctrina Trinitaria.

Atanasio de Alejandría (circa 296 - 373) fue obispo de Alejandría (actual Egipto) durante 45 años, de los cuales 17 los pasó en el exilio. Es considerado el campeón de la defensa de la ortodoxia trinitaria frente a la herejía arriana en el Concilio de Nicea.

El teólogo reformado holandés Gerardo Vossius (1577 - 1649) fue la primera persona en poner en duda la autoría del Credo atanasiano. Las razones por las que actualmente es un hecho aceptado que el obispo de Alejandría no fue el autor del Credo de Atanasio son, principalmente, las siguientes:

En primer lugar, porque el Credo está escrito en latín y no en griego, que era la lengua de Atanasio. En segundo lugar, porque no es mencionado por ningún contemporáneo ni por ninguno de los Concilios ecuménicos. Finalmente, el Credo no se utiliza en la Iglesia oriental, de donde provenía Atanasio, sino en la Iglesia occidental; lo que hace pensar que su origen se encuentra en la antigua Iglesia de occidente.

Por otra parte, el Credo utiliza terminología idéntica a la de la obra Sobre la Trinidad (publicada en el 415) de Agustín de Hipona (354 - 430), lo que contribuye a la tesis de que su origen se encuentra en la Iglesia occidental. Además, es citado por Cesáreo de Arlés (circa 470 - 542) y mantiene un estilo muy similar al de las obras teológicas de Vicente de Lerins (sin datos - circa 445), por lo que lo más probable es que su origen se encuentre en el sur de la actual Francia.

https://www.peregrinoreformado.com/fe-reformada/39-fe-reformada/doctrina/credos-y-confesiones-de-fe/17-credo-de-atanasio

 

Como puede ver, ese Credo trinitario jamás lo escribió Atanasio, y esto lo reconoce la propia iglesia católica:

 

El Credo de San Atanasio.

También se conoce por sus primeras palabras de la versión latina: "Quicumque".

Se le llama de San Atanasio no porque él lo escribiera sino porque recoge sus expresiones e ideas. Algunos piensan que fue escrito por San Ambrosio.

http://www.corazones.org/diccionario/credo_atanasiano.htm

Como puede ver, parece ser que dicho Credo lo escribió un hereje trinitario llamado Ambrosio, el cual fue un obispo trinitario de Milán y mentor o maestro de Agustín de Hipona, uno de los mayores "padres de la iglesia" del catolicismo romano.

El obispo Ambrosio de Milán vivió entre el 340-397. Él es considerado uno de los cuatro tradicionales Doctores de la Iglesia latina. Combatió el Arrianismo en el Occidente.

http://www.corazones.org/santos/ambrosio.htm

 

Por lo tanto, ¡¡ya hemos conseguido descubrir quienes introdujeron la doctrina diabólica del trinitarismo dentro de la iglesia católica!!: FUERON LOS OBISPOS ATANASIO Y AMBROSIO DE MILÁN en los siglos cuarto y quinto, y esta herejía del falso dios trino quedó reflejada en dicho Credo de Atanasio, escrito por el mentor de Agustín de Hipona llamado Ambrosio, obispo trinitario de la ciudad de Milán, Italia. ¡¡Este es el origen de la doctrina falsa de la trinidad dentro de la iglesia católica!!, fueron dos obispos apostatas quienes la introdujeron de forma dogmática en la iglesia católica apóstata. Estos dos obispos trinitarios herejes consiguieron que esa doctrina perversa y diabólica del falso dios trino se impusiera como el dogma oficial y más importante dentro del catolicismo romano, hasta llegar hasta nuestros días.

Vamos a leer y a comentar ese demencial, apostata y diabólico Credo trinitario de Atanasio, y que he tomado de este sitio Web católico romano:

http://www.corazones.org/diccionario/credo_atanasiano.htm

 

"Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe Católica; el que no la guarde íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre.

Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre y el Hijo y otra (también) la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso (también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señor es el Padre, Señor es el Hijo, Señor (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores.

El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que procede.

Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres padres; un solo Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad de la Trinidad que la Trinidad en la unidad. El que quiera , pues, salvarse, así ha sentir de la Trinidad.

Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es, pues, la fe recta que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos, y es hombre nacido de la madre en el siglo: perfecto Dios, perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana; igual al Padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad. Mas aun cuando sea Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo, y uno solo no por la conversión de la divinidad en la carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios; uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona. Porque a la manera que el alma racional y la carne es un solo hombre; así Dios y el hombre son un solo Cristo. El cual padeció por nuestra salvación, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado al adiestra de Dios Padre omnipotente, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos, y a su venida todos los hombres han de resucitar con sus cuerpos y dar cuenta de sus propios actos, y los que obraron bien, irán a la vida eterna; los que mal, al fuego eterno.

Esta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente no podrá salvarse."

 

Como puede ver, ese Credo trinitario de Atanasio, redactado por Ambrosio de Milán, es una MEZCLA DE VERDADES CON MENTIRAS, ya que esa es la mejor forma que tiene Satanás para engañar al mundo. Él siempre mezcla doctrinas verdaderas con doctrinas falsas, para poder engañar. Si todo lo que dijera el diablo fuera falso, entonces no engañaría casi a nadie.

Ese Credo de Atanasio es muy diferente al Credo Niceno, ya que se le añadieron cosas totalmente contrarias a la enseñanza de Cristo y de sus apóstoles. Fue este Credo trinitario de Atanasio el que se impuso en la iglesia católica romana, y de esa iglesia falsa pasó luego a las iglesias falsas que salieron de Roma, como son las mal llamadas iglesias "evangélicas", las cuales corroboran cien por cien las patrañas y burradas antibíblicas que se dicen en ese Credo trinitario atanasiano.

Para empezar, ese Credo falso comienza diciendo que para salvarse hay que creer en ese dogma falso y anticristiano de la trinidad, es decir, hay que creer que Dios es trino. Por eso es que la gran ramera de Roma, la iglesia católica romana, así como sus hijas rameras, las mal llamadas iglesias "evangélicas", enseñan que la doctrina de la trinidad es la más importante de todas, sin embargo, como ya he demostrado en este librito doctrinal de apologética bíblica, esa doctrina del trinitarismo es la tercera mayor mentira de Satanás de toda la Historia.

Como puede ver, los herejes y apostatas trinitarios que redactaron ese falso Credo de Atanasio, ELIMINARON DE UN PLUMAZO LA AFIRMACIÓN PRINCIPAL DEL CREDO NICENO, es decir, que el Dios Padre es el único Dios todopoderoso y el Creador del cielo y de la tierra. ¡¡Esto ya no se dice en el Credo trinitario de Atanasio, lo han borrado de forma satánica!!, para así hacer desparecer la doctrina bíblica y apostólica de que solo el Padre es el único Dios supremo, el Creador de todas las cosas y el todopoderoso máximo. Esto es de una gravedad extrema, ya que es una perversión diabólica de la verdadera doctrina cristiana, y una total traición al Credo Niceno redactado en el concilio de Nicea del año 325.

En ese Credo trinitario de Atanasio se dice bien claro que el Padre, el Hijo y el espíritu santo son tres personas divinas, pero no son tres dioses, sino un solo Dios, ¡¡este es el centro de la herejía trinitaria!!. ¿Como tres personas divinas pueden ser un solo Dios?, esto es absolutamente falso, ridículo y diabólico. ¡¡Tres personas divinas jamás podrán ser un solo Dios, sino solo TRES DIOSES!!, ya que un Dios es una persona divina. Dos dioses son dos personas divinas, por lo tanto, ¡¡tres personas divinas jamás podrán ser un solo Dios, sino tres dioses!!.

Ya he demostrado en este librito que el espíritu santo no es una tercera persona divina, sino el poder de Dios. Sin embargo, el Padre y el Hijo sí que son dos personas divinas, es decir, dos dioses, pero siendo el Padre el Dios supremo, el Dios del Hijo. Esta es la doctrina bíblica, la cual es enseñada también en el Credo Niceno, especialmente en la versión corta. Sin embargo, en el Credo de Atanasio esa doctrina bíblica y apostólica del henoteísmo, es decir, el Padre como el único Dios supremo, y Cristo como el segundo Dios subordinado al Padre, es completamente borrada, pervertida, y cambiada por la herejía diabólica del trinitarismo, es decir, de un solo Dios que es Padre, Hijo y espíritu santo.

En esa basura de Credo Atanasiano ya el Padre no es el único Dios supremo y todopoderoso, sino que ahora el Padre, el Hijo y el espíritu santo son iguales, nadie es mayor que el otro, sino que los tres forman un solo Dios al que llaman "trinidad", lo cual es absolutamente todo lo contrario de lo que enseñaron Jesús, sus apóstoles, y también el Credo Niceno.

Ya hemos estudiado estos dos famosos Credos, el de Nicea, y el trinitario de Atanasio. Ahora vamos a conocer lo que enseñaron algunos "padres de la Iglesia" de esa época, y verá que la inmensa mayoría de ellos JAMÁS FUERON TRINITARIOS, sino que sencillamente ellos mencionaban al Padre, al Hijo y al espíritu santo, ¡¡pero jamás enseñaban que los tres formaran un solo dios trino!!

 

3- DECLARACIONES DE ALGUNOS PADRES DE LA IGLESIA.

 

Muchos ignorantes creen que los padres de la Iglesia eran todos ellos trinitarios, porque mencionaban al Padre, al Hijo y al espíritu santo. Eso es un gran engaño del diablo. Creer en el Padre, en el Hijo y en el espíritu santo eso no nos hace trinitarios. El trinitarismo, como ya hemos visto, es creer que el Padre, el Hijo y el espíritu santo son tres personas divinas, pero al mismo tiempo son un solo Dios, no tres dioses.

Como ya hemos visto en este librito, la Biblia menciona muchas veces al Dios Padre, a Cristo y al espíritu santo, sin embargo, ¡¡jamás enseña que los tres sean un solo Dios!!, lo que enseña la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, es que solo el Padre es el Dios supremo, el Creador de todas las cosas, y el todopoderoso máximo. Cristo es el Hijo de Dios, es decir, el segundo Dios, subordinado al Padre. Y el espíritu santo es el poder del Altísimo, y no una tercera persona divina. Esta fue la enseñaza de Jesús, de sus apóstoles, y de los cristianos de los tres primeros siglos.

Los llamados padres de la iglesia prenicenos enseñaban lo mismo que enseñaron Jesús y sus apóstoles, ¡¡ellos jamás enseñaron la mentira diabólica del falso dios trino!!, y así quedó reflejado en el hermoso Credo Niceno, especialmente en su versión corta.

 

1. LA DIDACHÉ.

 

La Didaché o Doctrina de los Doce Apóstoles, es considerado uno de los más antiguos escritos cristianos, redactado en el siglo segundo, alrededor del año 160 d.C., y dice lo siguiente:

 

 “Acerca del bautismo, bautizad de esta manera: Dichas con anterioridad todas estas cosas, bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo en agua viva”

(Didaché, VII,1. Padres Apostólicos, Daniel Ruiz Bueno, (BAC 65), Pág. 84).

 

Ese texto de la Didaché es muy interesante, ya que ahí se encuentra el origen del bautismo en el "nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo".

Ya vimos en este librito como los apóstoles jamás utilizaron esa fórmula de bautismo, ya que ellos solo bautizaban en el nombre de Jesucristo. Y vimos también como las supuestas palabras de Jesús en Mateo 28:19 son falsas, jamás las pronunció él, sino que fueron añadidas en el siglo segundo. El obispo Eusebio de Cesarea, en el siglo 4, citó las palabras de Jesús mencionadas en Mateo 28:19, pero las citó en la versión original hebrea del Evangelio de Mateo, y esa fórmula de bautismo no existía en dicha versión en hebreo del Evangelio de Mateo, lo cual significa que ese pasaje es falso, Jesús jamás dijo esas palabras, sino que fueron inventadas y añadidas en la Didaché en el siglo segundo.

Ahora bien, los padres de la iglesia que redactaron la Didaché no eran trinitarios, ya que en ese pasaje no se dice por ninguna para que Dios sea trino, ni se dice que el Padre, el Hijo y el espíritu santo formen un solo Dios. Simplemente se menciona al Padre, al Hijo y al espíritu santo. Por lo tanto, decir que esa cita de la Didaché es trinitaria es absolutamente falso, es una gran mentira.

 

2. POLICARPO.

 

Policarpo de Esmirna (70-155 d.C.) fue un obispo romano de la Iglesia primitiva. Considerado por la Iglesia católica como padre apostólico, el cual conoció en vida a algunos de los apóstoles de Cristo. Fue obispo de la ciudad de Esmirna, y parece ser que fue discípulo del apóstol Juan. Él dijo lo siguiente:

 

“A Él [Jesucristo] sea la gloria con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén

(Martirio de Policarpo, XXII,3. Padres Apostólicos, Daniel Ruiz Bueno, (BAC 65), Pág. 688.)

 

Simplemente Policarpo mencionó al Dios supremo, el Padre, a Jesucristo y al espíritu santo, ¡¡pero en ninguna parte dijo que los tres formen un solo Dios!!, él jamás dijo que Dios sea una trinidad de personas divinas. Por lo tanto, enseñar que Policarpo era trinitario es una burda mentira del diablo.

 

3. IGNACIO DE ANTIOQUIA.

 

Ignacio nació alrededor del año 35 d.C. y murió en el año 107 d.C.

Fue discípulo directo de los apóstoles Pablo y Juan, y obispo de la iglesia de Antioquia.

Veamos lo que él escribió en algunas de sus cartas:

 

San Ignacio, Carta a los Efesios I

 

“Ignacio, por sobrenombre Portador de Dios: A la bendecida en grandeza de Dios con plenitud: a la predestinada desde antes de los siglos a servir por siempre para gloria duradera e inconmovible, gloria unida y escogida por gracia de la pasión verdadera y por voluntad de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Dios; a la Iglesia digna de toda bienaventuranza, que está en Efeso de Asia, mi saludo cordialísimo en Jesucristo y en la alegría sin mácula.”

 

San Ignacio, Carta a los Efesios VII,2

 

“Un médico hay, sin embargo, que es carnal a par que espiritual, engendrado y no engendrado, en la carne hecho Dios, hijo de María e hijo de Dios, primero pasible y luego impasible, Jesucristo nuestro Señor“

 

San Ignacio, Carta a los Efesios XVIII,2

 

“La verdad es que nuestro Dios Jesús, el Ungido, fue llevado por María en su seno conforme a la dispensación de Dios; del linaje, cierto, de David; por obra, empero, del Espíritu Santo. El cual nació y fue bautizado, a fin de purificar el agua con su pasión.

 

San Ignacio, Carta a los Romanos, I

 

“Ignacio, por sobrenombre Portador de Dios: A la Iglesia que alcanzó misericordia en la magnificencia del Padre altísimo y de Jesucristo su único Hijo: la que es amada y está iluminada por voluntad de Aquel que ha querido todas las cosas que existen, según la fe y la caridad de Jesucristo Dios nuestro.

 

San Ignacio, Carta a Policarpo, III,2,

 

“Yo glorifico a Jesucristo, Dios, que es quien hasta tal punto os ha hecho sabios; pues muy bien me di cuenta de cuán apercibidos estáis de fe inconmovible, bien así como si estuvierais clavados, en carne y en espíritu, sobre la cruz de Jesucristo.

(Padres Apostólicos, Daniel Ruiz Bueno, (BAC 65), Pág. 498-499)

 

¿Enseñó Ignacio de Antioquia que Dios es trino?, ¡¡jamás!!. Como puede ver usted en sus escritos, él simplemente mencionó a los DOS DIOSES, al Padre y al Hijo, pero en ninguna parte dijo que el Padre, el Hijo y el espíritu santo formen un solo Dios.

Ignacio creía que Cristo es el Hijo de Dios, es decir, un segundo ser divino o poderoso, sin embargo, ¡¡él dijo bien claro que solo el Dios Padre es EL ALTÍSIMO!!, o dicho en otras palabras, EL DIOS SUPREMO, lo dijo bien clarito en su primera carta a los Romanos, como he citado más arriba.

Para Ignacio Jesucristo es nuestro Dios, el Hijo de Dios, sin embargo, el Padre es el Dios supremo, el Altísimo. ¡Esta es la verdadera doctrina apostólica!!, tal como los apóstoles enseñaron en el Nuevo Testamento, y que hemos visto en este librito.

Por lo tanto, Ignacio era un cristiano HENOTEISTA, tal como lo eran el resto de cristianos verdaderos de los tres primeros siglos. Decir que Ignacio de Antioquia enseñó la doctrina diabólica del trinitarismo es una de la mayores mentiras que se puedan decir.

 

4. ATENÁGORAS DE ATENAS.

 

Atenágoras de Atenas (133-190), fue un apologista y filósofo griego cristiano del siglo 2. De sus escritos sólo se han conservado dos piezas genuinas: su “Apología” o “Embajada por los Cristianos” y un “Tratado sobre la Resurrección”.

Él escribió lo siguiente:

 

Así, pues, suficientemente queda demostrado que no somos ateos, pues admitimos a un solo Dios increado y eterno e invisible, impasible, incomprensible e inmenso, sólo por la inteligencia a la razón comprensible… ¿Quién, pues, no se sorprenderá de oír llamar ateos a quienes admiten a un Dios Padre y a un Dios Hijo y un Espíritu Santo, que muestran su potencia en la unidad y su distinción en el orden?

(Padres Apologetas Griegos, Daniel Ruiz Bueno (BAC 116), Pág. 661).

 

Como puede ver, Atenágoras de Atenas tampoco era trinitario. Él simplemente mencionó al Dios Padre, al Hijo, al cual también le dio el título de Dios, y al espíritu santo, ¡¡al cual no llamó Dios!!, es decir, para Atenágoras hay DOS DIOSES, que son el Padre y el Hijo, sin embargo, él nunca llamó al espíritu santo una tercera persona divina.

Observe como Atenágoras dijo que hay una unidad entre el Padre, el Hijo y el espíritu santo, ¡¡pero no dijo que los tres formen un solo Dios!!, esa unidad que existe entre ellos es la misma unidad de mente y de propósito por la cual oró Cristo al Padre, para que todos sus discípulos estemos unidos, seamos uno, de la misma manera que él y el Padre son uno (Jn.17:21-22).

Por consiguiente, decir que Atenágoras era trinitario es otra gran mentira.

 

5. IRENEO.

 

Ireneo nació hacia el año 130, y murió en el 202 d.C.

Veamos lo que dice la iglesia católica romana sobre Ireneo:

 

San Ireneo, educado en Esmirna; fue discípulo de la San Policarpo, obispo de aquella ciudad, quién a su vez fue discípulo del Apóstol San Juan. En el año 177 era presbítero en Lyon (Francia), y poco después ocupó la sede episcopal de dicha ciudad.

Las obras literarias de San Ireneo le han valido la dignidad de figurar prominentemente entre los Padres de la Iglesia, ya que sus escritos no sólo sirvieron para poner los cimientos de la teología cristiana, sino también para exponer y refutar los errores de los gnósticos y salvar así a la fe católica del grave peligro que corrió de contaminarse y corromperse por las insidiosas doctrinas de aquellos herejes.

http://www.corazones.org/santos/ireneo.htm

 

Como puede ver, Ireneo es considerado uno de los padres de la Iglesia católica más importantes. Pues bien, ¡¡Ireneo, así como el resto de padres de la Iglesia de los tres primero siglos, jamás fue trinitario!!, él nunca enseñó la mentira diabólica de que Dios sea trino. Cuando la gran ramera de Roma, y sus hijas rameras, enseñan que Ireneo era trinitario, están mintiendo descaradamente, como usted mismo va a poder ver seguidamente.

Vamos a comprobarlo con algunos escritos de Ireneo:

 

San Ireneo Contra las herejías I,10,1.

10,1. La Iglesia, extendida por el orbe del universo hasta los confines de la tierra, recibió de los Apóstoles y de sus discípulos la fe en un solo Dios Padre Soberano universal «que hizo los cielos y la tierra y el mar y todo cuanto hay en ellos» , y en un solo Jesucristo Hijo de Dios, encarnado por nuestra salvación, y en el Espíritu Santo, que por los profetas proclamó las Economías y el advenimiento, la generación por medio de la Virgen, la pasión y la resurrección de entre los muertos y la asunción a los cielos del amado Jesucristo nuestro Señor; y su advenimiento de los cielos en la gloria del Padre para recapitular todas las cosas y para resucitar toda carne del género humano; de modo que ante Jesucristo nuestro Señor y Dios y Salvador y rey, según el beneplácito del Padre invisible «toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los infiernos, y toda lengua lo confiese». El juzgará a todos justamente, los «espíritus del mal» y los ángeles que cayeron y a los hombres apostatas, impíos, injustos y blasfemos, para enviarlos al fuego eterno, y para dar como premio a los justos y santos que observan sus mandatos y perseveran en su amor, unos desde el principio, otros desde el momento de su conversión, para la vida incorruptible, y rodearlos de la luz eterna.

 

San Ireneo Contra las herejías III,19,2

 

“Que ninguno de entre todos los hijos de Adán sea llamado Dios por sí mismo, o proclamado Señor, lo hemos demostrado por las Escrituras; y que él solo entre todos los hombres de su tiempo sea proclamado Dios y Señor, siempre Rey, Unigénito y Verbo encarnado, por todos los profetas y Apóstoles y aun por el mismo Espíritu, es cosa que pueden ver todos aquellos que acepten un poco de la verdad”.

 

San Ireneo Contra las herejías III,19,2-3

“Las Escrituras no darían todos estos testimonios acerca de él, si fuese sólo un hombre semejante a todos. Pero como tuvo una generación sobre todas luminosa, del Padre Altísimo, y también llevó a término la concepción de la Virgen, las divinas Escrituras testimonian ambas cosas sobre él: que es hombre sin belleza y pasible, que se sentó sobre el pollino de una asna, que bebió hiel y vinagre, que fue despreciado del pueblo y que descendió hasta la muerte; pero también que es Señor santo y Consejero admirable, hermoso a la vista, Dios fuerte, que viene sobre las nubes como Juez de todos. Esto es lo que las Escrituras profetizan de él.

En cuanto hombre, lo era para ser tentado; en cuanto Verbo, para ser glorificado; el Verbo se reposó para que pudiera ser tentado, deshonrado, crucificado y muerto, habitando en aquel hombre que vence y soporta (el sufrimiento) y se comporta como hombre de bien y resucita y es asunto al cielo. Este es el Hijo de Dios, Señor nuestro, Verbo existente del Padre e Hijo del Hombre porque nació de la Virgen María; que tuvo su origen de los hombres pues ella misma era un ser humano; tuvo la generación en cuanto hombre, y así llegó a ser Hijo del Hombre”.

 

San Ireneo, Contra las herejías IV,20,3

Que el Verbo, o sea el Hijo, ha estado siempre con el Padre, de múltiples maneras lo hemos demostrado. Y que también su Sabiduría, o sea el Espíritu estaba con El antes de la creación.

 

San Ireneo, Contra las herejías II,28,8

Si, por ejemplo, alguien busca el motivo por el cual sólo el Padre conoce el día y la hora, aunque todo le comunica a su Hijo, el mismo Señor lo ha dicho, y nadie puede inventar otro sin riesgo (de equivocarse), porque sólo el Señor es el Maestro de la verdad; y él nos ha dicho que el Padre está sobre todas las cosas, pues dijo: «El Padre es mayor que yo» (Jn 14,28). El Señor, pues, ha presentado al Padre como superior a todos respecto a su conocimiento, a fin de que nosotros, mientras caminamos por este mundo (1 Cor 7,31), dejemos a Dios el saber hasta el fondo tales cuestiones; porque si pretendemos investigar la profundidad del Padre (Rom 11,33), corremos el peligro de preguntar incluso si hay otro Dios por encima de Dios

 

San Ireneo, Contra las herejías V,18,2

El Padre sostiene al mismo tiempo toda su creación y a su Verbo; y el Verbo que el Padre sostiene, concede a todos el Espíritu, según la voluntad del Padre: a unos en la creación misma les da el (espíritu) de la creación, que es creado; a otros el de adopción, esto es, el que proviene del Padre, que es obra de su generación. Así se revela como único el Dios y Padre, que está sobre todo, a través de todas y en todas las cosas. El Padre está sobre todos los seres, y es la cabeza de Cristo (1 Cor 11,3); por medio de todas las cosas obra el Verbo, que es Cabeza de la Iglesia; y en todas las cosas, porque el Espíritu está en nosotros, el cual es el agua viva (Jn 7,38-39) que Dios otorga a quienes creen rectamente en él y lo aman, y saben que «uno sólo es el Padre, que está sobre todas las cosas, por todas y en todas

(Contra los herejes, San Ireneo de Lyón, Conferencia del Episcopado Mexicano. Edición preparada por el P. Carlos Ignacio Gonzáles.

 

Vamos a ver, cualquiera que lea esas palabras de Ireneo, y especialmente lo que he subrayado , y siga aún diciendo que Ireneo era trinitario, entonces estará mintiendo de la forma más espantosa. Solo un total analfabeto, o un embustero patológico, puede decir esa mentira de que Ireneo era un trinitario.

IRENEO ERA UN HERMANO EN LA FE HENOTEISTA Y SUBORDINACIONISTA, es decir, él creía y enseñaba que Cristo es un ser poderoso, un Dios, pero subordinado al Dios supremo, el Padre.

El sencillamente dijo lo mismo que enseñaban el resto de padres de la iglesia de los tres primeros siglos.

Si se fija bien en lo que dijo Ireneo, y pone especial atención en lo que he subrayado, verá que Ireneo JAMÁS dijo por ninguna parte que Dios sea trino, ni que Dios esté formado por el Padre, el Hijo y el espíritu santo.

Ireneo, según esos textos que hemos visto más arriba, enseñó lo siguiente:

 

a) Él dijo que solamente el PADRE celestial es el Creador de todas las cosas, y el Soberano supremo, el Dios supremo, es decir, el Altísimo, indicando así que no existe otro Dios como el Padre celestial.

 

b) Él dijo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Luego mencionó al espíritu santo, pero en ninguna parte dijo que es una tercera persona divina.

 

c) Él llamó a Jesucristo Dios (poderoso) y Señor, es decir, él creía que Jesús es un ser poderoso, o lo que es lo mismo, un Dios, además de nuestro Amo o Señor. ¡¡Pero recuerde que él dijo más atrás que solo el Padre es el Dios supremo, el Altísimo, el Creador de todas las cosas y el Soberano único!!. Por lo tanto, es evidente que para Ireneo hay DOS DIOSES: el Dios supremo y todopoderoso, el Padre, y el Señor Jesucristo, el segundo Dios, el cual está subordinado al Dios supremo.

 

Esto demuestra de forma irrefutable que los verdaderos cristianos de los tres primeros siglos jamás creyeron ni enseñaron esa doctrina satánica del trinitarismo. Ellos nunca dijeron que el Padre, el Hijo y el espíritu santo formen un único Dios todopoderoso, ya que para ellos el único Dios todopoderoso y el Creador de todas las cosas ES SOLAMENTE EL PADRE CELESTIAL, tal como quedó reflejado después en el hermoso Credo Niceno redactado en el Concilio de Nicea del año 325. Dicho en otras palabras, ¡¡los padres de la Iglesia de los tres primeros siglos eran HENOTEISTAS SUBORDINACIONISTAS, es decir, creían y enseñaban que el Padre es el único Dios todopoderoso y supremo, y que Jesús es el Hijo de Dios subordinado al Padre, por lo tanto, inferior al Padre en autoridad, ya que el Padre es la cabeza o jefe de Cristo, como muy bien dijo Ireneo. ¡¡Esto es  exactamente lo mismo que enseñamos los verdaderos cristianos bíblicos antitrinitarios del siglo 21!!

Pero sigamos viendo a más padres de la Iglesia, para que el lector se convenza más que la herejía satánica trinitaria fue totalmente desconocida para los padres de la Iglesia de los tres primeros siglos.

 

6. TEÓFILO DE ANTIOQUIA.

 

Sepamos en primer lugar algo sobre Teófilo de Antioquia:

Teófilo fue, según la tradición, el sexto obispo de Antioquía de Siria. Había recibido una buena formación literaria en el paganismo, y se convirtió, según él mismo explica, por el estudio de las Escrituras sagradas. De él se conserva un escrito apologético dirigido a su amigo Autólico y dividido en tres libros. En él da muestras de su conocimiento tanto de los autores paganos como de las Escrituras. Es el primer autor cristiano que hace un comentario exegético del Génesis, analizándolo con detalle y proponiendo una interpretación de tendencia alegórica.

No conocemos casi nada de este autor, ni de su obra literaria, que debió de ser extensa. Gracias al antiguo historiador de la Iglesia, Eusebio de Cesarea, sabemos que fue obispo de Antioquía, el sexto después de San Pedro. Las mismas noticias nos transmite San Jerónimo. Es el único de los apologistas que estuvieron revestidos del carácter episcopal, y en una sede tan importante por su antigua tradición.

De San Teófilo sólo se conservan los tres libros A Autólico, escritos hacia el año 180, que son una apología en defensa de los cristianos, cuya sangre seguía corriendo en sucesivas persecuciones.

http://www.mercaba.org/TESORO/427-14.htm

Leamos lo que dijo Teófilo:

 

Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum, II,15

Los tres días que preceden a la creación de los luminares son símbolo de la Trinidad, de Dios, de su Verbo y de su Sabiduría

(Patrología I, Johannes Quasten (BAC 206), Pág. 236)

 

Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum, II,10

Teniendo, pues, Dios a su Verbo inmanente en sus propias entrañas, le engendró con su propia sabiduría, emitiéndole antes de todas las cosas. A este Verbo tuvo El por ministro de su creación y por su medio hizo todas las cosas….Este se llama principio, pues es Príncipe y Señor de todas las cosas por El fabricadas.

(Padres Apologetas Griegos, Daniel Ruiz Bueno (BAC 116), Pág. 796)

 

Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum, II,22

Dios, sí, el Padre del universo, es inmenso y no se halla limitado a un lugar, pues no hay lugar de su descanso; mas su Verbo, por el que hizo todas las cosas, como potencia y sabiduría suya que es, tomando la figura del Padre y Señor del universo, ése fue el que se presentó en el jardín en figura de Dios y conversaba con Adán. Y, en efecto, la misma divina Escritura nos enseña que Adán dijo haber oído su voz. Y esa voz, ¿qué otra cosa es sino el Verbo de Dios, que es también hijo suyo? Hijo, no al modo que poetas y mitógrafos dicen que nacen hijos de los dioses por unión carnal, sino como la verdad explica que el Verbo de Dios está siempre inmanente en el corazón de Dios. Porque antes de crear nada, a éste tenía por consejero, como mente y pensamiento suyo que era. Y cuando Dios quiso hacer cuanto había deliberado, engendró a este Verbo proferido como primogénito de toda creación, no vaciándose de su Verbo, sino engendrando al Verbo y conversando siempre con Él. De ahí que nos enseñan las santas Escrituras y todos los inspirados por el Espíritu, de entre los cuales Juan dice: En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios; dando a entender que en los comienzos estaba Dios solo y en El su Verbo. Y luego dice Y Dios era el Verbo.

(Padres Apologetas Griegos, Daniel Ruiz Bueno (BAC 116), Pág. 813)

 

Podemos ver lo siguiente en esas palabras de Teófilo:

 

a) Él, junto con Tertuliano, fueron los primeros en utilizar la palabra Trinidad (trinitas). Pero ponga mucha atención, cuando Teófilo utilizó la palabra "trinidad, ¡¡no era para referirse a un solo Dios, sino para hablar del Padre, del Hijo y del espíritu santo!!. Esto es muy importante que el lector lo entienda. TEÓFILO EN NINGUNA PARTE DIJO QUE EL PADRE, EL HIJO Y EL ESPÍRITU SANTO SEAN UN SOLO DIOS. Observe bien la frase dicha por Teófilo:

de la Trinidad, de Dios, de su Verbo y de su Sabiduría.

 

¡¡En esa fase él no dijo que Dios sea una trinidad!!, lo que hizo es mencionar la palabra "Trinidad", seguidamente hay una coma, y luego mencionó a DIOS, AL VERBO (Jesucristo), y su sabiduría.

¿Se ha dado cuenta?, ¿a quien llamó Dios?, ¡¡solamente al PADRE celestial.

Luego mencionó a Jesucristo, el Verbo, y luego a la sabiduría de Dios. En ninguna parte dijo Teófilo que el Padre, el Hijo y el espíritu santo formen un solo Dios. Por lo tanto ¡¡mienten todos aquellos que enseñan que Teófilo era trinitario!!. Para él, solo el Dios Padre es el Dios supremo. En ninguna parte dijo que Dios sea una Trinidad de personas divinas, él utilizó la palabra Trinidad simplemente para hablar del Padre, del Hijo y del espíritu santo, pero jamás dijo que los tres sean un solo Dios trino.

 

b) Teófilo dijo también que Dios el Padre creó todas las cosas POR MEDIO de Jesucristo. Esto es exactamente lo mismo que enseñó el apóstol Pablo (1Co.8:6, Col.1:15-17, Heb.1:1-2). Esto es lo que creemos y enseñamos los verdaderos cristianos bíblicos. Cristo no fue el Creador supremo, sino el MEDIO que el Padre utilizó para crear todas las cosas.

Y para terminar, mire lo que dijo al final Teófilo:

Dios, sí, el Padre del universo.

 

Más claro no puede ser. ¡¡Él dijo que Dios es el PADRE del Universo!!. El no dijo por ninguna parte que Dios sea una trinidad, sino que es el Padre de todo el Universo, es decir, el Creador supremo de todas las cosas. Por lo tanto, es absolutamente falso decir que Teófilo fue trinitario. Ciertamente él sí que utilizó por primera vez la palabra "Trinidad", ¡¡pero no para referirse a un solo Dios!!, sino para hablar del Padre, del Hijo y del espíritu santo, al cual, por cierto, llamó la sabiduría de Dios. Observe que en ninguna parte dijo Teófilo que el espíritu santo fuera una tercera persona divina.

 

7. TERTULIANO.

 

Tertuliano (160 - 220 d.C.).

En realidad Tertuliano no es considerado un padre de la Iglesia, sino un filósofo y apologeta, y al final de su vida cayó en herejía abrazando la secta del montanismo, fue muy leído antes de abandonar la Iglesia Católica.

La siguiente información sobre Tertuliano la he tomado de la Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Tertuliano

 

A la mitad de su vida, hacia el año 207, se separa de la Iglesia Católica, siendo llevado al grupo religioso de Montano. Pero los montanistas no fueron los suficientemente rigurosos para Tertuliano, quién rompió con ellos para fundar su propio movimiento religioso. La crónica de San Agustín (De Haeresibus, LXXXVI), que dice que antes de morir Tertuliano retornó al seno de la Iglesia Católica, es improbable.

Tertuliano negaba la eternidad del Verbo, Jesucristo. El Hijo de Dios no siempre existió, sólo a partir de ser engendrado por el Padre. Esto lo demuestra diciendo:

 

"Porque Dios es de la misma manera un Padre y también un Juez; pero no siempre fue Padre y Juez, simplemente por haber sido siempre Dios. Porque él no pudo haber sido Padre previo al Hijo ni un Juez antes del pecado. Hubo sin embargo, un tiempo cuando ni el pecado existió con Él, ni el Hijo; el primero lo constituye de Señor a Juez y el último un Padre. De esta manera no fue Señor previo a esas cosas de las cuales Él fue Señor. Pero Él llegó a ser Señor únicamente en un tiempo futuro: solo como Él llegó a ser Padre por causa del Hijo y Juez por el pecado, entonces también llegó a ser Señor a través de las cosas que él hizo.

(Adversus Hermogenem III)

 

«Yo y el Padre somos uno» (Juan 10:30). De aquí ellos toman su soporte, tan ciego, para ver en primer lugar que en este pasaje se habla de dos , «Yo y el Padre»; y de que hay un plural, «somos», inaplicable a una sola persona; y por último, dice «Unum sumus» y no «Unus sumus» [...] para prevenir (Jesús) el pensamiento de ellos, de merecer esto, como si Él hubiera clamado para que lo considerasen Dios mismo, es decir, el Padre, por haber dicho «Yo y el Padre somos uno», representándose a sí mismo como el Dios, Hijo de Dios, y no como Dios mismo (qua filium Dei deum ostendens, non qua ipsum Deum). Él dice, «si esta escrito en su ley, “Yo dije, ustedes son dioses”, y la escritura no puede ser anulada, ustedes dicen de quien el Padre santificó y envió al mundo, que ¿blasfemas porque dije que soy Hijo de Dios?»

(Adversus Praxeam XXII)

 

Veamos ahora en el siguiente sitio Web de apología Católica lo que se dice de Tertuliano: http://www.apologeticacatolica.org/Trinidad/TrinidadN02.html

 

Fue el primero en aplicar el vocablo latino Trinitas (Trinidad) a las tres divinas Personas. En De pudicitia (Sobre la modestia) escribe:

 

“..Para la misma iglesia es, propiamente y principalmente, el Espíritu mismo, en el cual es la Trinidad de Una Divinidad – Padre, Hijo y Espíritu Santo”[32]

 

En Adversas Praxean (Contra Práxeas) da una explicación de la doctrina Trinitaria aún más completa:

 

“Sin embargo, como hemos hecho de hecho siempre (y más especialmente desde que hemos sido mejor instruidos por el paráclito, que conduce a los hombre hacia toda la verdad), creemos que hay un solo Dios, pero bajo la siguiente dispensación, o οἰκονομία, como es llamado, que este único Dios tiene también un Hijo, Su Palabra, que procede de Él mismo, por quien todas las cosas fueron hechas, y sin el cual nada fue hecho. Creemos que Él ha sido enviado por el Padre a la Virgen, y ha nacido de ella – siendo Dios y Hombre, el Hijo del Hombre y el Hijo de Dios, y ha sido llamado Jesucristo; creemos que ha sufrido, muerto, herido, de acuerdo a las Escrituras, y, después ha resucitado por el Padre y llevado al cielo, para sentarse a la derecha del Padre, y él vendrá a juzgar a vivos y muertos, quien envió también desde el cielo del Padre, de acuerdo con su promesa, al Espíritu Santo, el Paráclito, el santificador de la fe de aquellos que creen en el Padre, y en el Hijo y en el Espíritu Santo. Esta es la regla de fe que ha venido hasta nosotros desde el principio del evangelio, incluso antes de todas las viejas herejías” [33]

Más adelante en el mismo capítulo escribe:

 

“…La herejía, la cual supone por sí misma poseer la verdad pura, pensando que no se puede creer que Un Solo Dios en ninguna otra vía que diciendo que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son la misma Persona. Como si en esta vía también uno no fueran Todos, en la que Todos son de Uno, por unidad de substancia; mientras el misterio de la dispensación es todavía guardado, el cual distribuye la Unidad en la Trinidad colocando en su orden las tres Personas – El Padre, el hijo y el Espíritu Santo: tres, sin embargo no en condición, sino en grado, no en sustancia, sino en forma, no en poder, sino en aspecto”[34]

 

Este texto es particularmente importante porque explica la concepción que Tertuliano tiene de la Trinidad: Tres Personas, pero no tres naturalezas, no diferentes en cuanto a poder sino en cuanto a aspecto. Esto lo confirma también el capítulo 4 de la misma obra donde vuelve a afirmar que el Hijo es “de la substancia del Padre”: Filium non aliunde deduco, sed de substantia Patris, y el Espíritu es “del Padre por el Hijo”: Spiritum non aliunde deduco quam a Patre per Filium.

 

“Si la pluralidad en la Trinidad te escandaliza, como si no estuviera ligada en la simplicidad de la unión, te pregunto: ¿cómo es posible que un ser que es pura y absolutamente uno y singular, hable en plural: “Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra”? ¿No debería haber dicho más bien: “Hago yo al hombre a mi imagen y semejanza,” puesto que es un ser único y singular? Sin embargo, en el pasaje que sigue leemos: “He aquí que el hombre se ha hecho como uno de nosotros.” O nos engaña Dios o se burla de nosotros al hablar en plural, si es que así El es único y singular; o bien, ¿se dirigía acaso a los ángeles, como lo interpretan los judíos, porque no reconocen al Hijo? O bien, ¿sería quizás porque El era a la vez Padre, Hijo y Espíritu que hablaba en plural, considerándose múltiple? Por cierto, la razón es que tenía a su lado a una segunda persona, su Hijo y su Verbo, y a una tercera persona, el Espíritu en el Verbo. Por eso empleó deliberadamente el plural: “Hagamos… nuestra imagen… uno de nosotros.” En efecto, ¿con quién creaba al hombre? ¿A semejanza de quién lo creaba? Hablaba, por una parte, con el Hijo, que debía un día revestirse de carne humana; de otra, con el Espíritu, que debía un día santificar al hombre, como si hablara con otros tantos ministros y testigos” [35]

 

Continúa posteriormente en el mismo capítulo:

 

“…Ahora si él es también Dios, de acuerdo a Juan, (quien dice) La Palabra era Dios, entonces usted tiene dos seres -uno que ordena que las cosas se hagan, y el otro que ejecuta la orden y crea. En ese sentido, sin embargo, usted debe entender de El ser otro, Yo he explicado, que en cuanto a Personalidad, no de sustancia – en esa vía de distinción, no de división. Pero aunque debo donde quiera mantener una sola sustancia en tres coherentes e inseparables (personas)”[36]

 

En el texto anterior Tertuliano se sirve del término “persona” para explicar que la Palabra (logos) es distinto del Padre en “en el sentido de persona, no de substancia, para distinción, no para división” y la cual aplica también al Espíritu Santo a quien llama “la tercera persona”.

Con todo y lo que contribuyó Tertuliano a precisar una terminología precisa para la doctrina Trinitaria, no se vio libre por completo del subordinacionismo, al punto que llegó a interpretar que el Hijo no era eterno, uno de los errores del arrianismo.

 

Como puede ver, Tertuliano, era un hereje montanista que se apartó de la primitiva iglesia católica para fundar su propio grupo.

Tertuliano negaba la eternidad del Verbo, rechazando por tanto lo que dijo el apóstol Juan en Juan 1:1, donde enseña bien claro que el Verbo jamás fue creado por Dios, sino que él ya existía en el principio con Dios.

Tertuliano fue el primero en enseñar que el espíritu santo es una tercera persona divina, ¡¡lo cual jamás fue enseñado por ninguno de los padres de la Iglesia anteriores!!

Tertuliano fue el primero en enseñar que el Padre, el Hijo y el espíritu santo son un solo Dios, una sola divinidad.

Por consiguiente, Tertuliano fue el primer sectario montanista y hereje en inventarse la doctrina del falso dios trino, es decir, tres personas divinas que forman un solo dios.

Esta herejía diabólica trinitaria es la que más adelante, en el siglo 4, los obispos Atanasio y Ambrosio de Milán enseñaron también, quedando reflejada en el Credo trinitario de Atanasio, redactado en el siglo 5.

La prueba irrefutable de que los verdaderos padres de la Iglesia de los tres primeros siglos, conocidos como los padres prenicenos, jamás enseñaron esa herejía del trinitarismo es sencillamente que en el Credo Niceno, escrito en el año 325, como ya demostré, no se enseña por ninguna parte que Dios sea trino, sino que se dice muy claramente que el único Dios todopoderoso y el Creador de los cielos y de la tierra es solamente el PADRE, siendo Jesús el Hijo de Dios, y luego se menciona el espíritu santo, pero sin decir por ninguna parte que sea una tercera persona divina.

 

8. ORIGENES.

 

Orígenes enseñó claramente que EL PADRE Y EL HIJO SON DOS DIOSES, pero siendo el Padre el Dios supremo, el Dios del Hijo.

Veamos lo que dice de Orígenes el siguiente sitio Web de apología católica:

http://www.apologeticacatolica.org/Trinidad/TrinidadN02.html

 

Orígenes (185 d.C. – 254 d.C.)

 

En 1941 fueron descubiertos unos papiros en Toura (cerca del Cairo). Allí se presenta una relación completa de una disputa que se originó cuando las opiniones de Heráclides sobre la doctrina Trinitaria habían preocupado a sus hermanos del episcopado, y llaman así a Orígenes para enderezar la cuestión. Esta disputa se realizó en presencia del pueblo y de los obispos hacia el año 245.

 

A este respecto comenta Quasten en Patrología I:

 

“a Heráclides no le gustaba la fórmula de Orígenes “dos dioses” como la única manera de expresar claramente la distinción entre el Padre y el Hijo. Implicaba un peligro demasiado grave de politeísmo. En la discusión, Orígenes hace esta observación: “Ya que nuestros hermanos se escandalizan al oír que hay dos dioses, este asunto merece ser tratado con delicadeza.”

Recurre luego a la Escritura para demostrar en qué sentido dos pueden ser uno.

Adán y Eva eran dos; sin embargo, formaban una sola carne (Gen. 2,24). Cita luego a San Pablo, quien, hablando de la unión del hombre justo con Dios, dice: “El que se allega al Señor se hace un espíritu con El” (1 Cor. 6,17). Finalmente, invoca como testigo al mismo Cristo, porque dijo: “Yo y mi Padre somos uno.” En el primer ejemplo había unidad de “carne”; en el segundo, de “espíritu”; en el tercero, de “divinidad.” “Nuestro Señor y Salvador — observa Orígenes —, en su relación con el Padre y Dios del universo, no es una sola carne, ni tampoco un solo espíritu, sino algo mucho más elevado que la carne y el espíritu, un solo Dios.”

 

Así Orígenes defiende que el Padre y el Hijo son divinos contra el monarquismo y el modalismo.

Quasten también reproduce interrogatorio de Orígenes a Heráclides con el siguiente acuerdo:

 

Orígenes dijo: ¿El Padre es Dios?

Heráclides respondió: Sí.

Orígenes dijo: ¿El Hijo es distinto del Padre?

Heráclides respondió: ¿Cómo podría ser simultáneamente Hijo y Padre?

Orígenes dijo: ¿El Hijo, que es distinto del Padre, es también Dios?

Heráclides respondió: También El es Dios.

Orígenes dijo: ¿De esta manera los dos Dioses forman uno solo?

Heráclides dijo: Sí.

Orígenes dijo: ¿Por consiguiente, afirmamos que hay dos Dioses?

Heráclides respondió: Sí, pero el poder es uno

 

Definición que aunque muy anterior a Nicea y sin precisar de su terminología se las arregla para expresar el mismo sentir. Así, con este acuerdo en frente del pueblo y de obispos se proclama a Cristo Dios, pero como una persona distinta del Padre. Se defiende así la individualidad de las Personas Divinas contra el modalismo, y aclara los temores de que al reconocer a Cristo y al Padre como Dios se caiga en politeísmo.

Orígenes utiliza frecuentemente el término Trinidad [38]  y que el Hijo procede el Padre, y dado que Dios es eterno, sigue que este acto de generación es también eterno, por lo que el Hijo no tiene principio y no hubo un tiempo en que El no existiera (se opone con antelación a la herejía del arrianismo que afirmaría posteriormente lo opuesto, a saber, que hubo un tiempo en que el Hijo no existía [39] .

 

“No se puede concebir luz sin resplandor. Y si esto es verdad, nunca hubo un tiempo en que el Hijo no fuera el Hijo. Sin embargo, no será, como hemos dicho de la luz eterna, sin nacimiento (parecería que introducimos dos principios de luz), sino que es, por decirlo así, resplandor de la luz ingénita, teniendo a esta misma luz como principio y como fuente, verdaderamente nacido de ella. No obstante, no hubo un tiempo en que no fue. La Sabiduría, por proceder de Dios, es engendrada también de la misma substancia divina. Bajo la figura de una emanación corporal, se le llama así: “Emanación pura de la gloria de Dios omnipotente” (Sap. 7,25). Estas dos comparaciones manifiestan claramente la comunidad de substancias entre el Padre y el Hijo. En efecto, toda emanación parece ser ομοούσιος, ο sea, de una misma substancia con el cuerpo del cual emana o procede”[40]

 

Nótese que utiliza la palabra ομοούσιος (homoousios) que significa “una sustancia”, la cual posteriormente sería tan utilizada en el concilio de Nicea para definir solemnemente como el Padre y el Hijo tienen una misma naturaleza. Se refiere a Cristo también con la expresión θεάνθρωπος (Dios-Hombre)

Sin embargo, Orígenes tiene algunos textos confusos al punto de parecer tender al subordinacionismo. Entre los partidarios de haber caído en este error está San Jerónimo, sin embargo otros padres de la Iglesia como San Atanasio y San Gregorio Taumaturgo lo niegan. Uno de los textos donde parece serlo es este:

 

“Nosotros, que creemos al Salvador cuando dice: “El Padre, que me ha enviado, es mayor que yo,” y por esta misma razón no permite que se le aplique el apelativo de “bueno” en su sentido pleno, verdadero y perfecto, sino que lo atribuye al Padre dando gracias y condenando al que glorificara al Hijo en demasía, nosotros decimos que el Salvador y el Espíritu Santo están muy por encima de todas las cosas creadas, con una superioridad absoluta, sin comparación posible; pero decimos también que el Padre está por encima de ellos tanto o más de lo que ellos están por encima de las criaturas más perfectas”[41]

 

Ahí lo tiene bien claro, y la propia iglesia católica lo reconoce, que uno de los mayores padres de la Iglesia, Orígenes, considerado uno de los mayores santos del catolicismo, NO ERA TRINITARIO, SINO HENOTEISTA Y SUBORDINACIONISTA, es decir, ¡¡enseñaba la doctrina bíblica de que hay dos dioses, que son el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios supremo, el Dios del Hijo. Estos dos dioses son uno, en el sentido de que ambos tienen la misma naturaleza divina, y tienen un mismo sentir y un mismo propósito, pero solo el Padre es el Dios máximo, supremo, ¡¡esto no tiene que ver nada con la herejía del trinitarismo que se implantó después en la iglesia católica apostata!!

Orígenes dijo también estas palabras:

 

"Sólo el Padre es el primer Dios, y el Verbo es el segundo Dios. El Hijo es inferior al Padre, menos poderoso que el Padre".

(Orígenes contra Celso, V:39, y VI:61; VII:57, 15; Biblioteca de Autores Cristianos, páginas 336, 443, 509, 532).

 

Orígenes hacía una clara diferencia entre EL Dios (con artículo), que es solamente el Padre, el Dios supremo, y Dios (sin artículo) para referirse al Verbo, a Cristo.

(Orígenes. Comentario a Juan 2:2, 16. (Extractado en curso sobre el Misterio de Dios, Facultad de Teología de Barcelona, San Cugat del Vallés, Barcelona, página 139).

 

Por consiguiente, como puede ver, Orígenes tenía un conocimiento muy bueno de la verdadera doctrina. Él jamás fue trinitario, ya que nunca enseñó que Dios fuera trino, sino que y enseñaba lo mismo que enseñaron Jesús y sus apóstoles, y lo mismo que creemos y enseñamos los verdaderos cristianos bíblicos del siglo 21, es decir, que el Padre es el Dios supremo, el todopoderoso, el Creador de todas las cosas, y Jesús es el segundo Dios, el Hijo de Dios subordinado al Padre, es decir, inferior al Padre en autoridad, pero ambos dioses tienen la misma naturaleza divina. ¡¡Esta es la verdadera teología cristiana!!, esta fue la enseñanza de Cristo y de sus apóstoles que encontramos en las páginas del Nuevo Testamento, tal como he expuesto en este librito, y es la doctrina que fue rechazada por todos los apostatas de la fe que en el siglo cuatro y quinto implantaron la herejía diabólica del falso dios trino.

 

9. JUSTINO MÁRTIR.

 

Justino Mártir nació alrededor del año 100 y murió en el 165 d.C.

Veamos lo que dice la iglesia católica sobre Justino Mártir en el siguiente sitio Web de apologética: http://www.apologeticacatolica.org/Trinidad/TrinidadN02.html

 

En diálogo con Trifón se refiere a Cristo como “Dios engendrado del Padre del universo”, y parte de textos del génesis donde Dios habla en primera persona del plural, para demostrar la pluralidad de las personas divinas. Descarta aquí que hablara con ángeles, ya que es inconcebible que el hombre haya sido hecho por ellos, y descarta también que hablara con los elementos de la tierra. Concluye que hablaba con Cristo quien estaba con el Padre antes de todas las criaturas. Parece mostrar tendencia al subordinacionismo.

 

“Largamente he demostrado que Cristo, que es Señor y Dios, Hijo de Dios, se apareció antes prodigiosamente como Hombre y como Ángel y también en la gloria del fuego, como en la visión de la zarza y en el juicio contra Sodoma”

(San Justino, Diálogo con Trifón, 128).

 

“Y luego demostraremos que con razón honramos también a Jesucristo, que ha sido nuestro maestro en estas cosas y que para ello nació, el mismo que fue crucificado bajo Poncio Pilato, procurador que fue de Judea en tiempo de Tiberio César, que hemos aprendido ser el Hijo del mismo verdadero Dios y a quien tenemos en segundo lugar, así como al Espíritu profético tenemos en el tercero”

(Justino Mártir, Apología I, 13,3. Padres Apologetas Griegos, Daniel Ruiz Bueno (BAC 116), pág. 194).

 

Más claro en distinguir la Persona del Padre de la del Hijo es en el capítulo 63 y de reconocer en Cristo a quien habló a los profetas y proclamó ser “El Dios de Abraham, Isaac y Jacob”:

 

“Porque los que dicen que el Hijo es el Padre, dan prueba de que ni saben quién es el Padre ni se han enterado de que el Padre del universo tiene un Hijo, que siendo Verbo y Primogénito de Dios, es también Dios. Este fue quien primeramente apareció a Moisés y a los otros profetas en la forma de fuego o por imagen incorpórea, y que ahora, en los tiempos de vuestro imperio,…, nació hombre de una virgen….Ahora, lo que desde la zarza se le dijo a Moisés: Yo soy el que es, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, significaba que, aún después de muertos, aquellos hombres seguían siendo de Cristo mismo”

(Justino Mártir, Apología I, 63,15).

 

Como puede ver, Justino ¡¡NO DIJO POR NINGUNA PARTE QUE DIOS FUERA TRINO!!

Justino simplemente consideraba a Cristo Dios, es decir, un ser poderoso, sin embargo, hablaba del Padre como el Dios supremo.

La propia iglesia católica reconoce que Justino era SUBORDINACIONISTA, es decir, enseñaba que Cristo es inferior al Padre en autoridad, y que por tanto, el Padre es el Dios supremo.

También enseñó que el Dios que se aparecía en el Antiguo Testamento como varón y como ángel de IEVE era Cristo.

Justino dijo claramente que Cristo está en SEGUNDO lugar, es decir, es el segundo Dios, subordinado al Dios supremo, el Padre.

Justino habló del espíritu santo, pero en ninguna parte dijo que fuera una tercera persona divina, simplemente dijo que el espíritu santo está en tercer lugar, ¡¡pero no dijo que fuera una tercera persona!!

Justino enseñó que Cristo es el Hijo de Dios, y por lo tanto, es Dios, es decir, un ser poderoso, pero ÉL JAMÁS ENSEÑÓ QUE CRISTO SEA IGUAL AL DIOS PADRE.

Por lo tanto, Justino Mártir era un HENOTEISTA SUBORDINACIONISTA, igual que lo eran el resto de padres de la Iglesia, así como todos los cristianos verdaderos de los tres primeros siglos, y hoy en día, esta doctrina verdadera es la que enseñamos los cristianos bíblicos henoteistas del siglo 21.

 

10. GREGORIO TAUMATURGO.

 

Nació en Neocesarea en el Ponto (Asia Menor) alrededor del año 213; murió allí entre el 270-275.

Veamos lo que dice la Wikepedia sobre este santo varón de Dios:

https://es.wikipedia.org/wiki/Gregorio_Taumaturgo

 

La literatura antigua le menciona con frecuencia. Lo recuerdan San Jerónimo, San Basilio, san ordoñes y Rufino. Nació hacia 213 en Neocesarea del Ponto de distinguida familia pagana. Parece que su primer nombre fue Teodoro y que al convertirse al cristianismo lo cambió por Gregorio. En Neocesárea estudió Retórica y Derecho. Planeaba trasladarse a Beritos, en Fenicia, junto con su hermano Atenodoro, para asistir a la célebre escuela de Derecho de esa ciudad, pero a ruegos de una hermana suya, cuyo marido había sido nombrado gobernador de Palestina, se trasladó a Cesárea de Palestina. Su estancia allí fue decisiva para la orientación de su vida. Durante los cinco años que en ella permaneció (233 a 238) siguió el curso que daba Orígenes, haciéndole olvidar la jurisprudencia para entregarse a la filosofía. Por influjo del maestro ambos hermanos se convirtieron al cristianismo. Antes de abandonar Cesarea pronunció un discurso de agradecimiento a Orígenes.

Algunos años después, el obispo de Arnasca, Fedimo, le elige y consagra como primer obispo de Neocesarea, su ciudad de origen, a pesar de su juventud. Asistió al Concilio de Antioquía de 268 contra Pablo de Samosata. Su actividad pastoral fue extraordinaria. Se dice que a raíz de su muerte pocos eran los paganos que quedaban en todo el Ponto, por lo que se le considera el apóstol de Capadocia;6 los Padres Capadocios del s. IV le consideran el fundador de la Iglesia en esta región. Durante la persecución de Decio (249-251) aconsejó a los fieles la huida. Murió entre 270-275. Muy pronto se formó en torno a él una gran leyenda que motivó el sobrenombre de Taumaturgo. Existen cuatro biografías, una de ellas escrita por Gregorio de Nisa. Gregorio fue un obispo de acción más que de manejo de pluma y, por eso, su escasa actividad literaria tiene fines casi siempre específicamente pastorales. Celebra su fiesta el 17 de noviembre.

 

Y ahora veamos lo que Gregorio escribió, y que he tomado de este sitio Web Católico: http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/la_doctrina_de_la_santisima_trinidad_en_

 

Hay un solo Dios, Padre del Verbo viviente, de la Sabiduría subsistente, del Poder y de la Imagen eterna; Engendrador perfecto del perfecto Engendrado, Padre del Hijo Unigénito. Hay un solo Señor, Único del Único, Dios de Dios, Figura (carácter) e Imagen de la Divinidad, Verbo Eficiente, Sabiduría que abraza todo el universo y Poder que crea el mundo entero, Hijo verdadero del verdadero Padre, Invisible del Invisible, Incorruptible del Incorruptible, Inmortal del Inmortal, Eterno del Eterno. Y hay un solo Espíritu Santo, que tiene su subsistencia de Dios y fue manifestado a los hombres por el Hijo: Imagen del Hijo, Imagen Perfecta del Perfecto, Vida, Causa de los vivientes, Manantial Sagrado, Santidad que comunica la santificación, en quien se manifiestan Dios Padre, que está por encima de todos y en todos, y Dios Hijo, que está a través de todos. Hay una Trinidad perfecta, en gloria y eternidad y majestad, que no está dividida ni separada. No hay, por consiguiente, nada creado ni esclavo en la Trinidad, ni tampoco nada sobreañadido, como si no hubiera existido en un período anterior y hubiera sido introducido más tarde. Y así ni al Padre le falló nunca el Hijo, ni el Espíritu Santo al Hijo, sino que, sin variación ni mudanza, la misma Trinidad ha existido siempre”

(Tomado de Patrología I, Johannes Quasten (BAC 206), Pág. 433)

 

Observe atentamente esas palabras de Gregorio. Aunque él mencionó la palabra “Trinidad”, él dijo bien claro que EL DIOS SUPREMO Y ÚNICO ES SOLAMENTE EL PADRE CELESTIAL, él no dijo por ninguna parte que ese Dios único sea el Padre, el Hijo y el espíritu santo, ¡¡sino solo el Padre!!. Por lo tanto, GREGORIO NO ERA TRINITARIO, en el sentido de que él jamás dijo que el Padre, el Hijo y el espíritu santo formen un solo Dios. Esto es muy importante que lo entienda usted, para que no sea engañado.

Observe como Gregorio habló de Cristo llamándole DIOS DE DIOS, es decir, Dios procedente del Dios Padre. Dicho en otras palabras, ¡¡Gregorio creía y enseñaba la existencia de los dos dioses, el Padre y el Hijo!!. El Dios supremo, el Padre, envió al segundo Dios a la tierra, que es Cristo. Esta misma frase de Gregorio es la que después se insertó en el hermoso Credo Niceno-Constantinopolitano redactado en los años 325 y 381.

Luego él mencionó al espíritu santo, diciendo que es solo un espíritu santo, ¡¡pero en ninguna parte dijo que se trate de una tercera persona divina!!

Para este santo varón de Dios el Padre celestial es el Dios supremo, no hay otro Dios como él, por eso es que él dijo: Dios Padre, que está por encima de todos y en todos.

Por lo tanto, repito, ¡¡Gregorio no era un hereje trinitario!!, sino un HENOTEISTA, como lo eran todos los verdaderos cristianos de los tres primeros siglos.

Seguidamente a Cristo le llamó “Dios Hijo”, reconociendo por tanto que Cristo es otro Dios, el Hijo de Dios, ¡¡pero subordinado al Padre, el Dios supremo!!

Después él dijo que esta es una Trinidad perfecta, refiriéndose al Padre, al Hijo y al espíritu santo, ¡¡PERO SIN DECIR JAMÁS QUE LOS TRES SEAN UN SOLO DIOS!!.

Esto es sumamente importante que todos lo entiendan. Cuando estos santos padres de la Iglesia y verdaderos cristianos utilizaban a veces la palabra “Trinidad”, ¡¡no se referían al dogma trinitario falso tal como hoy se enseña en las iglesias falsas y apostatas trinitarias!, sino que simplemente se referían al Padre, al Hijo y al espíritu santo, PERO SIENDO SIEMPRE EL PADRE EL ÚNICO DIOS SUPREMO Y EL CREADOR DE TODAS LAS COSAS, y siendo Jesús el segundo Dios, el Hijo de Dios, subordinado al Padre. Esto es muy diferente al actual trinitarismo enseñado en las iglesias apostatas. Lo que estos santos padres enseñaban es un HENOTEÍSMO SUBORDINACIONISTA, es decir, para ellos solo hay un Dios supremo y todopoderoso: el Padre, siendo Cristo el Hijo de Dios, es decir, un segundo Dios, inferior al Padre en autoridad, ya que está subordinado al Padre. Y respecto al espíritu santo, en ninguna parte dijeron estos padres de la Iglesia que se tratara de una tercera persona divina a la cual hay que adorar. En realidad ellos todavía no tenían claro lo que era el espíritu santo, ya que ellos aún no habían profundizado en un estudio bíblico sobre el espíritu santo, tal como sí se ha hecho en este librito, donde ha quedado demostrado que el espíritu santo no es ninguna tercera persona divina, sino el poder o energía del Altísimo, tal como enseñaron Jesús y sus apóstoles. Este poder o espíritu de Dios es PERSONIFICADO en algunos pasajes, pero sin ser una persona divina literal.

Por lo tanto, y ya para terminar este capítulo, he de repetir una vez más que los verdaderos cristianos de los tres primeros siglos NO ERAN TRINITARIOS. Aunque ellos hablaban del Padre, del Hijo y del espíritu santo, ellos jamás enseñaron que los tres fueran un solo Dios, lo que ellos enseñaban es que el Padre es el Dios supremo, y Jesús es el Hijo de Dios subordinado al Padre.

Algunos de estos santos padres de la Iglesia, como Tertuliano, ciertamente utilizaron la palabra “Trinidad” para describir la unión que existe entre el Padre, el Hijo y el espíritu santo, ¡¡pero ellos no utilizaban esa palabra para referirse a un solo Dios formado por tres personas divinas!!. Para ellos solo el Padre es el origen de todas las cosas y el Dios supremo, él es la cabeza o jefe de Cristo, y por tanto, Cristo es inferior al Padre en autoridad, pero igual al Padre en naturaleza divina. Esta fue la enseñaza de los apóstoles que encontramos en el Nuevo Testamento, y fue la doctrina verdadera creída durante los primeros tres siglos de Cristianismo verdadero. Sin embargo, ciertos herejes, como por ejemplo Atanasio y Ambrosio, comenzaron a enseñar en el siglo 4 la patraña de que el espíritu santo es una tercera persona divina que es adorado con el Padre y con el Hijo, y esta gran herejía y mentira del diablo quedó reflejada en el llamado Credo de Atanasio, redactado alrededor del año 500 seguramente por el obispo hereje Ambrosio de Milán, y esta herejía del falso dios trino es la que se quedó incrustada en la iglesia apostata de Roma que surgió con la unión de esta iglesia falsa trinitaria al poder imperial romano a partir del siglo 4, y es esta herejía trinitaria la que siglos después adoptaron también las iglesias falsas que se separaron de Roma durante la Reforma protestante de Martín Lutero en el siglo 16.

Las triadas de dioses dentro de las religiones falsas paganas son muy conocidas, y esto lo aprovechó astutamente la gran ramera romana, la iglesia católica romana, para poder atraer al catolicismo a millones de paganos a partir del siglo 4. Estos paganos que no tenían ni idea del Dios verdadero se sintieron muy atraídos por esa doctrina diabólica del falso dios trino predicada por los herejes trinitarios, ya que esos paganos ignorantes estaban acostumbrados a adorar a sus triadas de dioses, ellos simplemente CAMBIARON EL CULTO A SUS DIOSES TRINOS, POR EL CULTO AL FALSO DIOS TRINO PREDICADO POR ROMA.

Por lo tanto, en lugar de ser la doctrina de la Trinidad la doctrina o dogma más importante de la fe cristiana, ¡¡en realidad es la doctrina más falsa de todas!!, juntamente con el unicitarismo y el arrianismo.

Leamos estas palabras del apóstol Pablo y del apóstol Juan.

Pablo utilizó siempre estas palabras cuando escribía a las iglesias locales esparcidas por el Imperio Romano, ya fuera al principio de sus cartas, o al final:

 

a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. (Ro.1:7).

 

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. (2Co.13:14).

 

Como puede ver claramente, Pablo enseñaba la misma teología que enseñaron todos los verdaderos padres de la iglesia henoteistas de los tres primeros siglos. El Padre es el Dios supremo y único, de él proceden todas las cosas (1Co.8:4, 6). Jesucristo es nuestro Amo, el Señor, y el Hijo divino de Dios subordinado al Padre, y gracias al espíritu de Dios, que es su energía, los verdaderos cristianos podemos tener una común-unión unos con otros, y también una común-unión con el Padre y con su Hijo Jesucristo (nunca con el espíritu santo), tal como dijo el apóstol Juan en este tremendo pasaje:

 

Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. (1Jn.1:3).

 

 

3

LA MENTIRA SATÁNICA DEL ARRIANISMO

 

1

LA HEREJÍA ARRIANA Y EL CONCILIO DE NICEA

 

En el siglo 4 un predicador eclesiástico y asceta de la ciudad de Alejandría, en Egipto, llamado Arrió, creó una gran división o cisma entre los cristianos. Él empezó a enseñar que el Señor Jesucristo, el Verbo de Dios, no es eterno como el Dios Padre, sino que fue la primera creación del Dios Padre, este fue el motivo por el cual se hizo el famoso Concilio de Nicea del año 325 D.C., con el fin de debatir este asunto doctrinal e intentar llegar a una unidad en la fe entre todos los cristianos del Imperio Romano.

En dicho Concilio de Nicea salió vencedora la ortodoxia apostólica (que no trinitaria), de que Jesucristo es un Dios eterno, de la misma naturaleza que el Padre, y que siempre existió juntamente con él. Esta creencia ortodoxa y bíblica quedó reflejada en el Símbolo o Credo Niceno.

Las posiciones doctrínales y heréticas de Arrio y sus seguidores quedaron en minoría en dicho Concilio de Nicea, aunque no desaparecieron del todo, ya que hoy en día siguen existiendo muchas personas ignorantes de la verdadera doctrina cristiana que enseñan exactamente la misma herejía antibiblica que enseñó el judío Arrio en el siglo 4. Esta creencia herética de la no eternidad del Verbo, Jesucristo, la encontramos, por ejemplo, en la secta de los llamados "Testigos de Jehová", además de entre otros que no pertenecen a esa secta, y que han sido engañados con esa mentira de que Jesucristo no es un Dios eterno que siempre ha existido en el cielo con el Padre.

En este importante libro usted va a conocer lo que la Biblia enseña sobre la eternidad del Verbo de Dios, que es Jesucristo, el cual es el mismísimo IEVE de los ejércitos, un Dios eterno que siempre ha existido con el Padre celestial, que también es eterno, ¡¡y para ser salvos hemos de creer en estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo!!, tal como demostraré a lo largo de este libro.

 

 

2

EL VERBO DE DIOS ES ETERNO

 

El hereje Arrio y sus seguidores enseñaban que Jesucristo, el Verbo de Dios, no es eterno, sino que fue el primer ser creado por Dios. Lo mismo enseñan hoy en día los modernos arrianos.

¿Enseña la Biblia que el Verbo de Dios es eterno?, ¡¡por supuesto que sí!!, vamos a comenzar leyendo y analizando el famoso pasaje de Juan 1:1-3, donde se menciona al Verbo de Dios:

 

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con el Poderoso, y el Verbo era Poderoso. 2 Este era en el principio con el Poderoso. 3 Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. (Jn.1:1-3. El Nuevo Testamento de los Santos de Dios).

 

El texto es bien sencillo de entender. En el principio el Verbo estaba con el Poderoso, es decir, con el Dios Padre, y este Verbo de Dios era Poderoso. Observe como el pasaje diferencia al Verbo, del Poderoso, es decir, del Padre, sin embargo, el Verbo es Poderoso, pero él no es el Poderoso o Dios supremo.

En el verso 2 se vuelve a repetir que el Verbo en el principio ya existía y estaba con el Poderoso supremo, el Padre, y todas las cosas Dios las hizo por medio de este Verbo.

Ahora bien, ¿quien es el Verbo de Dios?. El apóstol Juan y Apocalipsis nos da la clara respuesta: el Señor Jesucristo. Vamos a leerlo:

 

1Jn 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos mirado, y nuestras manos han tocado, del Verbo de vida:

1Jn 1:2 (Porque la vida fué manifestada; y lo vimos, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos ha manifestado.

 

En ese pasaje Juan estaba hablando de Jesucristo, al cual vieron y tocaron, y le llama el Verbo de vida, el cual ya existía juntamente con el Padre en el principio.

En Apocalipsis 19:11-16 se describe la futura segunda venida de Cristo con todos sus ángeles, y en el verso 13 se dice que su nombre es el Verbo de Dios. Por lo tanto, está claro que el Verbo de Dios es la persona de Jesucristo.

Ahora bien, Juan 1:1 dice que en el principio ya existía el Verbo.

Si el Verbo de Dios hubiera sido creado por Dios, tal como enseñaba el hereje Arrio y sus seguidores modernos, entonces el pasaje diría que en el principio Dios CREÓ el Verbo.

Cuando Juan 1:1 habla del principio obviamente se refiere al principio mencionado en Génesis 1:1, es decir, cuando Dios creó los cielos y la tierra. Antes de que Dios creara el Cosmos y la tierra Jesucristo ya existía juntamente con el Padre, o dicho en otras palabras, JESUCRISTO NO FORMA PARTE DE LA CREACIÓN. Dios el Padre jamás creó al Verbo, que es Jesucristo, sino que él siempre ha estado con el Padre, tal como dijo Jesús en estas tremendas palabras:

 

Jua 17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo existiera.

 

Ese pasaje destroza totalmente la herejía de que Jesucristo fue creado por Dios, ya que él existía juntamente con el Padre, y tenía gloria con él, antes de que el Universo fuera creado en el principio.

Algunos enseñan la herejía de que hubo dos principios, el primero cuando Dios creó a Cristo, y el segundo principio el de Génesis 1:1, cuando Dios creó los cielos y la tierra, pero eso es una patraña antibiblica, ya que en las Escrituras solo se hablan de un principio para la creación del Universo, ANTES DE LA CREACION DE LOS CIELOS Y DE LA TIERRA DIOS NO HABÍA CREADO NADA AUN. Por lo tanto, enseñar que Dios creó primero a Jesucristo, el Verbo, y luego creó el Universo, es una doctrina falsa y diabólica que el hereje Arrio enseñó y hoy en día la enseñan también sus seguidores.

 

3

LA SABIDURÍA PERSONIFICADA EN PROVERBIOS 8 NO ES JESUCRISTO

  

Uno de los pasajes favoritos de los arrianos, que niegan la eternidad de Jesucristo, es Proverbios 8:24-25, que dice lo siguiente:

 

Pro 8:24 Antes de los abismos fui engendrada; Antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas.

Pro 8:25 Antes que los montes fuesen formados, Antes de los collados, ya había sido yo engendrada;

 

Según ellos, esa sabiduría engendrada se refiere a Jesucristo.

Ellos dicen que antes de que Dios creara los cielos y la tierra, Dios había engendrado a Jesucristo. Para ellos engendrar es lo mismo que crear.

Los que enseñan esa doctrina herética dicen que esa sabiduría mencionada en Proverbios es Jesús, porque el apóstol Pablo llamó "sabiduría de Dios" a Jesucristo (1Co.1:24, 30).

Ahora bien, la sabiduría mencionada es Proverbios 8:24-25 es imposible que se refiera a Jesucristo, por las siguientes razones:

1- La sabiduría de Dios mencionada en el libro de Proverbios es personificada como si fuera una mujer, y esta mujer sabia habita con otra "mujer" llamada "la cordura" (Prov.8:12).

Ahora bien, si esa sabiduría se refiriera a Jesucristo, ¿quien es la otra "mujer" llamada "la cordura"?.

Proverbios dice también que la sabiduría está acompañada de otras mas: como la Honra (v.18), el Consejo, el Buen Juicio (v. 14), etc. Obviamente la honra, el consejo y el buen juicio no son tampoco personas literales, por lo tanto, la sabiduría de ninguna manera se refiere a una persona literal como es Jesucristo.

Esto demuestra que es imposible entender esa sabiduría como una persona literal.

En ningún lugar de la Biblia Jesucristo es simbolizado como una mujer que tenga por compañera a otra llamada "la cordura". Todos los pasajes de la Biblia que hablan del Mesías siempre le presentan como un varón, jamás como una mujer sabia.

 

2- En el capítulo 9 se sigue hablando de esa misma sabiduría, y dice lo siguiente:

 

 Pro 9:10 El temor de IEVE es el comienzo de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

 

Si la sabiduría es Jesucristo entonces ese pasaje estaría diciendo que el comienzo de Jesucristo es el temor de IEVE, lo cual es ridículo y sin sentido.

Jesucristo, tal como dijo el apóstol Pablo, es la sabiduría de Dios en un sentido metafórico; pero la "sabiduría" personificada en Proverbios no es el Señor Jesucristo.

 

3- En Proverbios 8:24-25 leemos bien claro que esa sabiduría de Dios fue engendrada ANTES de que Dios creara la tierra.

¡¡No existe ni un solo versículo en la Biblia donde se diga que Dios engendró a Jesucristo antes de la creación del mundo!!.

Lo que dice la Biblia es que Dios engendró a su Hijo en el vientre de María (Mt.1:20).

El Padre engendró a su Hijo cuando lo introdujo en el mundo, es decir, cuando el Verbo se hizo carne dentro del vientre de María (Heb.1:5-6). Por consiguiente, esa doctrina de que Cristo fue engendrado por el Padre antes de todos los siglos, es decir, antes de la creación del mundo, es una total patraña contraria al Evangelio. Esto demuestra de forma clara e irrefutable que la sabiduría mencionada en el libro de Proverbios es totalmente imposible que se refiera a Jesús.

 

4- Si esa sabiduría del libro de Proverbios no es Jesucristo, ¿quien es entonces?.

Sencillamente esa sabiduría es una PERSONIFICACIÓN del espíritu del Dios Padre, vamos a leerlo:

 

Isa 11:2 Y reposará sobre él el espíritu de IEVE; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de IEVE.

 

El espíritu santo o poder de Dios es la sabiduría que aconseja y tiene conocimiento, ¡¡exactamente como se la describe a la sabiduría en el libro de Proverbios!!. Simplemente en Proverbios se la personifica como si se tratara de una mujer, pero es solo una metáfora, una prosopopeya.

Este espíritu santo salió del Dios Padre, es decir, fue engendrado por el Dios Padre y entonces es cuando el Padre creó los cielos y la tierra (Gen.1:1).

Engendrar no es exactamente lo mismo que crear. Dios no creó su espíritu, que es la sabiduría, sino que sencillamente dicho espíritu emanó de él, salió de él, fue engendrado por él, y por medio de esa energía suya creó los cielos y la tierra, por eso es que Génesis 1:2 dice que el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas, es decir, esa energía poderosa del Dios Padre se movía sobre la superficie de las aguas cuando Dios creó la tierra.

Ahora bien, según todos los diccionarios la palabra "engendrar" significa DAR LA VIDA, o dar la existencia. Sin embargo, el significado de "engendrada" que aparece en ese pasaje de Proverbios 8 no es el "dar la vida", sino que significa "salir de", "emanar de".

En Proverbios 8:22-24 leemos que esa sabiduría fue engendrada en el cielo antes de la creación de la tierra. Pues bien, la palabra hebrea que ha sido traducida por "engendrada" en ese pasaje es Kjul , leamos ahora lo que dice la Concordancia de Strong sobre esa palabrita hebrea, kjul:

 

H2342

 חוּל kjul; o חִיל kjíl; raíz prim.; prop. torcer o hacer girar (de manera circular o espiral), i.e. (espec.) danza, retorcerse de dolor (espec. de parto) o fear; fig. esperar, aguardar, pervertir:-afligir, aguardar, ahuyentar, amedrentar, angustiar, atormentar, bailar, caer, concebir, danzar, dar, desgajar, doler, dolor, dolorido, engendrar, esperar, estremecer, formar, herir, pálido, parto, temblar, temer, temor.

 

Como puede ver, esa palabra hebrea kjul tiene varias acepciones o significados en hebreo, y entre esos significados están danza, concebir, desgajar, engendrar. Es decir, lo que significa ese pasaje de Proverbios es, sencillamente, que esa sabiduría de Dios, que es su espíritu, danzó o se movió, se desgajó o salió de Dios antes de la creación de la tierra, y entonces, ese espíritu o sabiduría de Dios creó los cielos y la tierra, ¡¡por eso es que Génesis 1:2 dice bien claro que el espíritu de Dios SE MOVÍA sobre la faz de la aguas!!, es decir, esa energía o espíritu de Dios salió de Dios y se movía o danzaba sobre la superficie de las aguas al principio, y es entonces cuando Dios creó o formó la tierra.

Esta sabiduría de Dios, que es su espíritu, SALIÓ DE DIOS. O, dicho en otras palabras, esa energía de Dios se desgajó o salió de Dios el Padre para moverse o danzar como un viento recio sobre la faz de las aguas, tal como dice Génesis 1:2, y por medio de ese poder o energía el Dios Padre creó la tierra.

Por consiguiente, Proverbios 8:24-25 no enseña por ninguna parte que Dios dio la vida o existencia a su sabiduría o espíritu antes de la creación de los cielos y de la tierra, lo que ese pasaje enseña es que ese espíritu de sabiduría emanó o salió de Dios el Padre antes de la creación de la tierra, y dicho espíritu, en forma de viento recio, en hebreo ruaj, se movía o danzaba sobre la faz de la aguas, y por medio de dicho espíritu o energía Dios formó la tierra, esto es realmente lo que enseña ese pasaje de Proverbios 8:24-25, un texto que como ya he demostrado no está hablando del Señor Jesucristo por ninguna parte, sino del espíritu de Dios, que es un espíritu de sabiduría y de poder.

El espíritu santo jamás fue creado por Dios, ni tampoco le dio la vida a su espíritu, sino que dicha energía de Dios fue ENGENDRADA por Dios, es decir, engendrada en el sentido de que salió o emanó de Dios antes de la creación de la tierra. Por supuesto que el espíritu de Dios es eterno, siempre Dios ha tenido su espíritu de sabiduría, nunca dicha sabiduría de Dios fue creada, Dios el Padre siempre ha sido sabio, pero en un momento de la Historia dicho espíritu de sabiduría de Dios emanó de él, se desgajó de él, para moverse sobre la faz de las aguas y dar inicio a la creación de la tierra.

Por consiguiente, la palabra "engendrada" que aparece en Proverbios 8.24-25 no significa realmente "dar la vida", sino que ha de ser traducida por danzar, concebir, desgajar, es decir, la sabiduría de Dios, que es su espíritu, se desgajó o salió de Dios el Padre que está en el cielo, y como un fuerte viento se movía o danzaba sobre la faz de las aguas al principio, y por medio de dicho espíritu Dios el Padre comenzó a formar o crear la tierra, tal como dice el siguiente Salmo:

 

Sal 104:30 Envías tu espíritu, se crean; y renuevas la faz de la tierra.

 

Ahí lo tiene, Dios cuando envía su espíritu o energía crea y renueva la faz de la tierra, y eso es exactamente lo que hizo Dios en Génesis 1:2, donde leemos que Dios envió su espíritu, emanó de él, salió de él, y ese espíritu de sabiduría y de poder se movía o danzaba sobre la faz de las aguas, y es entonces cuando creó y renovó la tierra, tal como leemos también en Proverbios 8:24-25, donde está hablando de esa sabiduría o energía de Dios, la cual es el espíritu de Dios.

 

4

EL PRIMOGÉNITO DE TODA LA CREACIÓN

 

A los modernos herejes arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo les encanta el pasaje de Colosenses 1:15, ya que ellos creen ver ahí que Jesucristo fue el primero en ser creado por Dios. Leamos el pasaje y su contexto:

 

Col 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

Col 1:16 Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

Col 1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

 

Observe que ese pasaje no dice por ninguna parte que Jesucristo sea el primero en ser creado por Dios, sino que él es el primogénito de toda la creación.

La palabra, "primogénito", no significa de ninguna manera que él fuera el primero en ser creado, porque resulta que la misma palabra, "primogénito", también aparece en Éxodo 4:22, donde IEVE dice que Israel es su PRIMOGÉNITO, y con el mismo nombre se dirige a la tribu de Efraín, sin embargo Israel no fue el primer pueblo nacido en la tierra, ni Efraín fue la primera tribu de Israel en nacer.

En Jeremías 31:9 IEVE dice: "Efraín es mi primogénito", pero Efraín no fue el primer nacido de la familia de José, sino el segundo, ya que el primero fue Manasés. Ahora bien, en Jeremías 31:20 Dios mismo explica lo que quiere decir con la palabra "primogénito":

 

"¿No es Efraín hijo precioso para mí?, ¿no es niño en que me deleito?".

 

Es en el sentido de preeminencia que Efraín era el primogénito de Dios (Gén. 48:17-20). Y en el salmo 89:27, hablando de David, IEVE dice:

 

"yo también te pondré por primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra"

 

Ese pasaje no significa que David haya sido el primer rey que ha existido (ni siquiera en Israel), sino que sería el más grande, así como Efraín era el primogénito de Dios, por ser la tribu más querida para el Señor.

Por lo tanto, cuando en Colosenses 1:15 Pablo dijo que Cristo es el PRIMOGÉNITO de toda la creación, no estaba diciendo que él fuera el primero en ser creado por Dios, sino que el Cristo es el PREEMINENTE O SOBERANO SOBRE TODA LA CREACIÓN, EL REGIDOR DE LA CREACIÓN, es decir, aquél en el cual el Padre se deleita y elige para gobernar sobre toda la creación, ya que todas las cosas por medio del Cristo fueron hechas, y él es antes de todas las cosas, por lo tanto, él tiene el derecho de primogenitura sobre todo lo creado, ya que por medio de él fueron creadas TODAS las cosas (Jn.1:3, 10, 1Co.8:6, Col.1:15-17, Heb.1:1-2). Cristo no forma parte de lo creado.

 

Ahora bien, resulta que en el texto griego existe la palabra "protoktistos" que significa "el primero en ser creado", ¡¡esta palabra es la que Pablo hubiera utilizado si él hubiera enseñado que Cristo fue el primer ser creado por Dios!!, entonces Pablo habría dicho lo siguiente: "El PROTOKTISTOS (el primero creado) de la creación", en lugar de decir: "el PROTOTOCOS (primogénito) de la creación".

Observe que el verso 17 dice que Jesucristo existía ANTES de todas las cosas, es decir, antes de que Dios creara todas las cosas que hay en los cielos y en la tierra, Cristo ya existía junto al Padre, lo cual está en completa armonía con Juan 1:1 17:5, donde se dice bien claro que en el principio él ya existía juntamente con el Padre, antes de que fueran creados los cielos y la tierra. Por consiguiente, Cristo nunca fue creado, él es eterno igual que el Padre.

Los modernos arrianos siempre salen con el cuento de que solo el Dios Padre es eterno, sin embargo, ¡¡no existe ni un solo pasaje en la Biblia donde se diga que solo el Padre sea eterno!!. Lo que enseña la Biblia es que el Padre y el Hijo son dos dioses eternos, jamás tuvieron principio y jamás tendrán fin, ambos dioses siempre han vivido en el cielo, donde tienen el templo celestial y el trono de ambos.

Para un estudio más extenso sobre ese tema, leer mi librito: http://www.las21tesisdetito.com/trono_de_dios.htm

Ahora bien, el Padre es el Dios supremo, el Dios de Cristo (Ap.3.12), ya que el Padre tiene autoridad sobre el Hijo, es la cabeza o jefe de Cristo (1Co.11:3)

Por lo tanto, los dos dioses son iguales en eternidad, pero el Padre es mayor en autoridad, esta es la verdadera enseñanza bíblica, la cual fue deformada y rechazada por el sistema iglesiero apostata, el SIA. 

 

5

EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN DE DIOS

 

Los modernos arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo citan también el siguiente pasaje para intentar basar su doctrina herética:

 

Apo 3:14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:

 

Ese pasaje de Apocalipsis 3:14 lo que dice es que Cristo es el principio de la creación de Dios.

La palabra griega traducida por "principio" es "arkhe", pero esta palabra la encontramos también en Colosenses 1:18, donde se dice: "él que es el principio" ("os estin arkhe").

Ahora bien, resulta que según el Diccionario griego-inglés de Liddell and Scott's (12.ª edición, Oxford), "arkhe" quiere decir: primera causa u origen, principio, primero, primero de todos en cuanto a número o lugar, primero en el tiempo, el más antiguo en el orden.

Es decir, la palabra "principio" ("arkhe") la Biblia la emplea para referirse a personas que ocupan lugares de importancia. Por ejemplo: en Lucas 12:11 se traduce magistrados; en tito 3:1, gobernantes o príncipes; en Judas 6, dignidad; en Efesios 1:21, 3:10 y Colosenses 2:10, principados.

Esta palabra, "arkhe", también tiene el sentido de origen, es decir, primera causa, principiador, originador, iniciador. Por eso es que el Diccionario que he mencionado dice que el significado literal de esta expresión, "el principio de la creación de Dios", es en el griego: "El autor de la creación de Dios". Es decir, que el termino " arkhe" aplicado Cristo nos enseña que por medio de Cristo se dio comienzo a la creación de los cielos de la tierra, lo cual se enseña también claramente en los siguientes pasajes: Juan 1:3, 10, 1Co.8:6, Heb.1:1-2, en los cuales se dice que todas las cosas por medio del Verbo (el Cristo) fueron creadas.

Por consiguiente, el Verbo de Dios, Jesucristo, fue quien inició la creación de Dios, él fue quien ejecutó la obra creadora procedente del Padre (Colosenses 1:16).

 

6

HEBREOS 1:8-12

 

Vamos a leer y a analizar uno de los pasajes más hermosos e importantes de toda la Biblia que demuestran la existencia de los dos dioses eternos, el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios del Hijo.

Observe atentamente como Hebreos 1:8-12 dice bien claro que CRISTO FUNDO LOS CIELOS, Y LA TIERRA ES OBRA DE SUS MANOS. Vamos a leer el pasaje entero, porque es impresionante y demuestra a todas luces que Cristo es eterno:

 

Heb 1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;

Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Heb 1:9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Heb 1:10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,

 Y los cielos son obra de tus manos.

Heb 1:11 Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,

Heb 1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados;

Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

 

1- El verso 8 está hablando del Hijo, Jesucristo, y se le llama claramente "Dios", y además dice bien claro que su trono es ETERNO, por los siglos de los siglos. Este pasaje es una cita del Salmo 45:6, que dice lo siguiente:

 

Sal 45:6 Tu trono, oh Dios, ES ETERNO y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino.

 

Por lo tanto, el reinado de este Dios que es Jesucristo, así como su trono, es eterno, dicho reinado y trono de Jesús jamás tuvo principio, ni tendrá fin.

El trono de Cristo siempre ha estado en el cielo, pues el pasaje dice bien claro que dicho trono es ETERNO.

El Salmo 45:6 dice bien claro que el trono de Dios, es decir, de Cristo, el Hijo, ES eterno, y si es un trono eterno, entonces ese trono y el reinado de Cristo jamás fue creado, es decir, su gobierno o reinado es eterno, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

Algunos herejes arrianos dicen la mentira de que ese Salmo 45:6 es una profecía que se cumplirá en el futuro trono de Cristo cuando él venga a la tierra a reinar en su segunda venida. Ese argumento es falso, ya que tanto el Salmo 45:6, como Hebreos 1:8, dicen bien claro que el trono de Dios, el Hijo, ES eterno, ¡¡el texto por ninguna parte dice que ese trono SERÁ eterno!!.

Dicho pasaje de ninguna manera es una profecía que se cumplirá cuando Cristo venga a la tierra a reinar, sino que se refiere al trono de Cristo que está en el cielo, y que ES eterno. Si ese pasaje se refiriera al futuro trono de Cristo que será puesto en la tierra cuando él venga a reinar, entonces el texto diría que su trono SERÁ eterno, ¡¡el trono de Cristo existe en el cielo, siempre ha existido y siempre existirá!.

Lo que ocurrirá sencillamente cuando Cristo venga del cielo a reinar sobre la tierra es que ESE TRONO GLORIOSO SUYO QUE ESTÁ EN EL CIELO SERÁ COLOCADO EN LA TIERRA Y CRISTO SE SENTARÁ SOBRE ÉL PARA JUZGAR A LAS NACIONES, tal como él mismo dijo en Mateo 25:31-34, ¡¡Pero el trono de Cristo es eterno!!, no es un trono que él tendrá en el futuro.

Los arrianos modernos dicen que dicho trono de Cristo en el cielo NO es eterno, sino que fue creado por Dios, y por tanto, ellos están enseñando la mentira de que hubo un tiempo cuando Jesús no estuvo sentado sobre ese trono suyo en el cielo, sino que él vagaba por la nada en el vacío, juntamente con el Padre, sin morada alguna en el cielo, y sin poder alguno, y entonces él decidió crear su trono en el cielo y convertirse en Rey. Sin embargo, eso es una fábula mentirosa espantosa. El trono de Cristo ES eterno, ¡¡siempre ha existido!!, eso es lo que dice bien claro ese Salmo, y si su trono en el cielo es eterno significa que nunca fue creado, sino que él siempre a gobernado desde su trono celestial.

 

2- El verso 9 dice que Dios, el Padre, ungió a Cristo, y además dice que este Dios Padre es EL DIOS DE CRISTO.

Por lo tanto, el pasaje claramente está mencionando a los dos dioses: el Padre y el Hijo, sin embargo, el Padre es el Dios de Cristo, el Dios supremo, y ambos dioses se sientan en el cielo en el trono de ambos, ya que dicho trono es el trono de Dios y de Cristo, lo que sucede es que en dicho trono en el cielo unas veces está sentado el Padre, y otras veces está sentado Cristo, el trono es de los dos. Por ejemplo, supongamos que un padre tiene un trono grande y amplio en su casa, y ese padre tiene un hijo. En dicho trono amplio se pueden sentar los dos al mismo tiempo, o también se puede sentar el padre, y otras veces puede estar sentado el hijo. Lo mismo sucede con el trono de Dios que está en el cielo, unas veces está sentado el Padre, y otras veces el Hijo, o incluso también pueden estar sentados los dos, como cuando Jesús ascendió al cielo y se sentó en el trono del Padre, a su derecha, tal como dijo el propio Jesús:

 

Apo 3:21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

 

Mar 16:19 Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.

 

Heb 1:3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

 

Por lo tanto, en el trono eterno de Dios en el cielo se sientan tanto el Padre como el Hijo, los dos dioses eternos.

 

3- En el verso 10 se sigue hablando del Hijo, Jesucristo, y dice que en el principio él fundo la tierra, y los cielos son obra de sus manos. El texto es bien claro, Cristo fue quien ejecutó la obra creadora procedente del Padre. Fue el Dios supremo el Padre, quien decidió crear el Universo, todas las cosas proceden de él y por su voluntad existen, y Cristo fue el mediador, el que fundó la tierra y creó los cielos. Por consiguiente, esos pasajes enseñan bien claro la existencia no solo de DOS DIOSES ETERNOS, que son el Padre y el Hijo, sino que AMBOS SON CREADORES. El Padre es el Creador supremo, el arquitecto que diseñó el Universo y quien decidió crearlo, y Jesucristo fue el medio que el Padre utilizó para crearlo. Esta es la verdadera y sencilla enseñanza bíblica. Dos dioses eternos y creadores sentados en el mismo trono celestial.

Los versos 11 y 12 dicen que Jesucristo permanece para siempre, nunca pasará, él es el mismo de siempre, y sus años jamás terminarán.

 

7

HA DADO AL HIJO TENER VIDA EN SÍ MISMO

 

A continuación vamos a leer y a analizar uno de los pasajes favoritos que siempre citan los arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo, es el siguiente:

 

Jua 5:26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

 

El argumento que el hereje judío Arrio esgrimía es que como ese pasaje dice que Dios el Padre le dio a Jesús el tener vida en sí mismo, entonces significa que hubo un momento en que Cristo no tenía vida, y por tanto, no existía, sino que fue creado por Dios en el cielo. Este mismo argumento falso lo dan hoy en día aquellos que niegan la eternidad de Jesucristo, sin embargo, ese argumento falso se derrumba de la forma más sencilla. Observe que el pasaje está hablando de la resurrección de los muertos. El verso 25 dice que los que oigan la voz de Jesucristo, el Hijo, vivirán, es decir, que el Hijo de Dios tiene el poder de dar vida a los muertos. ¿Y quien le dio al Hijo ese poder o autoridad de dar vida a los muertos?, eso lo dijo Jesús en el verso siguiente, el 26. Jesús dijo que el Padre tiene vida en sí mismo, es decir, que el Padre tiene el poder de dar vida a los muertos, como por ejemplo lo ha traducida esta versión:

 

(BLS) Porque Dios, mi Padre, tiene el poder para dar la vida, y me ha dado a mí ese poder.

 

Este mismo poder de dar vida es el que el Padre dio a su Hijo Jesucristo, el cual tiene la autoridad de poder dar la vida a los muertos, porque Jesús dijo ser la RESURRECCIÓN Y LA VIDA:

 

Jua 11:25  Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

 

Jesús es la vida (Jn.14:6), porque en él está la vida eterna (Jn.1:4), y esta vida eterna, que es el Hijo, se manifestó al mundo:

 

1Jn 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 1Jn 1:2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);

 

La vida eterna fue manifestada al mundo por Jesús, y el Dios supremo, el Padre, le dio a Jesús ese poder o autoridad de dar la vida a los muertos cuando él vino a la tierra, de la misma manera que el Dios Padre también le dio a Jesús la autoridad de ejecutar el juicio (Jn.5:27), un juicio que Jesús ejecutará en el mundo cuando él venga a la tierra a reinar (Mt.25:31-46). Observe atentamente que Juan 5:26 no dice por ninguna parte que Dios le diera la vida a Jesús en el cielo antes de todos los siglos. Ese pasaje no habla para nada de la creación del Hijo en el principio, ni tampoco del engendramiento del Hijo en el cielo en la eternidad, o antes de todos los siglos, sino que está simplemente hablando del poder o autoridad que el Padre le dio al Hijo para poder dar vida a los muertos, pues todo el pasaje está hablando de la resurrección de los muertos, y jamás de ningún engendramiento de Jesús en el cielo, lo cual es una doctrina diabólica que no la enseña la Biblia por ninguna parte, sino que fue un invento del hereje Arrio en el siglo 4, ya que Jesús jamás fue engendrado en el cielo.

 

8

YO VIVO POR EL PADRE

 

Jua 6:57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.

 

El argumento que el hereje Arrio daba era falso en extremo. El decía que como ese pasaje dice que Jesús vivía por el Padre, significa que entonces el Padre un día lo creó en el cielo, y que por tanto, Jesús no es eterno. Este mismo argumento falso lo dan hoy en día aquellos que niegan la eternidad de Jesucristo. Sin embargo, veamos cual es la correcta explicación de ese pasaje.

¿Por qué Jesús dijo que él vivía por el Padre?, pues sencillo: PORQUE FUE EL PADRE QUIEN LE DIO LA VIDA HUMANA A JESÚS CUANDO ÉL LO ENGENDRÓ EN EL VIENTRE DE MARIA. Esa vida humana de Jesucristo Dios se la dio cuando el Padre le introdujo en el mundo, pero esto de ninguna manera significa que Dios creara a Jesucristo en el cielo antes de la creación de los cielos y de la tierra.

Ya he demostrado de forma clara e irrefutable que Jesucristo ya existía en el cielo antes de nacer, y que él estuvo con el Padre desde antes de la fundación del mundo (Jn.17:5), es decir, antes de que Dios creara los cielos y la tierra Jesucristo ya existía y estaba con Dios, ¡¡Cristo no forma parte de la creación!!, sino que él fue quien dio inicio a la creación, ya que todas las cosas fueron creadas por medio de Jesucristo.

Jesucristo tiene el mismo nombre que su Padre, IEVE, él es un Dios eterno, subordinado al Padre, que siempre ha estado sentado en su trono glorioso en el cielo, y esto lo vemos claramente en el impresionante pasaje de Isaías 6, un pasaje que vamos a estudiar en el siguiente capítulo.

 

9

JESUCRISTO SENTADO EN SU TRONO CELESTIAL

 

Lea atentamente lo siguiente:

 

Isa 6:1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Isa 6:2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.

Isa 6:3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, IEVE de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

Isa 6:4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.

Isa 6:5 Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, IEVE de los ejércitos.

Isa 6:6 Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;

Isa 6:7 y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.

Isa 6:8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.

 

Vamos a analizar ese pasaje tan tremendo:

 

1- El profeta Isaías dijo bien claro que él vio al Señor IEVE sentado sobre un trono alto y sublime. Obviamente ese trono de IEVE está en el cielo, ya que se mencionan a los serafines que había por encima de él.

 

2- En el verso 3 a este Dios se le llama IEVE DE LOS EJERCITOS, una expresión que aparece cientos de veces en el Antiguo Testamento. Los ejércitos se refiere a los ángeles, las huestes celestiales, las cuales están al mando de este Señor IEVE.

 

3- En el verso 5 Isaías dijo que SUS OJOS VIERON A ESTE SEÑOR IEVE DE LOS EJERCITOS, EL REY.

Esto es tremendamente importante y revelador, pues resulta que en Juan 1:18 leemos que A DIOS EL PADRE NADIE LE VIO JAMÁS. Y si al Padre celestial ningún ser humano le vio jamás, ¿quien era entonces este Señor IEVE de los ejércitos sentado en su trono que fue visto por Isaías?

Que nadie venga con la mentira de que Isaías vio al Dios Padre, porque, repito, ¡¡al Dios Padre nadie le vio jamás!!.

El profeta Isaías sencillamente vio al mismo Señor IEVE mencionado en la gran profecía de Zacarías 14:1-6, el cual vendrá del cielo con todos sus ángeles, poniendo sus pies sobre el monte de los Olivos, para luego ser el Rey sobre toda la tierra. Y este Señor IEVE que vendrá del cielo con todos sus ángeles para reinar sobre la tierra es únicamente JESUCRISTO (Mt.25:31-46). Será Cristo quien descenderá a la tierra poniendo sus pies sobre el monte de los Olivos, ¡¡él tiene el mismo Nombre que su Padre celestial, IEVE!!

 

4- Y ahora observe lo que el propio Señor IEVE dice en el verso 8 ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?.

Ahí lo tiene, este Señor IEVE que vio el profeta Isaías dijo NOSOTROS, por la sencilla razón de que él es el segundo Dios. La misma palabra aparece en Génesis 3:22, donde este mismo Señor IEVE dice que Adán y Eva llegaron a ser como "uno de NOSOTROS, conociendo el bien y el mal". Por lo tanto, son dos dioses, un Dios le hablaba al otro Dios.

El Señor IEVE de los ejércitos, que es JESUCRISTO, sencillamente le preguntó al profeta Isaías que quien iría por "nosotros", es decir, por el Padre y por él, y es entonces cuando el profeta Isaías le contestó diciendo "Heme aquí, envíame a mí".

Ahora bien, ponga atención: si el Señor Jesucristo no fuera eterno, sino que hubiera sido creado por Dios en los cielos, entonces resulta que IEVE DE LOS EJÉRCITOS (Jesucristo) NO SERÍA ETERNO, sino que este Dios que está sentado en su trono en el cielo, llamado IEVE, es un Dios que Dios creó, lo cual es absolutamente diabólico, estúpido y falso.

¡¡El Señor IEVE de los ejércitos, Jesucristo, es un Dios eterno, jamás fue creado, de la misma manera que su Padre celestial también es eterno, nunca fue creado!!

Veamos lo que dijo el apóstol Juan respecto a esa visión de Isaías 6 en la que el profeta Isaías vio a Jesucristo sentado en su trono en el cielo, en su gloria, ponga atención:

 

Jua 12:41 Isaías dijo esto porque vio su gloria y habló de él.

 

Observe que esas palabras las dijo el escritor, Juan. Él dijo bien claro que el profeta Isaías VIO LA GLORIA DE JESUCRISTO Y HABLÓ DE ÉL, ¡¡y concretamente se refiere a la visión que tuvo Isaías de IEVE de los ejércitos sentado en su trono en el cielo!!, tal como se relata en Isaías 6.

Veamos como han traducido otras versiones ese pasaje:

 

(BAD) Esto lo dijo Isaías porque vio la gloria de Jesús y habló de él.

 

(NVI) Esto lo dijo Isaías porque vio la gloria de Jesús y habló de él.

 

(TKIM-DE) (Yeshayah dijo estas cosas, porque vio la Shejinah de Yahshúa, y habló acerca de El.)

 

Más claro no puede ser. Acá tenemos la prueba absoluta, perfecta e irrefutable de que la visión que Isaías tuvo de IEVE de los ejércitos sentado en su trono glorioso en el cielo fue una visión del propio SEÑOR JESUCRISTO, ¡¡no del Padre celestial!!, y obviamente fue una visión de Jesucristo antes de venir a la tierra como hombre. Y esto, como es lógico, es la prueba total e irrefutable de que él es un Dios eterno, jamás tuvo principio, y jamás tendrá fin, de la misma manera que el Padre tampoco tiene principio, y jamás tendrá fin. Por eso es que en el Apocalipsis a estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo, se les da el mismo titulo que indica eternidad: EL ALFA Y LA OMEGA, EL PRIMERO Y EL ULTIMO, EL PRINCIPIO Y EL FIN (Ap.1:8, 21:6, 22:12-13). ¡¡Los dos dioses eternos tienen el mismo título!!, porque ellos crearon los cielos y la tierra, dando inicio a la Historia, y ellos también la pondrán fin.

Aquellos que niegan la eternidad del Verbo de Dios, Jesucristo, han de arrepentirse de esa gran herejía inventada por un judío apostata del siglo 4 llamado Arrio, y creer sencillamente lo que enseña la Sagrada Escritura.

 

10

¡¡IEVE DE LOS EJÉRCITOS ES EL SEÑOR JESUCRISTO!!

 

En este tremendo capítulo voy a demostrar de forma clara, total e irrefutable que el Señor Jesucristo es el mismísimo y eterno IEVE de los ejércitos, el Dios de Israel que aparece en las Sagradas Escrituras hebreas del llamado del Antiguo Testamento.

Ahora bien, si Jesús es IEVE de los ejércitos entonces obviamente él es un Dios ETERNO, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

Los actuales herejes arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo por fuerza tienen que negar también que él sea el Señor IEVE de los ejércitos, el Dios de Israel.

En las diferentes versiones bíblicas que existen aparece con el nombre Jehová de los ejércitos, y en otras como Yahweh de los ejércitos, sin embargo, parece ser que la pronunciación más correcta, en hebreo arcaico, es IEVE de los ejércitos, y esta pronunciación es lo que yo utilizo en este librito y en todos los que he escrito.

 

1- LOS EJÉRCITOS CELESTIALES AL SERVICIO DE JESÚS.

 

La frase "IEVE de los ejércitos" aparece 285 veces en el Antiguo Testamento, significa sencillamente que el Dios de Israel, IEVE, tiene a su mando miles de legiones o ejércitos celestiales, es decir, los ángeles, y esto ya nos da la primera prueba clara para identificar a este Dios eterno que es llamado IEVE de los ejércitos, el cual es Dios de Israel, de la misma manera que el Dios Padre también es el Dios de Israel, vamos a leerlo:

 

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

 

Apo 19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.

Apo 19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

 

¡¡Esos pasajes se refieren a Jesucristo!!, y cuando él venga del cielo con gran poder y gloria a reinar vendrá con todos sus ángeles, es decir, con todos sus ejércitos celestiales, por lo tanto, IEVE DE LOS EJÉRCITOS SOLO PUEDE SER JESUCRISTO, ya que es él quien tiene todos esos ejércitos celestiales a su servicio, el propio Jesús lo dijo en estas palabras:

 

Mat 4:11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Mat 26:53 ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?

 

Ahí lo tiene, los ángeles están al servicio de Jesucristo, él manda sobre ellos, por lo tanto, él es IEVE de los ejércitos, porque tiene millones de ángeles a su mando.

 

2- JESUCRISTO ES LA VIDA ETERNA.

 

Pero sigamos leyendo y analizando unos cuantos pasajes más que demuestran de forma irrefutable y demoledora que el Señor Jesucristo es el mismísimo Señor IEVE de los ejércitos, y obviamente, como es lógico, es un Dios eterno, ya que IEVE de los ejércitos jamás fue creado por Dios, él siempre existió juntamente con el Padre, con lo cual toda esa doctrina diabólica y repugnante inventada por el judío Arrio en el siglo 4, de que Jesucristo no es el Señor IEVE de los ejércitos, sino solo el primer Hijo creado por Dios en el cielo, es una burda doctrina de demonios enseñada también hoy en día por los modernos arrianos, los cuales son apostatas de la fe, son falsos cristianos.

Leamos y comentemos los siguientes pasajes:

 

Jua 1:4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

 

1Jn 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida

1Jn 1:2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);

 

Ese pasaje habla de Jesucristo, y dice que EN ÉL ESTABA LA VIDA.

Ahora bien, si en Cristo estaba la vida entonces él siempre ha tenido vida, y también él da la vida eterna a otros.

Los modernos herejes arrianos que niegan la eternidad de Jesucristo siempre citan el siguiente pasaje:

 

Jua 5:26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

 

La diabólica y falsa interpretación que esos herejes arrianos dan de ese pasaje es que, según ellos, Dios dio la vida (engendró) a Jesucristo en el cielo antes de crear el Universo, es decir, según ellos Jesucristo no es eterno, sino que comenzó a tener vida y a existir cuando Dios lo engendró en el cielo antes de la creación del Universo, sin embargo, esa interpretación que esos herejes arrianos dan es perversa y antibiblica, por la sencilla razón de que NO EXISTE NI UN SOLO PASAJE EN LA BIBLIA DONDE SE DIGA QUE DIOS ENGENDRÓ A CRISTO EN EL CIELO. Lo que dice la Biblia es que Dios engendró a su Hijo en el vientre de María (Mt.1:20), es decir, le dio la vida humana, lo engendró, cuando María concibió por el espíritu de Dios. Luego Dios el Padre volvió a engendrar, es decir, a dar la vida a su Hijo cuando le resucitó al tercer día (Hch.13:33). Pero decir que Dios engendró a su Hijo en el cielo es sencillamente una burda mentira diabólica contraria a la Biblia.

Por consiguiente, cuando Jesús dijo que el Padre le dio al Hijo tener vida en sí mismo se estaba refiriendo al poder que el Padre le dio al Hijo para poder resucitar a los muertos.

Jesús, el Verbo de Dios, ya era la vida antes de la creación de los cielos y de la tierra, y esta vida eterna se manifestó a los hombres cuando Dios el Padre le engendró en el vientre de María, y entonces Jesús nació como hombre, viviendo entre nosotros (Jn.1:14).

Observe lo que dijo el apóstol Juan en ese pasaje de 1Juan 1:1-2, él le llamó a Jesús el Verbo de vida, porque en él estaba la vida (Jn.1:4), y en el verso 2 se dice que esa vida ETERNA fue manifestada al mundo, es decir, vino al mundo. Por lo tanto, ¡¡si Jesús es la vida eterna, ENTONCES ÉL ES ETERNO!!, jamás fue creado, ya que una persona divina que es la vida eterna es absolutamente imposible que fuera creado por Dios, ya que si él no fuera eterno entonces él no sería la vida eterna, así de simple.

 

3- JESUCRISTO EJECUTÓ LA OBRA CREADORA.

 

Pero sigamos leyendo más pasajes para seguir pulverizando esa perversa doctrina satánica del arrianismo que separa los cristianos verdaderos de los cristianos falsos:

 

Sal 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

 

El pasaje está hablando de este Dios, IEVE de los ejércitos, y dice que él formó la tierra y el mundo, y por lo tanto, él es ETERNO, y él es Dios, es decir, Poderoso.

La expresión "desde el siglo hasta el siglo" indica ETERNIDAD cuando se aplica a IEVE de los ejércitos.

Pues bien, veamos quien fue este Dios eterno que formó la tierra y vive por todos los siglos:

 

Heb 1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Heb 1:9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Heb 1:10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.

Heb 1:11 Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,

Heb 1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

 

Como puede ver, el pasaje está hablando claramente del Hijo de Dios, Jesucristo. Primero al Hijo se le llama Dios, y dice que su trono es ETERNO, indicando así que el Hijo de Dios es eterno, ya que si su trono es eterno, entonces él también es eterno.

Ese pasaje está tomado del Salmo 45:6-7, donde a ese trono celestial de IEVE de los ejércitos se le llama trono ETERNO, ¡¡y acá en Hebreos ese Salmo se aplica a Jesucristo!!, demostrando de forma irrefutable que Cristo y su reinado es eterno, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

Observe como en el verso 9 se dice bien claro que este Dios eterno, que es el Hijo, TIENE A OTRO DIOS SUPREMO SOBRE ÉL, que es el Padre, el cual ungió al Hijo. ¡¡Lo cual demuestra de forma irrefutable la existencia de los dos dioses eternos, el Padre y el Hijo!!, sin embargo, el Padre es el Dios supremo, el Dios del Hijo, porque tiene autoridad sobre él.

Y ahora observe lo que dicen los versos 10 al 12. El texto SIGUE HABLANDO DEL HIJO, y dice bien claro que en el principio él fundó la tierra, y los cielos son obras de sus manos, y además dice que él es el mismo por siempre.

Esos versos 10 al 12 son una copia de este Salmo:

 

Sal 102:25 Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.

Sal 102:26 Ellos perecerán, mas tú permanecerás; Y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados;

Sal 102:27 Pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán.

 

Este salmo 102 se está refiriendo a IEVE de los ejércitos, el cual es UN DIOS ETERNO, ¡¡y el pasaje de Hebreos lo aplica a JESUCRISTO!!, prueba clara e irrefutable que Jesús es IEVE de los ejércitos, y además es un Dios eterno, siempre ha existido con el Padre.

Lo mismo se dice en el Salmo 90:2, donde se habla de IEVE de los ejércitos y se dice que él formó la tierra y el mundo y además él es Dios eternamente, desde siempre.

Por consiguiente, fue Jesucristo quien ejecutó la obra creadora procedente del Dios supremo, el Padre, ¡¡ambos dioses eternos son creadores!, la diferencia es que el Dios supremo, el Padre, fue quien decidió crear los cielos y la tierra, por su voluntad existen y fueron creadas (Ap.4:11), y Jesucristo fue quien ejecutó esa obra creadora, la llevó a cabo, o dicho en otras palabras, el Padre deseó crear el Universo, y él ordenó crearlo, y el Hijo ejecutó esa obra creadora, todo vino a existir por medio de Jesucristo (Jn.1:3, 1Co.8:6, Heb.1:1-2).

Por lo tanto, hubo claramente dos creadores: el Padre y el Hijo. Uno ordena, y el otro ejecuta lo que el Padre manda.

Por lo tanto, decir que Jesucristo no es el eterno IEVE de los ejércitos, sino que fue un hijo creado por Dios en el cielo, es una de las mayores herejías y mentiras satánicas que se puedan enseñar, esa misma herejía satánica arriana es la que dividió a los cristianos en el siglo 4, y es exactamente la misma herejía diabólica que actualmente separa a los cristianos verdaderos, de los falsos. Los falsos cristianos se apartan de la verdadera doctrina, haciéndose arrianos, y los verdaderos cristianos perseveramos en la verdadera doctrina bíblica, apostólica y ortodoxa, tal como la estoy exponiendo en este importante librito.

Recordemos que el apóstol Pablo dijo que una de las obras de la carne son las HEREJÍAS, y quienes practican todas esas cosas, incluidos los que enseñan herejías, NO HEREDARÁN EL REINO DE DIOS:

 

Gál 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

Gál 5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

Gál 5:21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 

Y observe lo que dijo el apóstol Pedro sobre estos hijos del diablo que enseñarían ese tipo de herejías:

 

2Pe 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

2Pe 2:2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,

 

Pedro llamó a esos herejes "falsos maestros", los cuales introducirían encubiertamente, en secreto, herejías destructoras, y una de esas herejías destructoras es LA HEREJIA ARRIANA, introducida encubiertamente en el siglo 4 por un judío hereje de Egipto llamado Arrio, que consiste sencillamente en negar que Jesucristo es el eterno IEVE de los ejércitos, el Dios de Israel, el cual jamás tuvo principio y jamás tendrá fin. 

 

4- ES A JESUCRISTO A QUIEN ESTAMOS ESPERANDO.

 

Pero sigamos estudiando más pasajes:

 

Isa 40:28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es IEVE, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

Isa 40:31 pero los que esperan a IEVE tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

 

Ese pasaje dice que IEVE, el Dios de Israel, es un Dios eterno, él creó los confines de la tierra. Ya he demostrado más arriba como este Señor IEVE de los ejércitos es Jesucristo, el cual creó los cielos y la tierra, pues él ejecutó la obra creadora procedente del Padre.

El verso 31 dice que los que ESPERAMOS A ESTE DIOS LLAMADO IEVE tendremos un nuevo cuerpo con el cual jamás nos cansaremos.

Ahora bien, ¿a quien esperamos o aguardamos los verdaderos cristianos?, ¡¡a Jesucristo!!, vamos a leerlo:

 

1Co 1:7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;

 

Flp 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

 

1Ts 1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

 

Tit 2:13 aguardando la esperanza bienaventurada y manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

 

Ahí lo tiene bien claro. Los que esperan a IEVE de los ejércitos tendrán nuevas fuerzas. ¡¡Y resulta que al Dios que estamos esperando es a nuestro gran Dios y salvador JESUCRISTO!!, demostrando de forma irrefutable que ese IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo.

 

5- EL DIA DE IEVE ES EL DIA LA VENIDA DE JESUCRISTO.

 

Pero sigamos leyendo:

 

Isa 2:17 La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo IEVE será exaltado en aquel día.

Isa 2:18 Y quitará totalmente los ídolos.

Isa 2:19 Y se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, por la presencia temible de IEVE, y por el resplandor de su gloria, cuando él se levante para castigar la tierra.

Isa 2:20 Aquel día arrojará el hombre a los topos y murciélagos sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que le hicieron para que adorase,

Isa 2:21 y se meterá en las hendiduras de las rocas y en las cavernas de las peñas, por la presencia formidable de IEVE, y por el resplandor de su gloria, cuando se levante para castigar la tierra.

 

Esa gran profecía se refiere a la futura segunda venida de Cristo.

Observe que el pasaje se refiere a AQUEL DÍA, y cuando el Nuevo Testamento habla de aquel día se refiere siempre al día de la futura venida gloriosa de Cristo:

 

Mar 13:32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

 

2Ts 1:10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

 

2Ti 4:8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

 

Más claro no puede ser. Esa profecía de Isaías cuando habla de la futura venida gloriosa de IEVE se refiere sencillamente a la futura venida gloriosa de Jesucristo, ¡¡ÉL ES EL ETERNO IEVE DE LOS EJERCITOS!!

Observe como en el verso 19 se dice que los malvados se esconderán en las cuevas para ocultarse de la presencia de IEVE cuando él venga a la tierra con gran poder y gloria, profecía que cumplirá Jesucristo (Ap.6:15-17).

La palabra "presencia" mencionada en esa profecía de Isaías se refiere a su venida literal y física a la tierra para estar presente, cada vez que el Nuevo Testamento habla de la presencia o venida gloriosa de Cristo se está refiriendo a esa futura presencia gloriosa de IEVE de los ejércitos mencionada en ese pasaje de Isaías.

La futura presencia gloriosa y formidable de IEVE de los ejércitos cuando él venga del cielo para destruir a todos los malvados será sencillamente la futura venida de Cristo con gran poder y gloria para destruir a todos los malvados, prueba absoluta e irrefutable de que JESUCRISTO ES EL ETERNO IEVE DE LOS EJERCITOS.

Satanás no quiere que él mundo crea esta gran verdad, por eso es que en el siglo 4 envió a un emisario suyo judío llamado Arrio, para introducir esa perversa herejía de que Jesucristo no es el Dios eterno IEVE de los ejércitos, sino simplemente una criatura que Dios hizo en el cielo, y esta gran mentira satánica y herética es la que hoy en día enseñan millones de falsos cristianos arrianos, los cuales niegan la eternidad de Jesucristo, y obviamente también niegan que él sea el eterno IEVE de los ejércitos.

 

6- ISAÍAS VIO A JESUCRISTO SENTADO EN SU TRONO EN EL CIELO.

 

Pero sigamos estudiando mas pasajes:

 

Isa 6:1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Isa 6:2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.

Isa 6:3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, IEVE de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

 

Este pasaje de Isaías 6 ya lo comenté más arriba en este libro, sin embargo, es de una importancia tan crucial y majestuosa, que es necesario hacer un comentario más.

Observe como el profeta Isaías dijo que VIO AL SEÑOR IEVE sentado en su trono alto y sublime, un trono que está dentro de ese templo de Dios en el cielo.

En el verso 3 a este Dios se le llama IEVE DE LOS EJÉRCITOS.

Ahora bien, resulta que al Dios Padre nadie le vio jamás (Jn.1:18), por lo tanto, ese Dios que vio Isaías obviamente no era el Dios supremo, el Padre, sino otro Dios, IEVE de los ejércitos, y que como ya he demostrado se refiere a JESUCRISTO.

El propio apóstol Juan dijo también que ese Dios que vio Isaías era Jesucristo:

 

Jua 12:41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

 

Por consiguiente, ahí tenemos una prueba más de que Jesucristo es IEVE de los ejércitos, y que desde siempre él ha estado sentado en su trono en el cielo. Ahora bien, puesto que IEVE de los ejércitos es un Dios eterno, que jamás tuvo principio ni tendrá fin, ¡¡entonces Jesucristo, el cual es IEVE de los ejércitos, es un Dios eterno, jamás fue creado, y jamás tendrá fin!!.

 

7- LA VENIDA GLORIOSA DE IEVE SERÁ LA VENIDA DE CRISTO

 

Sigamos leyendo más pasajes:

 

Isa 13:4 Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo de ruido de reinos, de naciones reunidas; IEVE de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla.

Isa 13:5 Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, IEVE y los instrumentos de su ira, para destruir toda la tierra.

Isa 13:6 Aullad, porque cerca está el día de IEVE; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

Isa 13:7 Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre,

Isa 13:8 y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas.

Isa 13:9 He aquí el día de IEVE viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores.

Isa 13:10 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor.

Isa 13:11 Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes.

Isa 13:12 Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre.

Isa 13:13 Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de IEVE de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.

 

Esa es una de las profecías mas impresionantes de toda la Biblia, y se está refiriendo ni mas ni menos que al futuro día de la venida gloriosa de Cristo con todos sus ángeles, para destruir a los malvados.

En el verso 4 leemos que IEVE pasará revista a todas sus tropas para la batalla. Esas tropas celestiales se refiere a sus ángeles, los cuales vendrán con Cristo (Mt.25:31).

La gran batalla entre esas tropas celestiales y los ejércitos del mundo será la batalla del gran día del Dios todopoderoso, que sucederá cuando Cristo venga en gloria (Ap.16:14-16, 19:19-20).

El verso 5 dice que el Señor IEVE y sus ejércitos celestiales vendrán de una lejana tierra, en lo postrero de los cielos, es decir, en los confines del Universo, del cosmos, esta será la segunda venida de Cristo cuando venga con todos sus ángeles (Ap.19:11-16).

El verso 6 dice que este será el gran día de IEVE, y que en el Nuevo Testamento se le llama el día de nuestro Señor Jesucristo, cuando él venga en gloria (1Co.1:8, Filp.1:10, 2:16).

El día de IEVE será el día del Señor, es decir, el día cuando Jesús venga en gloria (1Co.5:5, 2Co.1:14, 1Ts.5:2, 2Ts.2:1-2).

Por consiguiente, esta es una prueba irrefutable que ese IEVE de los ejércitos mencionado en ese pasaje se refiere solamente a Jesucristo, por lo tanto, esto demuestra sin ninguna duda que Jesucristo es un DIOS ETERNO, ya que IEVE jamás fue creado y jamás tendrá fin.

Los herejes arrianos que niegan esta gran verdad no son cristianos verdaderos, sino apostatas engañados por Satanás, pues recuerde que para ser salvos HAY QUE CONFESAR QUE JESUCRISTO ES ESTE SEÑOR IEVE, mire lo que dijo el apóstol Pablo:

 

Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Rom 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

 

Ahí lo tiene, Pablo dijo que para ser salvos tenemos que confesar con nuestra boca que Jesús es EL SEÑOR, y luego dijo que todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.

¿Qué significa confesar con nuestra boca que Jesús es el Señor?

No significa simplemente confesar que Jesús es nuestro amo, sino que significa algo mucho más importante.

Resulta que el apóstol Pablo estaba citando el siguiente pasaje del profeta Joel:

 

Joe 2:31 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de IEVE.

Joe 2:32 Y todo aquel que invocare el nombre de IEVE será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho IEVE, y entre el remanente al cual él habrá llamado.

 

Lo que dijo sencillamente el apóstol Pablo es que para ser salvos tenemos que confesar con nuestra boca que Jesús es el eterno Señor IEVE,

¡¡porque Pablo estaba citando ese pasaje del profeta Joel, y que lo aplicó al Señor Jesucristo!!.

El profeta Joel dijo bien claro que para ser salvos hemos de confesar o invocar el nombre de IEVE, y Pablo dijo que hemos de invocar o confesar el nombre de Jesucristo para ser salvos, y no solo eso, Joel dijo que antes de ese día del Señor IEVE el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, lo cual sucederá justo antes de la segunda venida de Cristo (Mt.24:29-30), demostrando así de forma irrefutable que ese glorioso y terrible gran día de IEVE será el día de la venida gloriosa de Cristo, ¡¡él es el Señor IEVE de los ejércitos!!, y para ser salvos hemos de confesar con nuestra boca esta gran verdad, que Jesucristo es el Señor IEVE.

 

8- JESUCRISTO ES EL REY DE ISRAEL Y EL PRIMERO Y EL ULTIMO.

 

Pero sigamos leyendo más:

 

Isa 44:6 Así dice IEVE Rey de Israel, y su Redentor, IEVE de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.

Isa 44:7 ¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir.

Isa 44:8 No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.

Isa 44:9 Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; y ellos mismos son testigos para su confusión, de que los ídolos no ven ni entienden.

 

Analicemos ese pasaje:

En dicho texto está hablando IEVE de los ejércitos, el Rey de Israel, y él dice que es el primero y el último.

Veamos quien es el rey de Israel:

 

Mat 27:42 A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él.

 

Jua 1:49 Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel.

 

Jua 12:13 tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna!¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!

 

El supremo rey de Israel es IEVE de los ejércitos, y Jesús es ese Rey supremo de Israel, por lo tanto, Jesús es IEVE de los ejércitos.

En el verso 6 IEVE dice que él mismo es el primero y el último. Pues veamos quien es este primero y el último:

 

Apo 1:17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;

Apo 1:18 y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Apo 2:8 Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el último, el que estuvo muerto y vivió, dice esto:

 Apo 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Apo 22:13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.

 

Ahí está bien claro, ¡¡el primero y el último es Jesucristo!!, indicando así que él es IEVE de los ejércitos, el cual es el primero y el último.

En el verso 8 IEVE dijo que ellos serían testigos suyos, y en Hechos 1:8 Jesús dijo a su pueblo que ellos serían SUS TESTIGOS, es decir, los testigos de IEVE son los testigos de Jesucristo.

Este verso 8 puede confundir a algunos, porque en él IEVE de los ejércitos dice que no hay Dios sino él, que él no conoce a ninguno. Ese pasaje no está diciendo que no exista otro Dios SUPERIOR a él, lo que dice es que él no conoce a otro Dios como él. Pero esto es muy importante, ¡¡él no dijo que no exista un Dios superior a él!!, ya que el Dios Padre es superior a Cristo en autoridad (Ap.3:12). Además el pasaje se está refiriendo a los dioses falsos creados por los hombres, como menciona en el verso 9, los cuales no son nada, y por eso es que IEVE dijo que solo él es Dios, en contraste con esos dioses falsos del paganismo.

 

9- JESUCRISTO ES EL SANTO DE ISRAEL Y LA ROCA.

 

Sigamos leyendo:

 

Isa 47:4 Nuestro Redentor, IEVE de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel.

 

Isa 54:5 Porque tu marido es tu Hacedor; IEVE de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.

 

Observe como a IEVE de los ejércitos se le llama EL SANTO de Israel en esos dos pasajes. Pues veamos quien es este Santo:

 

Mar 1:24 diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios.

 

Luc 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

 

Hch 3:14 Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida,

 

Apo 3:7 Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre:

 

Más claro no puede ser. IEVE es el Santo, y este mismo título solo es aplicado a Jesucristo en el Nuevo Testamento, por lo tanto, IEVE DE LOS EJÉRCITOS ES JESUCRISTO, EL SANTO.

Sigamos leyendo:

 

Hab 1:12 ¿No eres tú desde el principio, oh IEVE, Dios mío, Santo mío? No moriremos. Oh IEVE, para juicio lo pusiste; y tú, oh Roca, lo fundaste para castigar.

 

En ese pasaje leemos que en el principio ya era IEVE. Sin embargo, en Juan 1:1 leemos que en el principio ya era EL VERBO, es decir, Jesucristo. Indicando así que Jesucristo es IEVE, y además él es eterno, pues en el principio él ya existía.

Pero no solo eso, en dicho pasaje se dice que IEVE es la Roca o piedra, pues bien, veamos quien es la Roca o piedra:

 

Hch 4:11 Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.

 

1Co 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

 

1Pe 2:4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,

1Pe 2:7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;

1Pe 2:8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

 

Bien claro esos pasajes. IEVE de los ejércitos es la Roca o Piedra, y resulta que esa Roca o Piedra es Jesucristo, prueba irrefutable que Jesús es el Señor IEVE, el Dios eterno, que juntamente con el otro Dios eterno, el Padre, siempre han vivido juntos en el cielo.

 

10- JESUCRISTO VENDRÁ CON SUS SANTOS PARA REINAR DESDE JERUSALÉN.

 

Sigamos leyendo:

 

Zac 2:10 Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho IEVE.

Zac 2:11 Y se unirán muchas naciones a IEVE en aquel día, y me serán por pueblo, y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que IEVE de los ejércitos me ha enviado a ti.

 

En esa profecía de Zacarías leemos que IEVE de los ejércitos vendrá a la tierra, y morará en medio de Jerusalén. Pero resulta que quien vendrá a la tierra será Jesucristo, y entonces él morará acá en la tierra, reinando desde la ciudad de Jerusalén (Zac.14:1-16). Por lo tanto, IEVE de los ejércitos es Jesucristo.

Sigamos analizando más pasajes:

 

Zac 8:22 Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a IEVE de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de IEVE.

 

Esa profecía dice que IEVE de los ejércitos habitará en Jerusalén, y las naciones irán a Jerusalén para implorarle favores.

Seguidamente vamos a ver quien será ese IEVE de los ejércitos que reinará desde Jerusalén, para ello leamos la siguiente profecía de Zacarías:

 

Zac 14:1 He aquí, el día de IEVE viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos.

Zac 14:2 Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad.

Zac 14:3 Después saldrá IEVE y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla.

Zac 14:4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.

Zac 14:5 Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá IEVE mi Dios, y con él todos los santos.

Zac 14:16 Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para reverenciar al Rey, a IEVE de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos.

 

Esa impresionante profecía se refiere al futuro día del Señor, y que como ya demostré más arriba, se refiere al futuro día de la venida gloriosa de Cristo a la tierra, por consiguiente, esa venida de IEVE a la tierra con todos sus santos se refiere a la futura venida de Cristo con todos sus santos.

El verso 3 dice que IEVE saldrá para pelear contra aquellas naciones enemigas. Sin embargo, el Apocalipsis dice que será Jesucristo quien vendrá del cielo para pelear contra las naciones enemigas:

 

Apo 19:15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

 

El verso 4 dice que cuando IEVE venga a la tierra pondrá sus pies sobre el Monte de los Olivos, el cual se partirá por la mitad formando en medio un gran valle. Ahora bien, Jesús se fue al cielo desde el Monte de los Olivos, y volverá del cielo de la misma manera que se fue, es decir, descenderá también sobre el Monte de los Olivos. (Hch.1:9-12).

El verso 5 dice IEVE vendrá del cielo con todos sus santos, pero quien vendrá del cielo con todos su santos es Jesucristo:

 

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

 

1Ts 3:13 para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

 

Apo 19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.

Apo 19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

 

El verso 16 dice que cuando IEVE venga del cielo a la tierra, seguidamente será el Rey sobre toda la tierra, y reinará desde la ciudad de Jerusalén. Ahora bien, resulta que quien vendrá del cielo con todos sus santos para ser el Rey sobre toda la tierra será Jesucristo:

 

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

Mat 25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

Mat 25:33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Mat 25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

 

Por consiguiente, el Señor IEVE de los ejércitos mencionado en la gran profecía de Zacarías 14 es el mismísimo Señor Jesucristo, y por lo tanto, como es obvio, ¡¡él es un Dios eterno!!, siempre ha existido y siempre existirá, porque él es el Primero y el Ultimo.

 

11- JUAN EL BAUTIZADOR PREPARÓ EL CAMINO A JESUCRISTO.

 

Veamos otro impresionante pasaje que demuestra sin ningún género de dudas que el eterno IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo:

 

Isa 40:3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino a IEVE; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.

 

En esa profecía de Isaías se predice la venida de un profeta que prepararía el camino de IEVE, nuestro Dios.

Pues bien, leamos ahora este pasaje:

 

Mat 3:1 En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,

Mat 3:2 y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Mat 3:3 Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo: Voz del que clama en el desierto:

Preparad el camino del Señor, Enderezad sus sendas.

 

Más claro no puede ser. Ese profeta predicho por Isaías era Juan el bautizador, ¡¡el cual preparó el camino de JESUCRISTO!!. Observe como en el pasaje de Isaías se dice que dicho profeta prepararía el camino de IEVE, ¡¡y en el pasaje de Mateo a este Señor IEVE se le identifica con el Señor Jesucristo!!, es decir, Mateo llamó SEÑOR a IEVE, ¡¡y este título de Señor es aplicado en el Nuevo Testamento a JESUCRISTO. O dicho en otras palabras, cada vez que usted lea en el Nuevo Testamento que Jesús es EL SEÑOR, o el SEÑOR Jesucristo, lo que se está diciendo es que él es el mismísimo y eterno IEVE de los ejércitos, el cual vino a la tierra en forma humana. Esto es tremendamente importante, mucho más importante de lo que usted se imagina, ya que Pablo dijo que para ser salvos tenemos que creer en esto y confesarlo con la boca, es decir, confesar que Jesús es EL SEÑOR, es decir, IEVE DE LOS EJERCITOS (Ro.10:9-13). Pablo dijo que toda rodilla se doblará ante el nombre de Jesús y toda lengua confesará que Jesús es EL SEÑOR (IEVE) para gloria del Dios Padre (Filp.2:11), ¡¡y solo aquellos que tienen el espíritu de Dios y son verdaderos cristianos pueden confesar esta gran verdad!!, que Jesús es EL SEÑOR, es decir, EL ETERNO IEVE DE LOS EJERCITOS:

 

(NVI) Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; ni nadie puede decir: "Jesús es el Señor" sino por el Espíritu Santo. (1Co.12:3).

 

Ahí lo tiene, nadie puede confesar que Jesús es el Señor IEVE de los ejércitos sino por el espíritu de Dios. Los herejes y apostatas que no tienen el espíritu de Dios no confiesan esto, sino que enseñan la herejía diabólica de que Jesús fue el primer ser creado por Dios, y que por tanto, no es eterno.

 

12- JESUCRISTO VENDRÁ CON RETRIBUCIÓN Y PAGO.

 

Y ahora veamos el siguiente pasaje que demuestra también de forma irrefutable que este eterno IEVE de los ejércitos es el mismísimo Señor Jesucristo:

 

Isa 35:4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.

 

Esa gran profecía de Isaías dice bien claro que IEVE de los ejércitos vendrá con retribución, para pagar a cada uno según sus obras. Pues bien, veamos quien cumplirá esta profecía:

 

2Ts 1:7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,

2Ts 1:8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

2Ts 1:9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

 

Apo 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

 

Ahí lo tiene de forma clara e irrefutable. Es el Señor IEVE de los ejércitos quien vendrá del cielo con retribución, para pagar a cada uno lo que se merezca, pero resulta que es JESUCRISTO quien vendrá del cielo con retribución, para pagar a cada uno según sea su obra. Prueba absoluta de que Jesús es el mismísimo IEVE de los ejércitos, un Dios ETERNO, que siempre ha estado con el Dios supremo, el Padre, en el cielo, de la misma manera que el Padre también es eterno.

Aquellos apostatas y herejes que niegan la eternidad de Jesucristo sencillamente están rechazando que él es IEVE de los ejércitos, ellos no confiesan que Jesús es el Señor IEVE, y por lo tanto, NO SE PODRÁN SALVAR, por muy "cristianos" que digan ser, ya que ¡¡para ser salvos hay que confesar con nuestra boca que JESÚS ES EL SEÑOR!! (Ro.10:9-13), o lo que es lo mismo, confesar que Jesús es el Señor IEVE de los ejércitos, el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin, el cual jamás tuvo principio, y jamás tendrá fin. Por eso es que Satanás envió en el siglo 4 a ese emisario suyo llamado Arrio, dividiendo la cristiandad, para que así la gente se condene rechazando esta doctrina bíblica fundamental de la eternidad del Señor Jesucristo y de su deidad

La doctrina satánica arriana que desgarró a la Cristiandad en el siglo 4, y que aun la desgarra, rechaza esta gran verdad bíblica. Los falsos cristianos son arrianos, pero los verdaderos cristianos creemos lo que dice la Biblia, y perseveramos en esta verdadera doctrina apostólica. Si usted cree aun en la doctrina diabólica de Arrio, ahora tiene la oportunidad de cambiar de mentalidad y de creer en la verdadera doctrina para poder ser salvo.

 

13- JESUCRISTO TIENE EL NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE: IEVE.

 

Veamos otro impresionante pasaje donde se demuestra de forma clara e irrefutable que el Señor Jesucristo es el mismísimo y eterno Señor IEVE de los ejércitos:

 

Flp 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio el Nombre que es sobre todo nombre,

Flp 2:10 para que en el Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

Flp 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

 

Observe atentamente que en ese pasaje de Pablo se dice que Dios el Padre resucitó y exaltó a Jesús hasta lo máximo, Y LE DIO EL NOMBRE QUE ES SOBRE TODO NOMBRE.

Ahora bien, ¿cual es el Nombre sobre todo nombre?, obviamente es el Nombre del Dios Padre, IEVE. ¡¡El texto dice que el Padre le dio ese Nombre a Jesús después de resucitar y ser exaltado hasta lo máximo!!, sencillamente Jesús después de resucitar y ascender al cielo recobró esa gloria y ese Nombre de IEVE que él tenía con el Padre antes de que el Universo fuera creado (Jn.17:5), pues recordemos que Jesús ya se llamaba IEVE antes de venir como hombre a la tierra, ya que ese Nombre del Padre estaba en él:

 

Éxo 23:20 He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

Éxo 23:21 Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.

 

Pues bien, resulta que el apóstol Pablo estaba citando este pasaje del profeta Isaías:

 

Isa 45:23 Yo juro por mi Nombre; de mi boca sale palabra verdadera y no será vana: Que ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua jurará

Isa 45:24 diciendo: ¡Sólo en Yahveh hay victoria y fuerza! A él se volverán abochornados todos los que se inflamaban contra él. (Biblia de Jerusalén).

 

Más claro no puede ser. Mire:

1- El apóstol Pablo dijo que el Padre dio el Nombre sobre todo nombre a Jesús después de resucitar, y ese nombre es IEVE, es el mismo nombre de Isaías 45:23.

2- El apóstol Pablo dijo que en el Nombre de Jesús se doblará toda rodilla. Y en el pasaje de Isaías el propio Señor IEVE dijo que será ANTE ÉL que se doblará toda rodilla.

3- El apóstol Pablo dijo que toda lengua confesará que Jesucristo es EL SEÑOR. Sin embargo, en el pasaje de Isaías IEVE dijo que es ANTE ÉL que se doblará toda rodilla y toda lengua jurará ante él.

Es decir, toda lengua de los seres que viven en el Universo proclamará que JESÚS ES EL SEÑOR IEVE, para gloria del Dios Padre.

Cada vez que en el Nuevo Testamento se dice que Jesús es el Señor, significa que él es el Señor IEVE de los ejércitos, el cual es un Dios eterno, de la misma manera que el Dios supremo, el Padre, también es eterno, ¡¡y para ser salvos tenemos que confesar con nuestra boca que Jesús es el Señor IEVE!!, pues el apóstol Pablo estaba citando el pasaje de Joel 2, donde se dice que todo aquél que invoque EL NOMBRE DE IEVE será salvo, ¡¡y Pablo aplicó ese pasaje a Jesucristo!! (Ro.10:9-13).

Si usted quiere ser salvo y recibir la vida eterna en el futuro, lo primero que ha de hacer es confesar con su boca que Jesucristo es el eterno Señor IEVE de los ejércitos, ¡¡por eso es que Satanás envió en el siglo 4 al judío hereje Arrio!!, para sembrar esa semilla venenosa y perversa de que Jesucristo no es un Dios eterno ni es el Señor IEVE de los ejércitos, sino solo una simple criatura de Dios!!, y esta gran mentira satánica enseñada por Arrio es exactamente la misma mentira que enseñan hoy en día los falsos cristianos, los cuales enseñan la misma mentira que esparció el hereje Arrio en el siglo 4 y que dividió a los cristianos verdaderos de los cristianos falsos. Negar que el Señor Jesucristo es el eterno IEVE de los ejércitos llevará a la condenación a millones de falsos cristianos que no confiesan con su boca que Jesús es el Señor IEVE de los ejércitos.

 

14- JESUCRISTO ES EL ETERNO "YO SOY" VISTO POR MOISÉS.

 

Una de las pruebas más claras e irrefutables de que el Señor Jesucristo es el ETERNO IEVE de los ejércitos que se aparecía a los seres humanos la tenemos en este impresionante pasaje de la Biblia que vamos a analizar:

 

Éxo 3:2 Entonces se le apareció el ángel de Jehovah en una llama de fuego en medio de una zarza. El observó y vio que la zarza ardía en el fuego, pero la zarza no se consumía.

Éxo 3:3 Entonces Moisés pensó: "Iré, pues, y contemplaré esta gran visión; por qué la zarza no se consume."

Éxo 3:4 Cuando Jehovah vio que él se acercaba para mirar, lo llamó desde en medio de la zarza diciéndole: —¡Moisés, Moisés! Y él respondió: —Heme aquí.

Éxo 3:5 Dios le dijo: —No te acerques aquí. Quita las sandalias de tus pies, porque el lugar donde tú estás tierra santa es.

Éxo 3:6 Yo soy el Dios de tus padres: el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su cara, porque tuvo miedo de mirar a Dios.

Éxo 3:7 Y le dijo Jehovah: —Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus sufrimientos.

Éxo 3:8 Yo he descendido para librarlos de la mano de los egipcios y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y amplia, una tierra que fluye leche y miel, al lugar de los cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos y jebuseos.

Éxo 3:9 Y ahora, he aquí que el clamor de los hijos de Israel ha llegado hasta mí; también he visto la opresión con que los oprimen los egipcios.

Éxo 3:10 Pero ahora, vé, pues yo te envío al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel.

Éxo 3:11 Entonces Moisés dijo a Dios: —¿Quién soy yo para ir al faraón y sacar de Egipto a los hijos de Israel?

Éxo 3:12 El respondió: —Ciertamente yo estaré contigo. Esto te servirá como señal de que yo te he enviado: Cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios en este monte.

Éxo 3:13 Moisés dijo a Dios: —Supongamos que yo voy a los hijos de Israel y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan: "¿Cuál es su nombre?," ¿qué les responderé?

Éxo 3:14 Dios dijo a Moisés: —YO SOY EL QUE SOY. —Y añadió—: Así dirás a los hijos de Israel: "YO SOY me ha enviado a vosotros."

Éxo 3:15 —Dios dijo además a Moisés—: Así dirás a los hijos de Israel: "JEHOVAH, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros." Este es mi nombre para siempre; éste será el nombre con que seré recordado de generación en generación.

Éxo 3:16 Vé, reúne a los ancianos de Israel y diles: "Jehovah, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: ‘De cierto yo os he visitado y he visto lo que se os ha hecho en Egipto.

 

Éxo 4:5 —Esto es para que crean que se te ha aparecido Jehovah, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.

 

Pasemos a estudiar ese pasaje:

 

1- El verso 2 dice que EL ANGEL DE IEVE se le apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente.

Observe que el pasaje dice que este ángel o Mensajero especial era el enviado de IEVE, es decir, un IEVE supremo que está en el cielo envió a la tierra a este Mensajero especial que se apareció a Moisés.

 

2- El Verso 4 dice bien claro que ¡¡este Mensajero especial que estaba en medio de la zarza ardiente se llama también IEVE!!. Esto es tremendamente importante y revelador, pues el pasaje está enseñando de forma clara e irrefutable la existencia de DOS DIOSES LLAMADOS IGUAL: IEVE.

El IEVE supremo envió a la tierra a este segundo IEVE, el cual es el ángel o Mensajero especial del Dios supremo que está en el cielo. La enseñanza es meridianamente clara. Los que rechazan la existencia de los dos dioses eternos llamados IEVE ¡¡están rechazando lo que dice la Biblia!!, y pisoteando especialmente este gran pasaje de Éxodo 3, los que rechazan esta gran verdad bíblica de los dos dioses eternos llamados igual, después de haberla conocido son sencillamente apostatas de la fe y herejes al servicio del diablo.

 

3- En el verso 6 está hablando este Mensajero especial que también se llama IEVE, y él dice que es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.

Observe como éste Señor IEVE que se apareció a Moisés era totalmente visible, él se apareció a otros muchos seres humanos tal como enseña la Biblia en diferentes pasajes. Ahora bien, resulta que al Dios Padre ningún ser humano le vio jamás (Jn.1:18). El Padre es el Dios invisible (Col.1:15), ¡¡sin embargo, ¡¡este Señor IEVE que se apareció a Moisés sí que fue visto por muchos seres humanos!!, indicando así de forma irrefutable que este Señor IEVE que se apareció a Moisés no es el IEVE supremo, el Padre, sino otro segundo Dios eterno que se llama igual que el Padre celestial, y al mismo tiempo este segundo IEVE es el Mensajero o ángel especial del IEVE supremo, el Padre. Esto es tremendamente importante que el lector lo entienda.

Observe atentamente que este segundo IEVE que se apareció a Moisés dijo que él es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Pues bien, muchos herejes que niegan que Jesús es el eterno Señor IEVE seguramente van a citar un pasaje del libro de los Hechos donde es al Dios PADRE a quien se le llama "el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob" (Hch.3.13). La explicación es muy sencilla: LOS DOS DIOSES TIENEN EL MISMO TITULO, cada uno de los dos es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. En el pasaje de Éxodo es el segundo IEVE quien lleva ese título, y en el pasaje de Hechos es el Dios Padre a quien se le da ese título, por la sencilla razón de que dicho título es aplicado a los dos dioses, le corresponde a los dos dioses eternos.

 

4- En los versos 11 y 13 a este Mensajero especial que se apareció a Moisés se le llama una vez más Dios, es decir, poderoso, sencillamente se trata de un ángel o Mensajero poderoso, el cual se llama igual que el Dios supremo: IEVE, ¡¡y los dos dioses llamados IEVE son eternos, jamás fueron creados!!

 

5- Y ahora entramos en el verso clave, el 14, ya que en este verso vamos a descubrir de forma clara e irrefutable quien era este eterno Señor IEVE que se apareció a Moisés en medio de esa zarza ardiente.

En este verso 14 el propio IEVE dijo que él es el YO SOY. Esta expresión nos habla de ETERNIDAD. Significa que él siempre ha existido, es decir, que ÉL ES EL MISMO AYER, HOY Y POR LOS SIGLOS, ¡¡esto es lo que significa la expresión "yo soy"!!.

Pues bien, veamos ahora en el Nuevo Testamento quien es el eterno YO SOY:

 

Jua 8:24 Por esto os dije que moriréis en vuestros pecados; porque a menos que creáis que YO SOY, en vuestros pecados moriréis.

 

Jua 8:28 Entonces Jesús les dijo: —Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces entenderéis que YO SOY, y que nada hago de mí mismo; sino que estas cosas hablo, así como el Padre me enseñó.

 

Jua 8:58 Les dijo Jesús: —De cierto, de cierto os digo que antes que Abraham existiera, YO SOY.

Jua 8:59 Entonces tomaron piedras para arrojárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.

 

Jua 13:19 Desde ahora os lo digo, antes de que suceda, para que cuando suceda, creáis que YO SOY.

 

Jua 18:5 Le contestaron: —A Jesús de Nazaret. Les dijo Jesús: —YO SOY. Estaba también con ellos Judas, el que le entregaba.

Jua 18:6 Cuando les dijo, "Yo soy," volvieron atrás y cayeron a tierra.

 

Heb 1:10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos.

Heb 1:11 Ellos perecerán, pero tú permaneces; todos ellos se envejecerán como un vestido.

Heb 1:12 Como a manto los enrollarás, y serán cambiados como vestido. Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán.

 

Heb 13:8 ¡Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos!

 

Ahí lo tiene, más claro no puede ser: ¡¡JESUCRISTO ES EL ETERNO YO SOY!!, fue él quien se apareció a Moisés en medio de la zarza, y quien después en otras ocasiones hablaba con Moisés cara a cara (Ex.33:11, Num.12:8).

Los judíos religiosos como los fariseos sabían perfectamente quien era el YO SOY, así como el significado de esa expresión, ¡¡por eso es que cuando Jesús les dijo YO SOY estos judíos malvados se enrabietaron y tomaron piedras para intentar matarlo!!, porque sencillamente Jesús se estaba identificando con el eterno IEVE de los ejércitos, el YO SOY.

Recuerde que la expresión "yo soy" indica eternidad, por eso es que Jesús dijo que antes de que Abraham existiera, YO SOY, indicando así Jesús que él es eterno, y que él ya existía antes de que existiera Abraham, y que él mismo es el señor IEVE de los ejércitos.

Pero no solo eso, ¡¡Jesús dijo bien claro que para ser salvos hemos de creer que él es EL ETERNO YO SOY!!, si no creemos que él es el YO SOY, entonces moriremos en nuestros pecados, dijo bien claro Jesús.

El pasaje de Juan 18:6 es tremendamente interesante, pues dice que cuando Jesús les dijo YO SOY, entonces esos judíos malvados retrocedieron y cayeron en tierra, ¡¡una fuerza sobrenatural les hizo caer al suelo al oír esa expresión divina de Jesús!!, sencillamente Jesús estaba diciendo exactamente la misma expresión que él mismo le dijo a Moisés cuando se apareció a él en medio de la zarza ardiente.

En el pasaje de Hebreos 1:10-12 se está hablando del Hijo, de Jesús, y se enseña bien claro que él es eterno, él fundó la tierra y los cielos son obra de sus manos y el pasaje dice que él PEMANECE PARA SIEMPRE, y sus años no acabarán, ¡¡y esto es precisamente lo que significa la expresión "yo soy"!!, significa que Jesús es ETERNO, que él permanece para siempre, que es inmutable y es el mismo por siempre. Y el pasaje de hebreos 13:8 lo dice bien claro: ¡¡este Dios eterno, que permanece para siempre, ES JESUCRISTO, EL CUAL ES EL MISMO AYER, HOY Y POR LOS SIGLOS, es decir, él es un Dios ETERNO, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin, de la misma manera que el Dios supremo, el Padre, el cual también es eterno.

Los herejes e hijos del diablo que niegan la eternidad de Jesucristo, y que niegan que él es el Señor IEVE de los ejércitos, sencillamente JAMÁS SE SALVARÁN. ¡¡Por eso es que Satanás introdujo el maldito arrianismo en el siglo 4!!, el mismo arrianismo satánico que dividió y aun divide a los que nos llamamos "cristianos", separando a los cristianos verdaderos de los cristianos falsos. Los cristianos verdaderos creemos que Jesús es el eterno IEVE de los ejércitos, ¡¡pero los falsos cristianos herejes y apostatas lo niegan!!

 

11

¡¡JESÚS JAMÁS DEJARÁ DE REINAR!!

 

Una de las doctrinas más diabólicas y falsas enseñada por los modernos arrianos, como los "testigos de Jehová" y otros herejes arrianos, es que -según ellos- el reinado de Cristo durará solo mil años, al final de los cuales el abdicará de su trono y dejará de reinar. El pasaje donde ellos pretenden basar esa perversa herejía arriana y anticristiana es el siguiente:

 

1 Cor. 15:24-25.27-28 “ Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta (jéos) que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

 

Según la doctrina falsa de todos esos herejes arrianos Jesús comenzará a reinar solamente cuando él venga del cielo a la tierra y comience el Milenio, y al final del Milenio él abdicará del trono y entregará el reino al Dios Padre, por lo tanto, según esa mentira del diablo el reinado del Señor Jesucristo solamente durará mil años, ni uno más y ni uno menos, y después él dejará de reinar, su reinado se habrá acabado para siempre. Sin embargo, lo que enseña la Biblia es algo muy diferente. Veamos:

 

1- En Hebreos 1:8 se dice bien claro que el trono del Hijo es ETERNO, es decir, jamás tuvo principio y jamás tendrá fin, ya que ese pasaje es una cita del Salmo 45:6, que dice lo siguiente:

 

Sal 45:6 Tu trono, oh Dios, ES ETERNO y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino.

 

Observe que ese salmo se está refiriendo a IEVE DE LOS EJÉRCITOS, ¡¡y el autor de Hebreos lo aplicó a Jesucristo!!, demostrando así sin ninguna duda que Jesús es ese Dios IEVE de los ejércitos cuyo reinado es eterno. El salmo dice que su trono es eterno, por lo tanto, el reinado de Jesucristo jamás tuvo principio y jamás tendrá fin.

 

2- Ese trono de Cristo, IEVE DE LOS EJÉRCITOS, se encuentra en el cielo, y el propio profeta Isaías vio al Señor Jesucristo sentado en ese trono celestial (Is.6:1-5). ¡¡El apóstol Juan dijo que a quien vio Isaías fue a Jesús!! (Jn.12:41).

Por lo tanto, el reinado de Jesús no comenzará cuando él regrese del cielo y de comienzo el Milenio, sino que él reina desde siempre, su trono ES eterno y está en el cielo, no dice que su trono será eterno, sino que lo es, indicando así la eternidad del Señor Jesucristo, el cual es IEVE de los ejércitos, como ya he demostrado.

 

3- Jesús dijo que cuando él venga del cielo con todos sus santos se sentará en su propio trono, ¡¡pero ese trono de Cristo estará en la tierra!!, ya que Jesús vendrá del cielo a la tierra para gobernar a las naciones del mundo (Mt.25:31-34).

 

4- Ese futuro trono de Cristo en la tierra será el TRONO DE DAVID, su antepasado humano, y ese trono de David el Padre se lo dará a su Hijo cuando él venga a la tierra, entonces Jesús gobernará sobre la casa de Jacob para siempre y SU REINADO JAMÁS TENDRÁ FIN:

 

Luc 1:32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;

Luc 1:33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

 

Ese trono de David lo heredará Jesucristo cuando él regrese del cielo, y entonces él gobernará el mundo entero desde la ciudad de Jerusalén, en Israel, tal como se predice en decenas de profecías biblicas (Zac.14:9-21, etc.).

El ángel dijo bien claro que el reinado de Cristo jamás tendrá fin, es decir, su reinado nunca se acabará. Algo que no tiene fin es porque no tiene límite de tiempo. Esto armoniza perfectamente con esta tremenda profecía mesiánica de Isaías:

 

Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Isa 9:7 Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

 

Observe que en esa importantísima profecía de Isaías se dice que el Mesías nacería como niño, sería Hijo de Dios, y además sería llamado DIOS FUERTE, PADRE ETERNO, indicando así que él es un Dios eterno, pero este Dios eterno nacería como niño humano para reinar sobre el trono de David, su antepasado humano.

Jesucristo también es un Padre, por la sencilla razón de que él llamó a sus discípulos "HIJITOS MIOS" (Jn.13:33, 21:5). Si Jesús tiene hijos, obviamente significa que él es un Padre.

El Padre de Cristo es el Padre supremo, el Dios supremo, y Jesús es sencillamente el segundo Padre, el segundo Dios subordinado al Padre (Ap.3:12).

Observe como en el verso 7 se dice que lo dilatado de su gobierno o imperio no tendrá límite o fin, tal como dijo el ángel, cuando dijo que su reinado no tendrá fin, será Jesús quien se siente en este trono de David acá en la tierra, un trono que Dios le entregará a Jesús cuando él regrese del cielo.

 

5- Y ahora observe lo que dice al final del verso 9, porque ese es el golpe definitivo y total a la doctrina satánica arriana, es una frase que tiene una importancia crucial y demoledora.

El pasaje dice bien claro que ¡¡será IEVE DE LOS EJÉRCITOS QUIEN HARÁ ESTO!!, o dicho en otras palabras, ese Dios fuerte y Padre eterno que vendría a la tierra en forma de niño, y que reinará en el trono de David y cuyo reinado no tendrá fin es el mismísimo IEVE de los ejércitos, ¡¡será él quien cumplirá esta profecía!!, por eso es que el pasaje de Isaías dice que será él, IEVE de los ejércitos, quien hará esto.

 

6- Por consiguiente, cuando en 1Corintios 15:24 leemos que al final Cristo entregará el reinado al Dios Padre SE ESTÁ REFIRIENDO AL TRONO DE DAVID, es decir, a su reinado TERRENAL sobre la casa de Jacob que sucederá durante el Milenio. ¡¡Ese es el reino que Jesús entregará al Padre al final del Milenio!!, ¡¡pero Jesús no dejará de reinar!!, ya que seguirá reinando por todos los siglos EN SU TRONO CELESTIAL JUNTAMENTE CON EL PADRE DESPUÉS DEL MILENIO. Por eso es que el ángel dijo que su reinado jamás tendrá fin, ya que el trono de Dios y de Cristo estará en esa Jerusalén celestial, y Cristo reinará con el Padre por los siglos de los siglos:

 

Apo 22:1 Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.

 

Apo 22:3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán,

 

Observe que será un solo trono, no dos, y en ese trono de gobierno estarán Dios el Padre y el Cordero, que es Jesús, por eso se llama el trono de Dios y del Cordero, es decir, Jesús seguirá gobernando sobre todo el Universo juntamente con el Padre, por los siglos de los siglos. Este reinado del Padre y del Hijo por los siglos de los siglos también lo tendrán los santos glorificados que forman la Iglesia de Cristo (Ap.22:5).

Por lo tanto, esa doctrina arriana de que el reinado de Jesús durará solo mil años es una burda mentira del diablo.

 

7- Muchos herejes arrianos enseñan que Jesús dejará de reinar al final del Milenio porque Pablo dijo que es necesario que él reine HASTA que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies (1Co.15:25). Ese "hasta" dicen esos herejes que indica que Jesús dejará de reinar cuando esos enemigos de Cristo estén debajo de sus pies, sin embargo, esa interpretación es falsa y retorcida. Veamos:

 

Primero, es necesario entender el significado de la preposición griega traducida en español hasta (jéos).

La Nueva Concordancia de Strong la define así:

 

2193. ἕως jéos; de afin. incierta; conjunc. prep. y adv. de continuación, hasta (de tiempo y lugar):—mientras, entre tanto, hacia, hasta.

 

La palabra griega jéos (hasta) es una preposición y adverbio de continuación cuyo significado no cambia por más que se una con una conjunción. Para ilustrar mejor el punto hay que comenzar por entender que una conjunción es la parte de la oración que sirve para unir dos o más elementos. La conjunción permite enlazar oraciones y establecer una relación entre ellas.

La palabra jéos en 1 Cor. 15:25 es allí una conjunción porque permite enlazar la primera y la segunda frase. Veamos:

 

Porque preciso es que él (Jesucristo) reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

 

Aquí en este texto es importante aclarar que decir que Jesús reine hasta no significa que después no vaya a reinar. Hay que ser honestos con la Biblia y no hacerla decir lo que no dice. Aquí sencillamente el apóstol Pablo quiere hacer énfasis y dejar bien claro que Jesús reinará hasta que haya puesto a sus enemigos por debajo de sus pies, pero en ningún momento afirma que después no fuera a reinar.

Hay muchos pasajes en donde esta misma palabra griega ἕως jéos es utilizada, que nos pueden aclarar que hasta no implica un cambio posterior de estado, entre estos tenemos:

 

Mateo 28:20 he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta (jéos) el fin del mundo.

 

¿Significa este pasaje que Jesús no estará con nosotros después del fin del mundo? No, el pasaje no dice eso, solo está haciendo especial énfasis en que no nos abandonará hasta el fin del mundo.

Aquí tenemos otro ejemplo:

 

1 Timoteo 6:14 que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta (jéos) la aparición de nuestro Señor Jesucristo.

 

¿Significa este texto que no guardaremos los mandamientos después de la segunda venida de Jesús? No, el texto no dice eso, solo está haciendo especial énfasis en que seremos obedientes hasta la venida del Señor Jesús.

Entonces, ¿qué significa la expresión “porque preciso es que él (Jesucristo) reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies?

Si lee bien ese pasaje en él no se dice por ninguna parte que Cristo dejará de reinar. Lo que dice el texto es que es necesario que Cristo reine hasta (jéos) que haya puesto a todos sus enemigos por estrado de sus pies, es decir, cuando todos sus enemigos estén vencidos, entonces Cristo entregará el reino a Dios el Padre, es decir, entregará el GOBIERNO O REINADO SUPREMO AL DIOS SUPREMO, EL PADRE, pero el texto no dice que Jesús dejará de reinar, pues si así fuera, entonces el ángel habría mentido cuando dijo que su reinado JAMÁS TENDRÁ FIN (Luc.1:33), y asimismo el pasaje del Apocalipsis no hablaría del trono de Dios y de Cristo en la Nueva Jerusalén después del Milenio. Simplemente Jesús, al final del Milenio, entregará el gobierno o reinado supremo al Padre, ¡¡pero el pasaje no dice por ninguna parte que Jesús abdicará del trono dejando de reinar!!

El hecho de que Cristo reine HASTA que ponga a todos sus enemigos debajo de sus pies eso no significa de ninguna manera que él dejará de reinar después. Decir que Jesús abdicará del trono y dejará de reinar es una de las mayores mentiras del diablo que se puedan enseñar, y por desgracia esa espantosa mentira ha sido creída por los modernos arrianos que niegan que Jesucristo sea eterno, y obviamente niegan que Jesús sea el mismísimo Señor IEVE de los ejércitos, el cual se hizo hombre y habitó entre nosotros, y que volverá a la tierra para heredar el trono de David su antepasado, y su reinado jamás tendrá fin.

 

12

RESPUESTA A UN HEREJE ARRIANO LLAMADO

ALEXANDER GELL

 

En este capítulo voy a responder a un escrito que un hereje arriano llamado Alexander Gell ha escrito en esta dirección:

http://manualbiblicodoctrinaldealexandergell.blogspot.com.es/2018/01/por-que-no-somos-arrianos-muy-sencillo.html?m=1

 

1- En el escrito horroroso y anticristiano que ese ignorante arriano ha escrito ya comienza mintiendo y calumniando, diciendo que nosotros, los cristianos bíblicos, somos una secta destructiva de "titianos". Esta pobre criatura necia y embustera es obvio que no tiene ni idea de lo que es una secta destructiva. Si este individuo nos acusa de que somos una secta destructiva ¡¡que lo demuestre!!, obviamente jamás lo podrá demostrar porque es un pobre embustero, ignorante y necio que vive solo para la calumnia y la mentira.

Nosotros somos simplemente un grupo de cristianos biblicos que enseñamos la verdadera doctrina, y desenmascaramos la espantosa herejía arriana y anticristiana introducida por un judío apostata e ignorante supino llamado Arrio en el siglo 4, herejía anticristiana en la cual ha caído este pobre ignorante y embustero llamado Alexander Gell, además de otros necios e ignorantes como él.

 

2- Seguidamente el embustero Gell afirma que él no es un arriano. Por supuesto que lo es, pero como es un embustero patológico pues lo tiene que negar. Arrio negaba la eternidad del Verbo de Dios, Jesucristo, ¡¡y el embustero Gell también lo niega!!, por lo tanto, es un hereje arriano completo.

 

3- Seguidamente este pobre necio y mentiroso llamado Gell dice en esa porquería de escrito suyo que Jesucristo fue engendrado por Dios en el cielo antes de la creación de los cielos y de la tierra. Eso que dice ese sujeto es mentira. No existe ni un solo pasaje en la Biblia donde se diga que Dios engendró a Jesús en el cielo antes de la creación de los cielos y de la tierra.

La Biblia es clarísima en este asunto del engendramiento de Cristo. El Nuevo Testamento dice bien claro que Dios engendró a su Hijo EN EL VIENTRE DE MARIA. Y luego el Padre volvió a engendrarlo, es decir, a DARLE LA VIDA, cuando le resucitó al tercer día. Vamos a verlo:

 

Mat 1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

 

Ese pasaje lo dice bien claro. Dios lo engendró a Jesús en el vientre de María, por medio de su espíritu o poder. Esa doctrina de que Dios lo engendró en el cielo es una burda mentira anticristiana.

Y ahora leamos este de Hebreos:

 

Heb 1:5 Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás:

 Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

Heb 1:6 Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:

póstrense con reverencia ante él todos los ángeles de Dios.

 

El pasaje es bien claro. Dios engendró a su Hijo CUANDO LO INTRODUJO EN EL MUNDO, ¡¡no antes de crear el mundo!!., Y Dios introdujo a su Hijo en el mundo cuando lo engendró en el vientre de María.

Y ahora observe lo que dice ese pasaje tan importante. Dice que el Dios supremo, el Padre, PASARÍA A SER EL PADRE DE CRISTO CUANDO LO INTRODUJERA EN EL MUNDO, y es entonces cuando Jesús pasaría a ser el HIJO engendrado de Dios. Es decir, el Dios supremo se convertiría en el Padre de Cristo cuando lo engendrara (le diera la vida) en el vientre de María. Por eso es que el pasaje está en tiempo FUTURO: "yo SERÉ a él Padre, y él ME SERÁ a mi Hijo", indicando así de forma clara e irrefutable que Cristo no fue eternamente Hijo de Dios, sino que él pasaría a ser Hijo engendrado de Dios en el momento de introducirlo en el mundo, pero ¡¡antes de venir al mundo Jesús era sencillamente OTRO DIOS ETERNO!!, el cual desde siempre estuvo juntamente con el Dios supremo, el Padre, era su compañero coeterno con él (Jn.1:1, 17:5).

Por eso observe que en Juan 1:1 no se dice: "en el principio era el HIJO, y el Hijo estaba con el PADRE". Lo que dice ese pasaje de Juan es que en el principio era EL VERBO, y el Verbo estaba con EL DIOS, y el Verbo era Dios", es decir, el pasaje sencillamente está diciendo que en el principio ya existía este Dios eterno, llamado el Verbo, y este Dios estaba juntamente con el Dios supremo, PERO TODAVIA AMBOS DIOSES NO ERAN PADRE E HIJO, ya que ellos, repito, se convirtieron en Padre e Hijo CUANDO DIOS LO ENGENDRÓ EN EL VIENTRE DE MARIA INTRODUCIÉNDOLE EN EL MUNDO, tal como dice ese pasaje de Hebreos 1.

Por lo tanto, la Biblia nunca dice que el Hijo sea eterno, lo que enseña es que JESUCRISTO, EL VERBO, ES ETERNO, tal como he demostrado en este libro.

El Dios Padre volvió a dar la vida a Jesús, es decir, le engendró, cuando le resucitó de los muertos:

 

Hch 13:33 la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.

 

Por lo tanto, Jesús tuvo dos engendramientos: el primero cuando Dios lo engendró en el vientre de María introduciéndole así en el mundo, y el segundo cuando Dios le dio la vida en la resurrección, ¡¡pero JAMÁS DICE LA BIBLIA QUE DIOS LE ENGENDRARA EN LOS CIELOS ANTES DE TODOS LOS SIGLOS. Esta espantosa herejía fue introducida por los católicos apostatas en el siglo 4, cuando fue redactado el llamado Credo "Niceno Constantinopolitano", en el año 381, en el cual se dice que Cristo fue engendrado antes de todos los siglos, lo cual es una gran mentira anticristiana. Vamos a leerlo en una de las cláusulas de ese credo católico falsificado:

 

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido (engendrado) del Padre antes de todos los siglos.

 

Ya he demostrado que eso es mentira. No existe ni un solo pasaje en la Biblia donde se diga que Dios engendrara a su Hijo antes de todos los siglos, sino que lo engendró en el vientre de María y luego también en su resurrección, es entonces cuando Dios volvió a darle la vida, pues eso es lo que significa engendrar, dar la vida.

Por consiguiente, ¡¡el hereje y embustero Alexander Gell ha tomado esa doctrina diabólica del engendramiento de Jesús en el cielo DE UN CREDO FALSO CATÓLICO ROMANO!!, en lugar de tomar esa doctrina de la Biblia. En realidad el hereje Gell es un apostata católico romano y además arriano, al enseñar esa doctrina diabólica de que Dios engendró a su Hijo en el cielo antes de todos los siglos, indicando así el hereje Gell que Cristo NO es eterno, porque si Dios le dio la vida (engendró) antes de todos los siglos, ¡¡significa que antes no la tenía!!, y por lo tanto, no existía.

El Credo Niceno-Constantinopolitano es sencillamente un CREDO SATÁNICO, donde se mezclan cosas verdaderas y cosas falsas, y así es como engaña Satanás al mundo, mezclando la verdad con la mentira.

Resulta que hay un Credo mucho más antiguo que el Credo Niceno-Constantinopolitano, y es el llamado CREDO DE LOS APÓSTOLES, o SÍMBOLO DE LOS APÓSTOLES, que apareció en el siglo 2, y dicho Credo sencillo y breve sí que es totalmente bíblico.

Pues bien, veamos lo que dice dicho Credo de los Apóstoles:

 

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que concebido por obra y gracia del Espíritu Santo;

nació de Santa María Virgen;

padeció bajo el poder de Poncio Pilatos;

fue crucificado, muerto y sepultado;

descendió a los infiernos;

al tercer día resucitó de entre los muertos;

subió a los cielos;

y está a la diestra de Dios Padre, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable.

Amén.

http://enciclopedia.us.es/index.php/S%C3%ADmbolo_de_los_Ap%C3%B3stoles

 

Como podemos ver, en dicho Credo de los Apóstoles, que es mucho mas antiguo que el Credo Niceno-Constantinopolitano, NO SE DICE POR NINGUNA PARTE QUE DIOS ENGENDRARA A SU HIJO EN EL CIELO ANTES DE TODOS LOS SIGLOS. Esa patraña satánica jamás la creyeron ni enseñaron los verdaderos cristianos de los dos primeros siglos. Lo que dice el Credo de los Apóstoles es que Jesús nació de María la virgen, es decir, Dios lo engendró en el vientre de María, tal como dice el Evangelio.

Por consiguiente, ese embustero y apostata ignorante llamado Alexander Gell rechaza lo que dice la Biblia y prefiere creer EN UN CREDO CATÓLICO FALSIFICADO, como es el Credo Niceno-Constantinopolitano.

Lo que dice el verdadero Credo, el de los Apóstoles, es sencillamente que Jesús es el Hijo unigénito de Dios y EL SEÑOR, es decir, IEVE DE LOS EJÉRCITOS, ya que cuando los apóstoles llamaron a Jesús EL SEÑOR, se estaban refiriendo al Señor IEVE de los ejércitos, tal como enseñó el apóstol Pablo en Romanos 10:9-10, donde dijo que todo el que invoque el nombre del SEÑOR será salvo, refiriéndose al Señor Jesús, ¡¡pero Pablo estaba citando Joel 2, donde se dice que todo el que invoque el nombre de IEVE será salvo!!, demostrando así que Jesús es el mismo IEVE.

Por lo tanto, el verdadero Credo lo que enseña es que Jesús es IEVE de los ejércitos, es decir, un Dios ETERNO, ya que IEVE jamás tuvo principio y jamás tendrá fin, y este Dios fue engendrado por el Padre en el vientre de María, ¡¡no engendrado en el cielo, como enseña falsamente la gran ramera de Roma y el hereje arriano Alexander Gell!!

El judío hereje Arrio lo que hizo sencillamente es ir aun mucho más allá en la herejía y el error, al enseñar que Cristo fue creado por Dios en el cielo, y que Jesús no es el Señor IEVE de los ejércitos, sino simplemente una criatura de Dios.

El hereje Gell es, por tanto también un arriano, ya que este pobre arrogante e ignorante bíblico enseña que Dios ENGENDRÓ a Jesús en el cielo, es decir, LE DIO LA VIDA en el cielo, y entonces Jesús comenzó a existir y a vivir, ya que si yo doy vida a alguien ES PORQUE ANTES NO LA TENIA. El hereje y calumniador Alexander Gell es un descomunal embustero, ya que él dice que Dios jamás creó a Cristo, ¡¡pero al mismo tiempo él dice que Dios le dio la vida a Cristo en el cielo!!, lo cual es el colmo de la contradicción, ya que si Dios le dio la vida a Cristo es porque antes no la tenía, es decir, no existía.

El hereje católico-arriano Gell lo que enseña es que Cristo no es eterno, ya que según él hubo un tiempo cuando el Verbo de Dios, Cristo, no existía, y por lo tanto, en realidad ese hereje católico-arriano ENSEÑA LO MISMO QUE EL JUDÍO APOSTATA Y ANTICRISTIANO ARRIO, el cual decía que el Señor Jesucristo no es eterno.

Y respecto a ese argumento arriano-satánico de que Dios creó a su Hijo porque un hijo no puede tener la misma edad que su padre, ya demostré más arriba que es un argumento falso y diabólico, ya que el Dios supremo, el Padre, pasó a ser el Padre de Jesucristo cuando lo engendró en el vientre de María, y Jesús pasó a ser el Hijo engendrado de Dios, o Hijo unigénito, cuando Dios lo engendró en María, tal como dice bien claro ese pasaje de Hebreos 1.

Estos herejes arrianos, como el Gell, podrán decir el argumento de que en Proverbios ya se habla del Hijo de IEVE (Prov.30:4), y que dicho Hijo de Dios ya existía en el cielo antes de venir a la tierra. Pues claro, ¡¡también a los ángeles se les llama “hijos de Dios”!!(Job.1:6, 2:1), sin embargo, esos ángeles de Dios no fueron engendrados por Dios en ningún vientre humano. Esos ángeles son hijos de Dios, es decir, dioses, porque son eso, MENSAJEROS poderosos y celestiales de Dios, sin embargo, el Señor Jesucristo es el principal Mensajero celestial de Dios, él es un Dios llamado IEVE DE LOS EJÉRCITOS, porque el nombre de IEVE está en él (Ex.33:20-23). Esta es sencillamente la razón por la cual a Cristo se le llama HIJO de Dios en ese pasaje de Proverbios 30:4, porque él es un Dios poderoso, el principal ángel o Mensajero de Dios, y cuando llegó el momento este Hijo de Dios se convirtió en el Hijo ENGENDRADO de Dios cuando vino al mundo, haciéndose carne en el vientre de María. Pero enseñar que ya Dios lo engendró en el cielo antes de todos los siglos es una de las mayores mentiras satánicas y antibiblicas que se puedan enseñar.

El hereje católico-arriano Alexander Gell sencillamente ha tomado esa mentira del diablo de un Credo católico falsificado y antibiblico como es el Credo Niceno-Constantinopolitano, redactado por una pandilla de eclesiásticos analfabetos bíblicos católicos en el año 325.

Pero sigo respondiendo a lo que ha dicho el hereje Gell en esa porquería de escrito antibiblico que ha hecho.

 

4- El hereje y embustero católico-arriano Alexander Gell dice que Jesús nunca fue el COMPAÑERO COETERNO con el Dios Padre. Eso que dice este pobre sujeto ignorante es una espantosa mentira, ya que en Juan 1:1 y 17:5 se dice bien claro que el Verbo, que es Jesucristo, YA ESTABA CON DIOS antes de que los cielos y la tierra fueran creados, es decir, ¡¡ERA EL COMPAÑERO ETERNO DE DIOS!!, siempre estuvo con el Dios supremo, siempre fueron dos dioses eternos, pero obviamente siendo el Padre el Dios supremo (Ap.3:12), en el sentido de AUTORIDAD, ya que el Padre es la CABEZA o jefe de Cristo. Por lo tanto, por supuesto que Jesucristo siempre fue el compañero coeterno con el Padre, porque sencillamente ESTABA CON ÉL, y si estaba con él entonces era su compañero. Realmente es increíble hasta que grado de demencia y falsedad puede caer una persona ignorante y arrogante como el hereje católico-arriano Alexander Gell.

 

5- Después este pobre hereje ignorante y embustero de Gell dice que nosotros los cristianos bíblicos que creemos en la eternidad del Verbo no estamos creyendo que Dios el Padre sea todopoderoso, porque nosotros decimos que él siempre ha estado en su trono eterno en el cielo y en su santa morada celestial, y que por tanto, ese trono eterno de Dios y su santa morada celestial en el cielo jamás fueron creados. Pero este pobre necio y analfabeto bíblico no se da cuenta que lo que dice la Biblia es que en el principio Dios creó LOS CIELOS y la tierra (Gen.1:1), y que cuando la Biblia habla de esos cielos siempre se refriere al COSMOS, al Universo, donde se encuentran las galaxias y los planetas, así como las legiones angelicales que viven en esos cielos, todo lo cual creó Dios. Esos cielos, y lo que hay en la tierra, lo creó Dios, ¡¡pero su trono eterno en el cielo es eso, eterno!!, así como su morada celestial, por eso es que la Biblia jamás dice que Dios creara su trono en el cielo, porque sencillamente su reino es ETERNO, y por tanto, su trono celestial también es eterno, tal como dice la Biblia, y que ya demostré en este libro. A Dios sencillamente le plació crear lo que le dio la gana crear, que fueron los cielos y la tierra, pero no su trono en el cielo ni su templo celestial.

 

6- En esa basura satánica que ha escrito ese hereje católico-arriano llamado Gell dice lo siguiente:

nosotros en cambio, repito, apoyamos el credo de Nicea, ya que es totalmente bíblico

 

Lo que dice este pobre sujeto ignorante que apenas sabe escribir, y que solo sabe plagiar escritos y libros míos, es una total mentira, ya que en el Credo Niceno hay una mezcla de verdad y de mentira. Por ejemplo, cuando en el Credo Niceno-Constantinopolitano se dice que Dios engendró a Cristo en el cielo antes de todos los siglos, es una burda mentira, pues ya he demostrado más arriba que eso jamás lo enseña la Biblia, pues en ella se dice bien claro que Dios lo engendró en el vientre de María, por medio de su poder (Mt.1:20), y después Dios volvió a engendrarle, es decir, a darle la vida, en la resurrección (Hch.13), ¡¡pero jamás dice la Biblia que Dios lo engendrara en el cielo antes de todos los siglos!!.

En otra sección de dicho Credo apostata de Nicea se dice también que el espíritu santo es el Señor, y que él recibe la misma adoración y gloria que se da al Padre y el Hijo. Eso es mentira y anticristiano, ya que el espíritu santo es el poder de Dios, y jamás se le adora ni glorifica en la Biblia. Por lo tanto, este pobre sujeto ignorante miente como un vulgar hijo del diablo cuando dice que el Credo Niceno es totalmente bíblico. En realidad Alexander Gell es un hereje CATÓLICO APOSTATA, y además arriano, ya que enseña lo mismo que se inventó el clero apostata romano cuando redactó el Credo Niceno-Constantinopolitano, y es un arriano por la sencilla razón de que él enseña que Cristo no existía, es decir, no vivía, antes de que Dios lo engendrara en el cielo, pues recuerde que ENGENDRAR SIGNIFICA DAR LA VIDA.

 

7- Seguidamente este pobre mentiroso, hereje, arrogante e ignorante llamado Gell dice lo siguiente:

 

El verbo (Jesucristo) habitaba junto a su padre antes de venir a la tierra transformado en hombre, no porque fuera una persona co-eterna con el padre, sino porque fué el primer hijo, (primer ser), al cual Dios le concedió la existencia, convirtiéndose de este modo en el hijo unigénito-primogénito del padre, tal y como se lee en proverbio 8: 22-36;

 

Ahí lo tienen bien claro. La locura de este pobre sujeto y su ignorancia supina es escandalosa. ¡¡El dice una y otra vez que él no enseña que Cristo fue creado por Dios, y que él no es arriano!!, pero dice bien claro que ¡¡DIOS LE DIO LA EXISTENCIA A CRISTO EN EL CIELO!!, y si le dio la existencia es porque lo creó, pues si yo estoy dando la existencia a alguien, estoy dando la vida a ese alguien, es decir, ¡¡significa que lo estoy creando!!, pues antes no tenia vida. ¿Queda clarito?

Desde luego hay que tener poco cerebro y una total ignorancia para decir semejante majadería contradictoria. Usted, Gell, tiene la mente entenebrecida y atrofiada por el diablo, usted enseña una cosa, y al rato enseña todo lo contrario, y eso que usted enseña es absolutamente antibiblico y falso, como le estoy demostrando en este libro.

Y respecto al pasaje que usted cita, Proverbios 8, en todo ese texto no se habla para nada de Jesucristo, eso es un burdo invento de los apostatas y herejes católicos del siglo 4, y que usted ha copiado de ellos. En el capítulo 3 de este libro ya hice una sana exégesis de ese pasaje, la cual pulveriza toda esa patraña que enseñan ustedes los católicos-arrianos.

 

8- Después el arriano Gell cita el pasaje de Juan 5:26, vamos a leerlo:

 

Jua 5:26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

 

El argumento que el hereje judío Arrio esgrimía es que como ese pasaje dice que Dios el Padre le dio a Jesús el tener vida en sí mismo, entonces significa que hubo un momento en que Cristo no tenía vida, y por tanto, no existía, sino que fue creado por Dios en el cielo. Este mismo argumento falso lo dan hoy en día aquellos que niegan la eternidad de Jesucristo, sin embargo, ese argumento falso se derrumba de la forma más sencilla. Ponga mucha atención:

El Evangelio dice que Dios el Padre, por medio de su espíritu o poder, ENGENDRÓ a su Hijo en el vientre de María, o dicho en otras palabras EL DIOS PADRE LE DIO LA VIDA A JESÚS CUANDO LE ENGENDRÓ EN EL VIENTRE DE MARIA, naciendo como hombre, es entonces cuando Jesús se convirtió en el Hijo ENGENDRADO de Dios, o lo que es lo mismo, en el Hijo UNIGÉNITO de Dios (Jn.3:16), palabra que significa "único engendrado", ya que Jesús fue al único al cual el Padre engendró con su poder en el vientre de una mujer, Maria. Leamos estos pasajes:

 

Mat 1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

 

El pasaje es bien claro. Dios el Padre engendró a su Hijo en el vientre de María, es decir, LE DIO LA VIDA en el vientre de María, por eso es que Jesús dijo que el Padre le dio tener vida en sí mismo, ¡¡porque esa vida se la dio cuando le engendró en el vientre de María!!, ¡¡no cuando él vivía en el cielo antes de venir a la tierra!!.

El pasaje de Juan 5:26 no dice por ninguna parte que Dios creó a Jesús antes de hacerse hombre, lo que Jesús dijo sencillamente es que el Padre le dio el tener vida en sí mismo, ¡¡y esa vida humana el Padre se la dio cuando lo envió al mundo engendrándolo en el vientre de Maria!!.

Mire hereje y mentiroso Gell, si el Verbo de Dios, Jesucristo, hubiera sido el primer ser creado por Dios en el cielo, o el primer ser engendrado por Dios en el cielo, como usted enseña, entonces Juan 1:1 diría esto:

“En el principio Dios CREÓ el Verbo”, o diría esto: “En el principio Dios ENGENDRÓ el Verbo”, sin embargo, lo que dijo el apóstol Juan es algo totalmente diferente, ya que él dijo que en el principio YA EXISTIA EL VERBO (Jn.1:1), y este Verbo es el Verbo DE VIDA, él es la vida eterna, como dijo Juan en 1Juan 1:1-2, y si el Verbo de vida, que es Jesucristo, ya existía con el Padre antes de que todo fuera creado, ¡¡entonces él no forma parte de lo creado por Dios!!, él es eterno, la Palabra de Dios es eterna, porque esta Palabra de Dios siempre ha estado con el Padre, ambos son dos dioses eternos, los cuales siempre fueron compañeros en el cielo, y que un día Dios lo envió a la tierra y lo engendró como Hijo humano en el seno de María, esto es lo que realmente enseña la Biblia, el problema es que usted es un necio que no cree en la Biblia, sino que prefiere creer en un Credo apostata CATÓLICO inventado por una pandilla de ignorantes jerarcas paposos, así como usted cree también en un judío necio también como usted llamado Arrio, el cual se inventó esa patraña diabólica de que el Verbo de Dios no es eterno, sino que lo creó Dios en el cielo.

 

9- Después ha dicho usted en su patético y ridículo escrito que no hay un solo pasaje en la Biblia donde se diga que el Verbo de Dios sea eterno o coeterno con el Padre. El argumento suyo es ridículo, satánico y falso en extremo, ya que ¡¡tampoco hay un solo pasaje en la Biblia donde se diga que Dios creó el Verbo, o que Dios engendró el Verbo en el cielo!!.

El Verbo de Dios es eterno, por la sencilla razón de que él ya existía antes de que Dios creara los cielos y la tierra, por lo tanto, EL NO FORMA PARTE DE LA CREACIÓN, y al no ser una criatura, entonces es eterno.

Pero no solo eso, en este librito ya le he demostrado que este Verbo de Dios, que es Jesucristo, ¡¡ES EL SEÑOR DIOS IEVE DE LOS EJÉRCITOS!!, y la Biblia enseña bien claro que IEVE ES ETERNO, él jamás fue creado, no tiene principio ni fin, porque él es el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, título divino que según el Apocalipsis le pertenece a Jesucristo, pero claro, usted está mentalmente tan cegado y atrofiado por Satanás, que cree que este Dios de Israel, IEVE de los ejércitos, es un Dios que Dios creó, y que tuvo principio… ¡¡hasta ese grado de apostasía y demencia ha caído usted y los demás embusteros arrianos como usted!!

 

10- Después ha citado usted el pasaje de Juan 6:57, que dice lo siguiente:

 

Jua 6:57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.

 

El argumento que el hereje Arrio daba era falso en extremo. El decía que como ese pasaje dice que Jesús vivía por el Padre, significa que entonces el Padre un día lo creó en el cielo, y que por tanto, Jesús no es eterno. Este mismo argumento falso lo dan hoy en día aquellos que niegan la eternidad de Jesucristo. Sin embargo, veamos cual es la correcta explicación de ese pasaje.

¿Por qué Jesús dijo que él vivía por el Padre?, pues sencillo, esto ya lo he explicado: PORQUE FUE EL PADRE QUIEN LE DIO LA VIDA HUMANA A JESÚS CUANDO ÉL LO ENGENDRÓ EN EL VIENTRE DE MARIA. Esa vida humana de Jesucristo Dios se la dio cuando el Padre le introdujo en el mundo, pero esto de ninguna manera significa que Dios creara a Jesucristo en el cielo antes de la creación de los cielos y de la tierra.

Ya he demostrado de forma clara e irrefutable que Jesucristo ya existía en el cielo antes de nacer, y que él estuvo con el Padre desde antes de la fundación del mundo (Jn.17:5), es decir, antes de que Dios creara los cielos y la tierra Jesucristo ya existía y estaba con Dios, ¡¡Cristo no forma parte de la creación!!, sino que él fue quien dio inicio a la creación, ya que todas las cosas fueron creadas por medio de Jesucristo.

Ahí lo tiene bien claro hereje mentiroso Gell, Jesús dijo que él vivía por el Padre por la sencilla razón de que Dios le dio la vida, lo engendró en el vientre de María, tal como dice el Evangelio. Esa vida humana que Jesús tenía en la tierra se la dio el Padre, ¡¡pero el pasaje no dice por ninguna parte que Dios le diera la vida o lo engendrara EN EL CIELO antes de todos los siglos!!, como usted enseña falsamente.

Por cierto, usted miente descaradamente cuando cita ese pasaje de Hebreos 1:3 para enseñar esa patraña perversa de que Dios engendró a su Hijo en el cielo antes de todos los siglos. Lo que dice ese pasaje es sencillamente que Cristo es el resplandor de la gloria del Padre, y la imagen misma de su sustancia, pero en ninguna parte dice que le dio la vida en el cielo. Usted es un vulgar analfabeto y farsante en todo el sentido de la palabra, pues no sabe ni leer, y lo que lee en la Biblia lo entiende al revés o lo pervierte para su propia perdición.

Luego cita usted el pasaje de 1Timoteo 6:13 para enseñar la misma patraña de que Dios le dio la vida en el cielo a Jesús antes de todos los siglos. Usted es un mentiroso. Ese pasaje no dice eso por ninguna parte, lo único que dice es que Dios el Padre da vida a todas las cosas, ¡¡pero ahí no se dice que él diera la vida a Cristo en el cielo!!. El Padre se la dio en la tierra, cuando lo engendró en el vientre de María, y se la dio de nuevo en la resurrección, así lo enseña bien claro la Biblia, pero jamás de los jamases dice la Biblia que Dios le diera la vida (engendrara) a Jesucristo en el cielo antes de la creación, esta burda mentira del diablo, se lo repito, LA INVENTARON LOS CATOLICOS APOSTATAS DEL SIGLO 4, los cuales redactaron esa basura de Credo mentiroso llamado el Credo Niceno-Constantinopolitano, y esa mentira católica y ese Credo católico y apostata es lo que usted también enseña en la basura de escritos que hace y que hace pasar por “estudios bíblicos” y que no son más que pura basura antibiblica.

Es increíble que alguien que dice creer en la Biblia pueda enseñar esa monstruosidad satánica de que el Señor Dios de Israel, IEVE DE LOS EJÉRCITOS, y que es Jesucristo, no es eterno, sino que es un Dios creado por el Padre. Solo un descomunal hereje y embustero como usted, además de emisario del diablo, puede enseñar esa espantosa doctrina de demonios de la no eternidad de IEVE de los ejércitos.

Y ya para remate, usted cita a un llamado “padre de la Iglesia”, llamado Justino Mártir, del siglo 3, para intentar basar esa doctrina satánica y falsa de que Dios engendró a Cristo en el cielo antes de todos los siglos, es decir, ¡¡en lugar de ir usted a la Biblia para ver si esa doctrina es verdadera, se va usted a un hereje y analfabeto bíblico que enseñó esa patraña!!, y luego otros herejes como él se la copiaron al hereje Justino.

Esa mentira del diablo enseñada por ese tal Justino y después por otros que se la copiaron a él es la que después en el siglo 4 se impuso en la iglesia católica y apostata, quedando reflejada en el Credo Niceno-Constantinopolitano.

Por supuesto que Jesús es el Hijo engendrado por Dios, porque Dios lo engendró EN EL VIENTRE DE MARIA por medio de su espíritu, tal como dice el Evangelio, ¡¡no lo engendró en el cielo antes de todos los siglos!!, como enseñaron falsamente esos falsos padres de la iglesia arrianos, a los cuales usted copia o plagia.

Cristo antes de venir a la tierra estaba en el cielo con el Padre, él era sencillamente el Verbo de Dios, el segundo Dios, coeterno con el Padre, pues siempre estuvo con él en el cielo (Jn.1:1, 17:5). Él era el mismísimo IEVE de los ejércitos, el cual se aparecía a los seres humanos, y usted lo sabe perfectamente, ya que al Padre nadie le vio jamás (Jn1:18), pero a este Señor IEVE sí que le vieron, Y ESTE SEÑOR IEVE DE LOS EJERCITOS ES ETERNO, NO FUE CREADO JAMÁS POR EL DIOS PADRE.

La doctrina católica y arriana suya es una espantosa mentira del diablo, pues está enseñando que el Dios de Israel, IEVE, tuvo principio, fue creado por Dios, y esta es una de las mayores blasfemias que los hijos del diablo puedan proferir.

La doctrina de los dos dioses coeternos, que son el Padre y el Hijo, es la enseñanza bíblica irrefutable, ya se lo he demostrado en este libro. Ambos dioses siempre han existido juntos en el cielo, hasta que un día el Dios supremo, el Padre, envió al segundo Dios a la tierra engendrándolo en el vientre de María, y pasando así a ser el Hijo engendrado o unigénito de Dios (Jn.3:16), esta es la verdadera teología bíblica que usted rechaza, y que algunos falsos padres de la Iglesia católicos de los siglos 3 y 4 también rechazaron, al inventarse esa patraña del diablo de que Dios lo engendró en el cielo antes de todos los siglos, y por eso es que luego, en el llamado Credo de Atanasio, se intentó corregir ese descomunal error, resaltando la verdad bíblica de que el Verbo de Dios, Jesucristo, fue increado y coeterno con el Padre, tal como realmente enseña la Biblia y como he explicado y demostrado en este libro. El problema de ese llamado “Credo de Atanasio” es que intentando solucionar un error, cometieron otro mayor, al inventarse esa patraña antibiblica de que el Padre, el Hijo y el espíritu santo son un solo Dios, naciendo así la doctrina diabólica del trinitarismo, que luego se impuso en la iglesia católica romana y apostata.

 

13

PARA SALVARSE HAY QUE CREER QUE JESÚS ES EL HIJO DIVINO Y ETERNO DE DIOS

 

Si usted desea ser salvo y tener la vida eterna en este capítulo va a conocer lo que ha de creer para alcanzar esa salvación eterna. Ponga mucha atención a lo que voy a explicar en este capítulo porque en él conocerá toda la verdad que ha de conocer para tener la vida eterna en el futuro Reino de Dios.

Para ser salvo y heredar el futuro Reino de Dios usted ha de creer en LOS DOS DIOSES ETERNOS, que son el Padre y el Hijo. ¡¡Si usted no cree en esto jamás podrá salvarse!!, por muy "cristiano" que diga ser, como demostraré de forma clara e irrefutable en este capítulo 13.

Vamos a ir por partes y de forma ordenada:

 

1- Jesús dijo que su Iglesia está edificada sobre la Roca, que es él mismo, es decir, sobre la gran verdad de que él es EL MESIAS Y EL HIJO DE DIOS:

 

Mat 16:15 Les dijo: —Pero vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Mat 16:16 Respondió Simón Pedro y dijo: —¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!

Mat 16:17 Entonces Jesús respondió y le dijo: —Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Mat 16:18 Mas yo también te digo que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

 

Confesar que Jesús es el Mesías de Israel y el Hijo de Dios es, por tanto, el fundamento de la Iglesia de Cristo. Sin confesar con nuestra boca esta sublime verdad es totalmente IMPOSIBLE salvarse.

 

2- Pero sigamos leyendo:

 

Jua 3:18 El que cree en él no es condenado; pero el que rehúsa creer ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

 

Jua 20:31 Pero estas cosas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

 

Más claro no puede ser.

Los que rehúsan creer en EL NOMBRE del Hijo de Dios ya han sido condenados.

Y en Juan 20:31 el apóstol Juan dijo que para ser salvos tenemos que creer que Jesús es el verdadero Mesías de Israel, el Cristo, y además EL HIJO DE DIOS, el cual nos dará la vida eterna EN SU NOMBRE.

Ahora bien, ¿y cual es el Nombre del Hijo de Dios?

El Nombre del Hijo de Dios es EL NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE: IEVE, ¡¡es exactamente el mismo Nombre del Dios supremo, el Padre, el cual también lo tiene el Hijo!!, ya que ese Nombre del Padre, IEVE. está también en este Hijo divino y celestial, ambos dioses eternos se llaman igual:

 

Éxo 23:20 He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

Éxo 23:21 Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.

 

Ahí lo tiene bien claro. Este segundo Dios es el ÁNGEL o mensajero especial del Dios supremo, el Padre, y este Mensajero divino o Hijo de Dios se llama igualito que el Padre celestial: IEVE.

La Biblia es clara en esta enseñanza de los dos dioses llamados IEVE, y que son EL PADRE Y EL HIJO, por eso es que en Proverbios 30 leemos estas impresionantes palabras:

 

Pro 30:4 ¿Quién subió al cielo, y descendió?

¿Quién encerró los vientos en sus puños?

¿Quién ató las aguas en un paño?

¿Quién afirmó todos los términos de la tierra?

¿Cuál es su nombre, y el nombre de su Hijo, si sabes?

 

Observe que ese pasaje está mencionando al Dios supremo, el Padre, y dice bien claro que este Padre supremo tiene un Hijo, pero no solo eso, el texto dice bien claro que este Dios Padre tiene un Nombre, Y ES EL MISMO NOMBRE QUE TIENE EL HIJO, es decir, los dos dioses se llaman igual, ¡¡el Nombre del Padre es también el Nombre del Hijo!!, por eso es que dice "su nombre y el nombre de su Hijo", porque ambos tienen el mismo nombre. El texto no dice "los nombres de él y de su Hijo", sino EL NOMBRE de él y de su Hijo, indicando así de forma clara e irrefutable que estos dos dioses eternos tienen el mismo y único nombre, y ese Nombre sobre todo nombre es IEVE, como leemos acá:

 

Éxo 3:14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

Éxo 3:15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: IEVE, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.

 

En ese tremendo pasaje fue Jesucristo, el eterno YO SOY, quien se apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente y habló con él, y dijo bien claro que él se llama IEVE, que ese es su Nombre, y que por ese Nombre será conocido por todos los siglos. Observe atentamente que en el verso 2 a este Señor IEVE que se apareció a Moisés se le llama EL ÁNGEL DE IEVE, ¡¡indicando así ese pasaje la existencia de estos dos dioses eternos, que son el Padre y el Hijo, y ambos dioses se llaman igual, IEVE, el Hijo se llama igual que el Padre, y ambos dioses tienen la misma eternidad, la única diferencia es que el Padre tiene la autoridad sobre el Hijo (Ap.3:12).

Ahora bien, ponga mucha atención: este Dios supremo, el Padre, ES ETERNO, ¡¡y si el Padre es eterno, ENTONCES EL HIJO TAMBIÉN ES ETERNO, JAMÁS FUE CREADO!!, ya que para ser un Padre tiene que tener un Hijo, ¡¡NO SE PUEDE SER PADRE SIN TENER UN HIJO!!, y como el Padre es eterno, entonces el Hijo también es eterno, así de simple.

En Hebreos 1:8-9 se habla del engendramiento del Hijo cuando el Padre lo introdujo en el mundo, y es entonces cuando Jesús, el eterno Hijo de Dios, se convirtió en el Hijo ENGENDRADO por Dios cuando lo introdujo en el mundo, en el vientre de María (Mt.1:20).

Por lo tanto, ¡¡Jesús ya era el Hijo eterno de Dios antes de venir al mundo!!, pero el Hijo ENGENDRADO de Dios fue solamente cuando Dios lo engendró en el vientre de María. Antes de venir al mundo Jesús ya era el Hijo de Dios, Y SIEMPRE FUE EL HIJO ETERNO DE DIOS, porque siempre estuvo con el Padre (Jn.1:1, 17:5). Ambos dioses coeternos, el Padre y el Hijo, siempre han existido y han estado juntos, por eso es que a los dos dioses, al Padre y al Hijo, se les llama igual: IEVE, y además a los dos se les da el título de el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin en el libro del Apocalipsis, indicando así de forma irrefutable que el Padre y el Hijo son dos dioses eternos. ¡¡Quienes rechazan esta verdad bíblica son sencillamente apostatas y embusteros que se condenarán, por negar que Jesús es el Hijo eterno de Dios y el Señor IEVE de los ejércitos!!.

Por eso es que el apóstol Pablo dijo que en EL NOMBRE de Jesucristo se doblará toda rodilla de todos los seres del Universo, y toda lengua confesará que JESÚS ES EL SEÑOR, para gloria del Dios Padre (Filp.2:10-11). Es decir, toda rodilla se doblará ante JESÚS y confesará toda lengua que ÉL ES EL ETERNO SEÑOR IEVE DE LOS EJERCITOS, ya que el apóstol Pablo estaba citando estas tremendas palabras dichas por el propio Señor IEVE:

 

Isa 45:23 Por mí mismo lo he jurado; de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: que delante de mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua.

 

Más claro no puede ser. Ante el eterno Señor IEVE de los ejércitos se doblará toda rodilla y jurará toda lengua, y en Filipenses 2:11 se dice que toda rodilla se doblará ANTE JESÚS, y confesará que él es el Señor, es decir, IEVE.

Por consiguiente, creer en el Nombre de Cristo para salvarse significa sencillamente CREER QUE ÉL ES EL ETERNO IEVE DE LOS EJÉRCITOS, EL HIJO DE DIOS, o dicho en otras palabras, el segundo Dios eterno.

¡¡Los que niegan que Cristo es el Señor IEVE de los ejércitos, y niegan que él es el segundo Dios eterno que siempre ha vivido con el Padre eterno jamás se podrán salvar!!. Por eso es que en el siglo 4 Satanás introdujo en la cristiandad a un judío apostata y embustero llamado Arrio, para sembrar esa doctrina satánica y perversa del arrianismo, negando la eternidad de Jesucristo y negando que él es el Señor IEVE de los ejércitos, y esta gran mentira del diablo se introdujo después de forma camuflada y sibilina en la iglesia católica romana, cuando se inventaron en el siglo 4 esa patraña satánica y estúpida de que Dios engendró o dio la vida a Cristo en el cielo antes de todos los siglos, ¡¡lo cual es prácticamente lo mismo que enseñaba el endemoniado judío Arrio!!, ya que la palabra engendrar significa DAR LA VIDA, es decir, dar la existencia, y hoy en día esa misma mentira diabólica y arriana es la que la iglesia apóstata católica enseña, así como otros muchos herejes arrianos. ¡¡Todos estos falsos cristianos arrianos se condenarán si antes no se arrepienten de esa doctrina de demonios introducida por ese judío anticristiano llamado Arrio en el siglo 4!!

Creer que Jesús es el eterno y divino Hijo de Dios es esencial para la salvación, por eso es que en el bautismo esto es lo que tenemos que confesar con la boca, que Jesús es el HIJO de Dios, ¡¡y este Hijo especial de Dios es divino y eterno!!:

 

Hch 8:36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?

Hch 8:37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Hch 8:38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

 

Observe que Felipe no le dijo al eunuco creyente que él tenía que creer que Dios es trino para poder bautizarse. Tampoco le dijo que para ser salvo tenía que creer que solo existe un Dios, el Padre, lo que le dijo es que tenía que creer EN EL PADRE Y EN EL HIJO, ¡¡y estos dos dioses son eternos!!, esto es lo que hemos de creer y confesar cuando uno se bautiza tal como enseña la Biblia.

Por eso es que la doctrina del anticristo consiste en negar la existencia de estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo:

 

1Jn 2:22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.

1Jn 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.

 

Ahí lo tiene bien claro. El anticristo es todo aquel que niega que Jesús es el verdadero Mesías de Israel, y además niega la existencia de estos dos dioses eternos, el Padre y el Hijo.

Los que niegan que Jesús es el Hijo eterno de Dios NO TIENEN AL PADRE, es decir, son falsos cristianos o emisarios del diablo, pero si confesamos con nuestra boca que Jesús es el HIJO DE DIOS, y además confesamos que él es el Señor, es decir, el eterno Señor IEVE DE LOS EJERCITOS, tal como he demostrado en este libro, entonces tenemos al Padre y al Hijo y podremos salvarnos (Ro.10:9-13).

Pero cuidado, aquellos herejes arrianos que enseñan que Jesús es simplemente un Hijo de Dios CREADO o engendrado por Dios antes de todos los siglos, y por tanto están negando su eternidad y niegan también que él sea IEVE de los ejércitos, entonces ESTÁN NEGANDO AL HIJO, y por tanto ¡¡son anticristos!!, ellos son enemigos de Jesucristo, por la sencilla razón de que ellos niegan que Jesús sea quien dijo ser, es decir, el eterno y mismísimo IEVE de los ejércitos, el eterno YO SOY.

Los verdaderos cristianos que formamos parte de la verdadera Iglesia de Cristo somos los que creemos en estos dos dioses eternos, que son el Padre y el Hijo, y creemos que ambos dioses tienen el mismo nombre: IEVE, ¡¡estos son los verdaderos cristianos que se salvarán y recibirán la vida eterna!!, los otros falsos y mentirosos, los arrianos, sencillamente se condenarán por apostatas y embusteros.

Recordemos que Jesús enseñó bien claro que la mitad de todos los que dicen llamarse cristianos en el mundo se condenarán, y la otra mitad se salvarán, esto lo vemos en la parábola de las diez vírgenes, donde solo la mitad de ellas se salvaron, así como en esas palabras de Jesús cuando él dijo que en el día de su venida gloriosa dos estarán trabajando en el campo, uno será tomado, y el otro será dejado, es decir, la mitad se salvarán y la otra mitad se condenarán (Mt.24: 39-42). No sea usted de aquellos falsos cristianos arrianos que se condenarán, sino que procure formar parte de ese 50% de verdaderos cristianos que se salvarán, y que a lo largo de la Historia creemos y confesamos a los dos dioses eternos: el Padre y el Hijo.

Fue este segundo IEVE eterno, Jesucristo, quien vivía con el Padre desde antes de la creación del Universo (Jn.17:5), y fue este Señor IEVE, el Verbo, quien después se hizo hombre y habitó entre nosotros, siendo engendrado por el Padre en el vientre de María (Jn.1:14). Esta es la verdadera teología bíblica, la cual fue rechazada en el siglo 4 por el judío hereje y falso cristiano Arrio, y esa misma herejía arriana es la que hoy en día muchos falsos cristianos enseñan.

 

4

LA ADORACIÓN SOLAMENTE AL DIOS SUPREMO, EL PADRE: LA MONOLATRÍA

 

Ya hemos visto en este libro que el unicitarismo, el trinitarismo, y el arrianismo son tres conceptos teológicos absolutamente falsos y anticristianos, que jamás son enseñados en la Biblia. Como ya he demostrado en este libro, la verdadera teología bíblica es el HENOTEÍSMO, y además también la monolatría, es decir, la adoración de un solo Dios, que es el Padre celestial, el Dios supremo, el Creador supremo.

Los herejes unicitarios y los herejes trinitarios adoran a Jesucristo. Los primeros le adoran a Jesús porque ellos dicen que Jesús es el único Dios verdadero, el Padre celestial.

Los herejes trinitarios le adoran porque dicen que Jesús forma parte de un “dios trino”, y para ellos el único Dios verdadero es ese falso dios trino, al cual adoran. Para estos herejes trinitarios ese falso dios trino sería algo así como una especie de monstruo deforme con tres cabezas, un engendro deforme con tres rostros o personalidades, al cual muchos herejes trinitarios, a lo largo de la Historia, han dibujado como una especie de ser monstruoso con tres cabezas o rostros, como vemos en la siguiente ilustración de la izquierda. Ellos enseñan la gran mentira de que ese falso dios trino es el único Dios verdadero, y entonces adoran a ese monstruo de tres cabezas o rostros, por eso es que ellos adoran a Jesús y también al espíritu santo, al cual consideran una tercera persona divina.

Los herejes arrianos no adoran al Señor Jesucristo, porque dicen que él no es el eterno Señor IEVE de los ejércitos, sino solamente una criatura de Dios engendrado o creado en el cielo antes de todos los siglos.

¿Cuál es realmente la enseñanza bíblica sobre este tema de la adoración a Dios?, ¿qué enseñó Jesús sobre la adoración a Dios?, ¿qué enseña el libro del Apocalipsis sobre la adoración a Dios?, esto es lo que veremos en este capítulo.

 

1

¿QUÉ ES LA ADORACIÓN A DIOS?

 

En este capítulo usted va a conocer quien es ese único y verdadero Dios al cual adoran todos los seres celestiales, y al cual nosotros los humanos también hemos de adorar.

La adoración a este Dios único y verdadero es el principal mandamiento de Dios, tal como enseñó el Señor Jesucristo en este pasaje:

 

Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: 36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Amo tu Poderoso con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a quien está cercano a ti semejante a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. (Mt.22:35-40).

 

En la versión de Marcos se añaden más detalles:

 

28 Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? 29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Amo nuestro, el Poderoso, el Amo uno es. 30 Y amarás al Amo tu Poderoso con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31 Y el segundo es semejante: Amarás a quien está cercano a ti semejante a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. (Mr.12:28-31).

 

En esas palabras de Jesús se explica muy claramente lo que es la adoración. Observe atentamente que en ese texto Jesús citó la Shemá hebrea, que encontramos en Deuteronomio 6:4-5, y que dice lo siguiente:

 

Deu 6:4 Oye, Israel: IEVE nuestro Dios, IEVE uno es.

Deu 6:5 Y amarás a IEVE tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

 

Ahora ponga mucha atención. Cuando Jesús dijo esas palabras SOLO ESTABA HABLANDO DE UN DIOS. Jesús no estaba hablando de ningún falso dios trino, ni tampoco se estaba refiriendo a sí mismo, sino que únicamente estaba hablando del Dios único y supremo, el Dios supremo de Israel, el Padre celestial. Si Jesús se hubiera referido a sí mismo en ese pasaje, entonces él habría dicho esto:

 

“Me amarás A MÍ, tu Poderoso, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.

 

Sin embargo, Jesús jamás se incluyó en esas palabras, prueba irrefutable de que ese Dios único no es ningún falso dios trino, ni es Jesús, sino que es solamente el Padre celestial.

Por lo tanto, el primer mandamiento, el más grande de todos, es amar al Padre celestial con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente, y con todas nuestras fuerzas.

Por consiguiente, ya podemos conocer perfectamente lo que es la verdadera adoración a Dios, es sencillamente amar al Dios supremo, el Padre celestial, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente, y con todas nuestras fuerzas. Si usted adora a un falso dios trino, entonces usted no está adorando al Padre en espíritu y en verdad. Si usted ama o adora a Jesús con ese tipo de amor supremo que solo le corresponde al Padre celestial, ¡¡entonces usted no estará adorando a Dios!!, sino que estará practicando la idolatría. Si usted ama o adora a cualquier otro ser humano, sea su esposo, su esposa, su padre, su madre, con ese tipo de amor supremo que solo le corresponde al Padre celestial, entonces usted es un idolatra, y por tanto se condenará si no se arrepiente de esa idolatría.

En el satánico, santurrón y falso sistema iglesiero apóstata, el SIA, se enseña que adorar a Dios es cantar en sus cultos alabanzas, decir cientos de veces “aleluya” y “gloria a Dios”, sin embargo, eso no es adorar a Dios. Adorar a Dios el Padre es, como ya hemos visto, AMARLE con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con toda nuestra alma, y con todas nuestras fuerzas, es decir, se trata de un AMOR SUPREMO, máximo, y luego, obviamente, hay otros amores menores, que es el que damos por ejemplo al Señor Jesucristo, a nuestra esposa o esposo, a nuestros hijos, a nuestros hermanos en la fe, o a nuestros amigos, sin embargo, ese tipo de amor supremo con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, y con todas nuestras fuerzas se ha de dar solamente al Dios supremo, que es el Padre celestial, el Creador supremo de todas las cosas. Dar ese tipo de amor supremo a cualquier otra persona que no sea solamente el Dios Padre es pura idolatría. Esta es la razón por la cual los falsos cristianos que adoran a Jesús, o adoran a un falso dios trino, con ese tipo de amor supremo han caído en la idolatría, y si ellos no se arrepienten de esa idolatría después de haber conocido la verdadera doctrina (tal como usted la está conociendo por medio de este librito) se condenarán irremediablemente en el lago de fuego, tal como dice el Apocalipsis.

 

2

JESUCRISTO JAMÁS HA DE SER ADORADO DE ESA MANERA

 

Como ya he demostrado, la verdadera adoración a Dios consiste en dar al Dios supremo, el Padre celestial, el amor máximo. Esta clase de amor supremo jamás hemos de darla a Jesús ni a nadie más, pues de lo contrario estaremos practicando la idolatría. Cuidado, no estoy diciendo que a Jesús no hemos de amarle, por supuesto que los verdaderos cristianos amamos al Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, y ese amor a Jesús lo demostramos guardando sus mandamientos, lo que él mandó, tal como él mismo dijo:

 

15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.

21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Amo, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. (Jn.14:15, 21:24).

 

Ahí lo tiene bien claro. Los verdaderos cristianos amamos a Jesús guardando u obedeciendo lo que él mandó, los que dicen que creen en Jesús pero rechazan la enseñanza de Jesús sobre este tema tan importante de la adoración a Dios, y no le obedecen a Jesús, sencillamente no aman a Jesús, sino que son falsos cristianos, son la cizaña que un día serán arrojados al fuego y quemados por haber oído la verdadera doctrina y rechazado.

Por consiguiente, ponga mucha atención: los verdaderos cristianos amamos o adoramos a Jesús, ¡¡pero ese tipo de amor o adoración a Jesucristo es INFERIOR al amor o adoración que hemos de dar solamente al Dios único y supremo, que es el Padre celestial!!, no hemos de dar a Jesús el tipo de amor supremo que se ha de dar solamente al Padre celestial.

La palabra española que en el Nuevo Testamento ha sido traducida por “adorar” procede de la palabra griega “proskuneo”. Esta palabrita unas veces ha sido traducida en el Nuevo Testamento por adorar, y otras veces por postrarse con reverencia. Por ejemplo, en Juan 4:23-24 ha sido traducida por adorar, y en Apocalipsis 3:9 ha sido traducida por postrarse, arrodillarse, ya que en este pasaje se está refiriendo a cristianos verdaderos, y en él se dice que la sinagoga de Satanás se postrará (proskuneo) ante los verdaderos cristianos, y esos judíos anticristianos reconocerán que Dios nos ama. Sin embargo, en Juan 4:23-24 esa palabra griega ha sido traducida por adorar porque se está refiriendo al Dios supremo, el Padre. Vamos a leer ese pasaje y a comentarlo:

 

Jua 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Jua 4:24 Dios es un Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

 

Jesús dijo que únicamente hemos de adorar al Dios Padre en espíritu y en verdad. Algunos podrán decir que en ese texto no aparece la palabra "únicamente", y que por tanto -según ellos- Jesús no estaba negando que se le pudiera adorar también a él. Pero resulta que ese argumento es una falacia tremenda, porque si observa, Jesús jamás se incluyó en este tipo de adoración exclusiva al Padre, ya que si Jesús fuera adorado con ese tipo de adoración exclusiva al Padre, entonces Jesús habría dicho estas palabras:

 

Jua 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre Y A MÍ en espíritu y en verdad; porque también el Padre Y YO tales adoradores BUSCAMOS QUE NOS ADOREN.

Jua 4:24 Dios es Espíritu; y los que NOS adoran, en espíritu y en verdad es necesario que NOS adoren.

 

Como puede ver, la enseñanza de Jesús en cuanto a la adoración a Dios fue muy clara, solo hemos de adorar al Padre celestial, ¡él nunca dijo que le tengamos que adorar también a él!, no existe ni un solo pasaje en el Nuevo Testamento donde Jesús pidiera a sus discípulos que le adoremos a él. Lo que Jesús enseñó repetidamente es que le obedezcamos y le sigamos, pero JAMÁS dijo que le adoremos (Mt.7:22-27)

Pero no es solo ese pasaje de Juan 4:23-24 donde Jesús enseñó que solo hemos de adorar al Padre celestial. Resulta que Jesús también dijo estas palabras al mismísimo Satanás:

 

Luc 4:5 Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra.

Luc 4:6 Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.

Luc 4:7 Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos.

Luc 4:8 Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás.

 

Observe como Jesús le dijo a Satanás que al único Dios que hay que adorar es al Señor Dios. Muchos ignorantes bíblicos seguramente dirán que ese Señor Dios al que hay que adorar es Jesús, o un falso dios trino, sin embargo, eso es falso y se cae por su propio peso, porque si así fuera, entonces Jesús habría dicho que él, o un dios trino, es ese Señor y Dios supremo al que hay que adorar, y le habría dicho al diablo lo siguiente:

"Yo soy el Señor y Dios a quien tienes que adorar", sin embargo, Jesús jamás dijo al diablo que le adorara a él, ni mucho menos a un falso dios trino, sino que él se estaba refiriendo únicamente al Dios supremo, el Padre, el Dios único y todopoderoso.

En el sistema iglesiero apostata, el SIA, responden diciendo que hay que adorar a Jesucristo, porque en el Nuevo Testamento hay varios pasajes donde se dice que adoraron a Jesús. Vamos a desenmascarar esa gran mentira iglesiera.

En las iglesias "evangélicas", generalmente se utiliza la versión bíblica Reina Valera de 1960, y en dicha versión hay una serie de pasajes en el Nuevo Testamento donde se dice que ciertas personas adoraron a Jesucristo, los pasajes son únicamente siete, y son los siguientes: Mt.2:11, 14:33, 28:9, 17, Lc.24:52, Jn.9:38, Heb.1:6.

Hay otras muchas versiones bíblicas donde también esos pasajes han sido traducidos por "adoraron".

¿Por qué esos pasajes bíblicos que ya he mencionado dicen que ciertas personas adoraron a Jesús?, ¿por qué Jesús no les reprendió y les dijo que no le adoraran a él, sino solo al Padre celestial?. La respuesta es tan sencilla que no me explico como miles de personas que dicen ser "cristianos" rechazan esa explicación. Sencillamente Jesús jamás reprendió a esas personas que le "adoraron" porque JAMÁS LE ADORARON CON EL TIPO DE ADORACIÓN QUE SE HA DE DAR SOLAMENTE AL DIOS PADRE, sino que le rindieron pleitesía, es decir, se postraron ante él como señal de reverencia y sumisión.

Dentro del pueblo judío, y en general dentro de las culturas semíticas de oriente medio, el postrarse de rodillas como señal de reverencia y respeto era y es algo muy común. Por ejemplo, en la Biblia muchos seres humanos se postraban con reverencia ante otros seres humanos, o ante ángeles, ¡pero de ninguna manera les estaban adorando como se adora al Dios Padre! Estos son solo unos cuantos pasajes donde se ve este tipo de postración SIN ADORACIÓN: Gén.19:1, 27:29, 33:3, 43:28, 49:8, 1Sam.24:8, 1Re.1:16, 31, Rut 2:10, 2Re.2:15, Mt.2:2, 11, Ap.3:9.

En estos textos leemos que unos seres humanos SE POSTRARON ante otros seres humanos como señal de reverencia y honor, ¡no de ADORACIÓN!.

Los magos de oriente, por ejemplo, cuando vieron al niño Jesús también se postraron con reverencia (proskuneo) ante el niño, porque el Mesías rey de Israel había nacido, y por tanto, le tributaron pleitesía pues había nacido el rey de los judíos, el Mesías. La palabra griega clave que aparece en esos textos del Nuevo Testamento es PROSKUNEO, pues bien, ¿que significa esa palabrita griega?. Las siguientes definiciones de la palabra proskuneo las he tomado de esta dirección web: http://www.amigoval.com/Articulos/Adoracio.htm

 

Proskuneo - "Besar la mano de"; hacer cortesía, hacer reverencia. El acto de tributar homenaje, Juan. 4:24. (Primeros Rudimentos del Cristiano - DOCTRINA BIBLICA BASICA, LIBRO I, PARTE 1; por Robert Karkrider, Pág. 54.

Joseph H. Thayer: PROSKUNEO - "besar la mano a (hacia), una señal de reverencia... de aquí que entre los Orientales, esp. los Persas, caer sobre las rodillas y tocar el piso con la frente como una expresión de profunda reverencia;... por esto en el N.T., por arrodillarse o postrarse para hacer homenaje (a uno) o hacer reverencia, ya sea para expresar respeto o para hacer súplica. Es usado del homenaje mostrado a hombres de un rango superior: del homenaje rendido a Dios y a Cristo ascendido, a los seres celestiales, y a los demonios..." (Léxico Griego-Inglés, #4352, Pág. 548).

 

Y el erudito en idioma griego W.E. Vine, muy respetado y citado por los "evangélicos" dice lo siguiente:

 

W.E. Vine: "PROSKUNEO - Hacer reverencia, dar obediencia a (de pros, hacia, y kuneo, besar), es la palabra más frecuente que se traduce adorar. Se usa de un acto de homenaje o de reverencia

(a) a Dios,

(b) a Cristo,

(c) a un hombre,

(d) al Dragón,

(e) a la Bestia,

(f) a demonios,

(g) a ídolos..."

 

Como puede ver, la palabra griega proskuneo significa esencialmente postrarse con reverencia ante alguien, y también se puede traducir en algunos pasajes por "adorar", pero cuidado, ¡¡esa palabra se ha de traducir por "adorar" DEPENDIENDO DEL CONTEXTO!!, es decir, dependiendo si se refiere al Dios Padre o a seres humanos. Por ejemplo, en Juan 4:23-24 aparece también la palabra griega proskuneo, y que ha sido traducida correctamente por ADORAR, ¡¡porque se está refiriendo al Dios Padre!!, sin embargo, resulta que la palabra proskuneo también aparece en Apocalipsis 3:9, ¡¡y no ha sido traducida por "adorar", sino por "postrarse" simplemente!!, ¿y por qué esa palabra griega no ha sido traducida por "adorar" en Apocalipsis 3:9?, pues muy sencillo: porque ese pasaje se está refiriendo a seres humanos, a los verdaderos cristianos, el texto dice lo siguiente:

 

Apo 3:8 Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.

Apo 3:9 He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies (proskuneo), y reconozcan que yo te he amado.

 

Ahí lo tiene, la sinagoga de Satanás, en el futuro, se postrarán de rodillas ante los verdaderos cristianos, pero no para adorarles, sino para rendirles pleitesía y sumisión. Obviamente Jesús no dijo que los cristianos serán adorados como se adora al Dios Padre. Pues exactamente la misma palabra griega, proskuneo, aparece en todos esos pasajes donde se dice que Jesús fue "adorado" por sus discípulos.

¿Cual es el problema y el error de los traductores de esas biblias manipuladas?, pues sencillamente que ellos, falsamente, tradujeron en esos pasajes la palabra griega proskuneo por "adorar", en lugar de traducirla correctamente por "postrarse con reverencia". Como esos traductores trinitarios y unicitarios creen que Jesús ha de ser adorado, entonces ellos falsificaron esos pasajes bíblicos y los tradujeron por "adorar", para hacer creer a millones de personas ignorantes de la Biblia que Jesús ha de ser adorado como se adora al Dios Padre. Y esta es la razón por la cual Jesús jamás reprendió a sus discípulos cuando se postraron ante él, ¡¡porque esas personas no le estaban adorando con el tipo de adoración o amor supremo que se ha de dar solo al Dios Padre, sino que simplemente se postraron ante Jesús para darle reverencia como señal de amor, respeto y sumisión!!, ya que, como he demostrado, el postrarse de rodillas ante otros seres humanos era muy común en el pueblo de Israel, para rendir pleitesía a esas personas importantes que eran dignas de respeto, tales como los reyes ungidos de Israel o los patriarcas.

Exactamente el mismo error de traducción han cometido con el pasaje de Hebreos 1:6. En ese texto dichas versiones dicen que los ángeles adoran a Jesús, pero una vez más, la palabra griega que ahí aparece es "proskuneo", que significa postrarse con reverencia, y que también se puede traducir por "adorar", pero recuerde que, dependiendo del CONTEXTO, se ha de traducir de una forma u otra. Esto es crucial que lo entienda el lector: si esa palabra se aplica al Dios supremo, el Padre, entonces se ha de traducir siempre por "adorar", tal como sucede en Juan 4:23-24, pero si esa palabra se aplica a seres humanos o a Jesucristo, entonces siempre se ha de traducir por "postrarse con reverencia", y eso es lo que hacen los ángeles de Dios, todos ellos se postran ante Jesucristo como señal de reverencia y sumisión, pero los ángeles conocen perfectamente la enseñanza de Jesús, y ellos saben que hay que adorar únicamente al Padre celestial, tal como enseñó Jesús en Juan 4:23-24. ¡¡Obviamente los ángeles de Dios no van a hacer algo absolutamente contrario de lo que enseñó Jesús!!.

 

3

EN EL APOCALIPSIS SOLO SE ADORA AL PADRE

 

En el catolicismo romano, así como también en las llamadas "iglesias evangélicas" y en otras iglesias, como la iglesia adventista del séptimo día, los mormones, etc., se predica que el libro del Apocalipsis enseña a adorar a Jesucristo, porque -según ellos- el Apocalipsis enseña que Jesús es igual al Dios Padre y que Jesús es el Creador de todas las cosas. En este apartado vamos a ver cuan falso es lo que esas iglesias enseñan. Lo voy a explicar de una forma tan clara y sencilla, que hasta un nene de cinco años lo podrá entender.

 

1- Para empezar, el libro del Apocalipsis siempre hace una clara diferencia entre el Dios ÚNICO que está sentado en el trono, el Padre, y el Cordero, que es Jesucristo. Nunca en el Apocalipsis al Cordero se le llama Dios, y nunca se dice que el Cordero sea adorado, esto lo vamos a comprobar analizando unos cuantos pasajes del Apocalipsis.

El primer texto del Apocalipsis donde aparece la palabra "Dios" es Apocalipsis 1:1, que dice así:

 

Apo 1:1 La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

 

Como puede ver, primero se menciona a Jesucristo, y luego se menciona a Dios, es decir, el Padre. Fue el Dios supremo, el Padre, quien entregó esa revelación a Jesucristo. Por lo tanto, los que dicen que Jesucristo es llamado Dios en el Apocalipsis están mintiendo. Siempre en dicho libro se hace una clara diferencia entre Dios y Jesucristo, y como veremos seguidamente, es este único y supremo Dios, el Padre, el que es adorado, ¡nunca el Cordero es adorado!

 

2- Ahora veamos Apocalipsis 4, ponga mucha atención:

 

Apo 4:1 Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.

Apo 4:2 Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.

 

Juan tuvo una visión del trono celestial, y dijo que vio a UNO sentado en el trono. Juan no dijo que vio a dos sentados en el trono, ni a tres, sino a un solo Dios. Seguidamente veremos quien es ese Dios sentado en el trono.

Ahora vamos a leer los versos 9 al 11:

 

Apo 4:9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,

Apo 4:10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

Apo 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

 

El texto dice que los 24 ancianos adoran al Dios que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, ¿y por qué adoran a este Dios único?, el verso 11 dice que le adoran porque ÉL CREÓ TODAS LAS COSAS, Y POR SU VOLUNTAD EXISTEN Y FUERON CREADAS.

Observe bien, el texto no dice por ninguna parte que los 24 ancianos adoran a Dios y al Cordero, sino que adoran solo a uno, al que está sentado en el trono, porque solo él creó los cielos y la tierra, es decir, el Padre es el Creador supremo, todas las cosas proceden de él (1Co.8:6), por eso es que solo él se merece la adoración, porque todo vino a existir por su voluntad, todas las cosas proceden de este Dios supremo sentado en el trono celestial.

El pasaje dice también que este Dios Padre vive por los siglos de los siglos. Los que enseñan que Jesús ha de ser adorado siempre citan el pasaje de Apocalipsis 1:18, un texto que habla de Jesús, y dice lo siguiente:

 

Apo 1:18 y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Quien estuvo muerto es Jesús, pero él resucitó en gloria y vive por los siglos de los siglos. Entonces, los trinitarios y demás personas que dicen que Jesús es adorado afirman que ese Dios sentado en el trono mencionado en Apocalipsis 4:9-11 solo puede ser Jesús, pues Jesús vive por los siglos de los siglos. Ese argumento, como voy a demostrar, es absolutamente falso y diabólico.

El Dios que vive por los siglos de los siglos mencionado en Apocalipsis 4:9-11 y es adorado por los 24 ancianos solo puede ser el Padre, no Jesús. Obviamente Jesús también vive por los siglos de los siglos, porque él resucitó y vive para siempre, él nunca morirá. Ahora bien, cuando los santos de Dios resuciten entonces también ellos vivirán por los siglos de los siglos, nunca morirán, sin embargo, ¡¡eso no significa que los cristianos resucitados seremos adorados como si fuéramos el Dios Padre!!. Por lo tanto, ¡¡vivir por los siglos de los siglos no significa que sea el mismo Dios mencionado en Apocalipsis 4:9-11!!

El Dios sentado en el trono mencionado en Apocalipsis 4 solo se refiere al Padre, y a nadie más, y vamos a ver por qué solo se refiere al Padre:

 

a) Primero porque Juan dijo que él vio a UNO sentado en el trono (Ap.4:1-2). Juan no vio a dos seres sentados en el trono, sino solo a uno.

 

b) En segundo lugar, el Creador supremo fue solamente el Dios Padre, no Jesús, tal como dice 1Corintios 8:6. Fue el Dios Padre quien decidió crear el Universo, y por eso es que los 24 ancianos adoran a este Dios Padre sentado en el trono (Ap.4:10-11).

El pasaje del apóstol Pablo dice que Jesucristo es el MEDIO que el Padre utilizó para crear todas las cosas. Jesús es el mediador, pero no el Creador supremo, sino un creador menor que colaboró con el Padre en la creación de los cielos y de la tierra.

En pasajes como Juan 1:3, 10, Col.1:16-17 y Heb.1:1-2 también se dice bien claro que todas las cosas existieron POR MEDIO de Cristo, el Verbo de Dios. Dios el Padre creó el Universo POR MEDIO de su Hijo, es decir, el Hijo no fue el Creador supremo, sino el MEDIADOR que ejecutó la obra creadora procedente del Padre. Pongamos un sencillo ejemplo: el verdadero creador de una casa es el arquitecto, él es quien decide crearla y la diseña, sin embargo, después el obrero o maestro principal ejecuta la creación de esa casa, pero el creador supremo de esa casa siempre será el arquitecto que la diseñó, nunca el obrero principal, este obrero sencillamente ayuda en la construcción de esa casa, pero él no es el creador supremo de esa casa. Lo mismo ocurre con el Dios Padre y con Jesús. Solo el Dios Padre creó todas las cosas, de él proceden todas las cosas, sin embargo, el Padre utilizó a su Hijo para ejecutar esa obra creadora, fue el Hijo quien ayudó al Padre en la creación del Universo, pero el Creador o Arquitecto supremo fue solo el Padre. Por eso es que los 24 ancianos adoran a este único Dios sentado en el trono, el Padre, porque fue él quien creó todas las cosas.

 

c) En el siguiente capítulo, el 5, leemos lo siguiente:

 

Apo 5:5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

Apo 5:6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

Apo 5:7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

 

Observe bien como el verso 6 dice que el Cordero, Jesús, estaba en medio del trono DE PIE, ¡¡no dice que él estuviera sentado en el trono!!, Jesús no es el Dios sentado en el trono.

Seguidamente Cristo, el Cordero, se acerca al Dios sentado en el trono y toma de su mano derecha el libro sellado con los siete sellos. Si Jesús se acerca al Dios sentado en el trono, ¡¡entonces Jesús no es el Dios sentado en el trono!!, ¿está claro, verdad?. Los que enseñan que Jesús es ese Dios sentado en el trono sencillamente están mintiendo.

 

d) Seguidamente los cuatro seres vivientes y los 24 ancianos se postran delante de Cristo, el Cordero (v.8). La palabra griega que ahí aparece es proskuneo, que como ya hemos visto significa postrarse con reverencia. Ellos se postran ante Cristo para darle pleitesía, reverencia, y que no hemos de confundir con la adoración suprema que se da solamente al Padre celestial, pues como ya vimos, la adoración suprema se ha de dar solamente al Padre supremo, tal como enseñó Jesús (Jn.4:23-24, Ap.4:10-11).

 

e) Los versos 13 y 14 dicen lo siguiente:

 

Apo 5:13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.

Apo 5:14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

 

Observe muy atentamente este pasaje, pues es el que más suelen citar los herejes trinitarios y los unicitarios para enseñar la mentira de que Cristo es adorado: el pasaje menciona claramente al Dios sentado en el trono, y al Cordero, ¡los diferencia a los dos!. Uno es el Padre, el que está sentado en el trono, y el otro es Cristo, el Cordero, esto lo ha de tener usted muy claro, para que no sea engañado por Satanás, el cual utiliza a los herejes unicitarios para predicar la gran mentira de que Cristo es el Dios Padre.

Si se da cuenta, a estas dos personas divinas o dioses se les da alabanza, honra, gloria y poder, ahora bien, ¡¡ninguna de esas cuatro cosas es adorar!!. Dar alabanza a alguien no significa que se le esté adorando. Por ejemplo, en Romanos 13:3 el apóstol Pablo dijo que quien hace lo bueno, tendrá ALABANZA, y en 1Corintios 4:5 leemos que los verdaderos cristianos recibirán la ALABANZA de Dios, y obviamente eso no significa que Dios dará adoración a los cristianos. Alabar y adorar son cosas muy diferentes. Lo mismo sucede con la honra. Dios dice que honremos a nuestros padres, pero no que los adoremos (Mt.15:4). Honrar significa respetar.

Reconocer la gloria del Padre y de su Hijo Jesucristo tampoco significa adorar, por ejemplo, en Lucas 2:9 leemos que la GLORIA del Señor los rodeó de resplandor, no que la adoración del Señor los rodeó. La gloria y la adoración son dos cosas muy diferentes. Y el poder tampoco es adoración. Por lo tanto, en el verso 13 no se menciona la adoración, ¡¡esa adoración se menciona en el verso 14!!, en ese verso se dice bien claro que los cuatro seres vivientes y los 24 ancianos se postran sobre sus rostros y ADORAN al que vive por los siglos. ¿Quien es ese Dios que adoran?, pues resulta que es exactamente el mismo Dios mencionado en Apocalipsis 4:10-11, es decir, el Dios único SENTADO EN EL TRONO:

 

Apo 4:10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

Apo 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

 

Observe que ellos adoran a un solo Dios, al Dios único sentado en el trono, ¡¡no adoran al Cordero!!, si ellos adoraran al Cordero, a Jesús, entonces el pasaje diría lo siguiente: "y adoran A LOS QUE VIVEN por los siglos de los siglos”, o diría: “y LES adoraron”, pero eso no es lo que dice el pasaje, lo que dice el verso 14 es “y ADORAN al que vive por los siglos de los siglos", refiriéndose a un solo Dios, que es el Padre celestial. El Cordero jamás recibe esa adoración suprema que se da al Padre, porque el Creador supremo fue solamente el Padre. Recuerde, y no me cansaré de repetirlo, que en ese trono en el cielo solo hay sentado un Dios, tal como dijo Juan en Apocalipsis 4:1-2, y es ese Dios supremo y único sentado en el trono quien recibe la adoración, exactamente lo mismo que dijo Jesús en Juan 4:23-24.

 

3- Por dos ocasiones el apóstol Juan se postró de rodillas para adorar al ángel que le mostró esas visiones proféticas a Juan, y entonces ese ángel le dijo a Juan lo siguiente:

 

Apo 19:10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

 

Apo 22:9 Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.

 

Observe que el ángel no le dijo por ninguna parte que adorara a Dios Y AL CORDERO, ¡sino solo a Dios!, ¿qué Dios?, pues obviamente al Dios sentado en el trono, al Padre celestial. Tampoco el ángel le dijo a Juan que adorara a un dios trino, sino solamente a ese Dios único sentado en el trono, que es el Padre celestial.

Los que dicen adorar a Jesucristo sencillamente están desobedeciendo a ese ángel de Dios que le habló a Juan y le reprendió, y también están desobedeciendo al propio Jesús, pues él dijo que hemos de adorar solamente al Padre (Jn.4:23-24). Esto es importantísimo, porque significa que los que adoran a Jesús no son por tanto seguidores de la doctrina de Jesucristo, es decir, ¡no son cristianos!, sino que son idólatras paganos, ellos rechazan lo que Jesús enseñó sobre este crucial asunto de la adoración a Dios.

 

4- Leamos ahora este pasaje:

 

Temed a Dios, y reconoced su gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. (Ap.14:7).

 

Ese segundo ángel saldrá volando por el cielo, dando un mensaje de advertencia a los moradores de la tierra, diciéndoles que ADOREN SOLO A DIOS, al que hizo el cielo y la tierra. ¡Observe que ese ángel no dirá por ninguna parte que adoren a Dios y al Cordero!, sino que solo dirá que adoren a Dios, en singular, es decir, al Creador del Universo, y ya vimos que ese supremo Creador es solamente el Dios sentado en el trono, el Padre (Ap.4:10-11).

 

4

EN EL NOMBRE DE JESÚS SE DOBLARÁ TODA RODILLA

 

El apóstol Pablo dijo lo siguiente:

 

Flp 2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

Flp 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

 

¿Lo ha leído bien?, Pablo no dijo que esa gloria suprema es para el Padre y el Hijo, ni mucho menos para un dios trino, sino SOLAMENTE PARA EL DIOS PADRE, ¿por qué?, porque solo el Padre es el único que tiene la gloria o resplandor supremo. Jesús recibe reverencia (proskuneo), pero solo el Padre tiene la gloria suprema.

La gloria o resplandor que tiene Jesús en el cielo es porque el Padre se la dio:

 

Jua 8:54 Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria nada es; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios.

 

La gloria que tiene el Dios supremo, el Padre, ES ÚNICA, Y ÉL JAMÁS COMPARTE ESA GLORIA CON NADIE:

 

Isa 42:8 Yo IEVE; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

 

El Dios Padre lo dice bien claro: A OTRO ÉL NO DARÁ SU GLORIA, el Padre tiene una gloria única y suprema, y por tanto solo él es adorado. La gloria que tiene Jesús es inferior a la del Padre, por la sencilla razón de que son dos dioses diferentes, pero unidos en una sola mente y propósito (Jn.10:30).

Tenga presente que un idólatra no es solamente quien adora a dioses falsos, o a imágenes, o quien adora el dinero, sino que ¡¡un idólatra es todo aquel QUE ADORA A ALGUIEN CON UN TIPO DE ADORACIÓN QUE LE CORRESPONDE SOLO AL DIOS PADRE!!.  Los que adoran o aman a Jesús con ese tipo de amor o adoración que solo le corresponde al Dios supremo, el Padre, ya no están adorando solamente al Padre, y es por tanto un idólatra, ya que están amando a algo o a alguien con un amor supremo que solo le corresponde al Padre celestial, el Dios supremo y único.

Seguramente que muchos me harán la siguiente pregunta: ¿y qué sucederá entonces con todos aquellos que a lo largo de los siglos han adorado a Jesucristo, o a un falso dios trino?, ¿se van a condenar al lago de fuego?

La respuesta a esa pregunta es muy sencilla: Dios perdona la ignorancia humana. Una persona que jamás ha conocido la verdadera doctrina, sino que ha ignorado lo que enseña realmente la Biblia, y en su ignorancia adoró a Jesucristo como si se tratara del Dios todopoderoso, Dios en su misericordia le perdonará, porque lo hizo sin tener el conocimiento de la verdad. Ahora bien, otra cosa muy diferente es aquella persona que ha llegado al conocimiento de la verdadera doctrina, y entonces la rechaza y desobedece a Dios, prefiriendo ser un idólatra, entonces esa persona se condenará, tal como dice este tremendo pasaje de Hebreos:

 

Heb 10:26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,

Heb 10:27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

 

En este importante libro doctrinal se ha expuesto la verdadera doctrina cristiana y la verdadera teología bíblica. Usted ha llegado al conocimiento de esa verdad, pero si rechaza esta verdad y peca, es decir, si quebranta el primer mandamiento de Dios adorando o amando a alguien con un amor supremo que solo le corresponde al Padre celestial, entonces ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio y de hervor de fuego, que devorará a los enemigos.

Si usted que lee este documento aun es de los que adoran a Jesucristo tal como hay que adorar o amar al Dios supremo, el Padre, ha de saber que eso es idolatría, pues Jesús y el resto de la Biblia enseñan a adorar o amar solamente al Dios supremo, el Padre, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente, y con todas nuestras fuerzas. Si usted desea salvarse, lo primero que ha de hacer es arrepentirse de su idolatría y abrazar esta verdad que ha conocido, adorando solamente al Creador supremo de los cielos y de la tierra, el Padre celestial, y seguir después la doctrina de Jesucristo.

 

Si desea participar en nuestra Escuela Bíblica y Exegética de Telegram, o en nuestra SALA DE DEBATES EN AUDIO de WhatsApp envíeme la petición por Whatsaap a mi número de teléfono.

Tito Martínez 

Email: las21tesis@gmail.com

Tel.: +34619342549

 

108 LIBROS ELECTRÓNICOS DE TITO MARTINEZ

Para descargar los 108 libros PDF piche aquí

 

 

 

 

Siete libros complementarios que destrozan el satánico arrianismo monoteista:

 

1.                http://www.las21tesisdetito.com/cristo_no_es_miguel.htm

2.                http://www.las21tesisdetito.com/engendramiento_de_jesus.htm

3.                http://www.las21tesisdetito.com/arriano_henry.htm

4.                http://www.las21tesisdetito.com/arriano_gell.htm

5.                http://www.las21tesisdetito.com/jesus_senior.htm

6.                http://www.las21tesisdetito.com/cristo_eterno.htm

7.                http://www.las21tesisdetito.com/trono_de_dios.htm

 

 

Biblioteca bíblica recomendada escrita por Tito Martínez:

 

1.                 http://www.las21tesisdetito.com/padre_e_hijo.htm

2.                 http://www.las21tesisdetito.com/muerte_de_jesus.htm

3.                 http://www.las21tesisdetito.com/principe_de_este_mundo.htm

4.                 http://www.las21tesisdetito.com/pablo_vio_a_jesus.htm

5.                 http://www.las21tesisdetito.com/la_gran_muchedumbre.htm

6.                 http://www.las21tesisdetito.com/nicolas_garcia.htm

7.                 http://www.las21tesisdetito.com/hijo_de_jose.htm

8.                 http://www.las21tesisdetito.com/padre_e_hijo.htm

9.                 http://www.las21tesisdetito.com/dios_de_este_siglo.htm

10.             http://www.las21tesisdetito.com/engendramiento_de_jesus.htm

11.             http://www.las21tesisdetito.com/arriano_henry.htm

12.             http://www.las21tesisdetito.com/arriano_gell.htm

13.             http://www.las21tesisdetito.com/cristo_no_es_miguel.htm

14.             http://www.las21tesisdetito.com/isaias_4.htm

15.             http://www.las21tesisdetito.com/evangelio_combinado.htm

16.             http://www.las21tesisdetito.com/adventistas_y_mesianicos.htm

17.             http://www.las21tesisdetito.com/el_milenio.htm

18.             http://www.las21tesisdetito.com/tierra_esferica.htm

19.             http://www.las21tesisdetito.com/jesus_senior.htm

20.             http://www.las21tesisdetito.com/cristo_eterno.htm

21.             http://www.las21tesisdetito.com/trono_de_dios.htm

22.             http://www.las21tesisdetito.com/juicio.htm

23.             http://www.las21tesisdetito.com/eterno.htm

24.             http://www.las21tesisdetito.com/reyes_y_sacerdotes.htm

25.             http://www.las21tesisdetito.com/nuevo_nacimiento.htm

26.             http://www.las21tesisdetito.com/nuevotestamento.htm

27.             http://www.las21tesisdetito.com/catecismo.htm

28.             http://www.las21tesisdetito.com/credo.htm

29.             http://www.las21tesisdetito.com/rosario.htm

30.             http://www.las21tesisdetito.com/purgatorio.htm

31.             http://www.las21tesisdetito.com/maria.htm

32.             http://www.las21tesisdetito.com/salvacion_eterna.htm

33.             http://www.las21tesisdetito.com/espiritu_santo.htm

34.             http://www.las21tesisdetito.com/debate_con_pretribulacionista.htm

35.             http://www.las21tesisdetito.com/cruz_satanica.htm

36.             http://www.las21tesisdetito.com/a_todos_los_tj.htm

37.             http://www.las21tesisdetito.com/las_dos_putas.htm

38.             http://www.las21tesisdetito.com/mentira.htm

39.             http://www.las21tesisdetito.com/siete_sellos.htm

40.             http://www.las21tesisdetito.com/la_verdad.htm

41.             http://www.las21tesisdetito.com/video_satanico.htm

42.             http://www.las21tesisdetito.com/alma.htm

43.             http://www.las21tesisdetito.com/discurso_profetico.htm

44.             http://www.las21tesisdetito.com/la_higuera.htm

45.             http://www.las21tesisdetito.com/miguel_rosell.htm

46.             http://www.las21tesisdetito.com/escogidos.htm

47.